Argen­ti­na. “Mamay­taq­rí, ñuqay­ku­ji­na Dios­man­ta yacha­kuy­ta qalla­rir­qa”, “Mamá, en cam­bio, abra­zó la verdad”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de enero de 2021. 

La Comi­sión por la Memo­ria (CPM), en su carác­ter de Meca­nis­mo local de pre­ven­ción de la tor­tu­ra, se pre­sen­tó como Ami­cus en la cau­sa de Fran­cis­ca Herre­ra Cusi, mujer pobre, indí­ge­na, migran­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, quien en con­tex­to de vio­len­cia de géne­ro, fue sepa­ra­da de sus 4 hijes. El Tri­bu­nal de Fami­lia 1 de Como­do­ro Riva­da­via, a car­go de la Dra. María Mar­ta Nie­to, con­de­nó a la mujer por “mala madre” y ade­más, dic­ta­mi­nó que sus niñes entren en el régi­men de adop­ción. El fallo, rati­fi­ca­do por la Cáma­ra de Casa­ción penal, como en el caso de Rei­na Maraz Bera­jano, rati­fi­ca una sen­ten­cia patriar­cal y cla­sis­ta, pla­ga­da de este­reo­ti­pos que refuer­zan la des­igual­dad. El caso es acom­pa­ña­do por la abo­ga­da Lilia­na Iva­noff que, ade­más de denun­ciar la mul­ti­pli­ci­dad de vio­len­cias, soli­ci­tó la nuli­dad de la con­de­na y la revin­cu­la­ción inme­dia­ta de la mujer con les niñes. 


Una vez más recae sobre una mujer una con­de­na sin enfo­que de géne­ro, racis­ta y sin pers­pec­ti­va de dere­chos huma­nos. Nadie escu­chó el con­tex­to en el que cre­ció y vivió Fran­cis­ca y sus hijes, pro­ta­go­nis­tas de un sin núme­ro de vio­len­cias y vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos. Nadie res­pe­tó su dere­cho a tener una len­gua mater­na, a su cul­tu­ra y cos­mo­vi­sión. Mucho menos fue­ron con­tem­pla­das las cau­sas estruc­tu­ra­les que la man­tu­vie­ron opri­mi­da duran­te toda su vida.

A tra­vés del pedi­do de la Dra. Iva­noff, abo­ga­da y refe­ren­te de dere­chos huma­nos de la pro­vin­cia de Chu­but, la CPM tuvo con­tac­to con la tra­yec­to­ria de vida de Fran­cis­ca y en su carác­ter de Meca­nis­mo local de pre­ven­ción de la tor­tu­ra de Bue­nos Aires, inter­vino como Ami­cus curiae en la cau­sa. Des­de la pers­pec­ti­va del liti­gio estra­té­gi­co, el obje­ti­vo es lograr inter­pe­lar a la jue­za del fue­ro de Fami­lia 1 del Depar­ta­men­to Judi­cial de Como­do­ro Riva­da­via, a car­go de María Mar­ta Nie­to. Se soli­ci­ta que se revi­se la sen­ten­cia que ella mis­ma redac­tó por care­cer de pers­pec­ti­va de géne­ros y revic­ti­mi­zar la Fran­cis­ca y a sus hijes.

El Pro­gra­ma de Liti­gio Estra­té­gi­co de la CPM, a car­go de la Dra. Mar­ga­ri­ta Jar­que, acom­pa­ña el pedi­do de nuli­dad del caso des­de una pers­pec­ti­va de géne­ros, ya que la Jus­ti­cia en pri­me­ra ins­tan­cia, prohi­bió a la mujer tener acer­ca­mien­to con les niñes y, como agra­van­te, con­de­nó el auto­má­ti­co esta­do de adop­ta­bi­li­dad de los cua­tro hijes, con la pri­va­ción de res­pon­sa­bi­li­dad paren­tal de la mujer y tam­bién del padre. Como con­se­cuen­cia de esta medi­da se pro­du­jo una des­vin­cu­la­ción abso­lu­ta de la fami­lia y la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de lxs chicxs en la Casa del Niño. Todo rati­fi­ca­do tiem­po des­pués por la Cáma­ra de Casa­ción Penal.

Las con­di­cio­nes y cir­cuns­tan­cias de vida de Fran­cis­ca, su situa­ción socio­eco­nó­mi­ca, su con­di­ción de víc­ti­ma por ser mujer indí­ge­na, que­chua par­lan­te, étni­ca y cul­tu­ral­men­te diver­sa, pro­ve­nien­te de una zona rural de Boli­via y, como coro­la­rio, la inac­ce­si­bi­li­dad real que ha teni­do duran­te su vida a los sis­te­mas de salud, edu­ca­ción y jus­ti­cia, exi­gen para el orga­nis­mo, que cual­quier inter­ven­ción esta­tal ten­ga un plus de garan­tías. Cla­ra­men­te en este caso, no las hubo.

“Las jue­zas y jue­ces deben inter­ve­nir de for­ma tal que res­pe­ten los pac­tos y tra­ta­dos de dere­chos huma­nos sus­crip­tos por el Esta­do Argen­tino. Lamen­ta­ble­men­te, en muchas oca­sio­nes, como en el caso que ana­li­za­mos, los este­reo­ti­pos son refor­za­dos por las con­duc­tas de los fun­cio­na­rios judi­cia­les”, expre­san en el tex­to del Ami­cus y se agre­ga: “como vemos la Jue­za actuan­te ha colo­ca­do una car­ga extra en cabe­za de Fran­cis­ca y es la con­di­ción de res­pon­der a los este­reo­ti­pos cul­tu­ra­les de los juz­ga­do­res: algo impo­si­ble. Fran­cis­ca, diver­sa cul­tu­ral y étni­ca­men­te, se apar­tó del com­por­ta­mien­to espe­ra­do por la Juz­ga­do­ra y a ese accio­nar se le asig­nó con­se­cuen­cias nega­ti­vas. (…) Enten­de­mos que esto es lo que ha suce­di­do: se ha invi­si­bi­li­za­do a la per­so­na con­cre­ta rodea­da de sus cir­cuns­tan­cias y con­tex­tos, se ha obs­ta­cu­li­za­do su acce­so a la jus­ti­cia y ha sido revic­ti­mi­za­da, tan­to Fran­cis­ca como sus hijxs. La intro­duc­ción de la pers­pec­ti­va de géne­ro en el aná­li­sis jurí­di­co pre­ten­de com­ba­tir argu­men­tos este­reo­ti­pa­dos e indi­fe­ren­tes al dere­cho a la igualdad”.

En este caso en par­ti­cu­lar y en otros, como el de Rei­na Maraz Bera­jano, Yani­na Farías por sólo dar una pin­ce­la­da de memo­ria urgen­te, pue­den leer­se en los fun­da­men­tos judi­cia­les que se pri­va­ron a Fran­cis­ca y sus hijes de dere­chos fun­da­men­ta­les. Se fun­da­ron deci­sio­nes en este­reo­ti­pos, se dis­cri­mi­nó y se pre­ten­dió que se com­por­te de acuer­do al ima­gi­na­rio social ana­cró­ni­co de una mujer madre.

“Se pre­ten­dió igua­lar­la a un uni­ver­sal gené­ri­co, lo que oca­sio­nó per­jui­cios y sufri­mien­tos”, ver­sa el escri­to soli­ci­ta­do por la Dra.Liliana Iva­noff, actual repre­sen­tan­te legal de Fran­cis­ca, que acom­pa­ña el pedi­do de nuli­dad de cada una de las actua­cio­nes rea­li­za­das en el pro­ce­so judi­cial cara­tu­la­do “COMISARÍA DE LA MUJER ZONA SUR – ASESORA DE FAMILIA (RENGIFO HERRERA) S/​MEDIDA CAUTELAR” Expte. Nº 202018, Juz­ga­do de Fami­lia N°1”, que cul­mi­na­ron en el dic­ta­do de la sen­ten­cia de “situa­ción de adop­ta­bi­li­dad” el 30 de agos­to de 2019.

“Las sen­ten­cias que con­de­nan a las muje­res por omi­tir pro­te­ger a sus hijxs evi­den­cian la per­sis­ten­te invi­si­bi­li­dad de la vio­len­cia con­tra las muje­res, a la vez que refle­jan y refuer­zan este­reo­ti­pos que nos asig­nan la res­pon­sa­bi­li­dad pri­ma­ria e inde­le­ga­ble de cui­dar a lxs hijxs, la obli­ga­ción de rea­li­zar sacri­fi­cios heroi­cos para pro­te­gerlxs y pos­ter­gar toda otra acti­vi­dad u obli­ga­ción. Se con­de­na a las muje­res por no cum­plir con este­reo­ti­pos que mar­can el com­por­ta­mien­to espe­ra­do de una “bue­na madre” y se igno­ra la for­ma en que la vic­ti­mi­za­ción de las madres impac­ta en su capa­ci­dad para pro­te­ger a sus hijxs.” Sos­tien al res­pec­to Ceci­lia Hopp.

El dere­cho a la igual­dad, el acce­so a la jus­ti­cia y el dere­cho a la no dis­cri­mi­na­ción cons­ti­tu­yen un com­pro­mi­so y obli­ga­cio­nes de los Esta­dos que asu­mie­ron las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal públi­co den­tro de sus nor­mas inter­nas. Son lxs jue­ces les que se encuen­tran espe­cial­men­te obli­gadxs a garan­ti­zar el res­pe­to y la pro­tec­ción de estos dere­chos. Fran­cis­ca y sus hijes se encuen­tran actual­men­te des­pro­te­gi­des por­que es el mis­mo Esta­do el que vul­ne­ra su integridad.

Into­le­ran­cia cul­tu­ral y cri­mi­na­li­za­ción de la pobreza

Fran­cis­ca Herre­ra Cusi, es que­chua hablan­te. Su his­to­ria de vida remi­te al sufri­mien­to oca­sio­na­do por el des­arrai­go de su terri­to­rio natal y tam­bién a la subor­di­na­ción de géne­ro habi­tual en las comu­ni­da­des indí­ge­nas y rura­les. De la cau­sa sur­ge que es boli­via­na pero nada se dice que es per­te­ne­cien­te al Pue­blo indí­ge­na Que­chua cuya len­gua lle­va ese mis­mo nom­bre Kich­wa. Tam­po­co que vivió la mayor par­te de su vida en una zona rural cer­ca­na a un pobla­do lla­ma­do Huan­ca­ra­ni y que fue tras­la­da­da de una cul­tu­ra diver­sa, con idio­sin­cra­sia, valo­res y for­mas de vida dis­tin­tos a los occi­den­ta­les pre­do­mi­nan­tes en nues­tra nación.

En el año 1994 se modi­fi­có el para­dig­ma asi­mi­la­cio­nis­ta rei­nan­te has­ta ese momen­to, el cual impli­ca­ba la idea inte­gra­cio­nis­ta de los diver­sos pue­blos indí­ge­nas a la Nación Argen­ti­na. A par­tir de la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal fue reem­pla­za­do por el deno­mi­na­do para­dig­ma inter­cul­tu­ral, con la incor­po­ra­ción del art. 75 y los Tra­ta­dos Inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos que impli­can el res­pe­to a una iden­ti­dad cul­tu­ral dis­tin­ta a la cul­tu­ra hege­mó­ni­ca, como es la cul­tu­ra occi­den­tal. Lo impor­tan­te de la refor­ma fue la admi­sión de la plu­ra­li­dad cul­tu­ral y étni­ca exis­ten­te en el terri­to­rio argen­tino y la fija­ción de garan­tías sobre estos nue­vos dere­chos. A nivel inter­na­cio­nal los dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas han sido reco­no­ci­dos median­te el Con­ve­nio 169 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) y la Decla­ra­ción de Nacio­nes Uni­das sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas. La Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos ha reco­no­ci­do la cos­mo­vi­sión indí­ge­na o la iden­ti­dad dife­ren­cia­da fren­te a la de la socie­dad mono­cul­tu­ral, inter­pe­la al Esta­do, en todos sus esta­men­tos y agen­cias a pen­sar y ela­bo­rar polí­ti­cas públi­cas en una socie­dad mul­ti­cul­tu­ral, plu­ra­lis­ta y demo­crá­ti­ca. En este sen­ti­do, la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos al ana­li­zar un caso de igua­les carac­te­rís­ti­cas seña­ló que “es indis­pen­sa­ble que los Esta­dos otor­guen una pro­tec­ción efec­ti­va que tome en cuen­ta sus par­ti­cu­la­ri­da­des pro­pias, sus carac­te­rís­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les, así como su situa­ción de espe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad, su dere­cho con­sue­tu­di­na­rio, valo­res, usos y costumbres”.

“La fal­ta de abor­da­je acer­ca de las cir­cuns­tan­cias socio­cul­tu­ra­les par­ti­cu­la­res de Fran­cis­ca Herre­ra Cusi en el con­tex­to de la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia en mate­ria de fami­lia, han gene­ra­do una cla­ra dis­cri­mi­na­ción hacia su per­so­na que no hace más que sem­brar de dudas la obje­ti­vi­dad de la sen­ten­cia acer­ca de pri­var­la de res­pon­sa­bi­li­dad paren­tal”, afir­ma la CPM y se agre­ga: “los dere­chos reco­no­ci­dos nor­ma­ti­va­men­te no fue­ron res­pe­ta­dos. La Magis­tra­da no pudo tomar dis­tan­cia de la pers­pec­ti­va mono­cul­tu­ral en la que se encuen­tra inmer­sa, vul­ne­ran­do de este modo los dere­chos de Fran­cis­ca y su fami­lia como per­te­ne­cien­tes a un pue­blo indí­ge­na. Como nues­tro país se sus­ten­ta en una demo­cra­cia inter­cul­tu­ral, la Jue­za, como fun­cio­na­ria de Esta­do, tie­ne que fun­dar sus deci­sio­nes en el reco­no­ci­mien­to, res­pe­to y pro­mo­ción de la diver­si­dad cul­tu­ral con el pro­pó­si­to de for­ta­le­cer la con­vi­ven­cia social y polí­ti­ca sus­ten­ta­da en los valo­res, cono­ci­mien­tos y méto­dos de reso­lu­ción de pro­ble­mas de cada pue­blo y cultura”.

Inter­sec­cio­na­li­dad de múl­ti­ples violencias

“Des­de la inter­sec­cio­na­li­dad no bas­ta con evi­den­ciar el sufri­mien­to de la mujer, debe­mos enten­der el lugar, el con­tex­to, las impli­ca­cio­nes que las dife­ren­cias de las dife­ren­tes muje­res y per­so­nas mani­fies­tan fren­te a un fenó­meno”, dijo Raquel Guz­mán, soció­lo­ga y jurista.

Las con­di­cio­nes per­so­na­les y mate­ria­les de Fran­cis­ca la ubi­ca­ron siem­pre den­tro de los deno­mi­na­dos gru­pos vul­ne­ra­bles. Es indí­ge­na, cam­pe­si­na, víc­ti­ma de vio­len­cia de géne­ro den­tro del ámbi­to domés­ti­co, anal­fa­be­ta, inmi­gran­te, pobre, pro­ve­nien­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, habla que­chua y no com­pren­de bien el espa­ñol. Todo esto mere­cía un tra­ta­mien­to dife­ren­cia­do y supo­nía para la Jus­ti­cia incor­po­rar pers­pec­ti­vas espe­cí­fi­cas, pero no fue así. Su abo­ga­da rela­ta que duran­te el pro­ce­so, Fran­cis­ca no logró com­pren­der lo que debió afron­tar: no fue pro­vis­ta de un intér­pre­te en su len­gua para pro­cu­rar una comu­ni­ca­ción efi­cien­te, se invi­si­bi­li­zó su voz y su dere­cho a la defen­sa, se natu­ra­li­zó la estig­ma­ti­za­ción y el prejuicio.

Iva­noff denun­cia que fue­ron insis­ten­tes los comen­ta­rios sobre su fal­ta de cola­bo­ra­ción con la jus­ti­cia como la des­va­lo­ri­za­ron en su con­di­ción de madre por no ser una madre “occi­den­tal o cul­tu­ral­men­te acep­ta­ble”. Tam­bién obser­vó la insis­ten­cia y pedi­dos de los orga­nis­mos admi­nis­tra­ti­vos para sepa­rar a les niñes de Fran­cis­ca: medi­das de prohi­bi­ción y acer­ca­mien­to hacia ella (que fue­ron pro­rro­ga­das en cua­tro opor­tu­ni­da­des) pero, des­ta­có, la Jue­za no advir­tió la ausen­cia de infor­mes acer­ca de la afec­ta­ción que pudo recaer en les niñes el exce­so de pri­va­ción de su mamá y la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción compulsiva.

La pers­pec­ti­va de géne­ro debe ser uti­li­za­da en todo tipo de cau­sas y de pro­ce­di­mien­tos. En ese sen­ti­do, la ape­la­ción bus­ca la nuli­dad de un pro­ce­so injus­to y la revin­cu­la­ción de Fran­cis­ca y les niñes. Tam­bien un aler­ta en la jus­ti­cia con una por­me­no­ri­za­da revi­sión y relec­tu­ra de la cau­sa des­de una mira­da inter­dis­ci­pli­na­ria y trans­ver­sal, que con­tem­ple las reali­da­des de muje­res como Fran­cis­ca, como Rei­na, como Yani­na y tan­tas otras que fue­ron y son some­ti­das a un pro­ce­so judi­cial arbi­tra­rio, patriar­cal y racis­ta, don­de se encuen­tra en jue­go la liber­tad de la persona.

La cau­sa

El 12 de enero de 2018, Zaca­rías Ren­gi­fo mari­do y padre de les cua­tro hijes de Fran­cis­ca lle­va a con­trol de ruti­na a su hija menor. La médi­ca del Cen­tro de Salud Sur de la Ciu­dad de Como­do­ro Riva­da­via lo denun­cia y acu­sa sobre un pre­sun­to abu­so sexual con­tra una de las hijas. Inme­dia­ta­men­te se dis­pu­so en sede penal la deten­ción pro­vi­sio­nal del señor Ren­gi­fo, padre de los cua­tros hijxs de la pare­ja. Esta denun­cia poco tiem­po que­dó sin efec­to: no pudo com­pro­bar­se la res­pon­sa­bi­li­dad de las sos­pe­chas ini­cia­les de la médi­ca y se dis­pu­so el archi­vo de las actua­cio­nes. Según sur­ge en la cau­sa, el infor­me foren­se y psi­co­ló­gi­co da cuen­ta que no han obser­va­do sín­to­mas de abu­so, no encon­trán­do­se tam­po­co indi­cios gené­ti­cos que pro­ba­ran lo que se había denun­cia­do des­de un principio.

Para­le­la­men­te a la denun­cia de abu­so se ini­cia la cau­sa ante el Juz­ga­do 1 del Fue­ro de Fami­lia; se exclu­ye del hogar a Zaca­rías median­te una medi­da cau­te­lar y se le otor­ga la res­pon­sa­bi­li­dad paren­tal úni­ca a Francisca.

Sobre Ren­gi­fo se adop­ta­ron medi­das de prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to sobre Fran­cis­ca, en su carác­ter de madre de les niñes para – pos­te­rior­men­te – pro­ce­der a la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de todxs en la Casa del Niño.

Cons­tan las peti­cio­nes de Fran­cis­ca en el expe­dien­te de su inte­rés en repo­ner el con­tac­to con sus hijes. Estos y otros recla­mos efec­tua­dos por Fran­cis­ca no encon­tra­ron escu­cha ni reso­lu­ción razo­na­ble. Los pre­jui­cios por su con­di­ción e iden­ti­dad des­crip­tas (madre, mujer, que­chua par­lan­te, pobre, diver­sa étni­ca y cul­tu­ral­men­te) pesa­ron en la fal­ta de reso­lu­ción judi­cial nega­ti­va. Dolor, asom­bro e incom­pren­sión por no ser oída ni com­pren­di­da, tam­po­co sus hijes, y sin reci­bir expli­ca­ción algu­na sobre sus demandas.

Es en este con­tex­to que se resol­vió el esta­do de la adop­ta­bi­li­dad de les niñes; con­si­de­ran­do para ello el infor­me socio ambien­tal que mani­fies­ta, en tér­mi­nos pre­sun­ti­vos, sobre los cui­da­dos negli­gen­tes por par­te de Fran­cis­ca y el padre a sus hijes; con­du­cien­do sin más al dic­ta­do de la adop­ta­bi­li­dad de los menores.

Final­men­te, Fran­cis­ca sos­tu­vo su pedi­do has­ta encon­trar un ase­so­ra­mien­to ade­cua­do, un abor­da­je inte­gral y una repre­sen­ta­ción legal que le per­mi­te recién aho­ra expo­ner las cir­cuns­tan­cias vivi­das como asi­mis­mo ejer­cer el recla­mo actual. Para ello debió gol­pear muchas puer­tas, sor­tear dis­cri­mi­na­cio­nes múl­ti­ples, has­ta ser escu­cha­da por el Con­su­la­do de Boli­via con sede en Como­do­ro Riva­da­via y por la Dra. Sonia Iva­noff, reco­no­ci­da pro­fe­sio­nal y acti­vis­ta en defen­sa de los dere­chos huma­nos y, en par­ti­cu­lar, de los pue­blos ori­gi­na­rios. La CPM se pre­sen­tó en diciem­bre de 2020 como Ami­cus en la causa.

Por AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *