Perú. Que nos espe­ra el 2021

Salo­món Ler­ner Ghi­tis /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de enero de 2021

El año 2020 nos deja­rá con cifras real­men­te alar­man­tes, 4.5 millo­nes de per­so­nas cae­rán en la pobre­za, la pobre­za mone­ta­ria se incre­men­ta­rá a 39.9% un aumen­to de 1.2 millo­nes cae­rán en la pobre­za mone­ta­ria. En zonas rura­les se incre­men­ta­rá de 48.3 % a 62.3 % y la pobre­za extre­ma lle­ga­rá al 9.5% es decir, 974,000 per­so­nas, mas de 1 millón de niños, niñas y ado­les­cen­tes cae­rán en la pobre­za y 500 en la pobre­za extre­ma (fuen­te UNICEF).

Si la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca duran­te el 2021 de acuer­do al esti­ma­do del BCR y el MEF la pobre­za mone­ta­ria podría redu­cir­se de 39.9 a 32.1 %. La pobre­za urba­na de 32.2 % a 24.3% y la rural de 62.3 % o 33.8 %; la pobre­za extre­ma de 9.5% a 5.6% es decir, esta­re­mos en los por­cen­ta­jes de hace una déca­da (2010).

El incre­men­to de la vio­len­cia hacia las muje­res es otro impor­tan­te hito que nos deja el año 2020, entre enero y octu­bre 79,200 muje­res han sido víc­ti­mas de abu­so, de ellas 16,060 son niñas y ado­les­cen­tes de las cua­les 5,808 fue­ron víc­ti­ma de vio­len­cia sexual y 4,226 de vio­len­cia físi­ca y 6,026 de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca. Se habían repor­ta­do 111 casos de femi­ni­ci­dios y más de 200 ten­ta­ti­vas por el mis­mo delito.

Este dra­ma lo ten­dre­mos que afron­tar imple­men­tan­do un pre­su­pues­to espe­ci­fi­co para los temas de vio­len­cia y las muni­ci­pa­li­da­des deben prio­ri­zar el rol de las Demunas.

La segu­ri­dad ciu­da­da­na, ane­mia y des­nu­tri­ción que tota­li­za 4.5 millo­nes de per­so­nas con inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria seve­ra, la ane­mia lle­ga­ría al 48% de la pobla­ción infan­til menor de 5 años y la des­nu­tri­ción al 18%. 

Debe­ría de imple­men­tar­se para redu­cir la ane­mia y des­nu­tri­ción los bonos ali­men­ta­rios a la pobla­ción real­men­te vul­ne­ra­bles, apo­yo a los muni­ci­pios para entre­ga de ali­men­tos a come­do­res popu­la­res y ollas comu­nes imple­men­tan­do pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción para su sos­te­ni­bi­li­dad y uso nutri­cio­nal de los ali­men­tos que se dis­tri­bu­yan. La empre­sa pri­va­da debe­rá seguir jugan­do un rol impor­tan­te en la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de los alimentos.

El minis­te­rio de Edu­ca­ción esti­mó 300,000 alum­nos, es decir, 15% de la pobla­ción deser­to­ra y 110,000 de edu­ca­ción bási­ca se tras­la­da­rán de escue­las pri­va­das a públi­cas. A nivel nacio­nal solo 40% de hoga­res tie­ne acce­so a inter­net y solo el 5.6% de la pobla­ción rural tie­ne acce­so a inter­net. Los pro­gra­mas Apren­do en Casa según la Red de Muni­ci­pa­li­da­des Urba­nas y rura­les del Perú (REMURPE) de 500 gobier­nos 462 tie­nen difi­cul­ta­des y 268 pro­vin­cias de zonas rura­les. El 75% de las deser­cio­nes son por cau­sas eco­nó­mi­cas y 12% por pro­ble­mas familiares.

Se ten­drá que emen­dar duran­te el 2021 la pro­vi­sión de Tables, mejo­rar la conec­ti­vi­dad espe­cial­men­te en zonas rura­les (TV, radio o inter­net) apo­yo eco­nó­mi­co para evi­tar el pro­ble­ma de las deser­cio­nes y revi­sión de los pro­gra­mas a dis­tan­cia con la debi­da capa­ci­ta­ción a los nues­tros sobre todo en zonas bilingües.

En lo polí­ti­co nos espe­ra un pro­ce­so elec­to­ral don­de se eli­mi­na­ron las fuer­zas polí­ti­cas en pug­nas para ir a una con­fron­ta­ción final que pro­cla­me al nue­vo pre­si­den­te que regi­rá los des­ti­nos del país del 2021 al 2026 segu­ra­men­te con un legis­la­ti­vo frag­men­ta­do lo que indu­ci­rá a un eje­cu­ti­vo muy débil que lo obli­ga­ra a des­ple­gar nego­cia­cio­nes muy difí­ci­les de unir a las fuer­zas demo­crá­ti­cas pro­gre­sis­tas para gober­nar con un rela­ti­vo éxi­to político.

En este perio­do de tran­si­ción el gobierno debe­rá prio­ri­zar el tema de salud con­si­guien­do ini­ciar las vacu­na­cio­nes masi­vas a las pobla­cio­nes vul­ne­ra­bles y a exten­der las redes de ser­vi­cios médi­cos en for­ma des­cen­tra­li­za­da y el some­ti­mien­to foca­li­za­do del con­fi­na­mien­to en los luga­res estratégicos.

La bús­que­da de empleo será otro de los temas que debe­rá abor­dar­se en for­ma inme­dia­ta espe­cial­men­te en la pobla­ción juve­nil y otor­gán­do­se cré­di­tos a tasas y pla­zos razo­na­bles para las Pymes independientes.

En nues­tro comer­cio inter­re­gio­nal bus­que­mos de mejo­rar la infra­es­truc­tu­ra y la logís­ti­ca para ir crean­do cade­nas de valor regio­nal espe­cial­men­te en nues­tros veci­nos más cer­ca­nos, Chi­le, Boli­via, Bra­sil y Ecua­dor. Man­te­ner el incre­men­to de la inver­sión públi­ca en los pro­yec­tos en mar­cha, recons­truc­ción el nor­te con el apo­yo del gobierno bri­tá­ni­co, for­ma­li­zar la refi­ne­ría de Tala­ra, ini­ciar Cha­vi­mo­chic III, Línea del Metro, Majes Siguas, e impul­sar los pro­yec­tos pri­va­dos de los puer­tos de Chan­cay y San Mar­tín, inver­sio­nes mine­ras, espe­cial­men­te Que­lla­ve­co, Mine­ra Jus­ta. Refor­za­mien­to de la conec­ti­vi­dad de fibra ópti­ca y el impul­so de las obras de agua y sanea­mien­to en las dife­ren­tes regio­nes del país.

Lici­tar el tren de cer­ca­nías, las ferro­vías hacia Boli­via des­de el puer­to de Ilo o Mata­ra­ni e impul­sar el apo­yo al agro fami­liar. Tareas indis­pen­sa­bles para que las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to del PBI sean cer­te­ras y se pue­da paliar el des­cen­so del año 2020 que hizo retro­ce­der en una década.

Final­men­te abor­da­mos el 2021 con una coyun­tu­ra cru­cial en lo social en el país, hemos enfren­ta­do déca­das de impo­si­cio­nes, menos que acuer­dos y hoy vivi­mos estos últi­mos meses de movi­mien­tos socia­les que recha­zan el pac­to social con des­igual­dad, es momen­to que las éli­tes asu­man su rol his­tó­ri­co como lo des­cri­bía José Car­los Mariá­te­gui de cla­se diri­gen­te y no con­ten­tar­se con ope­rar como cla­se dominante.

Debe­mos ter­mi­nar con la fan­ta­sía eco­nó­mi­ca de ser efi­cien­tes solo en la macro­eco­no­mía y se siga con la inefi­ca­cia de sec­to­res impor­tan­tes que el Esta­do no hace fun­cio­nar. Debe­mos enten­der que los dere­chos socia­les no se pue­den abo­lir y que tar­de o tem­prano debe­rá exis­tir la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca que pasa por recha­zar el prin­ci­pio de seguir cre­cien­do eco­nó­mi­ca­men­te y no saber gas­tar el dine­ro públi­co para mejo­rar la vida de la gen­te en edu­ca­ción, salud, agua y sanea­mien­to, conec­ti­vi­dad, etc. Siem­pre se pri­vi­le­gia cre­cer, pero nun­ca gas­tar, prio­ri­zar el mode­lo, la eco­no­mía, la con­fian­za en la inver­sión. Sin embar­go, hemos teni­do uno de los más bajos ratios de pre­sión tri­bu­ta­ria de Lati­noa­mé­ri­ca que ha impe­di­do el gas­to públi­co en lo que deman­da la mayo­ría de la pobla­ción perua­na, es decir, ade­cua­da infra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios públi­cos: agua, luz, salud, edu­ca­ción, conec­ti­vi­dad, etc. 

El 2021 es impor­tan­te por­que cum­pli­mos el Bicen­te­na­rio de nues­tra inde­pen­den­cia y no nos deben negar el gri­to de ¡Somos libres, seá­mos­lo siem­pre! en nues­tra patria apro­xi­mán­do­nos a mas equi­dad a mas jus­ti­cia social a mas unión, en esta tarea están las nue­vas gene­ra­cio­nes de jóve­nes que así lo han expre­sa­do libre­men­te: sí a la demo­cra­cia con dere­chos sociales.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *