Argen­ti­na. Ins­truc­cio­nes para pro­du­cir un desierto

Por Nata­lia Gelós, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de enero de 2021. 

Duran­te 2020, los incen­dios pro­vo­ca­ron la muer­te masi­va de ani­ma­les. Los alcan­ces del sacri­fi­cio toda­vía no son cal­cu­la­bles, aun­que lo que sabe­mos sobre el pla­ne­ta pre­anun­cia un des­ca­la­bro: no se pue­den sacar tan­tas car­tas y pre­ten­der que el cas­ti­llo de nai­pes no se des­mo­ro­ne. Imá­ge­nes fede­ra­les del año en que ni el virus más letal del siglo pudo fre­nar la vora­ci­dad extractiva.

Es un agua­rá gua­zú pero ahí, al lado de esas rejas, pare­ce un fan­tas­ma. No sabe­mos cuán­to corrió pero está can­sa­do y se detu­vo: tres de sus lar­gas patas tie­sas y una dobla­da, como si pidie­ra ali­vio, las ore­jas hacia ade­lan­te, el cogo­te y la espal­da arquea­dos. Está des­hi­dra­ta­do. Gol­pea­do por el calor. Podría ser un cuen­to de Hora­cio Qui­ro­ga, alguno de esos dra­mas que viven los bichos en sus fic­cio­nes, pero la esce­na ocu­rre en el Cha­co mien­tras trans­cu­rre octu­bre de 2020. Qui­ro­ga escri­bió sobre estos lobos de crin, sí, en uno de sus cuen­tos –¿qué no escri­bió de esta zona de ver­de afie­bra­do?– y puso: “No hay en toda la sel­va sud­ame­ri­ca­na un ani­mal más aris­co, hura­ño y lige­ro para correr. Tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de cami­nar movien­do al mis­mo tiem­po las patas del mis­mo lado, como lo hace tam­bién la jira­fa”. A ella sí la cono­ce­mos, a la jira­fa. For­ma par­te de la edu­ca­ción natu­ral de las pri­me­ras biblio­te­cas de la niñez: león, hipo­pó­ta­mo, cebra ¿Y qué sabe­mos del agua­rá gua­zú? De este en par­ti­cu­lar, el del shop­ping cha­que­ño, pode­mos decir que huía del fue­go, que fue lle­va­do a una reser­va has­ta que pue­da vol­ver a la liber­tad, aun­que a esta altu­ra no sabe­mos bien qué sig­ni­fi­ca­rá eso para él ni para los seis­cien­tos de su espe­cie que resis­ten en Argen­ti­na. No lo sabe­mos tam­po­co para el res­to de los ani­ma­les que tuvie­ron, por así decir­lo, algo de suer­te y esca­pa­ron de los incen­dios que avan­za­ron fero­ces como, ase­gu­ran muchos, hacía años que no pasa­ba. 1.080.846 hec­tá­reas que­ma­das des­de el 1 de enero al 15 de noviem­bre de acuer­do a los datos del Sis­te­ma Nacio­nal del Fue­go ¿Qué sig­ni­fi­ca­rá todo esto que aho­ra es tie­rra arra­sa­da? ¿Qué fichas de domi­nó empe­za­rán a cho­car­se por la fal­ta abrup­ta de ambien­tes completos?

Mache­ta­zo de negocios

El 2020 fue un gol­pe de gua­da­ña a la bio­di­ver­si­dad: la pala­bra eco­ci­dio se vol­vió hash­tag; Cha­co y tre­ce pro­vin­cias ardie­ron —y arden— en simul­tá­neo; y si había ani­ma­les que sobre­vi­vían a las lla­mas, los espe­ra­ban los caza­do­res para apro­ve­char la bolea­da. Y perros, y pos­tes elec­tri­fi­ca­dos, y todo eso que apa­re­ce como garra cuan­do se aban­do­na el terreno conocido.

—¿Impor­ta el núme­ro?— pre­gun­ta des­de Corrien­tes, Mar­tín Kowa­lews­ki, antro­pó­lo­go, pri­ma­tó­lo­go, inves­ti­ga­dor del Coni­cet en la reser­va San Caye­tano, don­de se per­dió lo que él lla­ma una isla ambien­tal. A eso va con su pre­gun­ta. Hace años que tra­ba­ja en esa zona y estu­dia a los monos cara­yá. Fue él quien com­par­tió en las redes socia­les imá­ge­nes de algu­nos de ellos que­ma­dos en el sue­lo, en posi­ción fetal. Más allá del impac­to per­so­nal que eso le pro­du­ce —cono­cía cada gru­po, las diná­mi­cas, sus com­por­ta­mien­tos — , hace una lec­tu­ra gene­ral: “Es difí­cil saber cuán­tos ani­ma­les se mue­ren por­que ten­drías que saber cuán­tos hay. Depen­de de que haya una inves­ti­ga­ción y no es muy común. Los inves­ti­ga­do­res tra­ba­jan en áreas más pro­te­gi­das, don­de hay menos impac­to del agro­ne­go­cio. San Caye­tano es una reser­va de 80 hec­tá­reas, y el 90% se per­dió”. Muchos murie­ron: víbo­ras, cule­bras, yaca­rés. Y cuen­ta esce­nas de monos muer­tos en la hui­da: “Mucho no se sabe. Si pudie­ras recrear la uni­dad de con­ser­va­ción de la noche a la maña­na, tam­po­co hay ani­ma­les que pue­dan vol­ver. Cuan­do des­truís un eco­sis­te­ma, des­truís lo que ves y lo que no ves. Por más que res­tau­res, no nece­sa­ria­men­te todo vol­ve­rá a ser igual”. En agos­to, ya habían sufri­do el ara­ña­zo del fue­go. En octu­bre, las lla­mas deja­ron un man­tón ceni­cien­to como todo paisaje.

Lejos de aque­llos pri­me­ros días de la pan­de­mia cuan­do otá­ba­mos en pos­teos del tipo “La natu­ra­le­za se abre camino” con fotos de medu­sas en los cana­les de Vene­cia, la reali­dad nacio­nal no tra­jo imá­ge­nes oní­ri­cas ni paraí­sos terre­na­les. “Cuan­do empe­zó la cua­ren­te­na estric­ta en Argen­ti­na se habla­ba de lo mal que usa­mos los recur­sos natu­ra­les —dice Kowa­lews­ki — . Empe­zó la dis­cu­sión. Y se des­vió para el lado de los con­ta­gios. Ese des­vío está pen­sa­do. Y en abril decla­ra­ron el des­mon­te y la mine­ría como acti­vi­da­des esen­cia­les. Aun­que enten­día­mos que es una pan­de­mia cau­sa­da por eso, no solo no paró sino que des­tru­ye­ron todo. No le quie­ro hacer el jue­go a la dere­cha por­que cuan­do ellos estu­vie­ron hicie­ron peor. Obvia­men­te el Esta­do está ausen­te pero entien­do que no hay un poder real a veces. El poder real está en otro lado. Cuan­do bajás la bio­di­ver­si­dad, homo­ge­nei­zás, aumen­tás la pro­ba­bi­li­dad de sal­tos zoo­nó­ti­cos. Aho­ra nos ente­ra­mos por­que se trans­for­mó en un virus de trans­mi­sión aérea y mató mucha gen­te. Pero venía pasan­do, con varie­da­des de pató­ge­nos que no tenían esta con­ta­gio­si­dad”. Sal­to zoo­nó­ti­co es el brin­co que da un virus des­de un ani­mal a un humano. Se pro­du­ce en lo que lla­man inter­fa­se, cuan­do lo sil­ves­tre y la civi­li­za­ción se cruzan.

incendios-codebona-bosque-nativo2
(Ima­gen: La tinta)

¿Pode­mos cui­dar lo que no cono­ce­mos? Argen­ti­na es uno de los paí­ses con mayor bio­di­ver­si­dad en el mun­do. Tam­bién es uno de los diez con mayor pér­di­da neta de bos­que des­de 2000 a 2015. Entre 2007 y 2018 el mayor daño fue en la región del Gran Cha­co: San­tia­go, Sal­ta, Cha­co, For­mo­sa. Son datos del infor­me La defo­res­ta­ción de nues­tros bos­ques nati­vos de la Aso­cia­ción para la Pro­mo­ción de la Cul­tu­ra y el Desa­rro­llo. En esas zonas viven cor­zue­las, peca­ríes, yuru­míes. Pero más allá de vol­ver a las lámi­nas esco­la­res para cono­cer sus for­mas, sus colo­res, sus modos de ali­men­ta­ción, más allá de reapren­der pala­bras como bio­ma, eco­sis­te­ma, pan­ta­nal, yun­ga, es pre­ci­so enten­der el hilo invi­si­ble que une todas las fichas. Al tapir, por ejem­plo, lo lla­man el arqui­tec­to de la sel­va por­que lle­va semi­llas de acá para allá. Es un mamí­fe­ro gran­de, el más gran­de de Suda­mé­ri­ca (las vacas, los caba­llos no son de acá, lle­ga­ron con la Con­quis­ta) y es her­bí­vo­ro. Los pája­ros hacen lo mis­mo: hacen cir­cu­lar las semi­llas, o sir­ven de ali­men­to a otros pre­da­do­res, y todo for­ma una orques­ta que arma un equi­li­brio que no se ve pero es crucial.

En 1860, Henry David Tho­reau leía un dis­cur­so ante una socie­dad agrí­co­la de Con­cord. Les habla­ba a los due­ños de los cam­pos, les decía que ni ellos cono­cían los reco­ve­cos de las tie­rras que poseían y los invi­ta­ba a mirar el bos­que, obser­var eso que la natu­ra­le­za tenía para ense­ñar, su lógi­ca. Adver­tía, oh casua­li­dad, sobre el mono­cul­ti­vo. El dis­cur­so se lla­ma La suce­sión de los bos­ques. Cuan­do se habla de la mano invi­si­ble del agro­ne­go­cio por estos días, de una mano que lim­pia sus pro­pias hue­llas, se habla por ejem­plo de que­mas que se ini­cian para dar­le lue­go más vigor a las pas­tu­ras de las que come­rán las vacas. En octu­bre, hubo un momen­to en el que cator­ce pro­vin­cias esta­ban en lla­mas. Toda­vía pue­de ver­se la man­cha roja en el mapa de la NASA. Has­ta el momen­to hay denun­cias, inves­ti­ga­cio­nes, impu­tados, pero no hay cul­pa­bles identificados.

Espe­cies en fuga

El Del­ta del Para­ná es un hume­dal que fun­cio­na como uno de los pul­mo­nes del pla­ne­ta. Está en nues­tra meso­po­ta­mia y es uno de los más gran­des del mun­do. Con el tiem­po su pai­sa­je se ha trans­for­ma­do. Una mues­tra: el par­ti­do de Tigre y el río que por ahí corre se lla­man así por los yagua­re­tés que supie­ron habi­tar la zona. Aho­ra, que­dan unos dos­cien­tos de esa espe­cie y del Tigre des­apa­re­cie­ron hace años. César Mas­si es natu­ra­lis­ta y for­ma par­te de la Aso­cia­ción Eco­lo­gis­tas de San­ta Fe. Cuan­do se hicie­ron expo­si­cio­nes por la Ley de Hume­da­les habló y dijo que los de este año, que ardie­ron como nun­ca, fue­ron los incen­dios más anun­cia­dos de la his­to­ria. Se espe­cia­li­za en plan­tas y sue­le andar con botas de goma en la zona, estu­dián­do­las, mien­tras ve a los visi­tan­tes en malla dis­fru­tar como si fue­ra la Bris­tol. Con los fue­gos de octu­bre y noviem­bre se que­mó el 70% del hume­dal habi­ta­do, dice, y si que­dan pocos focos es por­que tam­po­co que­da nada por que­mar. “La sequía era espan­to­sa –cuen­ta des­de Rosa­rio – . Había mucho mate­rial in ama­ble. Vege­ta­ción seca en la lagu­na agrie­ta­da, nada de cur­sos de agua que fun­cio­na­ran como cor­ta fuego.

La avan­za­da gana­de­ra pela mon­tes, y la rege­ne­ra­ción está com­pro­me­ti­da. Las vacas son ani­ma­les intro­du­ci­dos y des­pla­za­ron al cier­vo de los pan­ta­nos. Esos bichos fue­ron retro­ce­dien­do. Com­pi­ten en ali­men­tos con otros her­bí­vo­ros: lagar­tos, tor­tu­gas, car­pin­chos. No se pue­de pen­sar esta zona como si fue­ra la pam­pa”. La Ley de Hume­da­les per­mi­ti­ría pro­tec­ción de este ambien­te y recur­sos para hacer­lo. Las resis­ten­cias más fuer­tes están, dicen quie­nes saben, en la comi­sión de agri­cul­tu­ra. La espe­ran­za es que no se sal­tee has­ta mar­zo por­que sin ley podría pasar lo mis­mo que este año en el que el calor y la sequía lo agra­va­ron todo.

A la cues­tión de agro­ne­go­cio se le suma un modo de vin­cu­lar­se con la natu­ra­le­za. En épo­cas de cri­sis, la caza aumen­ta. Todo se empas­ta, todo suma al albo­ro­to. Des­de el Minis­te­rio de Ambien­te y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble dicen que no hay una esta­dís­ti­ca de ani­ma­les muer­tos. ¿Nece­si­ta­mos el núme­ro? ¿Qué hay de lo que no vemos? Insec­tos, hue­vos, sapos, ara­ñas. En lo que va del año dos leyes empe­za­ron a mar­char y tuvie­ron su media san­ción: la del Fue­go, que limi­ta el uso pri­va­do de tie­rras incen­dia­das, y la Yolan­da, que esta­ble­ce la capa­ci­ta­ción obli­ga­to­ria en ambien­te para fun­cio­na­rios públicos.

incendios-capilla-del-monte-uritorco4
(Ima­gen: La tinta)

Al azo­ta­zo de las lla­mas res­pon­die­ron bom­be­ros volun­ta­rios, aso­cia­cio­nes pro­tec­cio­nis­tas y gen­te de las comu­ni­da­des cer­ca­nas a cada foco, que ayu­da­ron con ali­men­to y agua para las espe­cies que pudie­ron esca­par. En Cór­do­ba, Vete­ri­na­rios con­tra el fue­go es un gru­po de exalum­nos, docen­tes y vete­ri­na­rios de la Uni­ver­si­dad que ayu­dan en estos casos. Allá estu­vo en espe­cial voraz la situa­ción. Con las dona­cio­nes reci­bi­das acti­va­ron tres fases: boti­qui­nes para los bom­be­ros, para aten­der a los ani­ma­les las­ti­ma­dos; ali­men­tos para los que se que­da­ron sin pas­to, y ase­so­ra­mien­to para la rees­truc­tu­ra­ción. En lo que va de año se que­ma­ron alre­de­dor de 330.000 hec­tá­reas cor­do­be­sas. En la zona de Puni­lla, don­de hay mon­te y sie­rra, el fue­go lle­gó has­ta una reser­va de monos cara­yá, un lugar en el que el silen­cio se rom­pe con el aulli­do poten­te de esos ani­ma­les y en el que hay en el camino man­za­nos y fru­ti­llas sil­ves­tres. Se tra­ta de comu­ni­da­des de monos que fue­ron caza­dos en su hábi­tat, el lito­ral, y fue­ron res­ca­ta­dos ahí, don­de apren­den a vol­ver a ser sal­va­jes. En esta se sal­va­ron. Increí­ble­men­te, el fue­go que­dó solo en los tron­cos y ellos se res­guar­da­ron en la copa de los árboles.

María Ahu­ma­da es vete­ri­na­ria y cuen­ta situa­cio­nes simi­la­res a las del res­to del país: “Hay que con­si­de­rar esto como la tra­ge­dia ambien­tal que ha sido. Los ani­ma­les han enfren­ta­do el fue­go otras veces pero esta vez por la rapi­dez muchos murie­ron que­ma­dos y aque­llos que, esca­pán­do­se del fue­go y de la fal­ta de ali­men­to, han ido a luga­res don­de viven per­so­nas, se enfren­tan al segun­do desa­fío: perros, gatos, que muchas veces ter­mi­nan las­ti­mán­do­los. Zorros, dos pumas cacho­rros des­hi­dra­ta­dos, y las aves en épo­ca repro­duc­ti­va. Sabe­mos que quie­nes los entram­pan, la tie­nen más fácil con agua y ali­men­to en tiem­pos de ani­ma­les ham­brea­dos. Yo creo que de acá a un año vamos a ver inclu­so aban­do­nos de cam­po, nue­vos com­pra­do­res o nue­vos usos. Creo que es una situa­ción difí­cil de pre­de­cir ahora”.

Nadie se sal­va solo

La tor­tu­ga y el yaca­ré podría ser otro cuen­to de Qui­ro­ga o una leyen­da wichí. Ahí, en el mon­te, está todo: la his­to­ria, la comi­da, la cul­tu­ra. Aun­que se achi­que como char­co con­traí­do por el calor, toda­vía algo que­da. La tor­tu­ga y el yaca­ré fue­ron dos cuer­pos secos en otra de las fotos que vimos. De fon­do, palos muer­tos de pie. Árbo­les cha­mus­ca­dos en el Para­je Techat 1, cer­ca de Mira­flo­res, en Cha­co. Andrea Var­gas com­par­tió las imá­ge­nes. Es perio­dis­ta, en Radio Los Ánge­les, y cuen­ta que fue­ron los inte­gran­tes de la guar­dia wichí los que ayu­da­ron a apa­gar el fue­go. “Son comu­nes los incen­dios –dice des­de allá, en una de las habi­tua­les tar­des de calor – . Algu­nos se denun­cian, pero es difí­cil encon­trar ras­tros entre las ceni­zas. Y es difí­cil denun­ciar por­que son todos veci­nos. Este año, más allá de los pri­me­ros ver­des de la pri­ma­ve­ra, las llu­vias no lle­ga­ban. Fue­ron ocho meses de fal­ta”. Cual­quier lla­ma era boca ham­brien­ta ense­gui­da. Alga­rro­bos, mis­to­les, más aden­tro, árbo­les más altos como que­bra­cho colo­ra­do, con su made­ra tan codi­cia­da, y plan­tas bajas y pen­cas en otros luga­res. Hubo fue­gos en para­jes como Techart, Cua­tro de Febre­ro, San Anto­nio. Unas 500 hec­tá­reas en total solo ahí, entre vien­tos fuer­tes, 43 gra­dos y la cache­ta­da que deja el impre­vis­to. “Se que­ma­ba mucho y morían así tan­tos ani­ma­li­tos sil­ves­tres y gana­do mayor y menor por­que la gen­te de aquí se dedi­ca a la gana­de­ría. Son comu­ni­da­des crio­llas y qom y wichí, fami­lias de muy pocos recur­sos que de un rato para otro vie­ron cómo el fue­go arra­só con todo su sacri­fi­cio de años”, cie­rra Andrea.

María Euge­nia Suá­rez es etno­bió­lo­ga y cono­ce toda esa región como la pal­ma de su mano. Aun­que su ofi­ci­na está en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, en Bue­nos Aires, hace años que via­ja para estu­diar los víncu­los entre botá­ni­ca y cul­tu­ra. En ese cru­ce entran los ani­ma­les que inter­ac­túan con el ambien­te. Una carre­ra en el mon­te cha­que­ño, acom­pa­ñan­do a gen­te de la zona que le ense­ña­ba el secre­to de las plan­tas. Así armó el vade­me­cum wichí, en el que hay sabi­du­ría medi­ci­nal pero tam­bién ances­tral, vin­cu­la­da a una cul­tu­ra que le pelea al olvi­do. Ella dice: “¿Qué se pier­de? Lo pri­me­ro que sur­ge cuan­do se pien­sa en incen­dio fores­tal es la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad. Segu­ra­men­te se ven los ani­ma­les, las plan­tas, cómo se devas­ta eso y lo menos evi­den­te es que se pier­de diver­si­dad bio­cul­tu­ral. Para cono­cer algo es nece­sa­rio pal­par­lo, oler­lo, todos los sen­ti­dos que se te ocu­rran. No bas­ta solo con la teo­ría. A los cono­ci­mien­tos aso­cia­dos va a ser muy difí­cil adqui­rir­los. La devas­ta­ción es muy rápi­da, la recu­pe­ra­ción es muy len­ta y los mayo­res se van yen­do”. Aho­ra el pai­sa­je es simi­lar en todos lados, un terri­to­rio negruz­co con árbo­les negros como fós­fo­ros usa­dos. “Jus­to en medio de la pan­de­mia, que apa­rez­can incen­dios de esta mag­ni­tud es una mues­tra cla­ra de la devas­ta­ción y las moti­va­cio­nes que hay detrás”, dice Suárez.

https://youtube.com/watch?v=D8s0PqjuhtY%3Fversion%3D3%26rel%3D1%26fs%3D1%26autohide%3D2%26showsearch%3D0%26showinfo%3D1%26iv_load_policy%3D1%26wmode%3Dtransparent

En 1997, Van­da­na Shi­va y María Mies publi­ca­ron un tra­ba­jo que hoy man­tie­ne rever­be­ran­cia: Eco­fe­mi­nis­mo se lla­mó y entre otras cosas, pen­sa­ba el víncu­lo entre capi­ta­lis­mo, explo­ta­ción de los recur­sos y patriar­ca­do y decía: “Las refor­mas eco­nó­mi­cas basa­das en la idea del cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do en un mun­do limi­ta­do solo se pue­den man­te­ner si los pode­ro­sos se apro­pian de los recur­sos de los vul­ne­ra­bles. La apro­pia­ción de recur­sos, esen­cial para el “cre­ci­mien­to” crea una cul­tu­ra de la vio­la­ción —vio­la­ción de la Tie­rra, de las eco­no­mías loca­les auto­su­fi­cien­tes, de las muje­res. Este “cre­ci­mien­to” solo pue­de ser “inclu­si­vo” si inclu­ye cada vez a más gen­te en su círcu­lo de vio­len­cia”. La dis­cu­sión empie­za a abrir­se y se vuel­ve más rica cuan­do tras­cien­de las fron­te­ras el ambien­ta­lis­mo y el uni­ver­so oene­gés y char­las TED ¿Quién más levan­ta­rá ese guan­te? “Esta­mos como per­di­dos. Enten­dés lo que pasa: el lobby, el agro­ne­go­cio. Enten­dés que es difí­cil y tenés que ape­lar a un cam­bio colec­ti­vo a nivel socie­dad. No lo logra­mos. Hablo de la socie­dad de con­su­mo, eh —dice Kowa­lews­ki — . Si real­men­te que­rés hacer un cam­bio en la bio­di­ver­si­dad, no pue­de haber un sis­te­ma en el que no haya jus­ti­cia social. Si no hay una dis­tri­bu­ción igual de recur­sos, tam­po­co podés empe­zar a hablar igual de con­ser­va­ción. Por­que, ¿qué es con­ser­va­ción? ¿Poner un par­que en el medio de un mon­tón de gen­te que está cazan­do para comer? El otro día un cole­ga lo com­pa­ró con lo que pasó en Áfri­ca: ponés un par­que natu­ral, vie­nen los blan­cos a pasear y si entrás a cazar te pegan un tiro. Cla­ro, quie­nes que­da­ron afue­ra des­pués entran, matan monos, no entien­den el pro­ce­so, no par­ti­ci­pan de las ganan­cias. Los dejas­te afue­ra de la con­ser­va­ción. Tenés que incluir. No podés pen­sar un mun­do así. Es com­ple­jo pero es político”.

Los fue­gos des­ata­dos y el modo de pro­duc­ción y de explo­ta­ción de los recur­sos son glo­ba­les. Pasó y pasa en Bra­sil, Para­guay, Aus­tra­lia, Boli­via. En todo el mun­do se habla de que el 90 % de los fue­gos son inten­cio­na­les. Un víncu­lo vam­pí­ri­co con el pla­ne­ta que ¿has­ta cuán­do podrá aguan­tar? Un comu­ni­ca­do de la Unión de Tra­ba­ja­do­res de la Tie­rra resu­me: “No pode­mos atri­buir las cau­sas úni­ca­men­te a la fal­ta de llu­via o la cru­de­za de la sequía, sino que esta­mos fren­te a un fenó­meno estruc­tu­ral que vie­ne de la mano de la mala pla­ni­fi­ca­ción urba­na, la pro­li­fe­ra­ción de basu­ra­les a cie­lo abier­to, la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria, el des­mon­te ile­gal, el agro­ne­go­cio y el extractivismo”.

En Yellows­to­ne, Esta­dos Uni­dos, duran­te seten­ta años los lobos fue­ron corri­dos de la zona. Por “sal­va­jes”, los echa­ron de su pro­pio terri­to­rio. Des­de su par­ti­da, las cosas habían cam­bia­do. Ale­ja­dos ellos, los pre­da­do­res, los cier­vos habían aumen­ta­do su pobla­ción, se habían des­pa­rra­ma­do por el terreno y la hier­ba había empe­za­do a esca­sear. El pai­sa­je había muta­do en un col­chón rese­co. Has­ta que vol­vie­ron, rein­tro­du­ci­dos, y los cier­vos comen­za­ron a cam­biar sus prác­ti­cas, a ron­dar por otras zonas, para evi­tar­los, y el pas­to vol­vió a cre­cer y otras espe­cies vol­vie­ron, en bus­ca de ese ali­men­to que duran­te tan­tos años había fal­ta­do. En algu­nas regio­nes, los árbo­les cre­cie­ron tres veces más alto en pocos años. Los lobos tam­bién fue­ron un lími­te para los coyo­tes, y eso atra­jo a los cone­jos, los rato­nes, que a su vez lla­ma­ron la aten­ción de más águi­las, más zorros, y vol­vie­ron los osos y otros ani­ma­les que se ali­men­ta­ban de las fru­tas sil­ves­tres que antes habían deja­do de cre­cer. Todo vol­vió a recu­pe­rar su cur­so, has­ta los ríos, que aho­ra corrían por una tie­rra recu­pe­ra­da, rena­ci­da. Fue en 1995 y se toma como un caso emble­má­ti­co de rein­ser­ción. Ahí pue­de ver­se ese enca­de­na­mien­to invisible.

Los inves­ti­ga­do­res argen­ti­nos seña­lan algo: en mate­ria natu­ral nada se pue­de pre­ver. ¿Qué hacer ante la tie­rra arra­sa­da? ¿Se la ayu­da, se la deja sanar? En 1803, el natu­ra­lis­ta Ale­xan­der von Hum­boldt des­cu­bría mara­vi­lla­do Suda­mé­ri­ca, sus espe­cies, su fron­do­si­dad. Veía, tam­bién, cómo los mon­jes saquea­ban de las cos­tas los hue­vos de las tor­tu­gas y cómo la pes­ca de ostras ago­ta­ba sus ban­cos. Apun­ta­ba en su dia­rio que todo era una reac­ción en cade­na. “Todo es —escri­bió— inter­ac­ción y reciprocidad”.

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *