Vene­zue­la. El final anun­cia­do de Juan Guaidó

Por Mar­co Terug­gi. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de enero de 2021.

Vene­zue­la tran­si­ta una modi­fi­ca­ción del table­ro polí­ti­co, tan­to nacio­nal como inter­na­cio­nal, dimen­sio­nes muchas veces inse­pa­ra­ble en el actual con­flic­to. Esa recon­fi­gu­ra­ción no es nue­va y por momen­tos apa­re­ce con evi­den­cia, como en estos días en que la nue­va Asam­blea Nacio­nal ya se encuen­tra en fun­cio­nes y Juan Guai­dó pare­ce estar ante sus últi­mas, o ya ago­ta­das, reservas. 

Una de las seña­les de esta situa­ción vino por la deci­sión de la Unión Euro­pea de no reco­no­cer­lo como “pre­si­den­te inte­ri­no”. La posi­ción fue expre­sa­da con diplo­ma­cia y filo: Guai­dó fue cali­fi­ca­do como “repre­sen­tan­te de la Asam­blea salien­te”. La Unión, al afir­mar que la Asam­blea que pre­si­día Guai­dó no sigue vigen­te, como afir­ma un sec­tor de la opo­si­ción, des­car­ta la con­ti­nui­dad de la “pre­si­den­cia interina”.

Esta modi­fi­ca­ción ya había sido anti­ci­pa­da. Posi­cio­nes duras con­tra el gobierno de Nico­lás Madu­ro, como las de Ale­ma­nia, Holan­da o Fran­cia, cam­bia­ron ante el nue­vo esce­na­rio. Una pre­gun­ta vie­ne al caso: ¿se tra­tó de un reaco­mo­do euro­peo en sole­dad o de una posi­ción acor­da­da con la nue­va admi­nis­tra­ción entran­te en Esta­dos Uni­dos? La modi­fi­ca­ción del table­ro ocu­rre sobre varios nive­les a la vez. EE.UU. segu­ra­men­te man­ten­drá el reco­no­ci­mien­to a Guai­dó como “pre­si­den­te inte­ri­no” en lo que fue un acuer­do bipar­ti­dis­ta des­de el prin­ci­pio. Pero segu­ra­men­te, en simul­tá­neo con la rati­fi­ca­ción de ese posi­cio­na­mien­to, ocu­rra la modi­fi­ca­ción de la tác­ti­ca, de la for­ma de abor­da­je del expe­dien­te Vene­zue­la que, a todas luces, no dio los resul­ta­dos espe­ra­dos por Washington.

Otros gobier­nos man­ten­drán jun­to con EE.UU. una línea de reco­no­ci­mien­to de la “pre­si­den­cia inte­ri­na”, como aque­llos ubi­ca­dos en el arco más a la dere­cha en Amé­ri­ca Lati­na, como Colom­bia, Bra­sil y Chi­le, y alia­dos esta­dou­ni­den­ses en polí­ti­ca exte­rior, como Cana­dá, el Rei­no Uni­do y Japón. Pero la deci­sión de cómo con­ti­nuar para lograr un cam­bio de gobierno en Vene­zue­la no será una deci­sión de esos gobier­nos sino, como fue des­de el ini­cio, exclu­si­va­men­te de EE.UU.

Guai­dó está fue­ra del cen­tro polí­ti­co, ago­ta­do como para cum­plir los obje­ti­vos polí­ti­cos bajo los cua­les fue cons­trui­do. Lo saben todos los acto­res, inde­pen­dien­te­men­te de su narra­ti­va públi­ca. Por eso exis­ten repo­si­cio­na­mien­tos inter­na­cio­na­les y nume­ro­sas frac­tu­ras suce­si­vas den­tro de la opo­si­ción vene­zo­la­na, don­de cada diri­gen­te, par­ti­do ‑o frag­men­to de par­ti­do- bus­ca posi­cio­nar­se de cara al esce­na­rio abier­to y en cons­truc­ción. Se tra­ta del posi­ble final de una estra­te­gia repre­sen­ta­da en Guai­dó, la de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad para­le­la. El gobierno vene­zo­lano logró des­ac­ti­var­la en un lap­so de dos años, con un cos­to gene­ral para la eco­no­mía sobre la cual se pro­fun­di­zó un blo­queo, la pobla­ción, en par­ti­cu­lar los sec­to­res popu­la­res y capas medias, y sobre la polí­ti­ca, que se con­vir­tió en posi­cio­nes de trincheras.

¿Cómo será la nue­va eta­pa?

Por el momen­to pue­den ver­se algu­nos con­tor­nos. El dis­cur­so de la nue­va Asam­blea, con mayo­ría cha­vis­ta, plan­tea tan­to la impor­tan­cia del diá­lo­go como la recon­ci­lia­ción y la nece­si­dad de que no exis­ta impu­ni­dad. Iris Vare­la, vice­pre­si­den­ta del poder legis­la­ti­vo, afir­mó en la sesión del jue­ves que “acor­da­mos como jun­ta direc­ti­va crear una comi­sión espe­cial que va a inves­ti­gar las accio­nes per­pe­tra­das con­tra la Repú­bli­ca des­de las direc­ti­vas y algu­nos miem­bros de la Asam­blea en el perío­do 2016 – 2021 (…) en un mes tie­ne que haber resul­ta­dos y ya tie­ne que salir el exhor­to para que actúe la jus­ti­cia de mane­ra contundente”.

El men­sa­je apun­tó direc­ta­men­te a Guai­dó, que a par­tir del 5 de enero per­dió la inmu­ni­dad par­la­men­ta­ria. Quien el 23 de enero del 2019, enton­ces des­co­no­ci­do para el país, se auto­pro­cla­mó pre­si­den­te, sabe aho­ra que su final polí­ti­co es cues­tión de tiem­po. Que­da­rá en una diso­lu­ción de capi­tal polí­ti­co has­ta redu­cir­se al Twit­ter, o será dete­ni­do por la jus­ti­cia. ¿De qué depen­de­rá? De tiem­pos polí­ti­cos, posi­bles diá­lo­gos y nego­cia­cio­nes inter­na­cio­na­les don­de el cha­vis­mo tie­ne una posi­ción de fuer­za polí­ti­ca, pero de debi­li­dad económica.

La apues­ta del gobierno para la nue­va eta­pa se cen­tra en el inten­to de ingre­so de capi­ta­les pri­va­dos, nacio­na­les y extran­je­ros, a dife­ren­tes áreas cla­ves de la eco­no­mía. Es lo que ofi­cial­men­te comen­zó a par­tir de la ley anti-blo­queo vota­da en octu­bre en la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, que plan­tea, entre otras cosas, que ese pro­ce­so de ingre­so de capi­ta­les se hará de for­ma con­fi­den­cial para evi­tar las per­se­cu­cio­nes del blo­queo por lo que, has­ta la fecha, no han exis­ti­do ren­di­cio­nes de cuen­ta al respecto.

Aún no pue­den medir­se los resul­ta­dos de esa orien­ta­ción que comen­zó con ante­rio­ri­dad a la ley. Según la efec­ti­vi­dad o no, es decir que per­mi­tan una mejo­ra de los ingre­sos en las arcas del Esta­do, de los ser­vi­cios públi­cos, en empre­sas estra­té­gi­cas como PDVSA, el gobierno ten­drá mayor o menor urgen­cia para nego­ciar una fle­xi­bi­li­za­ción del blo­queo en un posi­ble diálogo/​acuerdo con EEUU. La apues­ta del gobierno es, ade­más, que, den­tro del rom­pe­ca­be­zas, esa mis­ma ley y las opor­tu­ni­da­des de inver­sión que ofre­ce, fun­cio­ne como ele­men­to que empu­je hacia acuerdos.

Por el momen­to se tra­ta de deba­tes, aná­li­sis y puer­tas cerra­das, pero no de impac­tos en una coti­dia­nei­dad que se encuen­tra des­de hace años bajo meta­mor­fo­sis, con sala­rios y jubi­la­cio­nes que van des­de dos dóla­res men­sual en el Esta­do has­ta alre­de­dor de 50 o 100 dóla­res en empre­sas pri­va­das, con difi­cul­ta­des de abas­te­ci­mien­to de agua, gas, luz, y gaso­li­na, y una mone­da nacio­nal que retro­ce­de ante el avan­ce del dólar des­de lo peque­ño has­ta lo macro. Esa coti­dia­nei­dad es el prin­ci­pal tiem­po de las mayo­rías en Venezuela.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *