Bra­sil. La Ama­zo­nia como «acti­vo pro­ble­má­ti­co» y el des­po­tis­mo casi perfecto

Por Luis Fer­nan­do Novoa Gar­zon. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de enero de 2021.

La incor­po­ra­ción de la Ama­zo­nia, tal como se ha pro­ce­sa­do en las últi­mas déca­das, impli­ca la cris­ta­li­za­ción de la con­di­ción de com­ple­men­ta­rie­dad eco­nó­mi­ca del país como un fin en sí mis­mo. La des­truc­ción pro­gra­ma­da de la Ama­zo­nia sólo pue­de ocu­rrir en un país acce­so­rio y pues­to pre­me­di­ta­da­men­te a la deriva.

Esta selec­ti­vi­dad inver­sa, a favor de la pri­ma­ri­za­ción y reduc­ción de las cade­nas pro­duc­ti­vas aquí ins­ta­la­das, repre­sen­ta una poda pre­ven­ti­va de las cade­nas de valor poten­cia­les o incom­ple­tas. Repre­sen­ta una renun­cia a la for­ma­ción post­in­dus­trial y una auto­con­de­na a las deman­das exóge­nas a cor­to plazo.

Ganar por la esca­la y volu­men sig­ni­fi­ca per­der el halo esen­cial que garan­ti­za la auto­no­mía y la tra­yec­to­ria cons­cien­te de una colec­ti­vi­dad. Esto es lo que sig­ni­fi­ca el umbral de la Ama­zo­nia, su nega­ción como un cam­po inter­mi­na­ble de alter­na­ti­vas, es decir, de reper­to­rios de auto­no­mía social, cul­tu­ral y económica.

La orde­na­ción terri­to­rial con­ce­bi­da para la región de la Ama­zo­nia, como un mosai­co de tie­rras pro­te­gi­das en medio de corre­do­res de ocu­pa­ción que res­pe­ta­ran la mar­ca de la zoni­fi­ca­ción eco­nó­mi­co-eco­ló­gi­ca, ya no enca­ja ni siquie­ra como una mar­ca lógi­ca dig­na de ser cor­te­ja­da cíni­ca­men­te. Del cinis­mo ambien­tal, con el pleno apo­yo de las ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les, se ha pasa­do a la apo­lo­gía del deli­to y a la tru­cu­len­cia de los agen­tes eco­nó­mi­cos cuya expan­sión depen­de de la impu­ni­dad ante las prác­ti­cas de devas­ta­ción ambien­tal, aca­pa­ra­do­res de tie­rras y lim­pie­za social de los territorios.

Este mode­lo de incor­po­ra­ción terri­to­rial a gran esca­la ha pasa­do por varios perío­dos his­tó­ri­cos y for­mas de gobierno. En tér­mi­nos gene­ra­les, pue­de decir­se que en la dic­ta­du­ra mili­tar hubo una pla­ni­fi­ca­ción terri­to­rial cen­tra­li­za­da por par­te del Esta­do y los recur­sos públi­cos con aso­cia­cio­nes pri­va­das pre­fe­ren­cia­les, a tra­vés de gran­des pro­yec­tos mul­ti­sec­to­ria­les, con el Pro­yec­to Gran­de Cara­jás y el Com­ple­jo Hidro­eléc­tri­co de Tucuruí.

A par­tir de los años 90, espe­cial­men­te en los años de Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, se pro­du­jo un mayor pro­ta­go­nis­mo de los agen­tes pri­va­dos en la esfe­ra eco­nó­mi­ca, que se con­vir­tie­ron en los pri­me­ros con­tro­la­do­res de los gene­ra­do­res eléc­tri­cos y de las indus­trias extrac­ti­vas, lo que se tra­du­ci­ría en una mayor espe­cia­li­za­ción y fle­xi­bi­li­dad en los ejes espa­cia­les. En los gobier­nos de Lula y Dil­ma, el Pro­gra­ma de Ace­le­ra­ción del Cre­ci­mien­to (PAC 1 y PAC 2) se vio ero­sio­na­do en las lla­ma­das apli­ca­cio­nes «estruc­tu­ran­tes» de los man­da­tos de desa­rro­llo regio­nal y terri­to­rial según los requi­si­tos de máxi­mo ren­di­mien­to para los inver­so­res privados.

Ini­cia­ti­vas para­le­las lan­za­das en 2011, como el PIL (Pro­gra­ma de Logís­ti­ca Inte­gra­da), ya mos­tra­ron la deman­da empre­sa­rial de un papel menos regu­la­dor y media­dor de los orga­nis­mos públi­cos para una fun­ción de apo­yo incon­di­cio­nal a la inver­sión pri­va­da. El obje­ti­vo era cor­tar y ofre­cer a los inver­so­res pri­va­dos los corre­do­res y equi­pos logís­ti­cos más ren­ta­bles con garan­tías ili­mi­ta­das del BNDES (Ban­co Nacio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Social).

El lan­za­mien­to del Pro­gra­ma de Aso­cia­ción de Inver­sio­nes (PPI) en 2016, por un gobierno ile­gí­ti­mo (gobierno Temer) y en bus­ca de un pos­te­rior apo­yo empre­sa­rial, repre­sen­tó un pro­gra­ma puen­te en el que el apa­ra­to esta­tal asu­mi­ría ine­quí­vo­ca­men­te su papel de impul­sor del sec­tor pri­va­do. Las con­di­cio­na­li­da­des se invier­ten, las con­tra­par­ti­das siem­pre pro­vie­nen del sec­tor públi­co en tér­mi­nos de sacri­fi­cios regu­la­to­rios e impues­tos que dis­mi­nu­yen los lla­ma­dos «cos­tos país». Esto hace impro­ba­ble la posi­bi­li­dad de que se frus­tren los bene­fi­cios supues­tos y los nive­les de capi­ta­li­za­ción de accio­nes y obli­ga­cio­nes a tra­vés de mar­cos regla­men­ta­rios y pla­nes de finan­cia­ción real­men­te «amis­to­sos».

El gobierno de Bol­so­na­ro here­da el PPI y tra­ta de hacer­lo fac­ti­ble en un esce­na­rio de ajus­te fis­cal impul­sa­do por el techo de los gas­tos no finan­cie­ros, tra­tan­do de cubrir los ries­gos e incer­ti­dum­bres inma­ne­ja­bles con un mayor mar­co de pro­yec­tos y la más com­ple­ta segre­ga­ción de los ries­gos socia­les y ambien­ta­les. Las pri­va­ti­za­cio­nes, en esta pers­pec­ti­va, serían un «retorno» de «acti­vos recu­pe­ra­dos». En otras pala­bras, el Gobierno de la Bol­sa esta­ría obli­ga­do a dar prio­ri­dad a los «acti­vos pro­ble­má­ti­cos» para que sean atrac­ti­vos y funcionales.

Lo que está lite­ral­men­te en la agen­da en rela­ción con la Ama­zo­nia, este inmen­so «acti­vo pro­ble­má­ti­co», es la crea­ción para­es­ta­tal y para­mi­li­tar de dis­po­si­ti­vos que per­pe­tran geno­ci­dios y eco­ci­das con­ti­nuos. No se tra­ta de un hecho ais­la­do, sino de un méto­do guber­na­men­tal-empre­sa­rial que reor­ga­ni­za los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos bajo el impul­so de la máxi­ma ren­ta­bi­li­dad, ape­lan­do a la sín­te­sis de pue­blos y terri­to­rios en for­ma de cos­tos y ries­gos financieros.

Sin­te­ti­zar, redu­cir, sobre­ex­plo­tar nun­ca es sufi­cien­te. La inevi­ta­ble corro­sión de los resul­ta­dos de estas estra­te­gias de expan­sión no pro­du­ce nin­gu­na «con­cien­cia repen­ti­na» de los lími­tes natu­ra­les del capi­ta­lis­mo. Por el con­tra­rio, la des­truc­ti­vi­dad crea­do­ra como últi­mo recur­so de un capi­ta­lis­mo en fase necró­fa­ga, hace de la fron­te­ra no sólo un mar­gen físi­co para la acu­mu­la­ción expan­di­da, sino más bien una for­ma de meta­bo­lis­mo: el ester­tor como método.

La Ama­zo­nia se ha con­ver­ti­do en el pal­co pre­fe­ren­cial para los sacri­fi­cios a lar­go pla­zo que sir­ven para soli­di­fi­car los acuer­dos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos a cor­to pla­zo. Mien­tras todos los ingre­dien­tes de una gue­rra total y asi­mé­tri­ca con­tra pue­blos y comu­ni­da­des inse­pa­ra­bles de sus terri­to­rios entran en fun­cio­na­mien­to, las Fuer­zas Arma­das ocul­tan su irre­le­van­cia o mues­tran el máxi­mo esfuer­zo para demos­trar su pasi­vi­dad ante enor­mes sus­trac­cio­nes. Ope­ra­cio­nes ver­de-ama­ri­llo para nor­ma­li­zar las ope­ra­cio­nes de ven­ta a domi­ci­lio de las cade­nas trans­na­cio­na­les de car­ne, soja, ener­gía y mine­ra­les que pre­si­den los ciclos de expansión/​devastación en la Ama­zo­nia. Vean que la defo­res­ta­ción es sólo un indi­ca­dor de esta bar­ba­rie pla­ni­fi­ca­da. No bas­ta con medir­lo, mesu­rar­lo, audi­tar­lo. Tam­po­co bas­ta con limi­tar la defo­res­ta­ción para obte­ner una espe­cie de mone­da de cam­bio, un signo o sello ver­de para la lle­ga­da de inver­sio­nes «dife­ren­cia­das».

Aun­que el daño cau­sa­do por déca­das de des­re­gu­la­ción de los sec­to­res espe­cia­li­za­dos en recur­sos natu­ra­les es noto­rio, rever­tir este «apa­gón» de la ges­tión está fue­ra de la agen­da en el país de los pro­duc­tos bási­cos. Aun­que con des­te­llos cir­cuns­tan­cia­les, sobre la «gober­nan­za ambien­tal» del país, no pare­ce haber nin­gu­na diver­gen­cia entre las tres poten­cias en el brin­dis y la reve­ren­cia a los inver­so­res que sos­tie­nen al país por la car­ga. Al final, hay un blo­que de poder entre esca­las móvil, dis­tan­te y des­co­ra­zo­na­do que es el resul­ta­do de alian­zas entre seg­men­tos de con­glo­me­ra­dos en com­pe­ten­cia y buro­cra­cias polí­ti­cas cap­tu­ra­bles, como se expu­so en la obs­ce­na reu­nión minis­te­rial en la que se ofre­ció sim­pli­fi­ca­cio­nes y fle­xi­bi­li­za­cio­nes regulatorias.

La pan­de­mia de covid-19 radi­ca­li­zó los efec­tos de estas polí­ti­cas de malea­bi­li­dad regu­la­to­ria y la aper­tu­ra de nue­vas fron­te­ras de acu­mu­la­ción. Las con­di­cio­nes de vida des­igua­les, pro­fun­di­za­das con la covid-19, die­ron lugar a con­di­cio­nes de super­vi­ven­cia des­igua­les. Gran­des seg­men­tos socia­les de las ciu­da­des y comu­ni­da­des del cam­po y la sel­va fue­ron aban­do­na­dos a su suer­te, sin una expan­sión pro­por­cio­nal de las redes de ser­vi­cios, sin adap­ta­ción y espe­ci­fi­ca­ción de los pro­ce­sos de diag­nós­ti­co, con­trol y tra­ta­mien­to según sus espe­ci­fi­ci­da­des cul­tu­ra­les. Con­se­cuen­te­men­te, se debe apli­car un lema adi­cio­nal al libe­ra­lis­mo que se con­vier­te en necro­li­be­ra­lis­mo: des­pués de «déja­lo hacer y déja­lo pasar», déja­lo morir.

Es el volu­men y la rapi­dez del saqueo, la des­re­gu­la­ción, las con­ce­sio­nes y las pri­va­ti­za­cio­nes lo que garan­ti­za el bono de per­ma­nen­cia de Bol­so­na­ro has­ta 2022. Blin­da­je con­di­cio­nal con­tra las impug­na­cio­nes par­la­men­ta­rias o las inves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les fina­les de sus fami­lia­res. Las direc­tri­ces intac­tas del ren­tis­mo y la pri­va­ti­za­ción expre­san cómo se natu­ra­li­za y se extien­de un «Bol­so­na­ris­mo sin Bol­so­na­ro». El ses­go de los mer­ca­dos finan­cie­ros y de los gran­des con­glo­me­ra­dos pasa por alto los «exce­sos ideo­ló­gi­cos» del gobierno de Bol­so­na­ro para que se pro­duz­can todos los expo­lios, las pri­va­ti­za­cio­nes y las refor­mas libe­ra­li­za­do­ras pre­vis­tas, man­te­nien­do las apa­rien­cias demo­crá­ti­cas. Sin dés­po­ta efec­ti­vo, un des­po­tis­mo casi perfecto.

Luis Fer­nan­do Novoa Gar­zon, soció­lo­go, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Rondônia.

Fuen­te ori­gi­nal y tra­duc­ción: Corres­pon­den­cia de Prensa

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *