Méxi­co. Las deu­das ambien­ta­les en el 2020: defen­so­res ase­si­na­dos, menos pre­su­pues­to para medioam­bien­te y el impac­to de la pandemia

Thel­ma Gómez Durán /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de enero de 2021

La cri­sis ambien­tal que vive Méxi­co des­de hace años, y que se refle­ja en el avan­ce de la defo­res­ta­ción o la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, no fue un tema que se aten­die­ra en 2020. Cien­tí­fi­cos y acti­vis­tas coin­ci­den en que duran­te este año se con­fir­mó que exis­te un des­dén, des­de el gobierno, hacia la agen­da ambiental.

En diciem­bre de 2018, cuan­do comen­zó la pre­si­den­cia de Andrés Manuel López Obra­dor —lla­ma­da por él mis­mo como la “Cuar­ta trans­for­ma­ción”—, en el ámbi­to cien­tí­fi­co ya se plan­tea­ba que exis­tía una cri­sis ambien­tal en Méxi­co y que era nece­sa­rio tra­zar una ruta para rever­tir esta situación.

Inclu­so, en octu­bre de 2019, un gru­po inter­dis­ci­pli­na­rio reu­ni­do en torno al Semi­na­rio Uni­ver­si­ta­rio de Socie­dad, Medio Ambien­te e Ins­ti­tu­cio­nes (SUSMAI) publi­có un libro don­de se plan­tea­ban cami­nos para aten­der asun­tos como la pér­di­da de eco­sis­te­mas y bio­di­ver­si­dad, la con­ta­mi­na­ción, la fal­ta de inver­sión en ener­gías reno­va­bles, el acce­so al agua de cali­dad, la ero­sión de los sue­los, el ago­ta­mien­to de las pes­que­rías, la des­truc­ción de man­gla­res y la cre­cien­te ile­ga­li­dad en el apro­ve­cha­mien­to forestal.

En la pre­sen­ta­ción del libro, el enton­ces secre­ta­rio de ambien­te y recur­sos natu­ra­les, el bió­lo­go Víc­tor Tole­do reco­no­ció que era nece­sa­rio decla­rar una “emer­gen­cia ambien­tal” en el país.

El 2020 ter­mi­nó y otra emer­gen­cia, la de la pan­de­mia del COVID-19, fue la pro­ta­go­nis­ta del año. Las polí­ti­cas públi­cas no se enca­mi­na­ron a la aten­ción de la cri­sis ambien­tal. El mejor refle­jo de ello fue que, inclu­so, antes de la pan­de­mia se dis­mi­nu­yó el pre­su­pues­to des­ti­na­do a todo el sec­tor ambien­tal y la Secre­ta­ría de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (Semar­nat) ha sido la depen­den­cia que más cam­bios ha expe­ri­men­ta­do: en dos años han teni­do tres dife­ren­tes titulares.

Los peque­ños avan­ces que se die­ron en la agen­da ambien­tal duran­te 2020, como la rati­fi­ca­ción del Acuer­do de Esca­zú, se des­di­bu­jan ante el avan­ce de la defo­res­ta­ción, las agre­sio­nes con­tra los defen­so­res ambien­ta­les o una polí­ti­ca ener­gé­ti­ca que apues­ta por los com­bus­ti­bles fósi­les e igno­ra las con­se­cuen­cias ambientales.

Lo preo­cu­pan­te: un gol­pe al sec­tor ambiental

En los últi­mos cin­co años, Méxi­co ha vis­to cómo el pre­su­pues­to des­ti­na­do al medio ambien­te ha ido en pica­da: si en 2015 todo el sec­tor ambien­tal con­tó con 67 976 millo­nes de pesos (3 mil millo­nes de dóla­res), en 2020 esa cifra cayó a 29 869 millo­nes de pesos (1500 millo­nes de dólares).

Ese cas­ti­ga­do pre­su­pues­to lle­vó a que la Semar­nat, pero tam­bién la Comi­sión Nacio­nal de Áreas Natu­ra­les Pro­te­gi­das (Conanp), la Comi­sión Nacio­nal Fores­tal (Cona­for) y la Pro­cu­ra­du­ría Fede­ral de Pro­tec­ción al Ambien­te (Pro­fe­pa) tra­ba­ja­ran con recur­sos míni­mos.

Ade­más, en abril de 2020 —cuan­do la pan­de­mia por el COVID-19 ya esta­ba ins­ta­la­da en el país— se publi­có un decre­to para que todas las depen­den­cias del gobierno fede­ral rea­li­za­ran aún más ajus­tes pre­su­pues­ta­les, ya que no se des­ti­na­rían recur­sos para ren­ta de ofi­ci­nas, pape­le­ría, gaso­li­na o viáticos.

Acahuales en el ejido Nuevo Becal, Campeche
Acahua­les en el eji­do Nue­vo Becal, Cam­pe­che. Foto: Cor­te­sía CCMSS/​Con­sue­lo Pagaza

Para la doc­to­ra Leti­cia Merino, coor­di­na­do­ra del Semi­na­rio Uni­ver­si­ta­rio de Socie­dad, Medio Ambien­te e Ins­ti­tu­cio­nes (SUSMAI), la reduc­ción del pre­su­pues­to pro­vo­có “un des­man­te­la­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes ambien­ta­les”, se dejó a las depen­den­cias sin capa­ci­dad para cum­plir con su fun­cio­nes, entre ellas la vigi­lan­cia para com­ba­tir deli­tos ambientales.

Gus­ta­vo Ala­nís, direc­tor del Cen­tro Mexi­cano de Dere­cho Ambien­tal (CEMDA), resal­ta el caso de la Conanp, depen­den­cia encar­ga­da de res­guar­dar 182 áreas natu­ra­les pro­te­gi­das del país, las cua­les repre­sen­tan 90 millo­nes de hec­tá­reas del terri­to­rio nacio­nal: si en 2016 lle­gó a tener 74 pesos (poco más de tres dóla­res) por hec­tá­rea, para 2020 solo con­tó con 9.56 pesos (medio dólar) por hec­tá­rea a su car­go. “Sin pre­su­pues­to sufi­cien­te se anu­la cual­quier esfuer­zo que se bus­que hacer, des­de el sec­tor públi­co, para la apli­ca­ción de la ley ambiental”.

Ala­nís tam­bién men­cio­na el caso de la Pro­fe­pa que, al per­der el 60 % de su pre­su­pues­to, no pue­de rea­li­zar sus fun­cio­nes de ins­pec­ción y vigi­lan­cia: “se están come­tien­do una gran can­ti­dad de deli­tos ambien­ta­les en total impunidad”.

La aus­te­ri­dad que se apli­ca a las depen­den­cias ambien­ta­les no se mira en otros temas a los que el gobierno fede­ral diri­ge los reflectores.

Tala ile­gal en los bos­ques del muni­ci­pio de Tal­pa de Allen­de, en Jalis­co, Méxi­co. Foto: Agus­tín del Castillo.

La cons­truc­ción de la refi­ne­ría Dos Bocas, a la que se des­ti­na­ron 41 mil millo­nes de pesos (2 mil millo­nes de dóla­res), o Sem­bran­do Vida, que reci­bió casi el mis­mo pre­su­pues­to que todo el sec­tor ambien­tal. Este pro­gra­ma, a car­go de la Secre­ta­ría del Bien­es­tar, con­sis­te en otor­gar un apo­yo eco­nó­mi­co men­sual a quie­nes reali­cen plan­ta­cio­nes de árbo­les fru­ta­les y maderables.

El doc­tor Exequiel Ezcu­rra, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia River­si­de y quien ha reci­bi­do varios pre­mios por su tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción e impul­so a la con­ser­va­ción de dife­ren­tes eco­sis­te­mas, seña­la que si bien es aplau­di­ble el refo­res­tar la zona del tró­pi­co mexi­cano, el pro­gra­ma tie­ne sus “cla­ros-oscu­ros. En algu­nas zonas, Sem­bran­do Vida está impul­san­do mono­cul­ti­vos —como de árbol de teca— que no ayu­dan a recu­pe­rar los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos de la selva”.

Para la doc­to­ra Leti­cia Merino, la des­igual dis­tri­bu­ción del pre­su­pues­to solo mues­tra un des­co­no­ci­mien­to del tema ambien­tal: “Se cree que cui­dar el medio ambien­te es igual a plan­tar árbo­les fru­ta­les… Sem­bran­do Vida es un pro­gra­ma de agro­fo­res­te­ría, que pue­de ser loa­ble en luga­res don­de hay mucho dete­rio­ro, pero en reali­dad es un pro­gra­ma clien­te­lar. No se entien­de lo ambien­tal ni hay inte­rés en el tema.”

Lo inquie­tan­te: una secre­ta­ría debilitada

En 2020 que­dó aún más cla­ro que al inte­rior del gabi­ne­te de López Obra­dor exis­tenfuer­tes pre­sio­nes para no avan­zar en temas ambien­ta­les. Y el epi­so­dio que mos­tró esta lucha fue la renun­cia de Víc­tor Tole­do Man­zur como titu­lar de la Semarnat.

Duran­te el año y tres meses que estu­vo al fren­te de la Semar­nat, Tole­do Man­zur con­cen­tró gran par­te de su tra­ba­jo en impul­sar la agro­eco­lo­gía y prohi­bir el uso de varios her­bi­ci­das, prin­ci­pal­men­te el gli­fo­sa­to. En noviem­bre de 2019, detu­vo las impor­ta­cio­nes de este pro­duc­to, acción que lo enfren­tó con varios miem­bros del gabi­ne­te y el sec­tor agroindustrial.

Plaguicidas-México
En Méxi­co se negó la impor­ta­ción de gli­fo­sa­to a fina­les de noviem­bre de 2019. Foto: Cor­te­sía Semarnat.

A fina­les de agos­to, Tole­do Man­zur pre­sen­tó su renun­cia como titu­lar de la Semar­nat; des­pués de que se fil­tró un audio don­de men­cio­na que la cuar­ta trans­for­ma­ción “está lle­na de con­tra­dic­cio­nes” y que miem­bros del gabi­ne­te favo­re­cen a los agro­ne­go­cios y a la minería.

Des­de sep­tiem­bre de 2020, la titu­lar de la Semar­nat es María Lui­sa Albo­res, quien esta­ba al fren­te de la Secre­ta­ría de Bien­es­tar y a car­go del pro­gra­ma Sem­bran­do Vida. Para este tex­to, Mon­ga­bay Latam soli­ci­tó una entre­vis­ta a la Semar­nat, pero no se tuvo respuesta.

El doc­tor en cien­cias bio­ló­gi­cas y espe­cia­lis­ta en eco­to­xi­co­lo­gía Omar Are­llano, quien for­ma par­te del gru­po de cien­tí­fi­cos que impul­sa la prohi­bi­ción de sus­tan­cias peli­gro­sas, seña­la que se han dado muchas pre­sio­nes den­tro y fue­ra del gabi­ne­te para que no se avan­ce en temas como la prohi­bi­ción de sus­tan­cias quí­mi­cas peli­gro­sas, entre ellas el glifosato.

El inves­ti­ga­dor recuer­da que, inclu­so, la Comi­sión Fede­ral para la Pro­tec­ción con­tra Ries­gos Sani­ta­rios (Cofe­pris) se com­pro­me­tió a tener una regu­la­ción más estric­ta para183 sus­tan­cias peli­gro­sas y actua­li­zar el catá­lo­go de pla­gui­ci­das. “En reali­dad no ha pasa­do nada. Todo se que­dó en el dis­cur­so”. Con la lle­ga­da de la pan­de­mia por el COVID-19, apun­ta, “se debi­li­tó mucho el sec­tor ambien­tal. No cua­ja una polí­ti­ca ambien­tal que de ver­dad sea res­tau­ra­ti­va y de contención”.

La deu­da: agen­da cli­má­ti­ca desdibujada

En Méxi­co no solo se cons­tru­ye una nue­va refi­ne­ría en el esta­do de Tabas­co, jus­to en terre­nos don­de antes había man­gle; tam­bién se han des­ti­na­do recur­sos para la moder­ni­za­ción de cen­tra­les eléc­tri­cas que fun­cio­nan con car­bón, dié­sel, gas y petróleo.

Estos pro­yec­tos mues­tran que “se dio la espal­da al impul­so de las ener­gías lim­pias y el tema del cam­bio cli­má­ti­co está des­apa­re­ci­do. Los esfuer­zos están diri­gi­dos a impul­sar el uso de ener­gías fósi­les y fre­nar las ener­gías reno­va­bles. Se impul­san accio­nes con­tra­rias a una polí­ti­ca cli­má­ti­ca que per­mi­tan avan­zar en el cum­pli­mien­to de com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les, entre ellos el Acuer­do de París”, seña­la Adrián Fer­nán­dez Bre­mauntz, doc­tor en cien­cias y direc­tor eje­cu­ti­vo de la Ini­cia­ti­va Cli­má­ti­ca de Méxi­co.

Entre los com­pro­mi­sos que Méxi­co adop­tó, y que se esta­ble­cie­ron en la Ley Gene­ral de Cam­bio Cli­má­ti­co, están el redu­cir sus emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro en un 50 % de los nive­les del 2000 para 2050; así como tener defo­res­ta­ción cero para 2030.

Made­ra ile­gal mez­cla­da con made­ra con guía y mar­ca en los pre­dios del valle de Tal­pa, Jalis­co. Foto: Agus­tín del Castillo.

A un paso de ter­mi­nar el año, el pasa­do 14 de diciem­bre, el gobierno mexi­cano actua­li­zó las Con­tri­bu­cio­nes Deter­mi­na­das a Nivel Nacio­nal (NDC, por sus siglas en inglés); es decir, las metas del país para cum­plir con la reduc­ción de emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, las cua­les son las mis­mas que ya se tenían des­de 2015.

A media­dos de diciem­bre aún esta­ba pen­dien­te la publi­ca­ción del Pro­gra­ma Espe­cial de Cam­bio Cli­má­ti­co 2020 – 2024, apro­ba­do des­de agosto.

El inves­ti­ga­dor Exequiel Ezcu­rra recuer­da que en el sexe­nio de Feli­pe Cal­de­rón y des­pués con Enri­que Peña Nie­to se impul­sa­ron a las ener­gías reno­va­bles, pero no por un inte­rés ambien­tal: “solo se bus­có bene­fi­ciar a las gran­des empre­sas; a las reno­va­bles se les ha vis­to como un nego­cio de gran­des cor­po­ra­cio­nes y no como una opor­tu­ni­dad de empo­de­ra­mien­to de las comu­ni­da­des o de los ciudadanos”.

Sin embar­go, el doc­tor Ezcu­rra seña­la que el camino que tomó la admi­nis­tra­ción de López Obra­dor, al colo­car a los com­bus­ti­bles fósi­les como palan­ca de desa­rro­llo para el país, “va a tener impac­tos fuer­tes sobre el medio ambien­te a lar­go plazo”.

La maña­na del 2 de sep­tiem­bre, el pre­si­den­te Andrés López Obra­dor infor­mó del cam­bio en Semar­nat. Foto: Pre­si­den­cia del gobierno de México.

Para Ezcu­rra, cons­truir la refi­ne­ría de Dos Bocas en las tie­rras bajas de Tabas­co, es moti­vo de preo­cu­pa­ción por varias razo­nes. La pri­me­ra es el impac­to ambien­tal que ya está gene­ran­do en esa región de lagu­nas cos­te­ras y man­gla­res: “esa zona ambien­tal­men­te frá­gil se va a trans­for­mar en un pai­sa­je industrial”.

La segun­da preo­cu­pa­ción del inves­ti­ga­dor tie­ne como sus­ten­to estu­dios cien­tí­fi­cos en los que par­ti­ci­pó y que mues­tran que, duran­te la últi­ma eta­pa inter­gla­ciar, esa área esta­ba bajo el agua. “Esa zona se va a inun­dar, como ya suce­dió en noviem­bre pasa­do. Segui­rá inun­dán­do­se”, advierte.

Lo malo: la defo­res­ta­ción se extiende

Méxi­co se ubi­ca entre los diez paí­ses que más bos­ques pri­ma­rios han per­di­do a nivel mun­dial, de acuer­do con el más recien­te estu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mary­land, publi­ca­do por Glo­bal Forest Watch (GFW). En 2019, el país se que­dó sin 65 000 hec­tá­reas de bos­ques pri­ma­rios, la cifra más alta que se ha docu­men­ta­do des­de 2001.

La ten­den­cia con­ti­núa en 2020, de acuer­do con lo obser­va­do por inves­ti­ga­do­res y orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que tra­ba­jan el tema y que, a fina­les de noviem­bre de 2020, par­ti­ci­pa­ron en un con­ser­va­to­rio sobre defo­res­ta­ción orga­ni­za­do por elObser­va­to­rio Aca­dé­mi­co de Socie­dad, Medio Ambien­te e Ins­ti­tu­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co (UNAM).

ESTA FOTO NO SE PUEDE USAR PARA OTROS TEXTOS
Tala ile­gal en los bos­ques de la comu­ni­dad de Bahui­no­ca­chi, en Chihuahua, Méxi­co. Foto: Gin­net­te Riquelme.

En ese foro, Javier War­man, del Ins­ti­tu­to de Recur­sos Mun­dia­les (WRI-Méxi­co), seña­ló que, des­de 2001, hay un incre­men­to expo­nen­cial de la pér­di­da de cober­tu­ra fores­tal en Méxi­co, sobre todo en esta­dos del sureste.

En el cen­tro del país, la prin­ci­pal cau­sa de la defo­res­ta­ción es la expan­sión de la siem­bra de agua­ca­te, sobre todo en luga­res como Michoa­cán, Jalis­co, Naya­rit, Esta­do de Méxi­co y More­los, seña­ló el inves­ti­ga­dor Alfon­so de la Vega del SUSMAI-UNAM.

En ese mis­mo foro, el bió­lo­go Sal­va­dor Anta, del Con­se­jo Civil Mexi­cano para la Sil­vi­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble (CCMSS), men­cio­nó que los cul­ti­vos comer­cia­les que han reci­bi­do fuer­tes apo­yos guber­na­men­ta­les en los últi­mos diez años —como la pal­ma afri­ca­na o la soya— “están detrás de la pér­di­da de sel­vas en esta­dos como Cam­pe­che… En esta admi­nis­tra­ción con­ti­nua­mos con la ten­den­cia de que no exis­te una polí­ti­ca cla­ra que enfren­te o bus­que fre­nar la degra­da­ción forestal”.

Y mien­tras en varias regio­nes del país avan­za la defo­res­ta­ción, las comu­ni­da­des que rea­li­zan mane­jo fores­tal, y que han demos­tra­do que es posi­ble apro­ve­char en for­ma sus­ten­ta­ble los bos­ques, enfren­ta­ron un año desa­fian­te: la pan­de­mia los lle­vó a dete­ner duran­te varios meses sus acti­vi­da­des tan­to las rela­cio­na­das con el apro­ve­cha­mien­to de recur­sos made­ra­bles, como aque­llas vin­cu­la­das con el eco­tu­ris­mo. Ade­más, el gobierno fede­ral no escu­chó su soli­ci­tud de obte­nerbene­fi­cios fis­ca­les. Y, en algu­nas zonas del país mira­ron cómo el cri­men orga­ni­za­do con­tro­la cada vez más la tala ile­gal.

Bosques templados en Durango, México
Des­de 1976, eji­dos y comu­ni­da­des de Duran­go admi­nis­tran de mane­ra sus­ten­ta­ble 1 097 029 hec­tá­rea de bos­ques. Foto: Cor­te­sía UCDFI Topia, S.C.

Para estas comu­ni­da­des el desa­fío no fue menor: duran­te los pri­me­ros meses de la pan­de­mia, las ven­tas de la made­ra de empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias cayó entre el 55 y 70 %, de acuer­do con datos que en mayo de 2020 pre­sen­ta­ron la Unión de Pro­duc­to­res Indus­tria­les de Oaxa­ca y de Refo­res­ta­mos México.

Ade­más, tam­bién se detu­vo la reco­lec­ción de resi­na —sus­tan­cia que uti­li­zan las indus­trias de la pin­tu­ra y de ali­men­tos, entre otros — , una acti­vi­dad de la que depen­den alre­de­dor de 50 mil per­so­nas en zonas fores­ta­les de Michoa­cán y Oaxaca.

Ante este pano­ra­ma, aca­dé­mi­cos y exper­tos en mane­jo fores­tal comu­ni­ta­rio aler­ta­ron sobre la urgen­cia de polí­ti­cas públi­cas para ayu­dar a las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias a sor­tear la cri­sis. Inclu­so, se pre­sen­tó un pro­nun­cia­mien­to titu­la­do El sec­tor fores­tal como sal­va­guar­da ante los esce­na­rios de COVID-19 y cam­bio cli­má­ti­co.Sin embar­go, no se impul­só un pro­gra­ma espe­cí­fi­co para las comu­ni­da­des forestales.

Monitoreo biológico
La comu­ni­dad de Macul­tian­guis, en Oaxa­ca, tam­bién rea­li­za moni­to­reo bio­ló­gi­co como par­te del mane­jo fores­tal comu­ni­ta­rio. Foto: Cor­te­sía Conafor.

“En el país hay una defo­res­ta­ción gran­de, mien­tras el mane­jo fores­tal comu­ni­ta­rio es igno­ra­do. En la Cona­for hay gen­te cono­ce­do­ra del tema, pero no cuen­tan con recur­sos para impul­sar este mode­lo de apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble”, resal­ta la doc­to­ra Leti­cia Merino.

Lo gra­ve: ase­si­na­tos de defen­so­res ambientales

Méxi­co se encuen­tra entre los cua­tro paí­ses más peli­gro­sos para los defen­so­res ambien­ta­les, des­pués de Fili­pi­nas, Colom­bia y Bra­sil, de acuer­do con el infor­me que la orga­ni­za­ción Glo­bal Wit­ness pre­sen­tó en julio de 2020. En el país se ase­si­na­ron a 19 defen­so­res de ambien­te y terri­to­rio en 2019.

En 2020, la vio­len­cia con­tra los defen­so­res ambien­ta­les con­ti­núo. El año comen­zó con la noti­cia de la des­apa­ri­ción de Home­ro Gómez Gon­zá­lez, defen­sor de la mari­po­sa monar­ca, quien dos sema­nas des­pués fue encon­tra­do muerto.

La fis­ca­lía del esta­do de Michoa­cán rea­li­za la inves­ti­ga­ción para cono­cer la cau­sa de la muer­te de Home­ro Gómez. Foto toma­da de su pági­na de Facebook.

Ni siquie­ra la pan­de­mia del COVID-19 fue sufi­cien­te para inhi­bir las agre­sio­nes en con­tra de los defen­so­res de ambien­te y terri­to­rio. Entre abril y mayo fue­ron ase­si­na­dos Adán Vez Lira, defen­sor de una zona de man­gla­res, en Vera­cruz; Isaac Herre­ra Avi­lés, abo­ga­do que defen­dió una zona bos­co­sa en Jiu­te­pec, More­los, yEugui Roy Mar­tí­nez Pérez, estu­dian­te de bio­lo­gía en Oaxaca.

Para Edith Oli­va­res Ferre­to, jefa de la Uni­dad de Dere­chos Huma­nos de Amnis­tía Inter­na­cio­nal-Méxi­cola situa­ción de los defen­so­res ambien­ta­les y de terri­to­rio se agra­vó por la pan­de­mia del COVID-19, ya que sus recla­mos fue­ron des­pla­za­dos en la agen­da pública.

Ade­más, en 2020, el gobierno fede­ral des­apa­re­ció todos los fidei­co­mi­sos, entre ellos el que per­mi­tía el fun­cio­na­mien­to del Meca­nis­mo de Pro­tec­ción para Per­so­nas Defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos y Perio­dis­tas que, entre otras cosas, per­mi­tía aten­der a los defen­so­res que se encuen­tran des­pla­za­dos o bajo algu­na amenaza.

“El fidei­co­mi­so per­mi­tía tener acce­so al recur­so eco­nó­mi­co que es indis­pen­sa­ble para aten­der a los defen­so­res que están bajo un ries­go emi­nen­te. Has­ta aho­ra —prin­ci­pios de diciem­bre— des­co­no­ce­mos cuál es la ruta a tra­vés de la cual se va a ope­rar el recur­so que está asig­na­do para el meca­nis­mo”, expli­ca Oli­va­res Ferreto.

Para la repre­sen­tan­te de Amnis­tía Inter­na­cio­nal-Méxi­co, otro moti­vo de preo­cu­pa­ción es que, des­de la narra­ti­va guber­na­men­tal, se des­ca­li­fi­que a los defen­so­res de ambien­te y terri­to­rio, así como a las orga­ni­za­cio­nes no gubernamentales.

A fina­les de agos­to de 2020, en con­fe­ren­cia matu­ti­na el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor des­ca­li­fi­có el tra­ba­jo de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que han denun­cia­do irre­gu­la­ri­da­des en la eje­cu­ción del lla­ma­do Tren Maya y que han pre­sen­ta­do ampa­ros en con­tra de este proyecto.

“Estos seña­la­mien­tos —resal­ta Oli­va­res Ferre­to— no con­tri­bu­yen a que la pobla­ción reco­noz­ca la labor de los defen­so­res y de las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil; ade­más de poner en mayor ries­go a quie­nes defien­den la tie­rra y el territorio”.

El Tren Maya, cuya cons­truc­ción comen­zó con todo y pan­de­mia, no es el úni­co mega­pro­yec­to que impul­sa el gobierno fede­ral. Tam­bién está el Pro­yec­to Inte­gral More­los, el cual se desa­rro­lla des­de 2012 y con­tem­pla la cons­truc­ción de dos cen­tra­les de gene­ra­ción eléc­tri­ca que fun­cio­na­rán con gas natu­ral; un gaso­duc­to que atra­vie­sa tres esta­dos: Tlax­ca­la, Pue­bla y More­los; así como un acue­duc­to para extraer agua del río Cuautla, en Morelos.

Este mega­pro­yec­to comen­zó des­de el sexe­nio de Enri­que Peña Nie­to y duran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Andrés Manuel López Obra­dor ase­gu­ró que de lle­gar a la pre­si­den­cia lo can­ce­la­ría. Eso no ocurrió.

Imagen del proyecto oficial del Tren Maya obtenida de www.tren-maya.mx.
Ima­gen del pro­yec­to ofi­cial del Tren Maya obte­ni­da de www​.tren​-maya​.mx.

A fina­les de noviem­bre de 2020, ele­men­tos de la Guar­dia Nacio­nal, poli­cías esta­ta­les y muni­ci­pa­les des­alo­ja­ron el plan­tón que, des­de 2016, man­te­nían los eji­da­ta­rios que se opo­nen a la cons­truc­ción del acue­duc­to que for­ma par­te del Pro­yec­to Inte­gral Morelos.

Lo bueno: luz ver­de para el Acuer­do de Ezcazú

Los pocos avan­ces que se tuvie­ron en el tema ambien­tal en Méxi­co ocu­rrie­ron casi al ter­mi­nar el año.

A prin­ci­pios de noviem­bre, el Sena­do rati­fi­có el Acuer­do de Esca­zú y un mes des­pués el eje­cu­ti­vo publi­có el decre­to en el Dia­rio Ofi­cial de la Fede­ra­ción. Cuan­do Méxi­co depo­si­te el ins­tru­men­to de rati­fi­ca­ción en las Nacio­nes Uni­das, lo que se espe­ra que ocu­rra a prin­ci­pios de 2021, se ten­drán las once rati­fi­ca­cio­nes nece­sa­rias para que este acuer­do entre en vigor.

El Acuer­do de Esca­zú, adop­ta­do en mar­zo de 2018, tie­ne entre sus obje­ti­vos el garan­ti­zar el acce­so a la infor­ma­ción, a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y a la jus­ti­cia en asun­tos ambien­ta­les en Lati­noa­mé­ri­ca. Es un ins­tru­men­to vin­cu­lan­te que obli­ga­ría a los Esta­dos a pre­ve­nir, inves­ti­gar y san­cio­nar los ata­ques, ame­na­zas o inti­mi­da­cio­nes con­tra los defen­so­res ambientales.

Otro avan­ce que se tuvo fue la publi­ca­ción del regla­men­to de la Ley Gene­ral de Desa­rro­llo Fores­tal Sus­ten­ta­ble, nor­ma que se apro­bó en el 2018. La ausen­cia de este regla­men­to pro­vo­có diver­sos pro­ble­mas con los trá­mi­tes forestales.

Tam­bién fue a fina­les de año cuan­do se entre­gó el Pre­mio Gold­man 2020 a Leydy Pech, indí­ge­na maya que, jun­to con el Colec­ti­vo de Comu­ni­da­des Mayas de los Che­nes, enfren­tó a Mon­san­to en los tri­bu­na­les; ade­más de que ha denun­cia­do la defo­res­ta­ción y otros pro­ble­mas ambien­ta­les impul­sa­dos por la agro­in­dus­tria en el muni­ci­pio de Hopel­chén, Campeche.

FOTO EMBARGADA HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE DE 2020
Leydy Pech fue reco­no­ci­da con el Pre­mio Gold­man 2020 por su tra­yec­to­ria en la defen­sa del terri­to­rio y su lucha con­tra los cul­ti­vos trans­gé­ni­cos. Foto: Robin Canul.

Para el inves­ti­ga­dor Omar Are­llano, otor­gar el Pre­mio Gold­man a Leydy Pech es un impul­so para las comu­ni­da­des que en el país impul­san la agen­da ambien­tal, al defen­der el terri­to­rio, el dere­cho humano al agua, la agro­eco­lo­gía y un mode­lo de desa­rro­llo ale­ja­do de los megaproyectos.

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Mon­ga­bay Latam

FUENTE: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *