Sáha­ra Occi­den­tal. ¿Cómo se pue­de ocul­tar una gue­rra duran­te dos meses en la era de la información?

Por Mah Iah­dih Nan /​ECS , Resu­men Medio Orien­te, 7 de enero de 2021-.

Hay cosas que solo son posi­bles en Marrue­cos, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble que se pue­dan dar en otro lugar, nin­gún país del mun­do pue­de silen­ciar una gue­rra duran­te dos meses en la era de la infor­ma­ción, don­de en cada esqui­na hay un telé­fono móvil o un saté­li­te, sin embar­go Marrue­cos lo ha con­se­gui­do, y lo ha hecho en el inte­rior y en el exte­rior. Muchos se pre­gun­ta­rán y como un país ancla­do en la baja edad media pue­de lograr ocul­tar el estruen­do de los mor­te­ros que en oca­sio­nes se han escu­cha­do a 50 km de dis­tan­cia, las redes ates­ta­das de ata­ques del ejér­ci­to Saha­raui y han sido pocos los días en los que el ejér­ci­to Marro­quí no ha ente­rra­do al menos a un sol­da­do.
En el esce­na­rio inte­rior, el Maj­zen lo tie­ne bas­tan­te con­tro­la­do, y se mane­ja a sus anchas, no es la pri­me­ra ni la últi­ma vez que amor­da­za un gran acon­te­ci­mien­to, son múl­ti­ples los fac­to­res que jue­gan a su favor; en pri­mer lugar hay que recor­dar que Marrue­cos osten­ta uno de los por­cen­ta­jes de anal­fa­be­tis­mo más altos del pla­ne­ta, superan­do el 35%, lo que equi­va­le a que un ter­cio de la pobla­ción nun­ca ha ido a una escue­la, a esto hay que sumar­le la edu­ca­ción mar­ca­da por la sumi­sión y la obe­dien­cia de carác­ter reli­gio­so, a la fami­lia Alaui­ta, bajo el pre­tex­to de su fal­sa vin­cu­la­ción fami­liar con el pro­fe­ta Moha­med. Lo que les ha con­ce­di­do la con­di­ción de san­tos y un poder abso­lu­to sobre el pue­blo Marro­quí, ejer­ci­do duran­te siglos. El marro­quí medio cree que los Alaui­tas son sacros y que tie­ne la obli­ga­ción de vene­rar­los, lo que faci­li­ta al Maj­zen la labor de some­ti­mien­to y con­trol que ejer­ce sobre la vida de los marro­quíes.
Estos dos fac­to­res: la igno­ran­cia del pue­blo Marro­quí y el poder abso­lu­to que osten­ta la monar­quía han faci­li­ta­do la crea­ción de la estruc­tu­ra guber­na­men­tal lla­ma­da MAJZEN, que es un con­glo­me­ra­do com­pues­to por varias capas de poder super­pues­tas cuya fun­ción esen­cial es que nadie se sal­ga de la fila. Duran­te el man­da­to de Has­san II, que posi­ble­men­te sea el sul­tán más san­gui­na­rio de la his­to­ria de Marrue­cos, con­si­guió neu­tra­li­zar los com­po­nen­tes esen­cia­les en una demo­cra­cia moder­na y con­ver­tir­los en un meca­nis­mo a su ser­vi­cio; la socie­dad civil, la pren­sa y las estruc­tu­ras polí­ti­cas (par­ti­dos y sin­di­ca­tos). Estos tres ele­men­tos en Marrue­cos o no exis­ten o exis­ten bajo un estric­to y férreo con­trol.
Para cual­quier pro­fano, una ojea­da sobre Marrue­cos, la pri­me­ra con­clu­sión es que es un país nor­mal y en el que exis­ten los tres ele­men­tos cita­dos ante­rior­men­te, pero ese es jus­to el gran logro del dic­ta­dor Has­san II, con­ver­tir las apa­rien­cias en reali­da­des, trans­for­mar a ojos del Marro­quí el espe­jis­mo en un mar de agua dul­ce.
Cuan­do en los años ochen­ta, se esta­ble­ció en el mun­do como con­di­ción indis­pen­sa­ble el plu­ri­par­ti­dis­mo para que el País sea reco­no­ci­do como demo­cra­cia, Has­san II apro­ve­chó algu­nas estruc­tu­ras sim­bó­li­cas ya exis­ten­tes de algu­nos par­ti­dos polí­ti­cos, creó otros y los puso en manos de per­so­nas de su total con­fian­za; un yerno, un pri­mo segun­do y per­so­nas del sequi­to real, así todo lo tenia bajo con­trol y des­de enton­ces has­ta hoy, Marrue­cos fun­cio­na con esa apa­ren­te nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca, a ojos del mun­do hay par­ti­dos y hay elec­cio­nes, pero todo es un mon­ta­je bien coci­na­do y con­di­men­ta­do en las coci­nas del pala­cio real. Cuan­do se cele­bran las elec­cio­nes tan­to el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción como el repar­to de esca­ños se rea­li­za en los des­pa­chos del Maj­zen al gus­to de la monar­quía Alaui­ta, depen­dien­do de las fide­li­da­des del momen­to, es decir quie­nes han demos­tra­do mayor sumi­sión y plei­te­sía ten­drán su pre­mio, los otros ten­drán que espe­rar pró­xi­mas oca­sio­nes y seguir hacien­do méri­tos de ser­vi­lis­mo y leal­tad.
En cuan­to a la pren­sa, ocu­rre algo pare­ci­do, hay abun­dan­cia de medios, la mayo­ría son pro­pie­dad de tes­ta­fe­rros del mis­mo Maj­zen, pero todos tie­nen que cum­plir órde­nes estric­tas del Maj­zen, la prin­ci­pal, es saber que hay asun­tos que son into­ca­bles. Cuan­do algún medio o perio­dis­ta se ha sali­do de la línea ofi­cial maj­ze­nia­na, la ha paga­do muy caro, por­que aca­ban some­ti­dos a una per­se­cu­ción inter­mi­na­ble con acu­sa­cio­nes de deli­tos comu­nes, que no tie­nen nada que ver con el ejer­ci­cio de su pro­fe­sión, lo que les obli­ga a un pro­ce­so de some­ti­mien­to para aca­bar cedien­do y entre­gán­do­se a la cau­sa del MAJZEN, o aca­bar engor­dan­do la lar­ga lis­ta de los emi­gra­dos.
En los últi­mos 20 años ha habi­do un sin­fín de caso, de perio­dis­tas que se deja­ron lle­var por las apa­rien­cias de la pro­pa­gan­da maj­ze­nia­na, que ven­de al mun­do una liber­tad de pren­sa arti­fi­cial y se la cre­ye­ron y qui­sie­ron hacer algu­na publi­ca­ción inde­pen­dien­te y aca­ba­ron pade­cien­do el cal­va­rio y el dra­ma de las denun­cias, per­se­cu­cio­nes, atro­pe­llos y seve­ras con­de­nas. Entre estos perio­dis­tas se pue­den citar: Ali Lmra­bet, Omar Radi, Hajar Rais­sou­ni, Dris Char­ta­ne, Ali Anouz­la, Hicham Man­sou­ri, Tou­fig Bona­chri­ne, Maa­ti Mon­jib o el Saha­raui Moha­med Radi Ellili…etc etc todos estos perio­dis­tas son tes­ti­gos de que en Marrue­cos nun­ca ha exis­ti­do, ni exis­te una pren­sa fue­ra del idea­rio del Maj­zen, la con­sig­na es; o públi­cas loas al Maj­zen o vivi­rás el res­to de tus días entre terri­bles sufri­mien­tos.
«Ocu­rre algo (…), hay abun­dan­cia de medios, la mayo­ría son pro­pie­dad de tes­ta­fe­rros del mis­mo Maj­zén, pero todos tie­nen que cum­plir órde­nes estric­tas del Maj­zén, el Sáha­ra Occi­den­tal intocable». 

La ter­ce­ra pata del domi­nio des­pó­ti­co y tirá­ni­co que ejer­ce el Maj­zen sobre la vida de todos los bichos vivien­tes que habi­tan en Marrue­cos, es la lla­ma­da socie­dad civil, algo prác­ti­ca­men­te fic­ti­cio en Marrue­cos, El Maj­zen se encar­gó de des­mon­tar cual­quier atis­bo o for­ma de orga­ni­zar­se de la socie­dad civil y sus­ti­tuir­la por las mis­mas estruc­tu­ras de implan­ta­ción del Maj­zen, es decir una espe­cie de poli­cía polí­ti­ca, cuyo pri­mer esla­bón son los chi­va­tos “Moqad­dems” del vecin­da­rio, pasan­do por los Chiujs y aca­ban­do en el Wali (Gober­na­dor) que es quien eje­cu­ta las órde­nes del Maj­zen a tra­vés del Minis­te­rio del Inte­rior. Esta estruc­tu­ra maj­ze­nia­na enrai­za­da y bien implan­ta­da es la que evi­ta que la socie­dad civil pue­da tener el más míni­mo pro­ta­go­nis­mo en cuan­to a las deman­das, aten­ción, orga­ni­za­ción o ges­tión de sus pro­ble­mas, todo se limi­ta a las deci­sio­nes de los repre­sen­tan­tes del Maj­zen, es por ello que en Marrue­cos es casi impo­si­ble orga­ni­zar pro­tes­tas al mar­gen de las direc­tri­ces del Maj­zen y los que lo inten­tan aca­ban siem­pre estre­lla­dos con­tra las alam­bra­das y las embos­ca­das cons­trui­das por las estruc­tu­ras bien sóli­das del Maj­zen.
Como ejem­plo de este domi­nio abso­lu­to, se pue­de citar el caso de los entre 15.000 y 20.000 sol­da­dos marro­quíes que per­die­ron la vida en la gue­rra del Saha­ra, y nun­ca ha exis­ti­do nin­gún ente, aso­cia­ción, orga­ni­za­ción o indi­vi­duo, de la socie­dad civil que hon­re la memo­ria de estos sol­da­dos que entre­ga­ron su vida para com­pla­cer los capri­chos y la fan­ta­sía expan­sio­nis­ta de una monar­quía ena­je­na­da. Es igual­men­te lla­ma­ti­vo el caso de los más de tres mil sol­da­dos marro­quíes pri­sio­ne­ros que estu­vie­ron más de 20 años en manos del Fren­te Poli­sa­rio y que algu­nos de ellos, des­pués de libe­ra­dos estu­vie­ron cua­tro años espe­ran­do ser acep­ta­dos por su pro­pio país, a estos sol­da­dos que se deja­ron media vida en la cár­cel, a su vuel­ta a su tie­rra fue­ron tra­ta­dos como perros sar­no­sos y tam­po­co la lla­ma­da socie­dad civil movió un sólo dedo por ellos. 
En todo este pano­ra­ma exis­ten tres sal­ve­da­des que aun­que esca­pan al con­trol total del Maj­zen, están bien arrin­co­na­das, sin prác­ti­ca­men­te mar­gen de manio­bra, son tres orga­ni­za­cio­nes que inten­tan man­te­ner un per­fil pro­pio fue­ra de la órbi­ta del Maj­zen, pero en reali­dad son como una uto­pía, están muy bien infil­tra­das por agen­tes del con­tra­es­pio­na­je, que des­de den­tro mani­pu­lan sus accio­nes, y aun­que el empe­ño de algu­nos acti­vis­tas de estas orga­ni­za­cio­nes por enar­bo­lar una lucha hones­ta y mili­tan­te, sólo cons­ti­tu­yen una ilu­sión en el tur­bio y maca­bro plan tra­za­do por el Maj­zen. Estas orga­ni­za­cio­nes son: el par­ti­do polí­ti­co La Vía demo­crá­ti­ca, la Aso­cia­ción Marro­quí de Dere­chos Huma­nos y la Aso­cia­ción reli­gio­sa Jus­ti­cia y Espi­ri­tua­li­dad.
En el plano exte­rior, teó­ri­ca­men­te el apa­gón infor­ma­ti­vo sobre la gue­rra en el Saha­ra, vie­ne dado por la situa­ción actual de la pan­de­mia que impi­de la movi­li­dad de los medios de pren­sa inter­na­cio­na­les. No obs­tan­te, ese no debe ser un moti­vo sufi­cien­te para que la gue­rra no tuvie­ra reper­cu­sión en los medios inter­na­cio­na­les, ya que los medios de pren­sa Saha­rauis y de los dos paí­ses veci­nos (Arge­lia y Mau­ri­ta­nia) están difun­dien­do bas­tan­tes infor­ma­cio­nes sobre la situa­ción impe­ran­te.
Se sabe con cer­te­za que el MAJZEN ha prohi­bi­do taxa­ti­va­men­te a sus medios publi­car cual­quier infor­ma­ción rela­ti­va a la actual gue­rra del Saha­ra, sólo pue­den difun­dir las infor­ma­cio­nes ofi­cia­les pro­ve­nien­tes de la DGED, es decir, los habi­tua­les des­men­ti­dos de todas las infor­ma­cio­nes que publi­can otros medios, y ya se sabe cómo se las gas­ta el Maj­zen en estos asun­tos, por lo que está total­men­te des­car­ta­da la publi­ca­ción por par­te de medio Marro­quíes de nin­gu­na noti­cia sobre este asun­to. Está tam­bién cons­ta­ta­do y corro­bo­ra­do, que el Maj­zen ha impe­di­do a las fami­lias de los sol­da­dos muer­tos o heri­dos publi­car nin­gu­na refe­ren­cia sobre el tema en las redes socia­les. Ha habi­do casos que les han fal­sea­do las cau­sas de su muer­te y han comu­ni­ca­do a su fami­lia que la muer­te fue cau­sa­da por el Covid o por la pica­du­ra de una ser­pien­te.
Otra de las cau­sas del silen­cio es el habi­tual con­trol y la inti­mi­da­ción que hace el Maj­zen sobre los medios de pren­sa inter­na­cio­nal acre­di­ta­dos, hay una ley no escri­ta de que si te acre­di­tan como corres­pon­sal debes res­pe­tar su pro­pio códi­go deon­to­ló­gi­co, que con­sis­te en no publi­car asun­tos incó­mo­dos para el Rei­no de Marrue­cos, de lo con­tra­rio corres el ries­go de no poder reno­var la acre­di­ta­ción, o que te roben mate­rial de tu casa o que te some­tan a vigi­lan­cias inten­si­vas, o que te impi­dan acce­der a según que sitio, o inclu­so te some­ten a per­se­cu­cio­nes judi­cia­les y un sin­fín de ges­tos de disua­sión que per­si­guen como obje­ti­vo domes­ti­car al corres­pon­sal y con­ver­tir­lo sin que se de cuen­ta en una espe­cie de defen­sor de la cau­sa del Maj­zen, lo que lo con­du­ci­rá a esta­ble­cer un fil­tro de que es lo que pue­de o no pue­de publi­car.
Hay otras situa­cio­nes que tam­bién influ­yen para con­cre­tar el cor­te infor­ma­ti­vo, que son los intere­ses de algu­nos medios y de algu­nos Esta­dos. Este tipo de cen­su­ra, en el que inter­vie­nen las auto­ri­da­des polí­ti­cas y empre­sa­ria­les, es cono­ci­do y muy usa­do espe­cial­men­te en las rela­cio­nes de Marrue­cos con Espa­ña y Fran­cia, don­de se mez­clan algu­nos intere­ses par­ti­cu­la­res, otros de carác­ter esta­tal con el chan­ta­je, la coac­ción y el vic­ti­mis­mo como téc­ni­cas carac­te­rís­ti­cas del Maj­zen para con­se­guir sus obje­ti­vos.
En defi­ni­ti­va, la con­fluen­cia de diver­sos fac­to­res inter­nos y exter­nos pro­pi­cian que el Maj­zen sal­ga tem­po­ral­men­te airo­so en sus obje­ti­vos de enmu­de­cer el estruen­do de las armas, pero el tiem­po es impla­ca­ble y nun­ca per­do­na a los que ocul­tan la ver­dad, por­que la vera­ci­dad, está ahí fue­ra y aca­ba siem­pre salien­do, es solo cues­tión de tiempo.

Foto ilustrativa/​crédito ECSAHARAUI 

Fuen­te: ecsaha​raui​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *