Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Neo­li­be­ra­lis­mo del mun­do post-pan­de­mia: el nue­vo asal­to al agua y las rutas del capi­ta­lis­mo azul

Por Emi­liano Teran Man­to­va­ni. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de enero de 2021.

«Los con­tra­tos de futu­ros de dere­chos de uso del agua, sur­gen de la pre­vi­sión de esca­sez del líqui­do para los pró­xi­mos años –sobre todo en zonas geo­grá­fi­cas más secas – , algo sobre lo que se han veni­do gene­ran­do fuer­tes alar­mas a lo lar­go del siglo XXI. El capi­tal finan­cie­ro pare­ce dar­nos otra señal más de que el ‘futu­ro’ nos ha alcan­za­do. Y aun­que algu­nos tra­tan de mini­mi­zar el hecho, sus impli­ca­cio­nes son múl­ti­ples: expre­sa un cla­ro avan­ce para con­ver­tir el agua en un indis­cu­ti­ble com­mo­dity –y derro­car toda su tra­di­ción de bien públi­co y común – , abre la puer­ta a una cla­ra inser­ción del vital líqui­do en la des­qui­cia­da lógi­ca del capi­tal finan­cie­ro –domi­na­da por el lucro de un puña­do de gru­pos – , y reve­la un esca­lo­frian­te ace­le­rón hacia el abis­mo, cuan­do más bien todas la voces y fuer­zas socia­les y polí­ti­cas sen­sa­tas en el mun­do están cla­man­do por cam­bios urgen­tes para evi­tar un esce­na­rio ambien­tal­men­te catastrófico».

Se han pren­di­do las alar­mas a nivel mun­dial en la segun­da sema­na de diciem­bre, cuan­do CME Group –una com­pa­ñía inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­da en los mer­ca­dos de deri­va­dos finan­cie­ros– comen­zó a coti­zar en bol­sa dere­chos de uso del agua en Cali­for­nia, espe­cí­fi­ca­men­te en mer­ca­dos de futu­ros. Sí, del agua.

Los mer­ca­dos de futu­ros (futu­res Exchan­ge), que per­mi­ten la rea­li­za­ción de con­tra­tos de com­pra o ven­ta de com­mo­di­ties para una fecha futu­ra pac­tan­do el pre­cio y las con­di­cio­nes en el pre­sen­te, son fun­da­men­tal­men­te nue­vos ámbi­tos de enri­que­ci­mien­to (espe­cu­la­ti­vo y ren­tis­ta) que crea el capi­tal finan­cie­ro sobre la base de dos fac­to­res muy sen­si­bles que se poten­cian en la cri­sis civi­li­za­to­ria: la ines­ta­bi­li­dad y la esca­sez, vin­cu­la­das a las ‘mate­rias pri­mas’. Ines­ta­bi­li­dad, que se inten­si­fi­ca con el caos domi­nan­te, la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, la con­flic­ti­vi­dad polí­ti­ca y fac­to­res ambien­ta­les y cli­má­ti­cos cada vez más inten­sos, que ponen en jaque el acce­so a cose­chas y los bie­nes comu­nes en gene­ral. Esca­sez, que tie­ne que ver no sólo con las des­igual­da­des rei­nan­tes y con la dra­má­ti­ca degra­da­ción de los medios socio-eco­ló­gi­cos de vida, sino prin­ci­pal­men­te con el des­qui­cia­do rit­mo de con­su­mo impul­sa­do por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, a una velo­ci­dad que la capa­ci­dad de rege­ne­ra­ción de los eco­sis­te­mas no pue­de aguan­tar. Y el agua para el uso humano está cla­ra­men­te inser­ta­da en esta diná­mi­ca depre­da­do­ra. Algo ver­da­de­ra­men­te muy peligroso.

Los con­tra­tos de futu­ros de dere­chos de uso del agua, sur­gen de la pre­vi­sión de esca­sez del líqui­do para los pró­xi­mos años –sobre todo en zonas geo­grá­fi­cas más secas – , algo sobre lo que se han veni­do gene­ran­do fuer­tes alar­mas a lo lar­go del siglo XXI. El capi­tal finan­cie­ro pare­ce dar­nos otra señal más de que el ‘futu­ro’ nos ha alcan­za­do. Y aun­que algu­nos tra­tan de mini­mi­zar el hecho, sus impli­ca­cio­nes son múl­ti­ples: expre­sa un cla­ro avan­ce para con­ver­tir el agua en un indis­cu­ti­ble com­mo­dity –y derro­car toda su tra­di­ción de bien públi­co y común – , abre la puer­ta a una cla­ra inser­ción del vital líqui­do en la des­qui­cia­da lógi­ca del capi­tal finan­cie­ro –domi­na­da por el lucro de un puña­do de gru­pos – , y reve­la un esca­lo­frian­te ace­le­rón hacia el abis­mo, cuan­do más bien todas la voces y fuer­zas socia­les y polí­ti­cas sen­sa­tas en el mun­do están cla­man­do por cam­bios urgen­tes para evi­tar un esce­na­rio ambien­tal­men­te catastrófico.

Este paso recien­te en la mer­can­ti­li­za­ción y finan­cia­ri­za­ción del agua no pare­ce ser algo que pue­da pasar desapercibido.

La ruta his­tó­ri­ca del asal­to sobre el agua:

La coti­za­ción en bol­sa de dere­chos de uso del agua en Cali­for­nia no es un hecho ais­la­do. En reali­dad refle­ja una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca en los pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción, mer­can­ti­li­za­ción, y más recien­te­men­te, finan­cia­ri­za­ción del agua en los sis­te­mas moderno-capi­ta­lis­tas. Su géne­sis está en los pro­ce­sos de cer­ca­mien­to de bie­nes comu­nes entre los siglos XVI y XVIII, fun­da­men­ta­les en la emer­gen­cia del capi­ta­lis­mo mun­dial, en los que los sis­te­mas hidro­grá­fi­cos tam­bién fue­ron sien­do incor­po­ra­dos a la lógi­ca de acu­mu­la­ción de capi­tal, gene­ran­do con­si­de­ra­bles impac­tos y trans­for­ma­cio­nes en estos, así como en diver­sas for­mas pre­exis­ten­tes de ges­tión comu­ni­ta­ria del agua. Sin embar­go, para enton­ces el agua seguía sien­do una sus­tan­cia común, dis­po­ni­ble a todos, si se quie­re, un recur­so abier­to.

Es a par­tir de las Revo­lu­cio­nes Indus­tria­les en las que se va a con­fi­gu­rar un nue­vo meta­bo­lis­mo hídri­co inten­si­vo, don­de el agua va a ser tra­ta­da como un ‘recur­so’, y dispu­tada por dife­ren­tes ramas de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta: para usos reque­ri­dos por la manu­fac­tu­ra y la indus­tria pesa­da, para el ver­ti­do de dese­chos, para acti­vi­da­des extrac­ti­vas flu­via­les y marí­ti­mas, entre otras. Con “La Gran Ace­le­ra­ción”, el nue­vo sal­to del capi­ta­lis­mo de la post-gue­rra (+1945) que va a des­ple­gar un nivel de con­su­mo de mate­ria­les y ener­gía sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de la huma­ni­dad, entra­re­mos en una des­qui­cia­da diná­mi­ca de uso del agua –enor­mes sis­te­mas de rie­go, expan­sión de la dis­tri­bu­ción de aguas has­ta otras geo­gra­fías, dra­má­ti­co cre­ci­mien­to de la hue­lla hídri­ca de las indus­trias y el sec­tor ser­vi­cios, etc– que va a comen­zar a soca­var dra­má­ti­ca­men­te nume­ro­sas fuen­tes aptas para el con­su­mo, lle­ván­do­nos a una situa­ción muy com­pro­me­ti­da has­ta nues­tros días. A pesar de ello, pri­mor­dial­men­te en los siglos XIX y XX, con la con­so­li­da­ción de los pro­yec­tos repu­bli­ca­nos con­tem­po­rá­neos, se iba esta­ble­cien­do una masi­fi­ca­ción del ser­vi­cio de agua para los ciu­da­da­nos, posi­bi­li­ta­do por medio de la ges­tión públi­ca, algo que iba a asen­tar­se des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, con más cla­ri­dad en el Nor­te Glo­bal, pero tam­bién en otras regio­nes como Amé­ri­ca Latina.

A par­tir de la déca­da de los 70 y 80, a la par que comien­za a cre­cer la preo­cu­pa­ción mun­dial por la con­ser­va­ción del agua, el mode­lo de la pos­gue­rra va a entrar en cri­sis dan­do paso al neo­li­be­ra­lis­mo. Este es qui­zás el hito más impor­tan­te y recien­te de esta ruta his­tó­ri­ca del asal­to sobre el agua: con la expan­sión de la glo­ba­li­za­ción, comien­za un pro­ce­so de mer­can­ti­li­za­ción de todos los ámbi­tos de la vida, que va a tener un impac­to sin pre­ce­den­tes en los sis­te­mas de ges­tión del líqui­do. El empu­je glo­bal pri­va­ti­za­dor y mer­can­ti­li­za­dor, prin­ci­pal­men­te des­de los años 90, va a inten­tar des­pla­zar los dere­chos colec­ti­vos o públi­cos pre­exis­ten­tes en rela­ción al agua. Van sur­gien­do pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción de sis­te­mas públi­cos loca­les y muni­ci­pa­les, de repre­sas, acue­duc­tos, entre otros; com­pras de dere­chos de acce­so de aguas sub­te­rrá­neas y cuen­cas hidro­grá­fi­cas; aumen­to del con­trol pri­va­do de sis­te­mas de rie­go; empren­di­mien­tos eco­nó­mi­cos de sis­te­mas de puri­fi­ca­ción de agua, plan­tas de desa­li­ni­za­ción y otras tec­no­lo­gías para ampliar el acce­so al líqui­do; expan­sión de la indus­tria del agua embo­te­lla­da; y el pos­te­rior sur­gi­mien­to de fon­dos e índi­ces bur­sá­ti­les y comer­cia­les orien­ta­dos exclu­si­va­men­te al “nego­cio” del líqui­do, tales como el Sum­mit Water Equity Fund. Todo esto, en el mar­co de un pro­ce­so de inten­si­fi­ca­ción aún mayor de la hue­lla hídri­ca y la degra­da­ción de las cuen­cas hidro­grá­fi­cas y fuen­tes de esta vital sustancia.

El impul­so de este tipo de polí­ti­cas se gene­ró des­de gobier­nos bajo la influen­cia del Con­sen­so de Washing­ton, el cre­ci­mien­to de empre­sas pri­va­das encar­ga­das del asun­to del agua, pero tam­bién de orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les como el Ban­co Mun­dial o Cepal, que esti­mu­la­ron la idea de que el cre­cien­te pro­ble­ma hídri­co era un pro­ble­ma de ‘efi­cien­cia’, y que el mer­ca­do y el sec­tor pri­va­do eran los que podrían mejo­rar esa ges­tión. Exis­ten casos don­de los for­ma­tos de pri­va­ti­za­ción y mer­can­ti­li­za­ción del vital líqui­do avan­za­ron con­si­de­ra­ble­men­te, como en Chi­le, don­de bajo la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet, la entre­ga de dere­chos de agua a per­pe­tui­dad superó la pro­pia dis­po­ni­bi­li­dad hídri­ca y bene­fi­ció a empre­sas agrí­co­las, fores­ta­les y mine­ras, en detri­men­to de la gen­te. En paí­ses que sue­len carac­te­ri­zar­se por tener gran­des regio­nes secas, se fue­ron desa­rro­llan­do mer­ca­dos para la com­pra y ven­ta de dere­chos de uso del agua, tales como Aus­tra­lia, Esta­dos Uni­dos, Espa­ña, Sudá­fri­ca, Rei­no Uni­do, Irán, y otros del sur de Asia. En paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, como Boli­via o Argen­ti­na, polí­ti­cas de pri­va­ti­za­ción del ser­vi­cio de agua no logra­ron sos­te­ner­se debi­do a pro­tes­tas y esta­lli­dos socia­les que recha­za­ron que el sumi­nis­tro se hubie­se vuel­to tan cos­to­so, sobre todo para los sec­to­res más empo­bre­ci­dos de la sociedad.

Todos estos pro­ce­sos de neo­li­be­ra­li­za­ción hídri­ca han esta­do en per­ma­nen­te bús­que­da de avan­ce y posi­cio­na­mien­to en nume­ro­sos paí­ses en el siglo XXI. La crea­ción del índi­ce ‘Nas­daq Veles Cali­for­nia Water’ en octu­bre de 2018 por par­te del men­cio­na­do CME Group, con el fin de colo­car un mar­ca­dor bur­sá­til de futu­ros del agua en Cali­for­nia, tie­ne como ante­ce­den­te pró­xi­mo la for­ma­ción de mer­ca­dos de futu­ros que invo­lu­cra­ron per­ver­sa­men­te a los ali­men­tos des­de 2008, como pasó con el tri­go, el cacao o el arroz. Esto pro­vo­ca­ría que la gran ban­ca pri­va­da trans­na­cio­nal des­ti­na­ra enor­mes cifras a la com­pra de dichos títu­los, mien­tras se espe­cu­la­ba con los mis­mos, dis­pa­ran­do los pre­cios de los ali­men­tos y aumen­tan­do la can­ti­dad de ham­brien­tos en el mundo.

Mien­tras estos meca­nis­mos de pri­va­ti­za­ción, mer­can­ti­li­za­ción y finan­cia­ri­za­ción del agua han bus­ca­do avan­zar como supues­tas solu­cio­nes a este pro­ble­ma mun­dial, en el pla­ne­ta tene­mos alre­de­dor de 2.200 millo­nes de per­so­nas que no cuen­tan con ser­vi­cio de agua pota­ble segu­ro , 4.200 millo­nes de per­so­nas que no cuen­tan con ser­vi­cio de sanea­mien­to ade­cua­do y unas 3.000 millo­nes que care­cen de ins­ta­la­cio­nes bási­cas para el lava­do de manos. Las cifras son dra­má­ti­cas y más bien reve­lan el tras­fon­do de un mode­lo civi­li­za­to­rio que des­tru­ye ace­le­ra­da­men­te los medios de vida en el pla­ne­ta, al tiem­po que fun­cio­na para el enri­que­ci­mien­to de unos pocos, a cos­ta de crear enor­mes des­igual­da­des en el acce­so a la rique­za y los bie­nes comunes.

El agua y los nue­vos ‘enclo­su­res’: capi­ta­lis­mo azul y neo­li­be­ra­lis­mo extremo:

A nues­tro jui­cio, la coti­za­ción en bol­sa de valo­res de dere­chos de uso del agua –algo que ade­más abre la puer­ta para finan­cia­ri­zar direc­ta­men­te al líqui­do – , es la expre­sión de un poten­cial neo­li­be­ra­lis­mo de ter­ce­ra gene­ra­ción, uno de carác­ter extre­mo que se aco­mo­da a este actual tiem­po de umbra­les, de ‘even­tos extre­mos’, de capi­ta­lis­mo del desas­tre per­ma­nen­te y que nos pre­sen­ta varia­dos y per­tur­ba­do­res dis­po­si­ti­vos para avan­zar hacia las últi­mas fron­te­ras de vida –geo­grá­fi­cas, de bie­nes comu­nes, de cuer­pos, de ámbi­tos vita­les, de mar­cos de pen­sa­mien­to– y de los sis­te­mas de dere­chos socia­les y ambien­ta­les, seria­men­te ame­na­za­dos por lógi­cas de esta­do de excep­ción y regí­me­nes de gue­rra permanente.

Jugar con el agua es una medi­da extre­ma, pero el capi­tal finan­cie­ro ante un sis­te­ma eco­nó­mi­co en cri­sis, ha cata­lo­ga­do la “indus­tria del agua” como uno de los nego­cios más esta­bles y pre­de­ci­bles, una de las inver­sio­nes más segu­ras y ren­ta­bles a lar­go pla­zo, que pre­ci­sa­men­te podrían pro­te­ger el dine­ro de los inver­so­res cuan­do otros mer­ca­dos se tam­ba­leen. Mis­ma lógi­ca podría apli­car­se con el oxí­geno –o con más exac­ti­tud, el aire lim­pio – , ante ciu­da­des como Zaozhuang, Kara­chi, Delhi, Ciu­dad de Méxi­co o Pekín en las cua­les se levan­tan ‘aler­tas rojas’ o ‘aler­tas ambien­ta­les’ por la terri­ble con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca. Difí­cil no aso­ciar estos hechos con lite­ra­tu­ra y cine­ma­to­gra­fía dis­tó­pi­ca y de cien­cia fic­ción; lamen­ta­ble­men­te en oca­sio­nes la reali­dad supera la ficción.

En la encru­ci­ja­da exis­ten­cial en la que nos encon­tra­mos, antes que tomar medi­das urgen­tes ante la situa­ción hídri­ca y ambien­tal glo­bal, el capi­ta­lis­mo y la polí­ti­ca sin nin­gún escrú­pu­lo, des­de un nihi­lis­mo puro, abren cami­nos para que bui­tres finan­cie­ros ron­den des­de sus altu­ras al agua, algo abso­lu­ta­men­te abominable.

El mar­co más amplio de estos pro­ce­sos de des­po­jo hídri­co, de estos nue­vos ‘enclo­su­res’, es lo que podría­mos lla­mar un capi­ta­lis­mo azul, una estra­te­gia de lar­go pla­zo de asal­to de este neo­li­be­ra­lis­mo extre­mo, orien­ta­do a la acu­mu­la­ción de capi­tal, mate­ria­les y ener­gía, a par­tir del mun­do marino y los eco­sis­te­mas de agua dul­ce –el deno­mi­na­do ‘Mun­do Azul’. En diver­sos pla­nes eco­nó­mi­cos de orga­nis­mos como la Unión Euro­pea o la FAO, se expli­ci­ta la extra­po­la­ción de la lógi­ca del cre­ci­mien­to al mun­do acuá­ti­co: bio­tec­no­lo­gía mari­na, ener­gía del océano, mine­ría en los lechos mari­nos, turis­mo de cos­ta, acua­cul­tu­ra, entre otros. Todo esto, plan­tea­do en nom­bre de la ‘sos­te­ni­bi­li­dad’, la inno­va­ción y el cre­ci­mien­to ‘inte­li­gen­te’ e inclu­si­vo. No hay fron­te­ra que la expan­sión capi­ta­lis­ta no haya imaginado.

Somos uno con el agua, somos de agua. El inelu­di­ble cam­bio civilizatorio:

El deli­ca­do pro­ble­ma del agua en la actua­li­dad no está basa­do úni­ca­men­te en las difi­cul­ta­des para lograr una más efi­cien­te ges­tión del “recur­so”; en reali­dad, nos expre­sa con cla­ri­dad el nivel de madu­ra­ción que ha alcan­za­do la cri­sis civi­li­za­to­ria, en la cual lo que está hoy en entre­di­cho es la posi­bi­li­dad de la vida en pla­ne­ta, tal y como la hemos cono­ci­do has­ta ahora.

La cri­sis del agua es la cri­sis del ser humano. La con­di­ción pato­ló­gi­ca, el umbral epi­de­mio­ló­gi­co que hemos cru­za­do en la actua­li­dad no tie­ne sólo que ver con la apa­ri­ción de la pan­de­mia de la COVID19, o inclu­so de la cade­na de pan­de­mias de menor nivel que hemos vivi­do en las últi­mas déca­das (Mers, ébo­la, zika, etc); esta­mos colec­ti­va­men­te enfer­mos en la medi­da en la que los ele­men­tos vita­les que nos cons­ti­tu­yen se han veni­do enfer­man­do (sis­te­mas hidro­grá­fi­cos, eco­sis­te­mas, aire, cade­nas tró­fi­cas). Esto es una reali­dad inelu­di­ble sobre la que no pode­mos sólo vol­tear la mira­da: la degra­da­ción de la Tie­rra es, direc­ta­men­te, nues­tra pro­pia degradación.

El agua no es mera­men­te un ‘recur­so’, no es un ele­men­to externo a noso­tros; muy al con­tra­rio, somos uno con el agua, somos de agua. Com­pren­der esta fun­da­men­ta­ción eco­ló­gi­ca y onto­ló­gi­ca del humano, nos per­mi­ti­ría dar cuen­ta que lo que está en ame­na­za es nues­tra posi­bi­li­dad de ser/​estar en la Tierra.

Ante esta pro­fun­da cri­sis, nada hare­mos con refor­mas. Nece­si­ta­mos de un cam­bio de todo el orden civi­li­za­to­rio impe­ran­te y el cam­bio exi­ge de accio­nes inme­dia­tas. Las fal­sas solu­cio­nes, que pro­mue­ven mer­ca­dos de agua, pri­va­ti­za­cio­nes, solu­cio­nes de capi­tal, fe extre­ma en la tec­no­lo­gía, y ges­tio­nes muy cen­tra­li­za­das, no sólo han falla­do en resol­ver los pro­ble­mas de acce­so, cali­dad y sos­te­ni­bi­li­dad de las fuen­tes de agua, sino que en reali­dad han sido par­te del pro­ble­ma, al con­ce­bir este ele­men­to vital como un mero ‘recur­so’, y colo­car el lucro de unos pocos y la apro­pia­ción del líqui­do pri­mor­dial­men­te para la gran indus­tria, como los fac­to­res cen­tra­les de la ges­tión hídrica.

Reque­ri­mos en cam­bio decla­rar el agua como un bien común uni­ver­sal y un dere­cho humano y eco­ló­gi­co, así como garan­ti­zar, sin titu­beos, su acce­so gene­ral para la repro­duc­ción de la vida; tran­si­tar la ruta del decre­ci­mien­to y el post-extrac­ti­vis­mo, a tra­vés de cam­bios eco­nó­mi­cos (agro-eco­lo­gía, eco­tu­ris­mo, etc) que podrían ser gra­dua­les pero que deben comen­zar a mate­ria­li­zar­se aho­ra, y así ini­ciar la urgen­te modi­fi­ca­ción de la hue­lla hídri­ca has­ta adap­tar­la a los rit­mos y ciclos de la natu­ra­le­za; abor­dar la pro­ble­má­ti­ca del agua des­de la ges­tión de las cuen­cas hidro­grá­fi­cas, par­tien­do de res­tau­ra­cio­nes de las mis­mas y de la par­ti­ci­pa­ción más acti­va del ámbi­to social y comu­ni­ta­rio; pro­mo­ver solu­cio­nes loca­les y muni­ci­pa­les de uso, re-uso y sepa­ra­ción de aguas, así como dife­ren­tes tec­no­lo­gías (moder­nas y tra­di­cio­na­les) adap­ta­das a las con­di­cio­nes terri­to­ria­les, como sis­te­mas de reco­lec­ción de agua de llu­via, recar­ga de acuí­fe­ros, entre otros; y la defen­sa y pro­mo­ción de diver­sas con­cep­cio­nes y cos­mo­vi­sio­nes tra­di­cio­na­les sobre el agua, que con­tri­bu­yen a una con­cep­ción más inte­gral, his­tó­ri­ca, eco­ló­gi­ca y espi­ri­tual sobre este vital elemento.

La otra ruta, la de los mer­ca­dos, fon­dos bur­sá­ti­les, indus­trias, bui­tres del agua, es sen­ci­lla­men­te la ruta hacia el abis­mo. Nece­si­ta­mos ele­gir la ruta de la vida.

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *