Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Lo que dejó el 2020, entre la dis­to­pía y la esperanza

Por Gerar­do Szal­ko­wicz. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de diciem­bre de 2020.

Es casi una obvie­dad que cual­quier mira­da ana­lí­ti­ca que inten­te des­ci­frar el 2020 esta­rá mar­ca­da por lo que la pan­de­mia nos hizo y por lo que hici­mos con la pan­de­mia. Esta reno­va­ción del ciclo que impo­ne el calen­da­rio gre­go­riano que­dó sub­su­mi­da en el iné­di­to ciclo en desa­rro­llo que atra­vie­sa la huma­ni­dad. Así y todo, la épo­ca del año tira para parar la pelo­ta y esbo­zar balan­ces que vayan más allá de la vorá­gi­ne infor­ma­ti­va o los efí­me­ros pos­teos. Ima­gi­nan­do un sobre­vue­lo por el con­ti­nen­te, va un repa­so ‑arbi­tra­rio y aco­ta­do- sobre lo que dejó el año para Lati­noa­mé­ri­ca y cómo se per­fi­la el 2021.

El pun­to neu­rál­gi­co, el tópi­co exclu­yen­te a des­ta­car, es el devas­ta­dor impac­to socio­eco­nó­mi­co de la covid-19. En un recien­te infor­me, la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Cepal) ase­gu­ró que «si se com­pa­ran dife­ren­tes indi­ca­do­res sani­ta­rios, eco­nó­mi­cos, socia­les y de des­igual­dad, Amé­ri­ca Lati­na es la región más gol­pea­da del mun­do emer­gen­te». Las frías esta­dís­ti­cas repor­tan que has­ta aho­ra más de 490 mil per­so­nas falle­cie­ron por coro­na­vi­rus –la región con más muer­tes per cápi­ta y casi un ter­cio de las regis­tra­das en el mun­do- y más de 15 millo­nes se con­ta­gia­ron. Gran par­te de los paí­ses ya atra­vie­san la segun­da ola y reto­ma­ron las res­tric­cio­nes, mien­tras va arran­can­do el tan ansia­do pro­ce­so de vacunación.

La Cepal indi­ca que Lati­noa­mé­ri­ca cerró el año con una caí­da del 7,7%, lo que con­fi­gu­ra la peor cri­sis en los últi­mos 120 años, y que la pobre­za alcan­zó al 37,3% de la pobla­ción (231 millo­nes de per­so­nas), unos 45 millo­nes más que en 2019. Ade­más, según la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), se des­tru­ye­ron en el año más de 34 millo­nes de empleos en la región, lo que gene­ró un récord de des­ocu­pa­ción del 11.4%. El des­em­pleo afec­tó más a las muje­res, prin­ci­pa­les sos­te­nes de las tareas de cui­da­do: el des­cen­so de la par­ti­ci­pa­ción feme­ni­na en el mer­ca­do labo­ral fue de ‑10,4% fren­te al ‑7,4% de los varones.

Las res­pues­tas esta­ta­les fue­ron dis­pa­res y hubo esca­sas accio­nes coor­di­na­das. Si bien algu­nos gobier­nos reac­cio­na­ron mejor ante la emer­gen­cia sani­ta­ria, en gene­ral las medi­das de asis­ten­cia para miti­gar el des­ca­la­bro eco­nó­mi­co resul­ta­ron insu­fi­cien­tes. Fue­ron con­ta­das las ini­cia­ti­vas que toca­ron el bol­si­llo de las éli­tes (como el impues­to a la rique­za por úni­ca vez en Argen­ti­na o per­ma­nen­te en Boli­via) y bri­lla­ron por su ausen­cia polí­ti­cas estruc­tu­ra­les que apun­ten a rever­tir la con­cen­tra­ción de la riqueza.

La pan­de­mia fun­cio­nó como una gran lupa que des­nu­dó las pési­mas con­di­cio­nes de vida de las gran­des mayo­rías: si Amé­ri­ca Lati­na ya era la región más des­igual del mun­do, las cica­tri­ces que va dejan­do no hicie­ron más que pro­fun­di­zar esa des­igual­dad. Segu­ra­men­te tran­si­te­mos un 2021 de fuer­te con­flic­ti­vi­dad social.
Reim­pul­so des­de abajo

Pero no todo el pano­ra­ma es deso­la­dor: en los últi­mos meses apa­re­cie­ron algu­nos sín­to­mas de espe­ran­za. El hecho polí­ti­co del año fue la recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia en Boli­via y el arra­sa­dor triun­fo del MAS. Con el 55% de los votos y por más de 26 pun­tos, Luis Arce lle­gó a la pre­si­den­cia para dejar atrás al fatí­di­co gobierno de fac­to de Jea­ni­ne Áñez.

La secuen­cia se coro­nó el 9 de noviem­bre con el épi­co retorno de Evo Mora­les, su reco­rri­da por el país y el acto con un millón de per­so­nas en el aero­puer­to de Chi­mo­ré, de don­de había par­ti­do al exi­lio jus­to un año antes tras el gol­pe de Estado.

Un par de sema­nas antes, el pue­blo chi­leno pro­ta­go­ni­za­ba otra jor­na­da his­tó­ri­ca. Con un alu­vión de votos supe­rior al 78%, se apro­bó el ple­bis­ci­to para ela­bo­rar una nue­va Cons­ti­tu­ción que reem­pla­ce a la de 1980 y des­mon­te los ama­rres de la dic­ta­du­ra pinochetista.

Fue la pri­me­ra gran con­quis­ta de las mul­ti­tu­des que irrum­pie­ron en las calles en octu­bre de 2019 y mar­có un hito en esta épo­ca tran­si­cio­nal sig­na­da por la idea fuer­za del “Chi­le des­per­tó”, por la rabia acu­mu­la­da que deto­nó el esta­lli­do social y que aho­ra tie­ne el desa­fío de plas­mar­se en el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que, como dato salien­te, ten­drá pari­dad de género.

Tam­bién en Perú se vivie­ron hechos dis­rup­ti­vos. El 9 de noviem­bre el Con­gre­so des­ti­tu­yó al pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra en una manio­bra muy flo­ja de pape­les y des­ató una nue­va cri­sis que con­so­li­dó el des­cré­di­to hacia la cla­se polí­ti­ca. Lo nove­do­so fue la enor­me movi­li­za­ción popu­lar, pro­ta­go­ni­za­da prin­ci­pal­men­te por jóve­nes, en un país carac­te­ri­za­do por la apa­tía. La rebe­lión logró la rápi­da renun­cia de su suce­sor, el empre­sa­rio gana­de­ro Manuel Merino, y dio lugar a la desig­na­ción del mode­ra­do Fran­cis­co Sagas­ti para gober­nar la tran­si­ción hacia las pre­si­den­cia­les de abril.

Las secue­las del gol­pe par­la­men­ta­rio debi­li­ta­ron al régi­men mol­dea­do por la Cons­ti­tu­ción de Fuji­mo­ri de 1993 y amplia­ron las chan­ces para que el des­con­ten­to pue­da ser capi­ta­li­za­do por algu­na fuer­za pro­gre­sis­ta, como la que lide­ra Veró­ni­ka Men­do­za, y que, como en Chi­le, se masi­fi­que el recla­mo de una nue­va Constitución.

La era pan­dé­mi­ca tam­bién abrió nue­vos desa­fíos para el cre­cien­te y poten­te movi­mien­to femi­nis­ta lati­no­ame­ri­cano, que debió rein­ven­tar­se para visi­bi­li­zar el incre­men­to de la vio­len­cia de géne­ro aún en con­tex­to de cua­ren­te­na. El año cerró con una gran con­quis­ta en mate­ria de dere­chos: la lega­li­za­ción del abor­to en Argen­ti­na. Tras años de luchas masi­vas, la «marea ver­de» hizo reali­dad una de sus prin­ci­pa­les ban­de­ras y le dio un espal­da­ra­zo a todas las muje­res y disi­den­cias de la región..

Los pró­xi­mos meses esta­rán mar­ca­dos por los vai­ve­nes de la pan­de­mia y el pro­ce­so de vacu­na­ción. A la par, se vie­ne una serie de elec­cio­nes que pue­den tor­cer la corre­la­ción de fuer­zas actual. El calen­da­rio arran­ca en febre­ro en Ecua­dor, don­de el can­di­da­to del correís­mo Andrés Arauz tie­ne bue­nas chan­ces de ganar, y segui­rá en Perú (abril) y Chi­le (noviem­bre). Aso­ma un 2021 con bue­nas expec­ta­ti­vas de que con­ti­núe el reflu­jo de la hege­mo­nía neo­li­be­ral y se con­so­li­de el reim­pul­so de un blo­que pro­gre­sis­ta que recons­tru­ya la inte­gra­ción latinoamericana.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *