Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Entre el lími­te y el deseo, líneas estra­té­gi­cas en el colap­so de la civi­li­za­ción industrial

Por Luis Gon­zá­lez Reyes y Adrián Alma­zán. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de enero de 2021.

Casi nadie ha enten­di­do que la pan­de­mia del covid-19 no tie­ne nada de even­to ais­la­do y excep­cio­nal, sino que es un sim­ple momen­to de un pro­ce­so mucho más amplio: el colap­so ecosocial.

El gran shock que gene­ró el con­fi­na­mien­to total de la pri­ma­ve­ra de 2020 va que­dan­do cada día más lejos. Hace ya meses que vivi­mos una “nue­va nor­ma­li­dad” que ni es nue­va, ya que sigue ponien­do el capi­tal y el cre­ci­mien­to por delan­te de la vida, ni des­de lue­go tie­ne nada de nor­mal. En vez de haber apro­ve­cha­do la para­da en seco de los meses del con­fi­na­mien­to para poner en mar­cha un cam­bio de rum­bo radi­cal, nues­tras socie­da­des se han afe­rra­do al mie­do y al con­ti­nuis­mo y, de mane­ra deses­pe­ra­da, luchan por­que todo siga igual y cuan­to antes se nor­ma­li­ce, se regu­la­ri­ce, se estabilice.

Empa­ti­za­mos con el sufri­mien­to de muchas fami­lias y nego­cios que están vién­do­se obli­ga­das a enfren­tar­se a situa­cio­nes de tre­men­da pre­ca­rie­dad debi­do a las medi­das polí­ti­cas de gobier­nos como el del Esta­do espa­ñol. Nada más lejos de nues­tra inten­ción decir que éstas debe­rían ser aban­do­na­das o des­aten­di­das. No obs­tan­te, es un error mayúscu­lo no ser capa­ces de ver que de seguir con la par­ti­cu­lar mane­ra de vivir, de pro­du­cir, de con­su­mir, de trans­por­tar­se, etc. que han gene­ra­do las socie­da­des capi­ta­lis­tas indus­tria­les, el sufri­mien­to en un futu­ro cer­cano será mucho mayor y afec­ta­rá pro­ba­ble­men­te a toda la humanidad.

Nues­tro gran pro­ble­ma sigue sien­do que, de mane­ra pro­fun­da, casi nadie ha enten­di­do que la pan­de­mia del covid-19 no tie­ne nada de even­to ais­la­do y excep­cio­nal, sino que es un sim­ple momen­to de un pro­ce­so mucho más amplio: el colap­so eco­so­cial. Nos cues­ta ver que la supues­ta nor­ma­li­dad que cons­ti­tu­yen las socie­da­des occi­den­ta­les de la segun­da mitad del siglo XX es la ver­da­de­ra excepcionalidad 

Aun­que casi todo lo que ha suce­di­do en los últi­mos años lo deja cla­ro, nos cues­ta ver que la supues­ta nor­ma­li­dad (socie­da­des opu­len­tas, en cre­ci­mien­to per­pe­tuo y con un acce­so garan­ti­za­do a los com­bus­ti­bles fósi­les) que cons­ti­tu­yen las socie­da­des occi­den­ta­les de la segun­da mitad del siglo XX son la ver­da­de­ra excep­cio­na­li­dad.

Han sido esas socie­da­des ricas e irre­fle­xi­vas las que han dila­pi­da­do nues­tro patri­mo­nio fósil para poner en mar­cha una Gran Ace­le­ra­ción que por el camino ha devas­ta­do los eco­sis­te­mas, modi­fi­ca­do el cli­ma, ero­sio­na­do los sue­los, con­ta­mi­na­do el agua… Y los incen­dios masi­vos, los fenó­me­nos cli­má­ti­cos extre­mos, las sequías, las cri­sis eco­nó­mi­cas y muchas otras cosas que inun­dan hoy nues­tros perió­di­cos no son más que los sín­to­mas de esa gran enfer­me­dad ter­mi­nal que es el colap­so de nues­tra civi­li­za­ción. Un colap­so que no debe­mos enten­der como un fenó­meno pun­tual o uni­ta­rio, sino como un lar­go pro­ce­so de des­com­po­si­ción que afec­ta­rá de mane­ra des­igual a dife­ren­tes paí­ses y, den­tro de éstos, se ceba­rá mucho más con la pobla­ción más desprotegida.

Sin enten­der lo ante­rior es muy difí­cil que poda­mos real­men­te hacer una polí­ti­ca que pon­ga la vida, la liber­tad, la igual­dad y la esta­bi­li­dad de Gaia por delan­te de todo lo demás. Al fin y al cabo, empe­ñar­nos en retor­nar a una nor­ma­li­dad que nun­ca lo fue es lo con­tra­rio a lo que nece­si­ta­mos hoy. La esta­bi­li­dad no vol­ve­rá, el cre­ci­mien­to no con­ti­nua­rá y nues­tro modo de vida está en sus ester­to­res. Nos enfren­ta­mos a lími­tes y a daños gene­ra­dos por nues­tras diná­mi­cas de extra­li­mi­ta­ción que hacen no solo inde­sea­ble, sino impo­si­ble seguir ade­lan­te como si nada ocurriera. 

Y el nues­tro no es un pro­ble­ma téc­ni­co. Las y los exper­tos no serán capa­ces de dar con una nue­va tec­no­lo­gía que lo resuel­va todo, ni la buro­cra­cia del esta­do encon­tra­rá una polí­ti­ca infa­li­ble que nos per­mi­ta seguir ade­lan­te con nues­tra vida como si nada. El nues­tro es un pro­ble­ma glo­bal y radi­cal­men­te polí­ti­co. Lo que está en jue­go es nues­tra mane­ra de vivir (que nece­sa­ria­men­te va a tener que cam­biar pro­fun­da­men­te), y quie­nes pro­ta­go­ni­ce­mos ese cam­bio tene­mos que ser las per­so­nas orga­ni­za­das de for­ma colectiva.

La esta­bi­li­dad no vol­ve­rá, el cre­ci­mien­to no con­ti­nua­rá. Nos enfren­ta­mos a lími­tes y a daños gene­ra­dos por nues­tras diná­mi­cas de extra­li­mi­ta­ción que hacen no solo inde­sea­ble, sino impo­si­ble seguir ade­lan­te como si nada ocurriera 

Pese a que todos los pode­res fác­ti­cos se nie­guen a reco­no­cer­lo, en el futu­ro cer­cano nos espe­ran gran­des dis­con­ti­nui­da­des socia­les y meta­bó­li­cas. La pan­de­mia del covid-19 ya nos ha ser­vi­do para com­pren­der a qué se pue­den pare­cer esas dis­rup­cio­nes, pero lo peor está aún por lle­gar. En los pró­xi­mos años, lus­tros tal vez, todo apun­ta a que vivi­re­mos esca­sez de ener­gía que se podrá trans­for­mar en des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, en pro­ble­mas de acce­so a com­bus­ti­ble, en para­li­za­cio­nes indus­tria­les, etc. 

Tam­bién ten­dre­mos que vivir con un cli­ma cada vez más ines­ta­ble y que, haga­mos lo que haga­mos, nun­ca vol­ve­rá al esta­do de equi­li­brio del que todas las socie­da­des huma­nas agrí­co­las habían dis­fru­ta­do has­ta el día de hoy. Olas de calor, sequías, gran­des tor­men­tas y hura­ca­nes, fal­ta de agua dul­ce, des­hie­los… Todo ello ha lle­ga­do para que­dar­se, y para poner en jaque nues­tro mode­lo urbano, nues­tro sis­te­ma agro­ali­men­ta­rio indus­trial o nues­tra ges­tión del agua.

Fren­te a todo ello, ¿qué hare­mos? ¿Seguir ade­lan­te como si nada pasa­ra? ¿Man­te­ner vivo a toda a cos­ta un capi­ta­lis­mo indus­trial sui­ci­da? Nues­tra obli­ga­ción es arti­cu­lar una polí­ti­ca que nave­gue entre el lími­te y el deseo. Aun­que pare­ce que ya lo haya­mos olvi­da­do, la pasa­da pri­ma­ve­ra nos ha ense­ña­do algo: que es posi­ble poner por delan­te del capi­tal a las per­so­nas. Y esa ense­ñan­za es impres­cin­di­ble si que­re­mos tener algu­na opor­tu­ni­dad de colap­sar mejor, de garan­ti­zar vidas dig­nas, libres e igua­li­ta­rias en el nue­vo equi­li­brio al que hemos empu­ja­do a Gaia. Pero eso no es sufi­cien­te, pues por delan­te de las per­so­nas tene­mos que poner a la vida. 

La vida no es úni­ca­men­te huma­na, sino que abar­ca al res­to de espe­cies ani­ma­les y vege­ta­les. Solo en ese todo, las vidas de cada una de las espe­cies son posi­bles. Es urgen­te que vaya­mos disol­vien­do nues­tro arrai­ga­do antro­po­cen­tris­mo para poner en el fron­tis­pi­cio a Gaia como un todo que, como dice Jor­ge Riech­mann, cons­tru­ya­mos una poli­éti­ca que sea capaz de mirar más allá de los muros de la ciu­dad humana.

Nues­tra obli­ga­ción es arti­cu­lar una polí­ti­ca que nave­gue entre el lími­te y el deseo. Aun­que pare­ce que ya lo haya­mos olvi­da­do, la pasa­da pri­ma­ve­ra nos ha ense­ña­do algo: que es posi­ble poner por delan­te del capi­tal a las personas 

Empe­ce­mos por lo “fácil”: poner por delan­te a la vida huma­na sig­ni­fi­ca, en pri­mer lugar, asu­mir e inte­rio­ri­zar los lími­tes de Gaia. Com­pren­der que las ilu­sio­nes del cre­ci­mien­to infi­ni­to, de la abun­dan­cia ili­mi­ta­da y de la natu­ra­le­za como algo iner­te son malos mar­cos para enten­der lo que nos está pasan­do: nece­si­ta­mos una Nue­va Cul­tu­ra de la Tie­rra.

Pero ese lími­te es tam­bién un lími­te a nues­tro pro­pio hacer, tie­ne que con­ver­tir­se en una auto­li­mi­ta­ción colec­ti­va. Esta es la rece­ta mejor para evi­tar todo auto­ri­ta­ris­mo, inclui­do el que ha acom­pa­ña­do al Esta­do de Alar­ma. ¿Somos capa­ces de hacer de la selec­ción de aque­llo impres­cin­di­ble para la vida un ejer­ci­cio colec­ti­vo y asu­mi­do? La fru­ga­li­dad, la modes­tia, son valo­res que tie­nen que venir a sus­ti­tuir a la com­pe­ti­ti­vi­dad y la ambi­ción. Vivir mejor con menos, deci­mos des­de el eco­lo­gis­mo social. Al menos con menos ener­gía, con menos con­su­mo, con menos des­igual­dad, con menos injus­ti­cia, con menos des­truc­ción socioecológica.

Poner lími­tes tam­bién a quie­nes nos con­de­nan con su hybris des­me­di­da. Debe­mos unir­nos entre igua­les para cons­truir una ins­ti­tu­cio­na­li­dad autó­no­ma que, por un lado, nos libe­re de la expro­pia­ción que las éli­tes nos impo­nen a tra­vés del sala­rio y la ges­tión. Pero que tam­bién fuer­ce a un repar­to de toda la rique­za injus­ta­men­te aca­pa­ra­da por éstas. Por tan­to, desala­ri­zar y cons­truir sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca, tec­no­ló­gi­ca, polí­ti­ca. Cuan­to más auto­no­mía ten­ga­mos, más capa­ces sere­mos de garan­ti­zar las nece­si­da­des socia­les sin depre­dar y com­ba­tir, de auto­li­mi­tar­nos en el seno de Gaia y, al mis­mo tiem­po, mejor nos defen­de­re­mos de los inevi­ta­bles ata­ques de las éli­tes y de los estados. 

Por tan­to, expro­piar, repar­tir el tra­ba­jo y la rique­za, oku­par o garan­ti­zar un míni­mo vital para todas aque­llas que lo nece­si­tan son polí­ti­cas bási­cas. Alum­brar una fuer­za que cons­tru­ya pero que tam­bién defien­da, poner en mar­cha un ejer­ci­cio de auto­li­mi­ta­ción colec­ti­va que sea una expre­sión de liber­tad y de auto­no­mía social. En este tra­ba­jo hemos esbo­za­do una hoja de ruta de cómo se podría hacer esto para la eco­no­mía espa­ño­la duran­te la déca­da 2020 – 2030.

Cuan­to más auto­no­mía ten­ga­mos, más capa­ces sere­mos de garan­ti­zar las nece­si­da­des sin depre­dar y com­ba­tir, de auto­li­mi­tar­nos en el seno de Gaia y, al mis­mo tiem­po, mejor nos defen­de­re­mos de los inevi­ta­bles ata­ques de las éli­tes y de los estados 

Pero este lími­te nun­ca lle­ga­rá si se pre­sen­ta como ale­ga­to lógi­co, como con­clu­sión polí­ti­ca incues­tio­na­ble. Nues­tra acción tie­ne que nave­gar entre el lími­te y el deseo, pues éste últi­mo es el úni­co capaz de acti­var­nos, de mover­nos. Un deseo que, a su vez, se encon­tra­rá en la raíz del con­flic­to que el esce­na­rio que deta­lla­mos inevi­ta­ble­men­te comporta.

No pode­mos asu­mir que el poder, el neo­li­be­ra­lis­mo, el capi­ta­lis­mo indus­trial, ha gana­do defi­ni­ti­va­men­te la bata­lla del deseo y ha hecho de noso­tras y noso­tros seres úni­ca­men­te capa­ces de desear aque­llo que el Esta­do y el mer­ca­do nos ofre­cen. No pode­mos por­que una ver­da­de­ra eva­lua­ción del lími­te nos lo impi­de pero, sobre todo, por­que el ser humano ha demos­tra­do a lo lar­go de su his­to­ria (y en el pre­sen­te tam­bién) que pue­de vivir dig­na­men­te en armo­nía con la natu­ra­le­za. Ese, por tan­to, es un hori­zon­te de deseo antro­po­ló­gi­ca­men­te posi­ble y una reali­dad para muchas socie­da­des huma­nas, como por ejem­plo algu­nos pue­blos originarios.

¿Por qué son tan per­sua­si­vos los can­tos de sire­na de nue­vas pro­pues­tas como el Green New Deal (GND)? Pre­ci­sa­men­te por­que pre­ten­den poder aunar la nece­si­dad de asu­mir el lími­te con el deseo gene­ra­li­za­do entre las “cla­ses medias” occi­den­ta­les de que casi nada en nues­tro modo de vida cam­bie. Una solu­ción a todas luces fal­sa, ya que la reali­dad es que nues­tro deseo de no tener que cam­biar­nos nos lle­va a minus­va­lo­rar la pro­fun­di­dad del ejer­ci­cio de auto­li­mi­ta­ción que tene­mos por delan­te, inclu­so del ejer­ci­cio de auto­li­mi­ta­ción que supon­dría un GND míni­ma­men­te rea­lis­ta. Tal y como explo­ra­mos en este tra­ba­jo, un GND que se acer­que a los recor­tes de emi­sio­nes reco­men­da­dos por el IPCC (que sabe­mos que son eco­ló­gi­ca­men­te insu­fi­cien­tes), ade­más de apos­tar por las reno­va­bles tie­ne que vol­car­se hacia la agro­eco­lo­gía, diez­mar el coche pri­va­do, res­trin­gir fuer­te­men­te la avia­ción inter­na­cio­nal (el turis­mo)… Un autén­ti­co vuel­co a la sub­je­ti­vi­dad neoliberal.

Pare­ce por tan­to poco pro­ba­ble que un GND míni­ma­men­te rea­lis­ta, que impli­ca pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes en nues­tro modo de vida, pue­da con­ver­tir­se en una opción par­la­men­ta­ria de mayo­rías a cor­to pla­zo (ya vere­mos qué suce­de a medio pla­zo en un esce­na­rio tre­men­da­men­te cam­bian­te como el que esta­mos vivien­do). Menos pro­ba­ble aún es que algún Esta­do ten­ga la capa­ci­dad o el deseo de hacer­lo reali­dad, pues no en vano depen­den para su fun­cio­na­mien­to de los impues­tos y los mer­ca­dos finan­cie­ros que, a su vez, solo pue­den des­viar fon­dos fru­to de la repro­duc­ción del capi­tal. Y, lo que es más impor­tan­te, las luchas eco­lo­gis­tas atra­ve­sa­das por la sufi­cien­cia aus­te­ra y la redis­tri­bu­ción pare­cen lejos de estar en dis­po­si­ción de mar­car el rit­mo de la arti­cu­la­ción social.

La cons­truc­ción de ate­rri­za­jes de emer­gen­cia en el colap­so ten­drá que nave­gar entre las grie­tas y las zonas gri­ses del sis­te­ma, en el disen­so, y asu­mir que el con­flic­to es inevitable 

Por tan­to, la cons­truc­ción de ate­rri­za­jes de emer­gen­cia en el colap­so ten­drá que nave­gar entre las grie­tas y las zonas gri­ses del sis­te­ma, en el disen­so, y asu­mir que el con­flic­to es inevi­ta­ble. En ese camino, no hay solu­ción bue­na ni úni­ca. Nadie tie­ne una solu­ción infa­li­ble. Para que lle­gue a buen puer­to ese ate­rri­za­je, no pode­mos asu­mir que la trans­for­ma­ción del deseo, y por tan­to de los modos de vida, está más allá de la acción polí­ti­ca posi­ble o rea­lis­ta. Nues­tra obli­ga­ción es, en cam­bio, poli­ti­zar el deseo y conec­tar con la anti­gua aspi­ra­ción de la eman­ci­pa­ción social. La nues­tra tie­ne que ser una trans­for­ma­ción tam­bién antro­po­ló­gi­ca, y por tan­to no pode­mos admi­tir que el triun­fo en ese ámbi­to del neo­li­be­ra­lis­mo es irre­ver­si­ble. O, si lo hace­mos, ten­dre­mos que asu­mir que el eco­ci­dio segui­do de geno­ci­dio que gene­ra­rían los peo­res esce­na­rios de colap­so eco­so­cial es tam­bién inevitable.

Solo si somos capa­ces de anhe­lar vivir de otro modo, solo si pone­mos al teji­do de rela­cio­nes socia­les den­sas, al tiem­po, al aire, a la natu­ra­le­za, al tra­ba­jo vivi­do con sen­ti­do, al con­tac­to con la tie­rra por delan­te del con­su­mo, del dine­ro o de la mer­can­cía podre­mos ate­rri­zar de mane­ra lo menos trau­má­ti­ca posi­ble. Nece­si­ta­mos tra­ba­jar por la recons­truc­ción de eso que Mum­ford lla­ma­ba neo­lí­ti­co y que hoy pode­mos enten­der como una for­ma de vida a la vez comu­ni­ta­ria, sos­te­ni­ble, jus­ta y autó­no­ma. Esa es una bata­lla cla­ve en el plano del deseo. 

En el infor­me que citá­ba­mos antes, el úni­co esce­na­rio capaz de res­pe­tar los lími­tes eco­ló­gi­cos era en el que tra­ba­já­ba­mos menos horas en total. De ese tiem­po de tra­ba­jo, dedi­cá­ba­mos más a labo­res de cui­da­dos en el hogar y menos al empleo remu­ne­ra­do, tan­to si era en el sec­tor públi­co, como si era en el pri­va­do. Ade­más, era un esce­na­rio en el que sur­gía un nue­vo tipo de tra­ba­jo, hoy casi inexis­ten­te, que era un tra­ba­jo comu­ni­ta­rio des­ti­na­do a satis­fa­cer nece­si­da­des bási­cas. Un tipo de tra­ba­jo que, poten­cial­men­te, tie­ne mucho más sen­ti­do vital que el asa­la­ria­do. Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, un esce­na­rio capaz de esti­mu­lar el deseo de muchas personas.

Aho­ra mis­mo, los deseos toda­vía pivo­tan mayo­ri­ta­ria­men­te entre con­ti­nuar como si nada en lo eco­nó­mi­co, pero sien­do cons­cien­tes de que los tiem­pos están cam­bian­do, y una tran­si­ción eco­ló­gi­ca que per­mi­ta vivir más o menos como aho­ra, ejem­pli­fi­ca­da en el dis­cur­so públi­co del GND (que no en su hipo­té­ti­ca mate­ria­li­za­ción). Los Trump apues­tan por la eco­no­mía fósil, que es sin duda la más pro­duc­ti­va, al tiem­po que refuer­zan las fron­te­ras y los ima­gi­na­rios de con­fron­ta­ción impres­cin­di­bles para man­te­ner su poder en un orden que se res­que­bra­ja. Están sabien­do leer nues­tro tiem­po, en fun­ción de sus intere­ses, mejor de lo que pare­ce. Quie­nes defien­den el GND par­ten de tener una con­cien­cia, al menos par­cial, de la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca, pero hacen pro­me­sas impo­si­bles de cum­plir y que no están a la altu­ra de los retos eco­ló­gi­cos, que no son solo ener­gé­ti­cos, sino mucho más com­ple­jos. Des­plie­gan un hori­zon­te de deseo de muy cor­to reco­rri­do y con una alta poten­cia­li­dad de gene­rar desencanto.

La gran bata­lla en el cam­po del deseo en los pró­xi­mos años o lus­tros no va a ser la de si se hace la tran­si­ción hacia una eco­no­mía sos­te­ni­ble. Eso va a suce­der inevi­ta­ble­men­te. La dispu­ta va a ser qué tipo de tran­si­ción triunfa 

La gran bata­lla en el cam­po del deseo en los pró­xi­mos años o lus­tros no va a ser la de si se hace la tran­si­ción hacia una eco­no­mía sos­te­ni­ble. Eso va a suce­der inevi­ta­ble­men­te. La dispu­ta va a ser qué tipo de tran­si­ción triun­fa. Por un lado, la eco­fas­cis­ta o la eco­au­to­ri­ta­ria: man­te­ner unos altos están­da­res de vida de las éli­tes, para lo que abra­za­rán rela­tos con­ser­va­cio­nis­tas y de defen­sa de “lo nues­tro”. Ya lo hizo el par­ti­do nazi y lo empie­za a hacer la ultra­de­re­cha euro­pea. El cuen­to de la cria­da sería un hori­zon­te de deseo (de las éli­tes) en un terri­to­rio esté­ril fru­to del Capitaloceno.

El otro gran hori­zon­te de deseo es el que se con­for­ma con el repar­to del tra­ba­jo y de la rique­za, la sen­ci­llez, la len­ti­tud, el pla­cer deri­va­do de teji­dos socia­les den­sos o el encuen­tro ínti­mo con la natu­ra­le­za. Ese encuen­tro basa­do en el cono­ci­mien­to, en el tra­ba­jo y en el amor que de ambos se deri­va, como nos ense­ñan ya los movi­mien­tos neo­rru­ra­les. Es el que per­mi­ti­ría mate­ria­li­zar una trans­for­ma­ción socio­eco­nó­mi­ca ins­pi­ra­da por el decre­ci­mien­to, la relo­ca­li­za­ción, la inte­gra­ción en los ciclos natu­ra­les (es decir, una eco­no­mía agro­eco­ló­gi­ca y no indus­trial), y la dis­tri­bu­ción de la rique­za y el poder. 

Este es el hori­zon­te de deseo que aho­ra mis­mo se encuen­tra más escon­di­do, menos arti­cu­la­do y más entre­la­za­do con otros deseos con­tra­dic­to­rios, pero que pro­ba­ble­men­te exis­ta más de lo que pen­sa­mos. Es el que impul­sa a quie­nes anhe­lan pre­ju­bi­lar­se o a quie­nes emplean sus vaca­cio­nes en pere­gri­nar. Es el deseo que lle­va a muchas a aban­do­nar la ciu­dad y vol­ver a poner los pies en la tie­rra. Es el deseo, tam­bién, de aque­llas que deci­den tra­ba­jar en cla­ve coope­ra­ti­va y esca­par de las impo­si­cio­nes absur­das del cre­ci­mien­to. Éste será el úni­co deseo com­pa­ti­ble con algo que poda­mos con­si­de­rar vidas bue­nas cuan­do las vidas que antes cali­fi­cá­ba­mos de bue­nas (las del con­su­mis­mo) ya no sean factibles.

Ese hori­zon­te de deseo es impres­cin­di­ble hacer­lo cre­cer aho­ra. De no hacer­lo, en su hue­co cre­ce­rá el deseo eco­fas­cis­ta. Y nada hace cre­cer más el deseo que ver a otras per­so­nas vivien­do feli­ces. Nece­si­ta­mos esti­mu­lar que amplias capas socia­les quie­ran imi­tar a quie­nes tra­ba­jan en una coope­ra­ti­va con con­di­cio­nes labo­ra­les dig­nas y en tra­ba­jos social­men­te nece­sa­rios, viven en edi­fi­cios eco­ló­gi­cos dise­ña­dos para maxi­mi­zar las amis­ta­des y los apo­yos mutuos, o comen fru­ta sabro­sa cogién­do­la direc­ta­men­te del árbol que cuidan.

Pero eso no es sufi­cien­te. Nece­si­ta­mos esti­mu­lar el deseo recu­pe­ran­do nues­tra capa­ci­dad de soñar con otras eco­no­mías y socie­da­des, algo que nos pare­ce hoy casi impo­si­ble por­que el capi­ta­lis­mo y el esta­do, al cer­ce­nar nues­tra auto­no­mía eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, tam­bién han cor­ta­do las alas a nues­tra capa­ci­dad de ima­gi­nar otros mun­dos. Por eso, para poder soñar alto tene­mos que ir mate­ria­li­zan­do a la vez los sue­ños. Es decir, cons­truir vidas autó­no­mas que nos per­mi­tan fan­ta­sear con socie­da­des autó­no­mas y, de paso, posi­cio­nar­nos mejor para defen­der­las cuan­do lle­gue el momen­to de hacerlo.

Fuen­te: El Salto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *