Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Cli­ma y cri­sis eco­ló­gi­ca: los apren­di­ces de bru­jo del Ban­co Mun­dial y del FMI

Por Eric Tous­saint. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de enero de 2021.

En diciem­bre de 2020, con oca­sión del quin­to ani­ver­sa­rio de la fir­ma del Acuer­do de París sobre el Cli­ma, el secre­ta­rio gene­ral de las Nacio­nes Uni­das hizo un lla­ma­do de alar­ma ya que la situa­ción empeo­ró fun­da­men­tal­men­te. En este artícu­lo ana­li­za­mos la acción del Ban­co Mun­dial y del FMI en rela­ción a la cri­sis eco­ló­gi­ca y al cam­bio climático.

A fines de octu­bre de 2006, Nicho­las Stern, con­se­je­ro eco­nó­mi­co del gobierno bri­tá­ni­co envió al Pri­mer Minis­tro Tony Blair un infor­me de 500 pági­nas sobre los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co en cur­so, en ese momen­to, y los medios para com­ba­tir­lo. En su infor­me, Nicho­las Stern afir­ma­ba: «El cam­bio cli­má­ti­co dete­rio­ra­rá las con­di­cio­nes ele­men­ta­les de vida de la pobla­ción de todo el pla­ne­ta –acce­so al agua, pro­duc­ción de ali­men­tos, salud y medio ambien­te» [1]. De mane­ra implí­ci­ta, el diag­nós­ti­co con­te­ni­do en el infor­me cons­ti­tuía una con­de­na de las polí­ti­cas apli­ca­das por el FMI y el Ban­co Mun­dial, del que Nicho­las Stern había sido eco­no­mis­ta jefe [2].

El pre­sen­te artícu­lo con­fron­ta el infor­me Stern con las posi­cio­nes adop­ta­das por los prin­ci­pa­les diri­gen­tes del Ban­co Mun­dial, del FMI y del gobierno de Washing­ton, des­de 1990. Tam­bién reto­ma el infor­me que el Ban­co Mun­dial con­sa­gró en 2006 a las catás­tro­fes natu­ra­les. El Ban­co Mun­dial publi­có un aná­li­sis que con­tra­di­ce lo que había afir­ma­do has­ta enton­ces. Inten­ta, como dis­cur­so, limi­tar la cri­sis de cre­di­bi­li­dad que lo afec­ta pero sin aban­do­nar en abso­lu­to su orien­ta­ción a favor de todo al mer­ca­do y su adhe­sión al mode­lo pro­duc­ti­vis­ta des­truc­tor de los seres huma­nos y del medio ambien­te. En cuan­to al infor­me Stern, si bien con­tie­ne jui­cios muy intere­san­tes, ni siquie­ra alcan­za a esbo­zar una alter­na­ti­va al mode­lo pro­duc­ti­vis­ta y a la bús­que­da fre­né­ti­ca del cre­ci­mien­to. Aun­que el Ban­co Mun­dial había anun­cia­do que pon­dría fin a su apo­yo a las ener­gías fósi­les a par­tir de fines de 2019, está cla­ro que con­ti­núa sos­te­nien­do la cons­truc­ción y explo­ta­ción de cen­tra­les de car­bón, y la explo­ta­ción de gas natu­ral y de petró­leo. En 2020, varios ana­lis­tas y ONG denun­cia­ron su res­pon­sa­bi­li­dad en la dra­má­ti­ca pro­se­cu­ción del cam­bio cli­má­ti­co y de la cri­sis eco­ló­gi­ca. Sommaire 

Un repa­so del posi­cio­na­mien­to de los diri­gen­tes del Ban­co Mun­dial y del FMI

Aun­que nume­ro­sas voces ya ponían en evi­den­cia, des­de comien­zos de los años 1970, los peli­gros de un cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do y del con­si­guien­te ago­ta­mien­to de los recur­sos natu­ra­les, los diri­gen­tes del Ban­co Mun­dial y del FMI con­ti­nua­ban afir­man­do que no era una cues­tión urgente.

Law­ren­ce Sum­mers, eco­no­mis­ta jefe y vice­pre­si­den­te del Ban­co, des­de 1991 a 1996, y a con­ti­nua­ción secre­ta­rio de Esta­do del Teso­ro duran­te la pre­si­den­cia de William Clin­ton, decla­ra­ba en 1991: «No hay (…) lími­tes a la capa­ci­dad de absor­ción del pla­ne­ta capa­ces de blo­quear­nos en un futu­ro pre­vi­si­ble. El ries­go de un apo­ca­lip­sis debi­do a un calen­ta­mien­to glo­bal o a cual­quier otra cau­sa es inexis­ten­te. La idea de que el mun­do corre hacia su per­di­ción es pro­fun­da­men­te fal­sa. Tam­bién es un pro­fun­do error pen­sar que debe­ría­mos impo­ner lími­tes al cre­ci­mien­to debi­do a los lími­tes natu­ra­les; es ade­más una idea cuyo cos­to social sería asom­bro­so si algu­na vez se lle­ga­se a apli­car» [3].

«Tam­bién es un pro­fun­do error pen­sar que debe­ría­mos impo­ner lími­tes al cre­ci­mien­to debi­do a los lími­tes natu­ra­les; es ade­más una idea cuyo cos­to social sería asom­bro­so si algu­na vez se lle­ga­se a apli­car.» Law­ren­ce Sum­mers, eco­no­mis­ta jefe y vice­pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial de 1991 a 1996.

En una car­ta diri­gi­da al sema­na­rio bri­tá­ni­co The Eco­no­mist, publi­ca­da el 30 de mayo de 1992, escri­bía que, según su pare­cer e inclu­so pen­san­do en el esce­na­rio más pesi­mis­ta: «Esgri­mir el fan­tas­ma de nues­tros nie­tos empo­bre­ci­dos si no enfren­ta­mos los pro­ble­mas glo­ba­les del medio ambien­te es pura dema­go­gia». Y agre­ga­ba: «El argu­men­to según el cual nues­tras obli­ga­cio­nes mora­les res­pec­to de las gene­ra­cio­nes futu­ras exi­ge un tra­ta­mien­to espe­cial de las inver­sio­nes medioam­bien­ta­les es estú­pi­do» [4].

La posi­ción adop­ta­da por Law­ren­ce Sum­mers cau­só un ver­da­de­ro cla­mor de indig­na­ción en la épo­ca y, cin­co años más tar­de, en 1997, Nicho­las Stern (futu­ro eco­no­mis­ta jefe del Ban­co) lo escri­bió en el libro, aus­pi­cia­do por el Ban­co, para des­cri­bir su pri­mer medio siglo de exis­ten­cia: «El com­pro­mi­so del Ban­co en el domi­nio del medio ambien­te ha sido pues­to en duda por algu­nas per­so­nas des­pués de la publi­ca­ción, a fines de 1991, por la revis­ta The Eco­no­mist de extrac­tos de una nota de ser­vi­cio interno escri­ta por Law­ren­ce Sum­mers, a la sazón eco­no­mis­ta jefe. La nota de ser­vi­cio interno suge­ría la posi­bi­li­dad de que los temas de medio ambien­te eran sobre­es­ti­ma­dos en lo que se refie­re a los paí­ses en desa­rro­llo; esos paí­ses podrían redu­cir sus cos­tos mar­gi­na­les comer­cian­do o tole­ran­do sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes» [5].

En com­ple­ta opo­si­ción con las tran­qui­li­za­do­ras decla­ra­cio­nes de Law­ren­ce Sum­mers, cita­das más arri­ba, pre­di­cien­do que el calen­ta­mien­to glo­bal no redu­ci­ría el cre­ci­mien­to más que un 0,1% anual en el cur­so de los dos pró­xi­mos siglos, Nicho­las Stern afir­ma­ba en 2006: «El infor­me esti­ma que si no actua­mos, los cos­tos y los ries­gos del cam­bio cli­má­ti­co en con­jun­to repre­sen­ta­rán el equi­va­len­te de una pér­di­da de por lo menos el 5% del PNB mun­dial anual, aho­ra y para siem­pre. Si se toma en con­si­de­ra­ción un aba­ni­co más amplio de los ries­gos y de los impac­tos, las esti­ma­cio­nes de las pér­di­das podrían alcan­zar has­ta el 20 % del PNB o más». Era un des­men­ti­do con­tun­den­te pero tar­dío de las afir­ma­cio­nes de Law­ren­ce Summers.

«El argu­men­to según el cual nues­tras obli­ga­cio­nes mora­les res­pec­to de las gene­ra­cio­nes futu­ras exi­ge un tra­ta­mien­to espe­cial de las inver­sio­nes medioam­bien­ta­les es estú­pi­do» Law­ren­ce Sum­mers, Ban­co Mundial

Las afir­ma­cio­nes del tipo de las de Law­ren­ce Sum­mers no cons­ti­tu­yen un fenó­meno ais­la­do: refle­jan la posi­ción domi­nan­te del gobierno de Washing­ton en rela­ción con las deci­sio­nes del Ban­co Mun­dial y del FMI. Estas posi­cio­nes, que nie­gan que el mode­lo pro­duc­ti­vis­ta cau­se gra­ves daños al medio ambien­te, y que tam­bién nie­gan que un cam­bio cli­má­ti­co esté en cur­so, eran expre­sa­das por Washing­ton, al menos, has­ta hace poco.

Los nume­ro­sos dis­cur­sos de Anne Krue­ger, eco­no­mis­ta jefe del Ban­co Mun­dial duran­te el man­da­to pre­si­den­cial de Ronald Reagan y, más tar­de, núme­ro dos del FMI de 2000 a 2006, apor­tan la prue­ba. En uno de ellos, pro­nun­cia­do el 18 de junio de 2003 con oca­sión del 7º Foro Eco­nó­mi­co Inter­na­cio­nal de San Peters­bur­go, Anne Krue­ger decla­ra­ba: «Tome­mos esta inquie­tud inme­mo­rial de que un cre­ci­mien­to rápi­do ago­ta­rá los recur­sos de com­bus­ti­bles y que si ello se pro­du­ce, el cre­ci­mien­to sufri­rá una para­da en seco. Las reser­vas de petró­leo son más impor­tan­tes hoy que en 1950. En esa épo­ca, se esti­ma­ba que las reser­vas mun­dia­les de petró­leo se ago­ta­rían en 1970. El pro­nós­ti­co no se cum­plió. Hoy, las reser­vas cono­ci­das pue­den durar 40 años con la tasa actual de con­su­mo. No hay duda que cuan­do lle­gue­mos a 2040, la inves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo habrán gene­ra­dos nue­vos avan­ces en la pro­duc­ción y la uti­li­za­ción de la energía».

Anne Krue­ger con­ti­nuó dicien­do: «Tam­po­co cau­sa­mos daños irre­pa­ra­bles al medio ambien­te. Es cla­ro que des­pués de una fase ini­cial de degra­da­ción el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con­lle­va a con­ti­nua­ción una fase de mejo­ra. El pun­to crí­ti­co, a par­tir del cual la gen­te eli­ge inver­tir en la pre­ven­ción de la con­ta­mi­na­ción y la lim­pie­za de las zonas con­ta­mi­na­das, se sitúa alre­de­dor de 5 000 dóla­res de Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB) por habitante».

«Tam­po­co cau­sa­mos daños irre­pa­ra­bles al medio ambien­te»
Anne Krue­ger, núme­ro 2 del FMI de 2000 a 2006.

Al afir­mar eso, Anne Krue­ger que­ría trans­mi­tir el siguien­te men­sa­je; el cre­ci­mien­to al comien­zo del des­pe­gue eco­nó­mi­co de los paí­ses en desa­rro­llo con­lle­va una degra­da­ción del medio ambien­te pero cuan­do se supere el umbral fija­do de 5.000 dóla­res de Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB) por habi­tan­te, la gen­te, reto­man­do su expre­sión, comen­za­rán a inver­tir en la pre­ven­ción de la con­ta­mi­na­ción y en la lim­pie­za de las zonas con­ta­mi­na­das. Por lo tan­to, no es nece­sa­rio, en el ámbi­to de los pode­res públi­cas tomar medi­das obli­ga­to­rias para for­zar a las empre­sas a res­pe­tar las nor­mas ambien­ta­les fuer­tes, la auto­co­rrec­ción se efec­tua­rá natu­ral­men­te des­de el momen­to en que se lle­ga al umbral mági­co de 5.000 dóla­res de pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB) por habi­tan­te. Es solo humo. Ese umbral no se basa, para nada, en datos empí­ri­cos, se tra­ta sim­ple­men­te de pro­pug­nar el laisser-faire.

Esta cita de Anne Krue­ger con­tie­ne dos erro­res (o men­ti­ras) mani­fies­tos. Pri­me­ro, los hechos demues­tran que se han cau­sa­do daños irre­pa­ra­bles al medio ambien­te. Segun­do, no es cier­to que des­pués de «una fase ini­cial de degra­da­ción» del medio ambien­te, «el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con­lle­va a con­ti­nua­ción una fase de mejo­ra». Los paí­ses más indus­tria­li­za­dos han supe­ra­do des­de hace tiem­po los 5.000 dóla­res de PIB por habi­tan­te [6], sin embar­go, la mayo­ría de ellos con­ti­núan con una polí­ti­ca que impli­ca un aumen­to de la contaminación.

Hubo que espe­rar las con­se­cuen­cias del hura­cán Katri­na, en agos­to de 2005, para que la Casa Blan­ca comen­za­ra, con des­gano, a reco­no­cer la evidencia.

«El CADTM denun­ció la pro­mo­ción rea­li­za­da por el Ban­co Mun­dial y el FMI de polí­ti­cas que favo­re­cen la defo­res­ta­ción y el desa­rro­llo de mega­pro­yec­tos ener­gé­ti­cos des­truc­to­res del medio ambiente»

El CADTM, así como otros movi­mien­tos, no espe­ró una catás­tro­fe como la que gol­peó a Nue­va Orleáns, en agos­to de 2005, para repro­char al Ban­co Mun­dial y al FMI las polí­ti­cas que favo­re­cie­ron el cam­bio cli­má­ti­co y que debi­li­ta­ron la capa­ci­dad de los paí­ses en desa­rro­llo para hacer fren­te a las cala­mi­da­des natu­ra­les. El CADTM denun­ció la pro­mo­ción rea­li­za­da por el Ban­co Mun­dial y el FMI de polí­ti­cas que favo­re­cen la defo­res­ta­ción y el desa­rro­llo de mega­pro­yec­tos ener­gé­ti­cos des­truc­to­res del medio ambien­te [7]. Del mis­mo modo, el CADTM pidió al Ban­co Mun­dial que aban­do­na­se el apo­yo a los pro­yec­tos des­truc­to­res de las pro­tec­cio­nes natu­ra­les de las cos­tas, como son los man­gla­res que amor­ti­guan los efec­tos de los mare­mo­tos (tsu­na­mi) [8]. El CADTM tam­bién exi­gió que el Ban­co Mun­dial deja­ra de con­ce­der prés­ta­mos al sec­tor de las indus­trias extrac­ti­vas. El CADTM denun­cia el apo­yo del Ban­co Mun­dial al agro­ne­go­cio, a los mono­cul­ti­vos para la expor­ta­ción, a la pri­va­ti­za­ción de tie­rras, a los intere­ses de las gran­des empre­sas de semi­llas, res­pon­sa­bles de la reduc­ción de la bio­di­ver­si­dad, de la emi­sión de gases de efec­to inver­na­de­ro en gran­des can­ti­da­des y del empo­bre­ci­mien­to de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res de la tie­rra. Final­men­te, el CADTM cues­tio­nó la deci­sión toma­da en la con­fe­ren­cia de Río en 1992, por la que se con­fia­ba al Ban­co Mun­dial la ges­tión de un fon­do mun­dial de pro­tec­ción del ambien­te. Y esto, sin duda, era igual que con­fiar a un zorro el cui­da­do de un gallinero.

El cam­bio de direc­ción ini­cia­do por el Banco

Sin la menor auto­crí­ti­ca, el Ban­co Mun­dial publi­có en abril de 2006 un infor­me dedi­ca­do a las catás­tro­fes natu­ra­les. Su autor, Ronald Par­ker, escri­bió: «Hay un aumen­to de las catás­tro­fes rela­cio­na­das a la degra­da­ción del medio ambien­te a lo lar­go y ancho de todo el pla­ne­ta» [9]. Mien­tras que la can­ti­dad de terre­mo­tos per­ma­ne­ce casi cons­tan­te, la can­ti­dad y la ampli­tud de las catás­tro­fes natu­ra­les rela­cio­na­das con el cli­ma están en fuer­te aumen­to: de un pro­me­dio anual de 100 en 1975, pasa­ron a más de 400 en el año 2005. El Ban­co reco­no­ce que el calen­ta­mien­to glo­bal, la defo­res­ta­ción y la ero­sión del sue­lo aumen­ta­ron la vul­ne­ra­bi­li­dad de regio­nes com­ple­tas. El Ban­co esti­ma que los paí­ses en desa­rro­llo sufrie­ron daños de, por lo menos, 30.000 millo­nes de dóla­res por año. Como lo decla­ró Les­ter Brown, direc­tor del Earth Policy Ins­ti­tu­te: «Ese Infor­me sub­ra­ya que, aun­que con­ti­nue­mos cali­fi­can­do esas catás­tro­fes como “natu­ra­les”, ellas son, algu­nas veces, cla­ra­men­te de ori­gen humano» [10].

El infor­me de Nicho­las Stern sobre el calen­ta­mien­to global

Nicho­las Stern fue bien cla­ro: los paí­ses menos indus­tria­li­za­dos, aun­que sean menos res­pon­sa­bles del calen­ta­mien­to glo­bal, serán los más afec­ta­dos: «Todos los paí­ses se verán afec­ta­dos. Los más vul­ne­ra­bles –los paí­ses y las pobla­cio­nes más pobres– lo sufri­rán antes y con mayor inten­si­dad, aun­que hayan con­tri­bui­do mucho menos al cam­bio cli­má­ti­co». Agre­ga, en com­ple­ta con­tra­dic­ción con la filo­so­fía de los par­ti­da­rios de la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral, que: «El cam­bio cli­má­ti­co es el fra­ca­so más gran­de del mer­ca­do que el mun­do haya cono­ci­do e inter­ac­túa con las otras imper­fec­cio­nes del mer­ca­do». Dicho esto, Nicho­las Stern no pro­pu­so en abso­lu­to nin­gu­na alter­na­ti­va al mode­lo pro­duc­ti­vis­ta y al mer­ca­do capi­ta­lis­ta. Por el con­tra­rio, su infor­me tenía por obje­to hacer sonar la alar­ma con el fin de que hubie­ra fon­dos sufi­cien­tes dedi­ca­dos a los gas­tos para la recon­ver­sión indus­trial y la pro­tec­ción del medio ambien­te, ya que de esa mane­ra se per­mi­ti­ría la pro­se­cu­ción del cre­ci­mien­to cie­go. Afir­ma­ba que la huma­ni­dad podía ser al mis­mo tiem­po «ver­de y pro­cre­ci­mien­to» («green and growth») Stern expli­ca­ba que el mer­ca­do de la pro­tec­ción del medio ambien­te ofre­ce­ría un nue­vo nicho de mer­ca­do al sec­tor pri­va­do para obte­ner bene­fi­cios. Y para poner la guin­da al pas­tel, decía que dado que los PED con­ta­mi­nan menos que los paí­ses indus­tria­li­za­dos, sufrien­do al mis­mo tiem­po más los efec­tos del calen­ta­mien­to glo­bal, podrían ven­der a los paí­ses ricos sus dere­chos para seguir con­ta­mi­nan­do. Con las ganan­cias pro­ve­nien­tes de la ven­ta de esos dere­chos, podrían finan­ciar la repa­ra­ción de los daños sufri­dos por su población.

«Todos los paí­ses se verán afec­ta­dos. Los más vul­ne­ra­bles –los paí­ses y las pobla­cio­nes más pobres– lo sufri­rán antes y con mayor inten­si­dad, aun­que hayan con­tri­bui­do mucho menos al cam­bio climático».

Nicho­las Stern par­ti­ci­pó en 2013 en la crea­ción de la Comi­sión Glo­bal sobre la Eco­no­mía y el Cli­ma (Glo­bal Com­mi­sion on the Eco­nomy and Cli­ma­te), que es a la vez un think tank y un gru­po de pre­sión dedi­ca­do a la pro­mo­ción del capi­ta­lis­mo ver­de. Stern, quien copre­si­de esa comi­sión, está acom­pa­ña­do de diri­gen­tes de gran­des empre­sas pri­va­das par­ti­cu­lar­men­te con­ta­mi­nan­tes como la cemen­te­ra Hol­cim-Lafar­ge, o la petro­le­ra Schell (cuyo pre­si­den­te es miem­bro de la comi­sión). Tam­bién par­ti­ci­pan en la direc­ción de esa comi­sión pri­va­da: la direc­to­ra gene­ral del FMI, un direc­tor del HSBC, una exdi­ri­gen­te del Ban­co Mun­dial, un expre­si­den­te mexi­cano, un exdi­ri­gen­te del Ban­co de desa­rro­llo de Chi­na y un diri­gen­te del Ban­co de desa­rro­llo asiá­ti­co [11].

El Ban­co Mun­dial se auto­fe­li­ci­ta por la acción que pre­ten­de lle­var a cabo para luchar con­tra el cam­bio climático.

En la web del Ban­co Mun­dial, encon­tra­mos en muchí­si­mos luga­res afir­ma­cio­nes sobre el extra­or­di­na­rio esfuer­zo que ejer­ce en la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y a favor de las poblaciones:

«Inme­dia­ta­men­te des­pués que el mun­do se con­gre­ga­ra para esta­ble­cer el his­tó­ri­co Acuer­do de París refe­ri­do al cam­bio cli­má­ti­co, el GBM dio a cono­cer su ambi­cio­so Plan de Acción sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co (PDF, en inglés) con el obje­ti­vo de inten­si­fi­car el apo­yo finan­cie­ro y téc­ni­co a los paí­ses en desa­rro­llo para ampliar la acción cli­má­ti­ca.»
«En ese plan, el GBM se com­pro­me­tía a incre­men­tar la pro­por­ción del finan­cia­mien­to que se des­ti­na a ini­cia­ti­vas cli­má­ti­cas y lle­var­la del 20 % del total en 2016 al 28 % para 2020. Esta meta se superó en cada uno de los tres últi­mos años.»

«Como resul­ta­do del Plan de Acción, todos los nue­vos pro­yec­tos del Ban­co se some­ten a un estu­dio ini­cial para deter­mi­nar el ries­go climático.»

«Es impor­tan­te seña­lar que el apo­yo del Ban­co se ha exten­di­do más allá de los sec­to­res tra­di­cio­nal­men­te iden­ti­fi­ca­dos con la acción cli­má­ti­ca (ener­gía, agri­cul­tu­ra y medio ambien­te) y se ha amplia­do la gama del desa­rro­llo inte­li­gen­te des­de el pun­to de vis­ta cli­má­ti­co para abar­car tam­bién otros proyectos, (…)»

«No que­da otra alter­na­ti­va más que tener en cuen­ta el cli­ma en la recu­pe­ra­ción pos­te­rior a la Covid-19»

«No hay duda de que la dis­rup­ción pro­vo­ca­da por la Covid-19 pone de relie­ve la impor­tan­cia de pro­te­ger­se con­tra los rie­gos ambien­ta­les que pue­den ori­gi­nar impac­tos gra­ves y sis­te­má­ti­cos en la economía.»

«A tra­vés de su Plan de Acción, el GBM ha ayu­da­do a los paí­ses a redu­cir el ries­go de desas­tres con una com­bi­na­ción de medi­das diri­gi­das a gene­rar mayor resi­lien­cia en las per­so­nas, la infra­es­truc­tu­ra y las economías.»

«El GBM dio prio­ri­dad a las inver­sio­nes en ener­gía reno­va­ble y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca como ele­men­to cla­ve para ayu­dar a los paí­ses clien­tes a redu­cir las emi­sio­nes.»
«El pró­xi­mo Plan de Acción sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co (2020−25), ya en cur­so, tie­ne como obje­ti­vo inten­si­fi­car el apo­yo a los paí­ses a fin de que enca­ren ini­cia­ti­vas cli­má­ti­cas ambi­cio­sas. Para esto, se incre­men­ta­rá el finan­cia­mien­to des­ti­na­do a medi­das de adap­ta­ción y se res­pal­da­rá una mayor acción cli­má­ti­ca sis­té­mi­ca en el nivel nacio­nal [12].

Exis­te una enor­me bre­cha entre el dis­cur­so del Ban­co Mun­dial y la reali­dad de sus acciones

La bre­cha es enor­me entre el dis­cur­so del Ban­co Mun­dial y la reali­dad de sus accio­nes. Al pro­mo­ver las ener­gías fósi­les y/​o con­ta­mi­nan­tes, el Ban­co Mun­dial actúa en con­tra de los com­pro­mi­sos toma­dos con las Nacio­nes Uni­das. Ese es el resul­ta­do de una inves­ti­ga­ción lle­va­da a cabo por el Con­sor­cio inter­na­cio­nal en el que par­ti­ci­pan tres medios de comu­ni­ca­ción ale­ma­nes: El canal de TV NDR, el perió­di­co Süd­deuts­che Zei­tung y el ser­vi­cio de radio­di­fu­sión inter­na­cio­nal Deu­ts­che Welle [13]. En 2021, la mayor refi­ne­ría de petró­leo del mun­do debe­rá comen­zar a fun­cio­nar en Nige­ria. La hizo cons­truir Ali­ko Dan­go­te, el hom­bre más rico de Áfri­ca [14]. A pesar de los com­pro­mi­sos mun­dia­les sobre el cli­ma, el Ban­co Mun­dial sos­tie­ne el pro­yec­to de Ali­ko Dan­go­te, finan­cian­do al menos cin­co ban­cos que pres­ta­ron dine­ro al empre­sa­rio. Y éste obtu­vo del Ban­co Mun­dial un cré­di­to suple­men­ta­rio de más de 150 millo­nes de dólares.

«Al pro­mo­ver las ener­gías fósi­les y/​o con­ta­mi­nan­tes, el Ban­co Mun­dial actúa en con­tra de los com­pro­mi­sos toma­dos con las Nacio­nes Unidas.»

Según la perio­dis­ta San­dri­ne Blan­chard, duran­te la inves­ti­ga­ción de los perio­dis­tas del con­sor­cio inter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial jus­ti­fi­có su acción afir­man­do que «El cré­di­to fue con­ce­di­do para ayu­dar a Nige­ria a mejo­rar la reva­lo­ri­za­ción de sus acti­vi­da­des en el ámbi­to de los recur­sos natu­ra­les, espe­cial­men­te en la pro­duc­ción de abo­nos». Pero, en reali­dad, San­dri­ne Blan­chard afir­ma que es difí­cil sepa­rar esa fábri­ca del res­to del pro­yec­to petro­le­ro [15].

De acuer­do al Con­sor­cio inter­na­cio­nal de perio­dis­tas de inves­ti­ga­ción (The Inter­na­tio­nal Con­sor­tium of Inves­ti­ga­ti­ve Jour­na­lists), se tra­ta solo de un ejem­plo entre otras inver­sio­nes del Ban­co Mun­dial en las ener­gías fósi­les. A veces, el Ban­co invier­te direc­ta­men­te en la extrac­ción de car­bón, gas natu­ral o petró­leo. Espe­cial­men­te, es el caso de Kenia, Mozam­bi­que o Guya­na. De todas mane­ras, el Ban­co Mun­dial con­ce­de más medios finan­cie­ros a las ener­gías fósi­les que a las ener­gías reno­va­bles, lo que preo­cu­pa a Uwe Keke­ritz, dipu­tado al par­la­men­to ale­mán (Bun­des­tag), y res­pon­sa­ble de la polí­ti­ca de desa­rro­llo en el seno del par­ti­do eco­lo­gis­ta ale­mán. «La influen­cia del Ban­co Mun­dial es gigan­tes­ca y sus inver­sio­nes con­ti­nuas en las ener­gías fósi­les tie­nen reper­cu­sio­nes catas­tró­fi­cas sobre el cli­ma. Es inacep­ta­ble ya que se tra­ta de un Ban­co dedi­ca­do al desa­rro­llo y que debe­ría poner el desa­rro­llo del mun­do en el cen­tro de su polí­ti­ca, pero no es el caso.»

Por su par­te, la ONG ale­ma­na Urge­wald afir­mó que el Ban­co Mun­dial con­ce­dió cré­di­tos por más de 12.000 millo­nes de dóla­res a pro­yec­tos con com­bus­ti­bles fósi­les entre 2015, año de la adop­ción del Acuer­do de París sobre el Cli­ma, y 2020.

«La influen­cia del Ban­co Mun­dial es gigan­tes­ca y sus inver­sio­nes con­ti­nuas en las ener­gías fósi­les tie­nen reper­cu­sio­nes catas­tró­fi­cas sobre el clima.»

¿Cómo pue­de ser que el Ban­co Mun­dial afir­me, con total tran­qui­li­dad, que puso fin, des­de 2019, a la finan­cia­ción de las ener­gías fósi­les? La res­pues­ta es sim­ple: ofi­cial­men­te, el BM se limi­ta a con­ce­der cré­di­tos para apor­tar asis­ten­cia téc­ni­ca a las auto­ri­da­des de los paí­ses que desean desa­rro­llar la explo­ta­ción de com­bus­ti­bles fósi­les. Según su pro­pia ver­sión, el BM ya no finan­cia direc­ta­men­te la explo­ra­ción y explo­ta­ción de esos com­bus­ti­bles, pero, en reali­dad, debi­do a sus cré­di­tos para la asis­ten­cia téc­ni­ca tie­ne un rol indis­pen­sa­ble para per­mi­tir a los Esta­dos a explo­tar los com­bus­ti­bles fósi­les que se encuen­tran en su corres­pon­dien­te subsuelo.

Si hace­mos una bús­que­da en la web del Ban­co Mun­dial, vemos que en 2020, este ban­co apro­bó cré­di­tos para pro­yec­tos que están liga­dos direc­ta­men­te a acti­vi­da­des en la indus­tria del car­bón ; pro­yec­tos en las ener­gías reno­va­bles, así como pro­yec­tos en la explo­ta­ción de gas y petró­leo, tenien­do mucho cui­da­do en mez­clar inver­sio­nes lla­ma­das «de medio ambien­te» e inver­sio­nes extrac­ti­vis­tas. El ver­de no es más que la pro­lon­ga­ción de todo los que está liga­do a la explo­ta­ción a ultran­za de la Natu­ra­le­za, es sim­ple­men­te un green­wa­shing (eco­blan­queo o lava­do verde).

Damos aho­ra, una serie de ejem­plos que mues­tran el nefas­to papel de los prés­ta­mos del Ban­co Mun­dial en mate­ria de asis­ten­cia técnica.

Mozam­bi­que: El mega­pro­yec­to de explo­ta­ción de gas natu­ral licua­do cofi­nan­cia­do por el Ban­co Mundial

En julio de 2020, el gigan­te petro­le­ro fran­cés Total y sus socios fir­ma­ron acuer­dos de finan­cia­ción por un valor de 14.900 millo­nes de dóla­res USD para el mega­pro­yec­to de gas natu­ral licua­do (GNL) de la zona 1 de Mozam­bi­que. Ese acuer­do se cele­bró como la mayor finan­cia­ción, nun­ca rea­li­za­da en Áfri­ca para un pro­yec­to. Están impli­ca­dos 19 ban­cos comer­cia­les, finan­cia­cio­nes públi­cas de ocho agen­cias de cré­di­to a la expor­ta­ción, el Ban­co Afri­cano de Desa­rro­llo y el Ban­co Mundial.

La con­tri­bu­ción del Ban­co Mun­dial con­sis­te en un prés­ta­mo de 87 millo­nes de dóla­res para finan­ciar la asis­ten­cia téc­ni­ca en los sec­to­res del gas y de la explo­ta­ción mine­ra para favo­re­cer un cre­ci­mien­to gene­ra­li­za­do. Como lo denun­cia Hei­ke Mainhardt de Uger­wald, una gran par­te de la ayu­da del Ban­co se con­cen­tra en el sos­tén a las zonas 1 y 4, que hacen que Mozam­bi­que sea uno de los más gran­des expor­ta­do­res de gas licua­do (GNL) del mun­do [16]. El desa­rro­llo de ese mega­pro­yec­to con­lle­va­rá varias con­se­cuen­cias muy nega­ti­vas: des­pla­za­mien­to de pobla­cio­nes, pér­di­da de medios de sub­sis­ten­cia de los pes­ca­do­res y aumen­to de la cri­sis cli­má­ti­ca y eco­ló­gi­ca. Por nume­ro­sas razo­nes, como lo dice Hei­ke Mainhardt, es impor­tan­te com­pren­der el papel del Ban­co Mundial.

«El desa­rro­llo de ese mega­pro­yec­to en Mozam­bi­que con­lle­va­rá varias con­se­cuen­cias muy nega­ti­vas: des­pla­za­mien­to for­za­do de pobla­cio­nes, pér­di­da de medios de sub­sis­ten­cia de los pes­ca­do­res y aumen­to de la cri­sis cli­má­ti­ca y ecológica.»

En la prác­ti­ca, la asis­ten­cia téc­ni­ca del Ban­co Mun­dial finan­cia a con­sul­to­res encar­ga­dos de acon­se­jar al gobierno sobre cues­tio­nes tales como las polí­ti­cas fis­ca­les y regla­men­ta­rias, y la faci­li­ta­ción de gran­des y com­ple­jos acuer­dos finan­cie­ros. Los con­sul­to­res finan­cia­dos por el Ban­co ayu­da­ron al gobierno duran­te años a poner las bases jurí­di­cas y a nego­ciar los acuer­dos que per­mi­tie­ron un paque­te finan­cie­ro de 14.900 millo­nes de USD. Duran­te la con­sul­ta apa­dri­na­da por el Ban­co Mun­dial, una nue­va ley que cubre las acti­vi­da­des de las zonas 1 y4 de GNL, fue publi­ca­da en diciem­bre de 2014. Según el gabi­ne­te de abo­ga­dos Shear­men y Ster­ling, entre las nume­ro­sas con­ce­sio­nes, esa ley pre­vé que nin­gu­na pre­fe­ren­cia debe otor­gar­se a los pro­vee­do­res mozam­bi­que­ños para la com­pra de bie­nes y de ser­vi­cios nece­sa­rios. Esa con­ce­sión aumen­tó con­si­de­ra­ble­men­te las opor­tu­ni­da­des para las empre­sas de paí­ses que, tenien­do Agen­cias de cré­di­tos a la expor­ta­ción, par­ti­ci­pan en un mega­pro­yec­to, y eso, en detri­men­to de las empre­sas mozam­bi­que­ñas. El Export & Import Bank de Esta­dos Uni­dos (US Exim) anun­ció que su prés­ta­mo de 5.000 millo­nes de dóla­res para la zona 1, con­cier­ne a 66 pro­vee­do­res esta­dou­ni­den­ses y sos­ten­drá a cer­ca de 16.400 empleos en Esta­dos Uni­dos. Es fácil enten­der que este acuer­do de finan­cia­ción rea­li­za­do con la ayu­da de con­sul­to­res paga­dos por el Ban­co Mun­dial no favo­re­ce­rá la crea­ción de una can­ti­dad impor­tan­tes de empleos en Mozambique.

Con­ti­nuan­do con Hei­ke Mainhardt, según este inves­ti­ga­dor, des­de 2012, el Ban­co Mun­dial otor­gó prés­ta­mos a Mozam­bi­que por más de 14 millo­nes de dóla­res con el fin de finan­ciar con­tra­tos del gobierno con, por lo menos, 12 socie­da­des del Con­se­jo de ayu­da para las nego­cia­cio­nes del paque­te finan­cie­ro con­cer­nien­te a las zonas 1 y 4. Un cier­to núme­ro de estas socie­da­des tie­nen rela­cio­nes con las com­pa­ñías petro­le­ras y, al menos, dos de ellas tie­nen impor­tan­tes con­flic­tos de intere­ses. Ade­más de ase­so­rar al gobierno de Mozam­bi­que, el gabi­ne­te de abo­ga­dos SNR Den­ton tam­bién ase­so­ró a varias com­pa­ñías petro­le­ras impli­ca­das en la zona GNL 1 de Mozam­bi­que, como Total, ONGC Videsh Limi­ted (OVL) y Bja­rat Petro Resources.

Ade­más en 2016, Exxon Mobil adqui­rió una par­ti­ci­pa­ción del 25 % en la zona GNL 4 de Mozam­bi­que. En 2018, el Ban­co Mun­dial finan­ció un con­tra­to de 2,4 millo­nes de dóla­res para la asis­ten­cia en las tran­sac­cio­nes de GNL que impli­ca­ban a un gru­po de con­sul­to­res, entre ellos el gabi­ne­te de abo­ga­dos pre­fe­ri­do de Exxon Mobil, Hun­ton Andrews Kurth. Duran­te ese mis­mo perío­do, Exxon Mobil pagó al gabi­ne­te de abo­ga­dos 500.000 dóla­res de gas­tos de pre­sión en Esta­dos Uni­dos. Es evi­den­te que en lugar de pro­mo­ver una ges­tión que pon­dría al gobierno fue­ra del alcan­ce de la influen­cia de la indus­tria petro­le­ra, la ayu­da del Ban­co Mun­dial la facilita.

No sola­men­te las com­pa­ñías petro­le­ras y finan­ciar­las se ven favo­re­ci­das en detri­men­to de los intere­ses de Mozam­bi­que, sino que los prés­ta­mos del Ban­co Mun­dial tam­bién con­tra­di­cen el com­pro­mi­so de Mozam­bi­que y del Ban­co Mun­dial con los obje­ti­vos del Acuer­do de París sobre el Cli­ma, que com­pren­de la limi­ta­ción del calen­ta­mien­to cli­má­ti­co a 1,5 ºC.

En noviem­bre de 2019, los inves­ti­ga­do­res de varias orga­ni­za­cio­nes de exper­tos, entre ellos el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el medio ambien­te, aler­ta­ron a la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal y afir­ma­ron que, al rit­mo que van las cosas, se pro­du­ci­ría un 120 % más de com­bus­ti­bles fósi­les en 2030, lo que sería incom­pa­ti­ble con un aumen­to de 1,5 º C de tem­pe­ra­tu­ra. En otras pala­bras, las inver­sio­nes en la pro­duc­ción de los com­bus­ti­bles fósi­les son ya dema­sia­do importantes.

El Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Medio Ambien­te (PNUMA) advir­tió en su Infor­me de Bre­cha de Emi­sio­nes de 2019 que se nece­si­tan reduc­cio­nes de las emi­sio­nes del 7,6% anual des­de 2020 has­ta 2030 para cum­plir el obje­ti­vo acor­da­do inter­na­cio­nal­men­te de limi­tar el aumen­to de las tem­pe­ra­tu­ras a 1,5 ° C en com­pa­ra­ción con nive­les pre­in­dus­tria­les. Los cien­tí­fi­cos coin­ci­den en que es una tarea difí­cil y que la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad se está cerrando.

«Al rit­mo actual, se pro­du­ci­ría un 120 % más de com­bus­ti­bles fósi­les en 2030, lo que sería incom­pa­ti­ble con un aumen­to de 1,5 º C.» Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el medio ambiente

Hacien­do ver que reco­no­cía el peli­gro, como ya lo indi­qué, el Ban­co Mun­dial anun­ció en 2017 que pon­dría fin a la finan­cia­ción direc­ta del petró­leo y del gas, en explo­ra­ción y pro­duc­ción, des­de ese momen­to has­ta fines de 2019. De todas mane­ras, ese com­pro­mi­so exclu­ye la asis­ten­cia téc­ni­ca y los prés­ta­mos del ban­co para la polí­ti­ca de desa­rro­llo. Los prés­ta­mos y el ase­so­ra­mien­to del Ban­co Mun­dial esti­mu­lan la pro­duc­ción de petró­leo y gas, sabo­tean­do de esa mane­ra los obje­ti­vos climáticos.

Un ámbi­to par­ti­cu­lar­men­te impor­tan­te que el Ban­co Mun­dial con­ti­núa apo­yan­do es el de las inci­ta­cio­nes fis­ca­les para las inver­sio­nes en com­bus­ti­bles fósi­les. En Mozam­bi­que para atraer nue­vas inver­sio­nes fue­ra de las zonas 1 y 4, el prés­ta­mo de 110 millo­nes de dóla­res del Ban­co Mun­dial para la polí­ti­ca de desa­rro­llo en 2014 obli­gó al gobierno a apro­bar una nue­va ley sobre fis­ca­li­dad petro­le­ra. La nue­va ley fis­cal con­tie­ne varias inci­ta­cio­nes a la inver­sión, tales como tasas de amor­ti­za­ción ace­le­ra­das para la explo­ta­ción petro­le­ra y de gas. Esa amor­ti­za­ción ace­le­ra­da de las nue­vas inver­sio­nes en capi­tal per­mi­te a las com­pa­ñías petro­le­ras amor­ti­zar rápi­da­men­te las inver­sio­nes en capi­tal que, de otra mane­ra, se des­va­lo­ri­za­rían a lo lar­go del tiem­po. En otras pala­bras, las reduc­cio­nes de impues­tos más impor­tan­tes se con­ce­den al comien­zo de la ope­ra­ción, lo que hace a los pro­yec­tos más ren­ta­bles y aumen­ta el flu­jo de teso­re­ría que pue­de dedi­car­se a un mayor núme­ro de perforaciones.

Suri­nam (Suda­mé­ri­ca)

Es impor­tan­te seña­lar que el Gru­po Ban­co Mun­dial apro­bó una ope­ra­ción de asis­ten­cia téc­ni­ca de 23 millo­nes de dóla­res para Suri­nam en julio de 2019, cuyo obje­ti­vo es desa­rro­llar las indus­trias extrac­ti­vas, que podrían pro­du­cir petró­leo o gas. El Ban­co Mun­dial pres­ta medios finan­cie­ros a las auto­ri­da­des de Suri­nam para que abran el camino a las gran­des com­pa­ñías petro­le­ras con el fin de explo­tar los recur­sos del yaci­mien­to Guya­na-Suri­nam en detri­men­to de la pobla­ción y del medio ambien­te. La adver­ten­cia del Ban­co Mun­dial de que la región se verá gra­ve­men­te afec­ta­da por la cri­sis cli­má­ti­ca y la ele­va­ción del nivel del mar que eso gene­ra­rá, es más que cíni­ca, como lo decla­ra Jacey Bin­gler de Urge­wald en un infor­me publi­ca­do en diciem­bre de 2020, en la vís­pe­ra del quin­to ani­ver­sa­rio del Acuer­do de París sobre el Cli­ma [17].

Un últi­mo ejem­plo: el Ban­co Mun­dial otor­gó en 2019 un prés­ta­mo de 38 millo­nes de dóla­res a Bra­sil des­ti­na­dos a con­tra­tos de asis­ten­cia téc­ni­ca para desa­rro­llar la explo­ta­ción petrolera.

«El Ban­co Mun­dial y el FMI saben per­fec­ta­men­te que sus prés­ta­mos ser­vían y sir­ven para sos­te­ner polí­ti­cas con­tra­rias a los intere­ses de la pobla­ción y del medio ambiente.»

Las deu­das recla­ma­das por el Ban­co Mun­dial y el FMI son odio­sas y deber ser anu­la­das
El Ban­co Mun­dial y el FMI recla­man a nume­ro­sos paí­ses en desa­rro­llo el reem­bol­so de deu­das que pro­vo­ca­ron daños incal­cu­la­bles a las pobla­cio­nes y a la natu­ra­le­za de esos terri­to­rios y más allá, a todo el pla­ne­ta. Esas deu­das for­man par­te de la cate­go­ría de deu­das odio­sas ya que fue­ron con­traí­das con­tra el inte­rés de la pobla­ción. Efec­ti­va­men­te, para ser carac­te­ri­za­das como odio­sas, las deu­das deben haber sido uti­li­za­das con­tra el inte­rés de la pobla­ción del país que las con­tra­jo, y ese es el caso. Un cri­te­rio adi­cio­nal es nece­sa­rio para carac­te­ri­zar las deu­das como odio­sas: los pres­ta­mis­tas sabían o no pue­den demos­trar que no podían saber que la uti­li­za­ción de sus prés­ta­mos iba en con­tra de los intere­ses de la pobla­ción [18]. Como lo demues­tra este artícu­lo y muchos estu­dios, inclui­dos los docu­men­tos pro­du­ci­dos por el pro­pio Ban­co Mun­dial y el FMI, ellos saben per­fec­ta­men­te que sus prés­ta­mos ser­vían y sir­ven para sos­te­ner polí­ti­cas con­tra­rias a los intere­ses de la pobla­ción y del medio ambien­te. Los pue­blos tie­nen el dere­cho de recla­mar su anu­la­ción. Y esto tam­bién sir­ve para las deu­das recla­ma­das por los inver­so­res pri­va­dos o por gobier­nos prestamistas.

Con­clu­sión

Los par­ti­da­rios del mode­lo pro­duc­ti­vis­ta domi­nan­te y del sis­te­ma capi­ta­lis­ta han comen­za­do por negar la exis­ten­cia de un pro­ble­ma cru­cial, en este caso el de los daños medioam­bien­ta­les y del calen­ta­mien­to cli­má­ti­co, y han con­ti­nua­do pro­mo­vien­do con fuer­za polí­ti­cas que agra­va­ban la situa­ción. Más tar­de, cuan­do la situa­ción se tor­nó insos­te­ni­ble, lan­za­ron la pri­mi­cia en los medios inter­na­cio­na­les publi­can­do un infor­me sobre el tema, inten­tan­do otor­gar cré­di­to a la idea de que las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les y los gobier­nos de los paí­ses más indus­tria­li­za­dos toma­ron con­cien­cia de ese gra­ve pro­ble­ma, de hecho volun­ta­ria­men­te ocul­ta­do duran­te déca­das. En resu­mi­das cuen­tas, los defen­so­res del sis­te­ma actual hacen creer que el mis­mo está en con­di­cio­nes de apor­tar una solu­ción al pro­ble­ma del cuál es la cau­sa fun­da­men­tal, per­mi­tien­do así su pro­pia per­pe­tua­ción. Es urgen­te com­pren­der que la úni­ca solu­ción jus­ta y dura­de­ra pasa jus­ta­men­te por el cues­tio­na­mien­to de este sis­te­ma capi­ta­lis­ta pro­duc­ti­vis­ta, estruc­tu­ral­men­te gene­ra­dor de daños medioam­bien­ta­les y de des­igual­da­des galopantes.

Tra­du­ci­do por Gri­sel­da Piñero

Notas

[1] Nicho­las STERN, STERN REVIEW: The Eco­no­mics of Cli­ma­te Chan­ge, octu­bre 2006. Todas las refe­ren­cias al Infor­me Stern en el pre­sen­te artícu­lo pro­vie­nen de las con­clu­sio­nes del mis­mo. Es posi­ble acce­der al Infor­me com­ple­to en el sitio Inter­net del gobierno británico.

[2] Nicho­las Stern fue eco­no­mis­ta jefe y vice­pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial de 2000 a 2003.

[3] Law­ren­ce Sum­mers, con oca­sión de la asam­blea anual del Ban­co Mun­dial y del FMI en Bang­kok en 1991, entre­vis­ta­do por Kirs­ten Garrett, «Back­ground Brie­fing», Aus­tra­lian Broad­cas­ting Com­pany, second programme.

[4] «Sum­mers on Sus­tai­na­ble Growth», car­ta de Law­ren­ce Sum­mers a The Eco­no­mist, 30 de mayo de 1992.

[5] Nicho­las Stern y Fran­cis­co Ferrei­ra en Kapur, Devesh, Lewis, John P., Webb, Richard. 1997. The World Bank, Its First Half Cen­tury, Volu­men 2: Pers­pec­ti­ves, p. 566.

[6] El PIB por habi­tan­te sobre­pa­sa los 20 000 dóla­res en paí­ses de Amé­ri­ca del Nor­te (Esta­dos Uni­dos y Cana­dá), Euro­pa occi­den­tal, Japón, Aus­tra­lia y Nue­va Zelan­da. Agre­gue­mos que Chi­na superó el umbral de 5.000 dóla­res por habi­tan­te en 2010. Sudá­fri­ca superó ese umbral en 2005 y Bra­sil en 2006, las empre­sas de esos tres paí­ses pro­si­guen en dosis masi­va unas acti­vi­da­des que degra­dan el ambiente.

[7] Véa­se espe­cial­men­te, Éric Tous­saint, La bol­sa o la vida, Gakoa, 2002, capí­tu­lo 9.

[8] Damien Millet y Eric Tous­saint, Los Tsu­na­mis de la deu­da, Ica­ria – Inter­món, Bar­ce­lo­na, 2006

[9] Cita­do en el Finan­cial Times, 22 – 23 de abril de 2006.

[10] Cita­do en el Finan­cial Times, 22 – 23 de abril de 2006.

[11] Véa­se la web de este gru­po de pre­sión: Mem­bers of the Glo­bal Com­mis­sion | New Cli­ma­te Eco­nomy | Com­mis­sion on the Eco­nomy and Cli­ma­te, http://​new​cli​ma​tee​co​nomy​.net/​a​b​o​u​t​/​m​e​m​b​e​r​s​-​g​l​o​b​a​l​-​c​o​m​m​i​s​s​ion con­sul­ta­do el 14 de diciem­bre de 2020. Véa­se una crí­ti­ca de Daniel Tanu­ro, ¡Dema­sia­do tar­de para ser pesi­mis­tas! La catás­tro­fe eco­ló­gi­ca y los medios para dete­ner­la, Edi­to­rial Sylo­ne, Bar­ce­lo­na, 2020.

[12] Todas las citas pro­vie­nen de la web ofi­cial del Ban­co Mun­dial: Cin­co años de lide­raz­go en el área del cli­ma: el pri­mer Plan de Acción sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co del Gru­po Ban­co Mun­dial»

[13] The Inter­na­tio­nal Con­sor­tium of Inves­ti­ga­ti­ve Jour­na­lists (ICIJ), «The World Bank is Still Hoo­ked on Fos­sil Fuels Des­pi­te Cli­ma­te Pled­ge», publi­ca­do el 10 de abril de 2019, https://​www​.icij​.org/​i​n​v​e​s​t​i​g​a​t​i​o​n​s​/​w​o​r​l​d​-​b​a​n​k​/​t​h​e​-​w​o​r​l​d​-​b​a​n​k​-​i​s​-​s​t​i​l​l​-​h​o​o​k​e​d​-​o​n​-​f​o​s​s​i​l​-​f​u​e​l​s​-​d​e​s​p​i​t​e​-​c​l​i​m​a​t​e​-​p​l​e​d​g​e​/​c​o​n​s​u​l​t​ado el 13 de diciem­bre de 2020.

[14] Ali­ko Dan­go­te, naci­do el 10 de abril de 1957 en Kano, Nor­te de Nige­ria, es un hom­bre de nego­cios nige­riano, con­si­de­ra­do como el hom­bre más rico de Áfri­ca. En 2018, duran­te la visi­ta de Emma­nuel Macron a Lagos, Nige­ria, el pre­si­den­te fran­cés man­tu­vo un encuen­tro con este mil­mi­llo­na­rio afri­cano. Ali­ko Dan­go­te es total­men­te favo­ra­ble a la Zona de libre comer­cio con­ti­nen­tal afri­ca­na. Decla­ró en enero de 2020 y lo reite­ró en noviem­bre de 2020, su deseo de com­prar el Club de fút­bol bri­tá­ni­co Arsenal.

[15] San­dri­ne Blan­chard en cola­bo­ra­ción con Fanny Fas­car, Astrid Rash y Eli­za­beth Weydt : «La Ban­que mon­dia­le inves­tit dans des les éner­gies fos­si­les, nui­si­bles au cli­mat», Deu­ts­che Welle, 11 de abril de 2019 https://www.dw.com/fr/la-banque-mondiale-investit-dans-des-les-%C3%A9nergies-fossiles-nuisibles-au-climat/a‑48291776.

[16] Hei­ke Mainhardt, «World Bank policy advi­ce boosts oil and gas, under­mi­ning cli­ma­te goals», 21 de julio de2020, https://​www​.cli​ma​te​chan​ge​news​.com/​2​0​2​0​/​0​7​/​2​1​/​w​o​r​l​d​-​b​a​n​k​-​p​o​l​i​c​y​-​a​d​v​i​c​e​-​b​o​o​s​t​s​-​o​i​l​-​g​a​s​-​i​n​d​u​s​t​r​y​-​u​n​d​e​r​m​i​n​i​n​g​-​c​l​i​m​a​t​e​-​g​o​a​ls/, con­sul­ta­do el 13 de diciem­bre de 2020.

[17] «Five Years Lost, How Finan­ce is Blo­wing the Paris Car­bon Bud­get», publi­ca­do el 10 de diciem­bre de 2020, https://​urge​wald​.org/​s​i​t​e​s​/​d​e​f​a​u​l​t​/​f​i​l​e​s​/​m​e​d​i​a​-​f​i​l​e​s​/​F​i​v​e​Y​e​a​r​s​L​o​s​t​R​e​p​o​r​t​.​pdf, p. 20, con­sul­ta­do el 1 de diciem­bre de 2020.

[18] Para una defi­ni­ción de la deu­da odio­sa, véa­se: Entre­vis­ta a Éric Tous­saint: «Argen­ti­na tie­ne la facul­tad de recha­zar el pago de la deu­da», Revis­ta Mugi­ca, https://​revis​ta​mu​gi​ca​.com​.ar/​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​e​r​i​c​-​t​o​u​s​s​a​i​n​t​-​a​r​g​e​n​t​i​n​a​-​t​i​e​n​e​-​l​a​-​f​a​c​u​l​t​a​d​-​d​e​-​r​e​c​h​a​z​a​r​-​e​l​-​p​a​g​o​-​d​e​-​l​a​-​d​e​u​da/
Véa­se tam­bién, Éric Tous­saint, « La deu­da odio­sa según Ale­xan­der Sack y según el CADTM», publi­ca­do el 18 de noviem­bre de 2016, https://​www​.cadtm​.org/​L​a​-​d​e​u​d​a​-​o​d​i​o​s​a​-​s​e​g​u​n​-​A​l​e​x​a​n​dre Sack-y-segun-el-CADTM.

Fuen­te: cadtm​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *