Bra­sil. Jair Bol­so­na­ro reco­rre pla­yas con aren­gas con­tra el dis­tan­cia­mien­to social

Por Dario Pig­not­ti. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de enero de 2021.

«Está lle­van­do a la gen­te al mata­de­ro, dicién­do­le que no se cui­de, que se aglo­me­re», seña­ló la soció­lo­ga Eleo­no­ra Meni­cuc­ci, exmi­nis­tra de Dil­ma Rous­seff. Bra­sil es el segun­do país con más muer­tos por el coronavirus.

Yen­do al mata­de­ro. Jair Bol­so­na­ro pasó los pri­me­ros tres días del año en las pla­yas de San Pablo aren­gan­do a los bañis­tas con­tra el dis­tan­cia­mien­to social y des­de­ñan­do el coro­na­vi­rus. Rodea­do de un núme­ro sobre­ac­tua­do de cus­to­dios el mili­tar reti­ra­do estre­chó la mano de sim­pa­ti­zan­tes, se sacó sel­fies y aupó niños. Siem­pre sin tapa­bo­ca por­que se con­si­de­ra «inmu­ni­za­do» debi­do a que ya con­tra­jo el covid-19, pese que el Minis­te­rio de Salud infor­mó haber detec­ta­do más de qui­nien­tos pacien­tes que se habrían infec­ta­do dos veces.

En varios de los encuen­tros a la vera del mar fue reci­bi­do por nume­ro­so públi­co, a veces al gri­to de «Mito», si bien algu­nos tes­ti­gos denun­cia­ron que una cla­que apa­ren­te­men­te for­ma­da por poli­cías cor­pu­len­tos se infil­tra­ba entre el gen­tío para vivar al líder crean­do una eufo­ria artificial.

«Lo que está hacien­do Bol­so­na­ro no me sor­pren­de, por­que lo conoz­co bien, pero me cau­sa una gran indig­na­ción», decla­ró la soció­lo­ga Eleo­no­ra Meni­cuc­ci, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Fede­ral Pau­lis­ta y exmi­nis­tra duran­te el gobierno de Dil­ma Rousseff.

«Tene­mos a un geno­ci­da al fren­te del gobierno, cuan­do apa­re­ció el virus dijo que era una gri­pe­ci­ta y aho­ra está reco­rrien­do las pla­yas con un men­sa­je terri­ble, está enga­ñan­do a las per­so­nas, está lle­van­do a la gen­te al mata­de­ro, dicién­do­le que no se cui­de, que se aglo­me­re», con­ti­nuó Meni­cuc­ci una expre­sa polí­ti­ca duran­te la dic­ta­du­ra, con una lar­ga mili­tan­cia en la defen­sa de los dere­chos huma­nos y la cau­sa feminista.

Des­de las vís­pe­ra de Navi­dad cuan­do arri­bó al lito­ral atlán­ti­co Bol­so­na­ro reali­zó varios pro­nun­cia­mien­tos ante adic­tos o en las redes socia­les: insi­nuó que Chi­na creó el coro­na­vi­rus, pro­nos­ti­có el «caos y ata­có al gober­na­dor pau­lis­ta Joao Doria (un exbol­so­na­ris­ta) por decre­tar la fase roja de la cua­ren­te­na a par­tir del 1 de enero para evi­tar los contagios.

Eso sí, omi­tió men­cio­nar la detec­ción, por par­te del labo­ra­to­rio pri­va­do DASA, de cua­tro pacien­tes pau­lis­tas que se habrían infec­ta­do con la cepa sur­gi­da en el Rei­no Uni­do, la B 1.1.7„ con­si­de­ra­da más trans­mi­si­ble que la del lina­je original.

Tras­cen­dió que al menos uno de los afec­ta­dos habría lle­ga­do a Bra­sil pro­ce­den­te de Lon­dres posi­ble­men­te gra­cias a que Bol­so­na­ro pos­ter­gó el cie­rre de las fron­te­ras aéreas con los británicos.

Los aná­li­sis de los cua­tro infec­ta­dos fue­ron entre­ga­dos al ins­ti­tu­to esta­tal Adol­fo Lutz que dará a cono­cer su pare­cer este lunes. Si este lina­je más con­ta­gia­ble ya estu­vie­ra cir­cu­lan­do en San Pablo, el esta­do más pobla­do con 46 millo­nes de habi­tan­tes y miles de per­so­nas aglo­me­ra­das en las pla­yas, es posi­ble que a media­dos de enero se des­ate una «tra­ge­dia» con una dis­pa­ra­da de casos, obser­vó la infec­tó­lo­ga Ho Yeh Li, del Hos­pi­tal de Clínicas.

Bra­sil es el segun­do país en el ran­king mun­dial de falle­ci­mien­tos, con más 196 mil y una cur­va en ascen­so: en diciem­bre hubo el 40 % más de víc­ti­mas fata­les que en noviem­bre a nivel nacio­nal. En San Pablo ese cua­dro es peor, con un cre­ci­mien­to del 57 % de dece­sos en diciembre.

Meu ami­go Neymar

El vier­nes pasa­do Bol­so­na­ro hizo caso omi­so a las adver­ten­cias de los espe­cia­lis­tas sobre la ame­na­za de incre­men­to ace­le­ra­do de las infec­cio­nes al visi­tar la popu­lar Pla­ya Gran­de a la que lle­gó en una lan­cha pro­ce­den­te de la base mili­tar don­de está hos­pe­da­do. Se zam­bu­lló a unos 100 metros de la cos­ta a la que lle­gó nadan­do. Las imá­ge­nes fue­ron edi­ta­das antes de ser divul­ga­das por las redes socia­les. La per­fo­man­ce tuvo gran impac­to nacio­nal y reper­cu­tió en el exterior.

Un inter­nau­ta encon­tró en los archi­vos una foto de hace casi un siglo con Beni­to Mus­so­li­ni, de tor­so des­cu­bier­to, nadan­do ante sus segui­do­res. No sería la pri­me­ra vez que el bol­so­na­ris­mo se ins­pi­ra en la pro­pa­gan­da de los regí­me­nes fas­cis­ta o nazi. O en las pie­zas publi­ci­ta­rias de la dic­ta­du­ra bra­si­le­ña que sacó pro­ve­cho del fút­bol en los años de glo­ria de la selec­ción tri­cam­peo­na del mun­do y el «rey» Pelé.

El lunes pasa­do el pre­si­den­te jugó un par­ti­do amis­to­so en el club San­tos con la casa­ca «10», el mis­mo núme­ro que lució en ese club Pelé. Des­pués del par­ti­do hizo comen­ta­rios crí­ti­cos sobre la vacu­na con­tra el coro­na­vi­rus y ata­có a una perio­dis­ta que qui­so saber por qué Bra­sil aún no comen­zó a inmu­ni­zar, ni lo hará has­ta fines de enero, en la mejor hipótesis.

En su pré­di­ca a favor de las aglo­me­ra­cio­nes tuvo el apo­yo del actual astro de la selec­ción Ney­mar, que patro­ci­nó una supues­ta (nun­ca se con­fir­mó si se hizo) fies­ta para para unas qui­nien­tas per­so­nas duran­te varios días en su man­sión de la pla­ya de Man­ga­ra­ti­ba, en el lito­ral de Río de Janeiro.

El juga­dor del Paris Saint-Ger­main (que tam­bién bri­lló en el San­tos de Pelé) gus­ta de cola­bo­rar con el gobierno (algu­nos dicen que a cam­bio del per­dón o la dis­mi­nu­ción de sus millo­na­rias deu­das fis­ca­les). Antes de reto­nar a París este fin de sema­na el juga­dor ofi­cia­lis­ta se tomó una foto con el sena­dor de ultrra­de­re­cha Fla­vio Bol­so­na­ro, hijo del presidente.

«Machis­ta y negacionista»

La exmi­nis­tra de la car­te­ra de la Mujer duran­te la ges­tión dil­mis­ta, Eleo­no­ra Meni­cuc­ci entien­de que el «machis­mo y el nega­cio­nis­mo» son dos face­tas de la per­so­na­li­dad de Bol­so­na­ro: su exhi­bi­cio­nis­mo atlé­ti­co ante el públi­co que vera­nea en la cos­ta está en armo­nía con su nega­cio­nis­mo y su rece­lo a la vacu­na­ción obli­ga­to­ria. Sos­tie­ne que la resis­ten­cia al gobierno cre­ce­rá jun­to con el for­ta­le­ci­mien­to del movi­mien­to femi­nis­ta que ya en la cam­pa­ña elec­to­ral de 2018 se le plan­tó en uno de los actos más con­cu­rri­do con la con­sig­na «él (Bol­so­na­ro), no».

La sema­na pasa­da el man­da­ta­rio ata­có la apro­ba­ción de la ley de abor­to volun­ta­rio en Argen­ti­na duran­te la mis­ma trans­mi­sión en vivo en las redes socials que dedi­có a pro­fe­ti­zar que «el caos y el infierno» se aba­ti­rán sobre su país si se pro­lon­gan los decre­tos de ais­la­mien­to ante el avan­ce de la covid-19.

Duran­te una entre­vis­ta a la TV 247 Meni­cuc­ci pro­pu­so tomar como refe­ren­cia la mili­tan­cia argen­ti­na que logró cons­truir un con­sen­so y con­quis­tar la mayo­ría par­la­men­ta­ria que posi­bi­li­tó lega­li­zar la inte­rrump­ción del emba­jar­zo. «Quie­ro home­na­jear a las femi­nis­tas argen­ti­nas, ellas fue­ron efi­cien­tí­si­mas, no me can­so de elo­giar­las», cele­bró Menicucci.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *