Chi­le. Y el pro­ce­so de poder popu­lar en marcha

Por Jes­si­ca Visotsky, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de enero de 2021. 

Entre­vis­ta con mili­tan­tes de Chi­le, que par­ti­ci­pan de espa­cios de orga­ni­za­ción «des­de aba­jo». Jus­to en una sema­na de accio­nes impor­tan­tes en las que los estu­dian­tes secun­da­rios toma­ron ofi­ci­nas de gobierno. 

CINDY CORRALES VALENCIA, oriun­da de la capi­tal de San­tia­go de Chi­le, Pro­fe­so­ra de Filo­so­fía, Edu­ca­do­ra Popu­lar, inte­gran­te de Radio Bem­ba, espa­cio auto­ges­ti­vo de con­tra­in­for­ma­ción que sur­ge en el sur de Chi­le hace ya un par de años, es par­te del espa­cio Acción Polí­ti­ca de Dan­za mili­tan­te, par­ti­ci­pa en espa­cios edu­ca­ti­vos socia­les y comu­ni­ta­rios e ins­ti­tu­cio­na­les en Chi­le, Argen­ti­na y El Salvador.

Con VÍCTOR ALFONSO CHANFREAU que es par­te de la Asam­blea Coor­di­na­do­ra Estu­dian­tes Secun­da­rios, ACES de Chi­le, ex voce­ro el año pasa­do y actual­men­te par­ti­ci­pa des­de las rela­cio­nes públi­cas de la Asam­blea y tam­bién de la Coor­di­na­do­ra 18 de Octu­bre por la Liber­tad de los Pre­sos Polí­ti­cos, orga­ni­za­ción que nace hace apro­xi­ma­da­men­te un año en el con­tex­to de la Revuel­ta popu­lar, cuan­do se ins­ta­la des­de el gobierno y a una esca­la tre­men­da la pri­sión polí­ti­ca como méto­do repre­si­vo. Acla­ra, ten­go 18 años.

Con RICHARD YÁÑEZ SILVA, pobla­dor de Boca Sur de la pro­vin­cia de Con­cep­ción, al sur de Bio­bío, Chi­le, inte­gran­te de la Unión de Pobla­do­res y Pobla­do­ras de San Pedro de la Paz y del Cen­tro Cul­tu­ral Víc­tor Jara, en su pobla­ción (barrio). Es par­te de la Corrien­te docen­te Arri­ba Pro­fes de Chi­le, que están según nos cuen­ta a pocas sema­nas de un pro­ce­so de elec­ción al inte­rior de su gre­mio, el Cole­gio pro­fe­so­res y Pro­fe­so­ras de Chi­le. Así que eso fue lo mis­mo que aca­ba­ron en unión de pobla­do­res y el espa­cio docen­te don­de esta­mos trabajando.

– ¿Cómo se ges­ta una alter­na­ti­va des­de el pue­blo?. Se vis­lum­bra que todo el pro­ce­so que se está dan­do habla de que se está ges­tan­do un poder para­le­lo, un poder para­le­lo. De cara al pró­xi­mo año, cuan­do se ins­ta­len los deba­tes que se están dan­do, des­de las luchas socio­am­bien­ta­les, femi­nis­tas, de los pue­blos indí­ge­nas: cómo ven uste­des que pue­de lle­gar con­cre­ta­men­te a ges­tar­se una alter­na­ti­va de des­de los pue­blos, si se está deba­tien­do de eso en las asam­bleas con los espa­cios en don­de están hoy, des­de aba­jo, des­de los pueblos?

Cindy:Yo con­si­de­ro que en este afán de cons­truir o cómo esta­mos poten­cian­do, es una de las debi­li­da­des que tene­mos y debi­li­da­des a nivel nacio­nal, por­que no sien­to y de ahí lo tiro al deba­te tam­bién que, efec­ti­va­men­te estas dis­cu­sio­nes que noso­tros y noso­tras damos, noso­tres damos en torno a los con­flic­tos medioam­bien­ta­les, en torno a la mega­mi­ne­ría, en torno a la a la sub­sis­ten­cia de la vida, a los deba­tes del femi­nis­mo, por un momen­to yo creo que hay ele­men­tos que a mí me gus­ta­ría que esas dis­cu­sio­nes que damos en esos espa­cios don­de los com­pa­ñe­ros, las com­pa­ñe­ras van a deba­te y están con la temá­ti­ca enci­ma se deba­ta con los sec­to­res popu­la­res efec­ti­va­men­te, por­que ahí yo sien­to la debi­li­dad, ahí yo sien­to que está esta masi­vi­dad o toda esta poten­cia revo­lu­cio­na­ria, si se quie­re, de con­cien­cia polí­ti­ca no se no se logra per­mear. Yo no digo que no hayan asam­bleas don­de efec­ti­va­men­te los com­pa­ñe­ros que están ahí están hablan­do de temas del extrac­ti­vis­mo, están hablan­do del femi­nis­mo, hay una inten­ción, pero me pasa­ba el otro día, no daré direc­ción, ni lugar, ni hora. Pero lle­gué a una acti­vi­dad y en un minu­to con mi com­pa­ñe­ro hablá­ba­mos y yo decía “esta acti­vi­dad es como para noso­tros, está una acti­vi­dad para los convencidos”.

Enton­ces aquí veni­mos, aumen­ta­mos la mís­ti­ca, noso­tros vemos a los mis­mos com­pa­ñe­ros que siem­pre nos abra­za­mos entre noso­tros y somos súper revo­lu­cio­na­rios, y cum­pli­mos con nues­tra meta del día. Y a mí eso es lo que me preo­cu­pa, por­que si yo quie­ro hacer una acti­vi­dad para poten­ciar la mís­ti­ca revo­lu­cio­na­ria que yo pue­da tener, los invi­to a mi casa a com­par­tir unos mates y habla­mos un poco de la vida. Pero si yo estoy ocu­pan­do un terri­to­rio, estoy habi­li­tan­do espa­cio públi­co, es para es para que los otros sec­to­res se acer­quen y les parez­ca una pro­pues­ta intere­san­te. Enton­ces yo creo que ahí esta­mos “al debe”. Creo que hay más volun­ta­des que antes y yo creo que tam­bién des­de nues­tros sec­to­res más radi­ca­li­za­dos, no sé si “apren­di­mos” es la pala­bra, pero antes éra­mos así, la beli­co­si­dad hecha a per­so­nas, yo he teni­do un nivel de madu­ra­ción polí­ti­ca increí­ble com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, si hubie­ran vis­to mis pri­me­ras eta­pas, el nivel de radi­ca­li­dad, creo que se ha ido apun­tan­do las balas. Ya habrá oca­sión más tác­ti­ca y eso tam­bién es un aprendizaje.

En lo con­cre­to, yo creo que de algu­na mane­ra inde­pen­dien­te­men­te de la tác­ti­ca, creo que hay volun­tad de con­fluen­cia, se visua­li­zan cier­tas con­vo­ca­to­rias, cier­tas par­ti­ci­pa­cio­nes en don­de se apues­ta como acto amplio. Y una cosa que tam­bién se avan­zó tie­ne que ver con que deja­mos de cari­ca­tu­ri­zar a los otros acto­res. Ya creo que ha habi­do un avan­ce en cómo vali­da­mos a las disi­den­cias, cómo vali­da­mos a los sec­to­res indí­ge­nas, de cómo vali­da­mos por­que yo recuer­do a veces habían acti­vi­da­des don­de se decía: “Uyyyy nos fal­ta un mapu­che!! Bus­ca, pien­sa un mapu­che para que ven­ga a hablar algo por­que fal­ta algo de esa área”. Enton­ces cla­ro, enton­ces ahí como que ese tam­bién es un error de la izquier­da, de cómo ha ins­tru­men­ta­li­za­do a los sec­to­res indí­ge­nas tam­bién con su pro­pia lucha váli­da. Enton­ces yo creo que aho­ra en esta juga­da, en este nue­vo esce­na­rio, cada actor pesa por sus luchas, y es un ele­men­to impor­tan­te y son reco­no­ci­dos aho­ra no, aho­ra nadie te va a decir así que “me fal­ta un mapu­che”, “me fal­ta una femi­nis­ta”, “bús­quen­se alguien”. O sea, al menos aho­ra está ins­ta­la­do en los espa­cios de dis­cu­sión polí­ti­ca, que es algo que se tie­ne que dis­cu­tir y según avance.

Yo veo acá dos, dos esce­na­rios posi­bles, ya que tie­ne que ver con apren­de­mos de esto y logra­mos que nues­tras dis­cu­sio­nes super ele­va­das a veces o súper com­ba­ti­vas y revo­lu­cio­na­rias, pero para noso­tros, tras­cien­dan ese espa­cio y abar­quen a los sec­to­res popu­la­res y efec­ti­va­men­te los iden­ti­fi­quen por un lado, por otro ir obser­van­do, moni­to­rean­do el pro­ce­so de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal ya por­que van a apa­re­cer fallas en el mode­lo, por­que lo que nos pro­me­tie­ron y vota­mos, y yo estoy segu­ra que en dos sema­nas más o en tres sema­nas más va a apa­re­cer “mira que ese can­di­da­to no se pue­de ins­cri­bir”, o “es que si usted no tie­ne tan­tos votos no lo pue­den ins­cri­bir”, enton­ces íba­mos a empe­zar a des­gas­tar una vez más al pue­blo en las luchas elec­to­ra­les, gas­tar los pocos recur­sos que tene­mos en pen­sar cómo pone­mos a los candidatos.

Yo creo que aquí tam­bién hay que ser astu­tos. Se ha dado esa dis­cu­sión tam­bién en el terri­to­rio. Yo en Argen­ti­na he par­ti­ci­pa­do tam­bién en espa­cios don­de des­de el movi­mien­to popu­lar se ten­sio­na, se ve si se va o no a la vía elec­to­ral. Enton­ces creo que es impor­tan­te tener ese ele­men­to de cómo esta­mos pen­san­do esta apues­ta hacia la Cons­ti­tu­yen­te, has­ta la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal y en para­le­lo, ir for­zan­do a esta cons­truc­ción, por­que hay cons­truc­cio­nes embrio­na­rias, tene­mos embrio­nes de poder popu­lar, si se quie­re. Pero a mí me preo­cu­pa eso por­que es un ele­men­to que me preo­cu­pa y lo repi­to siem­pre, de hecho, lo dis­cu­tí ayer en la reu­nión de la orga­ni­za­ción, que tie­ne que ver con cómo somos capa­ces de ser auto­crí­ti­cos, de ser efec­ti­vos en los gol­pes que esta­mos dan­do pero no repe­tir los erro­res del pasa­do en las luchas del presente.

Enton­ces, una nece­si­dad inme­dia­ta tie­ne que ser la con­fluen­cia, tie­ne que ser la con­ver­gen­cia de los sec­to­res popu­la­res. “Todas las luchas con­tra un mis­mo enemi­go” y que es una con­sig­na que me pare­ce súper impor­tan­te rele­var­la, yo creo que el femi­nis­mo en Chi­le ha ido dan­do pasos agi­gan­ta­dos y ha dado muchas lec­cio­nes a las orga­ni­za­cio­nes por un lado, y tam­bién toda la lucha que tie­ne que ver con el medio ambien­te, por­que en este repen­sar la nue­va vida la gen­te vuel­ve a armar huer­to en su casa, la gen­te vuel­ve a com­prar al mer­ca­do local, la gen­te vuel­ve a pen­sar for­mas de cui­dar el agua. Enton­ces creo que estas luchas que en algún momen­to his­tó­ri­co se tuvie­ron reza­ga­das o se invi­si­bi­li­za­ban, por­que era como no! pri­me­ro lucha­mos por el pan, des­pués nos preo­cu­pa­mos por ver si le pegan o no le pegan a la com­pa­ñe­ra, que era así de bru­tal duran­te mucho tiem­po y en muchos espa­cios orga­ni­za­ti­vos. Y aho­ra es un tema rele­van­te. Yo creo que aho­ra los mis­mos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras se cues­tio­nan al momen­to de esta­ble­cer prác­ti­cas machis­tas en los espa­cios y eso antes era impen­sa­ble!!!. Enton­ces, son ganancia.

Yo creo que me dis­per­se de la pre­gun­ta y pero tiré ideas que me preo­cu­pan, que tie­ne que ver con cómo deja­mos de hacer polí­ti­ca para los con­ven­ci­dos y damos estas dis­cu­sio­nes tras­cen­den­ta­les para que le hagan sen­ti­do a los sec­to­res popu­la­res y sean ellos efec­ti­va­men­te, por­que yo ahí visua­li­zo y tomo ele­men­tos del anar­quis­mo, por­que efec­ti­va­men­te yo nece­si­to tran­si­tar el espa­cio orga­ni­za­ti­vo y no ser impres­cin­di­ble para ellos. O sea la mayor vic­to­ria es que yo sea capaz de par­ti­ci­par en un espa­cio, se levan­te y yo no estan­do ahí per­ma­nez­can, creo que esa es la vic­to­ria de la cons­truc­ción terri­to­rial y esa cons­truc­ción en que se levan­ten, ten­gan sen­ti­do para ello, para que le den con­ti­nui­dad, y sea de lar­go alien­to. Le tiro la pelo­ta al Richard.

Richard- Si reco­jo el guan­te, y coin­ci­do con Cindy en que al inte­rior de los espa­cios y lo voy a hablar un poco como lo que hemos con­ver­sa­do al inte­rior del Cen­tro Cul­tu­ral Víc­tor Jara en torno a esto y nos hemos plan­tea­do que hay como tres momen­tos de las Asambleas.

El pri­mer momen­to, cree­mos noso­tros y un poco a tra­vés de la pro­pia expe­rien­cia, fue la expe­rien­cia amplia­da, la comu­ni­dad e ingre­san­do a esos espa­cios masi­va­men­te, la diver­si­dad de la comu­ni­dad par­ti­ci­pan­do en estas asam­bleas y orga­ni­zan­do la lim­pie­za de la pobla­ción, de los par­ques, la pla­ya, pin­tan­do las pla­zas, pla­ni­fi­can­do cier­to y pro­yec­tan­do un poco y la comu­ni­dad. Ese fue el pri­mer momen­to y creo que ese momen­to fue has­ta diciem­bre. Des­pués vino un perío­do que fue el verano don­de vino por una cues­tión natu­ral, pen­sa­mos que no iba a pasar, pero pasó, las asam­bleas dis­mi­nu­ye­ron su acti­vi­dad e inclu­so algu­nas asam­blea direc­ta­men­te no fun­cio­na­ron en el verano e iban a reto­mar en mar­zo. Qué fue lo que noso­tros vimos acá en la expe­rien­cia, en Con­cep­ción. Por lo tan­to, como pri­mer momen­to deci­mos que en esta expe­rien­cia, el pue­blo par­ti­ci­pa en esa ins­tan­cia y vie­ne el verano, lue­go mar­zo y esta asam­blea comen­zó a per­der fuer­za en tér­mi­nos de masi­vi­dad, que­da la mili­tan­cia de izquier­da en esta asam­blea, nue­va­men­te reite­ro, hablo des­de la expe­rien­cia que nos tocó vivir acá.

Y eso en reali­dad mar­có un segun­do momen­to de las asam­bleas, don­de vemos bas­tan­te de lo que des­cri­be Cindy. Tam­bién mucha dis­cu­sión a la inter­na, mucho hacia la mili­tan­cia y poco hacia los veci­nos, poco hacia la comu­ni­dad. Y cuan­do vuel­vo a insis­tir lo de la bata­lla cul­tu­ral. Esta­mos des­per­tan­do la voca­ción de poder de nues­tro pue­blo. Que­re­mos que otro pue­blo se gobier­ne, que­re­mos que el pue­blo ten­ga el poder, que el pue­blo irrum­pa pero ese pue­blo tie­ne que vivir pro­ce­sos cul­tu­ra­les, pro­ce­sos edu­ca­ti­vos que son fun­da­men­ta­les y quie­nes están encar­ga­dos hoy día de ir poten­cian­do esos pro­ce­sos, son quie­nes están más avan­za­dos entre nues­tra cla­se y son lo que están orga­ni­za­dos, los que están hoy en día están cons­tru­yen­do espa­cios de orga­ni­za­ción en algu­nos terri­to­rios, o en algu­nos sin­di­ca­tos o en algu­nos colec­ti­vos que han plan­tea­do tam­bién una pro­pues­ta dis­tin­ta. Y creo que ahí hay todo un desafío.

Noso­tros ter­mi­na­mos con la asam­blea acá y en el con­tex­to de pan­de­mia levan­ta­mos la Unión de Pobla­do­res y Pobla­do­ras en la línea de ir crean­do orga­ni­za­cio­nes de nue­vo tipo en otro pue­blo. Por lo tan­to, orga­ni­za­cio­nes de nue­vo tipo son hoy día hay tres Comi­tés de Vivien­da que están orga­ni­za­do a nivel terri­to­rial, hay un Comi­té de Muje­res, un espa­cio muje­res que está a car­go el abas­te­ci­mien­to de los come­do­res popu­la­res, que está coor­di­nan­do esa de par­ti­ci­pa­ción, está el Cen­tro Cul­tu­ral que está a car­go de los medios, de infor­mar a la comu­ni­dad, de estar a car­go de infor­mar por­que no hay nin­gún medio en esta comu­na que esté entre­gan­do infor­ma­ción de lo que está pasan­do en los terri­to­rios y de lo que está pasan­do en otros luga­res. Por lo tan­to, la Unión de Pobla­do­res vie­ne a ser como un espa­cio para noso­tros de sín­te­sis de lo ante­rior que nace de lo anterior.

Tam­bién inten­ta­mos arti­cu­lar­nos con otras asam­bleas duran­te el verano y lo que veía­mos es este pano­ra­ma. Enton­ces, cree­mos que en con­tex­to de la pan­de­mia se logró reto­mar en algu­na medi­da la lucha. Yo no sien­to que se debi­li­tó con esta des­crip­ción que estoy dan­do, de que las asam­bleas hoy día están en manos de la mili­tan­cia y no ven pro­yec­cio­nes, sino que que­dan con la mili­tan­cia por­que que­dan los gru­pos más avan­za­do del pue­blo, son los que estu­vie­ron en los espa­cios, pero son ellos los que hablan. Y hoy en día tene­mos otro desa­fío. Que es hacer que esas asam­bleas, que es hacer que esos espa­cios des­pier­ten la voca­ción de poder, que sean expe­rien­cias con­cre­tas de poder y de con­trol terri­to­rial y en esta línea creo que igual el nue­vo momen­to de las Asam­bleas o de los nue­vos espa­cios que pue­dan nacer tam­bién está en fun­ción de un pro­gra­ma, de cier­tas cues­tio­nes que van a ser de carác­ter más pro­gra­má­ti­ca que de otra forma.

Has­ta el momen­to la afi­ni­dad esta­ba por ser par­te de la revuel­ta popu­lar y vamos…!! y fue­ra Piñe­ra!!!. Pero aho­ra se tie­ne que tra­du­cir esto en una pro­pues­ta de lo que que­re­mos cons­truir para ade­lan­te. Y estos son pro­ce­sos que los vamos a vivir a nues­tro rit­mo y creo que en esta línea coin­ci­do con Víc­tor con que hay que ser cla­ro fren­te al pro­ce­so que se vie­ne, por­que la des­con­fian­za no es gra­tui­ta, por­que es una des­con­fian­za his­tó­ri­ca, pero tam­bién el desa­fío para noso­tros y tam­bién para la mili­tan­cia de izquier­da es vol­car­se al tra­ba­jo terri­to­rial. La expe­rien­cia que noso­tros tene­mos acá, es que la izquier­da miró y obser­vó lo que pasa en los terri­to­rios; la izquier­da la obser­vó y soli­da­ri­zó con los pre­sos polí­ti­cos, pero la izquier­da no estu­vo cons­tru­yen­do en los terri­to­rios; la izquier­da no estu­vo con noso­tros la Asamblea.

Por lo tan­to las asam­bleas, los veci­nos estu­vie­ron en muchos luga­res enfren­tan­do la repre­sión solos y solas. Noso­tros tene­mos muer­tos en esta comu­na. Y no estu­vo la izquier­da levan­tan­do los muer­tos has­ta el día de hoy. Enton­ces, des­de ahí, creo que tene­mos un tre­men­do desa­fío para ade­lan­te, por­que tam­bién hay un nue­vo momen­to para para quie­nes cons­trui­mos des­de aba­jo y a la izquier­da; para quien esta­mos que­rien­do cons­truir un pro­yec­to popu­lar; quie­nes que­re­mos arti­cu­lar­nos. Hay un desa­fío y ese desa­fío hoy día y creo que tie­ne que ir en la línea más pro­gra­má­ti­ca y que mucha lec­tu­ra, por lo menos colec­ti­va, que esta­mos en un momen­to de las asam­bleas. De hecho, noso­tros reto­ma­mos aho­ra la asam­blea, la pró­xi­ma sema­na, se está lla­man­do a la Asam­blea Comu­nal nue­va­men­te, por­que cree­mos que esa es la for­ma, pero ya la asam­blea no es la mis­ma de antes. No es el espa­cio don­de lle­go y pro­pon­go cosas, no: lle­go y soy par­te de una orga­ni­za­ción en mi voz, en un espa­cio colec­ti­vo y ya a par­tir de este momen­to o tiem­po fui cons­tru­yen­do mi voz en la voz colec­ti­va, la voz que repre­sen­ta­ba a un colec­ti­vo, pero eso lo tuvi­mos que apren­der y en este momen­to como la revuel­ta no la pla­ni­fi­ca­mos, nos toca hoy en día a poner tam­bién este en este pro­ce­so lo que tam­bién la tra­di­ción popu­lar y la edu­ca­ción nos pre­sen­tan en nues­tro con­ti­nen­te, y han sido fun­da­men­ta­les los pro­ce­sos de edu­ca­ción para pro­ce­sos de libe­ra­ción pro­fun­dos y cree­mos que si no se con­si­de­ran hoy en día estos pro­ce­sos de edu­ca­ción popu­lar que son fun­da­men­ta­les al inte­rior de nues­tro terri­to­rio, del que inclu­so el sin­di­ca­lis­mo habla de territorios.

Noso­tros esa bata­lla cul­tu­ral la esta­mos dan­do al inte­rior de los pro­fes, por ejem­plo, los pro­fes no que­rían cons­truir jun­to con los estu­dian­tes, los pro­fes no que­rían luchar jun­to a estu­dian­tes secun­da­rios por­que los estu­dian­tes secun­da­rios “tie­nen otra for­ma”. Hoy ya no es tan así, pero hemos ido dan­do esa lucha, hemos ido dan­do a la inter­na dis­cu­sio­nes y hoy en día tene­mos mayor dis­cu­sión y se va vien­do en la lucha del pue­blo, un de un gre­mio que hace dos años, tres años, cua­tro años, cin­co años no se invo­lu­cra­ban. Enton­ces des­de ahí hay un nue­vo momen­to y ese momen­to tam­bién inclu­ye dispu­tar esas orga­ni­za­cio­nes tra­di­cio­na­les, demo­cra­ti­zar todos nues­tros espa­cios de orga­ni­za­ción; las jun­tas de veci­nos, la fede­ra­ción, el sin­di­ca­to, hay que dar toda esa lucha, la asam­blea, es una for­ma y es la for­ma más gene­ral. Pero hay orga­ni­za­cio­nes en el pue­blo y esa orga­ni­za­ción el pue­blo, muchas de ellas toda­vía siguen con la mis­ma for­ma que había pre­vio a octu­bre, al 18 de octu­bre. Enton­ces hay una lucha ahí que hay que dar en todos los espa­cios y creo que vamos para allá y creo que la cues­tión pro­gra­má­ti­ca pue­de que nos orde­ne, se tra­ta de inten­cio­nar el espacio.

Víc­tor:Si col­gán­do­me tam­bién del últi­mo ele­men­to, yo creo que ten­go un ejem­plo aquí super impor­tan­te, que tam­bién me mar­có mucho en cuan­to de que toda for­ma orga­ni­za­ti­va, toda for­ma de vin­cu­lar­nos, tam­bién era polí­ti­co y tam­bién ser­vía a ges­tar una alter­na­ti­va como decía Richard, por­que des­de el crear­nos tipos de rela­cio­nes con nues­tra fami­lia, veci­nos y veci­nas, ami­go y ami­ga, como que íba­mos tam­bién arti­cu­lan­do una nue­va for­ma, una nue­va con­cep­ción de cómo ver la vida y tam­bién en aque­llo, un desa­rro­llo hacia la socie­dad que qui­sié­ra­mos cons­truir. Me acuer­do que fue este año ya en el con­tex­to de pan­de­mia, ya salien­do de la cua­ren­te­na fue para el 18 de octu­bre, jor­na­da de movi­li­za­ción y eso y acá cer­ca de mi casa hay una villa, y hay un club depor­ti­vo de cabros jóve­nes en gene­ral, que no lle­gan a los die­cio­cho años, que se dedi­can a su entre­nar, tie­nen un pro­fe que no les cobra, un club depor­ti­vo de esos de barrio y tú ves a los cabros como esta­ban entre­nan­do horas y horas jugan­do fút­bol, pero cuan­do la Asam­blea Terri­to­rial fue a cor­tar a la esqui­na todos los cabros para­ron la acti­vi­dad, se ter­mi­nó el entre­na­mien­to y fue­ron a cor­tar con los mis­mos veci­nos y veci­nas con que viven, se toman el mis­mo cole o se ven en el kios­co de la esqui­na; enton­ces tam­bién era eso como des­de la orga­ni­za­ción tam­bién vamos for­man­do esta alter­na­ti­va y en ver­dad, es lo que comen­ta el Richard tam­bién al final, como la dis­cu­sión tam­bién y los ejes pro­gra­má­ti­cos nos van sir­vien­do para eso, como tam­bién los dis­tin­tos méto­dos de lucha.

Yo creo que lo que comen­ta­ba la Cindy, de como antes, se esta­ban ais­lan­do las dis­tin­tas luchas, o era que exis­tía una lucha prin­ci­pal, que lo prin­ci­pal era la lucha de cla­ses, de que el úni­co enemi­go era el capi­ta­lis­mo y has­ta ahí nos tenía­mos que que­dar. Y apa­re­ce el movi­mien­to femi­nis­ta que con mayor fuer­za yo creo que en el 2018 y aho­ra, que tam­bién nos hará cues­tio­nar esto mis­mo y de cómo en todas las luchas hay que cues­tio­nar­se el mis­mo pro­ce­so de orga­ni­za­ción. Enton­ces a eso iba, al arti­cu­lar una alter­na­ti­va, des­de el cues­tio­na­mien­to pro­fun­do no sólo a las ins­ti­tu­cio­nes, sino que tam­bién a la lógi­ca inter­na y a nues­tras prác­ti­cas cotidianas.

Pero no sólo nues­tras prác­ti­cas coti­dia­nas den­tro la orga­ni­za­ción, sino que tam­bién vin­cu­lán­do­nos con la pobla­ción, con el barrio. Tam­bién cues­tio­nán­do­nos res­pec­to a las metas que tenía­mos, a las pro­yec­cio­nes que que­re­mos cons­truir, a una nue­va for­ma de enten­der la polí­ti­ca, como tam­bién se for­ma­ba una alter­na­ti­va. Y aho­ra, por ejem­plo, eso como las luchas que se iban dan­do recuer­do para cada fecha con­me­mo­ra­ti­va en la revuel­ta, eran como dis­tin­tas fle­cha y abor­dó el 11 sep­tiem­bre de este año, que fue el pri­mer 11 de sep­tiem­bre en revuel­ta y esta­ban los mili­ta­res en las calles. Enton­ces esta­ba en ese ele­men­to en común, como una fecha en que se repe­tían, me acuer­do el día del dete­ni­do-des­apa­re­ci­do, un hito his­tó­ri­co, pero tam­bién en sec­to­res que habían que­da­do ais­la­dos. Y ahí, en el con­tex­to de revuel­ta, no sólo era como: “Nos levan­ta­mos, esta­mos cons­tru­yen­do la jus­ti­cia don­de nues­tras pro­pias manos” sino que tam­bién que el ele­men­to en común era la for­ma de la movilización.

Y yo creo que eso tam­bién es fun­da­men­tal hoy en día, ir for­mu­lan­do una alter­na­ti­va del cómo no nos que­da­mos pega­dos en las dis­cu­sio­nes, sino que cons­tan­te­men­te estas dis­cu­sio­nes que vamos dan­do y dis­cu­sión entre orga­ni­za­ción entre asam­bleas, unio­nes, des­de la comu­na, de la región a nivel nacio­nal, cómo no se van que­dan­do ahí, sino que cons­tan­te­men­te tie­nen un ejer­ci­cio en la prác­ti­ca por­que le hacen sen­ti­do, no sólo los con­ven­ci­dos que van a ir a dis­cu­tir el pro­gra­ma, con el libro en la mano, y van a estar citan­do auto­res, que esa dis­cu­sión ya está de lado, la dis­cu­sión que impor­ta es que la mis­ma dis­cu­sión que se está dan­do de pro­gra­ma es la dis­cu­sión tam­bién que va a sen­tir cada per­so­na del pue­blo Chi­le como nece­si­dad, como la cla­se tra­ba­ja­do­ra va a unir­se tam­bién bajo la alter­na­ti­va que ten­ga deman­das, que ten­ga rei­vin­di­ca­cio­nes y que nos empe­ce­mos a plan­tear real­men­te cuál es la dig­ni­dad, cual es la socie­dad que que­re­mos cons­truir y cómo estas mis­mas van tenien­do cons­tan­te­men­te reper­cu­sión en la calle.

O sea, no nos sir­ve de nada hoy en día tener un pro­gra­ma si no vamos a luchar por este, por­que voy a que­dar muy lin­do y un pan­fle­to boni­to, des­de la izquier­da lo hemos hecho hace bas­tan­te tiem­po, sabe­mos usar Pho­toshop , for­ma­ción hoy por mon­tón (segui­mos sien­do bas­tan­te poco crea­ti­vos con los colo­res para los afi­ches) pero tam­bién está eso en cuan­to a cómo la uni­dad en las rei­vin­di­ca­cio­nes, en las deman­das, en el pro­gra­ma se tie­ne que tam­bién que ver expre­sa­da en la calle, en la cons­truc­ción de los terri­to­rios, en no solo exi­gir, sino que tam­bién están cons­tru­yen­do cons­tan­te­men­te no por­que no ten­ga­mos que inter­pe­lar la auto­ri­dad y el esta­do pero tam­bién hay que enten­der que des­de la socie­dad que que­re­mos cons­truir va a ser en nues­tras pro­pias manos y el poder lo vamos a tener noso­tros y ahí vamos a dejar tener que dejar de exi­gir a alguien, sino que vamos a ser noso­tros mis­mos quie­nes esta­mos cons­tru­yen­do nues­tra reali­dad, nues­tro futuro.

Enton­ces eso tam­bién creo que tie­ne que que­dar en cla­ro, que esa alter­na­ti­va que se tie­ne que for­mu­lar en cuan­to a la uni­dad pro­gra­má­ti­ca, en cuan­to a la uni­dad en fechas de lucha tie­nen que ser cons­tan­te­men­te eso, con el con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y hay que reco­no­cer­nos como cla­se, tam­bién ese es un paso impor­tan­te que tene­mos y en la lucha como no se pue­de, no pode­mos repe­tir erro­res his­tó­ri­cos de la izquier­da, de que­dar­nos entre los con­ven­ci­dos dis­cu­tien­do, citan­do, man­dan­do mails que son más lar­gos que un libro, etc. sino que es el paso tie­ne que ser en la lucha; y tam­bién enten­dien­do que podre­mos fallar, que cada vez tene­mos menos pla­zo, menos tiem­po en que no pode­mos fallar y rei­vin­di­car­nos con nues­tros erro­res tam­bién; es tam­bién un pro­ce­so don­de todos esta­mos apren­dien­do, no hay quien se las sabe todas…. aquí no hay nadie que sea el Gran Salvador.

Por eso tam­bién no exis­tió una figu­ra cla­ra, una diri­gen­cia en gene­ral en la Revuel­ta Popu­lar. Han exis­ti­do diri­gen­cias en par­ti­cu­lar de movi­mien­tos, pero prin­ci­pal­men­te eso, en el terri­to­rio el com­pa­ñe­ro, com­pa­ñe­ra que diri­ge la movi­li­za­ción terri­to­rial, pero figu­ras fuer­tes no hay, por­que tam­bién fue el cues­tio­nar­se esa lógi­ca, el crear una alter­na­ti­va, el cues­tio­nar­se la lógi­ca de la per­so­na que es diri­gen­te y es ina­mo­vi­ble en su car­go, es incues­tio­na­ble a la figu­ra del cua­dro que hay que mirar… Enton­ces eso está pasan­do, como que la uni­dad tam­bién se está dan­do en la lucha, no son las dis­cu­sio­nes que tam­bién son suma­men­te impor­tan­tes y que no hay que dejar­las de lado, y del plan­tear­los como izquier­da, cons­truir una alter­na­ti­va en estos tiem­pos, que no es la mis­ma van­guar­dia que tan­to admi­ra­mos de los 70’s, sino que es una alter­na­ti­va tam­bién al siglo XXI, pero que los obje­ti­vos no dejan de ser aca­bar con el capi­ta­lis­mo, aca­bar con el patriar­ca­do y cons­truir una nue­va socie­dad que queremos.

Jes­si­ca: Lla­ma la aten­ción, vis­to des­de afue­ra de Chi­le, pero con admi­ra­ción lla­ma la aten­ción, el hecho de que has­ta el día de hoy no ha apa­re­ci­do “Un refe­ren­te” que capi­ta­li­ce el pro­ce­so, lo hemos vivi­do des­de los per­so­na­lis­mos que carac­te­ri­za­ron a casi todos los pro­gre­se­mos lati­no­ame­ri­ca­nos no en las últi­mas años no… Vene­zue­la, Boli­via, don­de ante los pro­ce­sos popu­la­res, esta­lli­dos o revuel­tas emer­ge un par­ti­do, un refe­ren­te. En Chi­le no se vio ni se ve has­ta el día de hoy, esto des­de afue­ra… Des­de allá uste­des cómo lo viven y como se da esto en lo coti­diano de las orga­ni­za­cio­nes para impe­dir que seme­jan­te cues­tio­na­mien­to al sis­te­ma pue­da lle­gar a ser expro­pia­do-apro­pia­do por un referente.

Cindy- Yo creo que a dife­ren­cia del res­to de Lati­noa­mé­ri­ca, en Chi­le el has­tío es tal y la legi­ti­mi­dad a estos acto­res se per­dió, enton­ces hay una des­con­fian­za muy pro­fun­da; aho­ra, lo que no quie­re decir que ellos cons­tan­te­men­te no levan­ten figu­ras por­que la izquier­da, hablo del Par­ti­do Comu­nis­ta, toda esta ins­ti­tu­cio­nal, el refor­mis­mo ins­ta­la­do en el poder, todos los días está levan­tan­do a un can­di­da­to. Jadue ha sido can­di­da­tea­do des­de el día uno, el alcal­de de la comu­na de Reco­le­ta, de una comu­na de la capi­tal de San­tia­go, mili­tan­te comu­nis­ta. Y es y se per­fi­la como el nue­vo pre­si­den­te y el PC lo can­di­da­tea todas las veces que pue­de. Pero la últi­ma gran mani­fes­ta­ción Jadue, fue saca­do de Pla­za Dig­ni­dad y sus ede­ca­nes del par­ti­do que lo cui­dan per­ma­nen­te­men­te, lo tuvie­ron que sacar por­que la gen­te lo sacó del lugar.

Enton­ces yo creo que afor­tu­na­da­men­te y esto hoy día tam­bién lo con­ver­sá­ba­mos con algu­nos pro­fes de la escue­la, por­que está­ba­mos tra­ba­jan­do en algu­nos temas con nues­tros niños y niñas más vul­ne­ra­dos que tene­mos, y decía­mos: Si tú, si tú haces una mira­da rápi­da y visua­li­zas qué no se que­mó para el 18 de octu­bre, fue­ron las escue­las y los bom­be­ros. Yo decía que es impor­tan­te que los tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción visua­li­ce­mos ese poten­cial que siguen tenien­do las escue­las. Segui­mos sien­do los espa­cios de con­fluen­cia en los barrios, y si la gen­te no nos que­mó es por­que toda­vía cree que la escue­la pue­de ser un espa­cio de trans­for­ma­ción o toda­vía pue­de ser una red de apo­yo y ahí hay que poli­ti­zar ese espacio.

Como decía Giroux hay que poli­ti­zar lo edu­ca­ti­vo y peda­go­gi­zar lo polí­ti­co; creo que ahí hay una poten­cia que des­de la mili­tan­cia debe­mos ser capa­ces de poten­ciar como somos capa­ces de peda­go­gi­zar la polí­ti­ca para dejar de dar la dis­cu­sión sólo entre los con­ven­ci­dos y hablar en sim­ple. Por­que por eso ocu­rre esta diso­cia­ción, por­que el com­pa­ñe­ro que no vive en la pobla­ción, que no vive en nues­tras pobla­cio­nes no entien­de que el vecino no va a estar hablan­do del capi­ta­lis­mo estruc­tu­ral y de la inter­sub­je­ti­vi­dad, y ¡no! por­que el vecino nece­si­ta comer, lo que no quie­re decir que sub­va­lo­re­mos al vecino, por­que tie­ne la capa­ci­dad de dar esas dis­cu­sio­nes, tie­ne la capa­ci­dad de situar­se en ese espa­cio, pero cuan­do somos capa­ces de hacer los enla­ces y entre­gar los mapeos para que lo carac­te­ri­ce. Por­que si habla­mos de sobre­vi­vien­tes y gen­te resis­ten­te, nues­tros papás, los papás de Richard, la fami­lia, tra­ba­ja­do­res, obre­ros, cam­pe­si­nos, pobla­do­res, mis padres no ter­mi­na­ron la pri­ma­ria. Yo soy la pri­me­ra en entrar a la uni­ver­si­dad de mis cua­tro her­ma­nos; veni­mos de gen­te, de lucha, de orga­ni­za­ción, de gen­te humil­de, que no te habla en difí­cil, pero que te hace un aná­li­sis polí­ti­co mucho más cer­te­ro a veces de lo que pode­mos ver en un mon­tón de dirigentes.

Enton­ces, por qué, a dife­ren­cia de otros sec­to­res o de otros paí­ses, no emer­gen los gran­des refe­ren­tes?, emer­gen de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal, los levan­ta todos los días y te pone can­di­da­tos y te tira. Pero como te decía en este ejem­plo de que lo úni­co que no se que­mó fue la escue­la y los bom­be­ros y no otros luga­res don­de están estos refe­ren­tes, es por­que la gen­te ya per­dió la con­fian­za en ellos. Ya sabe que si va a votar, va a votar por el mal menor, sabe que si ve a un can­di­da­to, yo le obser­va­ba el domin­go en el mer­ca­do, cer­ca de mi casa. Esta­ban los que esta­ban los mili­ta­res una vez más el barrio y esta­ba Orre­go, un inten­den­te y yo con total impu­ni­dad, no, no, con impu­ni­dad, empe­cé así a putear­lo sola nomás: Oye, venis a la pobla­ción, acá no te cono­ce nadie, la pri­me­ra vez que venís” y así auto­má­ti­ca­men­te la gen­te –por­que está espe­ran­do que alguien lan­ce la pie­dra por­que va a salir- y así en tres segun­dos, rápi­da­men­te los veci­nos de los pues­tos saltaron.

Está pasan­do tam­bién con los mili­ta­res, pasa que están como inter­pe­lan­do o dis­cu­tien­do con un vecino de un pues­to, y tam­bién de inme­dia­to sal­tan a inter­ce­der. Eso, por ejem­plo, a mí me lla­ma­ba la aten­ción cuan­do yo lle­gué a vivir a Argen­ti­na y decía “Aquí la poli­cía corre a los man­te­ros, a los ambu­lan­tes y la gen­te reac­cio­na, eso no pasa en Chi­le”, bueno eso está pasan­do en Chi­le aho­ra, que fren­te a la reac­ción de la poli­cía, la gen­te inter­vie­ne, los inter­pe­la, por­que la poli­cía, los polí­ti­cos y toda esta ins­ti­tu­cio­na­li­dad per­dió la legi­ti­mi­dad. Y lo vemos por­que ellos salen a las calles con 80 mil guar­da­es­pal­das que tie­nen, no tie­nen su tran­qui­li­dad, per­die­ron la impu­ni­dad, ya no pue­den venir a nues­tros barrios por­que la gen­te vol­vió a recu­pe­rar ese sen­ti­do de “es mi barrio, es mi terri­to­rio, deci­di­mos quién entra acá” y eso para noso­tros es enri­que­ce­dor por­que su impu­ni­dad empie­za a caer.

Vic­tor- Yo creo que un refe­ren­te han sido, como sec­to­res más gene­ra­li­za­dos, como ser “Los Secun­da­rios”, “Las Asam­bleas Terri­to­ria­les”, “Las Muje­res y Disi­den­cias”, el “Movi­mien­to femi­nis­ta”, pero no habían par­ti­cu­lar­men­te orga­ni­za­cio­nes que con­du­je­ron ese pro­ce­so por­que tam­bién hay mucho de movi­li­za­ción por­que si bien cla­ro, está empe­zan­do una lógi­ca mucho mayor de la orga­ni­za­ción pos­te­rior des­de 18 octu­bre el año pasa­do sería muy bar­sa (engreí­do) decir­te que todos los secun­da­rios que eva­die­ron el metro el año pasa­do, esas dos sema­nas antes del 18 de octu­bre ya esta­ban orga­ni­za­dos – la ACES es nues­tra orgánica‑, ¡No, eso no ocu­rre! , tam­bién por­que hay una lógi­ca en cuan­to a una lógi­ca y que tam­bién sigue per­mean­do en nues­tra cabe­za y la del pue­blo res­pec­to a la lógi­ca anti orga­ni­za­ción anti mili­tan­cia, anti estruc­tu­ras par­ti­da­rias mayo­res. Por­que tam­bién es ese pro­ce­so de des­con­fian­za, tam­bién, de que toda nues­tras estruc­tu­ras iban a lle­var a lo malo, a la des­truc­ción, a la muer­te, por una lógi­ca del trau­ma tam­bién por lo que impli­có en la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar en el país como la lógi­ca de la dela­ción cons­tan­te, pro­vo­có una pro­fun­da des­con­fian­za, no sólo no se va a rom­per sino va a reven­tar el teji­do social que se ha ido recons­tru­yen­do poco a poco, paso a paso, no sólo des­de el 18 octu­bre, sino que tam­bién des­de las dis­tin­tas lógi­cas de orga­ni­za­ción que han exis­ti­do ante­rior a este momento.

Creo que en estos son momen­tos impor­tan­tes, que es un momen­to cru­cial para la uni­dad pero tam­bién para ir levan­tan­do refe­ren­tes que sean capa­ces no de con­du­cir un movi­mien­to, pero sí de plan­tear una alter­na­ti­va como par­te de los movi­mien­tos o sea del con­jun­to de los movi­mien­tos socia­les. Las orga­ni­za­cio­nes de cor­te refor­mis­ta con­for­ma­ron el año pasa­do, antes del 18 de octu­bre una pla­ta­for­ma lla­ma­da Uni­dad Social, y en este sec­tor había un con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes socia­les –no les vamos a men­tir, noso­tros como ACES tam­bién era­mos par­te, pero con una pro­fun­da des­con­fian­za del mismo-.

Y yo lle­go a una reu­nión el 19 de octu­bre en la maña­na, y ahí dos ele­men­tos cla­ves (son ele­men­tos públi­cos, по estoy dela­tan­do a nadie): el pri­me­ro, la acción que se iba a hacer mien­tras los mili­ta­res esta­ban matan­do a nues­tro pue­blo, mien­tras Piñe­ra le había decla­ra­do la gue­rra al pue­blo, la pri­me­ra acción que se hace es ir en una mar­cha por la vere­da para entre­gar­le una car­ta a Piñe­ra exi­gién­do­le ‑o sea soli­ci­tán­do­le … – a tra­vés de una car­ta la sali­da de los mili­ta­res de las calles. Y otra de las pala­bras polé­mi­cas que sur­ge, que a mí me pre­sen­tó mucha polé­mi­ca y yo ahí, cla­ro está­ba­mos los secun­da­rios y cla­ro, nos aplau­dían a los secun­da­rios pero des­pués nos hacían callar, no sólo por­que éra­mos secun­da­rios, sino por la pos­tu­ra polí­ti­ca tam­bién… una de las pala­bras que dicen y se repi­te en dis­tin­tos diri­gen­tes de los mis­mos par­ti­dos sea del Fren­te Amplio, del Par­ti­do Comu­nis­ta, lo que dicen es “hay que saber cómo con­du­cir este movi­mien­to”. ¡ Cuan­do la movi­li­za­ción de masas sobre­pa­só cual­quier orga­ni­za­ción! y has­ta las orga­ni­za­cio­nes de los secun­da­rios!! como noso­tros decía­mos y nos aplau­dían el 19 octu­bre, noso­tros lo decía­mos y nos aplau­dían, sería muy bar­sa (engreí­do) decir que des­de la ACES coor­di­na­mos esto por­que no exis­tió una lógi­ca de coor­di­na­ción. Tam­po­co las eva­sio­nes!!! se daban por­que se coor­di­na un gru­po de ami­gos, decía­mos: “¡Ya cabros! en el segun­do recreo hay una fuga masi­va … o a la sali­da de cla­ses nos jun­ta­mos en la esqui­na y vamos a ir a la esta­ción de metro más cer­cano. Pero una lógi­ca de orga­ni­za­ción y de coor­di­na­ción no exis­tió tam­po­co. Y eso es ahí, eso se ha ido ins­tau­ran­do des­pués del 18 octu­bre también.

Enton­ces, cómo estos refe­ren­tes que exis­tie­ron se fue­ron man­chan­do por esto, por­que inten­ta­ban con­du­cir una movi­li­za­ción que amplia­men­te lo había supe­ra­do y que tam­bién en par­te era con­tra esa mis­ma lógi­ca de orga­ni­za­ción que tenían en esos movi­mien­tos. Bueno, eso ya lle­ga a un tope, este mis­mo refe­ren­te está empe­zan­do a dia­lo­gar con el gobierno, el mis­mo gobierno los ase­si­nos. Noso­tros nos sali­mos con “show” (públi­ca­men­te), denun­cian­do tam­bién lo que esta­ba ocu­rrien­do ahí den­tro, una sema­na antes de que se van a sen­tar con el Minis­tro del Inte­rior y por mucho par­che en el ojo y ban­de­ras que decían que no olvi­da­ban a los muer­tos, de todas mane­ras esta­ban blin­dan­do al gobierno de los ase­si­nos. Enton­ces, como este inten­to de refe­ren­tes por par­te del refor­mis­mo que­dó alta­men­te supe­ra­do, no sólo por­que son mili­tan­tes de par­ti­dos y exis­tía esa con­de­na tam­bién, sino que tam­bién exis­tió un reco­no­ci­mien­to popu­lar de la for­ma que esta­ban emplean­do ellos, de la tác­ti­ca polí­ti­ca y estoy super de acuer­do con la que plan­tea Cindy, como los con­ven­ci­dos han tira­do y han tira­do situa­cio­nes polí­ti­cas nacio­na­les y aná­li­sis polí­ti­cos total­men­te erra­dos y quié­nes han esta­do ahí, que cam­bian la reali­dad y ahí mis­mo son eso… gen­tes sin mayor for­ma­ción polí­ti­ca, des­de la calle de la expe­rien­cia mis­ma, des­de los sen­ti­res también.

Enton­ces, como hoy en día que ya esta­mos arti­cu­la­dos, que esta­mos cada vez más, arti­cu­la­dos los secun­da­rios, que las asam­bleas terri­to­ria­les están toman­do cada vez más fuer­za en tér­mi­nos de lógi­ca inter­na, por­que evi­den­te­men­te había menos asam­bleas terri­to­ria­les para los pri­me­ros días pos­te­rior al 18 octu­bre, cómo esto tam­bién es par­te de los momen­tos fun­da­men­ta­les y una opor­tu­ni­dad que no se nos pue­de pasar, el levan­tar refe­ren­tes de uni­dad, con cla­ri­dad en tér­mi­nos pro­gra­ma­da de bus­car con cla­ri­dad en tér­mi­nos de la socie­dad que quie­ran cons­truir. Yo creo que ese es tam­bién el pro­ce­so y cómo tam­bién esta lógi­ca del rom­per el teji­do social pos­te­rior a la dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar y la des­con­fian­za entre orga­ni­za­cio­nes pro­vo­có un quie­bre, este yo creo que fue uno de los prin­ci­pa­les como a cor­to pla­zo e accio­nes por par­te del poder que des­em­bo­có en la revuel­ta popu­lar, que a fines del 2018 se aprue­ba una ley “Aula Segu­ra” que facul­ta a los direc­to­res de los esta­ble­ci­mien­tos de los Liceos, de Cen­tros Públi­cos de Edu­ca­ción Secun­da­ria para poder ini­ciar inves­ti­ga­cio­nes y expul­sar a estu­dian­tes que tuvie­ran rela­ción con las movilizaciones.

En este mis­mo con­tex­to, los secun­da­rios nos orga­ni­za­mos, sali­mos a las calles con todo, pero sali­mos solos. Y la orga­ni­za­ción más gran­de de los pro­fe­so­res, tenía la mis­ma línea cri­mi­na­liz­do­ra a las movi­li­za­cio­nes más radi­ca­les, cri­mi­na­li­za­do­ra de las tomas de los esta­ble­ci­mien­tos, tenía la mis­ma línea cri­mi­na­li­za­dra que por par­te del Gobierno!!!! un gobierno que ni siquie­ra un gobierno de los “supues­tos” gobier­nos de “cen­tro izquier­da” que exis­tie­ron en país, sino el mis­mo gobierno Sebas­tián Piñe­ra!!!!, el mis­mo gobierno que tene­mos aho­ra…. Enton­ces, como tam­bién esta lógi­ca, tam­bién han sido con­de­na­das y por ejem­plo sur­gen nue­vas fuer­zas como la fuer­za de la que es par­te Richard (corrien­tes inter­nas en el Cole­gio de Pro­fe­so­res) que aho­ra están en pleno pro­ce­so elec­cio­na­rio, que lo hemos segui­do ahí, hemos esta­do aten­tos a aque­llo, de que tam­bién van sur­gien­do nue­vas fuer­zas en orga­ni­za­cio­nes con vie­jas prác­ti­cas en tér­mi­nos polí­ti­cos, pero tam­bién estas orga­ni­za­cio­nes se han ido apren­dien­do, o cier­ta­men­te cama­das ente­ras de diri­gen­cia han pasa­do ya al olvi­do por las malas prác­ti­cas, por enten­der la polí­ti­ca enten­dién­do­la solo como lo institucional.

Enton­ces por ahí pasa tam­bién en cuan­to a cómo hoy día que ya hemos apren­di­do bas­tan­te de los erro­res que nos ha cos­ta­do años y años de expe­rien­cia tam­bién. Bueno… yo ahí menos años de expe­rien­cia, evi­den­te­men­te que el com­pa­ñe­ro y la com­pa­ñe­ra…. Como toda esta expe­rien­cia que se ha gene­ra­do nos lle­va hoy en día a replan­tear den­tro de nues­tras orga­ni­za­cio­nes cam­bios, como lo está hacien­do aho­ra la orgá­ni­ca de los pro­fe­so­res y un sin­fín de tam­bién orga­ni­za­cio­nes den­tro del mun­do sin­di­cal, por ejem­plo, o tam­bién la crea­ción de orga­ni­za­cio­nes para­le­las a las que se han man­te­ni­do duran­te años y años. Yo creo que has­ta el momen­to que ya esta­mos cons­ti­tui­dos como refe­ren­tes pero tan a nivel gene­ral … hay que empe­zar con­cre­ti­zar también.

Se habla mucho de la Dig­ni­dad, por ejem­plo acá en las movi­li­za­cio­nes y la pla­za emble­má­ti­ca de las movi­li­za­cio­nes por lo menos acá en la Región Metro­po­li­ta­na, la Pla­za de Dig­ni­dad: por­que qué habla­mos de dig­ni­dad?… por­que de “Dig­ni­dad” tam­bién se están col­gan­do los par­ti­dos del régi­men. Enton­ces pasar a eso, pasar a eso, a “Dig­ni­dad”, que qué es eso? “Dig­ni­dad”: una socie­dad sin explo­ta­ción ni opre­sio­nes, empe­za­mos a tam­bién con­cien­ti­zar­nos más, a encon­trar pun­tos en común entre las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes en la lucha, que nos pue­den lle­var a con­so­li­dar un refe­ren­te, no fun­cio­nan­do como van­guar­dia como en las vie­jas lógi­cas de la izquier­da y par­ti­cu­lar­men­te la izquier­da revo­lu­cio­na­ria sino que tam­bién el plan­tear­le a la gen­te que esta­mos ges­tan­do una alter­na­ti­va, pero en esta alter­na­ti­va usted, vecino o veci­na, no va a tener que ir a votar cada cua­tro años para reva­li­dar esta alter­na­ti­va en la que usted cree, sino que se tie­ne que sumar al pro­yec­to tam­bién. Tie­nen que dar las dis­cu­sio­nes con noso­tros por­que la voce­ría no es más que un com­pa­ñe­ro, o com­pa­ñe­ra, com­pa­ñe­re de base, que va a par­ti­ci­par de la mis­ma orga­ni­za­ción o unión de orga­ni­za­cio­nes, todos vale­mos por igual.

Y en esa lógi­ca tam­bién hemos ido cons­tru­yen­do dis­tin­tas for­mas de con­ce­bir la polí­ti­ca, dis­tin­tas for­mas de hacer polí­ti­ca en lo coti­diano. Y el desa­fío cons­tan­te de la uni­dad más aún en tiem­pos tan com­pli­ca­dos hoy en día, don­de los pode­ro­sos pasan a la ofen­si­va y pasan a la ofen­si­va con el pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal, inten­tan­do coop­tar­los pro­ce­sos y hoy yo creo que son más impor­tan­tes que nun­ca los pro­ce­sos de uni­dad entre los dis­tin­tos sec­to­res y cla­ri­da­des en cada orga­ni­za­ción. Yo creo que ya esta­mos vien­do cada vez más fal­ta de aunar estos pro­ce­sos y tra­du­cir­los en algo tan­gi­ble tam­bién, por­que es nece­sa­rio el cons­truir una alter­na­ti­va, de todos, todas y todes y no sólo de las vie­jas diri­gen­cias, por­que ya sabe­mos en qué ter­mi­nan que­dan­do esos esfuerzos.

Richard:Si, de acuer­do con lo que el com­pa­ñe­ro y la com­pa­ñe­ra esta­ba plan­tean­do, la línea un poco de que tam­bién sien­to y cree­mos que lo que ha esta­do pasan­do y que hay una acu­mu­la­ción de expe­rien­cia tam­bién y un poco la inter­pe­la­ción a cier­tas diri­gen­cias que no res­pon­den a este momen­to y creo que esa nue­vas diri­gen­cias o esos nue­vos refe­ren­tes o esa nue­va sín­te­sis de esta lucha se está dan­do y creo que esos nue­vos refe­ren­tes del pro­ce­so se están for­man­do en este nue­vo con­tex­to, en las asam­bleas, en los espa­cios de deli­be­ra­ción, en los espa­cios de cons­truc­ción popu­lar, y lo digo en el sen­ti­do de nues­tra pro­pia expe­rien­cia; hoy en día yo estoy vien­do en el Cole­gio Pro­fe­so­res como muchos cole­gas con quie­nes estu­vi­mos toman­do en el liceo, con quie­nes estu­vi­mos toman­do la uni­ver­si­dad en 2011, con quien estu­vi­mos en el 2006, el 2002 o el 2011; esos son los mis­mos que hoy en día están dispu­tan­do el Cole­gio Pro­fe­so­res y que vie­nen con otra impron­ta y que vie­nen a plan­tear una lucha por la edu­ca­ción con otro carác­ter, y creo que eso es pre­ci­sa­men­te lo que pasa hoy en día y por eso es que par­tí hablan­do de que hay una acu­mu­la­ción de expe­rien­cias, por­que lo de Octu­bre vie­ne a esta­llar todo pero ya venían nue­vas diri­gen­cias dispu­tan­do los espa­cios o nue­vos refe­ren­tes, formándose.

Acá en la asam­blea el 80 por cien­to de la asam­blea eran meno­res de 30 años, en un momen­to, irá la juven­tud, era la pri­me­ra en orga­ni­zar­se, no que­ría repre­sen­ta­ti­vi­dad, no que­ría pre­si­den­te, etc…. que­ría un espa­cio de cons­truc­ción colec­ti­va y se fue dan­do de espa­cio. Ahí nacie­ron refe­ren­tes re impor­tan­tes cono­ci­mos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que hoy en día nos sor­pren­den, en esto de com­pro­me­ter­se con un pro­yec­to mayor y creo que ese es un poco el fenó­meno que da tam­bién la revuel­ta, el hecho que nacen nue­vos refe­ren­tes en los terri­to­rios, nacio­nal, refe­ren­tes en los dis­tin­tos espa­cios de orga­ni­za­ción. Pero ya venían tam­bién otros refe­ren­tes ins­ta­lán­do­se y dan­do la lucha al interior.

Por todo eso, estoy de acuer­do con que no exis­ten refe­ren­tes has­ta el día de hoy pero si me sumo un poco a lo que a lo que decía tam­bién Víc­tor de que los refe­ren­tes son más colec­ti­vos, son espa­cios de orga­ni­za­ción, pero que en esos espa­cios de orga­ni­za­ción tam­bién se está for­man­do una nue­va diri­gen­cia. Noso­tros aquí en nues­tro con­tex­to por ejem­plo, en pleno con­tex­to de pan­de­mia ini­cia­mos una escue­la de diri­gen­tes tam­bién por­que vemos que los espa­cios terri­to­ria­les que hay en el terri­to­rio, muchos de esos diri­gen­tes son fun­cio­na­rios muni­ci­pa­les, que es la lógi­ca del pun­te­ro que tra­je­ron de Argen­ti­na a Chi­le y por lo tan­to tene­mos una lógi­ca de expor­ta­ción de Bra­sil a Argen­ti­na a Chi­le, que el que el pro­gre­sis­mo tra­tó de coop­tar y movi­li­zar al pue­blo a tra­vés de esta for­ma, y tam­bién de hacer­nos com­pe­tir de ins­ta­lar­nos en la lógi­ca del pro­yec­to con­cur­sa­ble, de rom­per toda posi­bi­li­dad de cons­truir fuer­za al inte­rior de los barrios.

Esta­mos dispu­tan­do con­tra eso, pero al mis­mo tiem­po nacen otros refe­ren­tes hoy en día que dicen: “eso no más, por­que esos diri­gen­te esta­ban escon­di­dos en las casas cuan­do noso­tros está­ba­mos en las calles, cuan­do nos esta­ban dis­pa­ran­do. Por lo tan­to, esos diri­gen­tes ya no se ponen más al fren­te”. Y es la mis­ma gen­te la que los saca. Enton­ces sí o sí eso va a decan­tar en los nue­vos refe­ren­tes, pero esos refe­ren­tes ya no van a ser los refe­ren­tes de antes. No van a ser esos refe­ren­tes que se ponen al fren­te por una nece­si­dad per­so­nal, sino son refe­ren­tes que los va a poner el pue­blo y con man­da­to que el pue­blo les da para hacer deter­mi­na­das cosas. O sea, no que se van a mover libre­men­te por­que van a ser cla­ra­men­te van a res­pon­der a un man­da­to. Es un poco lo que esta­mos vivien­do, esos refe­ren­tes están en el pue­blo, se están for­man­do al calor de la lucha, al calor de la experiencia. ¨

Por lo tan­to esta­mos en un momen­to súper rico yo por lo menos me sien­to can­sa­do y lle­va­mos más de un año todos los días en la calle, todos los días hacien­do cosas. No vivi­mos el con­fi­na­mien­to noso­tros, hemos esta­do en la calle, en los come­do­res popu­la­res, en los espa­cios entre­ga de almuer­zos, diez mil qui­nien­tos almuer­zos sema­na­les en los come­do­res que esta­mos cons­tru­yen­do expe­rien­cias de orga­ni­za­ción, pero esta­mos con una ener­gía tre­men­da cuan­do vemos a los veci­nos y salir a la calle y que son ellos mis­mos los que muchas veces nos dicen que este pro­ce­so tie­ne que ir por más y que vamos por todo. Por lo tan­to ese “vamos por todo” no es una con­sig­na: es ver­dad. O sea que el pue­blo lo está sin­tien­do, sien­te que esto se tie­ne que aca­bar. Hoy en día el sen­ti­do común en nues­tro terri­to­rio es ese…. Hay una barri­ca­da den­tro de la pobla­ción y nadie las ha de enfren­tar o hay mar­chas al inte­rior de nues­tro barrio, lo que pasa en Boca Sur pasa por otras par­tes, pasa en otros barrios tam­bién, es el mis­mo fenó­meno. La revuel­ta está, la revuel­ta no ha aca­ba­do, está cam­bian­do de for­ma. Esta­mos, esta­mos madu­ran­do, esta­mos apren­dien­do, esta­mos en pro­ce­so de for­ma­ción colec­ti­va y ese pro­ce­so no se pue­de dar de for­ma natu­ral tam­bién lo tene­mos que inten­cio­nar. Y ahí tene­mos el desa­fío, el desa­fío, la arti­cu­la­ción de la uni­dad es hoy en día es “el gran desa­fío”, pero hay con­fian­za, hay confianza!!!.

Jes­si­ca: Cerrar con algo, más estan­do acá Víc­tor, algo que gene­ra tre­men­da admi­ra­ción y es el tema de la juven­tud, lo veía­mos mes pasa­do en Perú, pero esto que los chi­cos y chi­cas muy jóve­nes en Perú plan­tea­ban ya en Chi­le lo habían dicho, el que se metie­ron con la gene­ra­ción equi­vo­ca­da. Vos men­cio­nas­te recién esto Víc­tor, esa sub­es­ti­ma­ción a los jóve­nes y lo cier­to es que en Chi­le la revuel­ta esta­lla a par­tir de la eva­sión masi­va de uste­des. Cómo están vivien­do como juven­tud este pro­ce­so un pro­ce­so que yo creo que mar­ca tam­bién un antes y un des­pués en la Amé­ri­ca Lati­na esa evasión.

Víc­tor: … los jóve­nes…. Impo­si­ble no hablar de eso… Si, yo tam­bién vi estas mis­mas decla­ra­cio­nes que se veían no sólo en Perú, sino que en dis­tin­tas par­tes del mun­do res­pec­to a “la gene­ra­ción equi­vo­ca­da”, por­que par­ti­cu­lar­men­te en Lati­noa­mé­ri­ca era la gene­ra­ción que se había cria­do bajo quie­nes venían salien­do o sea no salien­do pero quie­nes su for­ma­ción polí­ti­ca y su desa­rro­llo ya de gran­des fue al calor de la dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar, escu­chan­do per­ma­nen­te­men­te esos dis­cur­sos, crián­do­se tam­bién bajo la lógi­ca de la dic­ta­du­ra. Enton­ces, habían dis­tin­tos ejem­plos y tam­bién lo habla­mos en las movi­li­za­cio­nes el cómo era la juven­tud esa que esta­ba con la cace­ro­la, ‑que tam­bién un ele­men­to típi­co de las movi­li­za­cio­nes acá‑, que las hacían sonar en la ore­ja de los mili­ta­res, mien­tras que las otras gene­ra­cio­nes veían espan­ta­dos eso por­que sabían tam­bién de lo que eran capa­ces los mili­cos. Y tam­bién ahí había como un para­le­lo, como para el otro lado de que era cuan­do hablá­ba­mos de que los mili­cos se toma­ron el país para el 18 octu­bre y 19 octu­bre, tam­bién la otra gene­ra­ción nos decía: “No, los mili­cos están hacien­do una demos­tra­ción de fuer­za si están dis­pa­ran­do, pero son capa­ces de hacer mucho más”. Enton­ces ahí tam­bién se pro­du­jo un diá­lo­go muy enri­que­ce­dor entre las dis­tin­tas gene­ra­cio­nes de lucha.

Yo creo que en este sen­ti­do el que sal­gan los mili­ta­res a las calles, y que vean a las nue­vas gene­ra­cio­nes, ellos vie­ron como que “Esto está fuer­te y están dis­pues­tos a todo”, pero tam­bién esta­mos cla­ros de que esta­mos hacien­do his­to­ria y de que la ante­rior gene­ra­ción, la que habían saca­do a los mili­ta­res, logra­ron que social­men­te se pon­gan en cues­tión sus pri­vi­le­gios. No fue cual­quier cosa.

Y en cuan­to a las eva­sio­nes yo creo que tam­bién hay que bajar un poco del pedes­tal en que se ha pues­to a los secun­da­rios con esta cues­tión. Yo creo que era de una lógi­ca del sen­ti­do común de la movi­li­za­ción más que nece­sa­ria­men­te se enten­die­ra el con­tex­to polí­ti­co y tras lar­gas dis­cu­sio­nes polí­ti­cas en asam­bleas o en reunio­nes se vea la eva­sión, sino que tam­bién era par­te de la lógi­ca por­que los secun­da­rios eva­sio­nes han hecho siem­pre. Yo me acuer­do de mi pri­me­ra eva­sión fue sin que­rer en el 2016, des­pués de una mar­cha fue decir: ¿cómo nos íba­mos a la casa?!! éra­mos muchos estu­dian­tes jun­to a otros sec­to­res tam­bién y era una eva­sión por­que siem­pre hemos sabi­do que el pasa­je ha sido muy caro. Lo que pasa es que con esta alza nos lle­ga a los estu­dian­tes secun­da­rios en un con­tex­to suma­men­te gol­pea­do, suma­men­te repri­mi­do y yo creo que eso tam­bién es una lógi­ca que fue cam­bian­do. Cómo había una cons­tan­te en las movi­li­za­cio­nes, en las eva­sio­nes y cómo ante esta alza en par­ti­cu­lar en un año que habían sido los estu­dian­tes secun­da­rios gol­pea­dos, muy gol­pea­dos, des­de expul­sa­dos de los esta­ble­ci­mien­tos, con poli­cía mili­ta­ri­za­da den­tro de los esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, como el caso del Ins­ti­tu­to Nacio­nal, creo que de los casos más emble­má­ti­cos acá en Chi­le. Como este año, tan com­ple­jo para los estu­dian­tes secun­da­rios, tam­bién esta fue una de las cosas que rebal­só el vaso, pero enten­de­mos que no era la pri­me­ra, enten­día­mos que no era una eva­sión no más, de que los estu­dian­tes secun­da­rios sal­ta­ban el tor­ni­que­te… Si los estu­dian­tes secun­da­rios sal­tá­ba­mos tor­ni­que­tes y tam­bién abría­mos las puer­tas para que el con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra pudie­ra pasar por­que reco­no­cía­mos a nues­tros veci­nos y veci­nas, reco­no­cía­mos a nues­tros fami­lias y podían vivir en dis­tin­tas poblas, en dis­tin­tos barrios, dis­tin­tas villas, podían ser de otra región que están pasan­do por acá, pero era: “le vamos a aho­rrar los 800 pesos que le cues­ta ir del tra­ba­jo a la casa”. Y tam­bién es par­te de hacer jus­ti­cia a nues­tras manos. Hubie­ra sido fácil tomar el camino de cier­tos sec­to­res, podría­mos haber dicho: “entre­ga­mos una car­ta en el Minis­te­rio de Trans­por­tes dicien­do por favor, bajen has­ta 30 pesos que subie­ron”. Pero enten­di­mos que el méto­do nun­ca esta­ba ahí.

Y tam­bién fue his­tó­ri­ca la movi­li­za­ción por­que aten­ta direc­ta­men­te con­tra los ingre­sos de una empre­sa, como era la empre­sa del metro y yo creo que tam­bién en eso como que hay un cam­bio en la lógi­ca de las movi­li­za­cio­nes. ¿Por qué?: Yo creo que es la movi­li­za­ción y ahí has­ta el die­cio­cho octu­bre corre la barre­ra radi­cal­men­te, pero has­ta enton­ces eran de las movi­li­za­cio­nes más radi­ca­les que había­mos hecho los secun­da­rio, los secun­da­rios que tam­bién ingre­sa­mos a La Mone­da al 2016 anun­cian­do una ofen­si­va estu­dian­til que tuvo más de 100 esta­ble­ci­mien­tos en toma jun­to tam­bién a estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios. Pero por qué de las movi­li­za­cio­nes más radi­ca­les que con­si­guie­ron? Por­que aten­tan direc­ta­men­te con­tra los ingre­sos, con­tra los ingre­sos de esa empre­sa que está explo­tan­do a nues­tra clase.

Era hacer jus­ti­cia con nues­tras manos, pero no son las injus­ti­cias del pasa­do, sino que es la jus­ti­cia en el aho­ra, fue decir con estas eva­sio­nes: “hay quie­nes todos estos años le han cobra­do mucho, aho­ra pue­den pasar gra­tis, pue­den ir a su casa, y pue­den ir a su casa más rápi­do”. Y tam­bién tenía mucho en esta lógi­ca y se ter­mi­nó pro­pa­gan­do y fue ridícu­lo, cuan­do Piñe­ra habla­ba del “enemi­go pode­ro­so y esta­ba arti­cu­la­do”, y aho­ra se hicie­ron públi­cos infor­mes de inte­li­gen­cia, es absur­do, por­que la coor­di­na­ción que se daba era una coor­di­na­ción del sen­ti­do común que hemos ido desa­rro­llán­do­lo los secun­da­rios año tras año, expe­rien­cia tras expe­rien­cia, en tomas de los esta­ble­ci­mien­tos, paros, movi­li­za­ción, cor­tes de calle. Y enten­día­mos tam­bién que en la movi­li­za­ción esta­ba la res­pues­ta y que la movi­li­za­ción tam­bién radi­cal, que no era la movi­li­za­ción de una para­li­za­ción de un par de horas, sino que era tomar­se el esta­ble­ci­mien­to, hacer la barri­ca­da fue­ra el del cole­gio, ir a pro­tes­tar jun­to a los dis­tin­tos sec­to­res, los apo­de­ra­dos, los pro­fe­so­res, los tra­ba­ja­do­res de la educación.

Enton­ces, como ahí tam­bién se esta­ba corrien­do has­ta barre­ra y den­tro las movi­li­za­cio­nes, radi­ca­les era tam­bién un peque­ño acto de jus­ti­cia. Y ahí la coor­di­na­ción, repi­to, fue el sen­ti­do común, por­que era eso, era que: nos gus­tó esta acción, no sólo por­que en tér­mi­nos comu­ni­ca­cio­na­les, como agi­ta­ción, como pro­pa­gan­da, se veía muy boni­to, como ser la masa de estu­dian­tes ingre­san­do jun­to con los tra­ba­ja­do­res a los metros y abrien­do la puer­ta, superan­do amplia­men­te a cual­quier fuer­za poli­cial que se encon­tra­ba den­tro de la esta­ción mis­ma; enton­ces, no era sólo el que se veía bien, sino que tam­bién era un buen acto, como que era una acción que tenía una impli­can­cia direc­ta para mejo­rar con esos 800 pesos, si, pero si se podía cola­bo­rar un poco más para que pudie­ran lle­gar a la casa…. Enton­ces que esos 800 pesos, como que hayan sido roba­dos y roba­dos… Tam­bién era como en una movi­li­za­ción, que no tenía­mos que espe­rar la res­pues­ta de a una auto­ri­dad, sino que tu mis­mo estas cons­tru­yen­do la res­pues­ta: abrir la puer­ta para que la gen­te pue­da pasar gra­tis!. Y por eso se fue repli­can­do y repli­can­do y repli­can­do, por­que le hacía sen­ti­do la acción y se fue difun­dien­do cada vez más. Y ahí en ver­dad fue tam­bién la coor­di­na­ción con los dis­tin­tos sec­to­res. Pero una coor­di­na­ción en la lucha, una coor­di­na­ción que un tra­ba­ja­dor o tra­ba­ja­do­ra veía a una estu­dian­te secun­da­ria eva­dien­do el metro y des­de que lo recor­da­ba a la poli­cía o de los guar­dias tam­bién, pero tam­bién ingre­sa­ba o pasa­ba por el tor­ni­que­te, o pasa­ba por las puer­tas que se abrían tam­bién, por­que era esa lógi­ca como del coor­di­nar­se en la mis­ma lucha. Yo creo que eso es lo impor­tan­te de la evasión.

Fue como fue del sen­ti­do común de los secun­da­rios que nos están movi­li­zan­do y una acción que tenía un efec­to inme­dia­to y tam­bién es lo que que­rían como mode­ra­do dejar de espe­rar res­pues­tas que pue­den lle­gar en un tiem­po, era el hacer­lo aho­ra, por­que va a tener res­pues­tas aho­ra. Y fue el sen­ti­do común de años y años de repre­sión y movi­li­za­ción que fue gene­ran­do en noso­tros lo que final­men­te ter­mi­nó pro­vo­can­do en estos días inten­sos de pro­tes­ta, ese vier­nes die­cio­cho octu­bre, una jor­na­da de pro­tes­ta de eva­sio­nes en San­tia­go, a la que se le ter­mi­na­ron suman­do todos los sec­to­res popu­la­res y acá estamos ….

Ento­nes eso era tam­bién lo impor­tan­te. Cómo la eva­sión fue sen­ti­do común, fue sen­ti­do común al tener que hacer jus­ti­cia con nues­tras manos y los secun­da­rios tene­mos menos, en reali­dad no tene­mos nada que per­der enton­ces era como evi­den­te­men­te vamos a ser la fuer­za de cho­que para ver a nues­tra fami­lia, para que nues­tra cla­se pue­da ingre­sar al metro gra­tis. Y fue eso, yo creo que la expre­sión máxi­ma de hacer jus­ti­cia con nues­tras manos como que ade­más den­tro de lo que se deter­mi­nó con­vir­tien­do, yo creo que eso tam­bién es muy impor­tan­te y mar­ca par­te de los hitos, el de un sen­ti­do común que se ha ido corrien­do cada vez más hacia la izquier­da… por decir­lo de algu­na manera.

Cindy: Si yo ahí y toman­do como el ele­men­to, que es la dis­cu­sión, el rol que jue­ga la juven­tud en los pro­ce­sos socia­les, yo creo que hay ele­men­tos his­tó­ri­cos, ite­ra­ti­vos, y son por ejem­plo, cuan­do Fidel dice el rol de todo buen revo­lu­cio­na­rio es hacer la revo­lu­ción, son los jóve­nes los que salen en dis­tin­tos pun­tos de Lati­noa­mé­ri­ca, ya sea tomar las armas a orga­ni­zar­se para lle­gar a tomar el poder. Y se repli­can estas cons­truc­cio­nes polí­ti­cas en dis­tin­tos espa­cios. Yo creo que si bien en Chi­le y en los pro­ce­sos his­tó­ri­cos la juven­tud ha teni­do un rol pro­ta­gó­ni­co, creo que aho­ra el rol de esta juven­tud se vuel­ve y se poten­cia por­que tie­ne otra con­fi­gu­ra­ción polí­ti­ca, y creo que sea un ele­men­to impor­tan­te a rele­var. Acá tene­mos adic­tos. Yo al comien­zo decía que cuan­do gran­de que­ría ser como Víc­tor por­que hay ele­men­tos impor­tan­tes de la prác­ti­ca polí­ti­ca que tie­nen ellos y que noso­tros fui­mos apren­dien­do a gol­pes!! ten­sio­na­do y pro­ble­ma­ti­zan­do en los espa­cios, afor­tu­na­da­men­te don­de se des­en­vuel­ve esta juven­tud. Pri­me­ro, es una juven­tud que ya no es hija del mie­do. Richard y yo somos hijos de los que vivie­ron la repre­sión y la dictadura.

Enton­ces somos el refle­jo del mie­do de esa gene­ra­ción que te dice no hables si pien­sas dis­tin­to, no recla­mes y que vivie­ron con mucho temor. Tam­bién está esta nue­va sali­da de los mili­ta­res a la calle. Noso­tros podía­mos obser­var eso en los diá­lo­gos con nues­tros veci­nos, en los diá­lo­gos de ese horror no resuel­to, de es ese horror que nun­ca lle­gó a Jus­ti­cia o sea Pino­chet murió en su casa, ha sido bru­tal. Todos estos años de impu­ni­dad gene­ra­ron una gene­ra­ción, que es la gene­ra­ción nues­tra, que es ante­rior a la gene­ra­ción de Víc­tor, que se ten­sio­na por un lado y tie­nen una gene­ra­ción mucho más radi­cal, mucho más “ultro­na” como nos dicen a noso­tros acá, que apos­ta­mos a la radi­ca­li­dad y que apos­ta­mos a una radi­ca­li­dad pero se mix­tu­ra en el caso de esta juven­tud y lo hablo a nivel gene­ra­li­za­do por­que los chi­cos lo men­cio­na­ban, una juven­tud que no tie­ne mie­do, y eso es una carac­te­rís­ti­ca impor­tan­te, por eso salen a cace­ro­lear­le al mili­tar en la ore­ja: “a ver…. tu arma, tu fusil no me esta­ría inti­mi­dan­do, no me pasa nada”, y ese ele­men­to es súper impor­tan­te en la cons­truc­ción de sub­je­ti­vi­dad por­que le mues­tra al otro, a ese mili­tar que es derro­ta­ble, que “ni el arma nos va a ava­sa­llar” enton­ces es una juga­da impor­tan­te, que pega mucho, es el plus de esta nue­va juventud.

Por otro lado, tam­bién es una juven­tud que la pode­mos carac­te­ri­zar de diver­sa, amplia, con con­fluen­cia y con res­pe­to a esa diver­si­dad y eso es lo rico de este espa­cio tam­bién. Yo recuer­do en mis espa­cios de juven­tud mili­tan­te era “No por­que los ver­des se sen­ta­ban allá y yo rojo no me sien­to con los ver­des, por­que aquí esta­mos los rojos y los rojos nos orga­ni­zá­ba­mos solo entre rojos y si él pen­sa­ba rojo medio con fuc­sia?, no, no, por­que no era de este espa­cio. Yo creo que esta gene­ra­ción rom­pe eso y logra visua­li­zar un ele­men­to, es decir, a ver aquí el enemi­go a uno y esta­mos en la mis­ma. Ese otro elemento.

Y un ter­cer ele­men­to que yo creo que da el pun­ta­pié para la cons­truc­ción polí­ti­ca que ellos tie­nen, es que logran visua­li­zar más allá, que la lucha no es eco­nó­mi­ca, cor­to­pla­cis­ta y que no recae sólo en eso, que la lucha es polí­ti­ca. Enton­ces logra tras­cen­der y por eso todas estas accio­nes sim­bó­li­cas tam­bién que rela­ta Víc­tor: “ya, efec­ti­va­men­te vamos, abri­mos, abri­mos el tor­ni­que­te, hace­mos que el pue­blo pase por ahí, que no pague, pero enten­de­mos que esa es una acción sim­bó­li­ca, enten­de­mos y que es una acción que per­mi­te dar un pun­ta­pié para ver una lucha don­de noso­tros par­ti­mos de una rei­vin­di­ca­ción eco­nó­mi­ca cor­to­pla­cis­ta que es decir: no nos suba más el pasa­je de trans­por­te, nos siguen aho­gan­do con los suel­dos, pero la uti­li­za­mos como una tác­ti­ca para avan­zar hacia una lucha polí­ti­ca des­de cam­bie­mos el sis­te­ma trans­por­te, suba­mos los suel­dos de la gen­te… “.

Enton­ces creo que en esa carac­te­ri­za­ción de la juven­tud en este país apun­ta­ría a esos tres ele­men­tos, a una juven­tud sin mie­do, a una juven­tud con cla­ri­dad en tras­cen­der, de la lucha eco­nó­mi­ca a la lucha polí­ti­ca y a una juven­tud inclu­si­va don­de entien­de que son todos los sec­to­res del pue­blo y es todo!! Son las muje­res y disi­den­cias, son los indí­ge­nas, son todos, todos, todos los que esta­mos cons­tru­yen­do esto y no des­de el dis­cur­so, sino des­de la prác­ti­ca y en una cla­ve muy zapa­tis­ta tam­bién, que tie­ne que ver con cómo cons­trui­mos la meta en el camino de decir, deja­mos la lógi­ca de la vie­ja izquier­da de que va a tomar la armas, se va a tomar el poder y cuan­do lle­gue al Esta­do va a ser la trans­for­ma­ción. No, ya no que­re­mos eso, no con­fia­mos en eso, enten­de­mos que acá la cons­truc­ción de la meta es en el camino, enton­ces en el aquí y aho­ra, yo quie­ro tener una vida dig­na en el aquí y aho­ra y quie­ro vivir mejor. Por lo tan­to, esta juven­tud lle­ga con pro­pues­tas de transformación.

Richard: Víc­tor y Cindy han pro­fun­di­za­do bas­tan­te y se res­pal­da tam­bién con algo que es cons­ta­ta­bles, por­que es lo que suce­de en nues­tros espa­cios, es la deci­sión de la juven­tud en todos los pla­nos y creo que ahí hay un desa­fió en tér­mi­nos his­tó­ri­cos y un for­ce­jeo de gene­ra­cio­nes, tam­bién por­que hay otra se ins­ta­lan otras prác­ti­cas, se ins­ta­lan otras for­mas de enten­der la polí­ti­ca, por lo tan­to, tam­bién creo que esta­mos en ese encuen­tro tam­bién, de hecho hay muchos, muchos jóve­nes dejan espa­cios, dejan las asam­bleas por­que hay cier­tas lógi­cas tra­di­cio­na­les que se repi­ten y se levan­tan y lis­to, se van. Dicen, “me orga­ni­zo con un gru­po de ami­gos y con­vo­co a una acción”. Por lo tan­to esta­mos en ese pro­ce­so pero un pro­ce­so de apren­di­za­je y creo que esta­mos en ese momen­to y que sí o sí el pro­ta­go­nis­mo de la juven­tud es cla­ro y cla­ro tam­bién por­que irrum­pe con otra for­ma y hace ten­sio­nar lo que venía­mos vien­do has­ta enton­ces, las prác­ti­cas de esas mis­mas orga­ni­za­cio­nes tradicionales.

Cindy: Creo que es impor­tan­te tam­bién a él como pala­bras para el cie­rre visi­bi­li­zar la lucha per­ma­nen­te que des­de los sec­to­res que esta­mos levan­tan­do, que tie­nen que ver con la liber­tad de los pre­sos polí­ti­cos que tene­mos, y creo que son un ele­men­to que va a estar de mane­ra per­ma­nen­te como lo men­cio­na­ba al comien­zo, tene­mos los casos de estos dos com­pas de Villa Fran­cia que arries­gan trein­ta y seis años de cár­cel, y así tam­bién muchos más. Enton­ces creo que tam­bién ahí poder ir arti­cu­lan­do esa voz ampli­fi­ca­do la lucha de los pre­sos y las pre­sas polí­ti­cas en Chile.

Richard: cerran­do tam­bién, yo recuer­do uno de los­pri­me­ros videos que lle­gó a Argen­ti­na y que cir­cu­ló y se vira­li­zó era “Her­mano chi­leno. No deje la ban­de­ra acá que esta­mos dis­pues­ta a cru­zar la cor­di­lle­ra” y cir­cu­ló en todos lados. Fue fuerte.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *