Bra­sil. Cami­la Marins: «La rebe­lión es nues­tra agen­da de futu­ro, la Cáma­ra y el femi­nis­mo como política»

Por Cami­la Marins. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de enero de 2021.

En estas elec­cio­nes a Cáma­ra reafir­ma­mos nues­tra polí­ti­ca de izquier­da, LGBTI, femi­nis­ta y negra con­tra el neoliberalismo.

En febre­ro de 2021, la Cáma­ra Fede­ral de Dipu­tados ele­gi­rá a su nue­vo pre­si­den­te. En esta oca­sión, sin posi­bi­li­dad de reelec­ción según lo defi­ne el Tri­bu­nal Supre­mo Fede­ral (STF), Rodri­go Maia arti­cu­la un blo­que con el obje­ti­vo de supues­ta­men­te derro­tar al can­di­da­to de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, Jair Bol­so­na­ro. Este blo­que, inte­gra­do por par­ti­dos de izquier­da y dere­cha, se habría lla­ma­do «Fren­te Demo­crá­ti­co» para derro­tar al can­di­da­to de Bol­so­na­ro, Arthur Lira. Ante esta situa­ción tene­mos muchas pre­gun­tas que plantear.

En pri­mer lugar, es impor­tan­te dejar de usar la pala­bra “cen­tro” como cam­po polí­ti­co, por­que repre­sen­ta una for­ma de hacer “menos peor”, y muy malo, como ape­te­ci­ble, al neo­li­be­ra­lis­mo natu­ra­li­za­dor. Pero des­pués de todo, ¿qué es esto? El neo­li­be­ra­lis­mo es un sis­te­ma eco­nó­mi­co que prio­ri­za la lógi­ca del mer­ca­do, es decir, el lucro y la con­cen­tra­ción, redu­cien­do el papel del Esta­do en las polí­ti­cas públi­cas. En nues­tro día a día, sig­ni­fi­ca cuan­do ven­den la empre­sa públi­ca de agua y nues­tra fac­tu­ra aumen­ta mien­tras cier­tos terri­to­rios ni siquie­ra tie­nen acce­so al agua ni al alcan­ta­ri­lla­do por­que no gene­ra ganan­cias para las empre­sas. El neo­li­be­ra­lis­mo tam­bién sig­ni­fi­ca un empre­sa­rio que pre­fie­re pagar la mise­ria por el “pico”, el tra­ba­jo infor­mal, que fir­mar la car­te­ra de tra­ba­ja­do­res con todos los dere­chos garan­ti­za­dos, como vaca­cio­nes, 13º sala­rio y jubi­la­ción. O cuan­do un paque­te de arroz cues­ta más de R $ 30 en los estan­tes de los super­mer­ca­dos y bra­si­le­ños y bra­si­le­ños se que­dan sin comi­da en casa.

Otro dis­po­si­ti­vo retó­ri­co que mere­ce ser mejor con­si­de­ra­do es el uso de la expre­sión “Fren­te Demo­crá­ti­co” para nom­brar la alian­za con par­ti­dos de dere­cha com­pro­me­ti­dos públi­ca­men­te con el neo­li­be­ra­lis­mo. El neo­li­be­ra­lis­mo no es demo­crá­ti­co, es un ope­ra­dor del fas­cis­mo. Según Wendy Brown, auto­ra de In Ruins of Neo­li­be­ra­lism: The Rise of Anti-Demo­cra­tic Poli­tics in the West, “es un signo del triun­fo de la razón neo­li­be­ral que, en las últi­mas déca­das, la gra­má­ti­ca de lo social, inclui­da su impor­tan­cia para la demo­cra­cia, ha des­apa­re­ci­do en gran medi­da de las opi­nio­nes de la izquier­da (y no solo de la dere­cha) para el futuro ”.

De nue­vo, ¿qué sig­ni­fi­ca esto en nues­tro día a día? Este año se apro­bó la pri­va­ti­za­ción del sanea­mien­to bra­si­le­ño, que per­mi­tió la ven­ta de empre­sas públi­cas de dis­tri­bu­ción y tra­ta­mien­to de agua. En la Cáma­ra Fede­ral, el prin­ci­pal par­ti­do arti­cu­la­dor fue la DEM, que asu­mió el car­go de rela­tor indi­can­do que la ven­ta “faci­li­ta­ría” la uni­ver­sa­li­za­ción del sanea­mien­to. En el Sena­do, el rela­tor del PSDB tam­bién actuó como prin­ci­pal cabil­de­ro del pro­yec­to de ley que se con­vir­tió en ley.

La ven­ta de empre­sas de sanea­mien­to al sec­tor pri­va­do colo­ca el agua, esen­cial para la vida, como un bien. Las per­so­nas con dine­ro y terri­to­rios pri­vi­le­gia­dos ten­drán acce­so a los ser­vi­cios y podrán pagar los altos pre­cios, ¿y qué pasa con quie­nes no tie­nen esta posi­bi­li­dad? En Bra­sil, la pri­va­ti­za­ción del sanea­mien­to se pro­du­ce duran­te una pan­de­mia de Covid-19, cuyo prin­ci­pal méto­do de con­trol impli­ca el sanea­mien­to y, por lo tan­to, pre­su­po­ne el acce­so al agua. ¿Qué demo­cra­cia es esta que no lle­ga a los barrios mar­gi­na­les, peri­fe­rias, hin­ter­lands y terri­to­rios más pobres?

Malun­guinho es la pri­me­ra mujer trans de la his­to­ria en asu­mir el car­go en la Asam­blea Legis­la­ti­va de São Pau­lo – Foto: Juca Guimarães

La agen­da eco­nó­mi­ca de Maia es la mis­ma que la del gobierno. Lo que está en dispu­ta entre ellos es el pro­ta­go­nis­mo. O más bien, para los que se que­dan con el balan­ce del des­gas­te con una cri­sis eco­nó­mi­ca ava­sa­lla­do­ra por esta polí­ti­ca eco­nó­mi­ca fun­da­men­ta­lis­ta en el mer­ca­do que apro­bó, por ejem­plo, la Enmien­da Cons­ti­tu­cio­nal 95 que con­ge­la las inver­sio­nes en salud y edu­ca­ción duran­te 20 años.

Bajo un dis­cur­so de que no hay alter­na­ti­va o que la com­po­si­ción de este blo­que es la posi­bi­li­dad de la derro­ta de Bol­so­na­ro, estos gru­pos prohí­ben el deba­te públi­co en nom­bre de lo que lla­man «demo­cra­cia», espe­cial­men­te cuan­do for­mu­lan el con­cep­to de arri­ba aba­jo en salas aba­rro­ta­das. de hom­bres, blan­cos, cis y ricos. El neo­li­be­ra­lis­mo se basa en la defen­sa de la pro­pie­dad, las nor­mas de géne­ro y la injus­ti­cia. ¿Has­ta qué pun­to podría­mos enten­der esto como una ver­da­de­ra derro­ta del bol­so­na­ris­mo? Y sin embar­go, ¿con qué oídos serán reci­bi­dos por la pobla­ción incré­du­la de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal, cuyos intere­ses nun­ca han sido con­si­de­ra­dos por los gru­pos que con­cen­tran el poder polí­ti­co en Bra­sil, las pro­pues­tas de una izquier­da que se alía con ellos solo para no salir del jue­go? ¿O cómo for­ta­le­ce­rá esta alian­za la nega­ción de la política?

Vivi­mos una cri­sis polí­ti­ca que es éti­ca y esté­ti­ca. Por un lado, una cri­sis éti­ca que uti­li­za un dis­cur­so auto­ri­ta­rio neo­li­be­ral que impo­ne, a toda cos­ta, for­mas miti­ga­das de demo­cra­cia y par­ti­ci­pa­ción como con­tra­par­te que debe­mos con­si­de­rar sufi­cien­te ante los absur­dos meca­nis­mos de exclu­sión y segre­ga­ción que mar­can los pro­ce­sos de colo­ni­za­ción en paí­ses de la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo. glo­bal, como es el caso de Bra­sil. Bueno, bueno, no cree­mos que sea sufi­cien­te. Como dice la con­gre­sis­ta Eri­ca Malun­guinho (SP), ha lle­ga­do el momen­to de la recu­pe­ra­ción. Es tam­bién una cri­sis esté­ti­ca con los mis­mos que están ahí y pro­mue­ven acuer­dos den­tro de una mas­cu­li­ni­dad hete­ro cis blan­ca heri­da y resen­ti­da que se ve refor­za­da por el neoliberalismo.

Nues­tros dis­cur­sos y prác­ti­cas son rebel­des al neo­li­be­ra­lis­mo. En estas elec­cio­nes para la Cáma­ra de Dipu­tados (y en todas las oca­sio­nes de dispu­ta del deba­te públi­co que tene­mos has­ta el 2022), nece­si­ta­mos reafir­mar nues­tra polí­ti­ca de izquier­da, LGBTI, femi­nis­ta y negra para com­ba­tir el neo­li­be­ra­lis­mo. Nues­tra rebe­lión es nues­tra agen­da para el futuro.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *