Bél­gi­ca. Iden­ti­fi­can varian­te alta­men­te con­ta­gio­sa de gri­pe aviar en mega-granjas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de enero de 2021.

Bél­gi­ca iden­ti­fi­có bro­tes de gri­pe aviar en tres gran­jas aví­co­las, dos de ellas afec­ta­das por una varian­te alta­men­te pató­ge­na, mien­tras que Fran­cia e India anun­cia­ron la matan­za masi­va de patos y otras aves. La indus­tria­li­za­ción ani­mal, y la bús­que­da de ganan­cias sin con­trol, detrás de los nue­vos focos de gri­pe, y la preo­cu­pa­ción por nue­vas pandemias.

|

Bél­gi­ca anun­ció este jue­ves que sacri­fi­ca­ron las aves de al menos tres gran­jas para con­te­ner la con­ta­mi­na­ción lue­go de iden­ti­fi­car bro­tes de gri­pe aviar en gran­jas aví­co­las, dos de ellas afec­ta­das por una varian­te alta­men­te patógena.

La Agen­cia Fede­ral bel­ga para la Segu­ri­dad de la Cade­na Ali­men­ta­ria (Afs­ca) infor­mó que la varian­te alta­men­te con­ta­gio­sa de la gri­pe aviar fue detec­ta­da entre aves en cria­de­ros en Menen, fron­te­ri­za con la ciu­dad fran­ce­sa de Lille, y en Dinant, en el sur del país.

Tam­bién se detec­tó con­ta­mi­na­ción por otro virus de la gri­pe aviar, H5N1, «débil­men­te pató­geno», en Dix­mu­da (Flan­des Occi­den­tal, oes­te), infor­mó la Afsca.

«Las aves de corral fue­ron sacri­fi­ca­das en las tres gran­jas», dijo una por­ta­voz de la Agen­cia Fede­ral, Stépha­nie Maquoi, con­tac­ta­da por la agen­cia de noti­cias AFP.

La agen­cia bel­ga había anun­cia­do a media­dos de noviem­bre la obli­ga­ción de «todos los cria­do­res de aves de corral» de con­fi­nar a sus aves para luchar con­tra la pro­pa­ga­ción de la gri­pe aviar. Sin embar­go, los focos de la nue­va varian­te de gri­pe están direc­ta­men­te rela­cio­na­dos con la for­ma de pro­duc­ción indus­tria­li­za­da, por lo que mien­tras se siga uti­li­zan­do este tipo de gran­jas los rebro­tes serán permanentes.

Fran­cia, por su par­te, se enfren­ta a un rápi­do aumen­to de los bro­tes de gri­pe aviar, espe­cial­men­te en el sur­oes­te, cuna de la pro­duc­ción de ’foie gras’, lo que obli­gó a este sec­tor a rea­li­zar una matan­za masi­va de patos.

Una fuen­te del comi­té inter­pro­fe­sio­nal de ’foie gras’ (Cifog) en Fran­cia dijo hoy que había un «aumen­to galo­pan­te» de casos de gri­pe aviar en los cria­de­ros de patos.

El minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra fran­cés infor­mó el mar­tes que ya se sacri­fi­ca­ron más de 200.000 patos en gran­jas de todo el país y que se tenía pre­vis­to matar a 400.000 más.

En tan­to, India orde­nó el pasa­do mar­tes el sacri­fi­cio de dece­nas de miles de aves de corral debi­do a la gran epi­de­mia de gri­pe aviar que atra­vie­san varios esta­dos de ese país, don­de miles de aves ya fue­ron diezmadas.

Al menos seis esta­dos de India inten­si­fi­ca­ron sus esfuer­zos para con­te­ner dos cepas de gri­pe aviar, los virus H5N1 y H5N8, que ame­na­zan a las aves de corral y a las silvestres.

De fon­do: los peli­gros pan­dé­mi­cos de la pro­duc­ción indus­trial de animales

Detrás de las muta­cio­nes y las nue­vas varian­tes más con­ta­gio­sas de estas gri­pes se encuen­tra la for­ma de pro­duc­ción e indus­tria­li­za­ción ani­mal (de aves, cer­dos, viso­nes, etc.) que ha cre­ci­do con el correr de los años. La cría de ani­ma­les para con­su­mo humano ha cam­bia­do de for­ma drás­ti­ca en las últi­mas déca­das a nivel mun­dial, con el avan­ce del sis­te­ma de pro­duc­ción indus­trial masi­vo, con carac­te­rís­ti­cas de fac­to­ría (cono­ci­dos como feed­lots) en los que se haci­na a cien­tos de ani­ma­les en espa­cios cerra­dos y com­ple­ta­men­te redu­ci­dos. Estas con­di­cio­nes depri­men la res­pues­ta inmu­no­ló­gi­ca, ya des­fa­vo­re­ci­da por la uni­for­mi­dad gené­ti­ca pro­pia de la cría en estas gran­jas, lo que impli­ca la pér­di­da de diver­si­dad en los sis­te­mas inmu­no­ló­gi­cos. Por otro lado, los ani­ma­les se encuen­tran fuer­te­men­te medi­ca­dos, sien­do la excre­ción de estos fár­ma­cos poten­cial­men­te peli­gro­sa para la salud huma­na y gene­ran­do las con­di­cio­nes para la apa­ri­ción de pató­ge­nos resis­ten­tes a los antibióticos.

Como plan­tea el bió­lo­go evo­lu­ti­vo Rob Walla­ce, autor de Gran­des gran­jas, gran­des gri­pes, esta for­ma de pro­duc­ción indus­trial de ani­ma­les, el agro­ne­go­cio y la des­truc­ción aso­cia­da están no solo en el orí­gen de la pan­de­mia actual de coro­na­vi­rus, sino de otras como la gri­pe aviar de 2003, la gri­pe A (en megra­gran­jas por­ci­nas de capi­ta­les nor­te­ame­ri­ca­nos en Méxi­co), el SARS, MERS, y otrxs. Y en este año a su vez, ya impli­có bro­tes pan­dé­mi­cos en gran­jas de cer­dos en Chi­na (recom­bi­na­ción de virus de influen­za G4H1N1) y de viso­nes en Dina­mar­ca (coro­na­vi­rus). Por este moti­vo, el gobierno de Dina­mar­ca anun­ció la eli­mi­na­ción de esta for­ma de pro­duc­ción de viso­nes (al igual que Holan­da ante­rior­men­te) y Chi­na bus­ca exter­na­li­zar los ries­gos de su pro­duc­ción por­ci­na en paí­ses como Argen­ti­na, con impul­so del gobierno del Fren­te de Todos y empre­sa­rios como Hugo Sig­man, y enfren­tan­do una cre­cien­te resistencia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *