Ucra­nia. La nego­cia­ción, el blo­queo y los pues­tos de control

Por Ser­gey Mir­kin. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de diciem­bre de 2020.

El 14 de noviem­bre, el pre­si­den­te de Ucra­nia Volodymyr Zelensky se diri­gió a los resi­den­tes de Don­bass en un dis­cur­so. En él, afir­mó que Ucra­nia está abier­ta a la pobla­ción de Donetsk y Lugansk y que los pues­tos de con­trol de la línea de con­tac­to están blo­quea­dos por el otro ban­do. Tam­bién insis­tió en que Ucra­nia ha abier­to dos nue­vos pues­tos de con­trol en la fron­te­ra con la RPL. Antes, los minis­te­rios de Asun­tos Exte­rio­res de Ale­ma­nia y Fran­cia habían publi­ca­do un comu­ni­ca­do con­jun­to en el que exi­gían a Rusia y a las RPD/​RPL des­blo­quear todos los pues­tos de con­trol entre Don­bass y Ucra­nia. Según París y Ber­lín, Ucra­nia cum­ple con sus obli­ga­cio­nes y a cau­sa del cie­rre de los pues­tos de con­trol sufre la pobla­ción que tie­ne que reci­bir su pen­sión, visi­tar a fami­lia­res o reci­bir tra­ta­mien­to médico.

La RPD tie­ne nor­mas estric­tas para cru­zar la línea de con­tac­to. Así, para entrar en la Repú­bli­ca des­de Ucra­nia, cada per­so­na debe pre­sen­tar una soli­ci­tud al cuar­tel gene­ral inter­de­par­ta­men­tal. El obje­ti­vo es evi­tar la expan­sión del coro­na­vi­rus. Ade­más, cada soli­ci­tan­te debe expli­car el moti­vo de su entra­da en el terri­to­rio de la Repú­bli­ca. Tras reci­bir el per­mi­so, es obli­ga­to­ria una cua­ren­te­na de dos sema­nas. Pue­den cru­zar al terri­to­rio de la Repú­bli­ca per­so­nas que ten­gan resi­den­cia en terri­to­rio de Ucrania.

Muchas per­so­nas que resi­den en Donetsk y Lugansk nece­si­ta via­jar a Ucra­nia. Algu­nos tie­nen fami­lia­res a los que quie­ren ver o a quie­nes tie­nen que ayu­dar. Hay per­so­nas que van a Ucra­nia a tra­vés de Rusia.

Algu­nos pen­sio­nis­tas reci­ben sus pen­sio­nes en Ucra­nia. Son ciu­da­da­nos que han con­se­gui­do regis­trar­se como des­pla­za­dos y reci­ben pen­sio­nes tan­to de Ucra­nia como de la RPD. En la RPD, solo pue­den obte­ner sus pen­sio­nes ucra­nia­nas por medio de inter­me­dia­rios, por lo que a muchos no les com­pen­sa a cau­sa de los altos intere­ses. No hay ban­cos en la Repú­bli­ca que ten­gan cone­xio­nes inter­na­cio­na­les y en los que fun­cio­nen los pagos de los ban­cos rusos o ucra­nia­nos. Gran par­te de los pen­sio­nis­tas pre­fie­ren ir a Ucra­nia a reti­rar sus pen­sio­nes del caje­ro. La situa­ción es simi­lar en la RPL.

Tam­bién sigue habien­do un peque­ño estra­to de pobla­ción de Donetsk acos­tum­bra­do a tomar café en Lviv o cele­brar el Año Nue­vo en los Cár­pa­tos y que aho­ra están moles­tos por­que no pue­den seguir su habi­tual tren de vida a cau­sa de las res­tric­cio­nes en la frontera.

Para esas tres cate­go­rías de per­so­nas, las res­tric­cio­nes de entra­da des­de Ucra­nia cau­san difi­cul­ta­des. Y Zelensky y los paí­ses occi­den­ta­les supues­ta­men­te se preo­cu­pan por su intereses.

Toda mone­da tie­ne dos caras. Las medi­das res­tric­ti­vas de la RPD en rela­ción con el cru­ce de la línea de demar­ca­ción bus­can pro­te­ger a la pobla­ción de la repú­bli­ca del coro­na­vi­rus. Tam­bién hay res­tric­cio­nes de entra­da a la Repú­bli­ca des­de el terri­to­rio de Rusia. Para entrar en al RPD des­de la Fede­ra­ción Rusa, la per­so­na debe ser resi­den­te o tener resi­den­cia en la Repú­bli­ca o tener una razón váli­da para via­jar al terri­to­rio. Por ejem­plo, tener fami­lia­res mayo­res que nece­si­tan ayuda.

Las res­tric­cio­nes con Rusia son menos estric­tas. Es com­pren­si­ble. En pri­mer lugar, los pen­sio­nis­tas no van a Rusia tan­to como a Ucra­nia. Eso sig­ni­fi­ca que menos gen­te pue­de infec­tar­se en el extran­je­ro. En segun­do lugar, las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas de la Repú­bli­ca están liga­das a Rusia y Ucra­nia ha impues­to un blo­queo eco­nó­mi­co. En ter­cer lugar, la Fede­ra­ción Rusa con­ce­de pasa­por­tes a los resi­den­tes de la Repú­bli­ca. Y en Ucra­nia hay cons­tan­tes ape­la­cio­nes a res­trin­gir los dere­chos de los resi­den­tes de la RPD/​RPL.

Si se abre la fron­te­ra con Ucra­nia, habrá un gran flu­jo de per­so­nas. En pri­mer lugar, los pen­sio­nis­tas que quie­ren reti­rar su dine­ro. Y en Ucra­nia sigue habi­do récords de con­ta­gios. Las per­so­nas mayo­res tie­ne más ries­go al con­ta­giar­se que los jóve­nes. Así que, al vol­ver, los pen­sio­nis­tas pue­den unir­se al “ejér­ci­to de pacien­tes” y exten­der el virus. El sis­te­ma de salud de la RPD ya está tenien­do difi­cul­ta­des para sopor­tar la situa­ción. Una serie de mater­ni­da­des ya se han recon­ver­ti­do en cen­tros para pacien­tes con coro­na­vi­rus. Hay más de 9000 casos en la Repú­bli­ca, con aumen­tos de casi os cen­te­na­res al día. Muchos pen­sio­nis­tas enfer­mos pue­den supo­ner una pre­sión que la sani­dad no pue­da sopor­tar. Pue­de que eso sea lo que quie­re Zelensky.

Lo peor es que las poten­cias occi­den­ta­les lo hacen bajo la tapa­de­ra de la defen­sa de los dere­chos huma­nos. En 201, antes de la derro­ta del Ejér­ci­to Ucra­niano, Occi­den­te reite­ra­ba que Kiev tenía el mono­po­lio del uso de la fuer­za. Ber­lín y París apo­ya­ron, según los acuer­dos de Minsk [nego­cia­dos per­so­nal­men­te por Hollan­de, Mer­kel, Poroshen­ko y Putin], ayu­dar a Kiev a crear una estruc­tu­ra finan­cie­ra en la RPD/​RPL para que la pobla­ción pudie­ra reci­bir sus pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes socia­les, cosa que no se ha hecho. Así que sur­gen sen­ti­mien­tos nega­ti­vos cuan­do Ale­ma­nia y Fran­cia hablan de su preo­cu­pa­ción por los habi­tan­tes de Donbass.

El 17 de noviem­bre, la por­ta­voz del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Rusia, María Zaja­ro­va, res­pon­dió a Ber­lín y París y afir­mó que la aper­tu­ra de nue­vos pues­tos de con­trol esta­ba pre­vis­ta para el 10 de noviem­bre. Pero Kiev modi­fi­có uni­la­te­ral­men­te el acuer­do en el últi­mo momen­to. El pues­to de con­trol de Schas­tie debía ser para vehícu­los, pero Kiev, de repen­te, deci­dió que solo sea para pea­to­nes. Zaja­ro­va apun­tó tam­bién que Ber­lín y París igno­ran la pro­pues­ta de ley pre­sen­ta­da por el pri­mer minis­tro Shmy­gal para inter­nar a los ciu­da­da­nos rusos [en caso de gue­rra] y las decla­ra­cio­nes de los polí­ti­cos ucra­nia­nos sobre los pla­nes alter­na­ti­vos a los acuer­dos de Minsk.

Vla­di­mir Zelensky pre­pa­ró otro espec­tácu­lo con la aper­tu­ra de los pues­tos de con­trol, que no había sido acor­da­do con Lugansk. Sus decla­ra­cio­nes están diri­gi­das a sacar rédi­to polí­ti­co per­so­nal a las difi­cul­ta­des que expe­ri­men­tan los resi­den­tes de Don­bass. Si Zelensky real­men­te qui­sie­ra hacer el bien para la gen­te de Don­bass, levan­ta­ría el blo­queo y para­ría la gue­rra. Así que toda su polí­ti­ca es una esce­ni­fi­ca­ción: al con­ver­tir­se en pre­si­den­te no dejó de ser un hipócrita.

El régi­men de Mai­dan y sus socios occi­den­ta­les están intere­sa­dos en debi­li­tar al máxi­mo a la RPD/​RPL. ¿Qué mejor que una pan­de­mia? Así que Kiev, París y Ber­lín insis­ti­rán en abrir los pues­tos de con­trol. Al fin y al cabo, cuan­tos más resi­den­tes de la RPD/​RPL enfer­men, mejor para quie­nes desean el mal para las Repú­bli­cas. A Zelensky no le preo­cu­pa cuán­ta gen­te vaya a morir, para él solo son impor­tan­tes sus obje­ti­vos: des­truir las Repú­bli­cas y la vic­to­ria sobre Rusia.

Fuen­te: Slavyangrad

Artícu­lo original

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *