Gra­na­da: El Depar­ta­men­to de Ópti­ca de la UGR no con­si­gue ver que los espa­cios públi­cos deben ser aconfesionales

UNI Lai­ca ha com­pro­ba­do, un año más, que dicho depar­ta­men­to ha vuel­to a ins­ta­lar en su ves­tí­bu­lo un ‘belén teles­có­pi­co‘ (el ‘naci­mien­to’ está ins­ta­la­do jun­to a un boni­to ante­ojo terres­tre cedi­do por el taller de res­tau­ra­ción ‘Miguel Gimé­nez Yanguas’).

Nos han comu­ni­ca­do que algu­nas per­so­nas han bro­mea­do sobre el uso o no de mas­ca­ri­llas por par­te de la ‘sagra­da fami­lia’, cier­to arcán­gel, e inclu­so cier­ta palo­ma… y el que en la com­po­si­ción apa­rez­ca una ‘vacu­na’ (la cria­tu­ra con cuer­nos ‘visi­bles’). A otras per­so­nas, estas bro­mas les pare­cían infan­ti­les e irre­ve­ren­tes, pero las pri­me­ras repli­ca­ban que se limi­ta­ban a comen­tar libre­men­te una ins­ta­la­ción expues­ta en un espa­cio de la uni­ver­si­dad pública.

En UNI Lai­ca no entra­mos a valo­rar la opor­tu­ni­dad o no de algu­nos comen­ta­rios; lo real­men­te inopor­tuno es que se uti­li­ce un espa­cio públi­co uni­ver­si­ta­rio para hacer gala y pro­se­li­tis­mo de creen­cias reli­gio­sas par­ti­cu­la­res. Algu­na vez nos han argu­men­ta­do que es que esas creen­cias las com­par­ten todos los miem­bros del Depar­ta­men­to de Ópti­ca; ya es muy sor­pren­den­te que todas y cada una de esa cin­cuen­te­na de per­so­nas com­par­tan la mis­ma fe, pero raya en lo incon­ce­bi­ble que todas vean con bue­nos ojos el abu­so que supo­ne la exhi­bi­ción de sim­bo­lo­gía reli­gio­sa en ins­ta­la­cio­nes públi­cas, vio­lan­do la acon­fe­sio­na­li­dad del Esta­do. Y que nin­gu­na entien­da que la una­ni­mi­dad no exi­me del res­pe­to a los demás que exi­ge el uso de espa­cios comunes.

Qui­zás lo peor sea que esa fal­ta de visión, que el Dpto. de Ópti­ca deja sin corre­gir año tras año, reci­bió el ‘vis­to’ bueno de la rec­to­ra de la UGR, que ape­ló para ello a la tra­di­ción sin que­rer ver que es una ini­cia­ti­va con­fe­sio­nal que no res­pe­ta la liber­tad de con­cien­cia de los uni­ver­si­ta­rios y uni­ver­si­ta­rias, y de toda la ciu­da­da­nía, tan diver­sa en creen­cias y con­vic­cio­nes. Sor­pren­de que la máxi­ma auto­ri­dad aca­dé­mi­ca de la UGR no sea capaz de ver que, de ser fie­les cie­ga­men­te a las tra­di­cio­nes, ella mis­ma, como mujer, no sería rec­to­ra. El nacio­nal­ca­to­li­cis­mo dejó muchas tra­di­cio­nes ini­cuas, que ya hace mucho que debie­ron aban­do­nar­se con la con­se­cu­ción de un Esta­do lai­co. Y la Uni­ver­si­dad debe­ría ser ejem­plar en este sen­ti­do demo­cra­ti­za­dor; más allá de bele­nes y otros sím­bo­los en espa­cios públi­cos, la Uni­ver­si­dad debe­ría dejar de impar­tir asig­na­tu­ras de reli­gión, de alber­gar cáte­dras de teo­lo­gía cató­li­ca o de ads­cri­bir cen­tros de magis­te­rio de los arzo­bis­pa­dos. Sin duda, a esa Uni­ver­si­dad la vería­mos todas y todos, más allá de nues­tras creen­cias par­ti­cu­la­res, con mejo­res ojos.

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *