Pana­má. 9 de enero de 1964, día de la ver­da­de­ra independencia

Por Olme­do Belu­che. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero 2021.

El 9 de enero de 1964 esta­lla­ron 60 años de con­tra­dic­cio­nes socia­les, polí­ti­cas y cul­tu­ra­les acu­mu­la­das por el sis­te­ma colo­nial de la Zona del Canal. Ese día sal­tó por los aires el esta­do tute­la­do en que se había con­ver­ti­do Pana­má des­de 1903. Aquel acon­te­ci­mien­to mar­có un pun­to de quie­bre de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na en Panamá.

Ese día eclo­sio­nó la expe­rien­cia acu­mu­la­da del pue­blo pana­me­ño, diri­gi­da por sus sec­to­res más com­ba­ti­vos, que habían enfren­ta­do la pre­sen­cia colo­nial impe­ria­lis­ta duran­te déca­das. Acon­te­ci­mien­to de tal mag­ni­tud que obli­ga a reite­rar dos afir­ma­cio­nes axio­má­ti­cas, que se pasan por alto constantemente: 

La pri­me­ra es que ese día hubo una ver­da­de­ra revo­lu­ción popu­lar anti­im­pe­ria­lis­ta en Pana­má. La segun­da, esta suble­va­ción popu­lar fue nues­tra ver­da­de­ra ges­ta por la inde­pen­den­cia nacio­nal del siglo XX. 

El 9 de Enero no fue una pro­tes­ta más en la lar­ga lis­ta de movi­li­za­cio­nes popu­la­res pana­me­ñas con­tra la pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Por su masi­vi­dad, com­ba­ti­vi­dad y heroís­mo popu­lar fue una revo­lu­ción, en todo el sen­ti­do legí­ti­mo de la pala­bra, y cons­ti­tu­yó un ver­da­de­ro sal­to ade­lan­te hacia la inde­pen­den­cia nacio­nal del tute­la­je colonial. 

Fue un acon­te­ci­mien­to a par­tir del cual hubo un antes y un des­pués. Por eso fue una revo­lu­ción popu­lar anti­im­pe­ria­lis­ta y des­co­lo­ni­za­do­ra. Allí se hizo añi­cos el sue­ño que tenía la oli­gar­quía pana­me­ña de que bas­ta­ban algu­nos par­ches para dar apa­rien­cia de jus­ti­cia al Tra­ta­do Hay Bunau Varilla. 

Si com­pa­ra­mos la heroi­ca ges­ta del 9, 10 y 11 de Enero, con el 3 de Noviem­bre de 1903, fecha que la oli­gar­quía gober­nan­te nos ha pre­sen­ta­do como el día de la inde­pen­den­cia, vere­mos las enor­mes dife­ren­cias que resal­tan con cla­ri­dad. La com­pa­ra­ción des­en­mas­ca­ra aque­lla cons­pi­ra­ción de 1903, entre una éli­te local alia­da a intere­ses forá­neos, por la que el impe­ria­lis­mo yan­qui urdió la sepa­ra­ción de Colom­bia, no para hacer­nos libres y sobe­ra­nos, sino para apro­piar­se del terri­to­rio, el canal y con­ver­tir­nos en protectorado. 

Los ances­tros de la oli­gar­quía, se sin­tie­ron cómo­dos con la situa­ción colo­nial. Pero a los sec­to­res popu­la­res, aun­que les cos­tó encon­trar cla­ri­dad en la cons­truc­ción de un pro­yec­to polí­ti­co pro­pio, des­de el prin­ci­pio pusie­ron el pecho en la defen­sa de la sobe­ra­nía, por­que com­pren­die­ron que la pros­pe­ri­dad del país y la pro­pia depen­día de ella. 

Por ello, 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre de 1903 se fra­guó un acuer­do entre un puña­do de oli­gar­cas pana­me­ños, los accio­nis­tas de una com­pa­ñía fran­ce­sa tram­po­sa, gran­des capi­ta­lis­tas de Wall Street y el gobierno impe­ria­lis­ta de Teo­do­ro Roo­se­velt; el 9 de Enero de 1964 fue un acon­te­ci­mien­to espon­tá­neo en que el pue­blo pana­me­ño, com­pues­to en su mayo­ría por obre­ros asa­la­ria­dos, muje­res tra­ba­ja­do­ras y la van­guar­dia estu­dian­til for­ja­da en la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de Pana­má, acu­dió en masa a las calles cuan­do se ente­ró de la afren­ta a la ban­de­ra y a los institutores. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre se impu­so la fuer­za mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na con una inva­sión de, al menos, 10 aco­ra­za­dos y miles de mari­nes; el 9 de Enero, el pue­blo pana­me­ño, pese a la fal­ta de armas, se enfren­tó a la metra­lla derro­tan­do moral­men­te a la fuer­za de ocupación. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre el pue­blo pana­me­ño fue un espec­ta­dor pasi­vo de unos hechos que diri­gían des­de las éli­tes; el 9 de Enero, entre 40 y 60 mil per­so­nas rodea­ron la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca exi­gien­do armas al gobierno, el cual, para no entre­gar­las, se vio obli­ga­do a rom­per rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Esta­dos Uni­dos, algo impen­sa­ble para un oli­gar­ca como Rober­to Chiari. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre no fue más que una bur­da inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra para con­ver­tir­nos en colo­nia, que los libros de tex­to y la pro­pa­gan­da han tra­ta­do de ocul­tar; el 9 de Enero es un acto reful­gen­te de sobe­ra­nía popular. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre ha teni­do que ser cubier­to con un man­to de fala­cias his­tó­ri­cas, para hacer pare­cer a nues­tros ances­tros como anti­co­lom­bia­nos y a Colom­bia como un supues­to impe­rio explo­ta­dor; el 9 de Enero es fru­to de la diá­fa­na lucha gene­ra­cio­nal con­tra las con­se­cuen­cias colo­ni­za­do­ras del 3 de noviem­bre tales como: el Tra­ta­do Hay Bunau Vari­lla, las bases mili­ta­res y la Zona del Canal. Lucha que pasó por dis­tin­tas ges­tas anti­co­lo­nia­les como: el Movi­mien­to Inqui­li­na­rio de 1925, el Movi­mien­to Anti­ba­ses de 1947, la Ope­ra­ción Sobe­ra­nía de 1958 y la Siem­bra de Ban­de­ras de 1959. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre nos here­dó fal­sos pró­ce­res que vivie­ron la como­di­dad de ser los due­ños del país y murie­ron en sus camas; el 9 de Enero lo parió la heroi­ci­dad de todo un pue­blo que no temió morir, que entre­gó la vida de una vein­te­na de los suyos, que sacri­fi­có los cuer­pos de más de 500 heri­dos, capi­ta­nea­dos por jóve­nes valien­tes, algu­nos de los cua­les caye­ron al fra­gor de la lucha, el pri­me­ro entre ellos Asca­nio Aro­se­me­na; mien­tras otros fue­ron per­se­gui­dos y ase­si­na­dos pos­te­rior­men­te como Juan Navas, que habien­do sido heri­do en la ges­ta de Enero, fue ulti­ma­do en 1966, o como Floyd Brit­ton, diri­gen­te anti­im­pe­ria­lis­ta ase­si­na­do el 29 de noviem­bre de 1969. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre nos ena­je­nó la sobe­ra­nía y los bene­fi­cios de nues­tro prin­ci­pal recur­so, con el Tra­ta­do Hay Bunau Vari­lla, que se fir­mó, no por casua­li­dad, 15 días des­pués; el 9 de Enero creó las con­di­cio­nes para que Esta­dos Uni­dos acep­ta­ran sen­tar­se a nego­ciar un nue­vo tra­ta­do que dero­ga­ra la per­pe­tui­dad, las bases mili­ta­res y tras­pa­sa­ra la admi­nis­tra­ción del canal a nues­tra república. 

Mien­tras los apo­lo­gis­tas del 3 de Noviem­bre pro­cu­ran infun­dir un seu­do­na­cio­na­lis­mo pla­ga­do de chau­vi­nis­mo anti­co­lom­biano y la exal­ta­ción de la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na que “nos sal­vó” (dicen); el 9 de Enero es pro­duc­to de un acen­dra­do anti­im­pe­ria­lis­mo de ras­gos boli­va­ria­nos fra­gua­do en la con­cien­cia de obre­ros, tra­ba­ja­do­ras y estu­dian­tes por acon­te­ci­mien­tos como: el gol­pe de esta­do con­tra Jaco­bo Arbenz, en Gua­te­ma­la, tra­ma­do por la Uni­ted Fruit Co.; el gol­pe con­tra Perón en Argen­ti­na, diri­gi­do por el emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano; las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal de Asia, Áfri­ca y Medio Orien­te; espe­cial­men­te la lucha del heroi­co pue­blo viet­na­mi­ta; y sobre todo, por la Revo­lu­ción Cubana. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre pro­du­jo ins­ti­tu­cio­nes débi­les y corrup­tas con­tro­la­das por una doce­na de fami­lias; el 9 de Enero pro­du­jo el atis­bo de lo que será algún día la demo­cra­cia obre­ra y popu­lar, cuan­do dece­nas de miles de per­so­nas se orga­ni­za­ron espon­tá­nea­men­te en los lla­ma­dos Comi­tés de Defen­sa de la Sobe­ra­nía, unos para lle­var heri­dos al hos­pi­tal, otros para donar san­gre, otros para bus­car armas, otros para combatir. 

Mien­tras el 3 de Noviem­bre dio por fru­to un país pau­pe­ri­za­do a par­tir de 1914, con una zona que man­te­nía un régi­men de apartheid, don­de no podía­mos entrar, con la que no se podía comer­ciar, y con una anua­li­dad tan ridí­cu­la que los gobier­nos con algo de dig­ni­dad la recha­za­ron; el fru­to del 9 de Enero es un país con un canal y unas áreas rever­ti­das que han cata­pul­ta­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y apor­ta­do dece­nas de miles de millo­nes al fisco. 

Si el canal no apor­ta más y si está admi­nis­tra­do por una éli­te oli­gár­qui­ca, es pro­duc­to de otro acon­te­ci­mien­to: la inva­sión del 20 de Diciem­bre de 1989, que engen­dró esta seu­do­de­mo­cra­cia corrup­ta, estos pla­nes eco­nó­mi­cos neo­li­be­ra­les y los acuer­dos de segu­ri­dad que vio­lan la sobe­ra­nía que hemos sufri­do por 28 años. 

En esta con­me­mo­ra­ción de los 54 años de la Ges­ta Heroi­ca de 1964, mira­mos hacia ella no en acti­tud de mera con­tem­pla­ción his­tó­ri­ca, sino para com­pren­der, apren­der y actuar con­for­me a los prin­ci­pios, la deter­mi­na­ción y el valor que movió a nues­tros ver­da­de­ros pró­ce­res: los Már­ti­res del 9 de Enero, pro­ta­go­nis­tas de la Revo­lu­ción Popu­lar Anti­im­pe­ria­lis­ta que nos lle­vó hacia la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia del yugo colo­nial nor­te­ame­ri­cano, ins­tau­ra­do en 1903. 

Debe­mos con­ti­nuar el ejem­plo de esa juven­tud y del pue­blo rebel­de que sin mie­dos luchó para que here­dá­ra­mos esta sobe­ra­nía que hoy tene­mos en todo el terri­to­rio nacio­nal. Nos toca seguir luchan­do por per­fec­cio­nar la inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía con­tra el tute­la­je neo­co­lo­nial, el Pac­to de Neu­tra­li­dad con sus enmien­das, la depen­den­cia eco­nó­mi­ca y absor­ción cultural. 

La Uni­ver­si­dad de Pana­má, al igual que enton­ces, debe seguir sien­do la cuna en la que madu­ren las con­cien­cias y los com­pro­mi­sos de nues­tra juven­tud a par­tir de la refle­xión y el deba­te sobre los gran­des pro­ble­mas que afec­tan al país. La Uni­ver­si­dad de Pana­má, tal y como lo hizo en 1964, debe ser el pivo­te de don­de sale la juven­tud a la lucha, reves­ti­da con una con­cien­cia de jus­ti­cia social, de soli­da­ri­dad huma­na y sobe­ra­nía nacional. 

La Uni­ver­si­dad de Pana­má, debe seguir sien­do el recin­to al que vuel­ve la juven­tud de las luchas, a hacer balan­ce de lo avan­za­do y pon­de­ra­ción de los retos pen­dien­tes, como lo hizo en febre­ro de 1964 aco­gien­do el Con­gre­so por la Sobe­ra­nía, pre­si­di­do por Jor­ge Illue­ca y Víc­tor Ávi­la, cuyas reso­lu­cio­nes sir­vie­ron para guiar las nego­cia­cio­nes de un nue­vo tra­ta­do sobre el Canal de Panamá. 

Tal como enton­ces, el gri­to de gue­rra sigue sien­do el lega­do por los Már­ti­res del 9 de enero de 1964: ¡UN SOLO TERRITORIO, UNA SOLA BANDERA! ¡BASES NO! 

Lis­ta de los 21 már­ti­res del 9 de enero de 1964 

  1. Asca­nio Arosemena 
  2. Eze­quiel Gon­zá­lez Meneses 
  3. Esta­nis­lao Orobio 
  4. Víc­tor Manuel Iglesias 
  5. Gon­za­lo Cran­ce Robles 
  6. Teó­fi­lo de La Torre 
  7. Alber­to Oriol Jr. 
  8. Rodol­fo Bení­tez Sánchez 
  9. Víc­tor Manuel Gari­bal­do Figueroa 
  10. Ricar­do Murgas 
  11. Rosa E. Landecho 
  12. Maritza Ala­bar­ca 
  13. Roge­lio Lara 
  14. Jacin­to Pala­cios Cobos 
  15. Vicen­te Bonilla 
  16. Jor­ge Enri­que Gill 
  17. Alber­to Nico­lás Constante 
  18. José del Cid 
  19. Ovi­dio Lizar­do Sal­da­ña Armuelles 
  20. Rena­to Lara 
  21. Celes­tino Villareta 

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *