Perú. Nue­va cons­ti­tu­ción, los dere­chos de la madre natu­ra­le­za y la Amazonía

Róger Rum­rrill /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de enero de 2021

Las mul­ti­tu­di­na­rias revuel­tas socia­les y polí­ti­cas que irrum­pie­ron en octu­bre de 1919 con­tra la inso­por­ta­ble des­igual­dad social y eco­nó­mi­ca en Chi­le obli­ga­ron al pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra, el domin­go 25 de octu­bre del 2020, a abrir la puer­ta para una nue­va Cons­ti­tu­ción que reem­pla­ce a la Car­ta Mag­na pro­mul­ga­da por el dic­ta­dor Augus­to Pino­chet (1973−1990), el 11 de mar­zo de 1980.

“Así, la nue­va Cons­ti­tu­ción dará sepul­tu­ra a la actual, que le atri­bu­yó al Esta­do un carác­ter míni­mo, y un rol sub­si­dia­rio, en com­pa­ra­ción con el prin­ci­pio de Esta­do soli­da­rio o de bien­es­tar vigen­te en la Cons­ti­tu­ción has­ta antes de la esta­ble­ci­da por el gene­ral Pino­chet”, escri­be la eco­no­mis­ta y ana­lis­ta perua­na Arie­la Ruíz Caro.

Tam­bién en nues­tro país las mar­chas de pode­ro­so alien­to demo­crá­ti­co y trans­for­ma­dor de los jóve­nes de la “Gene­ra­ción del Bicen­te­na­rio” no solo des­ca­la­bra­ron y ente­rra­ron al gobierno gol­pis­ta e ile­gal de Manuel Merino de Lama y colo­ca­ron entre la espa­da y la pared a la ultra­de­re­cha oli­gár­qui­ca, sino tam­bién han pues­to en la agen­da polí­ti­ca la urgen­cia de una nue­va Cons­ti­tu­ción que sus­ti­tu­ya a la Cons­ti­tu­ción fuji­mo­ris­ta de 1993 de ori­gen espu­rio y que “ha sido con­si­de­ra­da como un ins­tru­men­to del poder o un esta­tu­to de ocu­pa­ción que pro­du­jo la debi­li­dad de los ins­tru­men­tos de con­trol polí­ti­co y per­mi­tió el uso abu­si­vo del poder”, opi­na el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Ger­mán Alarco.

Esta nue­va Car­ta Mag­na, debe abor­dar, dos ejes fun­da­men­ta­les como pro­pu­so la Comi­sión Pania­gua que cri­ti­có a fon­do la írri­ta Car­ta de 1993: la per­so­na huma­na y la limi­ta­ción del poder. Pero tam­bién debe borrar el Títu­lo III de la Car­ta de 1993 y el régi­men eco­nó­mi­co que, en el artícu­lo 63, esta­ble­ce y decla­ra: “La inver­sión nacio­nal y la extran­je­ra se suje­tan a las mis­mas con­di­cio­nes”. Lue­go, eli­mi­nar la cami­sa de fuer­za con­tra el Esta­do que decre­ta “Que solo auto­ri­za­do por ley expre­sa, el Esta­do pue­de rea­li­zar sub­si­dia­ria­men­te acti­vi­dad empresarial”.

No hay, como seña­lan los exper­tos, entre ellos Pedro Franc­ke, cons­ti­tu­cio­nes en Amé­ri­ca Lati­na y en los paí­ses desa­rro­lla­dos que hayan con­de­na­do al Esta­do, como la Car­ta fuji­mo­ris­ta de 1993, a ser la últi­ma rue­da del coche del desa­rro­llo. Esta con­di­ción de sub­si­dia­ri­dad ha dado pie a la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios bási­cos y fun­da­men­ta­les como edu­ca­ción, salud, ade­más del trans­por­te, entre otros, y como corre­la­to, la for­ma­ción de mono­po­lios y oli­go­po­lios y la corrup­ción endé­mi­ca que aho­ra can­ce­ra el cuer­po del Perú.

No es todo. La Car­ta fuji­mo­ris­ta de 1993 debi­li­ta la sobe­ra­nía nacio­nal sobre los recur­sos natu­ra­les y pre­ca­ri­za la segu­ri­dad y sobe­ra­nía de las tie­rras y terri­to­rios indí­ge­nas, eli­mi­nan­do, en el artícu­lo 89, la inem­bar­ga­bi­li­dad y la ineje­cu­ta­bi­li­dad, dos de las tres “íes”, los can­da­dos jurí­di­cos para pre­ser­var la segu­ri­dad del terri­to­rio ances­tral de los pue­blos indígenas.

Todo el desen­fre­na­do desas­tre y devas­ta­ción ambien­tal del país y prin­ci­pal­men­te de la Ama­zo­nía tie­nen su ori­gen en la Cons­ti­tu­ción de 1993 y los “paque­ta­zos” nor­ma­ti­vos pos­te­rio­res de Alan Gar­cía, Ale­jan­dro Tole­do, Ollan­ta Huma­la, Pedro Pablo Kuczyns­ki y Mar­tín Vizcarra.

Los dere­chos de la Madre Natu­ra­le­za en un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal  

El Perú es una Nación mul­ti­lin­güe, mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­ét­ni­ca. Se hablan 48 len­guas ori­gi­na­rias en el Perú, 44 ama­zó­ni­cas y 4 andi­nas. Pero el Esta­do que tene­mos es un Esta­do de ori­gen colo­nial y mono­cul­tu­ral. Es decir, el Esta­do peruano es dis­fun­cio­nal a la Nación. Allí radi­ca una de las mayo­res frac­tu­ras del Perú: el racis­mo, la exclu­sión, la invi­si­bi­li­za­ción y la mar­gi­na­ción de 10 millo­nes de perua­nos indí­ge­nas que repre­sen­tan más del 40 por cien­to de la pobla­ción del país.

Por estas y otras razo­nes y fun­da­men­tos, la nue­va Cons­ti­tu­ción debe decla­rar al Esta­do peruano como un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, por­que muchos de los pue­blos indí­ge­nas u ori­gi­na­rios se auto­rre­co­no­cen como nacio­nes. Ejem­plos: las nacio­nes Wam­pís, Awa­júm, Pano, en la Ama­zo­nía, entre otras, y Ayma­ra y que­chua en los Andes.

Algu­nos exper­tos y estu­dio­sos, entre ellos Vicen­te Otta Rive­ra, plan­tean que la nue­va repú­bli­ca debe tener un Esta­do Plu­ri­cul­tu­ral y Des­cen­tra­lis­ta. “El sis­te­ma de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca en el nue­vo esta­do debe con­tem­plar una repre­sen­ta­ción direc­ta y por cuo­tas, de los gru­pos étni­cos en el nivel nacio­nal y sub­na­cio­nal, según sea la den­si­dad y cober­tu­ra demo­grá­fi­ca de los pue­blos y su asen­ta­mien­to terri­to­rial”, escri­be Otta Rivera.

La nue­va Cons­ti­tu­ción que naz­ca del Ipá­ma­mu ama­zó­ni­co y el Pacha­cuty andino debe reco­no­cer, como las cons­ti­tu­cio­nes de Boli­via y Ecua­dor, los dere­chos de la Madre Naturaleza.

Como ana­li­za Eduar­do Gudy­nas, el exper­to en temas eco cons­ti­tu­cio­na­les, miem­bro del Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Eco­lo­gía Social (CLAES), algu­nas cons­ti­tu­cio­nes de Amé­ri­ca Lati­na incor­po­ra­ron en los años 80 y 90 la cues­tión ambien­tal como un dere­cho de las per­so­nas. Como en el caso de la Cons­ti­tu­ción colom­bia­na. Como recuer­da Gudy­nas, los dere­chos siem­pre han esta­do refe­ri­dos a los dere­chos de las per­so­nas. Pero los dere­chos de la natu­ra­le­za están refe­ri­dos a los ríos, flo­ra, fau­na, cerros y otros bie­nes de la natu­ra­le­za. Ambos dere­chos, los de la natu­ra­le­za y de los seres huma­nos, no se con­tra­di­cen. Todo lo con­tra­rio, están ínti­ma­men­te vin­cu­la­dos. Como en la con­cep­ción cos­mo­cén­tri­ca indí­ge­na don­de no hay sepa­ra­ción entre natu­ra­le­za y cultura.

Gudy­nas, que está siguien­do de cer­ca el pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal chi­leno, afir­ma que la nue­va Car­ta Mag­na chi­le­na posi­ble­men­te será la más avan­za­da del XXI, por­que reco­ge­rá todas las deman­das y exi­gen­cias de con­ser­va­ción de la Madre Natu­ra­le­za, degra­da­da y ero­sio­na­da por el extrac­ti­vis­mo neo­li­be­ral capi­ta­lis­ta en la segun­da déca­da del siglo XXI.

Pero Gudy­nas y otros exper­tos ambien­ta­lis­tas aler­tan y anti­ci­pan que la incor­po­ra­ción de los dere­chos de la natu­ra­le­za en las nue­vas Cons­ti­tu­cio­nes será una dura bata­lla. Por­que habrá un pode­ro­so fren­te de resis­ten­cia para acep­tar los dere­chos de la tie­rra y el agua entre los pode­ro­sos sec­to­res de la ultra­de­re­cha, las cor­po­ra­cio­nes, las gran­des agro­ex­por­ta­do­ras que en el caso del Perú expor­tan la esca­sí­si­ma agua en sus inmen­sos mono­cul­ti­vos sin pagar dere­chos, y las mul­ti­na­cio­na­les que se apo­de­ran y con­cen­tran el agua y la tie­rra en Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y Asia.

Tal como está ocu­rrien­do en Chi­le, la nue­va Cons­ti­tu­ción en el Perú que esta­blez­ca los dere­chos de la Madre Natu­ra­le­za y decla­re el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal no es una asig­na­tu­ra ni un rol que corres­pon­de a los par­ti­dos polí­ti­cos-casi inexis­ten­tes y en cri­sis ter­mi­nal en el Perú- ni a esa ultra­de­re­cha de pen­sa­mien­to e ideo­lo­gía decré­pi­tas cuyos ves­ti­gios aho­ra se exhi­ben como esper­pen­tos en el Con­gre­so y en los medios defen­dien­do al mode­lo neo­li­be­ral que es una fábri­ca de pobres y una máqui­na tri­tu­ra­do­ra de la naturaleza.

Serán las mul­ti­tu­des, los jóve­nes de la “Gene­ra­ción del Bicen­te­na­rio”, los obre­ros de las ciu­da­des, los hom­bres del cam­po, las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas andino-ama­zó­ni­cas y los movi­mien­tos regio­na­les que ya se alis­tan para empren­der la bata­lla por una nue­va Cons­ti­tu­ción, una pro­fun­da refor­ma del esta­do mono­cul­tu­ral y neo­co­lo­nial y por la refun­da­ción de la Nación peruana.

Uno de estos movi­mien­tos regio­na­les es “Resur­ge Ama­zo­nía”, lide­ra­do por el acti­vis­ta ambien­tal José Manu­ya­ma Ahui­te, con sede en Iqui­tos y con alian­zas estra­té­gi­cas en todo Lore­to y la Amazonía.

Los resur­gen­tes ama­zó­ni­cos, en un recien­te mani­fies­to, han denun­cia­do el saqueo de los bie­nes de la natu­ra­le­za ama­zó­ni­ca y han plan­tea­do un nue­vo mode­lo ener­gé­ti­co post­pe­tró­leo, meca­nis­mos de auto­ges­tión y demo­cra­cia direc­ta que reco­noz­ca y for­ta­lez­ca los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de gober­nan­za comu­ni­ta­ria, el res­ta­ble­ci­mien­to de los prin­ci­pios y valo­res tra­di­cio­na­les ama­zó­ni­cos, estí­mu­los a la agri­cul­tu­ra fami­liar un mode­lo de bio­ne­go­cios en base al bos­que en pie.

Nun­ca los dere­chos de la natu­ra­le­za han sido tan vita­les como aho­ra. Se ha demos­tra­do feha­cien­te­men­te que la defo­res­ta­ción y el uso irra­cio­nal de los bie­nes de la natu­ra­le­za han sido el ori­gen de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y otras pla­gas. Por lo tan­to, este dere­cho es como una car­ta de sobre­vi­ven­cia para el hom­bre del siglo XXI. “Esta­mos decla­ran­do una gue­rra con­tra la natu­ra­le­za”, expre­só Anto­nio Gute­rres, en la Cum­bre de las Nacio­nes Uni­das sobre la Bio­di­ver­si­dad, el 2 de octu­bre de este año.

Lue­go, el Secre­ta­rio Gene­ral, hizo un balan­ce de la situa­ción ambien­tal pla­ne­ta­ria: más del 60 por cien­to de los arre­ci­fes del mun­do están en peli­gro de des­apa­re­cer por el exce­so de pes­ca y prác­ti­cas huma­nas des­truc­ti­vas; un millón de espe­cies están en ries­go de extin­ción; la vida sil­ves­tre está ame­na­za­da a cau­sa de la tala masi­va de los bos­ques y la red de vida de la tie­rra está sien­do des­trui­da. El Cam­bio Cli­má­ti­co ha inau­gu­ra­do una nue­va era cós­mi­ca: el Antro­po­ceno o el necro­ceno como repi­ten algu­nos espe­cia­lis­tas con un som­brío tono apocalíptico.

“Per­mí­tan­me ser cla­ro: la degra­da­ción de la natu­ra­le­za no es un pro­ble­ma pro­pia­men­te ambien­tal. Abar­ca la eco­no­mía, la salud, la jus­ti­cia social y los dere­chos huma­nos. Des­cui­dar nues­tros pre­cio­sos recur­sos pue­de exa­cer­bar las ten­sio­nes y los con­flic­tos geo­po­lí­ti­cos”, refle­xio­na Anto­nio Guterres.

Hacien­do oídos sor­dos a las dra­má­ti­cas exhor­ta­cio­nes del Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, el 7 de diciem­bre de este año, el agua, el bien más vital y más esca­so e irrem­pla­za­ble, se con­vir­tió en una mate­ria pri­ma más, como el oro, el petró­leo, el cobre, coti­zán­do­se en el mer­ca­do de futu­ros de Wall Street. Inten­tan­do hacer comul­gar con las rue­das de molino de su insa­cia­ble sed por la rique­za, los ban­cos, los fon­dos de inver­sión y las mul­ti­na­cio­na­les argu­men­tan que, coti­zan­do el agua en el mer­ca­do de futu­ros, el recur­so será más acce­si­ble para los pue­blos y de ges­tión más efi­cien­te en la agri­cul­tu­ra y la industria.

Detrás de este argu­men­to cíni­co, está la ambi­ción de con­tro­lar, mono­po­li­zar, con­cen­trar y trans­for­mar el agua en el mejor y mayor nego­cio glo­bal a cos­ta de los tres mil millo­nes de per­so­nas que se mue­ren de sed en el mundo.

En la Ama­zo­nía perua­na la des­truc­ción ambien­tal no es menor que en el res­to del mun­do. La extrac­ción aurí­fe­ra legal e ile­gal y los derra­mes petro­le­ros están enve­ne­nan­do los ríos ama­zó­ni­cos. La pér­di­da anual de 250 mil hec­tá­reas de cober­tu­ra fores­tal es una ver­da­de­ra catás­tro­fe para la pro­duc­ción de agua que ali­men­ta tan­to la Cos­ta y los Andes, tal como ha veni­do expli­can­do el Dr. Ricar­do Gie­sec­ke, exper­to en el tema y ex minis­tro del Ambiente.

El mis­mo cien­tí­fi­co ha plan­tea­do una mora­to­ria de 20 años que impi­da acti­vi­da­des que pro­du­cen defo­res­ta­ción y pér­di­da del bio­ma ama­zó­ni­co y en par­ti­cu­lar del bos­que ama­zó­ni­co. “La casi tota­li­dad de la pro­vi­sión de agua en los valles inter­an­di­nos y en los valles cos­te­ros depen­de de que los meca­nis­mos bio­ló­gi­cos natu­ra­les de la Ama­zo­nía se sigan pro­du­cien­do y no sean inter­fe­ri­dos”, ha adver­ti­do el Dr. Giesecke.

La nue­va Cons­ti­tu­ción perua­na debe decre­tar el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal y decla­rar, como una cues­tión de vida o muer­te, los Dere­chos de la Natu­ra­le­za como la últi­ma posi­bi­li­dad de defen­der y con­ser­var la fuen­te de la vida huma­na: la Madre Naturaleza.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *