Argen­ti­na. Tres femi­ci­dios en los pri­me­ros cin­co días del 2021

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de enero de 2021.

Celi­na Yesi­ca Pare­des, una joven de 22 años, oriun­da de La Pla­ta y madre de dos hijos, fue ase­si­na­da este mar­tes de varias puña­la­das en su vivien­da en Mayor Bura­to­vich, la loca­li­dad del sudoes­te bonae­ren­se, a 93 kiló­me­tros de Bahía Blan­ca, a la que se había muda­do hacía poco tiem­po. Su pare­ja, Juan Mar­tí­nezde 23años, fue dete­ni­do como sos­pe­cho­so del cri­men cuan­do se encon­tra­ba en la vere­da heri­do con cor­tes en el cue­llo, por lo que fue tras­la­da­do en ambu­lan­cia al hos­pi­tal local José Pen­na. Según infor­mó un voce­ro judi­cial, si bien no exis­tían denun­cias pre­vias en el Depar­ta­men­to Judi­cial de Bahía Blan­ca, un fami­liar de la joven dijo que ya habían exis­ti­do epi­so­dios de vio­len­cia entre ellos. La cau­sa, que que­dó a car­go de la UFI N°5 de la juris­dic­ción, es el ter­cer femi­ci­dio en los cin­co pri­me­ros días del año.

La víc­ti­ma fue halla­da ase­si­na­da en su domi­ci­lio, ubi­ca­do en la calle René Fava­lo­ro, entre las calles 30 y 31, del barrio Pri­ma­ve­ra, en la loca­li­dad de Mayor Bura­to­vich, en el par­ti­do de Villa­rino. El pue­blo de casi nue­ve mil habi­tan­tes que estu­vo en el ojo de la tor­men­ta el año pasa­do por la des­apa­ri­ción de Facun­do Astu­di­llo Cas­tro. Según fuen­tes de la inves­ti­ga­ción, Pare­des habían lle­ga­do con su pare­ja, un peón que tra­ba­ja como peón de alba­ñil, hacía poco tiem­po des­de la ciu­dad de La Plata.

Los hechos, según infor­ma­ron fuen­tes poli­cia­les, se desa­rro­lla­ron alre­de­dor de las 7 de la maña­na, cuan­do un vecino aler­tó a un patru­lle­ro que había vis­to a un hom­bre, lue­go iden­ti­fi­ca­do como Juan Mar­tí­nez, que esta­ba heri­do, con cor­tes en el cue­llo, en la calle René Fava­lo­ro, entre 30 y 31.

Cuan­do los poli­cías lle­ga­ron al lugar encon­tra­ron al hom­bre heri­do y, tras lla­mar a una ambu­lan­cia, lo tras­la­da­ron al hos­pi­tal local. La ver­sión que dio Mar­tin Pache­co, secre­ta­rio de Pro­tec­ción Ciu­da­da­na del par­ti­do de Villa­rino, en diá­lo­go con Info­lu­ro fue que el hom­bre fue vis­to por per­so­nal poli­cial mien­tras rea­li­za­ba un patru­lla­je por la zona y que mani­fes­tó que había “teni­do un alter­ca­do” den­tro del domicilio.

Lue­go, los efec­ti­vos se enca­mi­na­ron a la casa y al no reci­bir res­pues­tas des­de el inte­rior y ver que aden­tro había dos niños dur­mien­do, deci­die­ron ingre­sar. De acuer­do a los voce­ros poli­cia­les, en una de las habi­ta­cio­nes los agen­tes encon­tra­ron muer­ta a la joven. Esta­ba ten­di­da sobre la cama, boca arri­ba, y con varias heri­das pun­zo cor­tan­tes a la altu­ra del abdo­men y dis­tin­tas par­tes del cuer­po. Inme­dia­ta­men­te, lla­ma­ron a una ambu­lan­cia y los médi­cos cons­ta­ta­ron su fallecimiento.

El fis­cal Fer­nan­do Mar­tí­nez, titu­lar de la Uni­dad Fun­cio­nal de Ins­truc­ción (UFI) 5 de Bahía Blan­ca, dis­pu­so la rea­li­za­ción de las peri­cias corres­pon­dien­tes por par­te de Poli­cía Cien­tí­fi­ca y orde­nó la aprehen­sión del sos­pe­cho­so, quien que­dó inter­na­do en el hos­pi­tal bajo cus­to­dia poli­cial a la espe­ra de ser inda­ga­do por el fis­cal por el deli­to de “femi­ci­dio”.

Si bien hay un fami­liar que dijo que exis­tie­ron hechos de vio­len­cia ante­rio­res, has­ta el momen­to la inves­ti­ga­ción no pudo cons­ta­tar que hubie­ran denun­cias previas.

La víc­ti­ma era inte­gran­te del Movi­mien­to de Trabajadores/​as Excluidos/​as (MTE Rural), que repu­dió el cri­men en su Face­book y pidió» jus­ti­cia para Celi­na!». «Repu­dia­mos con mucha rabia y tris­te­za el femi­ci­dio de Celi­na, al mis­mo tiem­po que nos soli­da­ri­za­mos con su fami­lia en este momen­to tan dolo­ro­so», escri­bie­ron, y exi­gie­ron al Esta­do «res­pues­tas con­cre­tas que nos per­mi­tan tra­ba­jar estas des­igual­da­des para des­te­rrar­las y pro­te­ger la vida de nues­tras com­pa­ñe­ras, a su vez que poda­mos sal­va­guar­dar la inte­gri­dad de las infan­cias que atra­vie­san las mis­mas situa­cio­nes de vio­len­cia». Y con­ti­nua­ron: «Que­re­mos equi­pos de abor­da­je y acom­pa­ña­mien­to para situa­cio­nes de vio­len­cia en nues­tros terri­to­rios, inte­gra­dos por las orga­ni­za­cio­nes socia­les, cam­pe­si­nas e indí­ge­nas por­que nos están matan­do y las muje­res rura­les esta­mos organizadas».

Por su par­te, el Obser­va­to­rio de Vio­len­cias de Géne­ro “Aho­ra que sí nos ven” difun­dió a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter las cifras fina­les sobre femi­ci­dios de 2020, las cua­les arro­ja­ron un total de 298 casos, es decir, uno cada 29 horas. Según este infor­me, 217 de esos ase­si­na­tos fue­ron duran­te el ASPO y DISPO lo que resul­ta una “prue­ba cla­ra de que el hogar no es un espa­cio segu­ro” para las muje­res. Los datos duros mues­tran tam­bién que el 44% de los femi­ci­das eran pare­jas de las víc­ti­mas y 20,5% expa­re­jas; dos de cada 10 víc­ti­mas habían rea­li­za­do al menos una denun­cia y 19 tenían medi­das de protección.

Foto de por­ta­da Izquier­da Diario

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *