Méxi­co. Los sue­ños de Ramo­na se bor­dan en los cora­zo­nes de los rebeldes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de enero de 2021

Ramo­na en los cora­zo­nes de lxs rebel­des, bor­da incan­sa­ble nues­tros sue­ños más her­mo­sos, lxs que se ríen de lo «impo­si­ble» y nun­ca se rin­den, y por eso, nun­ca mueren. 

Debe­mos cum­plir­los rién­do­nos de lo impo­si­ble y resis­tien­do, por ella y por cada unx de nosotrxs. Peque­ña de esta­tu­ra, more­na como el color de la tie­rra, ojos de obsi­dia­na, el arma más impor­tan­te de los zapa­tis­tas, el cora­zón del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN)…

La Coman­dan­ta Ramo­na, mujer tzotzil, teje­do­ra de his­to­rias, sopli­do del cara­col marino, vien­to que can­ta y va del cen­tro del uni­ver­so indí­ge­na a los cos­ta­dos del alma pla­ne­ta­ria, de la resis­ten­cia a la orga­ni­za­ción, del silen­cio que habla a la pala­bra que calla.

La Coman­dan­ta Ramo­na falle­ció el 6 de enero de 2006, y «el mun­do per­dió a una de esas muje­res que paren nue­vos mun­dos» y Méxi­co per­dió a «una de esas lucha­do­ras que le hace fal­ta», así dijo el sub­co­man­dan­te Marcos.

En la madru­ga­da del pri­me­ro de enero de 1994, Ramo­na diri­gió las filas insur­gen­tes que toma­ron la ciu­dad de San Cris­tó­bal, sím­bo­lo de la sober­bia del poder. El fue­go que alum­bró esa noche no fue la de los fusi­les, sino la de la luz que ema­na­ba de los ros­tros cubier­tos por el pasa­mon­ta­ñas, el acto de fe, la creen­cia en cam­biar todo, la vida al hilo, el ¡ya bas­ta! que sacu­dió las con­cien­cias de los pobla­do­res de nues­tro Méxi­co. La insurrección.

La mujer peque­ña de esta­tu­ra, pero gran­de ya en la his­to­ria nacio­nal, parió aquél día un hijo: Una gene­ra­ción de lucha­do­res socia­les que hoy se extien­de por todo el terri­to­rio, una gene­ra­ción que reco­ge las ense­ñan­zas del tiem­po y modo indí­ge­na, un movi­mien­to que a los ratos se ve a los ratos no, pero siem­pre está.

En Octu­bre de 1996, la Coman­dan­ta salió de la zona zapa­tis­ta hacia la ciu­dad de Méxi­co para par­ti­ci­par en la cons­truc­ción del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na (CNI). Ante 100 mil per­so­nas con­gre­ga­das en el Zóca­lo de la ciu­dad de Méxi­co, Ramo­na habló: «De por sí es muy peque­ña nues­tra pala­bra de los zapa­tis­tas, pero su paso es muy gran­de y cami­na muy lejos y se entra en muchos corazones.»En su dis­cur­so selló la fra­se que hicie­ra gran­de a la dig­ni­dad indí­ge­na de nues­tro tiem­po: «Lle­ga­mos has­ta aquí para gri­tar, jun­to con todos, los ya no, que nun­ca más un Méxi­co sin nosotros«.

Hizo un lla­ma­do a cami­nar jun­to a la lucha indí­ge­na. «Her­ma­nos y her­ma­nas mexi­ca­nos: «Yo soy la coman­dan­te Ramo­na del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal. Soy el pri­me­ro de muchos pasos de los zapa­tis­tas al Dis­tri­to Fede­ral y a todos los luga­res de Méxi­co. Espe­ra­mos que todos uste­des cami­nen jun­to a noso­tros. Esta es nues­tra pala­bra, her­ma­nas y her­ma­nos mexicanos.»

Duran­te años, lue­go del levan­ta­mien­to, luchó con­tra la muer­te, una muer­te que no venía de com­ba­tes arma­dos, sino del com­ba­te a la pobre­za, ya que aquí en Chia­pas las enfer­me­da­des cura­bles lle­van el signo del dece­so y la sen­ten­cia de los cemen­te­rios. Pero aún así resis­tió, andu­vo al filo de la muer­te, bor­dan­do sue­ños y luchan­do por ver­lo plas­ma­do en nosotrxs, en todxs nosotrxs.

¡Has­ta siem­pre Comandanta! 

FUENTE: Movi­mien­to Liber­ta­rio Anar­quis­ta VIVA La Revolución

.

.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *