El Sal­va­dor. Opo­si­ción polí­ti­ca en la era de los cadáveres

Por Valen­ti­na Por­ti­llo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero de 2021.

El 28 de febre­ro de 2021 serán las elec­cio­nes legis­la­ti­vas y muni­ci­pa­les en El Sal­va­dor. Los dos par­ti­dos celes­tes en el poder aspi­ran a apro­piar­se de la Asam­blea Legis­la­ti­va, incu­rrien­do con dicha ambi­ción en un doble aten­ta­do con­tra la demo­cra­cia, pues es cono­ci­do su des­pre­cio con­tra la plu­ra­li­dad, el libre pen­sa­mien­to, la liber­tad de expre­sión y la par­ti­ci­pa­ción de todas las visio­nes en el desa­rro­llo de la socie­dad. Bajo la excu­sa de una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción social, el actual pre­si­den­te sal­va­do­re­ño pre­ten­de modi­fi­car prin­ci­pios de la legis­la­ción demo­crá­ti­ca escu­chan­do sola­men­te su voz. 

Par­tien­do de un hecho, que ya cono­ce­mos los opri­mi­dos: que las leyes sir­ven al pode­ro­so y que los dere­chos huma­nos son con­ce­sio­nes. No obs­tan­te, la anar­quía de los mafio­sos tam­po­co será un sis­te­ma que nos bene­fi­cie; ni por aso­mo. Si la ley que quie­ren impo­ner es la ley de los nue­vos pode­ro­sos y si los dere­chos huma­nos son per­se­gui­dos, para algu­nos de noso­tros ser rebel­des y per­se­gui­dos es el camino.

Para quie­nes pien­san que un dic­ta­dor­zue­lo empre­sa­rio pue­de hacer la revo­lu­ción, sin un pue­blo ilus­tra­do y digno que lo res­pal­de, y que, inclu­so, le exi­ja, lo pre­sio­ne y lo diri­ja, recuér­de­se las pala­bras de Sal­va­dor Allen­de el 11 de sep­tiem­bre de 1973, día del gol­pe mili­tar en San­tia­go de Chi­le: “La Revo­lu­ción la hacen los pue­blos”. Y agre­ga­mos: la revo­lu­ción la hacen los pue­blos, no los pre­si­den­tes, y menos, por medio de la repre­sión arti­cu­la­da por la Fuer­za Arma­da, la Poli­cía Nacio­nal Civil y hor­das de faná­ti­cos ‑entre ellos, des­ta­ca­das pan­di­llas- en cada rin­cón de nues­tras comu­ni­da­des. Ser capa­ces de ver esto, es par­te de nues­tra opo­si­ción a ser esclavos.

El dic­ta­dor­zue­lo sal­va­do­re­ño no es el pue­blo sal­va­do­re­ño; no es la Revo­lu­ción; no es la voz de Dios. Su vic­to­ria elec­to­ral en 2019 fue resul­ta­do de un pro­ce­so cul­tu­ral, polí­ti­co, eco­nó­mi­co e his­tó­ri­co suma­men­te com­ple­jo, que lle­va qui­nien­tos años. Los dic­ta­do­res sur­gen cada tan­to, afin­ca­dos en el dog­ma­tis­mo reli­gio­so y la igno­ran­cia impues­ta a masas sin for­ma­ción polí­ti­ca ni con­cien­cia de cla­se. Con los dic­ta­do­res sur­ge gene­ral­men­te una opo­si­ción dig­na o indig­na que pro­lon­ga o acor­ta su rei­na­do supre­mo. La opo­si­ción polí­ti­ca a la que se refie­ren las siguien­tes líneas no es una opo­si­ción al dic­ta­dor­zue­lo ni a su par­ti­do, sino al tota­li­ta­ris­mo. Tam­po­co es una defen­sa del pro­ce­so elec­to­ral de 2021, que, sin embar­go, es una lucha nece­sa­ria; aun­que no la única.

El Sal­va­dor vive una épo­ca difí­cil ‑como cual­quier pre­sen­te-. Los soña­do­res de izquier­da, que que­rían retro­ce­der en el tiem­po para ser héroes en el con­flic­to béli­co de 1980, tie­nen la opor­tu­ni­dad per­fec­ta para res­pon­der a las tareas de este tiem­po. Es una opor­tu­ni­dad para usar la razón, la sen­sa­tez, la inves­ti­ga­ción, la curio­si­dad cien­tí­fi­ca, la sed de infor­ma­ción veraz, la trans­for­ma­ción per­so­nal, el cul­ti­vo del saber, la tole­ran­cia, la soli­da­ri­dad, la liber­tad y la res­pon­sa­bi­li­dad. Es el tiem­po de con­me­mo­rar con pen­sa­mien­to y obra el lega­do de los anti­guos luchadores.

Es la épo­ca de otro rena­ci­mien­to huma­nis­ta: la her­man­dad, la razón, la jus­ti­cia, la liber­tad, la tole­ran­cia, el estu­dio, la iden­ti­dad y la auto­es­ti­ma debe­rían reso­nar urgen­te­men­te entre los sal­va­do­re­ños. No rei­vin­di­ca­mos a la huma­ni­dad con las entra­ñas en las manos, como ira­cun­dos, pode­ro­sos y ase­si­nos Aqui­les o Atri­das, por des­pe­cho, deses­pe­ra­ción o ansias de poder egoís­ta. Tam­po­co pode­mos apor­tar, renun­cian­do a cla­ros desa­fíos por berrin­che o empu­ñan­do armas impul­si­va­men­te. Es tiem­po de la pla­ni­fi­ca­ción. La opo­si­ción polí­ti­ca actual, si se eje­cu­ta como debe ser, ten­drá sus fru­tos den­tro de muchos años.

Par­te de nues­tra debi­li­dad está en la emo­ti­vi­dad extre­ma que cie­ga nues­tras capa­ci­da­des. Nin­gún extre­mis­mo nos sal­va. Pare­ce que la into­le­ran­cia y el mie­do pue­den más que los pla­nes, los pro­yec­tos, el aná­li­sis. Pocos sal­va­do­re­ños pla­ni­fi­can real­men­te su vida, su carre­ra, su fami­lia o su futu­ro. Impro­vi­sa­mos, y si nos da el áni­mo, o si nos alcan­zan las ganas, pro­gre­sa­mos o nos estan­ca­mos. Si nos recha­za un aman­te, nos afe­rra­mos a des­truir­le la vida; si escu­cha­mos una opi­nión dife­ren­te, recu­rri­mos a la ofen­sa. Esta­mos en cada ins­tan­te, encen­di­dos para des­truir al compañero.

Que­re­mos ser nor­te­ame­ri­ca­nos o euro­peos, sin caer en la cuen­ta de que jamás lo sere­mos, con ciu­da­da­nía o sin ella; con dine­ro o sin él. Admi­ra­mos al nar­co­tra­fi­can­te o al cri­mi­nal de cue­llo blan­co, por­que fue­ron auda­ces para lle­gar a esas altu­ras que lla­man éxi­to. Que­re­mos ser auda­ces, por­que la vida cues­ta dema­sia­do, y la cuo­ta de dolor es dema­sia­do pesa­da. Estos defec­tos pusie­ron al dic­ta­dor­zue­lo sal­va­do­re­ño en el poder a tra­vés de un millón de votos de igno­ran­tes, inge­nuos, furio­sos e insen­sa­tos, guia­dos bajo un pro­gra­ma cons­cien­te y hábil del poder polí­ti­co invi­si­ble que tie­ne a su dis­po­si­ción todos los medios, todas las fuer­zas. Este gobierno cum­pli­rá de una for­ma bien cal­cu­la­da los deseos de sus artí­fi­ces eli­tis­tas: pro­fun­di­za­rá la cri­sis cul­tu­ral, la cri­sis polí­ti­ca, la cri­sis eco­nó­mi­ca sobre los hom­bros de una masa ador­me­ci­da. Entre­ga­rá por com­ple­to el poder fác­ti­co, no solo en el ejér­ci­to y la poli­cía, sino en esa nue­va fuer­za de repre­sión que son las pan­di­llas. Y, cla­ro, ellos tie­nen pre­cio y pue­den ser comprados.

Este ador­me­ci­mien­to se une a la posi­bi­li­dad de una opo­si­ción poco pre­pa­ra­da éti­ca e inte­lec­tual­men­te para el desa­fío. En muchos casos, ya el adver­sa­rio per­fo­ró esa opo­si­ción des­de aden­tro, y yace hoy engu­sa­na­da, no para rege­ne­rar­se, sino para pre­ci­pi­tar­nos. Quie­nes se invo­lu­cran direc­ta­men­te en polí­ti­ca, saben que se invo­lu­cran en una mara­ña de mafias y reglas de jue­go difí­ci­les de cum­plir sin corrom­per­se. La corrup­ción es casi una regla si se quie­re ser pre­si­den­te, dipu­tado, alcal­de. Se tie­ne que estar dis­pues­to a tole­rar la podre­dum­bre des­de aden­tro, que ya se olfa­tea des­de fue­ra; pero quien se atre­va, con la cla­ri­dad del desa­fío, sabe que es posi­ble resis­tir­se. La obje­ción lógi­ca está en que se tie­ne que lle­gar has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias para lograr al menos una irri­so­ria con­quis­ta en ese antro de mafias. Se debe enfren­tar con buen humor e inven­tar la ale­gría, para no doble­gar­nos ante los mer­ce­na­rios, inclu­so en un par­ti­do de izquierda.

Ser un fun­cio­na­rio polí­ti­co o emplea­do públi­co requie­re de cons­cien­cia, cora­je y per­se­ve­ran­cia. Cons­cien­cia, para dife­ren­ciar entre lo bueno y lo malo, entre lo que bene­fi­cia al pue­blo y aque­llo que lo per­ju­di­ca. Cora­je, por­que con­tra el fun­cio­na­rio impe­ca­ble está toda la maqui­na­ria del Poder para sabo­tear sus pro­pó­si­tos, inclu­so si esto impli­ca una ame­na­za a la segu­ri­dad físi­ca y a la repu­tación. Per­se­ve­ran­cia, por­que el peso de la reali­dad lo obli­ga­rá a abdi­car de su fe en los seres huma­nos y sus con­vic­cio­nes, has­ta ver­se sumi­so a los intere­ses económicos.

Quie­nes lle­gan a la posi­bi­li­dad de ser fun­cio­na­rios públi­cos, muchas veces retro­ce­den espan­ta­dos. Los demás ciu­da­da­nos ‑es decir, los demás polí­ti­cos- no com­pren­de­mos que la polí­ti­ca es par­ti­ci­par de la orga­ni­za­ción y la admi­nis­tra­ción de nues­tras comu­ni­da­des. Pero, si no que­re­mos empa­par­nos de esa diná­mi­ca oscu­ra, ¿de qué otra for­ma pode­mos opo­ner­nos al tota­li­ta­ris­mo? La par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca opo­si­to­ra pue­de ejer­cer­se des­de dife­ren­tes trin­che­ras, sin per­der por ello el rum­bo, aun­que el sis­te­ma cul­tu­ral esté con­fi­gu­ra­do para per­der­lo todo.

Si un hom­bre o una mujer se res­pe­tan a sí mis­mos, no ten­drán por qué renun­ciar a nin­gún prin­ci­pio. Pero eso se dice fácil. Y es que la mejor ofer­ta, y, ade­más, la más vacua de este sis­te­ma, es el dine­ro. Si se tie­ne dine­ro, se tie­ne segu­ri­dad, inter­net, sexo, poder, futu­ro. Si se tie­ne dine­ro, no se nece­si­ta del amor, la liber­tad, la ver­dad o la jus­ti­cia, por­que el amor, la liber­tad, la ver­dad y la jus­ti­cia tie­nen, según el sis­te­ma, valor de cam­bio. Se com­pra un hijo, una espo­sa, un aman­te, un espo­so, un ami­go; se com­pra infor­ma­ción y se com­pra votan­tes. No se com­pra a un hom­bre o a una mujer con prin­ci­pios, por­que son necios sin impor­te. De ahí que se des­tru­ya este excep­cio­nal tipo de per­so­nas, sim­bó­li­ca y mate­rial­men­te. Siem­pre son pri­me­ros en des­apa­re­cer, pues hacia ellos se enca­mi­na la máqui­na de matar.

Este sis­te­ma de valo­res es el recur­so fas­cis­ta usual con­tra las víc­ti­mas. David Rous­set, escri­tor fran­cés ocu­pa­do en los asun­tos de su épo­ca, afir­mó al res­pec­to de la sumi­sión de los pue­blos en la Ale­ma­nia nazi: “… el sis­te­ma que logra des­truir a su víc­ti­ma antes de que suba al patí­bu­lo es el mejor, des­de todos los pun­tos de vis­ta, para man­te­ner a un pue­blo en la escla­vi­tud, en total sumi­sión. Nada hay más terri­ble que aque­llas pro­ce­sio­nes avan­zan­do como muñe­cos hacia la muer­te”. Eso somos por aho­ra, las mayo­rías en El Sal­va­dor: un des­fi­le de cadá­ve­res que creen que viven, ado­ran­do a un cadá­ver pin­ta­do de celes­te, que obra como mega­ló­mano estú­pi­do, pero que es otra mario­ne­ta de pode­res que no vemos, y que son más mate­ria­les que nues­tras opiniones.

Nues­tro des­con­ten­to cre­ce; los sal­va­do­re­ños hemos demos­tra­do que, como todo pue­blo, somos crea­ti­vos, ale­gres y rebel­des. Aun­que tam­bién, que somos terri­ble­men­te aguan­ta­do­res. Tal vez cuan­do el enga­ño deje un día de dis­traer­nos del ham­bre y la injus­ti­cia que expe­ri­men­ta­mos, levan­ta­re­mos de nue­vo la cara con indig­na­ción. Por aho­ra, que­dan otros milí­me­tros de com­ba­te valio­so: nues­tras pro­pias vidas.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *