Argen­ti­na. Recor­dan­do a Rodol­fo Walsh, escri­tor, perio­dis­ta y montonero

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero de 2021.

¿Cómo va Pro­fe­sor Neu­rus, aho­ra que pre­ci­sa­men­te te toca car­gar una pesa­da mochi­la con 94 años de recuer­dos, espe­ran­zas, algu­nas ale­grías, bas­tan­tes tris­te­zas, innu­me­ra­bles escri­tos alum­bra­dos y otros que que­da­ron en el tin­te­ro? Veo que toda­vía osten­tas como escu­do, una enor­me y pesa­da ANCLA que supis­te usar en cada momen­to para fon­dear tu cuer­po reple­to de lumi­no­si­dad. Te recuer­do, Pro­fe, cuan­do nos cru­za­mos por pri­me­ra vez, en la la libre­ría y edi­to­rial Jor­ge Alva­rez, allá por 1964, yo bus­can­do una nue­va edi­ción de «Ope­ra­ción Masa­cre» para rega­lar­le a un com­pa­ñe­ro, y vos allí, con tu ros­tro de detec­ti­ve jovial, revol­vien­do la mesa de nove­da­des. Por supues­to, que te pedí que me lo fir­ma­ras y ya que esta­ba me com­pré otro para no que­dar­me atrás. A ambos nos dedi­cas­te un: “Para….con afec­to y el deseo de que les ayu­de a cono­cer la ver­da­de­ra heroi­ci­dad de nues­tro ague­rri­do pue­blo”. El deve­nir de «la otra his­to­ria», la que escri­ben los ven­ce­do­res, nos arre­ba­tó al otro com­pa y a mí esos dos ejem­pla­res que tan­to supi­mos ate­so­rar, releer y cui­dar. A Máxi­mo, así se lla­ma­ba mi her­mano de lucha, lo secues­tró y ase­si­nó la Tri­ple A en mar­zo del 76, al bor­de mis­mo del gol­pe dic­ta­to­rial. Mi libro, corrió igual suer­te ya que se per­dió en un alla­na­mien­to de la mis­ma orga­ni­za­ción fas­cis­ta, el 6 de sep­tiem­bre de 1974, cuan­do Mon­to­ne­ros pasó a la clan­des­ti­ni­dad des­pués de morir Perón. Cua­tro años des­pués, en el 68, nos vol­vi­mos a encon­trar en medio del bulli­cio y no pocas ten­sio­nes, del lan­za­mien­to de la CGT de los Argen­ti­nos. ¿Te acor­dás? Esta­ba a pun­to de empe­zar su com­ba­ti­vo dis­cur­so (Rai­mun­do) Onga­ro, ya había habla­do el ferro­via­rio Loren­zo Pepe y vos ‑uno de los artí­fi­ces de toda esa movi­da- me miras­te con cara de deses­pe­ra­ción pre­gun­tán­do­me si mi gra­ba­dor (un Sony del año de Matu­sa­lén) tenía pilas, por­que las del tuyo habían capo­ta­do. “Lo que se diga aho­ra va a pasar a la his­to­ria” susu­rras­te, y así fue nomás, y al día siguien­te te esta­ba alcan­zan­do la cin­ta con todos los dis­cur­sos gra­ba­dos, que sin duda mar­ca­ban un pun­to de infle­xión en la lucha anti­bu­ro­crá­ti­ca de nues­tra cla­se tra­ba­ja­do­ra. A par­tir de esos años, nos fui­mos cru­zan­do en nume­ro­sas his­to­rias de mili­tan­cia tan­to sin­di­cal como polí­ti­ca. Fuis­te co-fun­da­dor de la Agru­pa­ción 26 de Julio (del Pero­nis­mo de Base) en pren­sa, y tam­bién coin­ci­di­mos en algu­nas redac­cio­nes. Inevi­ta­ble­men­te, que­ri­do Rodol­fo, siem­pre ponías la guin­da de la tor­ta, ense­ñan­do, con­cien­ti­zan­do. Eras didác­ti­co al máxi­mo, ayu­dan­do, en lo que hacía a la prác­ti­ca del perio­dis­mo, a inves­ti­gar en el terreno de los hechos, a con­tras­tar la infor­ma­ción y recién cuan­do todo ese camino hubie­ra sido reco­rri­do, dar a cono­cer el tex­to en cues­tión. Los que te tuvi­mos como com­pa­ñe­ro de reunio­nes pero tam­bién de algu­nas cenas inol­vi­da­bles en algún boli­che del Bajo, nos delei­tá­ba­mos con tus iro­nías sobre tal o cual per­so­na­je de la polí­ti­ca de aquel enton­ces pero tam­bién tomá­ba­mos cuen­ta de tu serie­dad y rigi­dez a la hora de hablar y actuar orga­ni­za­ti­va­men­te (des­de aba­jo y com­ba­tien­do) para los más humil­des, para aque­llos y aque­llas a las que la vida no cesó de cas­ti­gar­los. Con el tiem­po desa­rro­llas­te y dis­fru­ta­mos de toda tu capa­ci­dad como escri­tor y perio­dis­ta, nos acer­cas­te aún más la lucha del pue­blo pales­tino y de la Revo­lu­ción Cuba­na, y no dejas­te de mar­car a fue­go a aque­llos inte­lec­tua­les de car­tón o “izquier­dis­tas de mesa de café” para los que nun­ca se daban las con­di­cio­nes de luchar a fon­do con­tra quie­nes mar­ti­ri­za­ban a nues­tro pue­blo. Por ser así como eras, no dudas­te vie­jo Capi­tán, en alis­tar­te como volun­ta­rio en las mili­cias del pue­blo, cuan­do lle­gó el momen­to de dejar de poner la otra meji­lla y empe­zar a devol­ver­les los gol­pes que nos venían dan­do des­de que bom­bar­dea­ron la Pla­za en el 55. Vos y nues­tro recor­da­do Paco Uron­do fue­ron ejem­plo de cohe­ren­cia en ese sen­ti­do. La Agen­cia de Noti­cias Clan­des­ti­na es un capí­tu­lo apar­te en tu infa­ti­ga­ble vida. Pre­pa­ras­te la pis­ta de des­pe­gue un tiem­po antes que Vide­la se sen­ta­ra en la Rosa­da, los vis­te venir, sabías por don­de iban a des­car­gar su odio y cuán­to sig­ni­fi­ca­ría de dolor para nues­tra gen­te. Abri­gas­te la espe­ran­za de que la infor­ma­ción que rom­pie­ra con el dis­cur­so úni­co se con­ver­ti­ría en un arma fun­da­men­tal en la lucha mon­to­ne­ra y del pue­blo todo. No te equi­vo­cas­te, com­pa­ñe­ro “Este­ban”, bajo tu con­duc­ción impo­si­ble de imi­tar, fui­mos pro­du­cien­do día tras día duran­te un lar­go año, ver­da­de­ros mini manua­les de prác­ti­ca perio­dís­ti­ca en tiem­pos difí­ci­les. El mun­do pudo ente­rar­se, gra­cias a ello, que al igual que en la Ale­ma­nia nazi, aquí tam­bién había cam­pos de exter­mi­nio y se prac­ti­ca­ba la tor­tu­ra y la des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas como algo “natu­ral”. Tan natu­ral como la muer­te mis­ma. De esas inves­ti­ga­cio­nes pero tam­bién del recuen­to minu­cio­so de las infa­mias repre­si­vas pro­mo­vi­das por mari­nos, avia­do­res, mili­ta­res y poli­cías, sur­gió ese balan­ce impla­ca­ble de denun­cia que fue tu Car­ta a la Jun­ta Mili­tar, que dis­te a cono­cer pocas horas antes de caer en com­ba­te. Ese medio­día nefas­to, allí por San Juan y Entre Ríos, les ganas­te la últi­ma bata­lla a quie­nes que­rían exhi­bir­te como tro­feo de gue­rra. Hoy com­pa­ñe­ro Rodol­fo Walsh fes­te­ja­mos tus 94, los de tu cora­je y pen­sa­mien­to crí­ti­co, los de tus códi­gos y éti­ca revo­lu­cio­na­ria. Son tiem­pos acia­gos para este mun­do que nos toca vivir, por múl­ti­ples razo­nes que se pue­den sin­te­ti­zar en la de siem­pre: el bicho del capi­ta­lis­mo sigue ron­dan­do a nivel glo­bal y tie­ne dis­tin­tas caras, todas leta­les para nues­tros pue­blos, que siguen resis­tien­do de mil mane­ras. En algu­nos pai­ses se insu­rrec­cio­nan (como ese Chi­le de la revuel­ta, del que ya ten­dras noti­cias), y en otros se con­vier­ten en alu­vio­nes elec­to­ra­les bus­can­do de esa mane­ra pro­fun­di­zar revo­lu­cio­nes. Algu­nas de ellas fun­cio­nan a pleno y otras se que­dan en apron­tes, pero que de todas mane­ras ayu­dan a pen­sar nue­vas estra­te­gias de des­em­bar­co. Por supues­to que siem­pre está Cuba dán­do­nos áni­mo en los momen­tos más duros y gene­ran­do olea­das de inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio.
Sin embar­go, nos sigue hacien­do fal­ta tu luci­dez, com­pa­ñe­ro Walsh, para mar­car el camino. Y tam­bién, tu cora­je mon­to­ne­ro para enfren­tar a tan­to enemi­go. Pero debo decir­te, para tu satis­fac­ción, que hay mucha gen­te joven que te sigue leyen­do y está dis­pues­ta a reco­ger tu lega­do de con­ver­tir la vida en una con­ti­nua acción mili­tan­te en defen­sa de los que más sufren. Como vos lo hicis­te siem­pre, que­ri­do compañero.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *