Nues­tra­mé­ri­ca. La lega­li­za­ción del Abor­to en Argen­ti­na y su reper­cu­sión en Boli­via y Amé­ri­ca Latina

Por Veró­ni­ca Zapa­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de diciem­bre de 2020. 

Amé­ri­ca Lati­na se encuen­tra en un con­tex­to de lucha popu­lar por la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, que ha logra­do tomar fuer­te impul­so con el ejem­plo a nivel mun­dial de la recien­te vic­to­ria con­tra el gol­pe de esta­do vio­len­to, que se sos­tu­vo solo 11 meses en Boli­via. Esta lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos es una lucha ances­tral ori­gi­na­ria, es lucha por el terri­to­rio, por la defen­sa de los recur­sos natu­ra­les, por la sobe­ra­nía, la iden­ti­dad, la inde­pen­den­cia y la libertad.

Estas luchas no pue­den ser leí­das sin ser inter­re­la­cio­na­das con la lucha de las muje­res y las iden­ti­da­des disi­den­tes por la auto­de­ter­mi­na­ción de sus cuer­pos, el dere­cho bási­co a deci­dir sobre el cuer­po de una mujer, el dere­cho a deci­dir si quie­re, o no, una mujer ser madre, cómo y cuán­do. Ya no se dis­cu­te el dere­cho a deci­dir sobre el cuer­po del hom­bre, pero duran­te siglos sí estu­vo res­trin­gi­do el dere­cho a deci­dir de las muje­res sobre su pro­pio cuerpo.

En Argen­ti­na esos días han ter­mi­na­do. Empe­zan­do una nue­va eta­pa en la lucha de las muje­res por la igual­dad de dere­chos ante sus pares mas­cu­li­nos, por una socie­dad con genui­na equi­dad para todas y todos con jus­ti­cia social. Sin dudas esta con­quis­ta his­tó­ri­ca en Argen­ti­na reper­cu­ti­rá en los paí­ses de la región don­de aún la igle­sia, la jus­ti­cia patriar­cal, los fun­cio­na­rios machis­tas y la hipo­cre­sía legis­lan el cuer­po de las muje­res y des­de ahí ejer­cen un con­trol sobre su pen­sa­mien­to y acciones.

El 29 de Diciem­bre del 2020 será recor­da­do como un día his­tó­ri­co, se aprue­ba en Argen­ti­na una ley que pro­te­ge a las muje­res de morir clan­des­ti­na­men­te mien­tras se rea­li­zan un abor­to en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas, en sole­dad y con la cul­pa como mochi­la. Al menos en Argen­ti­na se ter­mi­nan esos días de dolor y some­ti­mien­to a los man­da­tos y a los roles de géne­ro patriar­ca­les sobre las muje­res. Las nue­vas gene­ra­cio­nes de muje­res serán más libres y más feli­ces que muchas de noso­tras, ten­drán, al menos, un camino alla­na­do, pero debe­rán con­ti­nuar con la lucha his­tó­ri­ca has­ta con­quis­tar la igual­dad de dere­chos entre el hom­bre y la mujer.

Esta ley que garan­ti­za el abor­to legal, segu­ro y gra­tui­to no fue gra­tis, cos­tó miles y miles de muer­tes de muje­res, ado­les­cen­tes y niñas en situa­cio­nes de vio­la­ción cruel de su dere­cho humano a deci­dir sobre su pro­pio cuer­po, algo tan bási­co, incues­tio­na­do en un hombre.

Ade­más, rom­pe con los man­da­tos y roles de géne­ro que con­fi­gu­ran el mito opre­sor de que es obli­ga­ción ser madre para ser mujer en las socie­da­des machis­tas. Des­ar­ti­cu­la la afir­ma­ción falaz de que para ser una mujer, sí o sí, hay que ser madre y que ese rol es el «natu­ral» des­tino de todas las muje­res. Se demues­tra que no hay nada de natu­ral en esa afir­ma­ción machis­ta, sino que hay una cons­truc­ción cul­tu­ral de roles de géne­ro de some­ti­mien­to y con­trol del cuer­po de la mujer para diri­gir el pen­sa­mien­to y la con­duc­ta de las mujeres.

El man­da­to opre­sor patriar­cal de que «el des­tino de toda mujer es ser madre» con­fi­gu­ra una for­ma de pen­sar, sen­tir y accio­nar en las muje­res en refe­ren­cia a la obe­dien­cia, la doci­li­dad y el some­ti­mien­to. Las muje­res en Argen­ti­na y las migran­tes boli­via­nas, para­gua­yas, colom­bia­nas, etc., que radi­can allí, no ten­drán que sen­tir ver­güen­za, ni dolor, ni pedir per­mi­so a nin­gún hom­bre para deci­dir sobre sus cuer­pos, ya nadie será madre por obli­ga­ción y man­da­to, será madre si es su deseo y deci­sión. La mater­ni­dad será desea­da o no será.

Muchos pen­sa­rán que este dere­cho solo tie­ne que ver con el ámbi­to de la salud por­que se evi­ta­rán miles de muer­tes de muje­res al año por abor­tos clan­des­ti­nos rea­li­za­dos por muje­res pobres. Los mis­mos que rea­li­zan las muje­res ricas, pero en clí­ni­cas pri­va­das en bue­nas con­di­cio­nes de higie­ne e infra­es­truc­tu­ra, evi­tan­do ser un núme­ro más en la esta­dís­ti­ca de mor­ta­li­dad mater­na. Pero esta con­quis­ta his­tó­ri­ca de las muje­res se tra­du­ci­rá en mayor liber­tad en la mujer en todos los ámbi­tos, sobre todo en mayor liber­tad de pen­sa­mien­to y acción. Aquí radi­ca la revo­lu­ción y el tsu­ma­ni que des­ata­rá este hoy reco­no­ci­do dere­cho humano a deci­dir de la mujer sobre el pro­pio cuer­po no solo en Argen­ti­na, sino en toda la región.

Un ámbi­to don­de esta con­quis­ta será un terre­mo­to es el ámbi­to polí­ti­co, el más machis­ta y patriar­cal de todos los ámbi­tos en las socie­da­des capi­ta­lis­tas de Abya Yala, don­de una mujer debe tra­ba­jar el tri­ple para ser reco­no­ci­da por su tra­ba­jo, debe con­ver­tir­se en «mujer mara­vi­lla» para figu­rar en una lis­ta elec­to­ral y/​o en un car­go polí­ti­co de deci­sión. Son pocas las muje­res que acce­den a esos car­gos, con­ta­das con los dedos. Se debe exi­gir que se res­pe­ten los cupos de géne­ro tipi­fi­ca­dos en la cons­ti­tu­ción de cada país y/​o se defi­nan cupos don­de fal­tan para garan­ti­zar la igualdad.

Ser “mujer mara­vi­lla” no garan­ti­za ser toma­da en cuen­ta en car­gos polí­ti­cos, ni reco­no­ci­da por los pares hom­bres, a no ser para la foto polí­ti­ca­men­te correc­ta y en dis­cur­sos boni­tos de una supues­ta bús­que­da de la igual­dad y del muy de moda dis­cur­so de la bús­que­da del «Cha­cha- War­mi». Y esto se pue­de obser­var tan­to en los dis­cur­sos de la dere­cha como de la izquier­da por­que el patriar­ca­do es mile­na­rio, ante­ce­de el mode­lo capi­ta­lis­ta y atra­vie­sa cada sec­tor e ins­ti­tu­ción de la socie­dad: la edu­ca­ción, los medios de comu­ni­ca­ción, la igle­sia, las fuer­zas arma­das y la poli­cía, la fami­lia, la cien­cia, etc., des­de don­de se mol­dean a las muje­res con el for­ma­to de doci­li­dad y obe­dien­cia como «prin­ce­sas sumi­sas» y a los hom­bres como «machos vio­len­tos». Estas ins­ti­tu­cio­nes nos atra­vie­san des­de el naci­mien­to y nos con­fi­gu­ran y mol­dean sin per­ca­tar­nos de ello de for­ma sutil y permanente.

El mode­lo colo­nia­lis­ta ante­ce­de el mode­lo capi­ta­lis­ta de socie­dad y los 200 años de Marx, es por ello que la lucha por des­mon­tar el colo­nia­lis­mo en Abya Yala y su heren­cia colo­nial, el patriar­ca­do, es una lucha ances­tral. La lucha anti­co­lo­nial va de la mano de la lucha anti­pa­triar­cal, entién­dan­lo, no va por cami­nos dife­ren­tes. La bata­lla cul­tu­ral es una bata­lla anti­co­lo­nial y anti­pa­triar­cal por­que si no se lucha con­tra el patriar­ca­do, no se podrá des­mon­tar el colo­nia­lis­mo como pro­yec­to polí­ti­co de domi­na­ción cul­tu­ral a nivel mundial.

Es fun­da­men­tal dar esa bata­lla cul­tu­ral en Boli­via por­que el colo­nia­lis­mo ha atra­ve­sa­do cada error del ex gobierno del MAS-IPSP que lle­vó a crear las con­di­cio­nes que hicie­ron posi­ble un gol­pe de esta­do vio­len­to que puso en jaque a toda la región y sen­tó un pre­ce­den­te nefas­to y ame­na­zan­te para los pue­blos que no se ali­nean con los desig­nios de la Casa Blanca.

Esta des­igual­dad pro­fun­da­men­te injus­ta entre el hom­bre y la mujer es inde­pen­dien­te­men­te del ori­gen de cla­se, étni­co, racial y/​o cul­tu­ral de las muje­res, todas son atra­ve­sa­das por el patriar­ca­do, pero toma las carac­te­rís­ti­cas más crue­les en las muje­res indí­ge­nas de polle­ra que has­ta el Siglo XXI no han logra­do ser par­te de un bino­mio pre­si­den­cial en nin­gún país del Abya Yala.

Las vio­len­cias son de todo tipo psi­co­ló­gi­ca, físi­ca, sim­bó­li­ca, eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, etc., y son mone­da corrien­te no solo en Argen­ti­na, sino en Boli­via, Colom­bia, Ecua­dor y en toda Abya Yala don­de una feroz colo­ni­za­ción en 1492 nos dejó esta heren­cia patriar­cal que como favo­re­ce la posi­ción y los pri­vi­le­gios de los hom­bres no es cues­tio­na­da de mane­ra con­tun­den­te y el tra­ba­jo cul­tu­ral rea­li­za­do para des­mon­tar­lo es insuficiente.

La vio­len­cia de géne­ro en su máxi­ma expre­sión es el femi­ci­dio o femi­ni­ci­dio don­de una mujer es ase­si­na­da por el solo hecho de ser mujer a manos de un hom­bre, que gene­ral­men­te es par­te del entorno cer­cano de la mujer: la pare­ja, el mari­do, el ex novio o fami­liar direc­to. En Argen­ti­na un país de 44 millo­nes de habi­tan­tes, ocu­rre un femi­ni­ci­dio cada 30 horas, una cifra alar­man­te que va en aumen­to. “En Boli­via un país con 11 millo­nes de habi­tan­tes la Fis­ca­lía Gene­ral de Esta­do repor­tó 104 femi­ni­ci­dios, regis­tra­do en 11 meses en todo el país, solo se dic­ta­mi­nó 17 sen­ten­cias eje­cu­to­rias. Esto quie­re decir que una mujer mue­re cada 72 horas en Boli­via”, afir­mó el Minis­tro de Gobierno boli­viano Eduar­do del Cas­ti­llo. El infor­me fue pre­sen­ta­do recien­te­men­te en el Día Inter­na­cio­nal de No Vio­len­cia con­tra la Mujer. Es decir, mue­ren muje­res como mos­cas con la indi­fe­ren­cia de gran par­te de la socie­dad patriar­cal y prin­ci­pal­men­te de la jus­ti­cia patriar­cal, pese al pedi­do de refor­ma judi­cial y de inclu­sión obli­ga­to­ria de la pers­pec­ti­va de géne­ro en la región.

La mili­tan­cia pro­gre­sis­ta pare­ce no tomar real cons­cien­cia que no se pue­de luchar con­tra el colo­nia­lis­mo, el capi­ta­lis­mo, el impe­ria­lis­mo y el racis­mo sin luchar con­tra el patriar­ca­do. Sin la igual­dad de dere­chos genui­na entre las muje­res y los hom­bres, no exis­te lucha posi­ble con­tra estos gran­des males, no exis­te revo­lu­ción posi­ble. De los agu­je­ros que deja­mos con res­pec­to a esta temá­ti­ca, la dere­cha ha entra­do y apro­ve­cha­do esos erro­res para des­es­ta­bi­li­zar gobier­nos y des­tro­zar la ima­gen de líde­res y diri­gen­tes popu­la­res. Erro­res que siguen sien­do sub­es­ti­ma­dos y ponen en jaque pro­ce­sos de lucha en la región, que han sido con­quis­ta­dos con mucho esfuer­zo colec­ti­vo, tan­to de hom­bres como de mujeres.

Es Impe­ra­ti­vo tener en cuen­ta la lucha del movi­mien­to de muje­res, sus recla­mos, sus voces, su teo­ría femi­nis­ta des­pa­triar­ca­li­za­do­ra y lograr cohe­ren­cia en los dis­cur­sos anti­pa­triar­ca­les de los polí­ti­cos con sus accio­nes, si es que real­men­te se quie­re cons­truir una socie­dad dife­ren­te, sin nin­gún tipo de racis­mo y dis­cri­mi­na­ción. Es impe­ra­ti­vo avan­zar en cupos de géne­ro y con pro­to­co­los para denun­ciar abu­sos y/​o vio­la­cio­nes en dife­ren­tes áreas del Esta­do y la socie­dad. Un gran ejem­plo de ello es el inten­to de lograr un cupo de muje­res del 50% en los medios audio­vi­sua­les en Argen­ti­na, un sec­tor tam­bién muy misó­gino y vio­len­to al que debían some­ter­se anta­ño las muje­res cineas­tas, actri­ces, perio­dis­tas, etc., para poder tra­ba­jar en dichas pro­fe­sio­nes. Allí la humi­lla­ción, los abu­sos y las vio­la­cio­nes eran “nor­ma­les” y/​o esta­ban natu­ra­li­za­dos has­ta la explo­sión de denun­cias con el mediá­ti­co caso en Holly­wood del pro­duc­tor de cine Har­vey Weins­tein en Esta­dos Uni­dos y en Argen­ti­na con el caso Darthés.

Por otro lado, el abor­to legal, segu­ro y gra­tui­to obli­ga a pen­sar la mater­ni­dad com­par­ti­da entre la mujer y el hom­bre, obli­ga a pen­sar la crian­za de las hijas e hijos como com­par­ti­da, obli­ga a pen­sar las tareas domés­ti­cas como com­par­ti­das y ya no como una res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va de las muje­res. Lo que pro­yec­ta a la mujer en su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, equi­li­bran­do las con­di­cio­nes de par­ti­da des­igua­les entre hom­bres y mujeres.

La bús­que­da de la igual­dad de dere­chos entre los hom­bres y ese sec­tor que es el 51% de la pobla­ción mun­dial que inte­gran las muje­res, cons­ti­tu­ye par­te de una ver­da­de­ra revo­lu­ción cul­tu­ral don­de todas, todos y todes esta­mos inclui­dos, no sólo en la retó­ri­ca boni­ta de los polí­ti­cos y diri­gen­tes, sino en las accio­nes. Las muje­res somos dife­ren­tes a los hom­bres psi­co­fi­so­nó­mi­ca­men­te, pero que­re­mos ser reco­no­ci­das como pares igua­les en derechos.

Paí­ses como Boli­via y Ecua­dor, tie­nen cons­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas ejem­pla­res redac­ta­das des­de una pers­pec­ti­va de géne­ro, pero ello no se tra­du­ce en un cam­bio real en la vida coti­dia­na de las muje­res. Ello que­dó deve­la­do pos gol­pe de esta­do don­de el obje­to de ata­que fue­ron las muje­res de polle­ra y lue­go con la recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia de 17 minis­tros desig­na­dos, solo 4 son muje­res. Las suer­te de las muje­res es peor si obser­va­mos las can­di­da­tu­ras a las gober­na­cio­nes en las pró­xi­mas elec­cio­nes sub nacio­na­les del 7 de Mar­zo del 2021, increí­ble­men­te no hay muje­res can­di­da­tas sien­do que es inne­ga­ble y visi­ble el rol pro­ta­go­nis­ta de la mujer indí­ge­na en el derro­ca­mien­to del gol­pe de esta­do en Bolivia.

SI bien Boli­via tie­ne leyes de avan­za­da res­pe­to al géne­ro que no se cum­plen, nin­gu­na ley es sufi­cien­te para cam­biar siglos de men­ta­li­dad patriar­cal y colo­nial machis­ta, se debe exi­gir una edu­ca­ción y una comu­ni­ca­ción revo­lu­cio­na­rias con pers­pec­ti­va de géne­ro y des­co­lo­ni­za­do­ra. Se debe exi­gir la obli­ga­to­rie­dad de for­ma­ción de géne­ro y des­co­lo­ni­za­do­ra, obli­ga­to­ria y con­ti­nua en todos los pode­res del esta­do. Se debe exi­gir cohe­ren­cia entre el dis­cur­so y las accio­nes en los her­ma­nos y/​o com­pa­ñe­ros hom­bres que luchan jun­to a las muje­res con­tra el colonialismo.

La colo­ni­za­ción ha hecho estra­gos en Abya Yala, dejan­do un geno­ci­dio indí­ge­na des­de la lle­ga­da de Colón, pero tam­bién un patriar­ca­do feroz que some­te y opri­me a las muje­res cada día de sus vidas, des­de el naci­mien­to has­ta la muer­te y pro­vo­ca tam­bién un geno­ci­dio de muje­res con femi­ni­ci­dios que se con­ta­bi­li­zan todos los días en la región.

Las muje­res ya no quie­ren ser ven­di­das en la tele­vi­sión, en las pelí­cu­las, nove­las, libros, etc., como obje­tos por­que somos suje­tos de dere­chos, ni que ven­dan que nues­tro des­tino es ser madres y amas de casa. Que ese es el mejor rol que pode­mos desem­pe­ñar. El rol de madre no pue­de ser el des­tino de una mujer, sino una opción entre muchas, que pue­de ser des­car­ta­da por una mujer sin tener que pagar una pena de cas­ti­go social machis­ta y ser seña­la­da como «rara». El rol de ama de casa ya no debe ser cir­cuns­crip­to sola­men­te a las muje­res. Los roles de géne­ro crean des­igual­dad, opre­sión y dis­cri­mi­na­ción, deben ser decons­trui­dos y recons­trui­dos sin ads­crip­ción a un géne­ro en particular.

Las muje­res per­die­ron el mie­do a denun­ciar a sus aco­sa­do­res, a sus abu­sa­do­res, a sus vio­la­do­res y los que cer­ce­nan el camino al desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de las muje­res impo­nien­do un “techo de cris­tal”, que hace refe­ren­cia a las barre­ras que la mujer tie­ne para avan­zar en la esca­la labo­ral hacia pues­tos de alta jerar­quía y que no son fácil­men­te detec­ta­bles por­que son invi­si­bles, pero son cau­sa de su estan­ca­mien­to. Este “techo de cris­tal” es una metá­fo­ra que desig­na un tope para la rea­li­za­ción de la mujer en la vida públi­ca gene­ra­do por este­reo­ti­pos y las cons­truc­cio­nes cul­tu­ra­les de las socie­da­des a lo lar­go de la historia.

La socie­dad boli­via­na está orga­ni­za­da des­de pará­me­tros de pig­men­to­cra­cia don­de “el cono­ci­mien­to y la capa­ci­dad” están pues­tos en los lla­ma­dos “per­fi­les pro­fe­sio­na­les”, siem­pre blan­cos. Se pue­de obser­var lo que con­cep­tua­li­zo como un “techo de cris­tal indí­ge­na”, que no es otro que el mis­mo que se impo­ne a las muje­res y que se pro­fun­di­za sin disi­mu­lo con los pue­blos ori­gi­na­rios, espe­cial­men­te con la mujer de pollera.

La recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia pos gol­pe de esta­do vio­len­to, que obli­ga a la auto­crí­ti­ca de los acier­tos y los erro­res del MAS-IPSP, brin­da una opor­tu­ni­dad de rom­per este techo que impu­so a san­gre y fue­go la visión euro­cén­tri­ca del mun­do duran­te más de 5 siglos, no sólo en Boli­via, sino en toda Abya Yala.

Fuen­te: Pressanza

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *