Vene­zue­la. Entre­vis­ta al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro: «Aspi­ro a la recon­ci­lia­ción de los venezolanos»

Por Igna­cio Ramo­net. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de enero de 2021.

Tan espan­to­so para todo el mun­do, el año 2020 ha sido rela­ti­va­men­te cle­men­te con Vene­zue­la. Cla­ro, los blo­queos y los ata­ques des­de el exte­rior no han cesa­do, y has­ta, por momen­tos, se han inten­si­fi­ca­do. Pero la revo­lu­ción boli­va­ria­na, que aca­ba de cum­plir 22 años, ya está cur­ti­da en esas batallas.

Lo nota­ble es que, aquí, con­tra­ria­men­te a lo ocu­rri­do en casi toda Amé­ri­ca Lati­na y en par­ti­cu­lar en los paí­ses veci­nos (Colom­bia, Bra­sil), la pan­de­mia de Covid-19 ha sido con­tro­la­da. Pocos con­ta­gios, esca­sa mor­ta­li­dad. Mien­tras la eco­no­mía por su par­te, en cir­cuns­tan­cias muy difí­ci­les, cono­ce un espec­ta­cu­lar repun­te. Con un aumen­to inau­di­to de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y de las acti­vi­da­des comer­cia­les. Ade­más, la nue­va legis­la­ción está favo­re­cien­do una lle­ga­da impor­tan­te de inver­sión extran­je­ra. Estos nue­vos aires, des­pués de varios años de difi­cul­ta­des, se han tra­du­ci­do poli­ti­ca­men­te por una con­tun­den­te vic­to­ria del cha­vis­mo, el pasa­do 6 de diciem­bre, en las elec­cio­nes legislativas.

Ata­ca­do con tan­ta incle­men­cia des­de hace años, el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro sabo­rea este dul­ce momen­to en el que, ade­más, suc­ce­si­va­men­te, dos de sus prin­ci­pa­les adver­sa­rios muer­den el pol­vo. En la esce­na inter­na: la opo­si­ción extre­mis­ta diri­gi­da por Juan Guai­dó, derro­ta­da el 6 de diciem­bre y expul­sa­da demo­crá­ti­ca­men­te de la Asam­blea Nacio­nal. En la esce­na exte­rior: el líder de la cons­pi­ra­ción inter­na­cio­nal, Donald Trump, noquea­do elec­to­ral­men­te en Esta­dos Uni­dos el 3 de noviem­bre pasa­do y eli­mi­na­do del jue­go el pró­xi­mo 20 de enero.

Para hablar de estos temas, en los her­mo­sos jar­di­nes de La Caso­na ‑que fue anta­ño resi­den­cia ofi­cial de los pre­si­den­tes de Vene­zue­la y hoy es un cen­tro cul­tu­ral abier­to al público‑, con­ver­sa­mos con Nico­lás Maduro.

Señor Pre­si­den­te, per­mí­ta­me pri­me­ro agra­de­cer­le la gen­ti­le­za de con­ce­der­nos esta entre­vis­ta. Ya va sien­do una tra­di­ción que nos encon­tre­mos cada pri­me­ro de enero para hacer un balan­ce del año trans­cu­rri­do y tam­bién para que usted nos diga cómo ve las pers­pec­ti­vas para el año entrante.

Esta entre­vis­ta se va a rea­li­zar en torno a nue­ve pre­gun­tas: tres sobre polí­ti­ca inte­rior; tres de eco­no­mía; y tres sobre la polí­ti­ca internacional.

Qui­sie­ra empe­zar por la polí­ti­ca inte­rior. El año 2020 que aca­ba de ter­mi­nar, que­da­rá gra­ba­do en la his­to­ria como «el de la pan­de­mia de Covid-19» con un balan­ce ate­rra­dor a esca­la pla­ne­ta­ria, en tér­mi­nos de con­ta­gios y de víc­ti­mas.… En ese pano­ra­ma de espan­to, las cifras que pre­sen­ta Vene­zue­la son muy alen­ta­do­ras, muy posi­ti­vas, se sitúan entre las mejo­res del mun­do… ¿Cómo expli­ca usted esos bue­nos resul­ta­dos a pesar de los blo­queos y de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les impues­tas con­tra su país por las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses y euro­peas? ¿Hay aca­so un «mode­lo vene­zo­lano» de lucha con­tra la Covid?

Nico­lás Madu­ro: Bueno, pri­me­ro te agra­dez­co esta opor­tu­ni­dad, esta ven­ta­na que nos abres para comu­ni­car­nos con mucha gen­te hones­ta del mun­do, en Euro­pa, en Esta­dos Uni­dos, en Amé­ri­ca Lati­na, en el Cari­be, en Áfri­ca… Estas entre­vis­tas ya for­man par­te, en efec­to, de una tra­di­ción para ser publi­ca­das el pri­me­ro de enero y arran­car el nue­vo año 2021. Efec­ti­va­men­te, sobre el tra­ta­mien­to del coro­na­vi­rus hemos hecho un gran esfuer­zo. Yo te podría decir que sí exis­te un mode­lo vene­zo­lano. Humil­de­men­te lo digo, por­que en Vene­zue­la exis­te un sis­te­ma públi­co de salud gra­tui­to y de cali­dad cons­trui­do en revo­lu­ción… Y por­que, a pesar de la per­se­cu­ción y de las san­cio­nes cri­mi­na­les que nos impi­den com­prar equi­pos médi­cos en el mun­do; y que nos impi­den adqui­rir, de mane­ra natu­ral, las medi­ci­nas que nece­si­ta el país, noso­tros hemos logra­do man­te­ner, acre­cen­tar, per­fec­cio­nar el sis­te­ma públi­co de salud fun­da­do por el coman­dan­te Chá­vez. La ‘Misión Barrio Aden­tro’ fue el pri­mer paso para cons­truir nues­tro sis­te­ma pri­ma­rio de medi­ci­na fami­liar con más de 14.000 ambu­la­to­rios, con el médi­co de fami­lia, etc. Todo eso con el apo­yo de Fidel Cas­tro, de Cuba y, des­de hace die­ci­séis años, de miles de médi­cos, médi­cas y per­so­nal sani­ta­rio cubano… Entre tan­to, noso­tros hemos for­ma­do tam­bién a miles de médi­cos, médi­cas, enfermeros…

Cuan­do, en mar­zo pasa­do, Vene­zue­la empe­zó a enfren­tar la Covid, recuer­do artícu­los del Mia­mi Herald, de los dia­rios El PaísABC de Espa­ña, del New York Times, etc. que ‘pro­nos­ti­ca­ban’, como siem­pre con Vene­zue­la, el ‘colap­so’ de la socie­dad vene­zo­la­na, el ‘colap­so’ de nues­tro sis­te­ma de salud, daban cifras ver­da­de­ra­men­te ate­rra­do­ras, trágicas…

Esa gue­rra psi­co­ló­gi­ca hace efec­to… Por­que uno lee esos núme­ros y dice: «¡Dios mío que irá a pasar...!» En mar­zo, cuan­do ya se supo que era una pan­de­mia, bueno, acti­va­mos todos los meca­nis­mos de la medi­ci­na pre­ven­ti­va… Movi­li­za­mos a unas 16.000 bri­ga­das médi­cas ‑que aún están acti­vas…- para ir a bus­car los casos con las prue­bas de PCR, las prue­bas rápi­das, irlas a bus­car casa por casa, en los barrios, en las comunidades…

Deci­di­mos poner­les tra­ta­mien­to inte­gral a todos los pacien­tes de Covid… A todos! Y lograr su hos­pi­ta­li­za­ción en el sis­te­ma públi­co de salud… Y un por­cen­ta­je peque­ño en las clí­ni­cas pri­va­das, el sis­te­ma pri­va­do con el cual hemos esta­ble­ci­do una per­fec­ta coor­di­na­ción, para dar­les tra­ta­mien­to y hos­pi­ta­li­za­ción al 100 por cien­to de los casos…

Hoy, yo te pue­do decir que el 95 por cien­to de los casos de Covid que hemos teni­do ‑unos cien­to y pico de miles de casos de con­ta­gios- en Vene­zue­la, han sido detec­ta­dos a tiem­po, han teni­do tra­ta­mien­to médi­co hos­pi­ta­la­rio y han teni­do todas sus medicinas.

Noso­tros iden­ti­fi­ca­mos un gru­po de las mejo­res medi­ci­nas nacio­na­les y mun­dia­les, y efec­ti­va­men­te le dimos tra­ta­mien­to inte­gral garan­ti­za­do a todos los pacien­tes: a los asin­to­má­ti­cos, a los con­ta­gia­dos leves, a los con­ta­gia­dos mode­ra­dos y, como es natu­ral, a los con­ta­gia­dos gra­ves en sus dis­tin­tas modalidades.

Y ade­más, la cien­cia vene­zo­la­na ha logra­do crear dos medi­ca­men­tos: uno lla­ma­do DR10, y otro que yo lla­mo las «gotas mila­gro­sas de José Gre­go­rio Her­nán­dez», que son dos tera­pias que per­mi­ten ata­car el coro­na­vi­rus y neu­tra­li­zar­lo al 100 por cien­to. Es nues­tro peque­ño aporte…

Estos dos medi­ca­men­tos, noso­tros los esta­mos cer­ti­fi­can­do con la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS), y con la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS)… Y muy pron­to, el país va a entrar en la fase de pro­duc­ción masi­va, para con­su­mo nacio­nal, de estas dos medi­ci­nas, ver­da­de­ra­men­te alentadoras.

Cuan­do habla­mos del «mode­lo vene­zo­lano», tene­mos que men­cio­nar tam­bién una fór­mu­la que noso­tros crea­mos des­pués de las lar­gas cua­ren­te­nas volun­ta­rias duran­te los meses de mar­zo, abril, mayo, junio y julio… Por­que, lue­go, fui­mos ensa­yan­do un méto­do, que es nues­tro méto­do, al que lla­ma­mos «7 + 7»: sie­te días de cua­ren­te­na radi­cal pro­fun­da, volun­ta­ria siem­pre; y sie­te días de fle­xi­bi­li­za­ción. Lo cual nos ha per­mi­ti­do com­bi­nar la pro­tec­ción indis­pen­sa­ble con la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca… La recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca nece­sa­ria com­bi­na­da con la cua­ren­te­na estric­ta, volun­ta­ria, para cor­tar los ciclos de con­ta­gio. Así hemos veni­do cons­tru­yen­do nues­tro método.

¿De dón­de lo saca­mos, Ramo­net? Del estu­dio de las expe­rien­cias en el mun­do. Del estu­dio de las expe­rien­cias posi­ti­vas, como las ha habi­do en Chi­na, en Viet­nam, en Cuba, en Nica­ra­gua, en Nue­va Zelan­da, en una eta­pa en Corea del Sur… De esas expe­rien­cias y del estu­dio de las expe­rien­cias nefas­tas como la de Esta­dos Uni­dos, la de Bra­sil, la de Colom­bia que han lle­na­do de coro­na­vi­rus, de enfer­me­dad y de muer­te a esos paí­ses her­ma­nos. Así que hemos logra­do un pun­to de equi­li­brio entre lo que es la nece­sa­ria cua­ren­te­na, los nece­sa­rios cui­da­dos, la nece­sa­ria dis­ci­pli­na, con la flexibilización.

IR : Hay que decir tam­bién que Vene­zue­la fue el pri­mer país de Amé­ri­ca, de todo el con­ti­nen­te, que tomó medi­das de cua­ren­te­na… Si mal no recuer­do la OMS decla­ró la pan­de­mia el 11 de mar­zo, y aquí, la cua­ren­te­na se decre­tó el 13 de mar­zo… O sea, mucho antes que en cual­quier otro país de la región.

Nico­lás Madu­ro: Sí, y tuvi­mos un gran éxi­to con muy pocos casos duran­te los pri­me­ros tres meses. Lue­go se pro­du­jo un fenó­meno: el regre­so masi­vo de miles de migran­tes vene­zo­la­nos pro­ce­den­tes de Colom­bia, de Ecua­dor, de Perú… Huyen­do del coro­na­vi­rus, de la vio­len­cia, del «coro­naham­bre»… Algu­nos vinie­ron cami­nan­do de Ecua­dor, de Perú, de Cali, de Mede­llín, de Bogo­tá has­ta la frontera.

Hemos reci­bi­do a más de 270.000 vene­zo­la­nos, de ellos casi 250.000 de Colom­bia… Una ‘ola’ que lle­gó en junio, julio… La fron­te­ra es muy poro­sa, muy lar­ga tam­bién. Y una gran par­te de estos migran­tes lle­ga­ron por vías ile­ga­les, por las «trochas»[1]… Por eso habla­mos de «tro­chis­mo»… Muchos de ellos venían con­ta­gia­dos des­de Colom­bia, des­de Ecua­dor, des­de Perú y lle­ga­ban direc­to a sus comu­ni­da­des… Lo cual hizo cre­cer el núme­ro de casos de Covid. Actual­men­te eso está con­tro­la­do. Hoy por hoy, pue­do decir que, a pesar de que hici­mos una fle­xi­bi­li­za­ción total en el mes de diciem­bre 2020 ‑nece­sa­ria para la fami­lia, para la economía‑, tene­mos un buen nivel de control…

Y aho­ra hemos fir­ma­do un acuer­do con Rusia para com­prar 10 millo­nes de dosis de la vacu­na Sputnik‑V. Esta­mos cul­mi­nan­do los estu­dios de la fase 3 de esta vacu­na Sputnik‑V, muy favo­ra­bles. Y vamos a ini­ciar la fase de vacu­na­ción. Pero no se pue­de lla­mar a enga­ño a la gen­te: las vacu­nas van a ayu­dar, pero sólo van a pro­te­ger entre seis meses y dos años… No es para siem­pre… La gen­te debe saber eso. Muchas per­so­nas que se están vacu­nan­do aho­ri­ta en el mun­do, se vacu­nan con la expec­ta­ti­va de que es el fin defi­ni­ti­vo de todo peli­gro de con­ta­giar­se de Covid…. No, es un expe­ri­men­to. La vacu­na­ción masi­va no deja de ser un expe­ri­men­to que va ser evaluado…

IR: Señor Pre­si­den­te, duran­te todo el año pasa­do, tam­bién con­ti­nua­ron los ata­ques y los sabo­teos ‑en par­ti­cu­lar con­tra la indus­tria eléc­tri­ca y la indus­tria petro­le­ra- diri­gi­dos y finan­cia­dos des­de el exte­rior con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. En ese sen­ti­do, la derro­ta de la incur­sión arma­da lla­ma­da ‘Ope­ra­ción Gedeón’[2], en mayo 2020, demos­tró, una vez más, la soli­dez de la unión cívi­co-mili­tar. ¿Cuá­les son las cla­ves de esta unión que pare­ce resis­tir a toda prue­ba? ¿Qué nue­vas ame­na­zas arma­das teme usted con­tra Vene­zue­la y con­tra su persona?

Nico­lás Madu­ro: Bueno, noso­tros tra­ba­ja­mos mucho… En pri­mer lugar, tra­ba­ja­mos con la pala­bra, con el ejem­plo, con accio­nes de gobierno per­ma­nen­te. Tra­ba­ja­mos lo ideo­ló­gi­co, lo polí­ti­co, los valo­res en toda la socie­dad… Vene­zue­la ha demos­tra­do, en este año 2020, otra vez, la gran for­ta­le­za de sus nue­vas ins­ti­tu­cio­nes, de los valo­res cons­ti­tu­cio­na­les. Y ha demos­tra­do una gran for­ta­le­za de la con­cien­cia de la ‘unión civi­co-mili­tar-poli­cial’ como la lla­mo yo.

Vene­zue­la está some­ti­da a los ata­ques de una gue­rra per­ma­nen­te. A nadie debe que­dar­le duda de que el impe­rio nor­te­ame­ri­cano, como impe­rio, deci­dió recon­quis­tar, reco­lo­ni­zar a Vene­zue­la, des­truir nues­tra revo­lu­ción, des­truir nues­tras instituciones.

Duran­te estos cua­tro años de pre­si­den­cia de Donald Trump, hemos cono­ci­do una ver­sión extre­mis­ta de la polí­ti­ca impe­rial con­tra Vene­zue­la. Un extre­mis­mo total… Trump auto­ri­zó varias veces ‑eso se va a saber en su momen­to, Ramo­net- el ase­si­na­to mío. Trump le aga­rró gus­to a la san­gre, a la muer­te… Man­dó ase­si­nar a Soleimani,[3] y a otros más… Y en varias opor­tu­ni­da­des auto­ri­zó pla­nes, coor­di­na­dos con [el pre­si­den­te] Iván Duque de Colom­bia, para ase­si­nar­me. Esos pla­nes siguen vigen­tes hoy. Noso­tros, de vez en cuan­do, vamos des­cu­brien­do ele­men­tos, y toman­do medi­das para la pro­tec­ción, no sólo de mi vida, de la vida de mi fami­lia, de la vida del alto man­do polí­ti­co-mili­tar, de la vida del lide­raz­go del país, de la vida de las instituciones…

Recien­te­men­te aca­ba­mos de des­man­te­lar un plan que se urdió en Rioha­cha, terri­to­rio del Atlán­ti­co colom­biano. Allí, el 21 de diciem­bre de 2020, tuvo lugar una reu­nión diri­gi­da por tres fun­cio­na­rios de la inte­li­gen­cia colom­bia­na estre­cha­men­te liga­dos a [ex-Pre­si­den­te de Colom­bia] Álva­ro Uri­be Vélez, envia­dos por Iván Duque para orga­ni­zar un plan des­ti­na­do a ata­car nues­tra plan­ta hidro­eléc­tri­ca del Guri, para ata­car­nos las refi­ne­rías, para tra­tar de des­truir, median­te una explo­sión, la sede de la Asam­blea Nacio­nal… Ese plan se lla­mó «Boi­cot a la Asam­blea Nacional».

Esta­mos des­man­te­lán­do­lo aho­ri­ta, con prue­bas en la mano, con tes­ti­mo­nios de las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en esa reu­nión de Ríoha­cha. El gobierno colom­biano ha guar­da­do silen­cio, por­que les des­cu­bri­mos el plan secre­to que tenían para estos días de diciem­bre y enero. Esta­mos some­ti­dos a un ata­que per­ma­nen­te, a una ame­na­za permanente…

Pero la cla­ve es la con­cien­cia. Sin lugar a dudas, si a noso­tros nos pre­gun­ta­ran: ¿cuál es la cla­ve para que la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na siga de pie? La res­pues­ta es: la ver­dad; la pala­bra com­pro­me­ti­da; la acción per­ma­nen­te; tener la ini­cia­ti­va polí­ti­ca… Y la con­cien­cia supe­rior del pue­blo, la con­cien­cia supe­rior de nues­tra Fuer­za Arma­da Nacio­nal Bolivariana.

Este año se apro­bó una ley ‑la Ley Cons­ti­tu­cio­nal que rige a la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Bolivariana‑, y en esa ley se plas­ma­ron los ele­men­tos doc­tri­na­rios con los cua­les se mue­ve el sol­da­do vene­zo­lano… Se plas­mó el anti­im­pe­ria­lis­mo, el boli­va­ria­nis­mo, el lati­no­ame­ri­ca­nis­mo… La Fuer­za Arma­da se decla­ró Fuer­za Arma­da antioligárquica.

Hay prin­ci­pios, ele­men­tos cla­ve: tra­ba­jar la con­cien­cia, tra­ba­jar los valo­res con la ver­dad… Esa es una cla­ve fun­da­men­tal de la unión civi­co-mili­tar-poli­cial que sus­ten­ta, en com­ba­te per­ma­nen­te, nues­tra revolución.

IR: Señor Pre­si­den­te, las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 6 de diciem­bre pasa­do le die­ron una nue­va y con­tun­den­te vic­to­ria al cha­vis­mo y a sus alia­dos. El 5 de enero pró­xi­mo ter­mi­na el man­da­to de la pre­ce­den­te Asam­blea domi­na­da por la opo­si­ción. Y el cha­vis­mo reto­ma­rá el con­trol de la Asam­blea Nacio­nal. Sin embar­go, una par­te de la opo­si­ción se negó a par­ti­ci­par en esas elec­cio­nes y no reco­no­ce los resul­ta­dos. ¿Qué ini­cia­ti­vas cuen­ta usted tomar para con­ven­cer a esa opo­si­ción de que par­ti­ci­pe en una nue­va mesa de diá­lo­go para avan­zar hacia la paci­fi­ca­ción defi­ni­ti­va de la vida política?

Nico­lás Madu­ro: Bueno, efec­ti­va­men­te, una par­te impor­tan­te de la opo­si­ción ha adop­ta­do la visión extre­mis­ta impues­ta des­de Washing­ton en esta era Trump… Pero se aca­ba la era Trump, y vamos a ver cómo reac­cio­na aho­ra esa par­te de la opo­si­ción. Noso­tros siem­pre hemos man­te­ni­do diá­lo­gos y nego­cia­cio­nes con toda la opo­si­ción, inclu­yen­do con la opo­si­ción que se ha exclui­do del sis­te­ma polí­ti­co demo­crá­ti­co del país. Inclu­so con ellos hemos con­ver­sa­do, invi­tán­do­los a que ocu­pen sus espa­cios. La opo­si­ción vene­zo­la­na tie­ne segui­do­res, mili­tan­tes; tie­ne votan­tes. Y bueno, ellos tie­nen el dere­cho de ocu­par sus espa­cios políticos.

Yo aspi­ro a que, con la ins­ta­la­ción de la nue­va Asam­blea Nacio­nal el pró­xi­mo 5 de enero para el perío­do 2021−2025… Son cin­co años, del 5 de enero de 2021 al 5 de enero de 2026, es el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, y aquí los man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les son por cin­co años para el Poder Legis­la­ti­vo, ni un día más, ni un día menos. Aspi­ro a que esta Asam­blea Nacio­nal que se ins­ta­la con­vo­que a un gran diá­lo­go inclu­yen­te, inclu­si­vo, amplio, muy amplio… Yo me ofrez­co para par­ti­ci­par como uno más en ese diá­lo­go, sen­ta­do en una silla como uno más; me qui­to las cha­rre­te­ras de Pre­si­den­te y me sien­to allí a con­tri­buir al encuen­tro y a la recon­ci­lia­ción de los vene­zo­la­nos y las vene­zo­la­nas. Y oja­lá que haya bue­nos resul­ta­dos de ese diá­lo­go con­vo­ca­do por la Asam­blea Nacio­nal. Y que ésta se con­vier­ta en un epi­cen­tro polí­ti­co de diá­lo­go, de reen­cuen­tro, de reconciliación.

Oja­lá que toda la opo­si­ción par­ti­ci­pe en las elec­cio­nes del año 2021 para gober­na­do­res y gober­na­do­ras que tene­mos y que son muy impor­tan­tes… Son de man­da­to cons­ti­tu­cio­nal… Hay 23 gober­na­cio­nes en el país.

La últi­ma vez, Ramo­net, que hici­mos pul­so con­tra toda la opo­si­ción uni­da con­tra las fuer­zas boli­va­ria­nas, fue en una elec­ción de gober­na­do­res, el 15 de octu­bre de 2017. Y de 23 gober­na­cio­nes, noso­tros gana­mos 19 a pul­so. Saca­mos el 54 por cien­to de los votos nacio­na­les. Una tre­men­da vic­to­ria. Esa fue la últi­ma vez que nos pudi­mos medir. Es más, yo te pue­do agre­gar, noso­tros que­re­mos medir­nos con toda la opo­si­ción en todos los esta­dos del país, a pul­so así, o como quie­ran, en taek­won­do, en boxeo… como ellos quie­ran, pero en elec­cio­nes, en elec­cio­nes… Oja­lá. Des­pués, en el 2022 vie­ne la elec­ción de alcal­des y alcal­de­sas en 335 muni­ci­pios, muy impor­tan­te para el gobierno local. Y en el 2022, ten­go que recor­dar que el 10 de enero del 2022 cum­plo tres años de Presidente…

IR: Hay posi­bi­li­dad de revocatorio…

Nico­lás Madu­ro: Sí, está el dere­cho a un refe­rén­dum revo­ca­to­rio. Si alguien de la opo­si­ción qui­sie­ra reco­ger las fir­mas, y las reco­gie­ra, cum­plien­do los requi­si­tos cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les, noso­tros, el 2022, ten­dría­mos un refe­rén­dum revo­ca­to­rio, iría­mos a medir­nos a pul­so también.

Y lue­go, en el 2024, llue­va, true­ne o relam­pa­guee, en Vene­zue­la habrá elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Así que tene­mos una gran agen­da elec­to­ral, una agen­da polí­ti­ca, y más allá de la agen­da elec­to­ral, más allá de la agen­da polí­ti­ca hay una agen­da eco­nó­mi­ca de recu­pe­ra­ción, hay una agen­da social, hay una agen­da moral de lucha con­tra la corrup­ción. A mí me gus­ta­ría hablar de todos estos temas con toda la opo­si­ción, y poder lograr consensos.

Aho­ra te lo digo con sin­ce­ri­dad Ramo­net, tú eres ciu­da­dano fran­cés-espa­ñol, tú cono­ces muy bien Euro­pa. Bue­na par­te de la cul­pa del extre­mis­mo de la opo­si­ción, de la exclu­sión de la opo­si­ción de la vida polí­ti­ca del país, del aban­dono de sus espa­cios natu­ra­les y de sus votan­tes, la tie­nen la Unión Euro­pea y los gobier­nos de Euro­pa. No sólo Donald Trump, por­que quien le ha segui­do el coro a Donald Trump ha sido la Unión Euro­pea, apo­yan­do todas las polí­ti­cas de bar­ba­rie, de extre­mis­mo de dere­cha, todas las polí­ti­cas insen­sa­tas, impre­sen­ta­bles… El úni­co lugar del mun­do don­de la Unión Euro­pea apo­ya esas polí­ti­cas es en Vene­zue­la. Habrá que ver el por qué. Bue­na par­te de que la dere­cha vene­zo­la­na, la opo­si­ción, entre en una polí­ti­ca de sen­sa­tez, de par­ti­ci­pa­ción, de diá­lo­go tie­ne que ver con esa Unión Euro­pea que influ­ye tan­to en las men­tes de esos diri­gen­tes polí­ti­cos de ese sec­tor de la opo­si­ción. Oja­lá que la Unión Euro­pea les hable de diá­lo­go y les ayu­de a refle­xio­nar y a rectificar.

IR: Pre­ci­sa­men­te vamos a hablar de eco­no­mía aho­ra, que­ría pre­gun­tar­le lo siguien­te: su gobierno ha opta­do, des­de hace un año, por per­mi­tir una dola­ri­za­ción par­cial de la eco­no­mía, más bien del comer­cio. ¿Podría usted hacer un balan­ce de esa dola­ri­za­ción? ¿Por qué se tomó esa medi­da? ¿Qué bene­fi­cios ha apor­ta­do? ¿Qué incon­ve­nien­tes? ¿Has­ta cuán­do se va a man­te­ner? Y otra pre­gun­ta que algu­nos ana­lis­tas se hacen: ¿Revo­lu­ción y dola­ri­za­ción, no hay contradicción?

Nico­lás Madu­ro: Bueno, pri­me­ro, Vene­zue­la está some­ti­da a una situa­ción muy par­ti­cu­lar. Nos per­si­guen todas las fuen­tes de finan­cia­mien­to. Yo te podría decir, Ramo­net, que prác­ti­ca­men­te el impe­rio esta­dou­ni­den­se le ha prohi­bi­do el uso de la mone­da dólar al Esta­do vene­zo­lano… Para que tú veas… Ata­jo tu pre­gun­ta dicién­do­te esta gran ver­dad: Vene­zue­la no tie­ne dere­cho a ven­der petró­leo al mun­do y cobrar­lo en dóla­res. Vene­zue­la no tie­ne dere­cho, como Esta­do, a mane­jar cuen­tas para pagar medi­ci­nas, ali­men­tos en el mun­do… No tie­ne derecho.

Noso­tros tene­mos nues­tras for­mas de mover los recur­sos, pero todas tie­nen que ser for­mas atí­pi­cas, para­le­las al mun­do del dólar. Todo esto demues­tra cómo el dólar, cómo el sis­te­ma ban­ca­rio esta­dou­ni­den­se se uti­li­zan para tra­tar de impo­ner un mode­lo eco­nó­mi­co, un mode­lo polí­ti­co, un cam­bio de régi­men en Vene­zue­la. Esa es la ver­dad verdadera.

Esta­mos en medio de una eco­no­mía de resis­ten­cia, una eco­no­mía de gue­rra. Noso­tros pasa­mos de tener 56 mil millo­nes de dóla­res de ingre­so en 2013, a menos de 500 millo­nes de dóla­res de ingre­sos petro­le­ros este año 2020. Que cada quien saque sus con­clu­sio­nes. Y a pesar de eso hemos man­te­ni­do el Esta­do de bien­es­tar social como lo dic­ta nues­tra Cons­ti­tu­ción. Aquí se ha man­te­ni­do en pleno la edu­ca­ción públi­ca gra­tui­ta y de cali­dad para nues­tro pue­blo. Aquí se ha man­te­ni­do y se ha acre­cen­ta­do la salud públi­ca gra­tui­ta y de cali­dad. Aquí se ha man­te­ni­do el dere­cho a la vivien­da… Tene­mos un record mun­dial de cons­truc­ción y entre­ga de vivien­das… Aca­bo de entre­gar la vivien­da 3.400.000… Cons­trui­mos 1.095 vivien­das socia­les por día… Un record, un ver­da­de­ro record mun­dial. Y aquí se han man­te­ni­do los nive­les de empleo.

¿Qué es lo que se ha derrum­ba­do? El ingre­so nacio­nal y el ingre­so de los tra­ba­ja­do­res. Ha sido vul­ne­ra­do el ingre­so de los tra­ba­ja­do­res con­se­cuen­cia de la vul­ne­ra­ción, en un 99 por cien­to, del ingre­so nacio­nal en divisas.

Y en medio de todo eso ¿qué ha suce­di­do? Ha sur­gi­do una eco­no­mía antes subrep­ti­cia, aho­ra abier­ta y públi­ca, don­de se mane­ja el dólar, sobre todo a nivel comer­cial. Yo te ten­go unos núme­ros que, por pri­me­ra vez, los voy a dar ofi­cial­men­te. A nivel del comer­cio, y a nivel de algu­nas acti­vi­da­des, el dólar ha fun­cio­na­do como una vál­vu­la de esca­pe para el ingre­so, para el comer­cio y para la satis­fac­ción de nece­si­da­des de impor­tan­tes sec­to­res de la vida vene­zo­la­na… Ha sido una vál­vu­la de escape

Pero te pue­do dar datos de este año 2020 ¿ves? Toda la acti­vi­dad comer­cial está reco­gi­da en estos núme­ros. En el año 2020, te pue­do decir, en par­ti­cu­lar en los dos últi­mos meses de noviem­bre y diciem­bre, se quin­tu­pli­có la acti­vi­dad comer­cial en el país en rela­ción al año pasa­do. Quin­tu­pli­ca­do en bolí­va­res y en dólares.

Aho­ra, te pue­do decir que, en dóla­res ‑estos datos están fresquecitos‑, la impor­tan­cia rela­ti­va de los gas­tos rea­li­za­dos por los hoga­res, según el medio de pago uti­li­za­do, te pue­do decir que el 77,3 por cien­to de las tran­sac­cio­nes comer­cia­les del país, en 2020, se hicie­ron en bolí­va­res por méto­dos de pago digi­tal. Para que tú veas el peso de la mone­da nacio­nal toda­vía, y la vamos a recu­pe­rar. Sólo el 18,6 por cien­to se hizo en efec­ti­vo en divi­sas con­ver­ti­bles, fun­da­men­tal­men­te dólar… Tú pue­des ver aquí, por ejem­plo, en el mes de junio, julio los pagos en divi­sas subie­ron a más del vein­te y pico por cien­to, pero ya el resul­ta­do anual que­da en el 18,6 por cien­to de pago en efec­ti­vo en dóla­res, en muchas acti­vi­da­des de cen­tros comer­cia­les, inclu­si­ve de comer­cio de calle, comer­cio infor­mal… Y un 3,4 por cien­to en bolí­va­res físi­cos, que tú sabes que nos tie­nen una gue­rra con­tra la mone­da físi­ca. Noso­tros vamos, este año 2021, hacia una eco­no­mía digi­tal más pro­fun­da, más en expan­sión… Yo he pues­to la meta: 100 por cien­to eco­no­mía digi­tal, que todo el mun­do ten­ga sus méto­dos de pago en tar­je­ta de débi­to, de crédito…

IR: El dine­ro físi­co des­apa­re­ce, enton­ces, en cier­ta medida….

Nico­lás Madu­ro: Des­apa­re­ce. Para Vene­zue­la es una gran ven­ta­ja. Inclu­si­ve vamos a crear algu­nos for­ma­tos de pago en mone­da digi­tal, con cuen­ta de aho­rro en divi­sas en la Ban­ca vene­zo­la­na. Se están auto­ri­zan­do las cuen­tas de aho­rro y las cuen­tas corrien­tes en divi­sas, y la gen­te podrá pagar al pre­cio de la mone­da en bolí­va­res en el mer­ca­do gene­ral en el país. Quie­re decir que el dólar es una vál­vu­la de esca­pe. No se pue­de decir que Vene­zue­la es, como Ecua­dor por ejem­plo, una eco­no­mía dola­ri­za­da. No depen­de del Depar­ta­men­to del Teso­ro esta­dou­ni­den­se como Pana­má. No. Vene­zue­la tie­ne su mone­da, el bolí­var, y la vamos a defen­der en 2021 mejo­ran­do los ingre­sos. Tene­mos que mejo­rar la cali­dad de la mone­da vene­zo­la­na. Tene­mos que seguir dis­mi­nu­yen­do la infla­ción, que sigue sien­do muy alta, aun­que hemos veni­do con­tro­lán­do­la pau­la­ti­na­men­te… Pero es difí­cil, pro­duc­to de toda la situa­ción de los ingre­sos nacio­na­les… Así que no pode­mos hablar de una dola­ri­za­ción de toda la eco­no­mía. Por eso a la pre­gun­ta: ¿Hay con­tra­dic­ción entre dola­ri­za­ción y revo­lu­ción? La res­pues­ta es, por lo que vemos: no. Hay com­ple­men­ta­ción más bien.

IR: Señor Pre­si­den­te, Vene­zue­la ha sido víc­ti­ma de un espec­ta­cu­lar robo de acti­vos en el exte­rior. Le han arre­ba­ta­do, en par­ti­cu­lar, la empre­sa Cit­go en Esta­dos Uni­dos, y tam­bién las reser­vas de oro depo­si­ta­das en Lon­dres. ¿Qué ini­cia­ti­vas ha toma­do su Gobierno para recu­pe­rar esos acti­vos? ¿Cuál es la situa­ción actual­men­te? ¿Qué espe­ran­zas tie­ne usted de lograr recuperarlos?

Nico­lás Madu­ro: Siem­pre tene­mos la espe­ran­za, por­que tene­mos la razón jurí­di­ca, tene­mos la razón nacio­nal, repu­bli­ca­na. Se tra­ta de acti­vos de la Repú­bli­ca. El oro de Lon­dres le per­te­ne­ce a la Repú­bli­ca, admi­nis­tra­do por su Ban­co Cen­tral de Vene­zue­la. Las cuen­tas ban­ca­rias con­ge­la­das en Por­tu­gal, Espa­ña, Ita­lia, Rei­no Uni­do, Fran­cia, los Esta­dos Uni­dos, son cuen­tas ban­ca­rias de casi 30 mil millo­nes de dóla­res que si se acti­va­ran y se recu­pe­ra­ran cons­ti­tui­rían una inyec­ción inme­dia­ta de recu­pe­ra­ción y rena­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Vene­zue­la, sólo con la recu­pe­ra­ción de ese dinero.

Nos han roba­do la empre­sa Cit­go, una empre­sa con ocho mil esta­cio­nes de ser­vi­cio en los Esta­dos Uni­dos… Está con­ge­la­da, roba­da por el clan Trump, nos la robó el clan Trump, le pusie­ron el ojo des­de que Donald Trump lle­gó a la pre­si­den­cia con su gru­po de nego­cios para robar­nos Cit­go… Con la com­pli­ci­dad de estos ban­di­dos meque­tre­fes, ladro­nes, de la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na, enca­be­za­da por Juan Guai­dó… Se roba­ron Cit­go. Hay espe­ran­za de recuperación.

Noso­tros hemos teni­do difi­cul­ta­des en la defen­sa de Vene­zue­la y de sus intere­ses por­que, inclu­si­ve para pagar bufe­tes de abo­ga­dos inter­na­cio­na­les nos es impe­di­do. Por­que, repi­to, nos con­ge­la­ron y nos roba­ron las cuentas.

Pero, bueno, en Vene­zue­la siem­pre encon­tra­mos un camino para con­se­guir bue­nos bufe­tes, para con­se­guir abo­ga­dos y abo­ga­das valien­tes, cono­ce­do­res, capa­ces… Y para defen­der nues­tros intere­ses vie­ne aho­ra una nue­va Asam­blea Nacio­nal… Ya la Asam­blea Nacio­nal que fue el epi­cen­tro del saqueo, del des­po­jo, del robo de Vene­zue­la se va… Eso va a cam­biar mucho la situa­ción por­que vie­ne una nue­va Asam­blea Nacio­nal con ple­nos pode­res legis­la­ti­vos y creo que eso va a ayu­dar a que avan­ce­mos en el obje­ti­vo de recu­pe­rar lo que le per­te­ne­ce a la Repú­bli­ca. No le per­te­ne­ce a Madu­ro, no le per­te­ne­ce a un gru­po, es patri­mo­nio de la Repú­bli­ca, es dine­ro y patri­mo­nio de todos los vene­zo­la­nos, de todas las venezolanas.

IR: Señor Pre­si­den­te, en la difí­cil coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal actual, mar­ca­da por las con­se­cuen­cias, como usted lo seña­la, a la vez del blo­queo y de la pan­de­mia, ¿cuá­les serían los prin­ci­pa­les temas a resol­ver para impul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de su país? ¿En qué medi­da el recien­te voto de una ley «anti-blo­queo» pue­de con­tri­buir a ello?

Nico­lás Madu­ro: Bueno, noso­tros esta­mos entre­na­dos en las difi­cul­ta­des. El Liber­ta­dor se lla­mó a sí mis­mo el «hom­bre de las difi­cul­ta­des». Y noso­tros lla­ma­mos a nues­tro pue­blo el «pue­blo de las difi­cul­ta­des». Noso­tros ya hemos ido apun­tan­do y enca­mi­nan­do un plan de recu­pe­ra­ción que ha teni­do como eje, esta sema­na, la Ley Antibloqueo.

La Ley Anti­blo­queo jue­ga el rol de un gran eje matriz en el pro­ce­so para la recu­pe­ra­ción de los ingre­sos nacio­na­les. Y con la recu­pe­ra­ción de los ingre­sos nacio­na­les debe­mos ir recu­pe­ran­do los fac­to­res y los equi­li­brios de la macro­eco­no­mía. Ir recu­pe­ran­do el ingre­so de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, y man­te­ner un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción del mer­ca­do interno nacional.

Yo te pue­do dar un dato impor­tan­te de cómo, el año 2020, ha sido un año don­de hemos avan­za­do en ese pro­ce­so de ins­ta­lar una eco­no­mía alter­na­ti­va, una eco­no­mía post-ren­tis­ta, una eco­no­mía pro­duc­ti­va… Noso­tros hemos aumen­ta­do en 400 mil tone­la­das, por ejem­plo, la pro­duc­ción de ali­men­tos, y hemos supe­ra­do los nive­les de des­abas­te­ci­mien­to, de los pro­duc­tos y de los ali­men­tos, que hubo hace tres, cua­tro o cin­co años. Con pro­duc­ción nacional.

Quie­ro feli­ci­tar a los empre­sa­rios y a los pro­duc­to­res, a la agro­in­dus­tria… Noso­tros aho­ri­ta esta­mos hacien­do el plan para los CLAP 2021… Hoy apro­bé el plan de los CLAP 2021, quie­re decir el mer­ca­do de comi­da men­sual para 7 millo­nes de hogares…

Para que nos entien­dan: los CLAP son los Comi­tés Loca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción que cons­ti­tu­yen un ins­tru­men­to fun­da­men­tal en el mer­ca­do de comi­da. Que hay sin duda que mejo­rar, acre­cen­tar… Ya sobre eso vamos hablar en enero, el Minis­te­rio de Ali­men­ta­ción, la Vice­pre­si­den­ta Eje­cu­ti­va… Yo ya he apro­ba­do las líneas de tra­ba­jo para la pro­duc­ción nacio­nal de todos los CLAP, de todo el ali­men­to dis­tri­bui­do a los 7 millo­nes de hoga­res nacio­na­les. Antes, impor­tá­ba­mos el 60 o 70 por cien­to de esos ali­men­tos… Así que, de 2021 en ade­lan­te, con la Ley Anti­blo­queo, vamos a ir recu­pe­ran­do el ingre­so nacio­nal, recu­pe­ran­do el equi­li­brio macro­eco­nó­mi­co, con­te­nien­do la infla­ción aún más el pró­xi­mo año y reto­man­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co real, de la eco­no­mía real.

El año 2021 mar­ca el arran­que de un nue­vo cre­ci­mien­to pro­gre­si­vo, sos­te­ni­do, ver­da­de­ro, te digo, de la eco­no­mía real, de la eco­no­mía pro­duc­ti­va. No de la eco­no­mía de los pape­les, de la espe­cu­la­ción, de la men­ti­ra, de la far­sa, no, es el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía que pro­du­ce gra­nos, leche, car­ne, maíz, are­pas, ropa, petró­leo, oro, etc. De la eco­no­mía real.

Creo que toda esta cruel­dad que se ha apli­ca­do con­tra Vene­zue­la nos ha deja­do gran­des lec­cio­nes, y nos hemos mon­ta­do en los carri­les del desa­rro­llo de una eco­no­mía pro­pia, ver­da­de­ra, que va a ser muy fuer­te, muy pode­ro­sa, tú lo verás, y ade­más le esta­mos dán­do un ejem­plo al mun­do. Se nos pue­de prohi­bir el dólar, se nos pue­de prohi­bir el finan­cia­mien­to y refi­nan­cia­mien­to en el sis­te­ma ban­ca­rio occi­den­tal, se nos pue­de per­se­guir y qui­tar las cuen­tas, pero no se nos ha dete­ni­do ni se nos va a dete­ner jamás. Y lo que aquí sur­ja le va a dar un ejem­plo al mun­do de que otro mun­do es posi­ble, de que ya bas­ta del chan­ta­je del dólar y del sis­te­ma finan­cie­ro del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal… En Vene­zue­la esta­mos demos­tran­do, en resis­ten­cia, en una resis­ten­cia muy dura, que otro mun­do es posi­ble. Vamos a salir ade­lan­te, uste­des van a verlo.

IR: Señor Pre­si­den­te vamos hablar aho­ra de polí­ti­ca inter­na­cio­nal y vamos a empe­zar hablan­do de Amé­ri­ca Lati­na. Algo está cam­bian­do en Amé­ri­ca Lati­na. A los gobier­nos pro­gre­sis­tas de Méxi­co y Argen­ti­na han veni­do a sumar­se la recien­te vic­to­ria del MAS en Boli­via, el éxi­to del ple­bis­ci­to en Chi­le, la derro­ta de Bol­so­na­ro en las muni­ci­pa­les de Bra­sil, la revuel­ta popu­lar en Perú, las pro­tes­tas en Gua­te­ma­la y Colom­bia, las razo­na­bles pers­pec­ti­vas de vic­to­ria del can­di­da­to Araúz en las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les de Ecua­dor y la rotun­da vic­to­ria del cha­vis­mo en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 6 de diciem­bre en Vene­zue­la… Todo esto crea una atmós­fe­ra muy dife­ren­te de la que exis­tía hace poco cuan­do algu­nos habla­ban de un «fin del ciclo pro­gre­sis­ta»… ¿Cómo ve usted la situa­ción geo­po­lí­ti­ca en Amé­ri­ca Lati­na para este 2021 que comienza?

Nico­lás Madu­ro: Bueno, pue­do decir que los movi­mien­tos popu­la­res radi­ca­les de lucha, los lla­ma­dos movi­mien­tos pro­gre­sis­tas, los movi­mien­tos de izquier­da, los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios somos una reali­dad en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Somos la alter­na­ti­va de nues­tros pue­blos, cada quien con su per­fil, su carac­te­rís­ti­ca, su dis­cur­so, su lide­raz­go… No se pue­de, por ejem­plo, com­pa­rar el lide­raz­go de los movi­mien­tos popu­la­res en Colom­bia con el de Ecua­dor, ni de Vene­zue­la, ni de Bra­sil… Cada quien tie­ne su per­fil, su tex­tu­ra, su esté­ti­ca, su dis­cur­so, sus valen­tías, sus opor­tu­ni­da­des pero, sin lugar a dudas, des­de Méxi­co has­ta La Pata­go­nia y por todo el Cari­be hay un pode­ro­so movi­mien­to popu­lar, radi­cal, con­tes­ta­ta­rio, rebel­de. Hay un pode­ro­so movi­mien­to pro­gre­sis­ta y un pode­ro­so movi­mien­to de izquier­da. Hay un pode­ro­so lide­raz­go revo­lu­cio­na­rio. En la van­guar­dia va el ALBA, la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca. La vic­to­ria en Boli­via fue una gran vic­to­ria del ALBA y, bueno, se va recom­po­nien­do lo que es una gran alian­za para la paz, el desa­rro­llo social, la vida de nues­tros pue­blos. Van a la van­guar­dia, sin lugar a dudas, Cuba, Nica­ra­gua, Vene­zue­la, Boli­via, el Cari­be con nues­tros líde­res del Cari­be, de San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, de Anti­gua y Bar­bu­da, de Domi­ni­ca, de Gra­na­da… La gran alian­za pro­fun­da, ver­da­de­ra que se ha man­te­ni­do ante ame­na­zas, ante todas las circunstancias.

El ALBA ha esta­do siem­pre de pie. El ALBA se levan­tó como resul­ta­do y pro­duc­to de la pri­me­ra ola que enca­be­zó Chá­vez en esta era, la pri­me­ra ola, que lle­vó al encuen­tro his­tó­ri­co de Chá­vez y Fidel, que lle­vó al retorno al poder del san­di­nis­mo, que lle­vó a la vic­to­ria de Evo, de Correa, que lle­vó a la vic­to­ria de Kirch­ner… Bueno, de esa pri­me­ra ola sur­gió el ALBA y ahí está fir­me, fuer­te… Y aho­ra, sin lugar a dudas, yo veo que vie­ne una segun­da ola. La segun­da ola de gobier­nos pro­gre­sis­tas, popu­la­res, nacio­na­lis­tas, lati­no­ame­ri­ca­nis­tas… Vie­ne una segun­da ola que está en pleno desa­rro­llo, ¿por qué vie­ne esta segun­da ola?, por­que el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral se ago­tó… El capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral lo que gene­ra es pobre­za, exclu­sión, repre­sión… Ahí vemos Chi­le, Perú, Ecua­dor, Colom­bia, toda el ala del Pací­fi­co: repre­sión, mise­ria, des­em­pleo… Colom­bia este año más de 90 masa­cres… Más de 250 excom­ba­tien­tes de las FARC ase­si­na­dos… ¿Y qué dicen los medios?, ¿qué dice el mun­do? Se callan… Enton­ces el mode­lo repre­si­vo, anti­po­pu­lar, exclu­yen­te y gene­ra­dor de mise­ria, el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral no tie­ne res­pues­ta para los pue­blos… Es un ago­ta­mien­to bien pro­fun­do, y lo natu­ral es que sur­jan nue­vos lide­raz­gos que sor­pren­de­rán no sólo a Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be sino sor­pren­de­rán al mundo.

Vamos a una segun­da ola, no lo digo sim­ple­men­te por opti­mis­mo, por fe ‑que la ten­go, soy un hom­bre opti­mis­ta, de fe, de fe en los pue­blos, de fe en la lucha, fe en la his­to­ria de nues­tros países‑, lo digo como resul­ta­do de la obser­va­ción direc­ta de la reali­dad y con los datos que tú, inclu­si­ve, has apor­ta­do en tu pregunta.

IR: Señor Pre­si­den­te, estos últi­mos años, a medi­da que se acen­tua­ba la hos­ti­li­dad hacia Vene­zue­la por par­te de Washing­ton y de muchas capi­ta­les euro­peas, su Gobierno ha estre­cha­do lazos con varias poten­cias como Chi­na, Rusia, Irán, Tur­quia, la India y otras que han defen­di­do la sobe­ra­nía de Vene­zue­la. ¿Podría usted decir­nos cuá­les son las pers­pec­ti­vas de coope­ra­ción y los pro­yec­tos de desa­rro­llo con estas potencias?

Nico­lás Madu­ro: Noso­tros esta­mos abier­tos al mun­do. Sin lugar a dudas, nues­tras rela­cio­nes son espe­cia­les con la Fede­ra­ción de Rusia, con la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, con la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, con Cuba… Son espe­cia­les tam­bién con la India, se sabe mi gran iden­ti­dad con la India, con su espi­ri­tua­li­dad, con su pue­blo… Y con muchos otros paí­ses. Con Tur­quía, con mi her­mano el pre­si­den­te Erdo­gan… Y con Áfri­ca, con muchos paí­ses del mun­do tene­mos gran­des y exce­len­tes relaciones.

Noso­tros que­re­mos que esas rela­cio­nes se con­so­li­den, vamos a seguir tra­ba­jan­do. Gra­cias a la Ley Anti­blo­queo ya se ha avan­za­do de mane­ra espec­ta­cu­lar en nue­vas alian­zas en varios cam­pos de la inver­sión en la eco­no­mía… No pue­do decir mucho, es la carac­te­rís­ti­ca de la Ley Anti­blo­queo, hacer sin decir, y decir cuan­do ya se haya hecho. Ese es el prin­ci­pio: hacer, hacer, hacer, avan­zar sin decir nada, para esqui­var la gue­rra impe­ria­lis­ta, neu­tra­li­zar­la, y decir des­pués, cuan­do ya todo esté con­su­ma­do y hecho, cuan­do ten­ga aquí en la mano el logro. Aho­ra, en esa mis­ma línea de la Ley Anti­blo­queo, tam­bién yo invi­to a los inver­sio­nis­tas de Amé­ri­ca Lati­na, de Méxi­co, de Pana­má, a nues­tros her­ma­nos inver­sio­nis­tas de Colom­bia, de Bra­sil, de Argen­ti­na, de toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, de los Esta­dos Uni­dos: ven­gan, aquí hay un mun­do para inver­tir con con­di­cio­nes espe­cia­les… Si alguien le ha hecho daño a los inver­sio­nis­tas de todo tipo, a los tene­do­res de deu­das de los Esta­dos Uni­dos, si alguien le ha hecho daño es Donald Trump y su polí­ti­ca obce­ca­da y extre­mis­ta con­tra Venezuela.

Por­que los inver­sio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos tie­nen las puer­tas abier­tas aquí para inver­tir en petró­leo, en gas, en petro­quí­mi­ca, en tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, en turis­mo, en finan­zas, en todo lo que quie­ran. Trump les ha hecho un gran daño a los tene­do­res de deu­da… Y te pue­do decir tam­bién, como pri­mi­cia, que noso­tros a los tene­do­res de deu­da, por com­pro­mi­so de la Repú­bli­ca, les paga­mos en el perío­do 2014 – 17 más de 76 mil millo­nes de dóla­res. Y con el coman­dan­te Chá­vez, en el perío­do 2010 – 2013, se lle­gó a pagar has­ta 56 mil millo­nes de dóla­res… Echa la cuen­ta, como dice un ami­go mío, saca la cuen­ta: 76 mil más 56 mil son 132 mil millo­nes de dóla­res que paga­mos del 2010 al 2017 has­ta que lle­gó Trump…

Esas eran las ganan­cias de los inver­sio­nis­tas finan­cie­ros… Los tene­do­res de deu­da per­die­ron todo cuan­do nos con­ge­la­ron las cuen­tas, cuan­do ata­ca­ron nues­tros ingre­sos por petró­leo… Yo les he rati­fi­ca­do a todos los tene­do­res de deu­da, a todos los inver­sio­nis­tas esta­dou­ni­den­ses, nues­tra dis­po­si­ción a nego­ciar y rene­go­ciar, y a cum­plir todos nues­tros com­pro­mi­sos de aquí en ade­lan­te. Lle­gar a acuer­dos… Tene­mos las mejo­res rela­cio­nes… Ellos saben que noso­tros somos bue­na paga, que somos gen­te de pala­bra, con­fia­bles para la acti­vi­dad finan­cie­ra, eco­nó­mi­ca, lo saben, y saben que Trump le hizo un gran daño a sus inver­sio­nes, lo saben perfectamente.

Hay inver­sio­nis­tas, Ramo­net, que inclu­si­ve repre­sen­tan a gru­pos, a sin­di­ca­tos de jubi­la­dos esta­dou­ni­den­ses, a gru­pos socia­les de Esta­dos Uni­dos que com­pra­ron, por la con­fia­bi­li­dad, bonos de la deu­da vene­zo­la­na y aho­ra, mira, los que­bró Trump, los des­tru­yó Trump. Otro mun­do es posi­ble inclu­si­ve en este aspecto.

Así que yo man­do un men­sa­je, apro­ve­cho tu pre­gun­ta para man­dar un men­sa­je a todos los inver­sio­nis­tas del mun­do: esta­mos lis­tos, pre­pa­ra­dos, tene­mos la Ley Anti­blo­queo, está la nue­va Asam­blea Nacio­nal que va a desa­rro­llar un con­jun­to de leyes para fle­xi­bi­li­zar todo lo que es la inver­sión en la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca vene­zo­la­na, Vene­zue­la está abier­ta al mun­do para la inversión.

IR: Señor Pre­si­den­te, pre­ci­sa­men­te la recien­te derro­ta elec­to­ral de Donald Trump en Esta­dos Uni­dos y la lle­ga­da inmi­nen­te de la nue­va Admi­nis­tra­ción demó­cra­ta del pre­si­den­te Joe Biden cons­ti­tu­yen un momen­to par­ti­cu­lar de cam­bio en la vida polí­ti­ca inter­na­cio­nal. ¿Qué espe­ra usted de esta nue­va Admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se? ¿Qué men­sa­je de aco­gi­da le envía usted a Joe Biden?

Nico­lás Madu­ro: Sobre este tema estoy obli­ga­do a ser pru­den­te… No quie­re decir que no ten­ga un pen­sa­mien­to cla­ro, lo ten­go, sobre los cam­bios en Esta­dos Uni­dos, sobre la derro­ta estre­pi­to­sa de Donald Trump. Trump se va… Vamos a ver si con la sali­da de Trump se van tam­bién sus polí­ti­cas noci­vas y extre­mis­tas con­tra Vene­zue­la… Vamos a ver… Hay mucho lobby. A mí me lle­gó una infor­ma­ción ayer a pro­pó­si­to de este ladrón y ase­sino lla­ma­do Leo­pol­do López: está con­tra­tan­do, en Washing­ton, a dos empre­sas de lobby cer­ca­nas al par­ti­do demó­cra­ta para que empie­cen a hacer lobby en favor del extre­mis­mo vene­zo­lano de dere­cha ante el nue­vo gobierno de Biden. Tú sabes que la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos se mue­ve en base a lobby. Es legal inclu­si­ve… Aho­ra están con­tra­tan­do nue­vos lobis­tas vin­cu­la­dos a Biden, vin­cu­la­dos al nue­vo Secre­ta­rio de Esta­do [Anthony Blin­ken] desig­na­do por Biden, así que, bueno, vamos a espe­rar que lle­gue el 20 de enero, que se jura­men­te el pre­si­den­te Joe Biden y noso­tros siga­mos nues­tro rumbo.

Yo siem­pre he dicho: oja­lá con la par­ti­da de Trump se vayan sus polí­ti­cas extre­mis­tas, crue­les con­tra Vene­zue­la, oja­lá, y se res­ta­blez­ca el diá­lo­go con Biden y con los Esta­do Uni­dos en fun­ción de una agen­da cons­truc­ti­va. Oja­lá, oja­lá. Mien­tras tan­to espe­re­mos, en manos de Dios siem­pre noso­tros, depen­dien­do de nues­tro pro­pio esfuer­zo… Siem­pre le digo a los vene­zo­la­nos, a las vene­zo­la­nas y a la gen­te del mun­do: no depen­da­mos de nadie, depen­da­mos siem­pre del esfuer­zo pro­pio, depen­da­mos del pen­sa­mien­to pro­pio, de la pala­bra pro­pia, lo demás es ganan­cia, como dice nues­tro pue­blo. Oja­lá sea para bien, el cam­bio en Esta­dos Uni­dos, para la huma­ni­dad, y oja­lá sea para el bien de Vene­zue­la tam­bién. Es lo que deseo.

IR: Muchas gra­cias señor Pre­si­den­te, hemos lle­ga­do al final de esta entre­vis­ta, sólo me res­ta desear­le un feliz año nue­vo a usted, a su fami­lia y, evi­den­te­men­te, a Vene­zue­la y a toda su población.

Nico­lás Madu­ro: Bueno, muchas gra­cias por esta opor­tu­ni­dad. Ante la ava­lan­cha de men­ti­ras, de mani­pu­la­cio­nes, de ata­ques que hay en la pren­sa mun­dial… Yo veo todo el tiem­po, en la pren­sa y la tele­vi­sión de Madrid, ata­ques y ata­ques… Madrid se ha con­ver­ti­do en el epi­cen­tro del ata­que de la ultra­de­re­cha con­tra Vene­zue­la, uno lee el «New York Times«, el «Mia­mi Herald«, la pren­sa colom­bia­na y en el mun­do en gene­ral: ata­ques des­pia­da­dos, ince­san­tes, incle­men­tes… Pero bueno, aquí está nues­tra ver­dad y por nues­tra ver­dad damos la vida; y con nues­tra ver­dad vamos por los cami­nos hacia el futuro.

El año 2021, va a ser el del bicen­te­na­rio de la bata­lla de Carabobo[4], va a ser un año icó­ni­co. Lo fijó el pro­pio Coman­dan­te Chá­vez: «En 2021, a 200 años de Cara­bo­bo, decía Chá­vez, tene­mos que lle­gar libres, inde­pen­dien­tes y sobe­ra­nos.» Y así lle­ga­mos: libres, inde­pen­dien­tes, sobe­ra­nos en resis­ten­cia, pero tam­bién en vic­to­ria. Feliz año.

IR: Gra­cias Pre­si­den­te, nos damos cita el 1º de enero del 2022.

Nico­lás Madu­ro: Lis­to, aprobado.

Notas:

[1] Una ‘tro­cha’ es un sen­de­ro que per­mi­te tran­si­tar a pie por la sel­va o la maleza.

[2] Ini­cia­da el 3 de mayo de 2020 y diri­gi­da por mer­ce­na­rios esta­dou­ni­den­ses, con la par­ti­ci­pa­ción de ex-mili­ta­res vene­zo­la­nos, esta ope­ra­ción con­sis­tía en des­em­bar­car dos gru­pos arma­dos para derro­car al gobierno de Nico­lás Madu­ro y ase­si­nar al presidente.

[3] El 3 de enero de 2020, el gene­ral ira­ní Qasem Solei­ma­ni, jefe de la Fuer­za Quds, fue ase­si­na­do en Bag­dad (Irak) por un ata­que esta­dou­ni­den­se con drones.

[4] El 24 de junio de 1821, la vic­to­ria de las fuer­zas patrio­tas de Simón Bolí­var con­tra las tro­pas rea­lis­tas en la bata­lla de Cara­bo­bo fue deci­si­va en la gue­rra de inde­pen­den­cia de Venezuela.

(Cara­cas, 30 de diciem­bre de 2020.)

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *