Colom­bia. Armas de expor­ta­ción hechas en casa

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero de 2021.

Colom­bia se ha ido con­vir­tien­do len­ta­men­te en un país pro­duc­tor y expor­ta­dor de armas gra­cias a la indus­tria mili­tar, Indu­mil, enti­dad encar­ga­da de fabri­car y comer­cia­li­zar armas, muni­cio­nes, explo­si­vos y acce­so­rios de vola­du­ras por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal. Hace par­te del Minis­te­rio de Defen­sa y en los últi­mos años ha sor­pren­di­do por la favo­ra­bi­li­dad en sus cifras de ven­tas que han cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al con­quis­tar nue­vos mer­ca­dos en Orien­te Medio, sobretodo.

Indu­mil expor­ta su varia­da pro­duc­ción inclui­da dota­cio­nes mili­ta­res a 17 paí­ses en el mun­do y tam­bién fabri­có insu­mos médi­cos para luchar una pandemia.

Actual­men­te, por medio de Indu­mil, Colom­bia expor­ta armas a 17 paí­ses entre los que se encuen­tran Esta­dos Uni­dos, India, Tur­quía, Sudá­fri­ca, Para­guay, Gua­te­ma­la, Emi­ra­tos Ara­bes Uni­dos, entre otros. En su catá­lo­go, se pue­den encon­trar dife­ren­tes revól­ve­res con sello nacio­nal y tam­bién dis­tri­bu­ye, en terri­to­rio colom­biano, dis­tin­tas armas de impor­ta­ción como las Beret­tas ita­lia­nas, las CZ che­cas, las Glock aus­tria­cas o las Jeri­cho israe­lís. Ade­más, Indu­mil pro­du­ce todos los insu­mos nece­sa­rios para ope­ra­cio­nes de des­mi­na­do huma­ni­ta­rio, las cua­les han sido amplia­men­te uti­li­za­das en los últi­mos años tan­to en Colom­bia como en paí­ses como Ango­la o Camboya.

Al cie­rre del año 2019, las cifras de ven­tas en el exte­rior de Indu­mil lle­ga­ron a un pico his­tó­ri­co con 75.945 millo­nes de pesos, 7.000 millo­nes más que en 2018. El cre­ci­mien­to es más evi­den­te si se le com­pa­ra con los 8.481 millo­nes de pesos ven­di­dos en 2017 y los 9.284 millo­nes repor­ta­dos en el año 2016.

El evi­den­te éxi­to de la indus­tria mili­tar colom­bia­na se debió a varios fac­to­res: prin­ci­pal­men­te, el engan­che de dos pro­duc­tos de dicha empre­sa en las fuer­zas mili­ta­res de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos que, para ese enton­ces, inten­si­fi­ca­ba su lucha con­tra el Esta­do Islá­mi­co en paí­ses veci­nos como Yemen, Irak y Siria.

Solo en el 2019, Colom­bia le ven­dió 3.000 bom­bas MK 82 y 8.000 deto­na­do­res al ejer­ci­to emi­ra­tí, el cual des­em­bol­só por dicha com­pra 39.000 millo­nes de pesos a Indu­mil, un nego­cio soña­do y muy tra­ba­ja­do por par­te de los direc­ti­vos de la empre­sa que lle­va­ban años bus­can­do cerrar­lo. Es tan así que en 2015 y 2016, emi­sa­rios del jeque Jali­fa bin Zayed Al Naha­yan y del rey Sal­mán bin Abdu­la­ziz, los monar­cas de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Ara­bia Sau­di­ta, res­pec­ti­va­men­te, visi­ta­ron por invi­ta­ción de sus direc­ti­vos la fábri­ca de muni­cio­nes de Indu­mil en Soga­mo­so. Un año des­pués de la últi­ma visi­ta, en el 2017, una comi­ti­va de la com­pa­ñía esta­tal colom­bia­na via­jó a Abu Dha­bi a expo­ner sus pro­duc­tos béli­cos y logró con­ven­cer a varios ofi­cia­les ára­bes a mirar a Colom­bia en bus­ca de armas.

Sin embar­go, otro ele­men­to cla­ve a tener en cuen­ta es el pro­duc­to estre­lla de indu­mil: los fusi­les Galil Cor­do­va. Solo Indu­mil pro­du­ce estos fusi­les en el mun­do pues, aun­que los Galil son armas de ori­gen israe­lí, Israel dejó de pro­du­cir­los hace más una déca­da y Colom­bia, acos­tum­bra­do a estos en sus Fuer­zas Mili­ta­res, los per­fec­cio­nó a tal pun­to que bue­na par­te de las pie­zas de los fusi­les ven­di­dos a paí­ses como Gua­te­ma­la son de dise­ño colombiano.

En una tar­de de junio del 2019, en un even­to pri­va­do en Bogo­tá, el gene­ral Luis Miguel Ral­da, enton­ces minis­tro de Defen­sa gua­te­mal­te­co y el almi­ran­te Her­nan­do Wills, geren­te de Indu­mil, fir­ma­ron un con­tra­to por más de 35 mil millo­nes de pesos para la adqui­si­ción, por par­te de las fuer­zas mili­ta­res de ese país, de 8 mil fusi­les Galil Cor­do­va, cali­bre 5,56×45 milí­me­tros, pro­du­ci­dos y ensam­bla­dos en Colombia.

Pero las armas están lejos de ser el ver­da­de­ro fuer­te de Indu­mil y las expor­ta­cio­nes tam­bién están lejos de ser la prin­ci­pal fuen­te de recur­sos. De hecho, los pro­duc­tos mili­ta­res repre­sen­tan solo el 15,5% de las ven­tas mien­tras que los explo­si­vos y las emul­sio­nes repre­sen­tan el 77,8%. Estos últi­mos insu­mos son uti­li­za­dos amplia­men­te en pro­yec­tos mine­ros y de infra­es­truc­tu­ra en todo el país.

Muy bien ha sabi­do adap­tar­se Indu­mil a las nece­si­da­des de los colom­bia­nos. El pri­me­ro de abril del 2020, cuan­do no se habla­ba de nada dis­tin­to del coro­na­vi­rus en Colom­bia y el mun­do, la empre­sa anun­ció que tem­po­ral­men­te deja­ba de con­cen­trar­se en la pro­duc­ción de armas para enfo­car­se en la faci­li­ta­ción de insu­mos médi­cos nece­sa­rios para con­tra­rres­tar la pan­de­mia. Ese día, la empre­sa se com­pro­me­tió a fabri­car al menos 3 mil camas y mue­bles hos­pi­ta­la­rios para el sec­tor de la salud en Colom­bia. Ade­más, paten­tó un gel anti­bac­te­rial pro­pio de bajo cos­to y, des­de sep­tiem­bre del 2020, empe­zó a ensam­blar los res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les desa­rro­lla­dos por la Uni­ver­si­dad del Rosario.

Para el 2022, Indu­mil pro­yec­ta incre­men­tar sus expor­ta­cio­nes de armas e insu­mos mili­ta­res en 200 mil millo­nes de pesos.

Fuen­te: Las 2 orillas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *