Argen­ti­na. Sacar el abor­to del arma­rio, poner­lo en la red

Por Raquel Rero. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero de 2021.

La apro­ba­ción del dere­cho al abor­to en Argen­ti­na impul­sa la lucha en toda la región. Las redes femi­nis­tas suplen en Lati­noa­mé­ri­ca la ausen­cia del Esta­do en los pro­ce­sos de inte­rrup­ción del emba­ra­zo. La fal­ta de leyes que ampa­ren no detie­ne los abor­tos y ellas “se enre­dan” para garan­ti­zar­se segu­ri­dad y acom­pa­ña­mien­to, para decir­le al sis­te­ma: «No esta­mos solas».


-Alguien nece­si­ta golo­si­nas para tres semanas.

La pri­me­ra línea en un chat para ali­viar la pre­sión de la vál­vu­la inter­na, el ini­cio del camino de un abor­to en uno de los paí­ses más res­tric­ti­vos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Con un men­sa­je en cla­ve, Ber­ta Padi­lla (nom­bre fic­ti­cio) ha hecho muchas veces de puen­te entre las muje­res que bus­can inte­rrum­pir sus emba­ra­zos y la red femi­nis­ta que les ayu­da. Es una red clan­des­ti­na, por­que en Hon­du­ras se prohi­be el acce­so al abor­to en todas sus for­mas, así como la anti­con­cep­ción de emer­gen­cia. Padi­lla encon­tró el con­tac­to de una per­so­na que for­ma­ba par­te de la red a tra­vés de una ins­ti­tu­ción que tra­ba­ja por los dere­chos de las muje­res en el país. “Yo era una cara públi­ca, en mis redes socia­les defen­día el abor­to libre. Empe­za­ron a escri­bir­me para ver si tenía acce­so al medi­ca­men­to y yo les remi­tía a la red”, explica.

A tra­vés del correo o el telé­fono –median­te apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría cifra­das y segu­ras– se pide un ultra­so­ni­do para com­pro­bar el tiem­po y tipo de emba­ra­zo. La red pro­por­cio­na las pas­ti­llas abor­ti­vas (miso­pros­tol y mife­pris­to­na) a cam­bio de una can­ti­dad de dine­ro, aun­que tam­bién se ofre­cen reba­jas o el medi­ca­men­to gra­tis según la con­di­ción de la mujer. A par­tir de ahí se les expli­ca el pro­ce­so y, si ellas lo piden, se les acom­pa­ña tele­fó­ni­ca o presencialmente.

“Se trae el medi­ca­men­to des­de otros paí­ses don­de el abor­to es legal. Les damos las ins­truc­cio­nes de cómo tomar­lo y com­pa­gi­nar­lo con anal­gé­si­cos, anti­emé­ti­cos y anti­dia­rrei­cos. Reco­men­da­mos cua­tro pas­ti­llas de miso bajo la len­gua. Si se lo ponen en la vagi­na y lle­gan a nece­si­tar aten­ción médi­ca se las pue­den encon­trar y pro­ce­sar­las por abor­to”, deta­lla la acti­vis­ta. Ella mis­ma se que­dó emba­ra­za­da e inte­rrum­pió su emba­ra­zo en dos oca­sio­nes, ambas con seis sema­nas de ges­ta­ción. Con­si­guió la medi­ci­na (Cyto­tec de Pfi­zer) a tra­vés de la red y en una far­ma­cia peque­ña que hizo la vis­ta gorda.

No hay cifras exac­tas de cuán­tas muje­res y niñas se some­ten a abor­tos clan­des­ti­nos en Hon­du­ras, pero esti­ma­cio­nes de algu­nas orga­ni­za­cio­nes cal­cu­lan que se rea­li­zan al año más de 50.000. La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y Gutt­ma­cher Ins­ti­tu­te denun­cian que tres de cada cua­tro abor­tos prac­ti­ca­dos en Amé­ri­ca Lati­na no tie­nen con­di­cio­nes de segu­ri­dad y cada año unas 760.000 muje­res reci­ben tra­ta­mien­to por com­pli­ca­cio­nes deri­va­das de ello. Lati­noa­mé­ri­ca es una de las regio­nes del mun­do con mayo­res res­tric­cio­nes lega­les a pesar del reco­no­ci­mien­to de esta pro­ble­má­ti­ca de salud pública.

Será Ley en todo el terri­to­rio. Lo dice la marea ver­de que tiñe de color toda la región. Pero en el inter­me­dio, y ante el acce­so a dere­chos dila­ta­do en el tiem­po, sigue hacien­do fal­ta la ayu­da en para­le­lo. Lo decía la dipu­tada argen­ti­na del Fren­te de Todos, Danie­la Villar, en el deba­te por la media san­ción del pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do por el Gobierno de Alber­to Fer­nán­dez: “Las muje­res abor­tan ante la ausen­cia del Esta­do y esa ausen­cia las suplen las redes feministas”.

Abor­tar al mar­gen del sistema

En ese hue­co se encuen­tra la tela de ara­ña que des­de hace años tejen estas orga­ni­za­cio­nes. Más de 22 agru­pa­cio­nes for­man par­te de la Red Femi­nis­ta Lati­no­ame­ri­ca­na y Cari­be­ña de Acom­pa­ña­mien­to y Abor­to. Hay muchas más.

Maria José Tirao es par­te­ra en el Hos­pi­tal José Inge­nie­ros de La Pla­ta y par­ti­ci­pan­te de la Red de Pro­fe­sio­na­les de la Salud por el Dere­cho a Deci­dir. Más de 2.000 pro­fe­sio­na­les hacen “acti­vis­mo den­tro del sis­te­ma de salud”. Rea­li­zan inte­rrup­cio­nes lega­les con la ban­de­ra del cau­sal salud, enten­di­do des­de una con­cep­ción bio­psi­co­so­cial: “Si yo no ten­go dine­ro para poder sol­ven­tar una ges­ta, si no ten­go tra­ba­jo o sim­ple­men­te no se ajus­ta a mi pro­yec­to de vida una ges­ta, eso sería un cau­sal de inte­rrup­ción legal”.

Quie­nes no quie­ren o no pue­den acce­der al ámbi­to hos­pi­ta­la­rio, son acom­pa­ña­das por las Soco­rris­tas. Dan infor­ma­ción siguien­do los pro­to­co­los de la OMS y acom­pa­ñan a las muje­res y per­so­nas ges­tan­tes con prác­ti­cas segu­ras. El víncu­lo de coope­ra­ción entre ambas redes se ha incre­men­ta­do por el ais­la­mien­to deri­va­do de la pan­de­mia. “Tuvi­mos que absor­ber la deman­da del soco­rris­mo y ahí se vio mucho el volu­men de gen­te que abor­ta por fue­ra del sis­te­ma de salud. Hici­mos quee­sas con­sul­tas lle­ga­ran a noso­tras. Muchas se resol­vie­ron por telé­fono y la per­so­na venía a reti­rar medi­ca­ción y fir­mar el con­sen­ti­mien­to infor­ma­do, pero tam­bién hubo que tener en cuen­ta a quie­nes esta­ban ais­la­das o tenían situa­cio­nes com­ple­jas, como inte­rrum­pir vivien­do en el mis­mo lugar con alguien que las vio­len­ta­ba. Ahí la labor de las soco­rris­tas fue estar en comu­ni­ca­ción con la per­so­na en el momen­to”, cuen­ta Maria José Tirao.

A la difi­cul­tad en el acce­so, se suma el incre­men­to de casos que tra­jo la pan­de­mia en muchos paí­ses. Vanes­sa Jimé­nez cree que se cua­dri­pli­có el núme­ro de abor­tos: “Una cosa que noté es que muchos emba­ra­zos esta­ban pla­nea­dos y deci­die­ron inter­ru­pir­los por la situa­ción actual”. Des­de el nor­te de Méxi­co, en Nue­vo León, tra­ba­ja de for­ma volun­ta­ria con otras 19 muje­res en Nece­si­to Abor­tar. Pro­po­nen “sos­te­ner una plá­ti­ca segu­ra don­de escu­char sus mie­dos y dudas, brin­dar escu­cha acti­va, dar infor­ma­ción legal y cien­tí­fi­ca”. La legis­la­ción mexi­ca­na ha crea­do un cam­po de difí­cil acce­so con cau­sa­les lega­les e ile­ga­les según el Esta­do. A ello se aña­de el estig­ma social: “Pesa la idea de que aun­que pue­dan acce­der al dere­cho está mal que lo ejer­zan. Bus­ca­mos trans­for­mar la viven­cia y, en lugar de que lo vivan como un deli­to, que lo viven­cien como un dere­cho”. Par­te de la labor es dar­le la cara al Esta­do. Decir­les: “Noso­tras no esta­mos equi­vo­ca­das, son uste­des quie­nes han incum­pli­do el dere­cho de las mujeres”.

A dife­ren­cia de otros paí­ses, en Méxi­co el miso­pros­tol está dis­po­ni­ble en las far­ma­cias aun­que depen­de mucho el acce­so de quién esté detrás del mos­tra­dor. Com­par­tir infor­ma­ción sobre el abor­to tam­po­co es deli­to y aún así la clan­des­ti­ni­dad es una realidad.

Para Vanes­sa Jimé­nez el acom­pa­ña­mien­to dura lo que la mujer nece­si­ta. Es pre­sen­cial, es tele­fó­ni­co o, inclu­so, en su pro­pia casa: “Hay chi­cas que no tenían otro lugar. Son pro­ce­sos que antes no ima­gi­na­ba por­que yo tam­bién tuve mucho estig­ma. Creo que la expe­rien­cia me hizo enten­der que nun­ca se tra­ta de mí un abor­to, sino de la vida de quien lo está vivien­do”. En ple­na pan­de­mia, una chi­ca de 15 años y su madre acu­die­ron a ellas des­pués de reci­bir la nega­ti­va de dos hos­pi­ta­les. ”Vino la madre, la her­ma­na y la chi­ca; pidie­ron comi­da y ella esta­ba bien. Fue un acom­pa­ña­mien­to más para la mamá, ella llo­ra­ba… Si algo he apren­di­do es que el abor­to ade­más de un dere­cho es para muchas muje­res tam­bién un acto de jus­ti­cia, de cie­rre. Sim­bo­li­za tam­bién amor”, afir­ma emocionada.

El ais­la­mien­to ha saca­do a la luz otra reali­dad: el abor­to se hace en casa. Las Par­ce­ras de Colom­bia es la pri­me­ra red de acom­pa­ña­mien­to públi­ca del país. Apues­tan por des­cri­mi­na­li­zar el abor­to, “sacar­lo del clo­set”, según Elia­na Ria­ño. Su enfo­que es la entre­ga de infor­ma­ción cons­tan­te. Las Par­ce­ras no dan medi­ca­ción –requie­re rece­ta médi­ca– pero a quie­nes no con­si­guen acce­der a ella les ayu­dan median­te alian­zas con el sec­tor sani­ta­rio. “La clan­des­ti­ni­dad ha sido la sali­da para muchas, solo el 1% de las muje­res que abor­tan en Colom­bia lo hacen en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”, cuenta.

El reto de estas redes es lle­gar a la mayor can­ti­dad de muje­res. Para ello es nece­sa­rio tener acce­so a inter­net o a una red tele­fó­ni­ca, y en Colom­bia todo se com­pli­ca en regio­nes rura­les o en acom­pa­ña­mien­tos en len­guas loca­les. Elia­na Ria­ño denun­cia que “el ros­tro del abor­to inse­gu­ro es un ros­tro de muje­res jóve­nes, indí­ge­nas, cam­pe­si­nas, negras, empo­bre­ci­das… No son muje­res de cla­se alta. Por eso la lucha del abor­to es una lucha de cla­ses, para dar cuen­ta tam­bién de los pri­vi­le­gios que tene­mos unas sobre otras”.

La par­ce­ra da en la dia­na. Le sigue una com­pa­ñe­ra de Ecua­dor, Vero­ni­ca Vera: “Todo depen­de­rá del recur­so eco­nó­mi­co, de la cla­se que les atra­vie­se. Un por­cen­ta­je muy baji­to se hace por vías lega­les y solo la cla­se media o alta acce­de a abor­tos segu­ros en hos­pi­ta­les”. For­ma par­te de Las Coma­dres. Tra­ba­jan en un país don­de hay tres cau­sa­les de abor­to legal, “uno de los pro­to­co­los más pro­gre­sis­tas de la región sobre el papel”, pero no en la prác­ti­ca y en Ecua­dor se per­si­gue la inte­rrup­ción como un deli­to. Denun­cia que no hay infor­ma­ción cla­ra: “Los médi­cos no saben que el abor­to es un dere­cho y el acce­so que­da pen­dien­te de sus creen­cias o de la infor­ma­ción que ten­gan”. En esa lagu­na actúan des­de 2014 Las Coma­dres: “Nos dimos cuen­ta de que era nece­sa­rio ir un paso más allá, que­ría­mos ver­nos y dar­nos infor­ma­ción, por ello el encuen­tro gru­pal es la for­ma en la que noso­tras acom­pa­ña­mos”. Fren­te a la cri­mi­na­li­za­ción, el ros­tro: “Nues­tra apues­ta es por el encuen­tro, sacar el abor­to de lo ile­gal y lo clan­des­tino; estar antes, duran­te y des­pués de todo el pro­ce­so”. Des­de mar­zo han teni­do que rein­ven­tar­se uti­li­zan­do las lla­ma­das, pero espe­ra poder vol­ver pron­to al encuen­tro: “Para noso­tras es lo que da la posi­bi­li­dad de des­pe­na­li­zar el abor­to social­men­te y cons­ta­tar que es una realidad”.

Poner­le el cuer­po, la cara, y tam­bién dar­le la mano

La inte­gran­te de Las Coma­dres cree que acom­pa­ñar abor­tos es una apues­ta tam­bién por la auto­no­mía: “Una mujer que deci­de abor­tar a pesar de un con­tex­to tan com­ple­jo como estar en ais­la­mien­to por ejem­plo, y que aún así esté deter­mi­na­da, es una lucha por ella mis­ma. Y noso­tras debe­mos seguir ahí, por­que lo nues­tro es hacer que esta auto­no­mía sea posible”.

Sacar el tabú del arma­rio y colo­car­lo bajo la luz. “Por eso ele­gi­mos la visi­bi­li­dad”, con­clu­ye Vanes­sa Jimé­nez, “para recor­dar­les que no son ellas las equi­vo­ca­das sino que ha sido el Esta­do quien les ha falla­do y dar­nos cuen­ta de nues­tra capa­ci­dad de cam­biar el contexto”.

Acom­pa­ñar es tam­bién des­apren­der. Elia­na Ria­ño lo reco­no­ce: “Todas tene­mos pre­jui­cios. Antes, por ejem­plo, pen­sa­ba que el abor­to solo era la últi­ma opción. Para mí el acom­pa­ñar sig­ni­fi­có cam­biar muchas cosas en mi per­cep­ción del tema. Me ense­ñó los lími­tes que nos pone el Esta­do, las leyes y la medi­ci­na hege­mó­ni­ca occi­den­tal. Acom­pa­ñar es rom­per esos lími­tes tam­bién. Estar con ellas nos hace pen­sar más herra­mien­tas, en cómo segui­mos avan­zan­do”. Es apren­di­za­je trans­na­cio­nal en la lucha de acom­pa­ñar­se unas de otras, dán­do­se res­pues­ta mutua para sal­var­se de los hue­cos del sis­te­ma. Por eso Elia­na cree que la tela debe cre­cer: “Seguir enre­dán­do­nos para pro­te­ger­nos y colec­ti­vi­zar este saber que debe ser de todas”.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *