Argen­ti­na. Seguir garan­ti­zan­do derechos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de enero de 2021.

La pro­mul­ga­ción inmi­nen­te de la Ley de IVE inau­gu­ra un tiem­po fun­da­men­tal: el de la lucha por su imple­men­ta­ción. Des­de Neu­quén, la acti­vis­ta femi­nis­ta Ruth Zur­brig­gen, de la Colec­ti­va La Revuel­ta, sos­tie­ne que la cla­ve es «hacer vivir la ley» en todas las ins­ti­tu­cio­nes y en todos los terri­to­rios, con peda­go­gía y tra­ma feminista.

“Nos mere­ce­mos un des­can­so, com­pa­ñe­res, por­que en unos días tene­mos que seguir luchan­do, aho­ra para garan­ti­zar la imple­men­ta­ción de la IVE en todo el terri­to­rio argen­tino”, fue­ron las pala­bras de las inte­gran­tes de la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to antes de ter­mi­nar la mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción del pasa­do 30D.

Eran alre­de­dor de las cin­co de la madru­ga­da y hacía ape­nas un rato que la ley había sido apro­ba­da en el Sena­do, mien­tras una de las noches más calu­ro­sas del verano encen­día aún más la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral de lxs cien­tos de miles que fes­te­ja­ban en las afue­ras del Con­gre­so des­pués de haber vivi­do una jor­na­da his­tó­ri­ca para todas las muje­res y per­so­nas con capa­ci­dad de ges­tar de Amé­ri­ca Latina.

Aho­ra que pasa­ron unos días, que el Año Nue­vo lle­gó teñi­do de ver­de y des­bor­da­do de emo­ción por haber con­quis­ta­do uno de los dere­chos más impor­tan­tes y desea­dos del femi­nis­mo, las pala­bras de las mili­tan­tes de la Cam­pa­ña vuel­ven a reso­nar para recor­dar que esta vic­to­ria es, tam­bién, el pri­mer paso de un lar­go camino por recorrer.

Soco­rris­tas en Red (femi­nis­tas que abor­ta­mos), ha sido des­de siem­pre una pie­za fun­da­men­tal en el pro­fun­do entra­ma­do del movi­mien­to femi­nis­ta y, jun­to a otras arti­cu­la­cio­nes colec­ti­vas, es una de las orga­ni­za­cio­nes fede­ra­les que hace más de ocho años acom­pa­ña abor­tos lega­les por cau­sa­les con infor­ma­ción, con cui­da­dos, y con un esfuer­zo y una mili­tan­cia coti­dia­na en las ciu­da­des y en los barrios que es tan incal­cu­la­ble como muchas veces desconocida.

“La impa­ra­ble ener­gía vital de lo colec­ti­vo nos dejó en mejo­res con­di­cio­nes y nos dio más sos­te­nes y más empu­je para seguir insis­tien­do y pro­yec­tan­do inte­li­gen­te­men­te las innu­me­ra­bles deman­das que toda­vía con­ti­núan vigen­tes”, ase­gu­ra Ruth Zur­brig­gen, una de las acti­vis­tas de esta agru­pa­ción y de la Colec­ti­va Femi­nis­ta “La Revuel­ta”, de Neuquén.

Para Ruth, lo que vie­ne aho­ra que la ley se apro­bó es un tiem­po en el que la tarea más impor­tan­te será luchar para lograr su imple­men­ta­ción y tam­bién para con­ti­nuar garan­ti­zan­do dere­chos: “La idea es seguir arman­do tra­mas femi­nis­tas, inter­pe­lan­do los machis­mos, los sexis­mos, los héte­ro-sexis­mos, la lucha por el dere­cho a la tie­rra y por las polí­ti­cas de cui­da­dos, entre otras de las tareas que nos proponemos”.

¿Cuá­les son los pasos a seguir a par­tir de la san­ción de la IVE en el Poder Legislativo?

-Lo pri­me­ro es la pro­mul­ga­ción de la ley, que le corres­pon­de al Poder Eje­cu­ti­vo y que tie­ne diez días hábi­les para hacer­lo. Una vez que eso suce­da, ya ten­dre­mos IVE en todo el terri­to­rio nacio­nal. Por otro lado, hay que ver la regla­men­ta­ción, que es aque­llo que le da ope­ra­ti­vi­dad a los dis­tin­tos artícu­los de la ley. Pero, mien­tras tan­to, una vez que esté pro­mul­ga­da, la per­so­na que nece­si­te rea­li­zar­se un abor­to esta­rá en todo su dere­cho de soli­ci­tar­lo en los hos­pi­ta­les o los cen­tros de salud.

¿Cómo creés que se va a dar esa implementación?

-Lo más pro­mi­so­rio está en el hecho de que es una ley muy desea­da y recla­ma­da colec­ti­va­men­te, enton­ces eso será un plus. Tam­bién sabe­mos que hay un camino anda­do con las ILEs (Inte­rrup­cio­nes Lega­les de Emba­ra­zos) y que eso tie­ne que ser­vir de expe­rien­cia peda­gó­gi­ca des­de don­de lan­zar­nos a la imple­men­ta­ción. Ya nos esta­mos pre­pa­ran­do para el des­plie­gue de un tra­ba­jo inmen­so que no será de un día para el otro: tene­mos que hacer vivir la ley en las ins­ti­tu­cio­nes, prin­ci­pal­men­te en el sis­te­ma de salud, pero tam­bién en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, el Poder Judi­cial (con­si­de­ran­do espe­cial­men­te lo que ya anun­cian y empie­zan a hacer quie­nes se opu­sie­ron, que es pre­sen­tar recla­mos de incons­ti­tu­cio­na­li­dad) y tam­bién en otras áreas. Ade­más, hay que hacer que la infor­ma­ción sobre la ley lle­gue a todos los terri­to­rios para lograr visi­bi­li­zar que los dere­chos en Argen­ti­na no se aca­ban en las gran­des ciu­da­des. Y todo ese hacer acti­vis­ta inclu­ye tam­bién dar a cono­cer la exis­ten­cia del dere­cho al abor­to, las impli­can­cias que tie­ne y los prin­ci­pios en los que se asienta.

¿Cuá­les serían las accio­nes con­cre­tas para lograr eso?

-Prin­ci­pal­men­te gene­rar fuer­tes cam­pa­ñas públi­cas de difu­sión, exi­gir al Esta­do para que las imple­men­te y man­te­ner el tema en agen­da, por­que los tex­tos de ley son pisos de posi­bi­li­da­des. Espe­cial­men­te las leyes que refie­ren al con­trol de los cuer­pos de las muje­res y de toda per­so­na con capa­ci­dad de ges­tar. Tene­mos que des­ple­gar pro­gra­mas de acción con estra­te­gias diver­sas que con­flu­yan y que se asien­ten en enfo­ques des­de la inter­sec­cio­na­li­dad, las dis­tin­tas eda­des, las regio­nes del país, etc. Por eso aho­ra la imple­men­ta­ción de la ley nece­si­ta­rá más orga­ni­za­ción femi­nis­ta que nun­ca. Otra cues­tión muy impor­tan­te es exi­gir que se aprue­be de mane­ra urgen­te el regis­tro de la mife­pris­to­na en Argen­ti­na, que es la medi­ca­ción más ade­cua­da para los abor­tos medi­ca­men­to­sos, por­que al com­bi­nar esta dro­ga con el miso­pros­tol da una mayor efi­ca­cia al tra­ta­mien­to. Has­ta aho­ra se ha usa­do sola­men­te miso­pros­tol por­que la mife­pris­to­na no está regis­tra­da, pero si logra­mos esto la efec­ti­vi­dad va a pasar a ser muchí­si­mo mayor y mejo­ra­rá toda la cali­dad del proceso.

¿Cómo se va a tra­ba­jar en rela­ción a la obje­ción de con­cien­cia de quie­nes no quie­ran rea­li­zar abortos?

-La dispu­ta con obje­torxs de la prác­ti­ca es todo un tema, pero lo impor­tan­te es que no obs­tru­yan: que no mal­tra­ten ni pro­duz­can dila­cio­nes en el pro­ce­so. Si logra­mos hacer valer la dife­ren­cia entre obje­tar y obs­truir habre­mos dado un paso fun­da­men­tal, por­que muchas per­so­nas se han mani­fes­ta­do como obje­to­ras más que nada para no meter­se en pro­ble­mas, para no ser par­te del estig­ma que toda­vía rodea al tema. Par­te de ese “hacer” en la imple­men­ta­ción será tam­bién que poda­mos gene­rar mella en esa dife­ren­cia y seguir abrien­do el cono­ci­mien­to y la infor­ma­ción para que cada día haya menos obje­torxs. Y, a la par, para que quie­nes sí defi­nan ser­lo entien­dan que no todo vale y que tie­nen obli­ga­cio­nes con­cre­tas con esa per­so­na que lle­gó a su con­sul­to­rio para soli­ci­tar una IVE o una ILE. Tam­bién va a ser muy impor­tan­te que des­de el Minis­te­rio de Salud y las polí­ti­cas públi­cas de cada lugar se pue­da garan­ti­zar que no haya equi­pos de gine­co­lo­gía que sean obje­to­res en su tota­li­dad. Por eso pro­mo­ver lla­ma­dos a ocu­par car­gos sabien­do qué se nece­si­ta para velar por el cum­pli­mien­to de la ley va a ser otra gran res­pon­sa­bi­li­dad de las auto­ri­da­des sani­ta­rias de Nación, y por supues­to tam­bién de cada provincia. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *