Argen­ti­na. Resu­men Gre­mial: 23 des­pi­dos en Gue­rre­ro Motos, dos incen­dios y una audien­cia sin par­te empre­sa­rial /​/​Denun­cian «rela­cio­nes peli­gro­sas» entre San­ta María, Larre­ta, Maj­da­la­ni y Sáenz Valien­te, un abo­ga­do de Cla­rín (+ info)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de enero de 2021.

Con infor­ma­ción pro­pia y de Mun­do Gre­mial, Info Gre­mia­les, Noti­cias Gre­mia­les, Gre­mia­les del Sur, Enfo­que Sin­di­cal, Línea Sin­di­cal, Corrien­te Fede­ral de Tra­ba­ja­do­res, Canal Abier­to, ANRed, Esta­do de Aler­ta y Agen­cia ACTA y otras agencias.

23 des­pi­dos en Gue­rre­ro Motos: dos incen­dios y una audien­cia sin par­te empresarial

La empre­sa Gue­rre­ro Motos que ope­ra en San Loren­zo y en Rosa­rio, San­ta Fe envió 23 tele­gra­mas de des­pi­do antes de Navi­dad. A medi­da que pasa­ron los días el con­flic­to esca­ló bru­tal­men­te sin solu­ción has­ta el momen­to. Este jue­ves los tra­ba­ja­do­res repre­sen­ta­dos por el SMATA tenían cita para audien­cia de nego­cia­ción en la sede Rosa­rio del Minis­te­rio de Tra­ba­jo pro­vin­cial pero la par­te empre­sa­rial no se pre­sen­tó y aho­ra se inter­po­ne la feria judicial.

Román Moyano, el Secre­ta­rio Gre­mial del SMATA habló con Rosa­rio Plus: “La empre­sa venía bien, se ven­die­ron muchas motos duran­te la pan­de­mia. Pero hacia fin de año empe­za­ron los con­flic­tos. Para noso­tros, la raíz de todo esto es que ellos cam­bia­ron su estu­dio de abo­ga­dos y empe­za­ron a gene­rar causas”

“En la plan­ta hay 60 tra­ba­ja­do­res bajo con­ve­nio y otros vein­te que no están con­ve­nia­dos. De esos, hace poco más de un mes que hay 23 a los que no dejan entrar. Hemos hecho cons­ta­ta­cio­nes con el Minis­te­rio de Tra­ba­jo, por­que el per­so­nal se pre­sen­ta pero no lo dejan ingre­sar”, ase­ve­ró Moyano.

«La empre­sa no cum­ple la ley y aho­ra ni siquie­ra se pre­sen­ta­ron a la audien­cia. Y el pro­ble­ma extra que tene­mos aho­ra es que está la feria judi­cial, por­que si no haría­mos un recur­so de ampa­ro para que pue­dan vol­ver al tra­ba­jo”, lamentó.

Des­de que la empre­sa deci­dió la vein­te­na de des­vin­cu­la­cio­nes la situa­ción con los tra­ba­ja­do­res fue de mal en peor al pun­to que el lunes uno de los des­pe­di­dos deses­pe­ra­do ame­na­zó con pren­der­se fue­go a lo bon­zo y se roció con naf­ta fren­te a toda su fami­lia. El dra­má­ti­co epi­so­dio fue afor­tu­na­da­men­te inte­rrum­pi­do por sus compañeros.

Otro terri­ble momen­to se dio en una de las pro­tes­tas que orga­ni­za­ron los tra­ba­ja­do­res en la calle, fren­te a una de las sedes de la empre­sa, don­de mon­ta­ron un pique­te que le cor­ta­ba el paso a la camio­ne­ta del due­ño. Este se bajó jun­to a otro hom­bre a mover las gomas y made­ras incen­dia­das pero en un movi­mien­to impru­den­te, ter­mi­nó lle­van­do unas made­ras pren­di­das has­ta el auto de uno de los tra­ba­ja­do­res, que se comen­zó a incen­diar rápi­da­men­te. El pro­pie­ta­rio del vehícu­lo lo movió a tiem­po para evi­tar un inci­den­te mayor como una explo­sión (quien fil­ma dice «Estás loco, tie­ne gas») aun­que se logra ver que que­dó muy dañado.

El due­ño cola­bo­ra para apa­gar­lo con un mata­fue­gos y ase­gu­ra que le va a pagar el arre­glo del auto pero le res­pon­den «Si no pagás los suel­dos, menos vas a pagar por esto».

Fuen­te: Info Gramiales

Denun­cian «rela­cio­nes peli­gro­sas» entre San­ta María, Larre­ta, Maj­da­la­ni y Sáenz Valien­te, un abo­ga­do de Clarín

Una inves­ti­ga­ción del perio­dis­ta de El Des­ta­pe, Ari Lija­lad, rela­cio­nó al secre­ta­rio gene­ral del Sin­di­ca­to Úni­co de Tra­ba­ja­do­res de Edi­fi­cios de Ren­ta y Hori­zon­tal (SUTERH), Víc­tor San­ta María, con el jefe de Gobierno por­te­ño Hora­cio Rodri­guez Larre­ta, la ex sub­di­rec­to­ra de la Agen­cia Fede­ral de Inte­li­gen­cia (AFI) Sil­via Maj­da­la­ni e Igna­cio Sáenz Valien­te, uno de los abo­ga­dos más impor­tan­tes del Gru­po Clarín.

Lija­lad afir­ma que San­ta María «es par­te del Fren­te de Todos mien­tras cul­ti­va rela­cio­nes con los hace­do­res del lawfare.»

Las rela­cio­nes inclu­yen un hotel del sin­di­ca­to cuya con­ce­sión esta­ría a car­go de la her­ma­na de Larre­ta, la hija de Maj­da­la­ni y el abo­ga­do Saénz Valien­te, «a cam­bio de un canon irri­so­rio». Por otra par­te, los hijos de San­ta María tra­ba­jan en empre­sas vin­cu­la­das a los mis­mos per­so­na­jes, pero tam­bién habría otros nego­cia­dos con los hote­les del sin­di­ca­to y «algu­nas fuen­tes seña­lan tam­bién la exis­ten­cia de otros mane­jos inmo­bi­lia­rios», ase­gu­ró en su nota de este jueves.

Lija­lad tam­bién recor­dó que El Cohe­te a la Luna hace unos días apun­tó que «en los medios del Gru­po Octu­bre exis­te una lis­ta negra de per­so­nas que no se pue­den men­cio­nar. Entre ellas figu­ran Maj­da­la­ni y Sáenz Valien­te. A Larre­ta no se lo pue­de silen­ciar, aun­que sí proteger.«

Un apar­ta­do espe­cial mere­ció la socie­dad Midas Hotel Mana­ge­ment, a la que la FATERYH, la Fede­ra­ción de encar­ga­dos de edi­fi­cios, entre­gó la con­ce­sión de un hotel turís­ti­co de Igua­zú para uso y explo­ta­ción a cam­bio de 150 mil pesos por mes. Mon­to menor. En esa socie­dad esta­rían invo­lu­cra­dos direc­ta o indi­rec­ta­men­te todos los men­cio­na­dos personajes.

Gra­ves acu­sa­cio­nes recaen sobre el pre­si­den­te del PJ Capi­tal y el due­ño del flo­re­cien­te Gru­po Octubre.

Fuen­te: Info Gramiales

Acei­te­ros logra­ron la reins­ta­la­ción de un des­pe­di­do en Dáni­ca Llavallol

El Poder Judi­cial orde­nó este jue­ves median­te una medi­da cau­te­lar, la reins­ta­la­ción en su pues­to de tra­ba­jo de Lucas Suá­rez, tra­ba­ja­dor acei­te­ro des­pe­di­do por el Gru­po Bel­trán. La des­vin­cu­la­ción for­mó par­te de la gue­rra de la empre­sa con­tra el Con­ve­nio Colec­ti­vo de Tra­ba­jo 42005, los dere­chos labo­ra­les y la cons­tan­te baja­da anti­sin­di­cal que expu­sie­ron en más de una oportunidad.

La jue­za Rosa­lía Rome­ro resol­vió orde­nar a Avex S.A. la reins­ta­la­ción en un pla­zo de 48 horas máxi­mo lue­go de la noti­fi­ca­ción que tuvo lugar el mis­mo jue­ves y pro­ce­der al pago de los sala­rios caí­dos que Suá­rez dejó de per­ci­bir en junio de 2020.

«Se seña­la en el tex­to que el des­pi­do es vio­la­to­rio del DNU 3292020, que los prohí­be duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria de la pan­de­mia del COVID-19, y por resul­tar dis­cri­mi­na­to­rio en el mar­co de las con­duc­tas per­se­cu­to­rias y anti­sin­di­ca­les que lle­vó ade­lan­te el Gru­po Bel­trán.», expli­ca­ron des­de el SOEIA Capi­tal en un comunicado.

Como sue­len hacer, los acei­te­ros resal­ta­ron a quie­nes pro­ta­go­ni­za­ron el logro, las y los tra­ba­ja­do­res, en este caso de Dáni­ca Lla­va­llol, quie­nes «han sos­te­ni­do con­tra la pre­po­ten­cia patro­nal del Gru­po Bel­trán, a pesar de todos los inten­tos de ate­mo­ri­zar­los y divi­dir­los, nun­ca deja­ron de pelear por todos sus dere­chos, por su Con­ve­nio acei­te­ro, por su sala­rio y por sobre todas las cosas nun­ca deja­ron de pelear por la rein­cor­po­ra­ción.», reconocieron.

«Eso es tener con­cien­cia de cla­se, eso es ser soli­da­rio, eso es cons­truir fuer­za colec­ti­va, es la mane­ra y el camino para con­ti­nuar avan­zan­do por nues­tros dere­chos», señalaron.

«Pocas horas des­pués de la gran vic­to­ria de la Huel­ga Nacio­nal, cele­bra­mos un nue­vo logro. Esta es la for­ma en que luchan las y los acei­te­ros. Este es el camino que nos ense­ña nues­tra Fede­ra­ción, cons­tru­yen­do uni­dad y soli­da­ri­dad obre­ra, siem­pre para la lucha por la dig­ni­dad de los tra­ba­ja­do­res y sus fami­lias.», cerraron.

Fuen­te: Info Gramiales

Las docen­tes de la pri­me­ra línea

Por fue­ra del esta­tu­to y sin obra social. En pan­de­mia el lema del Minis­te­rio de Edu­ca­ción fue “Segui­mos edu­can­do”. Pero nadie nos con­tó qué tuvie­ron que hacer las maes­tras para poder cum­plir con esa misión. Si en la tele no te invi­ta­ron a dar­les un aplau­so de bal­co­nes a las docen­tes, lo hace­mos noso­tras, por­que “la edu­ca­ción NO se ven­de, SE DEFIENDE.” Habla­mos con cin­co docen­tes de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires que nos cuen­tan cómo garan­ti­za­ron la edu­ca­ción duran­te la pan­de­mia. Por Corres­pon­sal popu­lar para ANRed.

María es mamá de tres hijos meno­res, un varón y dos nenas. El 22 de diciem­bre falle­ció su espo­so. Se enfer­mó de cán­cer y fue cues­tión de meses, en una de las tan­tas inter­na­cio­nes enci­ma de todo, con­tra­jo COVID. Pasa­ron pocos días, pero no tuvo tiem­po para tran­si­tar el due­lo. Pien­sa en las cuen­tas, en que cual­quie­ra de los trá­mi­tes por la pen­sión de su mari­do va a lle­var “míni­mo seis meses”. Pien­sa en los actos públi­cos que no salie­ron en todo el año. Pien­sa en los pla­nes pre­ca­ri­za­do­res que le impo­nen tra­ba­jar por un suel­do de ham­bre, menor al que si estu­vie­ra bajo esta­tu­to. Pien­sa en cómo cam­bió todo des­de el año ante­rior, en que el tra­ba­jo nun­ca le fal­ta­ba. Pien­sa en cuán­to la apo­ya­ba su com­pa­ñe­ro para que estu­die, en los pla­nes que tenían, en que “a él siem­pre lo echa­ban por sin­di­ca­lis­ta” por­que no se podía callar la boca fren­te a las injus­ti­cias, “él no pedía por sus dere­chos, él recla­ma­ba por los de todos”.

“Cuan­do algo esta­ba mal y me que­ja­ba, me decía, enton­ces cambialo.”

María estu­dió la carre­ra de Cien­cias de la Edu­ca­ción. Está a pun­to de reci­bir­se. El año 2020 para ella se fue a las corri­das entre la aten­ción de su madre pri­me­ro, la enfer­me­dad de su hijo des­pués, su espo­so, el tra­ba­jo que no podía dar­se el lujo de per­der estan­do su com­pa­ñe­ro enfer­mo y aho­ra nue­va­men­te, la preo­cu­pa­ción por el sus­ten­to eco­nó­mi­co y “las horas que no salen” y la enfer­me­dad de su hijo otra vez.

En enero de 2020 falle­ció su madre. Tenía un tumor. Su obra social era PAMI. Tar­da­ron en detec­tár­se­lo. Final­men­te los médi­cos le comu­ni­ca­ron que no le que­da­ba mucho tiem­po más y reco­men­da­ron una inter­na­ción domi­ci­lia­ria. Ella lo pre­fe­ría así tam­bién, para poder acom­pa­ñar­la y que esté bien. PAMI no res­pon­día por la cama de tera­pia que nece­si­ta­ba su madre, enton­ces, hizo los trá­mi­tes para tener­la como fami­liar a car­go en IOMA. Meses pasa­ron, la cama no lle­ga­ba. Hace unos días, des­pués del falle­ci­mien­to de su mari­do, recién en diciem­bre, casi un año des­pués, le man­da­ron un men­sa­je de whatsapp para avi­sar­le que la cama ya esta­ba. Con el cora­zón en la mano, y lágri­mas, María tuvo que res­pon­der que su mamá había falle­ci­do en enero.

En abril su espo­so fue diag­nos­ti­ca­do con cán­cer. Era gas­tro­nó­mi­co. Dado que los loca­les gas­tro­nó­mi­cos esta­ban cerra­dos por la pan­de­mia, le die­ron el sub­si­dio, pero solo cobra­ba la mitad de su suel­do por esa vía, por­que le paga­ban mitad en blan­co, mitad en negro. Como si nada de esto fue­ra poco, en inter­na­ción con­tra­jo COVID.

María no podía dejar de tra­ba­jar. Aho­ra los gas­tos corrían por su cuen­ta. No le pasa­ron licen­cia por fami­liar a car­go por­que nin­guno de los dos pro­gra­mas docen­tes que se imple­men­ta­ron duran­te la pan­de­mia en la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires esta­ban bajo esta­tu­to –ni el PIEDAS ni el ATR‑, pero este dato no fue algo que se haya comu­ni­ca­do trans­pa­ren­te­men­te a [email protected] docen­tes que se ins­cri­bie­ron en ellos. “El ATR es de cum­pli­mien­to efec­ti­vo”, le decían, no podía dar cla­ses des­de su casa. Y, una vez más, nadie res­pon­día por la posi­bi­li­dad de que María con­tra­je­ra COVID y con­ta­gia­ra a su mari­do y a sus tres hijas, sobre todo a su hijo mayor, con una enfer­me­dad de ries­go. María tenía que seguir trabajando.

En mar­zo, su hijo de 16 años enton­ces se des­com­pu­so, tuvo un infar­to intes­ti­nal. Lo inter­na­ron, lo ope­ra­ron de urgen­cia, resul­ta­do de lo cual, le saca­ron dos metros de intes­tino. Al ser pacien­te de ries­go, entró y salió de inter­na­cio­nes todo el año, tie­ne alta pro­ba­bi­li­dad de trans­plan­te, que solo podría lle­var­se a cabo en la Fun­da­ción Fava­lo­ro. Nece­si­ta con­tro­les perió­di­cos. Por el momen­to, con una die­ta está fue­ra de peli­gro, pero no pue­de bajo nin­gún pun­to de vis­ta estar sin cober­tu­ra médica.

Hace unos días fue el pri­mer acto públi­co del verano. Los actos públi­cos son don­de [email protected] docen­tes toman car­go. En medio de su due­lo la com­pa­ñe­ra fue a tomar horas, no hubo caso, toma­ron solo [email protected] titu­la­res, gen­te que ya tie­ne tra­ba­jo, cobra vaca­cio­nes y no se que­dó sin obra social ter­mi­na­do el año.

Por momen­tos su voz se escu­cha entre­cor­ta­da, de a ratos con­ti­núa, con una fuer­za inque­bran­ta­ble, nos dice:

Es tris­te que nos tra­ten así, pero no sola­men­te a las docen­tes, sino a los que menos tene­mos, solo a tra­vés de la lucha se con­si­guen dere­chos, la sali­da es por la edu­ca­ción, yo como mujer pido igual­dad, pero en todos los ámbi­tos, quie­ro que me paguen igual, si somos un puña­do, igual hay que salir a las calles.

Es como cuan­do hacés el asa­do, deba­jo de toda la made­ra hay que poner un peda­ci­to de papel, y dar­le aire, y ahí sur­ge una chispa…

El dere­cho a la salud es un dere­cho humano. Los úni­cos muer­tos que impor­tan son los muer­tos por covid. Has­ta la salud dejó de ser un dere­cho. Si no podés sacar turno te morís tran­qui­lo. En el hos­pi­tal me dije­ron cuan­do lle­vé a mi hijo: vamos a hacer lo que poda­mos con lo que tene­mos. La vida no vale nada.

Mien­tras atra­ve­sa­ba las enfer­me­da­des de su mari­do y de su hijo, y la pér­di­da de su madre, María fue una de las docen­tes que se encar­gó de lo que se dio en lla­mar “revin­cu­la­ción” con los estu­dian­tes, por medio de un pro­gra­ma imple­men­ta­do ya casi sobre fin de año, que se lla­mó ATR. [email protected] docen­tes iban a la casa de las estu­dian­tes que habían per­di­do con­tac­to con la escue­la, en la mayo­ría de los casos por fal­ta de conec­ti­vi­dad, para acer­car­les la tarea y expli­car­les. El pro­to­co­lo esta­ble­cía que se las docen­tes, muni­dos de un tra­je “espa­cial” como les dije­ron [email protected] chis­to­sa­men­te, bar­bi­jos des­car­ta­bles y más­ca­ra, acer­ca­ban las tareas a la puer­ta de la casa de las estu­dian­tes y en no más de 15 minu­tos expli­ca­rían con­te­ni­dos de todo un año a alum­nos que habían per­di­do víncu­lo con las escue­las todo el año. El pro­gra­ma se imple­men­tó en pri­ma­ria y en secun­da­ria. Cuen­tan inclu­si­ve que a pro­fes de his­to­ria les asig­na­ron horas de mate­má­ti­ca, a pro­fes de secun­da­ria, [email protected] de primaria…

PIEDAS se imple­men­tó en abril y se comen­zó a cobrar en mayo. Había­mos con­tra­ta­do inter­net por­que como mi espo­so esta­ba mal, muy débil, prác­ti­ca­men­te no se levan­ta­ba de la cama, recor­ta­mos gas­tos de otro lado. Deja­mos de dar­nos algu­nos gus­tos que gene­ral­men­te tenían que ver con la comi­da, por­que somos de comer bien. Mi mari­do decía lo más impor­tan­te es la comi­da. Deja­mos de comer fac­tu­ras los domin­gos… por­que vis­te que hay veces que si vos te ponés a sumar todos los domin­gos una doce­na de fac­tu­ras, cua­tro domin­gos son la mitad del abono de inter­net. Enton­ces con­tra­ta­mos inter­net, por el tra­ba­jo y para que mi espo­so no se abu­rra cuan­do yo no estu­vie­ra en casa. Eso fue llevadero…

Se com­pli­có cuan­do el pro­gra­ma pasó de ser PIEDAS a ser PIEDAS – ATR-. Por­que con el PIEDAS- ATR cuan­do yo plan­teé el pro­ble­ma de salud de mi espo­so y de mi hijo me dije­ron que el ATR era de cum­pli­mien­to efec­ti­vo, no había licen­cia. Mi espo­so se había con­ta­gia­do de COVID en agos­to en una de las inter­na­cio­nes, estu­vo 21 días. Gra­cias a dios él fue dado de alta de COVID. Y como se lo con­ta­gió de ahí, y recién vol­vió cuan­do le die­ron el alta del COVID, yo no podía con­ta­giar­lo a él ni él podía con­ta­giar a nadie en la fami­lia por­que ya lo habían dado de alta. A él como esta­ba con altas dosis de cor­ti­coi­de por el cán­cer no le afec­tó tan­to. Des­pués le que­da­ron secue­las que eso deri­vó en la neu­mo­nía que ter­mi­na con la vida de él. Pero en prin­ci­pio el COVID no lo tran­si­tó ni entu­ba­do, no nece­si­tó res­pi­ra­dor ni nada. Pero mi mie­do era por mi hijo, por­que él no había teni­do COVID. Y cuan­do le die­ron el alta de la inter­na­ción –por el infar­to intes­ti­nal que tuvo en mar­zo- el médi­co me dijo que duran­te seis meses iba a estar inmu­no­de­pri­mi­do. Enton­ces es gru­po de ries­go, pero me dije­ron que ATR era de cum­pli­mien­to efec­ti­vo, no había licen­cia ‑por fami­liar a cargo-.

Yo no soy docen­te de pri­ma­ria, ten­go for­ma­ción en Cien­cias de la Edu­ca­ción. Aho­ra bien, me envia­ron por ATR a pri­ma­ria. Tenía asig­na­dos sie­te nenes. Tenía dos alum­nos de pri­mer gra­do, una alum­na de segun­do y cua­tro alum­nos de sex­to, sie­te alum­nos en total. Había dos alum­nos que eran her­ma­ni­tos, pero des­pués tenía que reco­rrer las casas de seis nenes, tenía que ir a seis casas distintas.

Cuan­do lle­ga­bas te expli­ca­ban que no había sido fal­ta de volun­tad –la des­vin­cu­la­ción con la escue­la- sino que no habían teni­do conec­ti­vi­dad. O que tenían un solo telé­fono para una fami­lia de seis que lo usa­ba el papá que tenía un auti­to vie­jo y hacía remis, y la madre que ven­día ropa y tam­bién usa­ba el telé­fono para ven­der ropa, enton­ces no se lo daban al telé­fono al nene. Yo veía que había –en la mayo­ría de los casos- muy bue­na pre­dis­po­si­ción a la pro­pues­ta. La mayo­ría de las acti­vi­da­des las man­da­ban por whatsapp las docen­tes. Y el nene nece­si­ta­ba leer y no tenía pla­ta para impri­mir. En la mayo­ría de los casos se plan­tea­ban situa­cio­nes de los padres no tenían más que la pri­ma­ria hecha. Enton­ces deja­ron de man­dar las tareas pero no por­que no les impor­ta­ra sino por­que no lo podían acom­pa­ñar al hijo.

Yo no era que iba, entre­ga­ba la tarea en la puer­ta de la casa y me iba a mi casa, sino que entra­ba. Yo como algu­nas com­pa­ñe­ras hacía­mos lo mis­mo. Si el pibe con que vos les lle­ves la tarea a la puer­ta de la casa no va a apren­der. Nece­si­ta que te sien­tes, nece­si­ta que alguien lea con él las acti­vi­da­des, que lean los tex­tos. Nece­si­ta una guía. Nece­si­ta alguien que lo acom­pa­ñe en la cons­truc­ción de herra­mien­tas, para poder abor­dar cada nue­vo tema, cada nue­vo tex­to, cada infor­ma­ción que se le pre­sen­te. Están en eso, están en un pro­ce­so de for­ma­ción de esas herra­mien­tas nece­sa­rias para desa­rro­llar la acti­vi­dad inte­lec­tual. Yo iba y las mamás me pre­pa­ra­ban una mesa con dos sillas en el patio, ade­lan­te, yo iba, me sen­ta­ba y me que­da­ba con los chicos.

Nos die­ron el equi­pi­to, el mame­lu­co blan­co, la más­ca­ra y un solo bar­bi­jo para los dos meses. La más­ca­ra era como muy imper­so­nal, un nene de pri­mer gra­do, de seis años, vos le vas con la más­ca­ra… enton­ces era el bar­bi­jo úni­ca­men­te que lo iba cam­bian­do yo. Tuve un lin­do gru­po de docen­tes titu­la­res. Eran bas­tan­te abier­tos a poder cam­biar algún tex­to, algu­na meto­do­lo­gía de tra­ba­jo. La nena de segun­do gra­do no esta­ba alfa­be­ti­za­da, los nenes de pri­me­ro tam­po­co, a los nenes de sex­to les cos­ta­ba leer. No tenían lec­tu­ra com­pren­si­va, así que estu­vi­mos tra­ba­jan­do en eso.

Los nenes que no tenían conec­ti­vi­dad eran los de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles. Aho­ra, si vos me pre­gun­tás a mí si ser­vía, para mí no ser­vía. Por­que un niño que no había teni­do con­ten­ción por par­te de la ins­ti­tu­ción des­de abril, que se envíe un docen­te en noviem­bre para una revin­cu­la­ción peda­gó­gi­ca con un mes y medio de tra­ba­jo a toda furia… me pare­ce que esas son medi­das que se ten­drían que haber pen­sa­do antes.

Me pare­ce que se tenía que pen­sar antes cómo se podía lle­gar a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles, o más vul­ne­ra­dos. Por­que no son vul­ne­ra­bles los sec­to­res sino que están sien­do vul­ne­ra­dos en sus dere­chos. A mí la expre­sión sec­to­res vul­ne­ra­bles no me parece.

Era expo­ner­nos a noso­tros al virus y mi mayor mie­do era siem­pre traer el virus a casa. Por eso yo pasa­ba antes por la casa de un fami­liar, para sacar­me la ropa, sani­ti­zar­la. Para no lle­gar direc­ta­men­te des­de la calle a mi casa. Por­que tenía mie­do de con­ta­giar a mi fami­lia. Más que nada por mi nene, que él está inmu­no­de­pri­mi­do y que él no se pue­de enfermar.

Pao­la es mamá de cua­tro hijos varo­nes. Su nene más gran­de tuvo hace pocos días una ope­ra­ción de ries­go. Su espo­so es camio­ne­ro. Cobra un suel­do míni­mo por deba­jo del con­ve­nio, por­que está como emplea­do de comer­cio. Enci­ma de todo se le cor­ta­ron las horas extra. Pao­la ade­más está ter­mi­nan­do el pro­fe­so­ra­do de Mate­má­ti­cas, lo dejó incon­clu­so cuan­do for­mó su fami­lia y lo reto­mó cuan­do sus nenes esta­ban un poqui­to más gran­des. En octu­bre en el pro­fe­so­ra­do envia­ron un for­mu­la­rio para que ella y sus com­pa­ñe­ras se ano­ten en el Pro­gra­ma ATR que tan­to el gober­na­dor de la pro­vin­cia como varios docen­tes del ter­cia­rio en el que estu­dia pro­mo­cio­na­ban como beca. Esta ins­crip­ción com­pul­si­va ade­más fue cele­bra­da por el inten­den­te de su loca­li­dad, quien orga­ni­zó una char­la por zoom para dar­les la bien­ve­ni­da a las ATR, y se feli­ci­tó a sí mis­mo por­que habían teni­do más ins­crip­tos que en muni­ci­pios vecinos.

A Pao­la nun­ca le paga­ron, fren­te a los recla­mos reci­be eva­si­vas, inclu­si­ve les ha pre­gun­ta­do a sus docen­tes del pro­fe­so­ra­do, que son quie­nes se encar­ga­ron de ins­cri­bir com­pul­si­va­men­te al Pro­gra­ma ATR, tam­bién ellos la eva­den. Una de sus com­pa­ñe­ras en la mis­ma situa­ción envió un mail a Recur­sos Huma­nos, le con­tes­ta­ron que solo habían paga­do a una par­te de los ins­crip­tos por­que eran [email protected]

El mari­do de Rosa­na es grá­fi­co. La empre­sa para la que tra­ba­ja pre­sen­tó quie­bra en 2015. Des­de ese momen­to no tuvo obra social. Cobra por sema­na, en negro. Por eso tie­ne la obra social de su espo­sa. Este año le detec­ta­ron un tumor maligno, en el pílo­ro don­de se unen el híga­do y el intes­tino del­ga­do. Se tenía que ope­rar de urgen­cia hace un par de días. Le cor­ta­ron la obra social el 1ero de enero. Aun­que habló con IOMA y la super­in­ten­den­cia de salud, ade­más de avi­sar de esta situa­ción a la médi­ca, en prin­ci­pio, le infor­ma­ron que no habría pro­ble­mas, pero el día pre­fi­ja­do para la ope­ra­ción la cober­tu­ra ya se había caí­do y por ende la inter­ven­ción se sus­pen­dió. Su mari­do no pue­de espe­rar has­ta mar­zo, evi­tar que no se expan­da el tumor es una carre­ra con­tra el tiem­po. Aun­que se ha anun­cia­do ayer des­de SUTEBA que la obra social con­ti­nua­ría para [email protected] docen­tes que cum­plie­ron horas por medio de los pro­gra­mas Pie­das y ATR en 2020, la reali­dad es que las usua­rias aún apa­re­cen como inactivos.

Vale­ria es maes­tra, en abril la lla­mó la ins­pec­to­ra por­que había ingre­sa­do al Pro­gra­ma Pie­das, dado que no lle­gó a tomar horas en acto público:

“La vice­di­rec­to­ra me expli­ca que la docen­te que esta­ba en ter­cer gra­do se toma licen­cia por emba­ra­zo y yo que­da­ba a car­go de este gra­do. Me hice car­go de todo, de lo que son secuen­cias, las reunio­nes con los padres, reunio­nes con direc­ti­vos, todo, como si fue­se la docen­te de ellos, igual no me pue­do que­jar de la escue­la, siem­pre apo­yán­do­me en todo. Has­ta el 31 de octu­bre que lle­ga un mail dicien­do que estoy dada de baja por yo no me había pos­tu­la­do. Cuan­do en reali­dad yo me pos­tu­lo pero como no hay nin­gún cer­ti­fi­ca­ción en don­de diga que yo me pos­tu­lé no pue­do com­pro­bar nada. Bueno, lis­to. Qué pasa los direc­ti­vos no que­rían que yo me fue­ra de la escue­la vol­ver a subir las horas a acto públi­co el car­go por­que es todo un tema con la vin­cu­la­ción de los nenes, que ima­gi­na­te que yo ya los cono­cía des­de abril, yo cono­cía a los padres, todo. Me dice la vice­di­rec­to­ra, que si yo que­ría seguir tra­ba­jan­do me paga­ban des­de coope­ra­do­ra. Me paga­ban lo que me paga­ban lo que me paga­ban en el Plan Piedas.Yo les dije que sí, por­que bueno, a mí la pla­ta me ser­vía y por­que me había re enca­ri­ña­do con los nenes. Lle­gan los días de cobro, en noviem­bre, no ten­go suel­do. Había cobra­do 3000 pesos por unos aumen­tos que había habi­do, nada más. Le man­do el COULI ‑reci­bo de suel­do- al direc­tor para que haga el recla­mo. Has­ta el día de hoy, jamás le lle­gó una noti­fi­ca­ción, nada. Yo me can­sé de man­dar mails con recla­mos. Todos me des­ti­na­ban a otros luga­res –para hacer el reclamo-.”

Has­ta que des­de Mesa de Ayu­da, la des­ti­na­ron a un mail de Pie­das. No res­pon­dían nun­ca, has­ta que la últi­ma vez que envió un mail les dijo que le res­pon­die­ran por­que sino iba a ir por las vías lega­les por­que los iba a denun­ciar. Eso fue el 16 de noviem­bre. Vale­ria dio cla­ses has­ta diciem­bre, el esta­do le adeu­da el suel­do de octu­bre y la dio de baja. Otro de sus com­pa­ñe­ros se encuen­tra exac­ta­men­te en la mis­ma situa­ción. Ambos hicie­ron los recla­mos corres­pon­dien­tes a la Jefa­tu­ra Dis­tri­tal pero no obtu­vo res­pues­tas. Para cubrir lo que le adeu­da­ba el esta­do, Vale­ria, que está sola con dos nenes, tuvo que salir a bus­car otro trabajo.

Aye­lén vive en una loca­li­dad rural y aun­que una de las con­di­cio­nes que debían res­pe­tar las Jefa­tu­ras dis­tri­ta­les para asig­nar horas a los docen­tes era la cer­ca­nía del domi­ci­lio de las estu­dian­tes, esto no suce­dió en su caso. El Pro­gra­ma ATR paga­ba 8000 pesos, y un viá­ti­co de 800. El viá­ti­co se esfu­ma­ba en solo tres visi­tas. Lue­go de esas tres visi­tas, le que­da­ban por rea­li­zar nue­ve más las sub­si­guien­tes sema­nas del mes. Sobra­ba mes … Le asig­na­ron niños que vivían muy lejos de su domi­ci­lio, a muchos kiló­me­tros, en el lími­te con otro partido.

Has­ta el domi­ci­lio de las estu­dian­tes se tras­la­da­ba en moto. Pri­me­ro iba sola pero lue­go la empe­za­ron a acom­pa­ñar alter­na­da­men­te su padre y su novio, eran enton­ces dos motos. Los hechos de inse­gu­ri­dad tam­bién esta­ban al ace­cho. Su novio tra­ba­ja de noche, lle­ga­ba a la maña­na y la acom­pa­ña­ba en sus reco­rri­dos. En alguno de los barrios, no habían calles tra­za­das, con lo cual la gen­te había abier­to el camino a mache­ta­zos. Su novio la espe­ra­ba a veces en la puer­ta, otras en la esqui­na. Cier­ta vez le dio mie­do por­que a medi­da que Aye­lén iba camino a la casa del estu­dian­te que tenía que visi­tar la vio des­apa­re­cien­do entre la male­za. Así de com­ple­jo era lle­gar a las casas de los estu­dian­tes. Una vez que esta­ba en la puer­ta tam­bién era com­ple­jo imple­men­tar la revin­cu­la­ción. Algu­nas fami­lias no que­rían aten­der­la o le decían que vuel­va otro día. Había otras que le brin­da­ban “has­ta lo que no tenían”. Si bien el pro­to­co­lo decía que la con­ver­sa­ción con las chi­cas y con sus fami­lias tenía que dar­se en la vere­da, nos dice: “yo rom­pía el pro­to­co­lo por­que las madres me invi­ta­ban a pasar, y qué les vas a expli­car a los chi­cos en la vere­da en 15 minu­tos. Una madre me dijo, por favor, no veas mi casa. A mí no me impor­ta­ba la casa, sino el nene.” Pero eran muy difí­ci­les las situa­cio­nes mate­ria­les en uno de los barrios que le asig­na­ron la pre­ca­rie­dad era mucha, había casas que eran cua­tro pare­des de cha­pa. Los chi­cos que más difí­cil situa­ción eco­nó­mi­ca tenían, fue­ron los que más hicie­ron las tareas.

Fuen­te: ANRed

La FATPREN denun­cia que dia­rios y por­ta­les perio­dís­ti­cos incum­plen el con­ve­nio de prensa

La denun­cia, que aún se man­tie­ne vigen­te, fue rea­li­za­da el miér­co­les 23 de diciem­bre por la Fede­ra­ción Argen­ti­na de Tra­ba­ja­do­res de Pren­sa (FATPREN) en el Minis­te­rio de Tra­ba­jo de la Nación ante el incum­pli­mien­to del Con­ve­nio Colec­ti­vo de Tra­ba­jo N° 54108 – que rige la acti­vi­dad de los y las tra­ba­ja­do­ras de pren­sa – por par­te de empre­sas perio­dís­ti­cas, dia­rios y por­ta­les en dis­tin­tos pun­tos del país, como Corrien­tes, For­mo­sa, Chu­but y Bue­nos Aires. «Bus­ca­mos poner fin a estas situa­cio­nes de incum­pli­mien­to del con­ve­nio que son muy gra­ves, ya que per­ju­di­can seria­men­te los sala­rios y las con­di­cio­nes labo­ra­les de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de pren­sa», expre­só Car­la Gau­den­si, Secre­ta­ria Gene­ral de la FATPREN. Por ANRed.

Así lo infor­mó en un comu­ni­ca­do la Fede­ra­ción Argen­ti­na de Tra­ba­ja­do­res de Pren­sa (FATPREN), publi­ca­do el 23 de diciem­bre del año pasa­do, con res­pec­to al Con­ve­nio Colec­ti­vo de Tra­ba­jo N° 54108, incum­pli­do por muchas empre­sas perio­dís­ti­cas a lo lar­go del país, que rige la acti­vi­dad labo­ral y esta­ble­ce el piso de dere­chos, tan­to en mate­ria sala­rial como de con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los y las tra­ba­ja­do­ras de pren­sa en todo el país

«Para que exis­ta liber­tad de expre­sión y se garan­ti­ce el dere­cho a la infor­ma­ción es impres­cin­di­ble que se cum­pla con los con­ve­nios colec­ti­vos y se res­pe­ten los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de pren­sa. Des­de la FATPREN, de con­jun­to con los sin­di­ca­tos loca­les, con­ti­nua­re­mos exi­gien­do el efec­ti­vo cum­pli­mien­to de los con­ve­nios y leyes que ampa­ran nues­tra acti­vi­dad en todo el país», expre­só la fede­ra­ción de pren­sa en el comunicado.

«Esta denun­cia que esta­mos rea­li­zan­do ante el Minis­te­rio de Tra­ba­jo acom­pa­ña el pro­ce­so de recla­mo que se vie­ne lle­van­do ade­lan­te des­de hace tiem­po en las redac­cio­nes y por par­te de la FATPREN y los sin­di­ca­tos loca­les, y bus­ca poner fin a estas situa­cio­nes de incum­pli­mien­to del con­ve­nio que son muy gra­ves, ya que per­ju­di­can seria­men­te los sala­rios y las con­di­cio­nes labo­ra­les de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de pren­sa», decla­ró Car­la Gau­den­si, Secre­ta­ria Gene­ral de la Federación.

A modo de repa­so de la situa­ción, la fede­ra­ción deta­lló: «la situa­ción en Corrien­tes es crí­ti­ca ya que las empre­sas, entre las que se encuen­tran los dia­rios Épo­ca, Liber­ta­dor, El Lito­ral, La Repú­bli­ca y Nor­te de Corrien­tes, se nie­gan a reco­no­cer la vigen­cia del CCT N° 54108 en la pro­vin­cia pese a las reso­lu­cio­nes minis­te­ria­les y fallos judi­cia­les fir­mes que rati­fi­can la obli­ga­to­rie­dad de su cum­pli­mien­to en dicho terri­to­rio». En ese sen­ti­do, el Secre­ta­rio Gene­ral de la Aso­cia­ción de Perio­dis­tas de Corrien­tes (APC), Ati­lio Ramí­rez, ase­gu­ró: “des­de el año 2008 las empre­sas se rehú­san a cum­plir con el el con­ve­nio 541 en Corrien­tes. Por lo tan­to, no hay nin­gún tipo de pará­me­tro para las esca­las sala­ria­les en pren­sa. Los empre­sa­rios insis­ten en man­te­ner­se por fue­ra de la ley y eso nos deja en una situa­ción de gran vul­ne­ra­bi­li­dad con sala­rios por deba­jo del míni­mo vital y móvil y sin obra social, entre otros per­jui­cios. Des­de las redac­cio­nes, con los cuer­pos de dele­ga­dos, la Aso­cia­ción de Perio­dis­tas de Corrien­tes (APC) y la FATPREN esta­mos pelean­do para rever­tir esta situa­ción. Las empre­sas tie­nen que poner­se a tono con la ley y empe­zar a apli­car el con­ve­nio», remarcó.

Otro caso emble­má­ti­co en el que la fede­ra­ción hizo inca­pié es la de El Pata­gó­ni­co de Como­do­ro Riva­da­via, pro­pie­dad de IGD S.A., empre­sa que des­de el año 2017 no cum­ple con la esca­la sala­rial corres­pon­dien­te. Sobre este caso pun­tual, Móni­ca Bae­za, Secre­ta­ria Gene­ral del Sin­di­ca­to de Pren­sa de Como­do­ro Riva­da­via expre­só: «tene­mos com­pa­ñe­ros que están cobran­do 17 mil pesos por­que no se apli­ca­ron las actua­li­za­cio­nes sala­ria­les de los últi­mos años. Espe­ra­mos que la empre­sa cum­pla con esta obli­ga­ción fun­da­men­tal, por­que habla­mos de tra­ba­ja­do­res que están bajo la línea de pobre­za fren­te a una canas­ta que está por enci­ma de los 50 mil pesos. Estos com­pa­ñe­ros ni siquie­ra han podi­do acce­der a sub­si­dios – más allá de los con­tem­pla­dos por la pan­de­mia en for­ma recien­te y aco­ta­da – por­que son tra­ba­ja­do­res regis­tra­dos y ade­más decla­ra­dos esen­cia­les», denun­ció Baeza.

Fuen­te ANRed

Otra vic­to­ria acei­te­ra: reins­ta­la­ción en Dáni­ca Llavallol

La jue­za Rosa­lía Rome­ro orde­nó la reins­ta­la­ción de Lucas Suá­rez a su pues­to de tra­ba­jo y deter­mi­nó que se pro­ce­da con el pago de los sala­rios caí­dos des­de su cesan­tía el 26 de junio de 2020. Suá­rez fue des­pe­di­do por el Gru­po Bel­trán como par­te del ata­que empre­sa­rial con­tra el Con­ve­nio Colec­ti­vo acei­te­ro y los dere­chos labo­ra­les, sin­di­ca­les y sani­ta­rios de la plan­ta de Dáni­ca Lla­va­llol. «Las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de Dáni­ca en vez de resig­nar­se se pusie­ron de pie y en asam­blea jun­to a su Sin­di­ca­to reor­ga­ni­za­ron la lucha. La pre­po­ten­cia del Gru­po Bel­trán no logró encon­trar más bre­chas para avan­zar ante los tra­ba­ja­do­res», afir­man des­de el SOEIA Capi­tal y GBA.

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, en el día de la fecha el Poder Judi­cial orde­nó median­te una medi­da cau­te­lar, la reins­ta­la­ción en su pues­to de tra­ba­jo del com­pa­ñe­ro Lucas Suá­rez, tra­ba­ja­dor acei­te­ro des­pe­di­do por el Gru­po Bel­trán como par­te de su ata­que con­tra el Con­ve­nio Colec­ti­vo de Tra­ba­jo 42005 y los dere­chos labo­ra­les, sin­di­ca­les y sani­ta­rios de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res acei­te­ros de la plan­ta de Dáni­ca Lla­va­llol. ¡Es una nue­va vic­to­ria de la uni­dad y la soli­da­ri­dad obrera!

En la pre­sen­ta­ción rea­li­za­da por María Pau­la Lozano y Matías Cre­mon­te, ase­so­res lega­les del SOEIA y la FTCIOD­yA­RA, la jue­za Rosa­lía Rome­ro resol­vió orde­nar a Avex S.A. que pro­ce­da a reins­ta­lar a Lucas Suá­rez en su pues­to de tra­ba­jo, tras ser noti­fi­ca­da, y pro­ce­der al pago de los sala­rios caí­dos que dejó de per­ci­bir des­de su des­pi­do el 26 de junio de 2020.

Se seña­la en el tex­to que el des­pi­do es vio­la­to­rio del DNU 3292020, que los prohí­be duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria de la pan­de­mia del COVID-19, y por resul­tar dis­cri­mi­na­to­rio en el mar­co de las con­duc­tas per­se­cu­to­rias y anti­sin­di­ca­les que lle­vó ade­lan­te el Gru­po Beltrán.

Agre­ga la magis­tra­da que los recur­sos que pue­da pre­sen­tar la empre­sa no sus­pen­den el cum­pli­mien­to de la medida.

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, este logro es fru­to de la inmen­sa lucha que las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res de Dáni­ca Lla­va­llol han sos­te­ni­do con­tra la pre­po­ten­cia patro­nal del Gru­po Bel­trán. A pesar de todos los inten­tos de ate­mo­ri­zar­los y divi­dir­los, nun­ca deja­ron de pelear por todos sus dere­chos, por su Con­ve­nio acei­te­ro, por su sala­rio y por sobre todas las cosas nun­ca deja­ron de pelear por la reincorporación.

¡Eso es tener con­cien­cia de cla­se, eso es ser soli­da­rio, eso es cons­truir fuer­za colec­ti­va, es la mane­ra y el camino para con­ti­nuar avan­zan­do por nues­tros derechos!

Las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de Dáni­ca, en el momen­to que reci­bían los gol­pes más duros de la patro­nal, en vez de resig­nar­se se pusie­ron de pie y en asam­blea jun­to a su Sin­di­ca­to reor­ga­ni­za­ron la lucha. Y des­de ese día la pre­po­ten­cia del Gru­po Bel­trán no logró encon­trar más bre­chas para avan­zar ante los tra­ba­ja­do­res fir­mes y dig­nos de Dáni­ca Llavallol.

Pocas horas des­pués de la gran vic­to­ria de la Huel­ga Nacio­nal, cele­bra­mos un nue­vo logro. Esta es la for­ma en que luchan las y los acei­te­ros. Este es el camino que nos ense­ña nues­tra Fede­ra­ción, cons­tru­yen­do uni­dad y soli­da­ri­dad obre­ra, siem­pre para la lucha por la dig­ni­dad de los tra­ba­ja­do­res y sus familias.

En esa sen­da está este Sin­di­ca­to, de pie defen­dien­do a cada afi­lia­do y afi­lia­da, com­pro­me­ti­do con los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, dis­pues­to a jugar­se has­ta el final y así lo va a seguir haciendo.

¡Por­que una vez más que­da demos­tra­do que el camino hacia la vic­to­ria no es otro que la lucha y la uni­dad de todas y todos los compañeros!

Por todo esto, hoy cele­bra­mos y abra­za­mos a la fami­lia acei­te­ra del SOEIA, de cada plan­ta y sec­tor, y tam­bién a todas las com­pa­ñe­ras y los com­pa­ñe­ros acei­te­ros del país.

¡Viva la soli­da­ri­dad obre­ra! ¡Viva la lucha acei­te­ra! ¡Viva la cla­se trabajadora!

¡Por un 2021 de lucha y vic­to­ria, felicidades!

Comi­sión Direc­ti­va
SOEIA Capi­tal y GBA

Fuen­te: ANRed

A 85 años de la huel­ga gene­ral de 1936: el par­ti­da­zo de la cla­se obrera

En Bue­nos Aires, un día como hoy, pero de 1936, el empu­je ague­rri­do de una lucha lle­va­da ade­lan­te des­de meses por par­te de las y los emplea­dos de la rama de la cons­truc­ción con­sa­gró la soli­da­ri­dad de la mayo­ría de la cla­se para pro­du­cir una huel­ga gene­ral de carac­te­rís­ti­cas semi­in­su­rrec­cio­na­les. Aun­que tal vez poco recor­da­do, el acon­te­ci­mien­to reapa­re­ce como un jue­go pasa­do de fút­bol. Un encuen­tro don­de la cla­se obre­ra aca­pa­ró la pelo­ta y con voca­ción ofen­si­va le hizo par­ti­do – par­ti­da­zo – al gobierno y a las patro­na­les. Por Máxi­mo Paz, para ANRed.

Cuan­do la huel­ga gene­ral pro­cla­ma­da por las y los tra­ba­ja­do­res para el 7 de enero de 1936 fue un hecho, se supo, enton­ces, que el lan­za­mien­to que podría desem­bo­car en una posi­ble insu­rrec­ción de masas ya había pega­do en el palo del arco bur­gués y esta­ba reco­rrien­do la línea del arco.

Los que sabían bau­ti­za­ron a aque­lla media ciu­dad por­te­ña toma­da por el ata­que pro­le­ta­rio como “El cin­tu­rón Rojo obre­ro y popu­lar”: pique­tes, barri­ca­das y asam­bleas. Actos, fes­ti­va­les y even­tos pro­pi­cia­dos por per­so­na­li­da­des del mun­do artís­ti­co. Movi­li­za­cio­nes masi­vas, cho­ques san­grien­tos con la poli­cía y, fun­da­men­tal­men­te, el desa­rro­llo cons­tan­te de una gran soli­da­ri­dad obrera.

La huel­ga se tra­tó de una bata­lla direc­ta en las calles de Villa Cres­po, Saa­ve­dra, Villa Urqui­za, Cha­ca­ri­ta, Pater­nal, Villa Devo­to, Villa del Par­que, Flo­res, Villa Luro, Liniers, Mata­de­ros, Par­que Cha­ca­bu­co, Par­que Patri­cios, Boe­do y Nue­va Pompeya.

La juga­da his­tó­ri­ca mere­ce su rela­to, pues­to que se tra­tó de una lar­ga par­ti­da ini­cia­da a par­tir de las cre­cien­tes deman­das que se pedía por mejo­ras en la indus­tria de la cons­truc­ción. Eso hizo que para junio de 1935 se fun­de, basa­do en una gran red de dele­ga­dos y asam­bleas de base, la Fede­ra­ción Obre­ra de Sin­di­ca­tos de la Cons­truc­ción (FOSC), pre­de­ce­so­ra de la – años más tar­de – buro­cra­ti­za­da UOCRA. Meses lue­go, un acci­den­te labo­ral que reca­yó fatal­men­te sobre varios tra­ba­ja­do­res alba­ñi­les logró que los pedi­dos se con­den­sen y amplíen. La répli­ca nega­ti­va por par­te de la patro­nal, tam­bién. La tác­ti­ca para seguir ata­can­do fue pro­duc­to de innu­me­ra­bles asam­bleas, dón­de se esta­ble­ció una huel­ga para el 23 de octu­bre de 1935 y que, ade­más, la medi­da de fuer­za se exten­die­ra por casi 100 días continuos.

Los riva­les eran duros. Se tra­ta­ban de los fun­cio­na­rios al man­do del gene­ral Agus­tín Pedro Jus­to (ele­gi­do pre­si­den­te con el lla­ma­do «frau­de patrió­ti­co») y empre­sa­rios de la rama, en su mayo­ría ale­ma­nes, enla­za­dos con el Par­ti­do Nazi, como la Com­pa­ñía Gene­ral de Cons­truc­cio­nes y la Sie­mens Bau­nion. Todo ello empan­ta­na­do en ple­na déca­da infa­me, su per­ma­nen­te esta­do de sitio y con las direc­tri­ces pues­tas en relan­zar a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca nacio­nal lue­go del crack del ’29 sabien­do que el nego­cio agro­ex­por­ta­dor con Euro­pa no vol­ve­ría a ser el que fue.

La obra públi­ca, enton­ces, se hizo insig­nia. En lo que es hoy la CABA y en pro­vin­cia de Bue­nos Aires se ini­cia­ron obras de cali­bre y mag­ni­tud: el edi­fi­cio del Minis­te­rio de Obras Públi­cas, el esta­cio­na­mien­to y los talle­res de la Poli­cía de la Capi­tal, el cuar­tel de la Poli­cía Mon­ta­da, la comi­sa­ría de Puer­to Nue­vo, los nue­vos cuar­te­les de Paler­mo y el nue­vo edi­fi­cio del Cole­gio Mili­tar en El Palo­mar. Tam­bién se con­ti­nuó con la cons­truc­ción de la Cár­cel de Villa Devo­to, se com­ple­tó el edi­fi­cio del Cole­gio Nacio­nal de Bue­nos Aires y se ini­cia­ron los de la Aca­de­mia Nacio­nal de Medi­ci­na, de la Facul­tad de Agro­no­mía y Vete­ri­na­ria, del Museo Ber­nar­dino Riva­da­via, del Minis­te­rio de Hacien­da y del Minis­te­rio de Gue­rra. Ade­más se cons­tru­ye­ron barrios de vivien­das, puen­tes en el Ria­chue­lo, el pri­mer tra­mo del sub­te­rrá­neo a Paler­mo, la rec­ti­fi­ca­ción del Ria­chue­lo, el entu­ba­mien­to del arro­yo Mal­do­na­do, y, sobre él, la ave­ni­da Juan B. Jus­to. Tam­bién se hicie­ron igle­sias cató­li­cas en cada barrio, como expre­sión de la nue­va alian­za entre la dic­ta­du­ra y el Vati­cano. Y la mayo­ría de los gran­des esta­dios de fút­bol que cono­ce­mos hoy, inclu­yen­do al Monumental.

Esta tan­da de obras cons­ti­tu­yó una reno­va­da indus­tria de anda­mio, lejos de aque­lla don­de pri­mó la acción este­lar de los ofi­cios más tra­di­cio­na­les para con­fi­gu­rar­lo en fun­cio­nes más sen­ci­llas y poco cali­fi­ca­das. Las jor­na­das eran de 11 y has­ta 14 horas, seis días a la sema­na, retri­bui­dos con sala­rios irri­so­rios. No se soportaba.

Las asam­bleas se vuel­ven mul­ti­tu­di­na­rias. Para el 15 de noviem­bre se desa­rro­lla una de ellas en un col­ma­do Luna Park, don­de se votó una huel­ga gene­ral para todas las ramas del gre­mio. La reper­cu­sión de la medi­da dio sus fru­tos: los ecos del para­te lle­ga­ron a tener ple­ga­mien­tos has­ta en la ciu­dad de Mon­te­vi­deo. Enton­ces, el que fue­ra el Depar­ta­men­to Nacio­nal de Tra­ba­jo lla­mó a las par­tes a negociar.

Pero no hubo arre­glo. Las patro­na­les no esta­ban dis­pues­tas a ceder, sobre todo a lo con­cer­nien­te al reco­no­ci­mien­to del fla­man­te sin­di­ca­to diri­gi­do por la mili­tan­cia obre­ra del Par­ti­do Comu­nis­ta y de la Anar­co Comu­nis­ta Alian­za Obre­ra Spar­ta­cus. Todo vol­vió a foja cero.

O más o menos. Para aque­lla altu­ra del con­flic­to, la esca­la­da entre las par­tes se había lle­va­do a 60 obre­ros del anda­mio a la cár­cel de Devo­to. Des­de el otro lado, el aspec­to fra­terno comien­za a ele­var­se a mag­ni­tu­des pocas veces vis­ta. A par­tir de la con­fi­gu­ra­ción de Comi­tés de Soli­da­ri­dad en cada zona barrial, se comien­zan a rea­li­zar fes­ti­va­les para recau­dar fon­dos para las y los huel­guis­tas, cho­fe­res de colec­ti­vos peque­ños pro­pie­ta­rios deter­mi­nan tras­la­dar sin car­go a los huel­guis­tas y, de esa mane­ra, sol­ven­tar la vigi­lan­cia sobre la efec­ti­vi­dad de la huel­ga en cada lugar de tra­ba­jo, así como a la vez se con­for­ma­ron bri­ga­das des­ti­na­das a empa­pe­lar los barrios con afi­ches que ponían al día a las y los veci­nos sobre lo que esta­ba suce­dien­do en el conflicto.

Asi­mis­mo, las orga­ni­za­cio­nes soli­da­rias pusie­ron en pie comi­sio­nes de muje­res, colo­nias de vaca­cio­nes para los hijos que ya dis­po­nían de sus vaca­cio­nes post esco­la­res y, como pun­to sobre­sa­lien­te, la con­for­ma­ción del Comi­té de Defen­sa y Soli­da­ri­dad a par­tir de la inter­ven­ción de, al menos, 68 orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les que se plie­gan a ella.

Ya para fines del año ‘35 los encuen­tra con un fes­ti­val en Pla­za Once asis­ti­do por alre­de­dor de 100.000 participantes.

Los brin­dis fes­ti­vos y el comien­zo de un nue­vo año no pro­du­cen nada. Empre­sa­rios nie­gan rotun­da­men­te todo y plan­tean la reso­lu­ción de la con­tien­da a tra­vés de un leve aumen­to salarial.

La répli­ca obre­ra sur­gió des­de el Comi­té de Defen­sa cuan­do en la asam­blea se votó casi por una­ni­mi­dad la rea­li­za­ción de una huel­ga gene­ral para el 7 de enero.

De inme­dia­to, des­de los des­pa­chos del Esta­do se decla­ró a la medi­da de fuer­za como ile­gal mien­tras fue­ron encar­ce­la­dos los diri­gen­tes orga­ni­za­ti­vos, clau­su­ra­dos los loca­les y los come­do­res y las fuer­zas repre­si­vas ocu­pa­ron la ciudad.

Las y los tra­ba­ja­do­res no die­ron mar­cha atrás. Supie­ron des­de el vamos que esta­ban en área de defi­ni­ción y, por ello, fue­ron a la car­ga por su obje­ti­vo. La lucha tre­men­da apa­re­ció en los barrios que habi­ta­ban los obre­ros (volan­tes de Spar­ta­cus lla­ma­ban a «meter fue­go en los barrios»): los huel­guis­tas for­ma­ron barri­ca­das, movi­li­za­cio­nes y pasa­ron a inci­ne­rar a todo vehícu­lo que se mues­tre con­tra­rian­do la orden de huel­ga. La poli­cía cas­ti­ga, sin mira­mien­tos. Hay dete­ni­dos. Hay muer­tos. De ambos bandos.

Final­men­te, la guar­dia repre­si­va no logra hacer pie y retro­ce­de. El “Cin­tu­rón rojo” que­da a manos de las y los obre­ros quie­nes, enva­len­to­na­dos en su moral, deci­den dila­tar la huel­ga un día más para pedir por los com­pa­ñe­ros presos.

Y, sí, pasó. Esta vez pasó: la medi­da de fuer­za, arro­ja­da y valien­te, pro­du­jo que el pre­si­den­te ins­te a las patro­na­les a que reco­noz­can el plie­go de deman­das de su cuer­po asa­la­ria­do sobre­ex­plo­ta­do. La libe­ra­ción de los dete­ni­dos, las mejo­ras sala­ria­les, la reduc­ción de horas y el reco­no­ci­mien­to del sin­di­ca­to se hicie­ron reali­dad. Las y los tra­ba­ja­do­res ganaron.

Su balón, que pegó en el palo y que reco­rrió la línea, entró, por fin, a la red. Pidien­do per­mi­so, de visi­tan­tes y con árbi­tro ajeno, pero entró. Gana­ron su par­ti­do. Su partidazo.

Fuen­te: ANRed

Espa­cio Pro­duc­ción y Tra­ba­jo: Balan­ce 2020 y perspectivas

Com­par­ti­mos el docu­men­to del Espa­cio Pro­duc­ción y Tra­ba­jo don­de con­flu­yen orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, pymes, coope­ra­ti­vas, agra­rias y socia­les. Balan­ce 2020 y perspectivas.

Click para ver el docu­men­to del Espa­cio Pro­duc­ción y Tra­ba­jo: Balan­ce 2020 y perspectivas

Fuen­te: Sin­di­cal Federal

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *