Colom­bia. El caso de San­tia­go Uri­be y los gru­pos para­mi­li­ta­res esca­la internacionalmente

Por Oscar H. Ave­lla­ne­da. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de enero de 2021.

El por­tal Las2orillas infor­mó que el sema­na­rio fran­cés “Le Pai­sie­ne” publi­có un deta­lla­do artícu­lo del caso de San­tia­go Uri­be, her­mano del expre­si­den­te Álva­ro Uri­be, sobre su «pre­sun­ta» res­pon­sa­bi­li­dad en la for­ma­ción del gru­po para­mi­li­tar «Los Doce Após­to­les», por el que aún está en jui­cio en Colombia.

El abo­ga­do Daniel Pra­do, quien es el apo­de­ra­do de una de las fami­lias víc­ti­mas teme que el caso que­de impu­ne y por tan­to lo esca­ló inter­na­cio­nal­men­te ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) en Washington.

El gru­po para­mi­li­tar “Los 12 Após­to­les” tomó ese nom­bre por­que uno de sus inte­gran­tes era un sacerdote.

Come­tie­ron cen­te­na­res de ase­si­na­tos con­tra todos aque­llos que con­si­de­ra­ron delin­cuen­tes, cóm­pli­ces de la gue­rri­lla, agi­ta­do­res socia­les o con­su­mi­do­res de dro­gas. Fue­ron par­te de la lla­ma­da “lim­pie­za social” de las per­so­nas polí­ti­ca­men­te incó­mo­das en Colombia.

La siguien­te infor­ma­ción es toma­da de una entre­vis­ta con el abo­ga­do Daniel Pra­do, rea­li­za­da en diciem­bre de 2018:

¿Cuál es la vin­cu­la­ción de San­tia­go Uri­be en el caso de Los 12 Apóstoles?

-Se le vin­cu­la con la muer­te de Cami­lo Barrien­tos en 1994, con­duc­tor de una “chi­va”, que es un trans­por­te públi­co que lle­va per­so­nas por las vere­das a los mer­ca­dos. Y se le acu­sa de haber crea­do, finan­cia­do y ser par­te de la estruc­tu­ra del gru­po paramilitar.

¿Está rela­cio­na­do el pre­si­den­te Álva­ro Uri­be en el caso de Los 12 Após­to­les, al igual que su hermano?

-Cuan­do Álva­ro Uri­be lle­ga a la pre­si­den­cia, lega­li­za estos gru­pos de “vigi­lan­cia pri­va­da”. Aun­que pasan a ser lega­les, unos años des­pués tie­ne que ile­ga­li­zar­los por la can­ti­dad de abu­sos a los Dere­chos Huma­nos que come­ten las AUC [Auto­de­fen­sas Uni­das de Colombia].

-Los gru­pos de “vigi­lan­cia pri­va­da” son los que comien­zan a hacer las cam­pa­ñas de “lim­pie­za social” en Colom­bia. Este es el pro­ce­so de cómo sur­ge el para­mi­li­ta­ris­mo y de cómo el para­mi­li­ta­ris­mo lle­gó a tener una gran inci­den­cia en la polí­ti­ca colombiana.

Pode­mos plan­tear que Álva­ro Uri­be lle­gó a la pre­si­den­cia gra­cias a toda la acti­vi­dad del para­mi­li­ta­ris­mo que se ori­gi­na a fina­les de los 80 y de los cua­les su her­mano hacía par­te, como ha dado cuen­ta el proceso.

Igual­men­te, los bie­nes don­de se hicie­ron estas acti­vi­da­des son de pro­pie­dad tan­to de Álva­ro Uri­be, como de su hermano.

¿La casa don­de se reu­nían Los Doce Após­to­les per­te­ne­cía a los dos her­ma­nos y no solo a Santiago?

-Sí, son hacien­das que son de pro­pie­dad de los dos, del gru­po fami­liar. Hay otros pro­ce­sos que hablan de para­mi­li­ta­res que pres­ta­ron segu­ri­dad a los hijos de Álva­ro Uri­be Vélez des­de esa época.

La inci­den­cia del para­mi­li­ta­ris­mo en la polí­ti­ca colom­bia­na en los últi­mos años ha sido impre­sio­nan­te, lle­ga­ron a tener presidente.

¿La CIA archi­vó unos docu­men­tos que vin­cu­lan a Uri­be con Pablo Esco­bar? ¿Cuál era esa relación?

-Se habla que hay una lis­ta que dice que Uri­be era del Car­tel, el núme­ro 82. No sería rara esta rela­ción con el mun­do del nar­co­trá­fi­co por­que la fami­lia de Uri­be está liga­da por víncu­los de san­gre con los Ochoa.

En esa fami­lia hay una línea de des­cen­den­cia que corres­pon­de a los nar­co­tra­fi­can­tes inte­gra­dos en el car­tel de Mede­llín, lide­ra­dos por Escobar.

Era de públi­co cono­ci­mien­to la rela­ción de su padre con el mun­do del nar­co y espe­cí­fi­ca­men­te con esa dinas­tía. Hay una foto en un libro escri­to por Fabio Ochoa Váz­quez en la que se ve al her­mano de Álva­ro Uri­be en com­pa­ñía de Fabio Ochoa Vázquez.

Ambos tenían un pri­mo en común: Mario Vélez Ochoa. Lamen­ta­ble­men­te, el mun­do eco­nó­mi­co de Colom­bia pasa por el nar­co­trá­fi­co. Es una acti­vi­dad que es notoria.

¿Era estre­cha la rela­ción entre la poli­cía, el ejér­ci­to y los gru­pos paramilitares?

-Las inves­ti­ga­cio­nes que se han hecho sobre la per­ma­nen­cia de estos gru­pos en las hacien­das de la fami­lia Uri­be Vélez esta­ble­cen que con­ta­ban con la cola­bo­ra­ción de la fuer­za públi­ca, es más, en la hacien­da “La Caro­li­na” había una base de hom­bres del ejér­ci­to colom­biano que per­ma­ne­ció allí por más de 20 años. En 1989 la ven­die­ron a la gober­na­ción de Antio­quia para hacer una base de entre­na­mien­to. Eso impli­có que el her­mano y el pre­si­den­te tuvie­ran guar­dia de la fuer­za públi­ca en su casa, lo que supo­ne la uti­li­za­ción corrup­ta del ejer­ci­cio de la admi­nis­tra­ción pública.

Eran sol­da­dos paga­dos por toda la ciu­da­da­nía colom­bia­na. Eso es una for­ma sote­rra­da de gene­rar corrup­ción, don­de el Esta­do pres­ta segu­ri­dad a un polí­ti­co en sus pro­pie­da­des particulares.

Es com­pren­si­ble que un expre­si­den­te ten­ga segu­ri­dad pro­pia hacia su per­so­na, pero no en otros ámbi­tos. Sin embar­go, Álva­ro Uri­be pre­sen­ta­ba la “segu­ri­dad pri­va­da” como la mejor arma con­tra los gru­pos insur­gen­tes. Cla­ro, con­tra los gru­pos insur­gen­tes y con­tra la socie­dad civil organizada.

En la medi­da en que el para­mi­li­ta­ris­mo tuvo como estra­te­gia, para ganar­se el apo­yo de la ciu­da­da­nía, las cam­pa­ñas de lim­pie­za social. Eso gene­ra­ba polí­ti­cas cri­mi­na­les que bus­ca­ban eli­mi­nar a aque­llas per­so­nas que, por su con­di­ción social, pudie­ran aten­tar con­tra la pro­pie­dad pri­va­da y la mora­li­dad. Y así, las polí­ti­cas de “segu­ri­dad” comien­zan a eli­mi­nar a per­so­nas incó­mo­das y se cen­tran en el con­trol social. En ate­mo­ri­zar a la sociedad.

¿Cuá­les han sido las ame­na­zas que ha sufri­do usted por su tra­ba­jo como defen­sor de los DDHH en Colombia?

-Se pue­den dar cir­cuns­tan­cias de ame­dren­ta­mien­to como son la pre­sen­cia de hom­bres arma­dos, algún tipo de aco­so, segui­mien­tos, lla­ma­das, etcé­te­ra. En otro momen­to me aflo­ja­ron las cua­tro llan­tas de mi vehícu­lo par­ti­cu­lar, pero es algo a lo que los colom­bia­nos que hace­mos este tipo de cosas esta­mos acostumbrados.

Para la comu­ni­dad inter­na­cio­nal es difí­cil poder enten­der­lo, pero noso­tros sabe­mos que si nos deja­mos ame­dren­tar por esto, nos toca salir al exi­lio. Es una for­ma de sacar­lo a uno de su entorno, de su arrai­go, y hay que luchar con­tra eso. Los Pue­blos tie­nen que tener la dig­ni­dad sufi­cien­te para denun­ciar este tipo de deli­tos inde­pen­dien­te­men­te del poder que ten­gan quie­nes los come­ten. Es par­te de la dig­ni­dad del ser humano.

¿Está usted aco­gi­do a algún ser­vi­cio de segu­ri­dad o vigi­lan­cia por par­te ‑del Estado?

-Tras unos estu­dios de ries­go, con­si­de­ra­ron que mi nivel de ries­go era extra­or­di­na­rio. Como medi­das de pro­tec­ción, me ofre­cían un celu­lar, un hom­bre a pie y un cha­le­co anti­ba­las. Nun­ca las acep­té. A raíz de una deci­sión de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de DDHH, le orde­nan al Esta­do colom­biano brin­dar­me unas con­di­cio­nes de segu­ri­dad y, en este momen­to, ten­go un esque­ma que cons­ta de dos hom­bres y un vehícu­lo blin­da­do. Este tipo de medi­das no te van a sal­var la vida si quie­ren ase­si­nar­te. Lo que en algún momen­to pue­de ejer­cer algún tipo de pre­sión es que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal le exi­ja al Esta­do colom­biano el res­pe­to por la vida de los defen­so­res de los DDHH, en este caso por la mía también.

¿El para­mi­li­ta­ris­mo sigue sien­do uno de los gran­des pro­ble­mas a los que se enfren­ta Colom­bia en nues­tros días?

-El para­mi­li­ta­ris­mo, que sigue exis­tien­do en Colom­bia, ha muta­do a peque­ños acto­res. El pro­ble­ma para Colom­bia es la acti­tud que han asu­mi­do Uri­be y su par­ti­do polí­ti­co fren­te a esos Acuerdos.

En el gobierno de Álva­ro Uri­be, se dio una de las cam­pa­ñas de lim­pie­za social más cono­ci­das bajo el nom­bre de los ‘Fal­sos Posi­ti­vos’. Se esta­ble­cía un sis­te­ma de reco­gi­da de per­so­nas que estu­vie­ran en situa­ción de calle, jóve­nes des­em­plea­dos o incó­mo­dos por su par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca para con­fi­nar­los en camio­nes, ves­tir­los de gue­rri­lle­ros y des­pués ejecutarlos.

Le ven­dían la idea a la socie­dad colom­bia­na de estar com­ba­tien­do a las FARC, cuan­do real­men­te eje­cu­ta­ban civi­les. Bus­ca­ban refor­zar esa ima­gen del pre­si­den­te como hom­bre fuer­te que pro­me­tía segu­ri­dad al país mejo­ran­do las esta­dís­ti­cas del com­ba­te de los mili­ta­res con­tra los gru­pos armados.

¿Iván Duque supo­ne un cam­bio como suce­sor de Uri­be res­pec­to a estas polí­ti­cas de “segu­ri­dad nacional”?

-Duque es la repre­sen­ta­ción de Álva­ro Uri­be Vélez. Podría­mos decir que Álva­ro Uri­be gobier­na en cuer­po de Iván Duque. Fue quien lo eli­gió, el que hizo la cam­pa­ña elec­to­ral, es todo. Tú no pue­des des­li­gar a Iván Duque de Álva­ro Uri­be: hay una rela­ción muy estre­cha entre los dos. Duque hace lo que Uri­be quie­re que se haga en el país.

¿Cómo actúa la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ante eso?

-Par­te de la socie­dad euro­pea sigue reci­bien­do al expre­si­den­te como si fue­ra un hom­bre de mucho honor y eso, de una u otra for­ma, es olvi­dar estos deli­tos. Se pri­vi­le­gia la nece­si­dad de comer­cia­li­zar con un país, se pier­de la dig­ni­dad y se sien­ta uno en la mesa con un hom­bre que tie­ne sus manos unta­das de san­gre. Habría que plan­tear­se si es váli­do que esa per­so­na entre al terri­to­rio de otros paí­ses has­ta que no se den los resul­ta­dos de esas investigaciones.

El mun­do debe en algún momen­to cerrar­le la puer­ta a todo aquel que tie­ne deli­tos de lesa huma­ni­dad has­ta que se resuel­va su situa­ción judi­cial, has­ta que las auto­ri­da­des digan si fue o no responsable.

Son miles los cam­pe­si­nos que han teni­do que salir de Colom­bia, son miles los muer­tos a manos de para­mi­li­ta­res como en la masa­cre de La Gran­ja, con­cluía Daniel Pra­do en esa entrevista.

El perio­dis­ta colom­biano Gui­ller­mo Cano decía: “Nadie pue­de estar en una pis­ci­na sin mojarse”.

En medio del pro­ce­so que se lle­va con­tra del gana­de­ro San­tia­go Uri­be por su par­ti­ci­pa­ción en la con­for­ma­ción de Los 12 Após­to­les, que es el ini­cio del para­mi­li­ta­ris­mo en el país, pre­vio a Las Con­vi­vir, el Tri­bu­nal de Antio­quia ha dado vali­dez al tes­ti­mo­nio de Euni­cio Pine­da, uno de los tes­ti­gos cla­ves que res­pal­da­ría las denun­cias y des­tra­ba­ría el jui­cio, al res­pec­to, el abo­ga­do repre­sen­tan­te de las víc­ti­mas, Daniel Pra­do seña­la que con esta deci­sión, se acer­ca el final de un caso que apor­ta­ría jus­ti­cia y ver­dad al país y a las per­so­nas afectadas.

El fallo del Tri­bu­nal de Antio­quia es res­pal­da­do por la opi­nión de los médi­cos psi­quia­tras de Medi­ci­na Legal quie­nes con­clu­ye­ron que Pine­da, esta­ba «en ópti­mas con­di­cio­nes para decla­rar», des­car­tan­do un caso de esqui­zo­fre­nia, tal como argu­yó en su momen­to el abo­ga­do defen­sor de Uri­be, Jai­me Gra­na­dos enfa­ti­zan­do que «se tra­ta de un caso de estrés pos­trau­má­ti­co debi­do a las tor­tu­ras a las que fue some­ti­do», expli­ca Prado.

Para Pra­do, «la estra­te­gia ha sido mini­mi­zar el núme­ro de prue­bas que seña­lan a San­tia­go Uri­be como res­pon­sa­ble» y aun­que el Tri­bu­nal de Antio­quia no da valor a las prue­bas de Euni­cio, pues no es de su com­pe­ten­cia sí per­mi­te que se con­ti­núe con el pro­ce­so, lo que con­du­ci­ría a los ale­ga­tos fina­les y final­men­te al fallo o deci­sión final que tome el juez, «esta­mos pró­xi­mos, es satis­fac­to­rio saber que un jui­cio tan impor­tan­te como este está a pun­to de ter­mi­nar», afirma.

Si bien el tes­ti­mo­nio de Pine­da es cla­ve para resol­ver el ori­gen de los 12 Após­to­les, el abo­ga­do acla­ra que des­de 1996 hay per­so­nas que vie­nen decla­ran­do sobre la exis­ten­cia del gru­po para­mi­li­tar y la vin­cu­la­ción de San­tia­go Uri­be, «otra cosa es que las auto­ri­da­des no le hayan dado la impor­tan­cia a estos tes­ti­gos como la que tie­ne ahora».

Pra­do afir­ma que pese a que el ries­go es laten­te, por tra­tar­se de un jui­cio en con­tra de una per­so­na influ­yen­te como San­tia­go Uri­be, exis­te «un com­pro­mi­so con el país y que estos hechos no que­den en la impu­ni­dad, hemos asu­mi­do como ciu­da­da­nos la posi­bi­li­dad de que se cuen­te la historia».

Agre­ga que pese a las ame­na­zas y pre­sio­nes que exis­ten en con­tra de su per­so­na y las víc­ti­mas, solo que­da seguir con el pro­ce­so tal como ha ocu­rri­do con otros casos en los que se ha bus­ca­do ocul­tar la ver­dad o gene­rar mie­do en los testigos.

Con el final de este pro­ce­so tan cer­ca y a la espe­ra de los ale­ga­tos fina­les, Pra­do sabe que la defen­sa de Uri­be podría acu­dir a otras accio­nes dila­to­rias para retra­sar un dic­ta­men. «El per­jui­cio que se ha cau­sa­do con estos deli­tos de lesa huma­ni­dad no solo ha afec­ta­do a las víc­ti­mas, cada uno de los ciu­da­da­nos de este país es víc­ti­ma de estas con­duc­tas», pun­tua­li­za el abogado.

Daniel Pra­do, quien está aso­cia­do a la Comi­sión de Jus­ti­cia y Paz, ha sido blan­co de diver­sos segui­mien­tos en desa­rro­llo del pro­ce­so penal al que se encuen­tra vin­cu­la­do el gana­de­ro San­tia­go Uri­be. Hace un año, el 30 de enero de 2020, en su resi­den­cia se encon­tró un dron con capa­ci­dad de rea­li­zar gra­ba­cio­nes de soni­do y video.

Fuen­te: PaCoCol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *