Inter­na­cio­nal. El com­pa­ñe­ro perio­dis­ta Assan­ge aún pue­de ser extra­di­ta­do a la dic­ta­du­ra estadounidense

Por Ramón Pedre­gal Casa­no­va*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de enero de 2021. 

Solo en las dic­ta­du­ras pue­de alguien ser encar­ce­la­do por denun­ciar los crí­me­nes del régi­men. La lla­ma­da Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca, esos que con el man­da­to esta­dou­ni­den­se per­si­guie­ron a Assan­ge y le aco­sa­ron duran­te más de 7 años en la emba­ja­da de Ecua­dor, y lo cer­ca­ron sin dejar­le salir, espián­do­lo con micró­fo­nos y cáma­ras que los mer­ce­na­rios espa­ño­les de la CIA ins­ta­la­ron en los espa­cios en que podía estar, esos que inten­ta­ron secues­trar­le entran­do por ven­ta­nas y teja­dos, esos que orde­na­ron a una gavi­lla de ban­di­dos entrar por la puer­ta que abría el mer­ce­na­rio emba­ja­dor de L. Moreno, y lo arras­tra­sen y lo car­ga­sen en un fur­gón alu­dien­do des­ca­ra­da­men­te a un man­da­to ile­gal, esos de la Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca, suce­so­res de aque­llos cuya ima­gen se recuer­da por el par­che en un ojo y un gar­fio en una muñe­ca, que asal­ta­ban bar­cos, mata­ban tri­pu­la­cio­nes, roba­ban lo que lle­va­se el otro y comer­cia­ban con escla­vos, los des­cen­dien­tes de esos son los que metie­ron a Julián Assan­ge la pri­sión de alta segu­ri­dad y lo han teni­do ais­la­do otro año y medio, esos son los que lo enfer­ma­ron y lo han juz­ga­do, y para ocul­tar tan­ta jus­ti­cia, como con­clu­sión nos dicen que Julián Assan­ge se encuen­tra enfer­mo, que­rien­do decir que él sólo se lo ha hecho.

Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca del gran capi­tal, pien­se usted en el sen­ti­do polí­ti­co de la pala­bra jus­ti­cia. Así lo hizo en su tiem­po el régi­men monár­qui­co inglés cuan­do ven­dió Pales­ti­na al sio­nis­mo: sólo intere­ses, el tér­mino jus­ti­cia capi­ta­lis­ta tie­ne un sen­ti­do polí­ti­co concreto.

El régi­men impe­rial se encuen­tra aho­ra afin­ca­do en la otra ori­lla del Atlán­ti­co y es el que pro­te­ge la Cor­te de jus­ti­cia bri­tá­ni­ca. Depen­de de la soli­da­ri­dad que mani­fes­te­mos con Assan­ge, el com­pa­ñe­ro perio­dis­ta, que pue­da o no ser extra­di­ta­do a la tie­rra de sus máxi­mos per­se­gui­do­res. ¿Qué pasa en esa tie­rra? ¿que ocu­rre a aque­lla gen­te? El pue­blo de EEUU era dibu­ja­do por el gran escri­tor Mark Twain (1835−1910) a los lec­to­res de la mane­ra siguien­te en el tex­to titu­la­do Cómo se lle­gó a la dic­ta­du­ra (en más de una oca­sión, Twain escri­bió sobre la ins­tau­ra­ción en su país de una dic­ta­du­ra), se encuen­tra en el libro Mark Twain cro­nis­ta de su épo­ca, y lo hace de la siguien­te mane­ra: … Pero fue impo­si­ble sal­var a la Gran Repú­bli­ca. Esta­ba podri­da has­ta la médu­la. Hacía tiem­po que la luju­ria de las con­quis­tas había hecho su obra: el aplas­ta­mien­to de los iner­mes fue­ra de sus fron­te­ras la había ense­ña­do a sopor­tar con apa­tía esas mis­mas cosas en su pro­pio sue­lo; mul­ti­tu­des que habían aplau­di­do la supre­sión de las liber­ta­des de otros pue­blos, vivie­ron para sufrir en sus pro­pias car­nes el error. El gobierno esta­ba, de mane­ra irre­vo­ca­ble, en manos de los pro­di­gio­sa­men­te ricos y de sus pará­si­tos; el sufra­gio se había con­ver­ti­do en máqui­na que ellos emplea­ban a su anto­jo. No exis­tían más prin­ci­pios que el comer­cia­lis­mo, no exis­tía otro patrio­tis­mo que el de bolsillo.

Con la decla­ra­ción de la Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca quie­ren cam­biar­nos el oro de la liber­tad de Assan­ge por cris­ta­les rotos que bri­llan al sol, tal y como hicie­ron los mer­ce­na­rios espa­ño­les a los autóc­to­nos del con­ti­nen­te aquél en su día, y los mer­ce­na­rios ingle­ses pre­ten­die­ron con los autóc­to­nos de la par­te nor­te, des­pués espa­ño­les y bri­tá­ni­cos los eli­mi­na­ron en un gran geno­ci­dio. Comen­za­ron por la men­ti­ra de los cris­ta­les rotos por­que la men­ti­ra es la puer­ta pri­me­ra del cri­men impe­rial. La heren­cia que tie­nen en un lado y otro del atlán­ti­co es sóli­da y con­ti­núan oscu­re­cien­do­nos la guía de la His­to­ria, que con lar­ga expe­rien­cia por anchas geo­gra­fías se pone en nues­tra mano para cono­cer­la si tene­mos con­cien­cia y man­te­ne­mos a raya el patrio­tis­mo de bolsillo.

Los últi­mos jefes ban­di­dos en sen­tar cáte­dra los cono­ce bien nues­tro héroe Julián Assan­ge: Bush, Blair, Aznar, Oba­ma, Trump, y aho­ra Biden, como regi­do­res de los gran­des intere­ses del capi­tal lle­van a la Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca de la mano, pero esos repre­sen­ta­dos callan ladi­na­men­te. Ni los nom­bra­dos ni sus repre­sen­ta­dos, nin­guno pasa la ins­pec­ción, todos hue­len a azu­fre, son cali­fi­ca­dos suce­so­res de los espa­ño­les que lle­ga­ron con Colón. Dice un perió­di­co de pro­vin­cia hacien­do men­ción de otros seño­res y a ellos aquí apli­ca­ble: Los vemos en las catas que orga­ni­zan, en las reunio­nes de sus peñas, pues son her­man­da­des de mesa y man­tel, y tie­nen has­ta comi­das ínti­mas en incon­fun­di­bles aden­tros tra­di­cio­na­les y seño­ria­les, para salir y abra­zar la glo­ria y hacer­se fotos como cele­bri­da­des en los bal­co­nes o umbra­les a salu­dar des­de lejos a los parro­quia­nos bus­can­do ser admi­ra­dos por la ple­be que les derro­cha calidez.

Me voy a refe­rir a nues­tro héroe Julián Assan­ge en el cas­ti­go al que le han some­ti­do los pode­res inglés y esta­dou­ni­den­se, por no ren­dír­se­le, con una línea escri­ta por el gran poe­ta Roque Dal­ton en su libro Un libro rojo para Lenin: Los domi­na­do­res roma­nos acu­sa­ron a Cris­to de agi­ta­dor extran­je­ro con­tra el impe­rio. Y lo crucificaron.

Del mis­mo libro unas líneas del pro­lo­guis­ta Juan­jo Barral refe­ri­das a la capa­ci­dad de Roque Dal­ton para emplear la pala­bra, y aquí lo apli­co a las imá­ge­nes y las pala­bras de Assan­ge: Pocos, ade­más, como él la esgri­mie­ron con tan­ta valen­tía. Pocos la blan­die­ron con su fir­me­za. Pocos de for­ma tan apa­sio­na­da. “Cora­zón de pen­sa­mien­to y pen­sa­mien­to del corazón”.

Y para seña­lar con el dedo a la sen­ten­cia que la auto­pro­cla­ma­da Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca, capaz de apro­bar el robo de los miles de millo­nes inver­ti­dos por el pue­blo de Vene­zue­la en el ban­co cen­tral bri­tá­ni­co, capaz de negar la devo­lu­ción de las anti­güe­da­des roba­das al pue­blo grie­go, a los pue­blos ára­bes o a los más dis­tan­tes de su isla, capaz de sen­tar su vano orgu­llo impe­rial sobre tan­tas tro­pe­lías que come­tie­ron sus ante­pa­sa­dos en los 5 Con­ti­nen­tes, como ase­si­nos de par­che y gar­fio, como gene­ra­les de ejér­ci­to colo­nial o como due­ños de la Com­mon­wealth, me voy a refe­rir a la sen­ten­cia que la auto­pro­cla­ma­da Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca con­tra Julián Assan­ge median­te unas pala­bras del gran escri­tor esta­dou­ni­den­se Howard Zinn con­te­ni­das en su libro Nadie es neu­tral en un tren en mar­cha, edi­ta­do por Hiru, per­te­ne­cien­tes al capí­tu­lo En la sala de Jus­ti­cia: “El meo­llo de la cues­tión”: He esta­do en múl­ti­ples oca­sio­nes en salas de jus­ti­cia, a veces como acu­sa­do pero, en la mayo­ría de los casos, como tes­ti­go en los jui­cios de otras per­so­nas. He apren­di­do muchí­si­mo. Las salas de jus­ti­cia ilus­tran el hecho de que, pese a que nues­tra socie­dad sea, en un sen­ti­do gene­ral y un tan­to vago, libe­ral y demo­crá­ti­ca, las pie­zas de su meca­nis­mo, sus capi­lli­tas ‑las cla­ses, los luga­res de tra­ba­jo, las jun­tas de las cor­po­ra­cio­nes, las cár­ce­les, los cuar­te­les- son fla­gran­te­men­te anti­de­mo­crá­ti­cas y sue­len estar domi­na­das por un jefe o una eli­te muy redu­ci­da pero con mucho poder. Quie­nes tie­nen el poder abso­lu­to sobre los pro­ce­di­mien­tos emplea­dos en las salas de jus­ti­cia son los jue­ces. Son ellos los que deci­den qué prue­bas pue­den adu­cir­se. Qué tes­ti­gos pue­den decla­rar, qué pre­gun­tas pue­den hacer­se. Por otra par­te, lo más pro­ba­ble es que el car­go de juez sea polí­ti­co o que lo ejer­za una per­so­na ele­gi­da por un par­ti­do político.

No hay duda de que la jue­za para el caso, los fis­ca­les, los abo­ga­dos, todos los per­se­gui­do­res de Assan­ge por mos­trar la ver­dad del impe­rio, quie­ren ver­le muer­to. Le han enfer­ma­do y no quie­ren que pue­da recu­pe­rar­se, aun­que las acu­sa­cio­nes sean fal­sas la jue­za no acep­ta ni siquie­ra su liber­tad pro­vi­sio­nal, Assan­ge lle­va 15 meses en ais­la­mien­to, sin luz, con tem­pe­ra­tu­ras que bajan has­ta los 0 gra­dos, en la cár­cel que lla­man la Guan­tá­na­mo inglesa,

En una car­ta diri­gi­da a Boris Joh­son, a su minis­tro de jus­ti­cia, Robert Buc­kland, y a Pri­ti Patel, minis­tra del inte­rior, juris­tas de todo el mun­do les comu­ni­can, como si no lo supie­sen, las irre­gu­la­ri­da­des con que se ha desa­rro­lla­do el caso y aho­ra el mis­mo jui­cio de Julian Assan­ge. En el Dia­rio Públi­co, con un artícu­lo de Car­los Enri­que Bayo, la encon­tra­mos sintetizada:

«Les soli­ci­ta­mos, como repre­sen­tan­tes del Gobierno Bri­tá­ni­co, que actúen en con­for­mi­dad con el dere­cho nacio­nal e inter­na­cio­nal, con los dere­chos huma­nos y con el esta­do de dere­cho, ponien­do fin a los pro­ce­di­mien­tos de extra­di­ción en cur­so y otor­gán­do­le al Sr. Assan­ge su dere­cho a estar libre de tor­tu­ra, de deten­ción arbi­tra­ria y per­se­cu­ción política».

  1. La soli­ci­tud de extra­di­ción cur­sa­da por EEUU es ile­gal por:

a) Exis­te ries­go de sea some­ti­do a jui­cio injus­to en Esta­dos Unidos

La extra­di­ción sería ile­gal por fal­ta de garan­tía de que los dere­chos pro­ce­sa­les del jui­cio de Assan­ge esta­rían pro­te­gi­dos en los Esta­dos Uni­dos. Assan­ge será juz­ga­do en el infa­me ‘tri­bu­nal de espio­na­je’ en pro­ce­di­mien­tos secre­to­san­te un jura­do ele­gi­do por una pobla­ción en la que la mayo­ría de las per­so­nas ele­gi­bles para la selec­ción del jura­do tra­ba­jan para la CIA (Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia), NSA (Agen­cia Nacio­nal de Segu­ri­dad), Depart­ment of Defen­ce (Minis­te­rio de Defen­sa) o Depart­ment of Sta­te (Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exteriores).

El pri­vi­le­gio legal del Sr. Assan­ge, un dere­cho con­sa­gra­do en el artícu­lo 8 del Con­ve­nio Euro­peo de Dere­chos Huma­nos (CEDH), del cual el Rei­no Uni­do es sig­na­ta­rio y ade­más reco­no­ci­do por el dere­cho con­sue­tu­di­na­rio inglés, fue gra­ve­men­te vio­la­do a tra­vés de la vigi­lan­cia cons­tan­te y cri­mi­nal de video y audio en la emba­ja­da ecua­to­ria­na rea­li­za­da por la fir­ma de segu­ri­dad espa­ño­la, UC Glo­bal. Esta vigi­lan­cia ha des­en­ca­de­na­do una inves­ti­ga­ción sobre el pro­pie­ta­rio de UC Glo­bal, David Mora­les, por el Tri­bu­nal Supe­rior de Espa­ña, la Audien­cia Nacio­nal. La vigi­lan­cia resul­tó en la gra­ba­ción de todas las reunio­nes y con­ver­sa­cio­nes del Sr. Assan­ge, inclui­das aque­llas con sus abogados.El Con­se­jo de los Cole­gios de Abo­ga­dos de la Unión Euro­pea (CCBE, por su sigla en inglés) que repre­sen­ta a más de 1 millón de abo­ga­dos en Euro­pa, expre­só su seria preo­cu­pa­ción de que estas gra­ba­cio­nes ile­ga­les pue­dan ser uti­li­za­das, abier­ta o secre­ta­men­te, en casos pena­les con­tra Assan­ge en caso de extra­di­ción a los Esta­dos Uni­dos. El Con­se­jo decla­ra que si los fis­ca­les sim­ple­men­te supie­ran la infor­ma­ción, esto pre­sen­ta­ría una vio­la­ción irre­me­dia­ble de los dere­chos fun­da­men­ta­les del Sr. Assan­ge a un jui­cio jus­to en vir­tud del art. 6 del CEDHy el debi­do pro­ce­so con­for­me a la Cons­ti­tu­ción de los Esta­dos Unidos.

El Tra­ta­do Mode­lo de Extra­di­ción de las Nacio­nes Uni­das prohí­be la extra­di­ción cuan­do la per­so­na no ha reci­bi­do o no reci­be las garan­tías míni­mas en los pro­ce­sos pena­les, como lo con­sa­gra el art. 14 del Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos (PIDCP).

b) La natu­ra­le­za polí­ti­ca de los pre­sun­tos deli­tos prohí­be la extra­di­ción
La acu­sa­ción de reem­pla­zo de Esta­dos Uni­dos emi­ti­da con­tra Assan­ge el 24 de Junio de 2020 lo acu­sa de 18 car­gos, todos rela­cio­na­dos úni­ca­men­te con las publi­ca­cio­nes de 2010 de docu­men­tos del gobierno de EE. UU. Las publi­ca­cio­nes, que com­pren­den infor­ma­ción sobre las gue­rras en Irak y Afga­nis­tán, los cables diplo­má­ti­cos de EE. UU. y la Bahía de Guan­tá­na­mo, reve­la­ron evi­den­cia de crí­me­nes de gue­rra, corrup­ción y mal­ver­sa­ción guber­na­men­tal. Die­ci­sie­te de los die­cio­cho car­gos con­tra Assan­ge se basan en la Ley de Espio­na­je de 1917, pro­mul­ga­da espe­cí­fi­ca­men­te para la per­se­cu­ción polí­ti­ca de disi­den­tes y acti­vis­tas anti­gue­rra en su momen­to, y cuyo pro­pio nom­bre paten­ta su natu­ra­le­za intrín­se­ca­men­te polí­ti­ca. La esen­cia de los 18 car­gos de la denun­cia tam­bién con­fir­ma la natu­ra­le­za de los deli­tos pura­men­te polí­ti­cos. Todos ellos se refie­ren a la supues­ta inten­ción de obte­ner o reve­lar los «secre­tos» de los Esta­dos Uni­dos de una mane­ra que per­ju­di­ca­ría los intere­ses estra­té­gi­cos y de segu­ri­dad nacio­nal, la capa­ci­dad de sus fuer­zas arma­das, el tra­ba­jo de los ser­vi­cios de segu­ri­dad e inte­li­gen­cia e intere­ses esta­dou­ni­den­ses en el extran­je­ro, así como la inva­sión infor­má­ti­ca. Por lo tan­to, la con­duc­ta, así como la moti­va­ción y el pro­pó­si­to atri­bui­dos al Sr. Assan­ge, se basan en deli­tos polí­ti­cos pre­sen­ta­dos en vir­tud de la Ley de Espio­na­je (deli­tos «pura­men­te polí­ti­cos») y del car­go de pira­te­ría (un deli­to «rela­ti­vo político»).

El Tra­ta­do de Extra­di­ción entre el Rei­no Uni­do y los Esta­dos Uni­dos, que pro­por­cio­na base de la soli­ci­tud de extra­di­ción, prohí­be espe­cí­fi­ca­men­te la extra­di­ción por deli­tos polí­ti­cos en el art. 4 (1). Sin embar­go, la jue­za pre­si­den­te y la fis­ca­lía ame­ri­ca­na igno­ran este artícu­lo hacien­do refe­ren­cia ape­nas a la Ley de Extra­di­ción de 2003 (Extra­di­tion Act 2003), que no inclu­ye la excep­ción de deli­to polí­ti­co. Esto igno­ra fla­gran­te­men­te el hecho de que la Ley de Extra­di­ción es sim­ple­men­te una ley de trans­po­si­ción que crea las garan­tías lega­les míni­mas, pero no exclu­ye pro­tec­cio­nes más estric­tas con­tra la extra­di­ción, como se esti­pu­la expre­sa­men­te en tra­ta­dos rati­fi­ca­dos pos­te­rior­men­te, como el Tra­ta­do de Extra­di­ción entre el Rei­no Uni­do y los Esta­dos Uni­dos. La extra­di­ción polí­ti­ca está prohi­bi­da por los prin­ci­pios reco­no­ci­dos en la ley de extra­di­ción, como en el art. 3 del Con­ve­nio Euro­peo de Extra­di­ción de 1957, art. 3 CEDH, en el art. 3 (a) del Tra­ta­do Mode­lo de Extra­di­ción de la ONU, la Cons­ti­tu­ción Inter­pol, y en todos los tra­ta­dos bila­te­ra­les rati­fi­ca­dos por Esta­dos Uni­dos hace más de un siglo.

c) Temor jus­ti­fi­ca­do de tor­tu­ra u otro tra­to o cas­ti­go cruel, inhu­mano o degra­dan­te en EEUU
El Rela­tor Espe­cial de las Nacio­nes Uni­das sobre la tor­tu­ra y los tra­tos crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes («Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la Tor­tu­ra»), Niels Mel­zer, decla­ró que, si se extra­di­ta­ra a los Esta­dos Uni­dos, exis­te un rece­lo jus­ti­fi­ca­do de que el Sr. Assan­ge pue­da estar expues­to a la tor­tu­ra u otros tra­tos o penas crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes. El Gru­po de Tra­ba­jo de la ONU sobre la Deten­ción Arbi­tra­ria (ACNHDH) tam­bién ha plan­tea­do preo­cu­pa­cio­nes simi­la­res, y Amnis­tía Inter­na­cio­nal ha reite­ra­do recien­te­men­te sus preo­cu­pa­cio­nes en rela­ción con el ries­go inacep­ta­ble de maltrato.

«…175 años en una pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad cons­ti­tui­ría tor­tu­ra o un cas­ti­go cruel, inhu­mano o degradante»

Las con­di­cio­nes de deten­ción y la posi­bi­li­dad de una pena dra­co­nia­na de has­ta 175 años en una pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad a las que se enfren­ta el Sr. Assan­ge bajo la denun­cia de Esta­dos Uni­dos, cons­ti­tui­rían tor­tu­ra u otro tra­to o cas­ti­go cruel, inhu­mano o degra­dan­te, según el actual Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la Tor­tu­ra, así como de acuer­do con la opi­nión cons­tan­te­men­te expre­sa­da de su pre­de­ce­sor y de otros exper­tos legales.

Bajo el prin­ci­pio de no devo­lu­ción se prohí­be la extra­di­ción de una per­so­na a un país don­de hay razo­nes sus­tan­cia­les para creer que él o ella sería obje­to de per­se­cu­ción o tor­tu­ra. Este prin­ci­pio es un ele­men­to fun­da­men­tal del dere­cho inter­na­cio­nal y dere­chos huma­nos, con­sa­gra­do en la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Esta­tu­to de los Refu­gia­dos de 1951, espe­cí­fi­ca­men­te en el art. 33 (1), del cual no se per­mi­ten excep­cio­nes. Art. 3 (1) de la Decla­ra­ción de 1967 de las Nacio­nes Uni­das sobre Asi­lo Terri­to­rial, art. 3 Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra y Otros Tra­tos o Penas Crue­les, Inhu­ma­nos o Degra­dan­tes (CCT) y art. 2 de la Reso­lu­ción 14 (1967) sobre el asi­lo de per­so­nas ame­na­za­das de per­se­cu­ción del Comi­té de Minis­tros del Con­se­jo de Euro­pa en 1967.

  1. Vio­la­cio­nes de la liber­tad de pren­sa y del dere­cho a una infor­ma­ción veraz
    Los car­gos 1 – 17 bajo la Ley de Espio­na­je vio­lan los dere­chos a la liber­tad de expre­sión, la liber­tad de pren­sa y el dere­cho a saber. Estas acu­sa­cio­nes se basan en la carac­te­ri­za­ción de prác­ti­cas perio­dís­ti­cas e inves­ti­ga­ti­vas de cuño están­dar e impor­tan­tes, como sien­do de natu­ra­le­za cri­mi­nal. Dichas prác­ti­cas inclu­yen la con­fir­ma­ción de un perio­dis­ta sobre su dis­po­ni­bi­li­dad de reci­bir la infor­ma­ción, indi­can­do en qué tipo de infor­ma­ción esta­ría intere­sa­do, ani­man­do a la fuen­te a pro­por­cio­nar esa infor­ma­ción, reci­bir­la con el pro­pó­si­to de publi­car­la y publi­car­la onli­ne en inte­rés público.

«…muchos de los deli­tos enu­me­ra­dos en la denun­cia se refie­ren a acti­vi­da­des base de la inves­ti­ga­ción periodística»

Res­pal­da­mos a la Asam­blea Par­la­men­ta­ria del Con­se­jo de Euro­pa (PACE, por sus siglas en inglés) en su exi­gen­cia de «libe­ra­ción inme­dia­ta» del Sr. Assan­ge, y en su adver­ten­cia de que «la natu­ra­le­za amplia y vaga de los car­gos con­tra Julian Assan­ge y los deli­tos enu­me­ra­dos en la denun­cia son preo­cu­pan­tes, ya que muchos de ellos se refie­ren a acti­vi­da­des base de la inves­ti­ga­ción perio­dís­ti­ca en Euro­pa y más allá. La extra­di­ción basa­da en la acu­sa­ción de reem­pla­zo pon­dría en gra­ve peli­gro la liber­tad de pren­sa como ele­men­to fun­da­men­tal de las demo­cra­cias euro­peas con­sa­gra­das en el art. 10 CEDH.

Esta­dos Uni­dos tam­bién pare­ce admi­tir la incons­ti­tu­cio­na­li­dad de los car­gos, ya que decla­ra en una de sus peti­cio­nes a la cor­te que al Sr. Assan­ge se le nega­rán las pro­tec­cio­nes a la liber­tad de expre­sión y a la pren­sa garan­ti­za­das por la Pri­me­ra Enmien­da ya que es ciu­da­dano extran­je­ro. Ade­más, extra­di­tar al Sr. Assan­ge a los Esta­dos Uni­dos con el cono­ci­mien­to de su inten­ción de dis­cri­mi­na­ción con­tra él haría del Rei­no Uni­do un acce­so­rio en una fla­gran­te nega­ción de su dere­cho a la no discriminación.

La extra­di­ción a los Esta­dos Uni­dos de un edi­tor y perio­dis­ta por rea­li­zar acti­vi­da­des perio­dís­ti­cas en Euro­pa, abri­ría un pre­ce­den­te ame­na­za­dor para la extra­te­rri­to­ria­li­za­ción de las leyes de segu­ri­dad nacio­nal y «envia­ría una invi­ta­ción a otros Esta­dos para que sigan su ejem­plo, ame­na­zan­do seve­ra­men­te la capa­ci­dad de los perio­dis­tas, edi­to­res y orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos para divul­gar de mane­ra segu­ra infor­ma­ción sobre pro­ble­mas inter­na­cio­na­les graves».

  1. Vio­la­cio­nes del dere­cho a no ser tor­tu­ra­do, a la salud y a la vida
    Entre el 9 y el 10 de mayo, el Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la Tor­tu­ra, el Sr. Nils Mel­zer, y su equi­po médi­co, espe­cia­li­za­do en exa­mi­nar posi­bles víc­ti­mas de tor­tu­ra, visi­ta­ron al Sr. Julian Assan­ge, dete­ni­do en la pri­sión de Bel­marsh en Lon­dres, Rei­no Uni­do. La inves­ti­ga­ción se lle­va­ba a cabo para ave­ri­guar que Sr. Assan­ge mos­tró «todos los sín­to­mas típi­cos de la expo­si­ción pro­lon­ga­da a la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, inclui­do el estrés extre­mo, la ansie­dad cró­ni­ca y el trau­ma psi­co­ló­gi­co intenso.

El Rela­tor Espe­cial ha con­clui­do que «el Sr. Assan­ge ha esta­do expues­to deli­be­ra­da­men­te, duran­te varios años, a for­mas per­sis­ten­tes y pro­gre­si­va­men­te seve­ras a tra­tos o penas crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes, cuyos efec­tos acu­mu­la­ti­vos sólo pue­den des­cri­bir­se como tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca,» y como resul­ta­do, el Sr. Assan­ge des­mues­tra «todos los sín­to­mas típi­cos de la expo­si­ción pro­lon­ga­da a la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, inclui­do el estrés extre­mo, la ansie­dad cró­ni­ca y el trau­ma psi­co­ló­gi­co inten­so». El Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la Tor­tu­ra con­de­nó «en los tér­mi­nos más fuer­tes, la natu­ra­le­za deli­be­ra­da, con­cer­ta­da y sos­te­ni­da de los abu­sos infli­gi­dos» y carac­te­ri­zó el fra­ca­so del gobierno del Rei­no Uni­do y los gobier­nos invo­lu­cra­dos en tomar medi­das para pro­te­ger los dere­chos huma­nos del Sr. Assan­ge y su dig­ni­dad, como «com­pla­cen­cia en el mejor de los casos y com­pli­ci­dad en el peor.»

Los abu­sos de los dere­chos del Sr. Assan­ge inclu­yen el aco­so legal sis­te­má­ti­co y vio­la­cio­nes del debi­do pro­ce­so en todas las juris­dic­cio­nes invo­lu­cra­das y en todos los pro­ce­sos lega­les rela­cio­na­dos con su caso. Recien­te­men­te dicho abu­so se demos­tró en el tra­to a el Sr. Assan­ge duran­te los pro­ce­di­mien­tos de extra­di­ción en el Tri­bu­nal de la Coro­na de Wool­wich, pro­ce­di­mien­tos des­ti­na­dos a ser recor­da­dos infa­me­men­te por la «caja de cris­tal» a la que el Sr. Assan­ge fue con­fi­na­do como si él, un perio­dis­ta galar­do­na­do y un edi­tor, fue­ra un cri­mi­nal peli­gro­so y violento.

Assan­ge fue some­ti­do a deten­ción arbi­tra­ria y ais­la­mien­to opre­si­vo, hos­ti­ga­mien­to y vigi­lan­cia, mien­tras estu­vo con­fi­na­do en la emba­ja­da ecua­to­ria­na y lue­go encar­ce­la­do en la pri­sión HMP Bel­marsh, Lon­dres, Rei­no Uni­do. En Bel­marsh, el Sr. Assan­ge cum­plió una con­de­na des­pro­por­cio­na­da de 50 sema­nas por un pre­sun­to incum­pli­mien­to de fian­za. Per­ver­sa­men­te, el enjui­cia­mien­to, la denun­cia y la con­de­na se basa­ron en el hecho de que Assan­ge bus­có y reci­bió legí­ti­ma­men­te asi­lo diplo­má­ti­co por par­te del gobierno ecua­to­riano, que enten­dió como real el ries­go de una extra­di­ción abier­ta­men­te polí­ti­ca, y de que Assan­ge pudie­ra ser some­ti­do a un tra­to inhu­mano y tener vio­la­dos sus dere­chos y garan­tías fun­da­men­ta­les una vez en los Esta­dos Unidos.

Las auto­ri­da­des del Rei­no Uni­do vio­la­ron sis­te­má­ti­ca­men­te el dere­cho a la salud del Sr. Assan­ge duran­te su tiem­po en la Emba­ja­da ecua­to­ria­na, cuan­do se le negó el acce­so a aten­ción médi­ca urgen­te. Los dos espe­cia­lis­tas médi­cos que acom­pa­ña­ron al Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la Tor­tu­ra en su visi­ta a la pri­sión de HMP Bel­marsh advir­tie­ron que a menos que la pre­sión sobre el Sr. Assan­ge se ali­via­ra rápi­da­men­te, su salud se dete­rio­ra­ría, lo que podría resul­tar en su muer­te (…) el 22 noviem­bre 2019, más de 60 médi­cos de todo el mun­do expre­sa­ron serias preo­cu­pa­cio­nes sobre la mala salud físi­ca y men­tal del Sr. Assan­ge, que inclu­yó adver­ten­cias sobre su ries­go de vida y soli­ci­tó su tras­la­do a un hos­pi­tal debi­da­men­te equi­pa­do y con el per­so­nal ade­cua­do para su diag­nós­ti­co y tratamiento.

Ade­más, los emplea­dos de UC Glo­bal, que tra­ba­ja­ban en la emba­ja­da ecua­to­ria­na, reve­la­ron que la CIA dis­cu­tió acti­va­men­te y con­si­de­ró el secues­tro o enve­ne­na­mien­to del Sr. Assan­ge. Esto mues­tra un des­pre­cio sor­pren­den­te por su dere­cho a la vida y el debi­do pro­ce­so legal del mis­mo gobierno que bus­ca su extradición.

  1. Vio­la­ción del dere­cho a un pro­ce­so jus­to y equi­ta­ti­vo.
    a) Con­flic­tos de intere­ses
    La magis­tra­da prin­ci­pal (tri­bu­na­les de magis­tra­dos) Emma Arbuth­not, a car­go de super­vi­sar los pro­ce­di­mien­tos en el pro­ce­so de extra­di­ción del Sr. Assan­ge, ha demos­tra­do lazos finan­cie­ros con ins­ti­tu­cio­nes e indi­vi­duos cuyas irre­gu­la­ri­da­des han sido expues­tas por Wiki­Leaks. Sin embar­go, este evi­den­te con­flic­to de intere­ses no fue decla­ra­do por la magis­tra­da. Arbuth­not no decla­ró que esta­ba impe­di­da y esta­ba per­mi­ti­da a tomar deci­sio­nes en detri­men­to de Assan­ge, a pesar de la mani­fies­ta fal­ta de impar­cia­li­dad e inde­pen­den­cia judicial.

Al Sr. Assan­ge no se le dio el tiem­po y los medios ade­cua­dos para pre­pa­rar su defen­sa, vio­lan­do el prin­ci­pio de «amplia defen­sa e igual­dad de armas», inhe­ren­te a la pre­sun­ción de ino­cen­cia y al Esta­do Demo­crá­ti­co de Derecho.

Des­pués de su arres­to, la poli­cía bri­tá­ni­ca no per­mi­tió que el Sr. Assan­ge reco­lec­ta­ra y se lle­va­ra sus per­te­nen­cias. Pos­te­rior­men­te, el Sr. Assan­ge fue pri­va­do de sus len­tes de lec­tu­ra duran­te varias sema­nas. Has­ta fina­les de junio de 2020 tam­bién se le negó el acce­so a una compu­tado­ra. Si bien, aho­ra se le ha pro­por­cio­na­do una compu­tado­ra, Ésta no tie­ne acce­so a Inter­net y es de solo lec­tu­ra, lo que evi­ta la posi­bi­li­dad de que el Sr. Assan­ge escri­ba algu­na nota, por lo que no es ade­cua­da para la pre­pa­ra­ción de su defen­sa. Ade­más, al Sr. Assan­ge se le negó el acce­so a la acu­sa­ción en sí duran­te varias sema­nas des­pués de su pre­sen­ta­ción y su acce­so a otros docu­men­tos lega­les sigue sien­do aún limi­ta­do has­ta el día de hoy debi­do a la buro­cra­cia y la fal­ta de con­fi­den­cia­li­dad en la corres­pon­den­cia de la prisión.

Ade­más, a pesar de la com­ple­ji­dad del caso y la seve­ri­dad de la sen­ten­cia a la que el Sr. Assan­ge se enfren­ta­ría si fue­ra extra­di­ta­do para ser juz­ga­do en los Esta­dos Uni­dos, las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias no se ase­gu­ran de que el Sr. Assan­ge pue­da con­sul­tar ade­cua­da­men­te a su equi­po legal y pre­pa­rar­se para su defen­sa, res­trin­gien­do seve­ra­men­te tan­to la fre­cuen­cia como la dura­ción de sus visi­tas lega­les. Des­de media­dos de mar­zo de 2020, Assan­ge no ha podi­do reu­nir­se en per­so­na con sus abogados.

Dene­ga­ción de la par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va del acu­sa­do en el jui­cio y en la for­ma­ción de la deci­sión judi­cial (Prin­ci­pio de con­tra­dic­ción y dere­cho de defensa)

El Sr. Assan­ge y sus abo­ga­dos han infor­ma­do repe­ti­da­men­te al Tri­bu­nal de su inca­pa­ci­dad para seguir ade­cua­da­men­te los pro­ce­di­mien­tos, con­sul­tar con sus abo­ga­dos de mane­ra con­fi­den­cial y dar­les ins­truc­cio­nes ade­cua­das en la pre­sen­ta­ción de su defen­sa debi­do a que se le impi­dió sen­tar­se con ellos y estar con­fi­na­do a una caja de vidrio a prue­ba de balas. La dis­po­si­ción de los asien­tos ha obli­ga­do al Sr. Assan­ge a recu­rrir a lla­mar la aten­ción del juez o de las per­so­nas que se sien­tan en la gale­ría públi­ca, para aler­tar a sus abo­ga­dos que están sen­ta­dos en la sala de la cor­te de espal­das a él.

Nega­ti­va a resol­ver pro­ble­mas de abu­so con­tra el encausado

Los abo­ga­dos de Assan­ge infor­ma­ron al tri­bu­nal de que, en un solo día, el 22 de febre­ro, las auto­ri­da­des car­ce­la­rias lo espo­sa­ron 11 veces, lo colo­ca­ron en cin­co cel­das dife­ren­tes, lo des­nu­da­ron y lo regis­tra­ron dos veces y con­fis­ca­ron todos sus docu­men­tos lega­les y con­fi­den­cia­les. Sin embar­go, la magis­tra­da, Vanes­sa Baraitser, se negó explí­ci­ta­men­te a inter­ve­nir ante las auto­ri­da­des de la pri­sión, ale­gan­do no tener juris­dic­ción sobre las con­di­cio­nes de cus­to­dia. Este tra­ta­mien­to anó­ma­lo fue con­de­na­do por el Ins­ti­tu­to de Dere­chos Huma­nos de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Abo­ga­dos. La copre­si­den­ta Anne Ram­berg, doc­to­ra en dere­cho, lo cali­fi­có como «un gra­ve com­pro­me­ti­mien­to del debi­do pro­ce­so y del Esta­do demo­crá­ti­co de dere­cho.» Psi­quia­tras y psi­có­lo­gos inter­na­cio­na­les cita­ron lo ocu­rri­do como una prue­ba más de tor­tu­ra psicológica.

Ramón Pedre­gal Casa­no­va es autor de los libros: Gaza 51 días; Pales­ti­na. Cró­ni­cas de vida y Resis­ten­cia; Die­ta­rio de Cri­sis; Bel­ver Yin en la pers­pec­ti­va de géne­ro y Jesús Ferre­ro; y, Sie­te Nove­las de la Memo­ria His­tó­ri­ca. Pos­fa­cios. Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Euro­pea de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal y Estu­dios Socia­les AMANE. Miem­bro de la Comi­sión Euro­pea de Apo­yo a los Pri­sio­ne­ros Pales­ti­nos. Miem­bro del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta Internacionalista.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *