Chi­le. Con todo si no pa que: entre el aprue­bo, la revuel­ta y una pandemia

Por Aye­lén Bran­ca, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de enero de 2021.

Entre­vis­ta­mos a Fran­cis­ca Fer­nán­dez inte­gran­te del Movi­mien­to por el agua y los terri­to­rios y la Coor­di­na­do­ra 8M. «Nos pre­gun­ta­mos para qué aspi­rar a ese pro­ce­so si sabe­mos que el Esta­do sigue sien­do una estruc­tu­ra, un ente, un apa­ra­to que va mucho más allá de una pre­si­den­cia y que per­pe­túa la colo­nia­li­dad y las repre­sio­nes de mane­ra per­ma­nen­te. Enton­ces, ¿cómo pen­sa­mos más allá del Esta­do, más allá del capi­ta­lis­mo? ¿Cómo cons­truir la plu­ri­na­cio­na­li­dad más allá del esta­do? ¿Cómo cons­truir una plu­ri­na­cio­na­li­dad que no sea exclu­si­va­men­te tener más esca­ños para los pue­blos ori­gi­na­rios? ¿Cómo cons­trui­mos comu­ni­dad polí­ti­ca arti­cu­la­da y no solo de los pue­blos ori­gi­na­rios, tam­bién lo mes­ti­zo, lo afro, lo migran­te, sec­to­res rura­les, des­ocu­pa­dos? Lla­mo a pen­sar en esos desa­fíos, sobre todo con estos pro­ce­sos de apren­di­za­jes de erro­res».

El año va fina­li­zan­do, nos encon­tra­mos con la nece­si­dad de pen­sar­nos y ana­li­zar los pro­ce­sos que atra­ve­sa­ron a nues­tros pue­blos jun­to a los esce­na­rios que que­dan abier­tos. Fue un año con­vul­sio­na­do para todo el mun­do y más aún en nues­tra región, don­de los efec­tos del neo­li­be­ra­lis­mo y la depen­den­cia son crí­ti­cos. Esto nos demos­tra­ban los movi­mien­tos que ocu­pa­ron las calles y los terri­to­rios des­de fina­les del año pasa­do: Ecua­dor, Hon­du­ras, Hai­tí, Puer­to Rico, Colom­bia y Chile.

Par­ti­cu­lar­men­te en Chi­le la resis­ten­cia per­ma­ne­ce con fuer­za en las calles, con una orien­ta­ción polí­ti­ca difu­sa, pero con el poder de abrir pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes, ins­ti­tu­cio­na­les y sociales.

El aprue­bo de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te, el 25 de octu­bre, en mani­fes­ta­ción con­tra trein­ta años de gobier­nos abier­ta­men­te neo­li­be­ra­les sos­te­ni­dos sobre impu­ni­dad y repre­sión, abre múl­ti­ples pre­gun­tas de un esce­na­rio por demás diná­mi­co. Inne­ga­ble es que fue un logro de la lucha popu­lar que toma­ron las calles y rin­co­nes de todo el país; una pri­me­ra línea que se fue con­so­li­dan­do con el tiem­po de lucha y la cons­cien­cia de un pue­blo que se levan­ta. Pero el lla­ma­do al ple­bis­ci­to tam­bién tie­ne la for­ma de un “tra­ta­do de paz” de un par­la­men­to que lejos está de defen­der los intere­ses del pue­blo. El jue­go se abre en los mar­cos de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que deli­nea los mar­cos de lo posi­ble, el movi­mien­to popu­lar lo des­bor­da, pero los desa­fíos son cada vez más. Los even­tos y mani­fes­ta­cio­nes que se levan­ta­ron este 10 de diciem­bre en exi­gen­cia de la renun­cia de Piñe­ra y las reno­va­das y bru­ta­les res­pues­tas repre­si­vas, con­ti­nua­ron has­ta el 27 de diciem­bre, a un año de la muer­te de Mau­ri­cio Fre­des, pin­tan par­te del panorama.

¿Cómo con­ti­núa el pro­ce­so de lucha lue­go de la apro­ba­ción del ple­bis­ci­to y la Cons­ti­tu­ción mix­ta? ¿Qué posi­bi­li­da­des tie­nen los movi­mien­tos socia­les y sec­to­res que están dan­do la bata­lla de cons­truir esta nue­va cons­ti­tu­ción? ¿Qué pro­ce­sos de trans­for­ma­ción están sobre la mesa? ¿Será esta una Cons­ti­tu­ción del “gobierno de Piñe­ra”? ¿Se dará un pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción del Esta­do uni­ta­rio de Chi­le? ¿Des­de qué pers­pec­ti­va? ¿Qué pano­ra­ma elec­to­ral se abre de cara a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2022? Las pre­gun­tas son muchas y aún abier­tas. Sema­nas ante­rio­res a la elec­ción dia­lo­ga­mos con Fran­cis­ca Fer­nan­dez, “La Pan­cha”, refe­ren­ta del Movi­mien­to por el Agua y el Terri­to­rio (MAT) y de la Coor­di­na­do­ra Femi­nis­ta 8M de Chi­le. Bus­cá­ba­mos encon­trar algu­nas res­pues­tas sobre los efec­tos de la cri­sis eco­ló­gi­ca y sani­ta­ria actual sobre nues­tros terri­to­rios, par­ti­cu­lar­men­te sobre muje­res y disi­den­cias sexua­les. Diá­lo­go que con­si­de­ra­mos que arro­ja cla­ri­da­des para com­pren­der el esce­na­rio abier­to actualmente.

La Pan­cha, como le dicen, es par­te de la lucha que encon­tró su pun­to de esca­pe en octu­bre del año pasa­do, cuan­do “se aca­bó Chi­le”. Aquel Chi­le “mode­lo a seguir”, ejem­plo capi­ta­lis­ta de la dere­cha con­ti­nen­tal, que se dejó ver mun­dial­men­te en las bru­ta­les repre­sio­nes, muti­la­cio­nes y tor­tu­ras que lle­vó ade­lan­te la coa­li­ción de gobierno que lle­va ade­lan­te Sebas­tián Piñe­ra. Pero tam­bién el Chi­le sub­te­rrá­neo, plu­ri­na­cio­nal y com­ba­ti­vo que empa­pe­ló las calles, resis­tió con una pri­me­ra línea de com­ba­te, con barri­ca­das y has­ta le cam­bió el nom­bre, por “Dig­ni­dad”, a la pla­za prin­ci­pal de la Capi­tal de Santiago.

Com­par­ti­mos hoy esta entre­vis­ta que rea­li­za­mos a tra­vés de una video­lla­ma­da, con­ven­ci­das de que con­fi­gu­ra un apor­te intere­san­te para seguir acer­cán­do­nos a la sig­ni­fi­can­cia del #Aprue­bo, pero prin­ci­pal­men­te del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te de otras for­mas de cons­truc­ción y de orga­ni­za­ción social que se vie­ne cimentando.

AB. ¿Qué efec­tos tuvo esta cri­sis actual en el terri­to­rio chi­leno? ¿Qué pro­ble­má­ti­cas atra­vie­sa hoy Chi­le, ese Chi­le neo­li­be­ral al que los movi­mien­tos hacen resistencia?

La Pan­cha. Lo que vivi­mos hoy es tan­to una visi­bi­li­za­ción como inten­si­fi­ca­ción de la cri­sis. El capi­ta­lis­mo his­tó­ri­ca­men­te se ha sos­te­ni­do de cri­sis sobre cri­sis. Esta es una más don­de, ade­más, se visi­bi­li­za el carác­ter estruc­tu­ral de la vio­len­cia y la precarización.

En un país como Chi­le tan neo­li­be­ra­li­za­do, las medi­das sani­ta­rias bási­cas como tener salud o acce­so al agua están pri­va­ti­za­das. En 1981 se crea un códi­go de agua que gene­ra la pri­va­ti­za­ción, la crea­ción de un mer­ca­do de agua don­de se pue­de com­prar, ven­der, arren­dar y has­ta hipo­te­car dere­chos de agua. Enton­ces, ima­gi­na­te lo con­tra­dic­to­rio, ¿cuál es la prin­ci­pal cam­pa­ña? “Láva­te las manos”. 137 comu­nas en Chi­le no tie­nen agua. Por otra par­te, medi­das sani­ta­rias en un espa­cio don­de la salud públi­ca está fuer­te­men­te pre­ca­ri­za­da y don­de se pri­vi­le­gia la salud pri­va­da. Ade­más, la cri­sis que se gene­ró por las hos­pi­ta­li­za­cio­nes refle­ja­ron la con­di­ción de pre­ca­rie­dad y pri­va­ti­za­ción de los hos­pi­ta­les en Chile.

Noso­tras deci­mos que si bien por una par­te se inten­si­fi­ca, al mis­mo tiem­po se visi­bi­li­za. Un país tan neo­li­be­ral como Chi­le obvia­men­te que va a tener menos con­di­cio­nes para enfren­tar una pan­de­mia, por­que todo está al orden del mer­ca­do. Lo que hici­mos las femi­nis­tas es visi­bi­li­zar que están acu­ñan­do sus ganan­cias sobre nues­tras vidas. Saca­mos un lema “Nues­tras vidas, sobre sus ganan­cias”. Jus­ta­men­te para visi­bi­li­zar esta dua­li­dad capi­tal-exis­ten­cia/­vi­da.

Otra gran dimen­sión que me pare­ce muy impor­tan­te seña­lar es que se inten­si­fi­có el extrac­ti­vis­mo. Noso­tras saca­mos una con­sig­na “El extrac­ti­vis­mo no está de cua­ren­te­na”. De hecho, la gran mine­ría siguió ope­ran­do full. Uno de los focos más impor­tan­tes de expan­sión del virus fue en el nor­te, en Cala­ma, don­de está jus­ta­men­te la gran mine­ría fun­cio­nan­do. Se tri­pli­có el ingre­so del pro­yec­to extrac­ti­vo para eva­lua­ción ambien­tal. Mien­tras está­ba­mos en cua­ren­te­na se des­tru­yó un gla­ciar. No paro la indus­tria agrí­co­la, el agro­ne­go­cio, don­de pode­mos ver más expues­tas y expues­tos a las her­ma­nas y her­ma­nos migrantes.

Se pre­sen­ta un plan de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca que vie­ne de una agen­da por la inver­sión del Gobierno de Bache­let que Piñe­ra sigue pro­fun­di­zan­do. Le lla­man “Plan eco­nó­mi­co COVID”, don­de el pri­mer eje es la gran mine­ría. Es no enten­der que hoy la cri­sis sani­ta­ria, eco­ló­gi­ca y social está para­da en un mode­lo de pro­duc­ción, de matriz ener­gé­ti­ca y de con­su­mo. Por ejem­plo, el agro­ne­go­cio defo­res­ta, des­tru­ye eco­sis­te­mas, hace que migren patógeno.

Por otra par­te, las medi­das. “Qué­da­te en casa”. De ahí otra dimen­sión que es la vio­len­cia patriar­cal. Como la can­ti­dad de muje­res, y no solo muje­res, tam­bién es impor­tan­te visi­bi­li­zar otras vio­len­cias que son patriar­ca­les, hacia la disi­den­cia sexo-gené­ri­ca, hacia la niñez, hacia la gen­te adul­ta mayor. El hogar se con­vir­tió en el espa­cio de la peli­gro­si­dad y jus­ta­men­te por estas con­di­cio­nes, una vio­len­cia arrai­ga­da tan­to en la coti­dia­ni­dad, pero tam­bién a nivel ins­ti­tu­cio­nal. Otro tema. En Chi­le ape­nas tene­mos tres cau­sa­les para el reco­no­ci­mien­to del abor­to y no se está apli­can­do nin­gu­na. El con­fi­na­mien­to ha sido sinó­ni­mo de supre­sión de los dere­chos humanos.

Hay que ser enfá­ti­ca. Si bien hay una inten­si­fi­ca­ción, lo que más hay es una visi­bi­li­za­ción de esta pre­ca­rie­dad estruc­tu­ral que hemos habi­ta­do siem­pre en nues­tro terri­to­rio y que con mayor cru­de­za se ve en la crisis.

AB. En rela­ción con los pro­ce­sos de resis­ten­cia que se venían desa­rro­llan­do en Chi­le y por otra par­te la inten­si­fi­ca­ción de la cri­sis con el COVID y sus efec­tos ¿Qué pro­ce­sos de resis­ten­cia con­ti­nua­ron en este con­tex­to de “ais­la­mien­to”? ¿Cuá­les fue­ron las res­pues­tas des­de los movi­mien­tos socia­les, par­ti­cu­lar­men­te des­de los femi­nis­mos, que con­si­de­ras impor­tan­te res­ca­tar en este contexto?

La Pan­cha. Si bien his­tó­ri­ca­men­te se ha vis­to el espa­cio pri­va­do como el espa­cio de cui­da­do, las femi­nis­tas, hemos cons­trui­do el espa­cio públi­co como el espa­cio de con­ten­ción y cui­da­do. Al ini­cio de la pan­de­mia gene­ra­mos una cam­pa­ña con otras orga­ni­za­cio­nes, que se lla­mó “En Red nos cui­da­mos”. Jus­ta­men­te para visi­bi­li­zar dis­tin­tas herra­mien­tas, orga­ni­za­cio­nes y temas judi­cia­les, sobre cómo pro­te­ger­nos con­tra esta vio­len­cia. Es súper com­ple­jo, por­que la polí­ti­ca públi­ca es abso­lu­ta­men­te defi­cien­te, ni siquie­ra reco­no­ce la cate­go­ría de vio­len­cia patriar­cal o la vio­len­cia hacia la mujer, no está tipi­fi­ca­do. Igual tie­ne que cum­plir la misión de dar cuen­ta al núme­ro tele­fó­ni­co, defi­cien­te, que exis­te para hacer denun­cias. Pero lo real­men­te impor­tan­te es dar cuen­ta de las orga­ni­za­cio­nes terri­to­ria­les de las muje­res. Cuan­do nos orga­ni­za­mos en los barrios, entre las veci­nas. Por ejem­plo, en Lo Her­mi­da, las muje­res se orga­ni­za­ron con un sil­ba­to, en una cua­dra, para aler­tar situa­cio­nes de vio­len­cia para que las otras muje­res la fue­ran a sostener.

Por una par­te tene­mos que seguir vivien­do y cui­dán­do­nos entre noso­tras, por­que los gobier­nos y el Esta­do no nos cui­dan; y por otra par­te, tene­mos que seguir gene­ran­do redes de abas­te­ci­mien­to, redes soli­da­rias, ollas comu­nes, como for­mas de resis­ten­cia. Y ade­más, debe­mos seguir sos­te­nien­do la revuel­ta. Por mucho que este­mos con­fi­na­das, no esta­mos calladas.

Ade­más, pue­de sonar con­tra­dic­to­rio pero para bien, antes tuvi­mos una revuel­ta. Hemos enfren­ta­do mucho mejor des­de los terri­to­rios y los pue­blos la pan­de­mia, por­que ya está­ba­mos orga­ni­zán­do­nos de múl­ti­ples mane­ras. Sin la revuel­ta habría sido aún más difí­cil seguir sos­te­nien­do los terri­to­rios. Por ejem­plo, en la revuel­ta uno de los ele­men­tos muy impor­tan­te de sos­tén fue­ron las bri­ga­das de salud. Tene­mos cen­te­na­res de casos de muti­la­cio­nes, tor­tu­ras, heri­das, has­ta vio­len­cia polí­ti­co sexual, vio­la­cio­nes. Las bri­ga­das de salud, que esta­ban en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad, pero fun­da­men­tal­men­te en la Pla­za de la Dig­ni­dad, fue­ron el lugar que aten­dían y hacían las pri­me­ras aten­cio­nes de urgen­cia. Esta mis­ma bri­ga­da fue la pri­me­ra que empe­zó a sani­ti­zar los barrios, por­que cla­ro, el gobierno no hacía nada. Noso­tras tene­mos un lema “Solo el pue­blo ayu­da al pueblo”.

Noso­tras como femi­nis­tas venía­mos de un 8 de mar­zo muy emble­má­ti­co y pien­sa tú, en una sema­na pasa­mos al con­fi­na­mien­to, pero ya está­ba­mos orga­ni­za­das en las redes de infor­ma­ción, de tra­ba­jo. Enton­ces pudi­mos pro­fun­di­zar esas redes en este perío­do. Lo pri­me­ro que hici­mos, fui­mos a la Pla­za de la Dig­ni­dad, habre­mos sido unas 40, toman­do la medi­da de dis­tan­cia­mien­to, por­que se había gene­ra­do una situa­ción racis­ta horro­ro­sa en el terri­to­rio mapu­che. Her­ma­nas y her­ma­nos mapu­ches habían toma­do muni­ci­pios para exi­gir con­di­cio­nes dig­nas car­ce­la­rias y la apli­ca­ción del Con­ve­nio 169 y en algu­nos casos la liber­tad de pre­sos polí­ti­cos mapu­ches. Por­que, ade­más tene­mos her­ma­nos y her­ma­nas que lle­van ya casi tres meses de huel­ga de ham­bre y en ese perío­do esta­ba un machi machi, Celes­tino Cór­do­va. Y, gen­te vin­cu­la­da jus­ta­men­te a las fores­ta­les, a la ultra­de­re­cha fue­ron a uno de los muni­ci­pios, Cura Cau­ti­va, y saca­ron a gol­pes a los her­ma­nos y her­ma­nas que esta­ban ahí en el espa­cio. Enton­ces, hici­mos dis­tin­tas accio­nes y ese día inme­dia­ta­men­te fui­mos en con­tra de toda la vio­len­cia, visi­bi­li­zan­do el aumen­to de los femi­ni­ci­dios, visi­bi­li­zan­do la situa­ción de racis­mo estruc­tu­ral en Wall­Ma­pu. Y ahí estu­vi­mos las femi­nis­tas y fui­mos las pri­me­ras en hacer una acción en la Pla­za de la Dignidad.

Todo este tiem­po hemos segui­do inten­si­fi­can­do nues­tras orga­ni­za­cio­nes. Fue­ron aumen­tan­do las ollas comu­nes. Podría­mos decir que siem­pre han sido un sím­bo­lo de resis­ten­cia en la dic­ta­du­ra y antes, y que en la revuel­ta vuel­ve a ser un pun­to de encuen­tro. Pero a su vez, en la pan­de­mia no solo se con­vir­tió en una situa­ción de resis­ten­cia, sino para enfren­tar el ham­bre. En Chi­le hoy hay ham­bre. No tuvi­mos una ley de pro­tec­ción labo­ral. La úni­ca ley fue per­mi­tir que las empre­sas pudie­ran des­pe­dir momen­tá­nea­men­te a sus tra­ba­ja­do­res has­ta salir de la cua­ren­te­na y vol­ver a tra­ba­jar. Y duran­te todo ese perío­do no hay suel­do. Esa fue la ley labo­ral de pro­tec­ción, de pro­te­ger a los empre­sa­rios. Tene­mos un nivel de des­em­pleo y sub­em­pleo horro­ro­so, el des­em­pleo alcan­zó al 12,9% en agosto.

AB. ¿Qué apor­tes crees que se hacen des­de las luchas femi­nis­tas en AL sobre las luchas ambientales?

La Pan­cha. Nues­tro con­ti­nen­te de Abya Yala com­par­ti­mos, que ade­más de tener esta pre­ca­ri­za­ción que ya lo hemos habla­do, está el extrac­ti­vis­mo. Enton­ces tene­mos que cons­tan­te­men­te estar en dis­tin­tas esfe­ras de lucha. En Amé­ri­ca Lati­na esta­mos en el pro­fun­do Macon­do en pleno siglo XXI. Creo que a nues­tro rea­lis­mo mági­co y la lite­ra­tu­ra, la reali­dad la supera mil veces. Enton­ces, cla­ro, tene­mos la com­ple­ji­dad de seguir sos­te­nien­do la vida en mar­co de una vio­len­cia que siem­pre ha esta­do ahí y que se mane­jó de dis­tin­tas for­mas. Por eso hay que insis­tir y nun­ca olvi­dar que el capi­ta­lis­mo se ha sos­te­ni­do con una cri­sis tras otra cri­sis. Y así como se ha pen­sa­do y obvia­men­te arra­san­do y des­po­jan­do a nues­tros cuer­pos, nues­tros territorios.

El pri­mer apor­te, creo que tie­ne que ver con lo estruc­tu­ral. Es muy impor­tan­te visi­bi­li­zar: no es solo un momen­to, es una tra­yec­to­ria, es una his­to­ria. Muchas veces, en el mar­co de la pan­de­mia, se dice que la huma­ni­dad es la cul­pa­ble de la des­truc­ción de la natu­ra­le­za. Es un error decir eso: no es la huma­ni­dad, es el capi­ta­lis­mo. Son los agen­tes extrac­ti­vos y las trans­na­cio­na­les con su tipo de huma­ni­dad, ampa­ra­da en la lógi­ca de pri­vi­le­gio y la ganan­cia. Es un mode­lo que ha arra­sa­do con la natu­ra­le­za, pro­duc­to de un mode­lo eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social que se ha instalado.

El prin­ci­pal apor­te del femi­nis­mo es poder pen­sar ir más allá del capi­ta­lis­mo. Una de las cosas más gra­ves de esto que ha hecho el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral es pen­sar que es lo úni­co que es y que no hay otra cosa. Y no es así.

Es cier­to que hay un sis­te­ma mun­dial, pero hay pue­blos, terri­to­rios a colec­ti­vi­da­des que han logra­do no estar den­tro de esa diná­mi­ca. Así, por ejem­plo, hemos deba­ti­do mucho las femi­nis­tas y quie­nes esta­mos en luchas socio­am­bien­ta­les, migran­tes, el tema de las eco­no­mías terri­to­ria­les. Obvia­men­te, des­de una mira­da femi­nis­ta. La prin­ci­pal lucha con­tra el capi­ta­lis­mo es dar cuen­ta de que pode­mos gene­rar nues­tro pro­pio pro­ce­so de eco­no­mía terri­to­rial, a tra­vés de la agro­eco­lo­gía, la semi­lla, red de abas­te­ci­mien­to, rea­li­zar la ciu­dad. La Aso­cia­ción Nacio­nal de Muje­res Rural Indí­ge­na está rega­lan­do semi­llas a huer­tas urba­nas. Tene­mos que luchar con­tra esta bre­cha exten­si­va de cade­nas capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo. Tene­mos que com­prar o inter­cam­biar direc­ta­men­te a pro­vee­dor y pro­vee­do­ras. Y esa eco­no­mía femi­nis­ta tam­bién, por­que es pen­sar­nos des­de la des­pa­triar­ca­li­za­ción, des­de una lógi­ca dis­tin­ta a la eco­no­mía solidaria.

Hay una ruta ya cons­trui­da hace tiem­po des­de los femi­nis­mos, pero no cual­quier femi­nis­mo. Un femi­nis­mo terri­to­rial de los pue­blos, nues­tro pro­pio femi­nis­mo, des­de nues­tras expe­rien­cias vita­les. Creo que el femi­nis­mo nos posi­bi­li­ta pen­sar­nos más allá del capitalismo.

AB. Habla­mos de los pro­ce­sos de resis­ten­cia, de trans­for­ma­cio­nes de la con­cien­cia, de orga­ni­za­ción social y con­fi­gu­ra­ción de poder popu­lar. Aho­ra bien los efec­tos de las luchas tam­bién se hicie­ron notar en la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, que lle­vó a la fir­ma del acuer­do por la aper­tu­ra de una posi­ble trans­for­ma­ción de la Cons­ti­tu­ción chi­le­na, que como sabe­mos es una de las tan­tas heren­cias de la dic­ta­du­ra de Pino­chet, y uno de los sos­te­nes del sis­te­ma neo­li­be­ral y repre­si­vo ¿Qué pers­pec­ti­va hay sobre la trans­for­ma­ción de la nue­va Cons­ti­tu­ción chilena?

La Pan­cha. La cosa fun­da­men­tal que hay es poder hablar de una nue­va Cons­ti­tu­ción y la posi­bi­li­dad de salir de la Cons­ti­tu­ción del 80 la gene­ra­mos des­de la movi­li­za­ción. El poder votar para apro­bar una nue­va Cons­ti­tu­ción es una ganan­cia de los movi­mien­tos socia­les. La revuel­ta fue un agen­te fun­da­men­tal para poder pen­sar ahí como dis­tin­tos pue­blos que habi­ta­mos esta posi­bi­li­dad. Sin embar­go, como siem­pre, la estra­te­gia múl­ti­ple de coop­ta­ción tam­bién exis­te e inme­dia­ta­men­te nos cor­ta­ron la posi­bi­li­dad real de ese cam­bio estruc­tu­ral. Fue un acuer­do de paz lo que se hizo en noviem­bre, don­de se creó la Ley 21200 que esta­ble­ce las con­di­cio­nes del pro­ce­so ple­bis­ci­ta­rio para una nue­va Asam­blea. Es un momen­to his­tó­ri­co que nos posi­bi­li­ta pen­sar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, pero des­de mi per­cep­ción per­so­nal no me intere­sa pen­sar­lo des­de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad o en los tiem­pos del capi­tal. Es intere­san­te pen­sar­lo en los tiem­pos de los pue­blos y pen­sar que ya será la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal y segui­re­mos pre­sio­nan­do para que más ade­lan­te sea una Asam­blea Constituyente.

Des­de la Coor­di­na­do­ra 8M deci­di­mos crear escue­las popu­la­res, cons­ti­tu­yen­tes, femi­nis­tas. Para pen­sar la cons­truc­ción de otro hori­zon­te polí­ti­co del deba­te, la for­ma­ción, la auto­for­ma­ción es fun­da­men­tal. Ante las dife­ren­tes pers­pec­ti­vas del movi­mien­to popu­lar, quie­nes votan con con­vic­ción, quie­nes solo por ver­lo como un acto sim­bó­li­co, o quie­nes eli­gen no dispu­tar ese espa­cio, es impor­tan­te la pre­pon­de­ran­cia de la posi­bi­li­dad de la uni­dad por sobre el disen­so, enten­der que la lucha con­ti­núa en con­jun­to, con­ti­núa en las calles y que hay un enemi­go que es más gran­de y se enfren­ta más allá de las tác­ti­cas vin­cu­la­das a la institucionalidad.

Nos pasan muchas cosas a los movi­mien­tos socia­les, por­que para variar des­de la ins­ti­tu­ción se nos está gene­ran­do un con­flic­to interno. ¿Cómo apren­der a vivir la polí­ti­ca de la disi­den­cia? Cuan­do hablo de habi­tar la polí­ti­ca, el disen­so es para ambos lados. Siem­pre los pro­ce­sos de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción están vin­cu­la­dos a quie­bres en los movi­mien­tos socia­les entre sí y es un momen­to que más que nun­ca nece­si­ta­mos no que­brar­lo ni nada de eso ¿cómo poder arti­cu­lar, encon­trar pun­tos de apo­yo que siguen arti­cu­lan­do? Hici­mos toda la pues­ta para el fin de la dic­ta­du­ra y lo úni­co que hici­mos fue per­pe­tuar y con­so­li­dar el neo­li­be­ra­lis­mo. Debe­mos hacer­nos car­go de los erro­res que tuvi­mos los sec­to­res movi­li­za­dos duran­te todos estos años.

Otro de los gran­des desa­fíos es pen­sar la plu­ri­na­cio­na­li­dad más allá del Esta­do. Nos pre­gun­ta­mos para qué aspi­rar a ese pro­ce­so si sabe­mos que el Esta­do sigue sien­do una estruc­tu­ra, un ente, un apa­ra­to que va mucho más allá de una pre­si­den­cia y que per­pe­túa la colo­nia­li­dad y las repre­sio­nes de mane­ra per­ma­nen­te. Enton­ces, ¿cómo pen­sa­mos más allá del Esta­do, más allá del capi­ta­lis­mo? ¿Cómo cons­truir la plu­ri­na­cio­na­li­dad más allá del esta­do? ¿Cómo cons­truir una plu­ri­na­cio­na­li­dad que no sea exclu­si­va­men­te tener más esca­ños para los pue­blos ori­gi­na­rios? ¿Cómo cons­trui­mos comu­ni­dad polí­ti­ca arti­cu­la­da y no solo de los pue­blos ori­gi­na­rios, tam­bién lo mes­ti­zo, lo afro, lo migran­te, sec­to­res rura­les, des­ocu­pa­dos? Lla­mo a pen­sar en esos desa­fíos, sobre todo con estos pro­ce­sos de apren­di­za­jes de errores.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *