Cuba. Plan­ta­dos jun­tos en un barrio

Por Enri­que Mila­nés León, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de enero de 2021. 

Es mucha nación este Archi­pié­la­go que cobi­ja a un pue­blo uni­do cual masa con­ti­nen­tal. Solo jun­tos y ergui­dos —Mar­tí lo expli­ca­ría: «Nues­tro bra­zo de bata­lla­do­res obe­de­ce a nues­tro pen­sa­mien­to de patrio­tas»— podía­mos enfren­tar un blo­queo que por pri­me­ra vez fac­tu­ró en un año más de 5 000 millo­nes de dóla­res entre heri­da y des­po­jo a los cubanos.

Un día de sep­tiem­bre de un año que tan­to exi­gió la dis­tan­cia, el Pre­si­den­te cubano acer­có de nue­vo la voz de Fidel a los oídos de los nue­vos inter­lo­cu­to­res del pla­ne­ta cuan­do en la Asam­blea Gene­ral de la ONU —desa­rro­lla­da, como casi todo even­to, de modo vir­tual— lo recor­dó recor­dán­do­nos esa fra­se suya que aún se escu­cha calien­te: «¡Médi­cos y no bombas!».

No hay expre­sión mejor para eva­luar la tra­yec­to­ria de Cuba en una doce­na de meses que ya ha gana­do, con todo mere­ci­mien­to, varios de los adje­ti­vos menos desea­dos en cual­quier len­gua. «Sal­var vidas y com­par­tir lo que somos y tene­mos, al pre­cio de cual­quier sacri­fi­cio, es lo que brin­da­mos al mun­do des­de las Nacio­nes Uni­das, a la que solo pedi­mos un cam­bio a tono con la gra­ve­dad del momen­to», dijo enton­ces, en nues­tro nom­bre, Miguel Díaz-Canel.

Cuba no sería lo que es si no acom­pa­ña su mano fran­ca con su puño de pelea, así que, a segui­das, nues­tro guía en la sen­da de la con­ti­nui­dad con­de­nó el «régi­men mar­ca­da­men­te agre­si­vo y moral­men­te corrup­to» con el que Esta­dos Uni­dos ata­ca el multilateralismo.

Somos los nue­vos Ismae­li­llos de Mar­tí, los hijos del Após­tol que, amán­do­nos, nos retra­tó mejor: «Razón y cora­zón nos lle­van jun­tos. Ni nos ofus­ca­mos, ni nos aco­bar­da­mos», dijo como para los pinos ple­nos de hoy cuan­do nues­tros bro­tes ni aso­ma­ban a sus pupi­las, así que en ese diá­lo­go inter­na­cio­nal digi­tal reso­nó, con­tra el pode­ro­so, la actual denun­cia de los cuba­nos: «(Esta­dos Uni­dos) emplea el chan­ta­je finan­cie­ro en su rela­ción con las agen­cias del sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das y con una pre­po­ten­cia nun­ca antes vis­ta se reti­ra de la OMS, de la Unes­co y del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos. Para­dó­ji­ca­men­te, el país que alo­ja a la sede de la ONU tam­bién se apar­ta de tra­ta­dos inter­na­cio­na­les fun­da­men­ta­les, como el Acuer­do de París sobre cam­bio climático».

Decir­lo es casi un lugar común, pero sen­tir­lo es una angus­tia com­par­ti­da: como si la COVID-19 fue­ra poco, Cuba sufrió en 2020 el azo­te del blo­queo esta­dou­ni­den­se, esa pan­de­mia cuyo virus mutan­te fue crea­do en el más cruel labo­ra­to­rio cono­ci­do: el imperialismo.

Tan des­fa­cha­ta­do es el cer­co que Washing­ton impo­ne —a Cuba y a otros — , que un equi­po de exper­tos de Nacio­nes Uni­das pidió en agos­to su levan­ta­mien­to, por una razón más que con­tun­den­te: cau­sa sufri­mien­to y muertes. 

Los rela­to­res y espe­cia­lis­tas Ale­na Douhan, Obio­ra Oka­for, Tla­leng Mofo­keng, Michael Fakh­ri y Agnés Calla­mard exi­gie­ron que las «san­cio­nes» se levan­ta­ran «de modo que las per­so­nas pue­dan reci­bir pro­duc­tos bási­cos como jabón y desin­fec­tan­tes para man­te­ner­se sanas y que los hos­pi­ta­les pue­dan obte­ner ven­ti­la­do­res y otros apa­ra­tos médi­cos para que la gen­te siga viva».

En Cuba, seño­res, la gen­te sigue viva, pero por razo­nes que la agre­sión no entien­de. El que se va —o del que nos vamos, vic­to­rio­sos, a puro cora­je nacio­nal— ha sido un año áspe­ro, pero tal con­di­ción no men­guó, sino acen­tuó, la polí­ti­ca exter­na de paz, coope­ra­ción y soli­da­ri­dad, defen­sa del mul­ti­la­te­ra­lis­mo y del Dere­cho Inter­na­cio­nal y de sos­te­ni­bi­li­dad de la natu­ra­le­za que nos sostiene.

Es mucha nación este Archi­pié­la­go de islas y cayos que cobi­jan a un pue­blo uni­do cual masa con­ti­nen­tal. Solo jun­tos y ergui­dos —Mar­tí lo expli­ca­ría: «Nues­tro bra­zo de bata­lla­do­res obe­de­ce a nues­tro pen­sa­mien­to de patrio­tas»— podía­mos enfren­tar un blo­queo que por pri­me­ra vez fac­tu­ró en un año más de 5 000 millo­nes de dóla­res entre heri­da y des­po­jo a los cubanos.

El naso­bu­co ideo­ló­gi­co que quie­re impo­ner­nos Sam no silen­cia nues­tras denun­cias, de modo que, con la pan­de­mia sani­ta­ria en mar­cha, tam­bién en este año que cerra­mos, la Can­ci­lle­ría cuba­na pre­sen­tó el infor­me sobre la otra: las afec­ta­cio­nes del blo­queo esta­dou­ni­den­se en 2020. Esa exi­gen­cia nun­ca fue más per­ti­nen­te que aho­ra, cuan­do el cara­pá­li­da al man­do no solo quie­re apa­gar­nos la luz y secar­nos las cuen­tas, sino que inten­ta impe­dir­nos lle­var alien­to y cura a los hermanos.

Deja­mos atrás, con 2020, cier­tos cinis­mos acom­pa­ñan­tes, como el de una Casa Blan­ca —diz­que trans­pa­ren­te en la «cero tole­ran­cia» al terro­ris­mo— muda a raíz del ata­que el 30 de abril, con fusil de asal­to, a nues­tra Emba­ja­da en Washing­ton. Uno pre­su­me que a todo cubano ver­da­de­ro le due­la aún la bala que mor­dió el bron­ce sagra­do en la esta­tua de Mar­tí, pero curio­sa­men­te cier­tos «patrio­tas» de nue­vo tipo com­par­tie­ron aquí y allá, en lugar de la con­de­na indig­na­da del pai­sano, el mutis­mo ladino del Gobierno cómplice.

A ini­cios de diciem­bre, en otro encuen­tro vir­tual en la ONU, sobre la res­pues­ta inter­na­cio­nal a la COVID-19, Miguel Díaz-Canel reite­ró la urgen­cia de esta­ble­cer un orden inter­na­cio­nal jus­to, demo­crá­ti­co y equi­ta­ti­vo como con­di­ción para la super­vi­ven­cia de la espe­cie en un mun­do con muchas ante­nas y esca­sa equidad.

Este país es peque­ño y bra­vo como gallo de pelea, por lo cual no asom­bró que, pese a las habi­tua­les des­ca­li­fi­ca­cio­nes de Esta­dos Uni­dos, el 13 de octu­bre la Asam­blea Gene­ral eli­gie­ra a Cuba como miem­bro del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de las Nacio­nes Uni­das, para el perío­do 2021 – 2023.

Gana­mos una silla en el salón de nacio­nes. A fines de noviem­bre, duran­te el vir­tual segun­do Diá­lo­go Polí­ti­co sobre Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble entre Cuba y la Unión Euro­pea, nues­tro país dis­cu­tió con ese pode­ro­so blo­que, en modo de cola­bo­ra­ción, asun­tos mun­dia­les como el calen­ta­mien­to glo­bal, los cami­nos de trán­si­to hacia una eco­no­mía del cono­ci­mien­to, con inclu­sión social, y el papel de los sis­te­mas de salud y la bio­tec­no­lo­gía en el enfren­ta­mien­to a la COVID-19.

Cuba tie­ne voz e ideas para ser escu­cha­da en cual­quier foro, pero en el Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos (MNOAL), en el cual Fidel tra­du­jo el suyo per­so­nal en lide­raz­go de toda su patria, la voz de esta tie­rra es par­ti­cu­lar­men­te segui­da. En mayo, duran­te la Cum­bre onli­ne del Movi­mien­to «Uni­dos con­tra la COVID-19», Díaz-Canel vol­vió a car­gar con­tra la deu­da exter­na con que las vie­jas metró­po­lis nos asfi­xian de nue­va mane­ra. Cuan­do abo­ga­ba por su eli­mi­na­ción —para que no eli­mi­ne a nues­tra gen­te— y exi­gía al cese de la coer­ción de ter­ce­ros, ¿era él o era Fidel? ¡Era la continuidad!

En el trán­si­to de 2020 a 2021, como en los tiem­pos de José Mar­tí, «Cuba no anda de pedi­güe­ña por el mun­do: anda de her­ma­na, y obra con la auto­ri­dad de tal. Al sal­var­se, sal­va. Nues­tra Amé­ri­ca no le falla­rá, por­que ella no falla a Amé­ri­ca». La idea se ha ilus­tra­do per­fec­ta­men­te en su fir­me acom­pa­ña­mien­to a Vene­zue­la a sabien­das de que la prin­ci­pal «zanaho­ria» que le cuel­ga enfren­te al vecino pode­ro­so para ali­viar­le su pro­pio ago­bio es que deje a su suer­te a la cau­sa bolivariana.

La diplo­ma­cia efec­ti­va es en sí mis­ma una vacu­na. Por los hilos de la Red cele­bra­mos este diciem­bre la 18va. Cum­bre del ALBA-TCP, a raíz del ani­ver­sa­rio 16 del meca­nis­mo, y dis­cu­ti­mos cómo enfren­tar la COVID-19 y levan­tar la economía.

El mejor mapa­mun­di con archi­pié­la­go resal­ta­do de 2020 pudo apre­ciar­se segu­ra­men­te en los diá­lo­gos de la Cum­bre Mun­dial, vir­tual, de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), don­de en julio el Pre­si­den­te Díaz-Canel con­tras­tó datos elo­cuen­tes: mien­tras en el pla­ne­ta se habían per­di­do has­ta enton­ces 305 millo­nes de empleos y 1 600 millo­nes de tra­ba­ja­do­res veían ame­na­za­dos sus medios de sub­sis­ten­cia, en Cuba 36 medi­das de carác­ter labo­ral, sala­rial y de segu­ri­dad social pro­te­gían a los tra­ba­ja­do­res y sus familias.

No vivi­mos en El Dora­do, ni de cer­ca. El bri­llo aquí es dife­ren­te. Pade­ci­mos mucho, con virus y sin él, este año de —par­ti­cu­lar— doble pan­de­mia y, en medio de las angus­tias, enfren­ta­mos la dan­za de quien fla­quea al «qui­le­ro» tin­ti­neo de mato­nes leja­nos, pero mien­tras los sucios inten­ta­ron man­char­lo y los rotos lo balea­ron sin éxi­to, para el pinar de gen­te que le sigue, José Mar­tí se man­tie­ne lim­pio, ente­ro y afi­la­do como una estre­lla, con­fian­do en lo que hare­mos en ade­lan­te en el gran barrio que es la nación: «En Cuba —dice sereno— son más los mon­tes que los abis­mos, más los que aman que los que odian, más los del cam­po cla­ro que los de encru­ci­ja­da, más la gran­de­za que la ralea». Así nos tie­nen que ver los veci­nos planetarios.

Fuen­te: Juven­tud Rebelde

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *