Boli­via. Elec­cio­nes sub­na­cio­na­les: Demo­cra­cia Inter­na: Entre el basis­mo y el “deda­zo”

Por Juan Car­los Pin­to Quin­ta­ni­lla*; ‑Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de enero de 2020.

Se ha cerra­do una eta­pa más que nos acer­ca al pro­ce­so elec­to­ral de auto­ri­da­des sub­na­cio­na­les a rea­li­zar­se el pró­xi­mo 7 de Mar­zo con la entre­ga de las lis­tas de can­di­da­tos tan­to a muni­ci­pios como a gober­na­cio­nes en todos los depar­ta­men­tos del país. Toda la eta­pa pre­via ha esta­do pla­ga­da de ele­men­tos que hacen a la Demo­cra­cia y a su refle­xión para pro­fun­di­zar la deli­be­ra­ción sobre lo que esta­mos cons­tru­yen­do como país.

Ya no nos sor­pren­de ver que la movi­li­za­ción ciu­da­da­na para las elec­cio­nes sub­na­cio­na­les se incre­men­te, que la par­ti­ci­pa­ción local se haga más visi­ble y que en defi­ni­ti­va las deci­sio­nes popu­la­res pin­ten el mapa polí­ti­co del país con la plu­ri­di­ver­si­dad que somos. Des­de hace algu­nas elec­cio­nes, la pug­na demo­crá­ti­ca se hace toda­vía más inten­sa que las elec­cio­nes nacio­na­les, por cuan­to los nive­les de demo­cra­ti­za­ción lle­gan a los luga­res más cer­ca­nos al ciu­da­dano como son sus muni­ci­pios, en los que ten­drán una labor direc­ta sobre el buen vivir de la ciu­da­da­nía local. Ade­más los can­di­da­tos en su gran mayo­ría son cono­ci­dos y reco­no­ci­dos local­men­te inclu­so por sobre la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca que osten­tan a veces cir­cuns­tan­cial­men­te. Posi­ble­men­te algu­nos can­di­da­tos sean ami­gos, veci­nos o parien­tes de algu­nos, lo que hace esta con­tien­da elec­to­ral mucho más afec­ti­va y de mayo­res expec­ta­ti­vas loca­les para la vida de la gente.

Tam­bién la polí­ti­ca se ha movi­do en ese camino, pues si bien en las elec­cio­nes nacio­na­les se eli­gen dipu­tados uni­no­mi­na­les o bien can­di­da­tos cono­ci­dos cir­cuns­tan­cial­men­te; las elec­cio­nes se mue­ven a tra­vés de par­ti­dos que nor­mal­men­te tie­nen repre­sen­ta­ción nacio­nal. En cam­bio en las elec­cio­nes sub­na­cio­na­les, ade­más de los par­ti­dos (don­de el MAS es la úni­ca orga­ni­za­ción polí­ti­ca con repre­sen­ta­ción en todos los muni­ci­pios del país), par­ti­ci­pan un sin­nú­me­ro de Agru­pa­cio­nes Ciu­da­da­nas que se gene­ran a nivel local en torno a un lide­raz­go, una con­sig­na ciu­da­da­na local o bien el des­pren­di­mien­to de la frac­ción de un par­ti­do, ocu­rri­do por no estar de acuer­do con nom­bra­mien­tos o deci­sio­nes (en reali­dad el pro­pio MAS es el mayor ejem­plo histórico).

Por eso las cau­sas fun­da­men­ta­les que expli­can que en las pasa­das elec­cio­nes el MAS obtu­vie­ra sor­pre­si­va­men­te el 55,10%, y la recu­pe­ra­ción ple­na de la Demo­cra­cia fren­te al gol­pis­mo y la maqui­na­ria polí­ti­ca par­ti­da­ria anti­ma­sis­ta; se encuen­tran en el fren­te común más allá del pro­pio MAS que for­mal­men­te repre­sen­ta­ba la posi­bi­li­dad de que el pro­ce­so de cam­bio con­ti­núe bajo nue­vas con­di­cio­nes y nue­vos apren­di­za­jes. Es por eso que este segun­do esca­lón demo­crá­ti­co, jue­ga con sus pro­pias reglas pero ade­más con todo un apren­di­za­je popu­lar sobre la nece­si­dad de una mayor demo­cra­ti­za­ción en el país y en sus pro­pias organizaciones.

La eta­pa pre­elec­to­ral ha con­cen­tra­do todo este movi­mien­to demo­cra­ti­za­dor que lue­go de un año de gol­pis­mo, bus­ca­ba expre­sar­se en las elec­cio­nes y deci­sio­nes a tomar­se orgá­ni­ca­men­te, tan­to en par­ti­dos como en orga­ni­za­cio­nes socia­les. No se pue­de decir mucho sobre el aba­ni­co de par­ti­dos anti­ma­sis­tas que par­ti­ci­pan y que en defi­ni­ti­va tie­nen todos due­ños de par­ti­do o cúpu­las que eli­gen e invi­tan a sus can­di­da­tos, pues en su mayo­ría care­cen de mili­tan­cia. Aun así par­ti­dos como Demó­cra­tas en San­ta Cruz o Sol. Bo de La Paz, tuvie­ron esci­sio­nes cupu­la­res por des­acuer­dos no com­par­ti­dos. Pero el caso emble­má­ti­co es el pro­pio MAS, que no solo con­tó con un apo­yo popu­lar mayo­ri­ta­rio que le dio el gobierno nacio­nal y más del 50% de la Asam­blea en las elec­cio­nes nacio­na­les, sino con una mili­tan­cia acti­va y movi­li­za­da a lo lar­go del país, y que rápi­da­men­te se puso en cam­pa­ña para ele­gir a sus can­di­da­tos y repre­sen­tan­tes, inme­dia­ta­men­te des­pués de la vic­to­ria nacional.

El pro­pio Evo con su retorno del exi­lio obli­ga­do por los gol­pis­tas, asu­mió la direc­ción del MAS-IPSP, con el man­da­to de con­tri­buir a la reor­ga­ni­za­ción del ins­tru­men­to, y a la elec­ción de los can­di­da­tos en cada depar­ta­men­to y muni­ci­pio del país. A nivel rural y de muni­ci­pios inter­me­dios se rea­li­za­ron asam­bleas, encuen­tros y reunio­nes de con­sen­so para ava­lar las can­di­da­tu­ras ele­gi­das con la base y die­ron muchas luces sobre el nue­vo momen­to demo­crá­ti­co que se vive con la irrup­ción popu­lar. Las difi­cul­ta­des empe­za­ron cuan­do se debía ele­gir a los repre­sen­tan­tes a las Gober­na­cio­nes y de los muni­ci­pios de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país.

Para lle­gar a este momen­to, el MAS-IPSP atro­pe­lla­do por los acon­te­ci­mien­tos, no reali­zó las refle­xio­nes auto­crí­ti­cas que le per­mi­ti­rían mar­car o deli­be­rar el hori­zon­te polí­ti­co por el que lucha, en con­se­cuen­cia, no se reno­va­ron direc­cio­nes polí­ti­cas ni de las pro­pias orga­ni­za­cio­nes socia­les; así como tam­po­co se defi­nie­ron nue­vos sen­ti­dos más demo­crá­ti­cos en la toma de deci­sio­nes, que ale­ja­ran com­por­ta­mien­tos polí­ti­cos cupu­la­res, que en los últi­mos años, se acer­can a pare­cer­se cada vez más a la ver­sión cri­ti­ca­da de los par­ti­dos con due­ños y deci­so­res de la línea polí­ti­ca y de sus representantes.

Sin embar­go en el nue­vo con­tex­to, las deci­sio­nes de las direc­cio­nes depar­ta­men­ta­les y nacio­nal del MAS jun­to a Evo, se movie­ron cla­ra­men­te en el basis­mo como res­pe­to a los espa­cios de deci­sión a nivel rural y como eje cen­tral a las orga­ni­za­cio­nes socia­les que tie­nen una red orgá­ni­ca y de con­trol social sobre las deci­sio­nes. Sin embar­go en las ciu­da­des y par­ti­cu­lar­men­te con las gober­na­cio­nes tro­pe­za­ron con varias com­pli­ca­cio­nes que se arras­tran de diná­mi­cas polí­ti­cas ante­rio­res, y sus­ten­ta­das por diri­gen­tes que bus­can sacar pro­ve­cho par­ti­cu­lar en su cali­dad de bisa­gra entre sus orga­ni­za­cio­nes y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad esta­tal y del pro­pio ins­tru­men­to. Diri­gen­tes que otor­gan ava­les a can­di­da­tos a cam­bio de recur­sos eco­nó­mi­cos de usu­fruc­to per­so­nal, diri­gen­tes que ase­gu­ran y aco­mo­dan a cono­ci­dos o parien­tes en luga­res expec­ta­bles de elec­ción para tener resor­tes en el apa­ra­to esta­tal. Otros que a nom­bre del MAS han extor­sio­na­do o bien sobor­na­do a otros diri­gen­tes para lograr su apo­yo y apa­ren­tar apo­yo popu­lar para ser can­di­da­tos (el caso de El Alto es peno­sa­men­te repre­sen­ta­ti­vo con el ex alcal­de Pata­na). Tam­bién esta con­di­ción puso de mani­fies­to que si bien el MAS tie­ne en las orga­ni­za­cio­nes rura­les un sopor­te fun­da­men­tal, en las ciu­da­des no logró con­for­mar una for­ma orga­ni­za­ti­va que cuen­te con un pro­ce­so orga­ni­za­ti­vo y de con­trol social que sus­ten­te la demo­cra­ti­za­ción inter­na de las decisiones.

Esta estruc­tu­ra mal­tre­cha es la que sos­tie­ne el mayor ins­tru­men­to polí­ti­co que ha teni­do el país, así como el más exi­to­so elec­to­ral y polí­ti­ca­men­te por­que esta sos­te­ni­do por las orga­ni­za­cio­nes socia­les Indí­ge­na Ori­gi­na­ria Cam­pe­si­nas. El divor­cio entre cúpu­las polí­ti­cas del Ins­tru­men­to con las orga­ni­za­cio­nes socia­les de base, hacen al con­flic­to de la Demo­cra­cia posi­ble; por­que el pro­ce­der muchas veces mar­ca­da por el sin­di­ca­lis­mo de cama­ri­llas ha gene­ra­do que las deci­sio­nes se vayan cen­tra­li­zan­do, en lugar de que en este pro­ce­so de cam­bio se abran a una mayor demo­cra­ti­za­ción. En ese con­tex­to el poder for­mal (del MAS) subor­di­na al real (de las orga­ni­za­cio­nes socia­les), cuan­do no aca­ta las deci­sio­nes toma­das en asam­bleas popu­la­res y pre­ten­den que dichas orga­ni­za­cio­nes se vuel­van a subor­di­nar a un poder supe­rior que aun­que popu­lar, sigue impo­nien­do deci­sio­nes trans­gre­dien­do la esen­cia revo­lu­cio­na­ria del pro­ce­so de cambio.

En ese camino ocu­rren los con­flic­tos sobre los can­di­da­tos en Poto­sí, que impues­tos a deda­zo por sobre la deci­sión de las orga­ni­za­cio­nes socia­les del Nor­te de Poto­sí, deja­ron a las orga­ni­za­cio­nes el camino de pre­sen­tar­se a elec­cio­nes median­te una agru­pa­ción polí­ti­ca, con sus can­di­da­tos pro­pios y en alian­za con otros. Es el caso de Tari­ja don­de el can­di­da­to ins­ti­tu­cio­nal, final­men­te fue impues­to a pesar de las movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas; pero don­de el can­di­da­to popu­lar ter­mino acep­tan­do por dis­ci­pli­na polí­ti­ca, para seguir la lucha que es más gran­de que una can­di­da­tu­ra. O el de la rati­fi­ca­ción del can­di­da­to a la gober­na­ción del Beni, cuan­do la demo­cra­ti­za­ción era exi­gi­da por las bases socia­les así como la reno­va­ción posi­ble. Exis­ten otros casos como el de San­ta Cruz don­de de mane­ra salo­mó­ni­ca se bus­có con­sen­suar la par­ti­ci­pa­ción de los can­di­da­tos, asu­mien­do que la ver­da­de­ra bata­lla era por los con­ce­ja­les y asam­bleís­tas que repre­sen­tan regio­nes, orga­ni­za­cio­nes y gru­pos que serán par­te del esque­ma de poder local lue­go de las elecciones.

Pero qui­zás el más emble­má­ti­co y com­pli­ca­do es el que ha ocu­rri­do en el depar­ta­men­to de La Paz cuan­do la direc­ción del MAS jun­to a la regio­nal de El Alto, deci­die­ron nom­brar can­di­da­to a Zaca­rías Maque­ra (Rutu­qui), por sobre las can­di­da­tu­ras de Wil­ma Ala­no­ca y Eva Copa. Esta últi­ma asu­mía ple­na­men­te su can­di­da­tu­ra por el MAS, resul­ta­do de su labor en el Sena­do en la eta­pa gol­pis­ta y que se empe­ñó en resal­tar, pero ade­más des­de la Vice­pre­si­den­cia del Esta­do des­de don­de a lo lar­go del año reali­zó su pro­pia cam­pa­ña de pro­mo­ción en diver­sos espa­cios y con diver­sos sec­to­res alte­ños. Apa­ren­te­men­te había suma­do adhe­sio­nes, apo­ya­da ade­más en el apa­ra­to polí­ti­co del ex alcal­de Pata­na (pre­so por corrup­ción y pro­mo­tor de la can­di­da­tu­ra de Eva al Sena­do) y ex diri­gen­tes de la FEJUVE expul­sa­dos por corrupción.

Ade­más, y eso es muy impor­tan­te, bajo la figu­ra crea­da con la opi­nión públi­ca como alte­ña, joven y valien­te en tan­to estu­vo pre­sen­te como auto­ri­dad del Sena­do en equi­li­brio con el Eje­cu­ti­vo gol­pis­ta, y que se con­vir­tió en el capi­tal sim­bó­li­co de su can­di­da­tu­ra. Sin embar­go no fue ele­gi­da por el ins­tru­men­to, por­que se hizo evi­den­te que Copa basa­da en su pro­pio lide­raz­go iría con cual­quier repre­sen­ta­ción polí­ti­ca, como lo hizo a con­ti­nua­ción al aliar­se con JALLALLA BOLIVIA para par­ti­ci­par en las elec­cio­nes. En esa con­di­ción gene­ra­da ya des­de diciem­bre del 2019, des­pués del gol­pe de Esta­do, Eva fue con­ver­ti­da rápi­da­men­te en el ícono de la paz y la demo­cra­cia por par­te de polí­ti­cos y medios comu­ni­ca­cio­na­les de la opo­si­ción, que han vis­to en ella, la opor­tu­ni­dad del quie­bre des­de la izquier­da del lide­raz­go de Evo Mora­les y del Pro­pio MAS, por cuan­to des­de la dere­cha y de mane­ra exter­na y con­fron­ta­cio­nal no pudie­ron lograrlo.

Aho­ra bien, cami­nan­do por esta expe­rien­cia inten­sa que nos ha toca­do vivir des­de las elec­cio­nes nacio­na­les, tene­mos que refle­xio­nar sobre los cam­bios ocu­rri­dos y en la pers­pec­ti­va popu­lar en cons­truc­ción que con el MAS y más allá del MAS sigue trans­cu­rrien­do. Si asu­mié­ra­mos que el basis­mo como man­da­to de las bases es la regla demo­crá­ti­ca, encon­tra­mos que eso fun­cio­na en las orga­ni­za­cio­nes matri­ces que tie­nen orga­ni­za­cio­nes de base, que dis­cu­ten y deli­be­ran, lue­go deci­den y final­men­te con­tro­lan la eje­cu­ción de sus deci­sio­nes con el con­trol social. El retorno a esta con­di­ción es un triun­fo demo­crá­ti­co interno en esta coyun­tu­ra. Sin embar­go en las otras con­di­cio­nes socie­ta­les, prin­ci­pal­men­te urba­nas, es que encon­tra­mos que el basis­mo para algu­nos se ha con­ver­ti­do en la posi­bi­li­dad de com­prar diri­gen­tes para ava­les, de corrom­per con­cien­cias para gene­rar ama­rres y de sumar gen­te para apa­lan­car ambi­cio­nes personales.

En con­tras­te el lla­ma­do deda­zo, que supues­ta­men­te deci­de sobre las mejo­res opcio­nes des­de el ins­tru­men­to y el lide­raz­go, dema­sia­das veces nos ha impues­to invi­ta­dos sin base ni con­vic­ción polí­ti­ca, pero supues­ta­men­te pota­bles elec­to­ral­men­te. En otras el deda­zo del círcu­lo polí­ti­co, ha toma­do deci­sio­nes sobre los can­di­da­tos en base a opi­nio­nes de minis­tros res­pon­sa­bles de cam­pa­ña (en el ante­rior perio­do), o bien afi­ni­da­des, sim­pa­tías, inclu­so recur­sos para cam­pa­ña o bien nive­les de “coor­di­na­ción” para jugar el papel de engra­na­je con el apa­ra­to polí­ti­co y estatal.

En defi­ni­ti­va esta coyun­tu­ra demo­crá­ti­ca, nos da ele­men­tos para refle­xio­nar sobre el Poder Popu­lar, que debe ser cons­trui­do toman­do en cuen­ta fun­da­men­tal­men­te la For­ma­ción Polí­ti­ca, el amplio deba­te ideo­ló­gi­co y el con­trol social. Solo de esta mane­ra pode­mos cons­truir bases que ten­gan posi­ción polí­ti­ca y éti­ca revo­lu­cio­na­ria, para ser pro­ta­go­nis­tas, con­tro­lar a sus repre­sen­tan­tes y barrer a los opor­tu­nis­tas que solo cami­nan por intere­ses indi­vi­dua­les. Pero tam­bién a las direc­cio­nes que ade­más tomen en cuen­ta esos prin­ci­pios, pue­dan pro­mo­ver esa con­di­ción inter­na en el Ins­tru­men­to para tener cua­dros revo­lu­cio­na­rios y un pue­blo aten­to a ser pro­ta­go­nis­ta siem­pre; enton­ces el deda­zo no exis­ti­rá, y sí la deli­be­ra­ción y la línea polí­ti­ca de dis­cu­sión con pro­pues­ta. Nece­si­ta­mos cua­li­fi­car nues­tra polí­ti­ca inter­cul­tu­ral y revo­lu­cio­na­ria para sumar la línea polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria a la deci­sión de las bases, que prio­ri­ce el hori­zon­te polí­ti­co para lue­go defi­nir quie­nes lo repre­sen­tan mejor éti­ca y polí­ti­ca­men­te en las luchas revo­lu­cio­na­rias, y en las elec­cio­nes como par­te de ellas.

*Socio­lo­go, Diplo­ma­do en Dere­chos Huma­nos. Ex pri­sio­ne­ro poli­ti­co en Demo­cra­cia. Ha escri­to 5 libros. Ha sido coor­di­na­dor y ase­sor de la Pas­to­ral Peni­ten­cia­ria. Escri­be sobre temas rela­cio­na­dos con el sis­te­ma penal y peni­ten­cia­rio ade­mas de temas sin­di­ca­les y de reali­dad nacional.

fuen­te: Bolpress

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *