Esta­dos Uni­dos. Quién es Jake Ange­li­ni, el segui­dor de Trump que irrum­pió en el Capi­to­lio ves­ti­do con pie­les y cuernos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de enero de 2021.

Fue una de las imá­ge­nes del día. Den­tro del Capi­to­lio, mien­tras los guar­dias de segu­ri­dad del Con­gre­so y la Poli­cía local inten­ta­ban impe­dir el ingre­so de los segui­do­res de Donald Trump, un hom­bre ves­ti­do con un som­bre­ro de pie­les y un cuerno enca­be­za­ba la pri­me­ra fila de la «insu­rrec­ción» ‑tal como la deno­mi­nó el pre­si­den­te salien­te, Joe Biden- de los faná­ti­cos del mag­na­te ultra­de­re­chis­ta. Se tra­ta de Jake Ange­li­ni, más cono­ci­do por su apo­do auto­im­pues­to (Q‑Shaman), que deno­ta otra de sus prin­ci­pa­les carac­te­rís­ti­cas: es pro­mo­tor de la teo­ria cons­pi­ra­to­ria deno­mi­na­da QAnon. El agre­ga­do Sha­man es, jus­ta­men­te, por sus fre­cuen­tes apa­ri­cio­nes públi­cas con pie­les, cuer­nos y plu­mas que recuer­da a los gue­rre­ros sioux.

Ange­li­ni es un nume­ro fijo en las revuel­tas impul­sa­das por Donald Trump. Por caso, en noviem­bre del año pasa­do, se hizo pre­sen­te en un even­to orga­ni­za­do por el abo­ga­do del pre­si­den­te y exal­ca­de de Nue­va York, Rudy Giu­la­ni, quien orques­tó una con­fe­ren­cia de pren­sa para recha­zar la vic­to­ria de Biden

Pero tam­bién se pre­sen­tó en las mani­fes­ta­cio­nes anti­cua­ren­te­na que hubo en el esta­do de Ari­zo­na ‑don­de es oriun­do- don­de des­ple­gó todas un sin­fin de fake news. «Mi obje­ti­vo es recu­pe­rar nues­tra nación de los comu­nis­tas y glo­ba­lis­tas que han infil­tra­do nues­tro Gobierno des­de los nive­les más altos para des­truir­lo des­de den­tro y crear un nue­vo orden mun­dial», expo­nía, por aquel enton­ces, a un perio­dis­ta de la agen­cia EFE. Antes de seguir a sol y som­bra al pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Ange­li­ni había inten­ta­do triun­far como actor y como locu­tor, ambos sin éxito.

QAnon

Tal como expu­so este dia­rio, la teo­ría QAnon se tra­ta de una sec­ta vir­tual que se comu­ni­ca median­te men­sa­jes encrip­ta­dos cuyo sen­ti­do ocul­to millo­nes de per­so­nas a tra­vés del mun­do se encar­gan de des­ci­frar. De amplio alcan­ce en Esta­dos Uni­dos (con rami­fi­ca­cio­nes en otras nacio­nes, por ejem­plo, en Fran­cia) en esta teo­ría cons­pi­ra­noia el pre­si­den­te Trump ocu­pa un rol cen­tral: según sus segui­do­res, el mag­na­te libra una gue­rra secre­ta para sanear la podre­dum­bre de Holly­wood, la pedofi­lia y la corrup­ción, y devol­ver­le la gran­de­za a Esta­dos Uni­dos.

Ange­li se con­vir­tió en un per­so­na­je famo­so en las redes por pro­mo­ver esas ideas. Este per­so­na­je ha dicho que des­cu­brió muchas cons­pi­ra­cio­nes a tra­vés de su pro­pia inves­ti­ga­ción en inter­net. Ese estu­dio de tex­tos inclu­ye víncu­los entre el sata­nis­mo, la pedofi­lia, el poder y el “Esta­do pro­fun­do” ‑los fun­cio­na­rios esta­bles de áreas sen­si­bles, como segu­ri­dad inte­rior e inte­li­gen­cia-. “En un cier­to pun­to, todo enca­ja­ba de algu­na mane­ra. Y me dije: Oh, Dios mío. Aho­ra veo la reali­dad de lo que está pasan­do”, seña­ló al Ari­zo­na Repu­blic, uno de los pri­me­ros medios en entrevistarlo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *