Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¿Cabrán todos los mun­dos en el mun­do postpandemia?

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de enero de 2021.

“Sólo nos unen muy pocas cosas: 

El que hace­mos nues­tros los dolo­res de la tie­rra: la vio­len­cia con­tra las muje­res; la per­se­cu­ción y des­pre­cio a los dife­ren­tes en su iden­ti­dad afec­ti­va, emo­cio­nal, sexual; el ani­qui­la­mien­to de la niñez; el geno­ci­dio con­tra los ori­gi­na­rios; el racis­mo; el mili­ta­ris­mo; la explo­ta­ción; el des­po­jo; la des­truc­ción de la naturaleza.

El enten­di­mien­to de que es un sis­te­ma el res­pon­sa­ble de estos dolo­res. El ver­du­go es un sis­te­ma explo­ta­dor, patriar­cal, pira­midal, racis­ta, ladrón y cri­mi­nal: el capitalismo.

El cono­ci­mien­to de que no es posi­ble refor­mar este sis­te­ma, edu­car­lo, ate­nuar­lo, limar­lo, domes­ti­car­lo, huma­ni­zar­lo. 

El com­pro­mi­so de luchar, en todas par­tes y a todas horas – cada quien en su terreno -, con­tra este sis­te­ma has­ta des­truir­lo por com­ple­to. La super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad depen­de de la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo. No nos ren­di­mos, no esta­mos a la ven­ta y no claudicamos”.

Frag­men­to de decla­ra­ción zapatista.

“Cono­cer lo dife­ren­te, es tam­bién par­te de nues­tra lucha y de nues­tra humanidad”

(Méxi­co, 1°/1/2021)

Se ace­le­ra la tran­si­ción hege­mó­ni­ca global

Muy a pesar de las cam­pa­ñas de vacu­na­ción en cur­so, el año comien­za con un viru­len­to rebro­te de la pes­te, capaz de esca­lar pro­duc­to tan­to de las reunio­nes socia­les de fin de año como de la incon­te­ni­ble pul­sión turís­ti­ca de muchxs semejantes.

En su afán de cre­ci­mien­to des­me­di­do, el capi­ta­lis­mo ha con­su­mi­do más de lo que el pla­ne­ta está en con­di­cio­nes de ofre­cer­le. Pero – dada su natu­ra­le­za -, al igual que el cán­cer, no pue­de dete­ner su vora­ci­dad. Si es cier­to que el mun­do cono­ci­do cons­ti­tu­ye la obje­ti­va­ción de nues­tra sub­je­ti­vi­dad, debe­re­mos con­cluir que si no somos capa­ces de cam­biar el pen­sa­mien­to que here­da­mos de la moder­ni­dad occi­den­tal, cimen­ta­do en el usu­fruc­to ili­mi­ta­do de los recur­sos natu­ra­les, habre­mos con­tri­bui­do sen­si­ble­men­te al colap­so en ciernes.

En tal con­tex­to, el sis­te­ma – mun­do vigen­te se dis­po­ne a vivir una tar­día con­tra­ofen­si­va glo­ba­lis­ta en un esce­na­rio de gran­des retrac­cio­nes hacia el pro­tec­cio­nis­mo. Trump – en cier­to modo más con­ser­va­dor que quien aca­ba de derro­tar­lo en las recien­tes elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses – pre­ten­dió res­ta­ble­cer el poder indus­trial per­di­do por su país. Para ello repa­trió muchas empre­sas que ope­ra­ban des­de Chi­na pro­cu­ran­do recons­truir el pode­río y orgu­llo nor­te­ame­ri­ca­nos, colo­can­do en un segun­do nivel de impor­tan­cia las demás rela­cio­nes esta­ta­les y las polí­ti­cas mul­ti­la­te­ra­les. Biden inten­ta­rá, al esti­lo demó­cra­ta – pre­sio­nan­do a las tec­no­cra­cias infor­má­ti­cas y a los sec­to­res finan­cie­ros, enar­bo­lan­do ban­de­ras como la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos – impo­ner la supre­ma­cía nor­te­ame­ri­ca­na. Pro­cu­ra­rá con­cre­tar­lo lo más rápi­da­men­te posi­ble, a tra­vés de una ace­le­ra­da glo­ba­li­za­ción. Da por sen­ta­do que Euro­pa vol­ve­rá a ser su mejor alia­da. En ese camino es muy pro­ba­ble que los cho­ques con Chi­na y Rusia esca­len más allá de lo ocu­rri­do con Trump. Lo segu­ro es que el dólar segui­rá per­dien­do fuer­za, Chi­na avan­za­rá hacia la hege­mo­nía mun­dial, y se aca­ba­rá la bue­na rela­ción diplo­má­ti­ca que tenían los EEUU y la Fede­ra­ción Rusa. 

En tan­to, de for­ma no menos acci­den­ta­da que el Bre­xit, cul­mi­nan­do 2020 la Unión Euro­pea fir­mó el acuer­do de inver­sio­nes con Chi­na. Fue, al pare­cer, el resul­ta­do de la pre­sión ale­ma­na con Mer­kel dán­do­lo todo fren­te a Fran­cia y Holan­da. El acuer­do per­mi­te a los gran­des capi­ta­les euro­peos inver­tir en Chi­na… pero no en con­di­cio­nes de igual­dad con las gran­des empre­sas esta­ta­les como desea­ban los euro­peos. Tal enten­di­mien­to está hecho a la medi­da de la indus­tria auto­mo­triz germana.

En para­le­lo, arran­ca for­mal­men­te el área de libre comer­cio afri­ca­na. Solo Eri­trea ha que­da­do fue­ra en todo el con­ti­nen­te, así que habla­mos de un terri­to­rio con 1.300 millo­nes de per­so­nas y – para el gran capi­tal – un poten­cial de 3,4 billo­nes de dóla­res en tran­sac­cio­nes comer­cia­les. El acuer­do ten­dría que haber­se pues­to en prác­ti­ca a par­tir de julio, pero la impo­si­bi­li­dad de man­te­ner reunio­nes pre­sen­cia­les retra­só dicho proceso.

Tam­bién con el año nue­vo Gran Bre­ta­ña vuel­ve a hacer gala de su tra­di­ción impe­ria­lis­ta, dado que se apres­ta a enviar una arma­da – con la que estre­na­rá su nue­vo por­ta­avio­nes – al Mar de Chi­na Meri­dio­nal. Debe­rá unir­se allí a las arma­das de Japón y EEUU para pre­sio­nar en las islas Sen­ka­ku, cuya sobe­ra­nía es acti­va­men­te dispu­tada por el Gigan­te Asiá­ti­co. Al pare­cer, las naves bri­tá­ni­cas par­ti­ci­pa­rán en ejer­ci­cios anfi­bios que ensa­ya­rán una con­quis­ta efec­ti­va de ese archi­pié­la­go. Todo un men­sa­je bri­tá­ni­co en una región en la que la ten­sión cre­ció a lo lar­go de 2020 ponien­do de mani­fies­to las con­tra­dic­cio­nes de Chi­na con socios y rivales. 

Por su par­te, el 1° de enero Cuba ini­ció la con­ver­ti­bi­li­dad del peso. Suer­te de “plan de ajus­te” que en reali­dad per­si­gue el desa­rro­llo y refuer­zo de la imbri­ca­ción del capi­tal cubano con el inter­na­cio­nal, y que nece­sa­ria­men­te va a suc­cio­nar aún más ren­tas de lxs tra­ba­ja­dorxs al ries­go de ham­brearlxs. La cla­se diri­gen­te cuba­na tie­ne bien pre­sen­te la cri­sis eco­nó­mi­ca vene­zo­la­na y bus­ca apun­ta­lar su pro­pia via­bi­li­dad dan­do más jue­go a los capi­ta­les y fon­dos inter­na­cio­na­les, homo­lo­gan­do así las con­di­cio­nes de explo­ta­ción de sus recursos.

Pujas de entrecasa

Por estos lares, los anhe­los del Ins­ti­tu­to Patria tras­cien­den inclu­so a un pró­xi­mo cam­bio de gobierno, y de cara a las elec­cio­nes de medio tiem­po tie­nen varios pro­pó­si­tos: Man­te­ner su fuer­za en el Sena­do; que el pero­nis­mo uni­do ten­ga quó­rum pro­pio en Dipu­tados (unxs 129); pasar de lxs actua­les 45 a unxs 60 legis­la­dorxs que le res­pon­dan; y con­se­guir que La Cám­po­ra haga pie en las gober­na­cio­nes e inten­den­cias de mayor peso político.

A todo esto, Fer­nan­do Gray, que gobier­na el muni­ci­pio de Este­ban Eche­ve­rría des­de 2007 y es el actual vice­pre­si­den­te del PJ Bonae­ren­se, aún no asi­mi­ló el des­em­bar­co de Máxi­mo Kirch­ner en la pre­si­den­cia del par­ti­do. A la fór­mu­la que con­for­ma con Gus­ta­vo “Tano” Menén­dez le que­da un año más de man­da­to. Ven­ce en diciem­bre de este año, y el hom­bre se dis­po­ne a cum­plir con los tiem­pos electorales.

La lle­ga­da del del­fín de la Vice­pre­si­den­ta a la con­duc­ción del PJ Bonae­ren­se se pro­du­ci­ría en mar­zo, en el mis­mo momen­to en que Alber­to Fer­nán­dez asu­ma la pre­si­den­cia del par­ti­do a nivel nacio­nal. El Jefe de Esta­do quie­re for­ta­le­cer la uni­dad del movi­mien­to y reva­lo­ri­zar la iden­ti­dad del par­ti­do. Su pre­si­den­cia y la de Máxi­mo supo­nen un ges­to de equi­li­brio de poder en el seno de la coa­li­ción gober­nan­te. Por eso tam­bién el Pri­mer Man­da­ta­rio acep­tó la can­di­da­tu­ra del líder camporista.Ese con­tra­pe­so interno es sinó­ni­mo de gobernabilidad. 

Gray resis­ti­rá has­ta don­de pue­da. Pero el arri­bo de Kirch­ner al par­ti­do pare­ce ser irre­ver­si­ble. Hay con­sen­so mayo­ri­ta­rio para que suce­da. De modo tal que cual­quier disen­so sobre su arri­bo al PJ Bonae­ren­se se sal­da­rá median­te el res­pal­do del titu­lar del Eje­cu­ti­vo y su Vice. En con­se­cuen­cia, no hay poder terri­to­rial que pue­da fre­nar tal deci­sión. La mayo­ría de los inten­den­tes hicie­ron uso de su cin­tu­ra polí­ti­ca, y aca­ta­ron la deci­sión en silencio. 

Las metas del espa­cio afín al Pre­si­den­te de la Nación son más inme­dia­tas y menos pre­ten­cio­sas. Aspi­ran a neu­tra­li­zar los emba­tes de Cris­ti­na y ejer­cer una ges­tión sin sobre­sal­tos. A eso apun­ta el arma­do de una fuer­za pro­pia que enca­be­zan el Minis­tro de Edu­ca­ción y el pode­ro­so Secre­ta­rio Gene­ral del Sin­di­ca­to de Encar­ga­dos de Edi­fi­cio, mega­em­pre­sa­rio comu­ni­ca­cio­nal ofi­cia­lis­ta. Tal es el arie­te para dispu­tar las provincias.

Enjua­gues de pala­cio, en todo caso – siem­pre dis­tan­tes de las vici­si­tu­des de la calle -, que rati­fi­can la vigen­cia de aque­lla mira­da expre­sa­da por Sar­mien­to en 1874, res­pec­to a la natu­ra­le­za de un par­la­men­to demo­li­be­ral: “Lle­go feliz a esta Cáma­ra de Dipu­tados don­de no hay gau­chos, ni negros, ni pobres. Somos la gen­te decen­te, es decir patrio­tas”. 

Mien­tras, una coa­li­ción opo­si­to­ra que no sabe qué hacer con quien fue­ra su refe­ren­te has­ta la derro­ta elec­to­ral de 2019 – y a la que vie­ne ganán­do­le terreno la enten­te de los “liber­ta­rios” ultra­li­be­ra­les como Espert o Milei -, no deja de mar­car goles en con­tra, como el pro­ta­go­ni­za­do en las pri­me­ras horas del nue­vo año por la dipu­tada bonae­ren­se Caro­li­na Pípa­ro, quien opor­tu­na­men­te per­die­ra un emba­ra­zo a cau­sa de una sali­de­ra ban­ca­ria, y en esta oca­sión fue­ra obje­to de un nue­vo inten­to de robo en La Pla­ta, a car­go de moto­que­ros a los que su mari­do deci­dió per­se­guir, no sólo pifian­do el blan­co de su cace­ría sino atro­pe­llan­do y arras­tran­do a un par de pibes ino­cen­tes, a los que el matri­mo­nio se empe­ña en seguir acu­san­do, pese a las nume­ro­sas evi­den­cias sumi­nis­tra­das por tes­ti­gos ocu­la­res y cáma­ras de segu­ri­dad via­les que indi­can lo con­tra­rio, suma­das al tes­ti­mo­nio de los poli­cías de la comi­sa­ría a la que se ter­mi­na­ron repor­tan­do, coin­ci­den­tes en que la pare­ja no podía tener­se en pie por el gra­do de alcohol que tenía enci­ma. Mora­le­ja: Detrás de los even­tua­les des­ati­nos del elen­co gober­nan­te ace­cha la bar­ba­rie de estxs “civi­li­zadxs”, dis­pues­ta a hacer retro­ce­der nue­va­men­te al país en cua­tro patas.

30D, pare­dón y después…

La inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo, recien­te­men­te con­ver­ti­da en ley tras ardua lucha del colec­ti­vo femi­nis­ta y lxs legis­la­dorxs afi­nes, res­pon­de a una nece­sa­ria, jus­ta y correc­ta deman­da sanitaria. 

No obs­tan­te, corres­pon­de­ría no pasar por alto los ribe­tes patriar­ca­les con que se mate­ria­li­zó, ya que – más allá de las muje­res, varo­nes, y disi­den­cias que expu­sie­ron sus argu­men­tos en el deba­te pala­cie­go – la calle fun­cio­nó como si los varo­nes no se die­ran sufi­cien­te­men­te por aludidos.

A pro­pó­si­to de ello, vie­ne a cuen­to recor­dar que los micro­ma­chis­mos, como los micro­fas­cis­mos, ope­ran en cual­quier estra­to de la socie­dad, los repro­du­ci­mos de mane­ra natu­ra­li­za­da y que­dan ade­más fue­ra de la ley, que sólo res­pon­de con un silen­cio y, a lo sumo, con su igno­ran­cia. Esto es pre­ci­sa­men­te lo que los sitúa en el plano de lo “micro”. Se tra­ta de las prác­ti­cas que lle­va­mos a cabo en nues­tras rela­cio­nes socia­les, en nues­tros espa­cios de mili­tan­cia y de ocio, y que no se ven, es decir, se encuen­tran en un plano de invi­si­bi­li­dad, dis­tin­to del machis­mo de los Esta­dos o de aquel que se expre­sa en tér­mi­nos repre­sen­ta­cio­na­les o globales.

Para eli­mi­nar las jerar­quías cons­ti­tu­ti­vas y los pri­vi­le­gios que con­lle­van, las mas­cu­li­ni­da­des no pue­den ser sim­ple­men­te “supe­ra­das” sino “trans­gre­di­das” o “decons­trui­das”, detec­tan­do y “tachan­do” todos aque­llos “micro” o “macro­ma­chis­mos” que han ido sedi­men­tan­do en las sub­je­ti­vi­da­des a lo lar­go de los años.

Pero no se tra­ta­ría sim­ple­men­te de vol­ver­se repen­ti­na­men­te “sen­si­bles” o “pari­ta­rios”, de reco­no­cer la pro­pia vul­ne­ra­bi­li­dad o de empe­zar a ges­tio­nar las emo­cio­nes, sino tam­bién de rei­vin­di­car acti­va­men­te los dere­chos, de deman­dar con­ti­nua­men­te la igual­dad, de inter­pe­lar sin excu­sas la exclu­sión, la opre­sión, el con­trol, el poder y, en defi­ni­ti­va, de renun­ciar sis­te­má­ti­ca­men­te a los pri­vi­le­gios que la cos­mo­vi­sión occi­den­tal nos ha otor­ga­do his­tó­ri­ca­men­te en tan­to hom­bres: esa es la úni­ca for­ma de decir “adiós” al machis­ta que todos lle­va­mos dentro.

Sal­da­da la legis­la­ción de marras, alta­men­te repa­ra­do­ra, cabe pro­ble­ma­ti­zar la cues­tión refe­ren­te a la nata­li­dad, com­ple­men­tán­do­la con demo­gra­fía, esto es, repa­rar en – e inter­ve­nir sobre – nues­tra esca­sa pobla­ción, fun­da­men­tal­men­te con­cen­tra­da en los espa­cios urba­nos, dejan­do vas­tos terri­to­rios vacíos al arbi­trio del siem­pre ace­chan­te capi­tal finan­cie­ro tras­na­cio­nal. Una Polí­ti­ca de Esta­do con visión pro­gre­si­va no pue­de hacer la vis­ta gor­da ante seme­jan­te dilema.

Lo expre­sa­do has­ta aquí per­mi­te con­cluir que redu­cir la lucha de las muje­res por sus dere­chos a una bús­que­da de equi­dad o igual­dad legal es cla­ra­men­te insu­fi­cien­te, en tan­to sigan exis­tien­do rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción cimen­ta­das en la explo­ta­ción y repro­duc­ción de valo­res basa­dos en la opre­sión de las muje­res. Lo rea­lis­ta, para quien deci­da pelear por la eman­ci­pa­ción abso­lu­ta y defi­ni­ti­va de toda for­ma de opre­sión, es aca­bar con el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta que, como dije­ra Rosa Luxem­bur­go, cons­ti­tu­ye un sis­te­ma de dis­cri­mi­na­ción en la explo­ta­ción (a lo que podría­mos aña­dir­le, y de apro­ve­cha­mien­to sis­te­má­ti­co de toda for­ma de dis­cri­mi­na­ción) Asu­mir dicha pers­pec­ti­va favo­re­ce­rá un sal­to cua­li­ta­ti­vo de lar­go alcan­ce en la lucha popular.-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *