Perú. Tac­na: Poli­cía inves­ti­ga­do por des­apa­ri­ción de joven de 20 años ocul­tó información

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de enero de 2021

Exi­gen jus­ti­cia. La des­apa­ri­ción de Judith Macha­ca Cau­na (20) en noviem­bre del año pasa­do con­ti­núa con­mo­cio­nan­do la ciu­dad de Tac­na. El abo­ga­do a car­go del caso, Miguel Díaz ha dado varios deta­lles sobre la inves­ti­ga­ción y ha men­cio­na­do que el sub­ofi­cial San­tia­go Paco Mama­ni (24), prin­ci­pal sos­pe­cho­so – y quien ade­más tra­ba­ja en el área de Secues­tros de la Derin­cri de la región- habría ocul­ta­do infor­ma­ción sobre Judith.

Pese al pedi­do de la Fis­ca­lía y las con­tra­dic­cio­nes de los argu­men­tos del sub­ofi­cial y su pare­ja, ambos sos­pe­cho­sos, solo se dic­tó 14 meses de deten­ción pre­ven­ti­va a Dia­na Apa­za Say­ri­tu­pa (23), pero Paco que­dó libre con el pago de S/​30 mil.

Los padres Judith exi­gen jus­ti­cia por la des­apa­ri­ción de su hija y el miér­co­les rea­li­za­ron un plan­tón fren­te al Poder Judi­cial y el Minis­te­rio Públi­co. Ese mis­mo día tam­bién se ven­ció el pla­zo para que el fis­cal ape­la­ra la deci­sión del juez Yuri Maque­ra, quien dis­pu­so la liber­tad de Paco Mamani.

Contradicci´ones en el testimonio

La joven Judith Macha­ca fue repor­ta­da como des­apa­re­ci­da el 28 de noviem­bre de 2020, pero el 18 de diciem­bre de ese mis­mo año, los poli­cías del área de Homi­ci­dios encon­tra­ron por geo­lo­ca­li­za­ción el celu­lar de Judith en poder de la espo­sa de San­tia­go Paco, Dia­na Apa­za. Según la pare­ja del sub­ofi­cial inves­ti­ga­do, dijo que el equi­po tele­fó­ni­co fue un rega­lo de Paco tras una dili­gen­cia de incautación.

San­tia­go Paco fue dete­ni­do a los 20 días de la des­apa­ri­ción de Judith. De las 63 pre­gun­tas for­mu­la­das por la PNP, solo res­pon­dió 3. Final­men­te ter­mi­nó admi­tien­do cono­cer a Judith, pero bajo el nom­bre de Gabrie­la Vargas. 

“Lo dice en la entre­vis­ta per­so­nal de ese momen­to cuan­do lo detie­nen, que Gabrie­la que­ría tener una rela­ción amo­ro­sa y él con­tes­ta que tenía una fami­lia. Según las pala­bras de él que – le dijo Gabrie­la- todos los hom­bres la enga­ñan y según él ya no tuvo cono­ci­mien­to de ella, eso fue el 28 [día de des­apa­ri­ción de Judith]”, rela­tó el abogado.

El letra­do tam­bién agre­ga que el sub­ofi­cial esta­ría fal­tan­do a la ver­dad sobre cuán­do cono­ció a la joven de 20 años. «Mira que frío es este mucha­cho cómo mien­te, cómo fal­ta a la ver­dad, dice que la cono­ció ese día por pri­me­ra y úni­ca vez el 28, y es fal­so, ya la cono­cía. Está obs­ta­cu­li­zan­do la labor del Minis­te­rio Públi­co en el des­cu­bri­mien­to de la ver­dad», señaló.

Para Díaz es cla­ve el 29 de noviem­bre, pues aquel día Paco fue denun­cia­do en la comi­sa­ría de Leguía por su espo­sa quien lo acu­só de vio­len­cia fami­liar. “El 30 va la Poli­cía de Leguía a dete­ner­lo por­que hubo gol­pes y el poli­cía des­apa­re­ció todo el día. No fue el 29 ni el 30, nun­ca se apa­re­ció por su uni­dad, dijo a sus com­pa­ñe­ros que tenía dili­gen­cia de cáma­ra Gesell, pero nun­ca exis­tió”, agre­gó el defensor.

Ocul­tó información

Miguel Díaz men­cio­na que el sub­ofi­cial San­tia­go Paco, pese a labo­rar en el Depar­ta­men­to de Cri­mi­na­lís­ti­ca, don­de se inves­ti­ga­ba la des­apa­ri­ción de Judith, ocul­tó por 20 días que él fue la últi­ma per­so­na que tuvo con­tac­to con ella.

“La uni­dad de Inves­ti­ga­ción Cri­mi­nal se divi­de en varios depar­ta­men­tos: Secues­tros, Homi­ci­dios, Tra­ta de Per­so­nas y Poli­cía Fis­cal que fun­cio­nan en 24 de junio. Paco esta­ba en la uni­dad de tra­ta de per­so­nas y secues­tros (…) y ¿quién cap­tu­ra al señor Paco? ¿Tra­ta de Per­so­nas? ¿Secues­tros? no, per­so­nal de Homi­ci­dios”, expresó.

Sien­do así ‑según el abo­ga­do- el caso se orien­ta a deli­tos de de homi­ci­dio, des­apa­ri­ción for­zo­sa y encu­bri­mien­to real de infor­ma­ción. Tam­bién anun­ció que vía Ins­pec­to­ría soli­ci­ta­rá la baja de San­tia­go Paco.

«El coman­do poli­cial no pue­de tener ese tipo de poli­cías, deben dar­le de baja aho­ra y poner­lo a dis­po­si­ción de las auto­ri­da­des y qui­tar­le los arrai­gos», aseveró. 

El poli­cía inves­ti­ga­do se ha nega­do en todo momen­to a cola­bo­rar con la jus­ti­cia. Inclu­so el día de su deten­ción no brin­dó la cla­ve para acce­der a su celu­lar y veri­fi­car las con­ver­sa­cio­nes que pudo haber sos­te­ni­do con la des­apa­re­ci­da y otros policías.

Actual­men­te el telé­fono se encuen­tra en manos del Minis­te­rio Públi­co. “Ese celu­lar será lle­va­do a la Direc­ción de Alta Tec­no­lo­gía de la PNP y será abier­to con orden del juez, y ahí vere­mos las con­ver­sa­cio­nes. Si las borró, la PNP tie­ne un sis­te­ma para recu­pe­rar­las”, indi­có el abogado.

Según el acta acer­ca de la ropa de mujer que encon­tra­ron en poder del sub­ofi­cial, este ase­gu­ró que per­te­ne­cían a su espo­sa. Su pare­ja con­fir­mó esa afir­ma­ción pero los zapa­tos que se pro­bó ante la PNP le que­da­ron gran­des. “Es ropa de Judith, que la tenía Paco, él esta min­tien­do”, ase­ve­ró el Díaz.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *