Inter­na­cio­nal. Julian Assan­ge, no a la extra­di­ción: podría suicidarse

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de enero de 2021.

Julian Assan­ge, no a la extra­di­ción: podría sui­ci­dar­se. En las cár­ce­les esta­dou­ni­den­ses, el núme­ro de sui­ci­dios es muy alto

La audien­cia de extra­di­ción del perio­dis­ta aus­tra­liano Julian Assan­ge, fun­da­dor del sitio Wiki­leaks, tuvo un des­en­la­ce ines­pe­ra­do: la jue­za bri­tá­ni­ca recha­zó la soli­ci­tud de EE.UU., des­atan­do la ale­gría de los nume­ro­sos acti­vis­tas que aguar­da­ban fue­ra del tri­bu­nal. Una sen­ten­cia, sin embar­go, angu­lar, por­que reafir­ma los 17 car­gos pre­sen­ta­dos por Esta­dos Uni­dos, equi­va­len­tes a 175 años de prisión.

Se nie­ga la extra­di­ción por moti­vos de salud, en par­ti­cu­lar por­que las con­di­cio­nes car­ce­la­rias en Esta­dos Uni­dos podrían lle­var al sui­ci­dio del perio­dis­ta. Duran­te la audien­cia, varios psi­quia­tras expli­ca­ron lo pos­tra­do que está Assan­ge, tan­to en el físi­co como men­tal­men­te. Por supues­to, las con­di­cio­nes en las cár­ce­les bri­tá­ni­cas no tie­nen nada que envi­diar a las de Amé­ri­ca del Nor­te, espe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de ani­qui­lar a los pre­sos polí­ti­cos: recor­de­mos a Bobby Sands y sus com­pa­ñe­ros. Que las con­di­cio­nes car­ce­la­rias en los Esta­dos Uni­dos son tales que con­du­cen al sui­ci­dio es, sin embar­go, un hecho indiscutible.

Una encues­ta de Reuters, publi­ca­da en octu­bre, rela­ti­va al 20 por cien­to de las cár­ce­les de baja y media segu­ri­dad de EE. UU., con­tó 7.500 muer­tes en los últi­mos 12 años. Pro­yec­ta­do sobre toda la estruc­tu­ra peni­ten­cia­ria, y con­si­de­ran­do que en las cár­ce­les de máxi­ma segu­ri­dad las muer­tes deben cal­cu­lar­se al alza, se con­ta­bi­li­za­ría un pro­me­dio de 3.125 muer­tes por año. Los dete­ni­dos murie­ron por fal­ta de aten­ción médi­ca, por lesio­nes o por homi­ci­dios. Los sui­ci­dios cal­cu­la­dos por el estu­dio fue­ron 2.075: 34 de los reclui­dos se cobra­ron la vida antes del jui­cio o antes de la acusación.

El ex-sol­da­do Brad­ley Man­ning, que se con­vir­tió en Chel­sea tras una ope­ra­ción de cam­bio de sexo, tam­bién inten­tó sui­ci­dar­se el pasa­do mes de mar­zo, debi­do a la fuer­te pre­sión a la que está cons­tan­te­men­te some­ti­da por los órga­nos de segu­ri­dad esta­dou­ni­den­ses, que quie­ren con­ver­tir­lo en tes­ti­go de acu­sa­ción con­tra Assan­ge. Como sol­da­do, el ex ana­lis­ta de inte­li­gen­cia Man­ning, en 2010, entre­gó más de 700.000 docu­men­tos con­fi­den­cia­les rela­cio­na­dos con las gue­rras en Irak y Afga­nis­tán a Wiki­leaks, que tam­bién incluían más de 250.000 docu­men­tos diplomáticos.

Así salie­ron a la luz los crí­me­nes de gue­rra, la corrup­ción y el espio­na­je glo­bal del gobierno de Esta­dos Uni­dos en lo que se ha deno­mi­na­do el «cablo­ga­te». Wiki­leaks había fil­tra­do y publi­ca­do miles de cables con­fi­den­cia­les, que demos­tra­ban crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos por sol­da­dos y muchas otras comu­ni­ca­cio­nes sobre el entre­la­za­mien­to de intere­ses que impul­sa las polí­ti­cas imperialistas.

Una Cor­te mar­cial de Esta­dos Uni­dos con­de­nó a Man­ning a 35 años de pri­sión, pero Oba­ma la indul­tó en 2017, des­pués de sie­te años de pri­sión, duran­te los cua­les había comen­za­do ope­ra­cio­nes de cam­bio de sexo. Sin embar­go, sus pro­ce­di­mien­tos lega­les no han ter­mi­na­do, al igual que la pre­sión del gobierno de Esta­dos Uni­dos para lle­var­la a decla­rar en un jui­cio a puer­ta cerra­da con el que atra­par a Assange.

En cuan­to al fun­da­dor de Wiki­leaks, fue dete­ni­do por la poli­cía bri­tá­ni­ca en abril de 2019, lue­go de haber encon­tra­do refu­gio en la emba­ja­da ecua­to­ria­na en Lon­dres duran­te sie­te años. Assan­ge había ingre­sa­do a la sede diplo­má­ti­ca para esca­par de una orden de arres­to sue­ca por car­gos, fal­sos, de vio­la­ción, que lue­go caye­ron. Lue­go fue reci­bi­do por el Ecua­dor de Rafael Correa en una Amé­ri­ca Lati­na que toda­vía era en gran par­te pro­gre­sis­ta, cuyos pre­si­den­tes tam­bién esta­rán dis­pues­tos a reci­bir a Edward Snow­den, el ex ana­lis­ta de la CIA, cuan­do haga esta­llar el escán­da­lo Data­ga­te, en 2013.

Con la trai­ción de Moreno, quien reem­pla­zó a Correa como pre­si­den­te de Ecua­dor, Assan­ge fue entre­ga­do a los bri­tá­ni­cos. A pesar de su mala salud, ha esta­do dete­ni­do en la pri­sión de Bel­marsh de Lon­dres des­de mayo de 2019. El rela­tor de la ONU con­tra la tor­tu­ra, Nils Mel­zer, pidió a las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas que lo libe­ra­ran, dado que 65 de los 160 dete­ni­dos en esa pri­sión die­ron posi­ti­vo por Covid-19, pero sin éxi­to. La soli­ci­tud de indul­to diri­gi­da a Trump por los abo­ga­dos de Assan­ge tam­po­co reci­bió res­pues­ta. Aho­ra, hay una nue­va soli­ci­tud sobre la mesa de John Biden.

Tras la sen­ten­cia de hoy, los abo­ga­dos del perio­dis­ta espe­ran una fian­za por moti­vos de salud. Mien­tras tan­to, la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se ha decla­ra­do que está «extre­ma­da­men­te decep­cio­na­da» por la deci­sión bri­tá­ni­ca y que ape­la­rá en un pla­zo de 14 días. Por tan­to, la cues­tión está más abier­ta que nunca.

Lue­go de la sen­ten­cia, el pre­si­den­te mexi­cano Manuel López Obra­dor, quien ya otor­gó asi­lo a 7 líde­res boli­via­nos que se vie­ron obli­ga­dos a huir tras el gol­pe del 2019, expre­só su dis­po­si­ción a reci­bir tam­bién a Assan­ge. Y, des­de Rusia, don­de espe­ra la ciu­da­da­nía, Snow­den aco­gió con agra­do el des­en­la­ce de la sen­ten­cia, unién­do­se a los men­sa­jes que expre­sa­ban satisfacción.

Sin duda, un dato sig­ni­fi­ca­ti­vo, con­si­de­ran­do la rela­ción pri­vi­le­gia­da entre Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, des­en­mas­ca­ra­da aún más por las reve­la­cio­nes de Wiki­leaks. Sin duda, una for­ma de for­ta­le­cer la fe en el carác­ter demo­crá­ti­co de las ins­ti­tu­cio­nes bri­tá­ni­cas en un momen­to de pro­fun­da cri­sis deter­mi­na­da por el Covid-19 y en una deli­ca­da fase polí­ti­ca deter­mi­na­da por la sali­da de la Unión Euro­pea con el Bre­xit. Una mane­ra, tam­bién, de sacar tem­po­ral­men­te las cas­ta­ñas del fue­go de Esta­dos Uni­dos que está a pun­to de cam­biar de presidente.

La pre­sión ejer­ci­da por gran­des agen­cias huma­ni­ta­rias como Amnis­tía Inter­na­cio­nal o Human Right Watch, des­ple­ga­das en defen­sa de la «liber­tad de expre­sión», debe haber pesa­do sobre la deci­sión «huma­ni­ta­ria». Nume­ro­sos juris­tas y aca­dé­mi­cos habían expre­sa­do su preo­cu­pa­ción por la apli­ca­ción de la Ley de Espio­na­je, que data de 1917 en los Esta­dos Uni­dos, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, a un periodista.

Para ello, la fis­ca­lía tuvo como obje­ti­vo demos­trar que Assan­ge es un hac­ker que orga­ni­zó a otros hac­kers para robar secre­tos mili­ta­res. Y la jue­za bri­tá­ni­ca tam­bién ava­ló esta tesis. Para la defen­sa, Assan­ge debe­ría haber esta­do pro­te­gi­do por la lla­ma­da Pri­me­ra Enmien­da, ya que su tra­ba­jo ha demos­tra­do crí­me­nes que, en el papel, están fue­ra de esa mis­ma demo­cra­cia. Entre ellos, el video del ata­que aéreo esta­dou­ni­den­se que mató a 11 per­so­nas en Bag­dad en 2007, inclui­dos dos perio­dis­tas de Reuters.

El caso de Assan­ge mues­tra una vez más la hoja de parra de la «demo­cra­cia» nor­te­ame­ri­ca­na. En vís­pe­ras de la sen­ten­cia, un artícu­lo del ana­lis­ta argen­tino Ati­lio Borón, titu­la­do «Mise­ria moral del perio­dis­mo inde­pen­dien­te» tam­bién denun­cia­ba el silen­cio de las aso­cia­cio­nes nacio­na­les de perio­dis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos, gru­pos de poder gene­ral­men­te dis­pues­tos a dis­pa­rar a cero sobre pre­sun­tas vio­la­cio­nes a la liber­tad de pren­sa en paí­ses no bien­ve­ni­dos en Washington.

Estas cor­po­ra­cio­nes repli­can infor­ma­ción de los Esta­dos Uni­dos y sus agen­cias y, por lo tan­to, guar­dan silen­cio sobre las vio­la­cio­nes a la liber­tad de pren­sa come­ti­das en Amé­ri­ca del Nor­te. Borón recor­dó que, tras el ase­si­na­to de Geor­ge Floyd y las pro­tes­tas del movi­mien­to Black Lives Mat­ters, 322 perio­dis­tas fue­ron agre­di­dos por la poli­cía, a 76 de los cua­les des­tru­ye­ron sus herra­mien­tas de tra­ba­jo o pues­tos de pren­sa y 13 fue­ron denun­cia­dos y envia­do a jui­cio. Y que, en 2018, 5 perio­dis­tas fue­ron ase­si­na­dos en Esta­dos Unidos.

Pero esto no lle­ga a los titu­la­res de los medios hege­mó­ni­cos, com­pro­me­ti­dos en cam­bio en un alu­vión con­cén­tri­co de fal­se­da­des u omi­sio­nes con­tra la Vene­zue­la boli­va­ria­na, Cuba o Nica­ra­gua. Por otro lado, la gran con­cen­tra­ción mono­po­lís­ti­ca de infor­ma­ción a nivel glo­bal sigue a la eco­nó­mi­ca, y sigue los mis­mos méto­dos de con­trol capi­ta­lis­ta. Los medios de comu­ni­ca­ción son cada vez más pro­ta­go­nis­tas en la cons­truc­ción de agre­sio­nes impe­ria­lis­tas como en las gue­rras de cuar­ta y quin­ta gene­ra­ción. Pero si pue­den per­mi­tir­se con­di­cio­nar así a la lla­ma­da «opi­nión públi­ca» es por­que no hay barre­ra que se con­tra­pon­ga a la hege­mo­nía burguesa.

En el siglo pasa­do, cuan­do el cho­que de con­cep­cio­nes era impla­ca­ble, no habría habi­do nece­si­dad de los Assan­ge y los Snow­den: las calles de todo el mun­do sabían des­en­mas­ca­rar con su lucha la retó­ri­ca del impe­ria­lis­mo, cono­cían su ver­da­de­ra natu­ra­le­za en car­ne propia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *