Bra­sil. Bol­so­na­ro, el últi­mo trumpista

Por Dario Pig­not­ti. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de enero de 2021.

Cuan­do lle­gó al poder, en 2019, Jair Bol­so­na­ro se pre­sen­ta­ba como el Donald Trump tro­pi­cal y pla­nea­ba rea­li­zar una cum­bre de ultra­de­re­cha con la pre­sen­cia del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano que hoy inci­tó a una rebe­lión en el Capitolio.y otros jefes de esta­do, inclu­so Mau­ri­cio Macri.

En diciem­bre de 2018 reali­zó una cum­bre pre­cur­so­ra en Foz de Igua­zú, bajo la coor­di­na­ción su hijo Eduar­do, uno de los hom­bres influ­yen­te en la for­mu­la­ción de la polí­ti­ca exter­na brasileña.

Al poli­cía y pre­si­den­te de la Comi­sión de Exte­rio­res de la Cáma­ra baja Eduar­do Bol­so­na­ro le fue con­fia­da la tarea de cons­truir puen­tes con la Casa Blan­ca. Una tarea que cum­plió con cre­ces: en en uno de sus fre­cuen­tes via­jes a Washing­ton lle­gó a poner­se una gorra con el lema «Trump 2020».

Como pre­mio a su ali­nea­mien­to sin fisu­ras , el joven dipu­tado fue esco­gi­do por el exase­sor trum­pis­ta, Ste­ve Ban­non, como el repon­sa­ble en Amé­ri­ca del Sur del gru­po neo­fas­cis­ta Movimiento.

En 2020 los Bol­so­na­ro hicie­ron cam­pa­ña por la reelec­ción del gober­nan­te del par­ti­do Repu­bli­cano y sólo reco­no­cie­ron la vic­to­ria de Joe Biden el 15 de diciem­bre pasa­do. Lo hicie­ron des­pués que otras figu­ras ultra­con­ser­va­do­ras como el pre­mier israe­lí Ben­ja­min Netan­yahu y pre­si­den­te el hún­ga­ro Vic­tor Orbán.

El tar­dío reco­no­ci­mien­to de Joe Biden y la insis­ten­cia en el argu­men­to del frau­de (el mar­tes Bol­so­na­ro vol­vió a des­li­zar un bre­ve comen­ta­rio sobre el mis­mo) serían el ensa­yo de una poten­cial rebe­lión gol­pis­ta en 2022, aca­so con apo­yo de los para­mi­li­ta­res, que podría des­atar­se si el actual pre­si­den­te no fue­ra re elec­to, seña­la el inves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de San Pablo, Bruno Paes Man­so, autor del libro «La Repú­bli­ca de las Milicias».

En su más recien­te ges­to de devo­ción hacia Trump, el man­da­ta­rio envió a hijo Eduar­do a Washing­ton para que se des­pi­da en persona.

Eduar­do se pre­sen­tó este lunes en la Casa Blan­ca jun­to a su espo­sa y su peque­ña hija, Geor­gia, naci­da en octu­bre. Lo habría reci­bi­do Ivan­ka Trump, la hija del mag­na­te que hoy elo­gió lla­mó “patrio­tas” a los inva­so­res del Capi­to­lio en un tuit lue­go borrado.

El pro­pio Eduar­do con­fe­só haber ele­gi­do ese nom­bre en alu­sión al esta­do nor­te­ame­ri­cano de tra­di­ción con­ser­va­do­ra. Fue una espe­cia de ofren­da rea­li­za­da en ple­na campaña.

La ajus­ta­da derro­ta de Trump en Geor­gia con­vir­tió al dipu­tado en el haz­me­rreír de las redes socia­les en noviem­bre, cuan­do llo­vie­ron los memes, uno de los cua­les decía que la bebé Geor­gia sería elec­to­ra ocul­ta de Biden.

El fla­man­te titu­lar de la Comi­sión de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, el demó­cra­ta Gre­gory Meeks decla­ró el mar­tes que defien­de una nue­va polí­ti­ca exter­na en la que se ten­ga como una de las prio­ri­da­des será “ejer­cer pre­sión sobre los Bol­so­na­ros del mun­do”, en refe­ren­cia a los líde­res extremistas.

Pero las pro­ba­bles rela­cio­nes difí­ci­les con Biden no ame­dren­tan al pre­si­den­te-capi­tán ni a su hijo: ambos pare­cen tra­ba­jar para con­so­li­dar­se como estan­dar­tes del post­trum­pis­mo. Y qui­zá orga­ni­zar aque­lla cum­bre de la ultra­de­re­cha con la pre­sen­cia del inmi­nen­te exman­da­ta­rio estadounidense.

Bol­so­na­ro boi­co­tea la vacu­na: anun­ció que no com­pra­rá las jeringas

La pos­ter­ga­ción impli­ca un nue­vo retra­so para el ya demo­ra­do ini­cio de la vacu­na­ción en Bra­sil, uno de los paí­ses más gol­pea­dos por el coro­na­vi­rus. Ale­gó que los pre­cios «se dis­pa­ra­ron» debi­do a una manio­bra de mercado.

Sobre como sabo­tear la vacu­na. Jair Bol­so­na­ro anun­ció que no com­pra­rá los más de tres­cien­tos millo­nes de jerin­gas nece­sa­rias para la cam­pa­ña de inmu­ni­za­ción masi­va con­tra el coro­na­vi­rus, la dolen­cia que cos­tó la vida de más de 198 mil bra­si­le­ños , según los datos de este miér­co­les, y podría supe­rar las 200 mil muer­tes esta semana.

Ale­gó que los pre­cios de las jerin­gas «se dis­pa­ra­ron» recien­te­men­te debi­do a una manio­bra de mer­ca­do para sacar ven­ta­ja del apu­ro del gobierno por com­prar, por lo cual la nue­va subas­ta fue sus­pen­di­da con pla­zo inde­fi­ni­do: has­ta que «los pre­cios vuel­van a su nor­ma­li­dad». La pos­ter­ga­ción impli­ca un nue­vo retra­so para el ya demo­ra­do ini­cio de la vacunación.

El con­cur­so en cues­tión se reali­zó a fines de diciem­bre, sien­do que algu­nos gober­na­do­res y espe­cia­lis­tas habían reco­men­da­do al Minis­te­rio de Salud que lo con­vo­quen en julio o agos­to para poder con­tar con un buen stock de jerin­gas y agu­jas antes de que las vacu­nas even­tua­les fue­ran apro­ba­das. Pero la con­vo­ca­to­ria de los pro­vee­do­res se demo­ró injus­ti­fi­ca­da­men­te ( tal vez deliberadamente).

La fal­ta de insu­mos es un pro­ble­ma «serio» con­se­cuen­cia del «desin­te­rés» del gobierno nacio­nal, «hay muchos paí­ses vacu­nan­do, sólo Bra­sil no empe­zó, esto no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción», decla­ró el gober­na­dor de Piauí, Welling­ton Dias, del Par­ti­do de los Trabajadores.

Las tra­ta­ti­vas para la com­pra de jerin­gas fue­ron tan retar­da­das como las nego­cia­cio­nes con los labo­ra­to­rios que pro­du­cen el fár­ma­co, algu­nos de cuyos eje­cu­ti­vos decla­ra­ron estar sor­pren­di­das ante las exi­gen­cias pre­sen­ta­das por los bra­si­le­ños (posi­ble­men­te para dila­tar los acuerdos).

El mes pasa­do el pre­si­den­te con­si­de­ró injus­ti­fi­ca­da la «pri­sa» de una par­te de la pobla­ción por la apro­ba­ción de una vacu­na que podría cau­sar efec­tos cola­te­ra­les gra­ves. Con su esti­lo joco­so pidió que las per­so­nas refle­xio­nen antes de apli­car­se un pro­duc­to que pue­de con­ver­tir­las en «yaca­rés».

Y jun­to con otras men­cio­nes fan­ta­sio­sas sobre las con­tra­in­di­ca­cio­nes de la vacu­na citó una serie de vir­tu­des poco menos que mila­gro­sas de la hidro­xi­clo­ro­qui­na y un anti­pa­ra­si­ta­rio, pese que ambos no son reco­men­da­dos por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud.

Para­le­la­men­te, un minis­te­rio clan­des­tino que fun­cio­na­ría en el Pala­cio del Pla­nal­to y a car­go del cual están dece­nas de blo­gue­ros y cana­les terra­pla­nis­tas , divul­ga­ron fake news sobre con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles de los inmu­ni­zan­tes, y orga­ni­za­ron mar­chas con­tra la «Vachi­na», apo­do dado a la vacu­na chi­na Coro­na­vac, la más odia­da por la ultra­de­re­cha. Esto debi­do a su ori­gen ( tam­bién la lla­man la vacu­na del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino) y por­que 11 millo­nes de dosis de la mis­ma fue­ron impor­ta­dos por el gober­na­dor de San Pablo, Joao Doria, un exbol­so­na­ris­ta aho­ra con­ver­ti­do en enemi­go del gobierno y poten­cial can­di­da­to pre­si­den­cial en 2022.

Doria reite­ró este miér­co­les que la Coro­na­vac comen­za­rá a apli­car­se en su esta­do el 25 de enero, pero para que esto ocu­rra debe­ría con­tar con ola auto­ri­za­ción de la Agen­cia Nacio­nal de Vigi­lan­cia Sani­ta­ria, un orga­nis­mo for­mal­men­te auto­nó­mo que en reali­dad obe­de­ce órde­nes del gobierno nacional.

Mien­tras en San Pablo Doria defen­día la vacu­na­ción en Bra­si­lia Bol­so­na­ro vol­vió a mani­pu­lar datos al rela­ti­vi­zar el atra­so de Bra­sil fren­te a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y del res­to del mun­do que comen­za­ron a apli­car el medicamento.

Comen­tó que si bien 44 paí­ses están en ple­na vacu­na­ción «a muchos de ellos» el labo­ra­to­rio Pfi­zer les entre­gó «ape­nas 10 mil dosis» dan­do lugar a la «fala­cia de los medios sobre que otros paí­ses están vacu­nan­do a toda su población».

Evi­tó men­cio­nar que nin­gún gobierno pro­me­tió alcan­zar a toda la pobla­ción des­de el pri­mer día y para mini­mi­zar los datos dijo que Chi­na vacu­nó sólo al 0,31 % de sus habi­tan­tes y Rusia al 0,55 %, sin pre­ci­sar que esto impli­ca más cuar­tro millo­nes de chi­nos y poco menos de 900 mil rusos.

En pie de guerra

Bol­so­na­ro carac­te­ri­za a la vacu­na­ción como un com­ba­te ins­crip­to en la gue­rra de amplio espec­tro con­tra los «glo­ba­lis­tas», una cate­go­ría que abar­ca des­de la izquier­da, a la OMS y los enemi­gos de Occi­den­te en gene­ral. Según este cre­do que tie­ne entre sus devo­tos al pre­si­den­te y sus influ­yen­tes hijos, el salien­te pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Donald Trump es el máxi­mo defen­sor de los valo­res tra­di­cio­na­les ame­na­za­dos por los los «glo­ba­lis­tas».

Sin embar­go, ni el pro­pio Trump asu­mió una posi­ción tan radi­cal ante la vacu­na como la adop­ta­da por el Clan Bol­so­na­ro, que pare­ce librar una gue­rra con­tra la ciencia.

Para impe­dir que se aprue­be la cua­ren­te­na con­tra con­tra la covid-19, obs­truir el uso de bar­bi­jos y dife­rir al máxi­mo la vacu­na, el gober­nan­te mili­ta­ri­zó al Minis­te­rio de Salud, des­pla­zan­do a los cua­dros de carre­ra y desig­nan­do como minis­tro al gene­ral, Eduar­do Pazue­llo, y como vice al coro­nel Elcio Fran­co Filho, ambos sin for­ma­ción en medicina.

Antes de anun­ciar la pos­ter­ga­ción de la lici­ta­ción de las vacu­nas Bol­so­na­ro se reu­nió el mar­tes con Pazue­llo, quien ha decla­ra­do que su fun­ción en la car­te­ra es la de com­por­tar­se como un mili­tar, obe­de­cer órde­nes de su supe­rior sin cuestionarlas.

Lue­go de la reu­nión, al dejar el Minis­te­rio de Salud, Bol­so­na­ro fue abu­chea­do por una ven­tie­na de per­so­nas, y algu­nos le gri­ta­ron «ase­sino».

Sin embar­go, la obe­dien­cia debi­da del gene­ral en ejer­ci­cio Pazue­llo y del coro­nel reti­ra­do Elcio Fran­co, no sería res­pal­da­da por una par­te de la cúpu­la del Ejér­ci­to, que man­tie­ne su res­pal­do al gobierno, no hay dudas de ello„ pero sin hacer­lo a libro cerrado.

Según el canal CNN-Bra­sil, habría sec­to­res del gene­ra­la­to preo­cu­pa­dos ante la ven­ta­ja obte­ni­da por Argen­ti­na en la carre­ra de la vacu­na, y esta­rían pre­sio­nan­do para que el capi­tán-pre­si­den­te se deje de dila­cio­nes. Tras­cen­di­dos simi­la­res fue­ron publi­ca­dos en otros medios.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *