Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca recha­za extra­di­ción de Julian Assan­ge a Esta­dos Unidos

El fun­da­dor de Wiki­leaks, Julian Assan­ge, no pue­de ser extra­di­ta­do de Rei­no Uni­do a Esta­dos Uni­dos debi­do a pro­ble­mas de salud men­tal, dic­ta­mi­nó este lunes una Cor­te británica.

Al dar a cono­cer su dic­ta­men, la jue­za dis­tri­tal Vanes­sa Baraitser con­si­de­ró “demos­tra­do” que el aus­tra­liano de 49 años pre­sen­ta ries­go de sui­ci­dio y podría qui­tar­se la vida si es pro­ce­sa­do en EE.UU., don­de enfren­ta car­gos por la publi­ca­ción de miles de docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos en 2010 y 2011.

Esta­dos Uni­dos afir­ma que las fil­tra­cio­nes vio­la­ron la ley y pusie­ron en peli­gro vidas. Assan­ge ha lucha­do con­tra la extra­di­ción y dice que el caso tie­ne moti­va­cio­nes políticas.

Las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses dije­ron que ape­la­rán el fallo.

La jue­za Baraitser deta­lló la evi­den­cia de las auto­le­sio­nes de Assan­ge y sus pen­sa­mien­tos suicidas.

“La impre­sión gene­ral es de un hom­bre depri­mi­do y algu­nas veces deses­pe­ra­do, que teme de su futuro”.

“Al enfren­tar con­di­cio­nes de ais­la­mien­to casi total sin los fac­to­res de pro­tec­ción que limi­ta­ron sus ries­gos en HMP Bel­marsh [la cár­cel bri­tá­ni­ca don­de está reclui­do], estoy con­ven­ci­da que los pro­ce­di­mien­tos des­cri­tos por EE.UU. no evi­ta­rán que el señor Assan­ge encuen­tre una mane­ra de sui­ci­dar­se y por esa razón he deci­di­do que la extra­di­ción sería opre­si­va por cau­sa de daño men­tal”, agregó.

De ser con­de­na­do en EE.UU., Assan­ge enfren­ta­ría una pena de cár­cel de 175 años, sos­tie­nen sus abo­ga­dos. Sin embar­go, el gobierno esta­dou­ni­den­se ha dicho que la sen­ten­cia más pro­ba­ble­men­te sería de entre cua­tro y seis años.
EE.UU. acu­sa a Assan­ge de 18 car­gos, inclu­yen­do el hac­keo de las bases de datos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se para adqui­rir infor­ma­ción sen­si­ble secre­ta rela­cio­na­da con las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak que lue­go publi­có en el sitio web de Wikileaks.

El aus­tra­liano sos­tie­ne que la infor­ma­ción puso al des­cu­bier­to los abu­sos per­pe­tra­dos por las fuer­zas mili­ta­res de EE.UU.

Esta­dos Uni­dos ape­la­rá nega­ti­va de tri­bu­nal bri­tá­ni­co de extra­di­tar a Assange

El Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia nor­te­ame­ri­cano anun­ció hoy que está “extre­ma­da­men­te decep­cio­na­do” por la nega­ti­va de la jus­ti­cia bri­tá­ni­ca a extra­di­tar a Esta­dos Uni­dos al fun­da­dor de Wiki­Leaks, Julian Assan­ge, para juz­gar­lo en este país.

Las auto­ri­da­des corres­pon­dien­tes noti­fi­ca­ron al tri­bu­nal del Rei­no Uni­do la inten­ción de recu­rrir la deci­sión, y con­ti­nua­re­mos bus­can­do la extra­di­ción de Assan­ge, seña­ló la men­cio­na­da agen­cia fede­ral en un comunicado.

Al mis­mo tiem­po, esta­mos muy satis­fe­chos de que pre­va­le­cie­ran los argu­men­tos jurí­di­cos pre­sen­ta­dos por el gobierno de Esta­dos Uni­dos, seña­ló la enti­dad, en refe­ren­cia a las decla­ra­cio­nes de Assan­ge de que ejer­cía su dere­cho a la libre expre­sión y de que Washing­ton eje­cu­ta­ba una repre­sa­lia polí­ti­ca en su contra.

La jue­za bri­tá­ni­ca Vanes­sa Baraitser con­si­de­ró este lunes “que el esta­do men­tal del señor Assan­ge es tal que sería opre­si­vo extra­di­tar­lo a Esta­dos Unidos”.

La admi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Donald Trump bus­ca la extra­di­ción de Assan­ge, quien está pre­so en el Rei­no Uni­do des­de su arres­to en la emba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres en abril de 2019.

Según un repor­te de PL, el gobierno esta­dou­ni­den­se pre­ten­de juz­gar­lo por 17 car­gos de espio­na­je y uno de cons­pi­ra­ción para come­ter pira­te­ría infor­má­ti­ca, que en total pudie­ran con­lle­var una sen­ten­cia de has­ta 175 años de cárcel.

Las acu­sa­cio­nes tie­nen como base la publi­ca­ción en Wiki­Leaks de miles de archi­vos secre­tos sobre crí­me­nes de gue­rra de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en Iraq y Afga­nis­tán, así como valo­ra­cio­nes com­pro­me­te­do­ras de diplo­má­ti­cos sobre gobier­nos y líde­res polí­ti­cos extran­je­ros, entre otros documentos.

La jue­za bri­tá­ni­ca, quien con­ce­dió 14 días a la fis­ca­lía esta­dou­ni­den­se para ape­lar su deci­sión, recha­zó, sin embar­go, que el caso tuvie­ra un tras­fon­do polí­ti­co como ale­gó la defen­sa en el juicio.

Según la magis­tra­da, la ley de extra­di­ción apro­ba­da en 2002 eli­mi­nó esa pro­tec­ción del tra­ta­do fir­ma­do entre el Rei­no Uni­do y Esta­dos Uni­dos, por lo que los moti­vos polí­ti­cos no podían invo­car­se en este caso.

Baraitser tam­bién estu­vo de acuer­do con la mayo­ría de las acu­sa­cio­nes de espio­na­je e inci­ta­ción a la pira­te­ría infor­má­ti­ca pre­sen­ta­das por el gobierno nor­te­ame­ri­cano con­tra Assan­ge, y afir­mó que la liber­tad de expre­sión no lo auto­ri­za­ba a publi­car los archi­vos secretos.

Inclu­so con­si­de­ró que la jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se res­pe­ta­ría sus dere­chos y le garan­ti­za­ría un jui­cio jus­to, con­tra­rio a lo argu­men­ta­do por los defen­so­res del perio­dis­ta australiano.

Assan­ge per­ma­ne­ce de momen­to en la cár­cel de alta segu­ri­dad de Bel­marsh, en Lon­dres, a la espe­ra de una audien­cia el miér­co­les para exa­mi­nar una deman­da de liberación.

Fuen­te: Cuba­De­ba­te

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *