Pales­ti­na. Israel no está mos­tran­do lide­raz­go en mate­ria de vacu­na­ción: está demos­tran­do un apartheid médico

Por Ariel Gold*, 7 de enero de 2021-.

Deba­jo de los titu­la­res que cele­bran las tasas de vacu­na­ción de Israel se encuen­tra una his­to­ria mucho más oscu­ra sobre la des­igual­dad en mate­ria de salud.

Los medios de comu­ni­ca­ción están lle­nos de titu­la­res del tipo: “Cómo Israel se con­vir­tió en líder mun­dial en la vacu­na­ción con­tra el Covid-19”. Mien­tras que EE.UU. has­ta aho­ra sólo ha vacu­na­do al 1,3% de su pobla­ción con­tra el COVID-19, Israel ya ha dado la vacu­na a más del 14% de sus ciudadanos/​as. Al expli­car esto, los medios de comu­ni­ca­ción citan la medi­ci­na socia­li­za­da de Israel, el hecho de que el país es peque­ño pero rico (per­mi­tién­do­le pagar 62 dóla­res por dosis, en com­pa­ra­ción con los 19,50 dóla­res que paga EE.UU.), y la natu­ra­le­za alta­men­te digi­ta­li­za­da de su sis­te­ma de salud. Pero deba­jo de los titu­la­res que cele­bran las tasas de vacu­na­ción de Israel hay una his­to­ria mucho más oscu­ra sobre la des­igual­dad en mate­ria de salud.
Israel tie­ne una pobla­ción de alre­de­dor de nue­ve millo­nes de habi­tan­tes. El 20% de la pobla­ción de Israel son ciudadanos/​as palestinos/​as de Israel. Estas per­so­nas pue­den votar en las elec­cio­nes, tie­nen repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to, y están sien­do vacu­na­das con­tra el COVID-19. Pero hay otros alre­de­dor de cin­co millo­nes de per­so­nas pales­ti­nas que viven bajo el domi­nio israe­lí, sin dere­chos, y al igual que el res­to del mun­do, están sufrien­do la pan­de­mia.
Des­de 1967, la pobla­ción de colonos/​as israe­líes en el terri­to­rio pales­tino ocu­pa­do se ha dis­pa­ra­do a cer­ca de 500.000; los con­se­jos regio­na­les de las colo­nias israe­líes con­tro­lan el 40% de las tie­rras de Cis­jor­da­nia. A pesar de que los acuer­dos de nor­ma­li­za­ción faci­li­ta­dos por EE.UU. entre Israel y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Bah­rein y Marrue­cos −fir­ma­dos en el últi­mo semes­tre del año pasa­do− supues­ta­men­te habían dete­ni­do la ane­xión de Cis­jor­da­nia a Israel, en 2020 el gobierno israe­lí otor­gó el mayor núme­ro de per­mi­sos para cons­truc­ción o expan­sión de colo­nias des­de que el gru­po de vigi­lan­cia Pea­ce Now comen­zó a rea­li­zar el segui­mien­to en 2012.
A pesar de que la Auto­ri­dad Pales­ti­na y Hamas son supues­ta­men­te los ‘gobier­nos ofi­cia­les’ en Cis­jor­da­nia y Gaza, Israel es quien real­men­te man­da. Israel con­tro­la las fron­te­ras, la mone­da, el ban­co cen­tral, e inclu­so recau­da impues­tos en nom­bre de la Auto­ri­dad Pales­ti­na. Man­tie­ne el dere­cho de lle­var a cabo ope­ra­cio­nes mili­ta­res en terri­to­rio pales­tino y con­tro­la la can­ti­dad de liber­tad, o la fal­ta de ella, que se con­ce­de a la pobla­ción pales­ti­na. Inclu­so en zonas como Rama­la, supues­ta­men­te bajo el con­trol total de la Auto­ri­dad Pales­ti­na, Israel se reser­va el dere­cho de entrar en la ciu­dad en cual­quier momen­to, de cerrar calles y tien­das, de irrum­pir en las casas y de hacer arres­tos mili­ta­res noc­tur­nos sin orden judi­cial.
La dis­tri­bu­ción de la vacu­na COVID-19 por par­te de Israel está lejos de ser el úni­co sis­te­ma de des­igual­dad en el país. Las elec­cio­nes israe­líes no inclu­yen a los apro­xi­ma­da­men­te cin­co millo­nes de palestinos/​as que viven en Cis­jor­da­nia y Gaza bajo su domi­nio. La pobla­ción pales­ti­na de Jeru­sa­lén Este [ane­xa­da a Israel des­de 1967], si bien pue­de votar en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les, no pue­de votar en las elec­cio­nes nacio­na­les, como la que está pre­vis­ta para mar­zo (la cuar­ta en dos años).
Tal vez la demos­tra­ción más fla­gran­te de que Israel tie­ne dos con­jun­tos de leyes para dos gru­pos de pobla­ción es su sis­te­ma judi­cial en Cis­jor­da­nia. Mien­tras que los colo­nos israe­líes, que viven allí ile­gal­men­te según el dere­cho inter­na­cio­nal, están suje­tos a la legis­la­ción civil israe­lí, sus veci­nos pales­ti­nos viven bajo la legis­la­ción mili­tar israe­lí. Esto les subor­di­na a decre­tos como la Orden Mili­tar 101, que prohí­be inclu­so la pro­tes­ta pacífica.

Según los Acuer­dos de Oslo fir­ma­dos en 1993, la Auto­ri­dad Pales­ti­na es la úni­ca res­pon­sa­ble de la aten­ción sani­ta­ria de la pobla­ción pales­ti­na en Cis­jor­da­nia y Gaza. Sin embar­go, esos acuer­dos for­ma­ban par­te de la visión que con­tem­pla­ba la fir­ma de un acuer­do de paz más com­ple­to en un pla­zo de cin­co años. Casi tres déca­das des­pués, este acuer­do de paz más amplio no se alcan­zó, e Israel ha afian­za­do su empre­sa de ocu­pa­ción colo­nial, al tiem­po que des­obe­de­ce el dere­cho inter­na­cio­nal y elu­de sus obli­ga­cio­nes mora­les, jurí­di­cas y huma­ni­ta­rias como poten­cia ocu­pan­te. Pro­por­cio­nar la vacu­na COVID-19 a la pobla­ción pales­ti­na ocu­pa­da es una de esas obli­ga­cio­nes.
La pobla­ción pales­ti­na de Cis­jor­da­nia y Gaza nece­si­ta deses­pe­ra­da­men­te la vacu­na COVID-19. Has­ta el 6 de enero de 2021, ha habi­do 144.257 casos y 1.663 muer­tes por COVID-19 en los terri­to­rios pales­ti­nos. La infec­ción y las tasas de mor­ta­li­dad están aumen­tan­do peli­gro­sa­men­te. En un perío­do de sólo 24 horas, se anun­cia­ron 1.191 nue­vos casos y 20 muer­tes por el virus. La situa­ción en Gaza es par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te. Gaza pade­ce has­ta 12 horas dia­rias sin elec­tri­ci­dad. Gra­cias al blo­queo aéreo, terres­tre y marí­ti­mo impues­to por Israel, así como a los múl­ti­ples ata­ques mili­ta­res sobre ese encla­ve super­po­bla­do, hay una gra­ve esca­sez de medi­ca­men­tos y equi­pa­mien­to médi­co en Gaza, jun­to con una con­si­de­ra­ble pobre­za y des­em­pleo. Esta­ble­cer una cua­ren­te­na y man­te­ner los ser­vi­cios sani­ta­rios en Gaza es extre­ma­da­men­te difí­cil.
El sis­te­ma Covax de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, des­ti­na­do a ayu­dar a los paí­ses empo­bre­ci­dos, se ha com­pro­me­ti­do a vacu­nar al 20% de los terri­to­rios pales­ti­nos. Pero las vacu­nas Covax aún no cuen­tan con la nece­sa­ria apro­ba­ción de la OMS para “uso de emer­gen­cia”. Gerald Roc­kens­chaub, jefe de la ofi­ci­na de la OMS en Jeru­sa­lén, dijo que es pro­ba­ble que las vacu­nas Covax no estén dis­po­ni­bles para su dis­tri­bu­ción en los terri­to­rios pales­ti­nos has­ta “prin­ci­pios o media­dos de 2021”. Según el Minis­te­rio de Salud pales­tino, los terri­to­rios han sufri­do una cri­sis finan­cie­ra que los ha deja­do casi sin fon­dos para com­prar dosis de vacu­nas. Inclu­so cuan­do logra­ron con­se­guir el dine­ro, las vacu­nas que inten­ta­ron com­prar a Rusia en diciem­bre no pudie­ron ser entre­ga­das ya que Rusia deter­mi­nó que no tenían sufi­cien­tes dosis para ven­der.
En la pri­me­ra sema­na de 2021, la Auto­ri­dad Pales­ti­na comen­zó a inda­gar si Israel les ayu­da­ría a obte­ner la vacu­na. Has­ta aho­ra, los fun­cio­na­rios israe­líes han dicho que qui­zás podrían ofre­cer lo que les sobre a Cis­jor­da­nia y Gaza des­pués de vacu­nar a la pobla­ción israe­lí y a la pales­ti­na de Jeru­sa­lén Este. Si eso no es apartheid médi­co, no sé qué es.

*Ariel Gold es judía-esta­dou­ni­den­se, co-direc­to­ra nacio­nal de la orga­ni­za­ción femi­nis­ta Code­pink, y res­pon­sa­ble de su cam­pa­ña por los dere­chos del pue­blo pales­tino. Por su acti­vis­mo en ese terreno Israel le negó la entra­da al país.
Publi­ca­do el 6/​1/​21 en Mon­do­weiss. Tra­duc­ción: María Landi

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *