Argen­ti­na. Falle­ció el poe­ta, músi­co y mili­tan­te Raúl Fer­nán­dez: un gran­de de la solidaridad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de enero de 2020.

Fue ami­go entra­ña­ble de Osval­do Bayer, dis­cí­pu­lo del Cuchi Legui­za­món, intér­pre­te de Ariel Petro­ce­lli, siem­pre mili­tan­te de los dere­chos humanos.

A los 72 años falle­ció ayer en Bue­nos Aires, víc­ti­ma de la covid-19, el com­po­si­tor, poe­ta y mili­tan­te popu­lar sal­te­ño Raúl Geró­ni­mo Fer­nán­dez. El Negro o Indio había con­traí­do la covid-19 y esta­ba inter­na­do des­de diciem­bre últi­mo. En vís­pe­ras de Navi­dad, difun­dió des­de el hos­pi­tal la que sería su últi­ma obra, Paz, y pidió a sus alle­ga­dos que la vira­li­za­ran: «Que recuer­de el hom­bre que algu­na vez fue niño», deseó. 

Paz fue dedi­ca­da a Osval­do Bayer, su entra­ña­ble ami­go a quien cui­dó amo­ro­sa­men­te en sus últi­mos años. 

Aun­que se había jubi­la­do como direc­tor de la impren­ta de la Facul­tad de Eco­no­mía de la UBA, don­de como tra­ba­ja­dor no docen­te com­par­tió mili­tan­cia con el enton­ces estu­dian­te Axel Kici­llof, el Indio Fer­nán­dez lle­gó a Bue­nos Aires como lo que siem­pre fue: un músi­co, com­po­si­tor y, en toda su vida, un mili­tan­te popular.

«Él nació en el 48, el año de la decla­ra­ción de los dere­chos huma­nos, por los cua­les él luchó toda su vida», recor­dó ayer su her­ma­na Susa­na Fer­nán­dez, la menor de cin­co her­ma­nos que habló de su parien­te con temor de dejar fue­ra de regis­tro aspec­tos impor­tan­tes de su vida. 

Sien­do muy joven, el Indio fue par­te del gru­po Géne­sis. «Con Ariel Petro­ce­lli habían com­pues­to la obra Pedro el cam­pe­sino», ya en la épo­ca de la Tri­ple A «y cuan­do iban a pre­sen­tar la obra, habían pues­to una bom­ba en el tea­tro don­de iban a pre­sen­tar­la». Susa­na recor­dó que para tra­tar de sor­tear la cen­su­ra la obra fue rebau­ti­za­da como Lui­si­to Ter­nu­ra, que tam­bién fue censurada. 

«Era muy talen­to­so, tenía una voz impre­sio­nan­te y una crea­ti­vi­dad inva­lua­ble», ase­gu­ró Susa­na. Raúl tam­bién fue alumno del Cuchi Legui­za­món, que era vecino de la fami­lia, al lado del gran cine Bal­car­ce, sobre la calle homó­ni­ma en la ciu­dad de Sal­ta. «Él se jun­ta­ba en la pla­za Güe­mes con el Cuchi, y el Cuchi le hacía escu­char los tonos de los pája­ros. Habla­ba mucho con el Cuchi». 

En 2002 el Indio Fer­nán­dez cono­ció a Osval­do Bayer «y no se sepa­ró más», en lo que para su her­ma­na es una mues­tra de la «cali­dad huma­na» de Raúl, «que era ese tipo de per­so­nas que el patriar­ca­do, por ejem­plo, no se regis­tra­ba en él», por­que no tenía incon­ve­nien­tes de asu­mir fun­cio­nes de cui­da­do, como lo hizo con el autor de La Pata­go­nia rebel­de

«Lo cui­dó y lo amó como ami­go, como her­mano, como hijo, como un hijo más, has­ta que Osval­do falle­ce. Él lo cui­da­ba, cuan­do toda­vía Osval­do esta­ba vital y se podía mover, fue­ron jun­tos al sur, pelea­ron para que cam­bien el nom­bre de Julio Roca en la Pata­go­nia por el nom­bre de las que resis­tie­ron a los fusi­la­mien­tos» de peo­nes rurales. 

Mien­tras esta­ba en la Argen­ti­na, Osval­do Bayer y Raúl iban todos los jue­ves a la mar­cha de las Madres de Pla­za de Mayo. Un día empe­za­ron a ir des­pués al monu­men­to al geno­ci­da Roca, «iban todos los jue­ves soli­tos, has­ta que se les empe­zó a sumar gen­te de las comu­ni­da­des mapu­ches, y los jue­ves esta­ban empa­pe­lan­do el monu­men­to con megá­fo­nos dos lucha­do­res soli­ta­rios que cada vez eran menos soli­ta­rios y que fue­ron como un faro de lucha con­tra la natu­ra­li­za­ción de los geno­ci­dios his­tó­ri­cos, la hipo­cre­sía de la his­to­ria que a muchos geno­ci­das se los colo­ca en un monumento». 

Para Susa­na, la menor de los cin­co her­ma­nos, la últi­ma par­te de la vida de Raúl fue «lo más impor­tan­te» por­que si bien fue un músi­co toda su vida, es en esta últi­ma eta­pa en que se vol­có aún más «a la lucha, que su crea­ti­vi­dad la vol­ca­ra a la denun­cia, a la rei­vin­di­ca­ción de los dere­chos, a expo­ner el dolor. Lo últi­mo que escri­bió fue para la paz, por ejem­plo, eso fue lo que pidió él para la Navi­dad que lo viralizáramos». 

En 2016, en una char­la sobre perio­dis­mo alter­na­ti­vo, de la que par­ti­ci­pó en repre­sen­ta­ción de Osval­do Bayer, Raúl Fer­nán­dez dejó algu­nas afir­ma­cio­nes que tam­bién lo des­cri­ben: «Lo más terro­rí­fi­co que hizo este país, que es la des­apa­ri­ción for­za­da», cuestionó. 

Y como mes­ti­zo que se reco­no­cía, con san­gre kolla en sus venas, habló tam­bién de la iden­ti­dad: «El tema de la iden­ti­dad no pasa por el color piel y eso es lo que tene­mos que tener en cuen­ta. Cómo pro­yec­ta­mos, cómo terri­to­ria­li­za­mos nues­tro inte­rior, de eso se tra­ta. Duran­te años a tra­vés de la escue­la posi­ti­vis­ta, sar­mien­ti­na posi­ti­vis­ta, nos han ense­ña­do a mirar afue­ra. Es hora que empe­ce­mos a mirar­nos aden­tro y terri­to­ria­li­zar nues­tro inte­rior«, ase­gu­ró.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *