Ucra­nia. Blo­queo constitucional

Por Ale­xey Zotiev. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de enero de 2021.

El pasa­do mar­tes, el pre­si­den­te Zelensky sus­pen­dió de sus fun­cio­nes por un perio­do de dos meses al pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ucra­nia, Ale­xan­der Tupitsky. For­mal­men­te, esta sus­pen­sión se debe a las cau­sas pena­les ini­cia­das con­tra él. El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal está sien­do inves­ti­ga­do como sos­pe­cho­so de sobor­nar a tes­ti­gos así como de enga­ñar al Tri­bu­nal. Según afir­ma la pren­sa, el caso con­tra Tupitsky se refie­re a la plan­ta de ener­gía mecá­ni­ca Zuevsky, situa­da en los “terri­to­rios ocu­pa­dos” en Donbass.

La his­to­ria es anti­gua y no le intere­sa a nadie. Tupitsky difí­cil­men­te habría sido inves­ti­ga­do en este caso si no fue­ra por la cues­tión de las decla­ra­cio­nes elec­tró­ni­cas de bie­nes de los dipu­tados. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ucra­nia can­ce­ló esas decla­ra­cio­nes de los dipu­tados [por con­si­de­rar­las incons­ti­tu­cio­na­les], el Par­la­men­to las res­ta­ble­ció prác­ti­ca­men­te con las mis­mas pre­gun­tas, aun­que de for­ma algo redu­ci­da, pero la ame­na­za de que el Tri­bu­nal vol­vie­ra a tomar la mis­ma con­tro­ver­ti­da deci­sión no des­apa­re­ció. Tenien­do en cuen­ta que los socios euro­peos con­si­de­ra­ron la deci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal una mues­tra de la fal­ta de volun­tad de con­ti­nuar la lucha con­tra la corrup­ción y pro­me­tie­ron dete­ner el apo­yo finan­cie­ro a Ucra­nia, la cues­tión de “domar” al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es aho­ra un gran pro­ble­ma para Zelensky. En resu­men, se tra­ta de una cues­tión pura­men­te política.

Tupitsky, es pre­ci­so decir­lo, no ha reac­cio­na­do al ata­que del pre­si­den­te de Ucra­nia y ha cali­fi­ca­do su decre­to de “sin efec­to legal” y la ofi­ci­na del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha publi­ca­do un comu­ni­ca­do en su pági­na web.

“Al fir­mar el decre­to Núme­ro 6072020 del 29 de diciem­bre de 2020, el pre­si­den­te se exce­dió de sus pode­res cons­ti­tu­cio­na­les”, afir­ma el comu­ni­ca­do. “A. Tupitsky con­ti­nua­rá rea­li­zan­do sus fun­cio­nes según la Cons­ti­tu­ción de Ucra­nia y la ley de Ucra­nia “Sobre el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ucra­nia” y el pre­si­den­te de Ucra­nia debe can­ce­lar inme­dia­ta­men­te el decre­to 6072020 del 29 de diciem­bre de 2020”.

El ser­vi­cio de pren­sa del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal tam­bién afir­mó que la Cons­ti­tu­ción no pre­vé la posi­bi­li­dad de cesar a juez del Tri­bu­nal. De hecho, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ucra­nia es un sis­te­ma muy com­ple­jo y es sim­ple­men­te impo­si­ble apar­tar a los jue­ces por deci­sión del pre­si­den­te del país. El mar­co regu­la­to­rio está cons­trui­do de tal mane­ra que los jue­ces del Tri­bu­nal sean com­ple­ta­men­te inde­pen­dien­tes del poder eje­cu­ti­vo y legis­la­ti­vo, lo que les per­mi­te tra­ba­jar sin temor a pre­sión exter­na. Pero, aun así, Zelensky lo ha intentado.

La Ofi­ci­na del Pre­si­den­te no pudo evi­tar res­pon­der a las crí­ti­cas al ver que estas no venían de Tupitsky sino del pro­pio Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. “El comu­ni­ca­do del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ucra­nia sobre el cese tem­po­ral del pre­si­den­te del Tri­bu­nal Ale­xan­der Tupitsky es un inten­to de enga­ñar a la socie­dad y, des­de el pun­to de vis­ta legal, no tie­ne vali­dez”. Así es como res­pon­dió el pre­si­den­te de Ucra­nia al comu­ni­ca­do del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, dicien­do que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal había res­pon­di­do a un decre­to que no tie­ne vali­dez legal con un comu­ni­ca­do sin vali­dez legal.

“La publi­ca­ción de esas “con­clu­sio­nes” y “expli­ca­cio­nes” en la pági­na web ofi­cial del Tri­bu­nal bus­ca enga­ñar deli­be­ra­da­men­te al públi­co y a los medios sobre la posi­ción legal del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Con­se­cuen­te­men­te, no tie­ne vali­dez legal nin­gún “comu­ni­ca­do”, “expli­ca­ción” y “con­clu­sio­nes” publi­ca­do en la web del Tri­bu­nal sobre aque­llo que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal no ha toma­do deci­sio­nes y los ofi­cia­les que hayan dado la orden de publi­car­los deben res­pon­der ante la ley por apro­piar­se de los pode­res del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal”, insis­tió la Ofi­ci­na del Presidente.

En pocas pala­bras, se tra­ta de un intra­du­ci­ble jue­go de pala­bras en el dia­lec­to local. Esta dispu­ta ha de ser con­si­de­ra­da, no como una con­fron­ta­ción entre dos sis­te­mas, sino como una banal prue­ba de que Zelensky no tie­ne todo el con­trol en el país. La demos­tra­ti­va pos­tu­ra de Tupitsky es otra prue­ba de ello. Zelensky no tie­ne la situa­ción bajo con­trol, por mucho que le gus­ta­ría, y hay cosas que sim­ple­men­te no pue­de hacer, aun­que hacer­las sería hoy más impor­tan­te que nunca.

En este con­tex­to, no impor­ta quién haya toma­do una deci­sión “sin vali­dez legal”: Volodymyr Zelensky, que fir­mó un decre­to más que dudo­so, o la cúpu­la del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ucra­nia, que públi­ca­men­te cri­ti­có ese decre­to. Lo más impor­tan­te es que, a día de hoy, en Ucra­nia no hay un líder que ten­ga la auto­ri­dad de gober­nar. Y el sis­te­ma polí­ti­co del país está basa­do más en las emo­cio­nes que en el sen­ti­do común. El con­flic­to abier­to entre el pre­si­den­te y el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal no es la cau­sa de otra nue­va ron­da del con­flic­to interno en el país sino solo la con­se­cuen­cia del expe­ri­men­to que se puso en mar­cha hace más de seis años en el terri­to­rio que cons­ti­tu­cio­nal­men­te lle­va por nom­bre Ucrania.

Fuen­te: Slavyangrad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *