Hai­tí. Ins­ti­tu­to Simón Bolí­var inau­gu­ra año con Semi­na­rio ‘De la inde­pen­den­cia a la Minustah’

Por Joselyn Ari­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero de 2021.

Reme­mo­rar la lucha his­tó­ri­ca de libe­ra­ción del pue­blo hai­tiano, así como las con­se­cuen­cias de la ocu­pa­ción mili­tar por par­te de la Misión de Esta­bi­li­za­ción en Hai­tí (Minus­tah) y las posi­bi­li­da­des de repa­ra­ción tras las fuer­tes repre­sio­nes, abu­sos sexua­les, pro­pa­ga­ción de la epi­de­mia del cóle­ra y per­se­cu­ción a los diri­gen­tes de opo­si­ción fue­ron par­te de los temas a tra­tar este vier­nes en el Semi­na­rio ‘De la inde­pen­den­cia a la Minustah’.

La acti­vi­dad, orga­ni­za­da por el Ins­ti­tu­to Simón Bolí­var para la Paz y la Soli­da­ri­dad entre los Pue­blos, y bajo el lema ¡Repa­ra­cio­nes ya para el pue­blo hai­tiano!, sir­vió, entre otras cosas, para que Cami­lle Chal­mer, de la Pla­ta­for­ma Hai­tia­na de Pro­mo­ción del Desa­rro­llo Alter­na­ti­vo (Pap­da), rela­ta­ra el con­tex­to his­tó­ri­co de la lucha de inde­pen­den­cia de Hai­tí has­ta nues­tros días y el paso más recien­te de la Minus­tah como for­ma de ocu­pa­ción y mili­ta­ri­za­ción imperial.

Hai­tí y su his­tó­ri­ca ocupación

“La situa­ción de Hai­tí es suma­men­te difí­cil, hay una des­truc­ción pro­duc­to de la colo­nia y el resul­ta­do de 500 años de la ocu­pa­ción ame­ri­ca­na que comen­zó en 1915 y que ha des­or­ga­ni­za­do todo el entra­ma­do social y polí­ti­co en el país”, comen­tó Chal­mer al ini­ciar su intervención.

Asi­mis­mo, denun­ció que Hai­tí lle­va más de 15 años pade­cien­do no solo una ocu­pa­ción, sino una vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de sus dere­chos fun­da­men­ta­les, y que por eso era impe­ran­te ali­men­tar no sólo la con­cien­cia anti­im­pe­ria­lis­ta del pue­blo hai­tiano, sino de la región y el mun­do para iden­ti­fi­car toda la mani­pu­la­ción que ocu­rrió en el dis­cur­so ofi­cial de las misio­nes supues­ta­men­te huma­ni­ta­rias y de paz, que lo úni­co que han hecho es defen­der sus intereses.

“Hoy El Cari­be tie­ne que levan­tar­se como un solo cuer­po para exi­gir un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de su sobe­ra­nía, de su auto­no­mía y que mues­tre que no acep­ta­mos los mode­los de regu­la­ción impues­tos por el capi­ta­lis­mo mun­dial”, agre­gó Cami­lle Chal­mer, al tiem­po que insis­tió en que “El Cari­be debe cons­truir su uni­dad y rebe­lar­se con­tra el imperialismo”.

En esa mis­ma línea, Mire­lle Fanon, de la Fun­da­ción Frantz Fanon (Fran­cia), refle­xio­nó sobre las repa­ra­cio­nes pen­dien­tes y cómo estas no serán posi­bles si la pobla­ción –afro­des­cen­dien­te y afri­ca­nos- no se une al enfo­que Des­co­lo­nial para con­de­nar la esclavitud.

De igual for­ma, denun­ció los cons­tan­tes inten­tos de fuer­zas extran­je­ras por reco­lo­ni­zar Hai­tí, la “ile­gal mul­ta” de Fran­cia sobre el pue­blo hai­tiano y la lógi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que solo repro­du­ce muerte

Impor­tan­cia del Esta­tu­to de Roma

Duran­te su inter­ven­ción, Jean­vi­vie Williams, direc­to­ra de la Orga­ni­za­ción Afro­re­sis­ten­cia (Pana­má), des­ta­có el rol que tie­ne la comu­ni­dad afro­des­cen­dien­te en Hai­tí en rela­ción con las con­ven­cio­nes y con­ve­nios que los pro­te­gen en el mar­co de las Nacio­nes Unidas.

“Es fun­da­men­tal que Hai­tí rati­fi­que el Esta­tu­to de Roma para hacer res­pon­sa­ble a los acto­res esta­ta­les y no esta­ta­les del reclu­ta­mien­to y uti­li­za­ción de niños en la vio­len­cia arma­da”, precisó.

De igual for­ma, com­par­tió una serie de tes­ti­mo­nios de hom­bres y muje­res afec­ta­dos por la Minus­tah que com­prue­ban los horro­res de la misión duran­te años; y recor­dó el gol­pe de Esta­do del 2004 –aus­pi­cia­do por Esta­dos Uni­dos y Euro­pa- con­tra el pre­si­den­te de Hai­tí, Jean-Ber­trand Aris­ti­de, quien fue obli­ga­do a aban­do­nar su país.

Desa­fíos del pue­blo haitiano

Patri­ce Flor­vi­lus, del Bufe­te de abo­ga­dos espe­cia­li­za­dos en liti­gios estra­té­gi­cos de los DDHH (Hai­tí), fue el encar­ga­do de expo­ner los desa­fíos en mate­ria judi­cial en rela­ción con los abu­sos come­ti­dos por la Misión de las Nacio­nes Uni­das para la Esta­bi­li­za­ción de Haití.

“El com­ba­te de los pue­blos en el mun­do es fun­da­men­tal, si no se hace nada para exi­gir las repa­ra­cio­nes y jus­ti­cia del pue­blo hai­tiano será un muy mal pre­ce­den­te en la juris­pru­den­cia del dere­cho inter­na­cio­nal y la con­so­li­da­ción fla­gran­te de la vio­la­ción del dere­cho de los pue­blos”, comen­tó duran­te su intervención.

Asi­mis­mo, el abo­ga­do Flor­vi­lus insis­tió en que la lucha por las repa­ra­cio­nes “es el com­ba­te de los pue­blos en el mun­do”, y que era impe­ran­te que Hai­tí obtu­vie­ra justicia.

Vene­zue­la y su soli­da­ri­dad como polí­ti­ca de Estado

Cabe des­ta­car que duran­te la acti­vi­dad, Jesús Chu­cho Gar­cía, comi­sio­na­do para temas de afro­des­cen­den­cia y repa­ra­cio­nes (Vene­zue­la), reite­ró la voca­ción de soli­da­ri­dad –como polí­ti­ca de Esta­do- de Vene­zue­la con Haití.http://www.mppre.gob.ve/2018/07/11/venezuela-haiti-suscriben-acuerdo-cooperacion-binacional/embed/#?secret=4x6yZIOtVL

“El Coman­dan­te Chá­vez reto­mó bajo la con­vic­ción de Petión y Bolí­var, la idea de la libe­ra­ción (…) Apos­ta­mos a la libe­ra­ción para no crear depen­den­cia, apos­ta­mos a la libe­ra­ción para no crear impe­rios”, pre­ci­só duran­te su intervención.

Asi­mis­mo, ase­gu­ró que las repa­ra­cio­nes son un sen­ti­mien­to del pue­blo hai­tiano, que se comen­zó a luchar des­de la Ter­ce­ra Con­fe­ren­cia Mun­dial con­tra el Racis­mo, la Dis­cri­mi­na­ción Racial, la Xeno­fo­bia y las For­mas Cone­xas de Into­le­ran­cia, tam­bién cono­ci­da como Dur­ban I, rea­li­za­da en el año 2001 en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes Inter­na­cio­na­les Dur­ban, en Sudá­fri­ca, bajo aus­pi­cios de la ONU.

En esa mis­ma sin­to­nía, el vice­mi­nis­tro para Amé­ri­ca del Nor­te y pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Simón Bolí­var para la Paz y la Soli­da­ri­dad entre los Pue­blos, Car­los Ron, rati­fi­có el com­pro­mi­so de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na con el pue­blo hai­tiano, que “no es más que el inter­cam­bio de soli­da­ri­dad más anti­guo que tie­ne este con­ti­nen­te”; y asu­mió en nom­bre del pue­blo vene­zo­lano, el com­pro­mi­so de lle­var el caso de Hai­tí direc­ta­men­te al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU.

Fuen­te: MPPRE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *