Cuba. Ini­cia orde­na­mien­to monetario

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de enero de 2021

La tran­si­ción hacia la uni­fi­ca­ción mone­ta­ria y cam­bia­ria en la eco­no­mía cuba­na arran­ca este 1 de enero.

Con la lle­ga­da del año 2021 y lue­go de una déca­da de pre­pa­ra­ción se ini­cia­ron los pro­ce­sos de uni­fi­ca­ción mone­ta­ria y cam­bia­ria en la eco­no­mía cuba­na, con la cual lle­ga a su fin la cir­cu­la­ción de una de las dos mone­das nacio­na­les de ese país: el peso con­ver­ti­ble (CUC).

Deno­mi­na­da por el Gobierno como «Tarea Orde­na­mien­to», el pro­ce­so impli­ca uni­fi­car los tipos de cam­bio vigen­tes, el cese de la cir­cu­la­ción del peso con­ver­ti­ble, y una refor­ma gene­ral de sala­rios y pre­cios, con la eli­mi­na­ción gra­dual de lo que lla­man «sub­si­dios exce­si­vos y gra­tui­da­des indebidas».

El ini­cio del com­ple­jo pro­ce­so fue anun­cia­do el pasa­do 10 de diciem­bre por el pre­si­den­te cubano, Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez, en cade­na nacio­nal de radio y tele­vi­sión; y se expre­sa en un volu­mi­no­so com­pen­dio de decre­tos-leyes, decre­tos, acuer­dos del Con­se­jo de Minis­tros, reso­lu­cio­nes minis­te­ria­les de casi todas las car­te­ras y has­ta dic­tá­me­nes del Con­se­jo de Gobierno del Tri­bu­nal Supre­mo Popular.

Repre­sen­tan­tes del Gobierno cubano han com­pa­re­ci­do des­de enton­ces en la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar (Par­la­men­to), así como ante la pren­sa tele­vi­si­va y escri­ta, con el pro­pó­si­to de escla­re­cer el con­jun­to de los cam­bios y dar res­pues­ta a las nume­ro­sas inquie­tu­des gene­ra­das en la pobla­ción en gene­ral y el sec­tor productivo.

Jus­to uno de los asun­tos que des­ta­pó la mayor can­ti­dad de inquie­tu­des en la pobla­ción fue el incre­men­to en las tari­fas de la elec­tri­ci­dad, lo cual tuvo como res­pues­ta por par­te del Gobierno, una reduc­ción en los pre­cios pre­vis­tos en un ini­cio, para satis­fac­ción popular.

El pro­ce­so no sólo saca­rá de cir­cu­la­ción el peso con­ver­ti­ble, medio de pago esta­ble­ci­do en 1994 y equi­va­len­te (a lo interno) al dólar esta­dou­ni­den­se, sino que uni­fi­ca las tasas de cam­bio para la pobla­ción y el sec­tor empre­sa­rial, lo cual debe impli­car, según auto­ri­da­des eco­nó­mi­cas, un mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes para el incre­men­to de las expor­ta­cio­nes del país caribeño.

De igual mane­ra ha impli­ca­do una refor­ma gene­ral de sala­rios, pen­sio­nes y pre­cios con el pro­pó­si­to de comen­zar a orde­nar la pirá­mi­de de ingre­sos de la población.

Las auto­ri­da­des cuba­nas no han deja­do de seña­lar las com­ple­ji­da­des del pro­ce­so, en medio un esce­na­rio eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal muy difí­cil, mar­ca­do por la per­sis­ten­cia y refor­za­mien­to del blo­queo esta­dou­ni­den­se sobre Cuba, las cri­sis sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca cau­sa­da por la pan­de­mia de la Covid-19, así como las difi­cul­ta­des endó­ge­nas de la eco­no­mía cubana.

Como efec­tos prác­ti­cos, en lo inme­dia­to, todos los pre­cios con ante­rio­ri­dad mar­ca­dos en CUC están deno­mi­na­dos en pesos cuba­nos (CUP) y aumen­ta la pre­sen­cia coti­dia­na de bille­tes de mayor deno­mi­na­ción en la cir­cu­la­ción minorista.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *