La matan­za de los jor­na­le­ros de Casas Vie­jas en 1933: Cuan­do el ham­bre se puso de pie (vídeos) Copia

La II Repú­bli­ca espa­ño­la hizo ele­var al infi­ni­to las ilu­sio­nes del pro­le­ta­ria­do del Esta­do Espa­ñol, que depo­si­tó su con­fian­za en un régi­men que no qui­so, no pudo o no supo res­pon­der en la medi­da espe­ra­da. Tras los trá­gi­cos suce­sos de Casas Vie­jas, ya nada sería igual.

La Repú­bli­ca comen­zó a tam­ba­lear­se y lo ocu­rri­do en Casas Vie­jas, silen­cia­do al igual que se pre­ten­dió eli­mi­nar de la geo­gra­fía anda­lu­za a este pue­blo, seña de iden­ti­dad del movi­mien­to cam­pe­sino y anar­quis­ta, lle­gan­do inclu­so a rebau­ti­zar­se con el nom­bre de Bena­lup de Sido­nia tras fina­li­zar la Gue­rra Civil española.

Recor­de­mos que en 1933 el Jefe del Gobierno era Manuel Aza­ña (“No ha ocu­rri­do sino lo que tenía que ocu­rrir”), el Minis­tro de Gober­na­ción era Casa­res Qui­ro­ga (“Doy a las fuer­zas media hora para que sofo­quen el movi­mien­to”) y el Direc­tor de Orden Públi­co era Artu­ro Menén­dez (“No quie­ro heri­dos ni pri­sio­ne­ros”). A esto debe­ría­mos sumar­le el lema de la Guar­dia Civil de aque­llos años: “Paso cor­to, vis­ta lar­ga y mala intención”.

Si algo sobra­ba en el pue­blo de Casas Vie­jas era el ham­bre y la mise­ria. Con­ta­ba con 600 jor­na­le­ros de los que ape­nas cien tenían tra­ba­jo duran­te unos meses al año. El res­to mal­vi­vía de un sub­si­dio que otor­ga­ba el Ayun­ta­mien­to. Los sol­te­ros cobra­ban una pese­ta, y los casa­dos dos. La espe­ra­da refor­ma agra­ria, que habría de dotar de tie­rras a los cam­pe­si­nos sin pro­pie­dad, se hacía esperar.

No se con­ta­ba con fon­dos sufi­cien­tes para indem­ni­zar a los lati­fun­dis­tas y la tie­rra seguía en manos de seño­res feu­da­les como el duque de Medi­na­ce­li, que dis­po­nía de más de seten­ta mil hec­tá­reas. Muchos jor­na­le­ros, decep­cio­na­dos con las pro­me­sas elec­to­ra­les incum­pli­das, se die­ron de baja del Par­ti­do socia­lis­ta y se afi­lia­ron a la CNT.

Y como no podía ser de otro modo, los escla­vos, a veces, tie­nen tan poco que per­der que deci­den levan­tar­se. El gobierno lo espe­ra­ba. El 8 de enero de 1933, Manuel Aza­ña escri­bía: “Esta maña­na, a las once, me tele­fo­neó Casa­res para comu­ni­car­me que, según todos los indi­cios, el movi­mien­to anar­quis­ta que esta­mos espe­ran­do esta­lla­ría hoy, al caer la tar­de. En el pro­gra­ma figu­ra­ba el asal­to a los cuar­te­les de Bar­ce­lo­na, Zara­go­za, Sevi­lla y Bil­bao y otros pun­tos. Tam­bién se espe­ra­ba algo en Madrid, aun­que de menos impor­tan­cia. Envío ins­truc­cio­nes a los gene­ra­les de las divisiones”.

Tres días des­pués, el ham­bre endé­mi­ca del peque­ño pue­blo anda­luz de Casas Vie­jas se puso en pie (11 de Enero) . A la orden de la FAI de unir­se al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio se suma­ron los bra­ce­ros de Casas Vie­jas. Toma­ron sus vie­jas esco­pe­tas, cor­ta­ron las líneas tele­fó­ni­cas, la carre­te­ra, des­ti­tu­ye­ron al alcal­de, (“vete a decir­le a la Guar­dia Civil que se ha pro­cla­ma­do el comu­nis­mo liber­ta­rio y que todos somos igua­les”) y se enca­mi­na­ron al cuar­tel de la Guar­dia Civil, al fren­te del cual se encon­tra­ba el sar­gen­to Manuel Gar­cía Álva­rez (“He jura­do fide­li­dad a la Repú­bli­ca y la defen­de­ré has­ta morir”). Así comen­zó a ges­tar­se la tra­ge­dia. Un inter­cam­bio de dis­pa­ros aca­bó con la vida de dos de los cua­tro guar­dias, entre ellos el sargento.

Y lle­ga­ron los refuer­zos des­de Madrid y Cádiz, envia­dos por la Repú­bli­ca. El tenien­te Gre­go­rio Fer­nán­dez Artal, coman­dan­te del pues­to de Alca­lá de los Gazu­les, al man­do de doce Guar­dias de Asal­to, el tenien­te Caye­tano Gar­cía al man­do de cua­tro guar­dias civi­les, y al fina­li­zar el día, al man­do del capi­tán de Asal­to Manuel Rojas, noven­ta guar­dias más.

“Es orden ter­mi­nan­te del minis­tro de la Gober­na­ción se arra­sen las casas don­de se han hecho fuer­tes los revol­to­sos”. Esta era la orden del men­sa­je que por­ta­ba el dele­ga­do del gobierno en Cádiz, Fer­nan­do Arrui­na­ga cuan­do hizo su apa­ri­ción en Casas Viejas.

Muchos hom­bres huye­ron a la sie­rra. Fran­cis­co Cruz Gutié­rrez, Seis­de­dos, el líder jor­na­le­ro de seten­ta años, se había refu­gia­do en su cho­za en com­pa­ñía de su fami­lia. Des­de fue­ra se les con­mi­na a ren­dir­se. Ante la nega­ti­va, el capi­tán Rojas pren­de fue­go a la vivien­da de paja y las lla­mas, el humo y los dis­pa­ros con­vir­tie­ron la humil­de vivien­da de Seis­de­dos en un esce­na­rio de muer­te. Aco­rra­la­dos, tiro­tea­dos, bom­bar­dea­dos y que­ma­dos has­ta car­bo­ni­zar­se falle­cie­ron Fran­cis­co Cruz, y dos de sus hijos, Pedro y Fran­cis­co, ade­más de Manuel Qui­ja­da Pino, Jose­fa Fran­ca Moya y su hijo Fran­cis­co, Jeró­ni­mo Sil­va Gon­zá­lez, Manue­la Lago Estu­di­llo, así como el Guar­dia de Asal­to Igna­cio Mar­tín Díaz, que se encon­tra­ba en la mis­ma como rehén. Logró esca­par la nie­ta de Seis­de­dos, María Cruz Sil­va y un niño. María, la que sería lla­ma­da La Liber­ta­ria y que enton­ces tenía 16 años, sería ase­si­na­da por los gol­pis­tas en 1936.

Al ama­ne­cer del 12 de enero, el capi­tán Manuel Rojas, se diri­gió a sus fuer­zas: “Es pre­ci­so que aho­ra mis­mo, en media hora, hagáis una raz­zia, sin con­tem­pla­cio­nes”. “¿Qué es una raz­zia?”, pre­gun­tó uno de los guar­dias, ¡que hay que car­gar­se a María San­tí­si­ma”, res­pon­dió otro.

Cator­ce hom­bres fue­ron saca­dos por la fuer­za de sus casas, espo­sa­dos y con­du­ci­dos a la mon­ta­ña de res­col­dos en que que­dó con­ver­ti­da la casa de Seis­de­dos. Una vez allí una sola pala­bra: “¡Fue­go!” y una inter­mi­na­ble ráfa­ga de dis­pa­ros aca­ba­ron con su vida.

Los ase­si­na­dos fue­ron: Sal­va­dor Bar­ba­rán Cas­te­llet, Manuel Bení­tez Sán­chez, Andrés Mon­tiano Cruz, Juan Gar­cía Fran­co, José Utre­ra Toro, Juan Gar­cía Bení­tez, Juan Villa­nue­va Gar­cés, Juan Sil­va Gon­zá­lez, Bal­bino Zuma­que­ro Mon­tiano, Manuel Pin­to Gon­zá­lez, Juan Galin­do Gon­zá­lez, Cris­tó­bal Fer­nán­dez Expó­si­to, Manuel Gar­cía Bení­tez, Rafael Mateo Vela y Fer­nan­do Lago Gutié­rrez. De todos ellos, tan solo Fer­nan­do Lago había par­ti­ci­pa­do en la “rebe­lión”. Sus cuer­pos serían amon­to­na­dos jun­to a los cadá­ve­res humean­tes de Seis­de­dos y su familia.

“Habéis cum­pli­do con vues­tro deber. El Gobierno por mi con­duc­to os feli­ci­ta. Gra­cias a voso­tros, a vues­tro valor, a vues­tra ener­gía y dis­ci­pli­na, a vues­tra obe­dien­cia a las órde­nes de vues­tros jefes, la Repú­bli­ca ha podi­do ven­cer un gra­ve peli­gro y pue­de seguir el camino triun­fal y glo­rio­so abier­to el 14 de abril. Vues­tra mag­ní­fi­ca con­duc­ta mere­ce bien de la Patria y de la Repú­bli­ca. ¡Viva la Repú­bli­ca!!”. Estas fue­ron las pala­bras con las que Fer­nan­do Arrui­na­ga, dele­ga­do del Gobierno, des­pi­dió a las fuer­zas repre­so­ras antes de aban­do­nar Casas Viejas.

El Gobierno de la Repú­bli­ca inten­tó impe­dir la inves­ti­ga­ción de lo ocu­rri­do y no admi­tió su res­pon­sa­bi­li­dad: “No se encon­tra­rá un atis­bo de res­pon­sa­bi­li­dad en el gobierno. En Casas Vie­jas no ha ocu­rri­do, que sepa­mos, sino lo que tenía que ocu­rrir. Se pro­du­ce un alza­mien­to en Casas Vie­jas, con el emble­ma que han lle­va­do al cere­bro de la cla­se tra­ba­ja­do­ra espa­ño­la de los pue­blos sin ins­truc­ción y sin tra­ba­jo, con el emble­ma del comu­nis­mo liber­ta­rio, y se levan­tan unas doce­nas de hom­bres enar­bo­lan­do esa ban­de­ra del comu­nis­mo liber­ta­rio, y se hacen fuer­tes, y agre­den a la Guar­dia Civil, y cau­san víc­ti­mas a la Guar­dia Civil. ¿Qué iba a hacer el Gobierno?”.

La pren­sa difun­dió los hechos y las con­cien­cias de muchos repu­bli­ca­nos comen­za­ron a agi­tar­se al mis­mo tiem­po que los débi­les cimien­tos de la Repú­bli­ca. Las Cor­tes apro­ba­ron la crea­ción de una Comi­sión de inves­ti­ga­ción sobre los suce­sos que apor­tó un infor­me reco­no­cien­do la exis­ten­cia de las víc­ti­mas y excul­pan­do al Gobierno.

Más tar­de se ini­cia­ría un pro­ce­so judi­cial que con­de­nó como res­pon­sa­ble direc­to de la muer­te de cator­ce per­so­nas “diez de ellas espo­sa­das, cua­tro iner­mes y todas ellas impo­ten­tes ante un pelo­tón de hom­bres arma­dos” al Capi­tán Manuel Rojas. La pena de 98 años de pri­sión, por un lími­te legal se redu­jo a 21 años, de los que solo cum­plió dos. Tam­bién debía indem­ni­zar con quin­ce mil pese­tas a los here­de­ros de cada una de las víctimas.

El direc­tor gene­ral de Segu­ri­dad, Artu­ro Menén­dez, fue des­ti­tui­do. El 19 de julio de 1936 sería fusi­la­do en Pam­plo­na por los mili­ta­res sublevados.

Los jor­na­le­ros de Casas Vie­jas fue­ron juz­ga­dos por deli­tos de pose­sión de armas y eje­cu­ción de actos con­tra las fuer­zas arma­das. De los 26 impu­tados, diez fue­ron absuel­tos, y el res­to con­de­na­dos a prisión.

Die­ci­nue­ve hom­bres, dos muje­res y un niño murie­ron en Casas Vie­jas. Tres guar­dias corrie­ron la mis­ma suer­te. El gobierno de Manuel Aza­ña ya esta­ba heri­do de muerte.

Seña­lar que el capi­tán Rojas, tan leal a la Repú­bli­ca en 1933, se con­ver­tía en 1936 en jefe de las mili­cias falan­gis­tas de Gra­na­da, con­ti­nuan­do con su carre­ra de repre­sor, tan solo inte­rrum­pi­da por ape­nas dos años de pri­sión. Salió en liber­tad en enero de 1936 al apli­car­le el Tri­bu­nal Supre­mo la exi­men­te incom­ple­ta de obe­dien­cia debi­da y cali­fi­car los ase­si­na­tos de sim­ples homi­ci­dios. Tras la suble­va­ción mili­tar de julio de 1936 sería admi­ti­do en el ejér­ci­to rebel­de con el gra­do de capitán.

(Fuen­te: lo que somos /​Auto­ra: María Torres)

Pedro Valli­na: El rosal de Seis­de­dos. A la memo­ria de Blas Infante

En aquel corra­lón de Seis­de­dos, en Casas Vie­jas, en don­de fue­ron sacri­fi­ca­dos muchos jor­na­le­ros anda­lu­ces en aras de una Repú­bli­ca maca­bra, fue arran­ca­do de cua­jo en la refrie­ga un rosal anó­ni­mo, que roda­ba por los sue­los cubier­to de lodo y sangre.

Mi gran ami­go Blas Infan­te fue en pere­gri­na­ción a Casas Vie­jas, con­tem­pló la case­ta en rui­nas de Seis­de­dos con sus ojos cega­dos por las lágri­mas, y reco­gió con­do­li­do aquel rosal pro­fa­na­do por las bes­tias san­gui­na­rias del Poder. Lo lle­vó pia­do­sa­men­te a Sevi­lla y lo plan­tó en el más fér­til sue­lo de su jar­dín, y lo regó con la más cris­ta­li­na de sus aguas.

El rosal se vis­tió pom­po­sa­men­te de ver­de y se cubrió de capu­llos pro­me­te­do­res de las más bellas rosas. Y fue­ron obje­to cons­tan­te de espe­cu­la­ción por por­te de los visi­tan­tes del jar­dín las flo­res rojas que un día bro­ta­rían de aquel rosal cogi­do en la casi­ta del cri­men, rojos como el color de la san­gre derra­ma­do por los cam­pe­si­nos már­ti­res, rojos como el color de la ban­de­ra de la rebe­lión de los esclavos.

Pero una esplen­do­ro­so maña­na de pri­ma­ve­ra, en que la natu­ra­le­za rena­cía en un ambien­te de luz y pája­ros, al toque del alba dado por las cam­pa­nas de la torre moris­ca, cam­bió el rosal sus capu­llos por unas her­mo­sas flo­res, no rojas, como se espe­ra­ba, sino blan­cas como el color de la nie­ve y el armi­ño. ¡Cómo se rego­ci­ja­ba Blas Infan­te de la ocu­rren­cia del rosal, bur­lan­do nues­tras espe­ran­zas y ajeno al furio­so bata­llar de los hom­bres! Para noso­tros, el rosal, agra­de­ci­do, refle­ja­ba en aque­llas rosas blan­cas y puras lo con­cien­cia inma­cu­la­da de Blas Infan­te, que lo había devuel­to a la vida (*).

Otros bár­ba­ros como los ase­si­nos de Casas Vie­jas, esta vez no dis­fra­za­dos con el gorro fri­gio, sino lle­van­do por ense­ña la cruz gama­da, apa­re­cie­ron en Sevi­lla de impro­vi­so y die­ron muer­te al más ilus­tre de sus hijos: Blas Infan­te. El due­lo ten­dió su man­to sobre la viu­da y huér­fano del caí­do, y el jar­dín, no rega­do más que con lágri­mas de dolor, se con­vir­tió en cam­po yermo.

El rosal per­dió su loza­nía, dejó caer como lágri­mas, las hojas mus­tias de sus rosas; se des­po­jó de su ropa­je ver­de y se vis­tió con otro gris, de luto; y por últi­mo, la savia dejó de correr por sus venas. Y en una oscu­ra noche sin luna y sin estre­llas, exha­ló su últi­mo sus­pi­ro el rosal de Seis­de­dos. Úni­co super­vi­vien­te dela más ini­cua de las tra­ge­dias, dig­na de la plu­ma del gran Esquilo.

Ya en el jar­dín no hay mayo­res, ni niños jugue­to­nes, ni pája­ros can­to­res, ni flo­res blan­cas ni rojas, ni aguas cris­ta­li­nas, ni por allí cru­zan, como otras veces, visi­tan­tes soña­do­res. El desas­tre cobi­jo aque­lla tie­rra del cri­men, en la que no cre­cen, como en el corra­lón de Seis­de­dos, más que car­dos y espi­nas. Como no hay noche sin auro­ra, espe­re­mos un alba rojo, tan encen­di­do que todo lo reves­ti­rá de color de fue­go, como el que arde impe­re­ce­de­ro en nues­tros cora­zo­nes de revo­lu­cio­na­rios andaluces”.

(Fuen­te: Auto­bio­gra­fía de Pedro Valli­na) (**)

Notas:

(*) Es posi­ble que lo que rego­ci­jó tan­to a Infan­te estu­vie­se moti­va­do por el hecho de que esas rosas mos­que­tas blan­cas, jun­to al ver­de de sus hojas, con­te­nían los colo­res de la arbo­ni­da. La blan­qui­ver­de, ade­más de ban­de­ra nacio­nal, se erguía como estan­dar­te obre­ro andaluz.

(**) Pedro Valli­na fue un médi­co sevi­llano, líder anar­quis­ta y diri­gen­te de la CNT en Anda­lu­cía. Fue dis­cí­pu­lo del míti­co revo­lu­cio­na­rio can­to­na­lis­ta y liber­ta­rio Fer­mín Sal­vo­chea, y ami­go de Blas Infan­te. Cola­bo­ró en el impul­so de la can­di­da­tu­ra anda­lu­cis­ta revo­lu­cio­na­ria de 1931.

https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​U​Z​H​0​k​s​J​m​8sk

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *