Cuba. 2021: Seis desa­fíos de géne­ro (y algu­nas ideas más)

Por Ania Terre­ro y Dixie Edith, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de enero de 2021.

Jus­to ini­cian­do el 2021, un pres­ti­gio­so inte­lec­tual cubano, pane­lis­ta del pro­gra­ma Escri­ba y Lea, comen­ta­ba que qui­zás era tiem­po de ana­li­zar con lupa de géne­ro los gra­ba­dos de Lan­da­lu­ce. Mien­tras, más de un perio­dis­ta serio ha deja­do entre­ver su volun­tad explí­ci­ta de usar len­gua­je inclu­si­vo en nues­tros medios de comu­ni­ca­ción. Son ape­nas pin­ce­la­das, seña­les ais­la­das de que la visi­bi­li­za­ción de los deba­tes de géne­ro en el espa­cio públi­co, len­ta­men­te, va ganan­do espa­cios. El camino aún es esca­bro­so. Pero pue­de ver­se una luz al final, sobre todo si lo ana­li­za­mos al ampa­ro de la sen­ten­cia según la cual “el pri­mer paso es el más largo”.

A 12 meses jus­tos de que estas Letras de Géne­ro vie­ran la luz, un paneo rápi­do al mal­de­ci­do 2020 nos reve­la que “el año en que todo se paró” no fue tan inmó­vil como pare­ce. Efec­ti­va­men­te, este tiem­po pasa­rá a la his­to­ria como el momen­to en que Cuba –y el mun­do- hizo fren­te a una pan­de­mia sin pre­ce­den­tes que deja­rá secue­las en la eco­no­mía y la cien­cia, las ruti­nas coti­dia­nas, las mane­ras de expre­sar afec­tos, de cele­brar, de tra­ba­jar, de rela­cio­nar­nos socialmente.

Pero duran­te esos lar­gos meses de con­fi­na­mien­to se fue­ron coci­nan­do pro­pues­tas y medi­das que apues­tan por arran­car de cua­jo mitos y este­reo­ti­pos sexis­tas, des­na­tu­ra­li­zar la des­igual­dad y hora­dar, poco a poco, los cimien­tos del patriarcado.

Así, 2020 fue el año en que Cuba apro­bó su Pro­gra­ma Nacio­nal para el Ade­lan­to de las Muje­res (PAM), actua­li­za­ción del Plan Nacio­nal de Segui­mien­to a la Pla­ta­for­ma de Acción de Bei­jing y docu­men­to pro­gra­má­ti­co para el empo­de­ra­mien­to feme­nino. El pro­gra­ma ‑y ese es qui­zás su prin­ci­pal valor- nace del espí­ri­tu incon­for­me de no dar por con­clui­da la bata­lla por la igual­dad, a pesar de los inne­ga­bles dere­chos con­quis­ta­dos. Se inser­ta, ade­más, en el sen­de­ro reno­va­dor que dejó abier­ta la apro­ba­ción de la más recien­te Cons­ti­tu­ción del patio en 2019.

Casi cuan­do se acer­ca­ban las doce cam­pa­na­das que ente­rra­rían defi­ni­ti­va­men­te al año mal­di­to, la Línea 103, pri­me­ro anti­dro­ga y lue­go habi­li­ta­da para aten­der deman­das diver­sas duran­te el ais­la­mien­to por la COVID-19, exten­dió sus fun­cio­nes a la aten­ción y deri­va­ción de denun­cias o inquie­tu­des vin­cu­la­das a las vio­len­cias de géne­ro y otros mal­tra­tos que ocu­rren en el esce­na­rio familiar

“Tene­mos que eli­mi­nar cual­quier ves­ti­gio que que­de en nues­tra socie­dad de vio­len­cia o de dis­cri­mi­na­ción hacia las muje­res”, ase­gu­ró el pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel ante el Par­la­men­to cubano y esa fue, no por casua­li­dad, la fra­se de la pri­me­ra pos­tal publi­ca­da en las redes socia­les por la Cam­pa­ña [email protected] por la No Vio­len­cia, ini­cia­ti­va de la Fede­ra­ción de Muje­res Cuba­nas (FMC) para visi­bi­li­zar el com­pro­mi­so ins­ti­tu­cio­nal con la eli­mi­na­ción de un fla­ge­lo que, dolo­ro­sa­men­te, se hizo más cruen­to duran­te el con­fi­na­mien­to a que nos obli­gó la pandemia.

La cam­pa­ña, pri­me­ra de su tipo pre­sen­ta­da por el meca­nis­mo nacio­nal para el ade­lan­to de las muje­res, se anun­cia como la fase ini­cial de un esfuer­zo mucho más amplio que, con el men­sa­je de Tole­ran­cia Cero, acom­pa­ña­rá la Estra­te­gia Inte­gral Cuba­na de Pre­ven­ción y Aten­ción a la Vio­len­cia de Géne­ro e Intrafamiliar.

Sin embar­go ‑y no es leta­nía que­jum­bro­sa, aun­que se reite­re una y otra vez en estas líneas‑, las heren­cias patriar­ca­les no se sacu­den de un plu­ma­zo, siguen vivas y acti­vas y aso­man en el día a día de este archi­pié­la­go tras com­por­ta­mien­tos y accio­nes que a menu­do pasan inad­ver­ti­das. Los desa­fíos, por tan­to, persisten.

¿Cómo se per­fi­lan estos retos, vis­tos des­de las len­tes de géne­ro, para el año que comien­za? En bus­ca de res­pues­tas, Cuba­de­ba­te inte­rro­gó a diez cuba­nas (*) de per­fi­les pro­fe­sio­na­les diver­sos, pero con un sue­ño en común: su apues­ta de muchos años por la igual­dad de género.

Retos al cie­rre del año en que todo se movió

Soció­lo­gas, juris­tas, eco­no­mis­tas, psi­có­lo­gas, demó­gra­fas, comu­ni­ca­do­ras y perio­dis­tas. Diez muje­res cuba­nas, cien­tis­tas socia­les y com­pro­me­ti­das has­ta el cue­llo con la cons­truc­ción de un pro­yec­to social más demo­crá­ti­co e inclu­si­vo iden­ti­fi­ca­ron algu­nos de los retos más acu­cian­tes que sig­na­rán los cami­nos de las bata­llas de géne­ro para la socie­dad cuba­na en este año que ini­cia. No por casua­li­dad, muchos inte­gran la agen­da ya anun­cia­da por el PAM en 2020. Otros han sido reco­no­ci­dos como obje­tos de prio­ri­dad guber­na­men­tal des­de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca o la de aten­ción a la diná­mi­ca demo­grá­fi­ca. Aquí, los 5 retos más coin­ci­den­tes en opi­nión de estas expertas:

La res­pon­sa­bi­li­dad de las tareas de cui­da­do, con sobre­car­ga para las mujeres

Si en tiem­pos nor­ma­les, en una socie­dad patriar­cal como la nues­tra, las tareas domés­ti­cas sue­len recaer sobre los hom­bros de las muje­res, sumán­do­se a las jor­na­das labo­ra­les de aque­llas que tie­nen un empleo fue­ra de casa, este año esas car­gas se mul­ti­pli­ca­ron debi­do al con­fi­na­mien­to. No es casual, por tan­to, que este fue­ra el tema con más coin­ci­den­cias nues­tra consulta.

En una socie­dad con más de un 20 por cien­to de enve­je­ci­mien­to demo­grá­fi­co, el cui­da­do se posi­cio­na como reto urgen­te y con él, los impac­tos dife­ren­cia­dos que trae para la pobla­ción feme­ni­na. Por solo apor­tar una evi­den­cia, cer­ca del 57 por cien­to de la pobla­ción cuba­na mayor de 50 años pre­fie­re, en caso de nece­si­tar cui­da­dos, que estos sean ofre­ci­dos por muje­res. Solo poco más del 5 por cien­to ele­gi­ría a un hom­bre como cui­da­dor, según la Encues­ta Nacio­nal de Enve­je­ci­mien­to de la Pobla­ción, rea­li­za­da en 2017 por la Ofi­ci­na Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas e Infor­ma­ción (ONEI).

En un país con vejez demo­grá­fi­ca, en medio de la pan­de­mia de COVID-19, urge pro­ble­ma­ti­zar sobre las res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das con res­pec­to a los cui­da­dos, visi­bi­li­zar las con­tri­bu­cio­nes de las muje­res y lo que esa sobre­car­ga les limi­ta su par­ti­ci­pa­cion social y labo­ral”, dijo a Cuba­de­ba­te la comu­ni­ca­do­ra Tama­ra Roselló.

Bre­chas de empo­de­ra­mien­to deri­va­das del orde­na­mien­to eco­nó­mi­co, inclui­do el posi­ble impac­to sobre el empleo

Nece­sa­rio y a la par audaz y desa­fian­te. Ese es el esce­na­rio eco­nó­mi­co que se per­fi­la para la Cuba de 2021. En ese camino, las trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas tam­bién nece­si­tan pen­sar­se – se está hacien­do- des­de las des­igual­da­des, pues de lo con­tra­rio podrían ampliar­se las bre­chas de equi­dad, con un impac­to mayor sobre las muje­res y otros gru­pos vul­ne­ra­bles. Lo ha reco­no­ci­do el pro­pio pre­si­den­te Miguel Díaz Canel y con ape­nas un par de sema­nas des­de la arran­ca­da ya se ha pues­to a prue­ba la dis­po­si­ción de ajus­tar el tiro a par­tir de escu­char deman­das de la pobla­ción y aler­tas des­de la ciencia.

Datos de 2018 situa­ban la lla­ma­da bre­cha de géne­ro en la par­ti­ci­pa­ción labo­ral en alre­de­dor de 27 por cien­to, según la Ofi­ci­na Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas e Infor­ma­ción (ONEI). Mien­tras la tasa de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca mas­cu­li­na era de 76,9 por cien­to, la feme­ni­na alcan­za­ba ape­nas 49,5 por cien­to, una situa­ción aún más dis­par en las zonas rura­les. En ese mis­mo año, entre las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas mejor remu­ne­ra­das se encon­tra­ban la cons­truc­ción, la explo­ta­ción de minas y can­te­ras, la inter­me­dia­ción finan­cie­ra, la indus­tria azu­ca­re­ra, la cien­cia e inno­va­ción, la pes­ca y la agri­cul­tu­ra, casi todas desa­rro­lla­das mayo­ri­ta­ria­men­te por hom­bres. Y si en el sec­tor esta­tal, en gene­ral, hay casi pari­dad en el empleo entre muje­res y hom­bres, pese a las dife­ren­cias en los ingre­sos, en el no esta­tal ellas ape­nas alcan­zan 18 por cien­to mien­tras en el tra­ba­jo por cuen­ta por cuen­ta pro­pia repre­sen­tan cer­ca de 34 por ciento.

Toda la infor­ma­ción que se ha mane­ja­do, al menos en los últi­mos 10 años, apun­ta a que la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en el sec­tor no esta­tal es de alre­de­dor de una ter­ce­ra par­te. De ellas, la mayo­ría son con­tra­ta­das, no due­ñas de nego­cios”, ha cal­cu­la­do Tere­sa Lara, una de las espe­cia­lis­tas consultadas.

Este desa­fío en par­ti­cu­lar, ade­más, deman­da un segui­mien­to inte­li­gen­te y opor­tuno des­de la comu­ni­ca­ción, coin­ci­den las perio­dis­tas Sara Más y Lirians Gor­di­llo, con­sul­ta­das para este trabajo.

Sis­te­ma inte­gral e inte­gra­do de aten­ción a la vio­len­cia machis­ta que inclu­ye per­fec­cio­na­mien­to de su tra­ta­mien­to legislativo

Muchos de los pasos gana­dos en 2020 cla­si­fi­can como avan­ces en la aten­ción a este desa­fío. A la ya cita­da exten­sión de la Línea tele­fó­ni­ca 103 para aten­der esta pro­ble­má­ti­ca se une la apro­ba­ción de una estra­te­gia inte­gral para la pre­ven­ción, aten­ción y enfren­ta­mien­to a la vio­len­cia de géne­ro, coor­di­na­da des­de la FMC que bus­ca esta­ble­cer un sis­te­ma bien arti­cu­la­do para la deri­va­ción a otros ser­vi­cios esen­cia­les del sis­te­ma de pro­tec­ción, como los poli­cia­les, jurí­di­cos o de salud e inclu­ye su tra­ta­mien­to legislativo.

En com­pa­re­cen­cia para el pro­gra­ma tele­vi­si­vo Mesa Redon­da, a fines del pasa­do noviem­bre, la vice­fis­cal de la Repú­bli­ca de Cuba Ali­na Mon­te­si­nos reco­no­ció la volun­tad del país para avan­zar en la ins­tru­men­ta­ción legal de pro­tec­ción con­tra la vio­len­cia de géne­ro y expli­có que el pro­ble­ma deman­da no solo la ela­bo­ra­ción de una o varias leyes, sino ade­más trans­ver­sa­li­zar el tra­ta­mien­to de géne­ro a las ins­ti­tu­cio­nes y legisladores.

Según la Encues­ta Nacio­nal de Igual­dad de Géne­ro rea­li­za­da en 2016, el 39,6 por cien­to de las muje­res entre­vis­ta­das había sufri­do vio­len­cia en sus rela­cio­nes de pare­ja en algún momen­to de su vida, mien­tras que 26,7 por cien­to decla­ró haber sido víc­ti­ma de mal­tra­to en los últi­mos 12 meses.

Las soció­lo­gas Clo­til­de Pro­ve­yer e Iya­mi­ra Her­nán­dez, dos de nues­tras encues­ta­das, con­si­de­ran la inte­gra­li­dad como pie­dra angu­lar de cual­quier espa­cio o pro­to­co­lo de aten­ción de la vio­len­cia machista.

Para la perio­dis­ta Ibet Gar­cía, urge, ade­más, “colo­car el tema en las agen­das públi­cas de los medios de comu­ni­ca­ción” y hacer­lo des­de bue­nas prác­ti­cas y no como cober­tu­ras aisladas.

Pro­ce­so de deba­te y apro­ba­ción del Códi­go de las Familias

La per­ma­nen­cia de este­reo­ti­pos sexis­tas en la socie­dad cuba­na es una ame­na­za de cara al pro­ce­so de con­sul­ta popu­lar del nue­vo Códi­go de la Fami­lia, pre­vis­to para 2021, coin­ci­den muchas de las espe­cia­lis­tas encues­ta­das por Cuba­de­ba­te.

La acep­ta­ción acrí­ti­ca de patro­nes hete­ro­nor­ma­ti­vos, cen­tra­dos en con­cep­cio­nes de jerar­quía y poder, guar­da rela­ción con el des­co­no­ci­mien­to de la legi­ti­mi­dad de las múl­ti­ples con­fi­gu­ra­cio­nes fami­lia­res que exis­ten actual­men­te. En Cuba ha ope­ra­do un pro­ce­so de com­pren­sión de las rela­cio­nes fami­lia­res que se ale­ja de la tra­di­cio­nal fami­lia nuclear y bus­ca aten­der intere­ses más valio­sos como el afec­to, la soli­da­ri­dad, la leal­tad, la con­fian­za y el res­pe­to, y así que­da reco­gi­do en la actual Cons­ti­tu­ción de la República.

Los artícu­los 42 y 81 de la Car­ta Mag­na, par­ti­cu­lar­men­te, reco­no­cen los prin­ci­pios de plu­ra­lis­mo, inclu­sión e igual­dad. Pero con­se­guir que esa pro­tec­ción sea real­men­te efec­ti­va pasa por revi­sar las nor­ma­ti­vas vigen­tes rela­cio­na­das no solo con la estruc­tu­ra fami­liar, sino tam­bién con otras ramas del dere­cho civil y penal que abar­can asun­tos eco­nó­mi­cos, patri­mo­nia­les, vin­cu­la­dos a deli­tos o vio­len­cia, entre otros. En ese camino, el pró­xi­mo deba­te y apro­ba­ción del nue­vo Códi­go de las Fami­lias resul­ta un paso imprescindible.

Para la juris­ta Yami­la Gon­zá­lez Ferrer, los desa­fíos en este sen­ti­do son muchos, en tan­to se tra­ta de nume­ro­sas ins­ti­tu­cio­nes fami­lia­res a modi­fi­car, actua­li­zar sus con­te­ni­dos y hacer­los via­bles para que res­pon­dan a las nece­si­da­des de las fami­lias y garan­ti­cen la solu­ción de con­flic­tos que se pue­den gene­rar en ese espa­cio. A su jui­cio, debe exis­tir una cohe­ren­cia entre el tex­to cons­ti­tu­cio­nal y los pos­tu­la­dos que desa­rro­llan el res­to de las legis­la­cio­nes en el orde­na­mien­to jurí­di­co e insis­te en no per­der de vis­ta que es en el entorno fami­liar don­de se man­tie­nen los este­reo­ti­pos, de diver­sa índo­le, pero prin­ci­pal­men­te de cor­te sexista.

Aten­ción de las unio­nes tem­pra­nas y el emba­ra­zo adolescente

Más de 900 mucha­chas entre 14 y 17 años con­tra­je­ron matri­mo­nio duran­te el 2019 en Cuba. En para­le­lo, al cie­rre del mis­mo año, alre­de­dor del 16 por cien­to de los naci­mien­tos en Cuba los apor­ta­ron madres meno­res de 20 años, para una tasa de fecun­di­dad ado­les­cen­te de 52,3 naci­mien­tos por cada mil jóve­nes entre 15 y 19 años. Las cifras son reve­la­do­ras y visi­bi­li­zan desa­fíos, reco­no­ci­dos por espe­cia­lis­tas e ins­ti­tu­cio­nes del archi­pié­la­go cubano, que tie­nen en su base des­igual­da­des de géne­ro. Las con­se­cuen­cias para niñas y ado­les­cen­tes inclu­yen ries­gos para la salud y limi­ta­cio­nes a su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, social y eco­nó­mi­co. Las mucha­chas afec­ta­das sue­len inte­rrum­pir sus estu­dios y fre­nar sus opcio­nes de futuro.

Estos núme­ros resul­tan, como míni­mo, polé­mi­cos, en un país que des­de 1978 está por deba­jo del nivel de reem­pla­zo de la pobla­ción. “La tasa glo­bal de fecun­di­dad de menos de dos hijos por mujer nos ubi­ca entre paí­ses desa­rro­lla­dos, sin embar­go, hay una des­ar­ti­cu­la­ción en el gru­po ado­les­cen­te”, ase­ve­ra Matil­de Moli­na, psi­có­lo­ga y demó­gra­fa, quien tam­bién res­pon­dió a Cuba­de­ba­te.

En opi­nión de la psi­có­lo­ga y sexó­lo­ga Bea­triz Torres, se ha habla­do poco, ade­más, de las unio­nes tem­pra­nas que han ocu­rri­do pro­duc­to del ais­la­mien­to sani­ta­rio, cuan­do muchas fami­lias opta­ron por acep­tar la con­vi­ven­cia per­ma­nen­te de novias o novios de muy cor­ta edad sin la debi­da pre­pa­ra­ción y con la “posi­bi­li­dad de emba­ra­zos y aban­dono escolar”.

En opi­nión de ambas exper­tas, entre las con­di­cio­nan­tes de estas prác­ti­cas en la Isla se iden­ti­fi­ca a la fami­lia como espa­cio de influencia.

“Las mucha­chas repi­ten patro­nes apren­di­dos de for­ma­ción tem­pra­na de las fami­lias, a par­tir de unio­nes tem­pra­nas, for­ma­li­za­das o no, con emba­ra­zos pre­ma­tu­ros aso­cia­dos”, apun­ta Moli­na. Según la sub­di­rec­to­ra del CEDEM, no hay un úni­co fac­tor que expli­que el tema de la fecun­di­dad ado­les­cen­te y para com­pren­der­la se deben rea­li­zar estu­dios intersectoriales.

Des­na­tu­ra­li­zar mitos y este­reo­ti­pos que obs­ta­cu­li­zan la igualdad

Tele­no­ve­las que mues­tran a muje­res preo­cu­pa­das por sus rela­cio­nes de pare­ja o la mater­ni­dad y solo a veces, por su rea­li­za­ción pro­fe­sio­nal; video­clips con abun­dan­tes pla­nos de bai­la­ri­nas casi des­nu­das, ofre­cien­do sus encan­tos al artis­ta de turno; cari­ca­tu­ras que ganan pre­mios humo­rís­ti­cos natu­ra­li­zan­do el aco­so; anun­cios publi­ci­ta­rios don­de, mien­tras ellas coci­nan, lavan y sue­ñan con elec­tro­do­més­ti­cos idea­les para el hogar, ellos mane­jan carros de lujo y ges­tio­nan la vida más allá de casa. Los este­reo­ti­pos sexis­tas aso­man en cual­quier esqui­na, red social o medio de comu­ni­ca­ción y se tras­la­dan des­de el uni­ver­so sim­bó­li­co, vir­tual, mediá­ti­co, has­ta la vida real.

El mayor peli­gro radi­ca en que, de for­ma direc­ta o indi­rec­ta, sue­len natu­ra­li­zar una cons­truc­ción pre­jui­cia­da de los géne­ros y un esque­ma de subor­di­na­ción don­de las muje­res jue­gan con des­ven­ta­ja. Según expli­có a Cuba­de­ba­te la perio­dis­ta espe­cia­li­za­da en temas de géne­ro, Lirians Gor­di­llo, el femi­nis­mo y la teo­ría de géne­ro tuvie­ron la cla­ri­dad de demos­trar la inter­co­ne­xión entre dis­tin­tas dis­cri­mi­na­cio­nes. “La rela­ción que exis­te entre el patriar­ca­do, el capi­ta­lis­mo y el racis­mo, entre otros, como sis­te­mas de opre­sión per­mi­te que se sos­ten­gan y actua­li­cen entre ellos”, ase­ve­ra esta perio­dis­ta, otra de nues­tras entrevistadas.

Este desa­fío par­ti­cu­lar, que va de cam­biar men­tes más que dis­po­si­cio­nes o leyes, se posi­cio­na como el sex­to más repe­ti­do en nues­tra encues­ta. Otros, menos men­cio­na­dos, pero rela­cio­na­dos con los ante­rio­res com­ple­tan una lis­ta de 8 que fue­ron iden­ti­fi­ca­dos al menos, por 3 de nues­tras encuestadas. 

Trans­ver­sa­li­zar enfo­ques de géne­ro en la polí­ti­ca social, eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal; así como en las pro­pues­tas legis­la­ti­vas y tam­bién en la edu­ca­ción, la fami­lia, las rela­cio­nes labo­ra­les y los medios de comu­ni­ca­ción, son esos otros retos a tener en cuenta.

A lo lar­go del año que empie­za, esta colum­na vol­ve­rá una y otra vez sobre ellos.

(*) Nota: Espe­cia­lis­tas consultadas

1‑Clotilde Pro­ve­yer Cer­van­tes. Soció­lo­ga. Pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, exper­ta en temas de vio­len­cia de géne­ro y coor­di­na­do­ra del gru­po ase­sor de la FMC para la aten­ción a esta problemática.

2‑Yamila Gon­zá­lez Ferrer: Juris­ta. Vice­pre­si­den­ta de la Unión Nacio­nal de Juris­tas de Cuba y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, espe­cia­lis­ta en temas de fami­lia, géne­ro y derecho.

3‑Matilde Moli­na Cin­tra. Psi­có­lo­ga y demó­gra­fa. Sub­di­rec­to­ra del Cen­tro de Estu­dios Demo­grá­fi­cos (CEDEM), de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na. Espe­cia­lis­ta en temas de fecun­di­dad ado­les­cen­te y familia.

4‑Beatriz Torres Rodrí­guez: Psi­có­lo­ga y sexó­lo­ga. Pre­si­de la Socie­dad Cuba­na Mul­ti­dis­ci­pli­na­ria para el Estu­dio de la Sexua­li­dad (SOCUMES) y es pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na. Espe­cia­lis­ta en temas de sexua­li­dad y género.

5‑Iyamira Her­nán­dez Pita. Soció­lo­ga. Inte­gra la Jun­ta Direc­ti­va de la Socie­dad Cuba­na Mul­ti­dis­ci­pli­na­ria para el Estu­dio de la Sexua­li­dad (SOCUMES). Espe­cia­lis­ta en temas de géne­ro y violencia.

6‑Teresa Lara Jun­co. Eco­no­mis­ta y espe­cia­lis­ta en esta­dís­ti­cas. Estu­dio­sa de los indi­ca­do­res de géne­ro y la eco­no­mía feminista.

7‑Sara Más Farías: Perio­dis­ta. Escri­be para la revis­ta Muje­res, de la Edi­to­rial de la Mujer y SEM­lac. Coor­di­na la cáte­dra de Géne­ro y Comu­ni­ca­ción del Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal de Perio­dis­mo José Mar­tí (IIPJM). Espe­cia­lis­ta en temas de comu­ni­ca­ción y género.

8– Ibet Gar­cía Álva­rez. Perio­dis­ta. Espe­cia­lis­ta en Comu­ni­ca­ción del Cen­tro Oscar Arnul­fo Rome­ro (OAR) y par­te del equi­po crea­ti­vo de la cam­pa­ña Evo­lu­cio­na. Espe­cia­lis­ta en temas de comu­ni­ca­ción y género.

9‑Lirians Gor­di­llo Piña: Perio­dis­ta. Escri­be para la revis­ta Mucha­ca, de la Edi­to­rial de la Mujer y SEM­lac. Espe­cia­lis­ta en temas de comu­ni­ca­ción y género.

10-Tama­ra Rose­lló Rei­na: Comu­ni­ca­do­ra. Espe­cia­lis­ta del Cen­tro Oscar Arnul­fo Rome­ro (OAR) y par­te del equi­po crea­ti­vo de la cam­pa­ña Evo­lu­cio­na. Espe­cia­lis­ta en temas de comu­ni­ca­ción y género.

Fuen­te: Resu­men en Cuba Foto de por­ta­da: José Luis Sánchez 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *