Méxi­co. Sala­rios, pre­cios y ganan­cias en el neo­li­be­ra­lis­mo de la 4T

Román Mun­guía Hua­to /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de diciem­bre de 2020

Den­tro del sis­te­ma actual, el tra­ba­jo sólo es una mer­can­cía como otra cual­quie­ra. Tie­ne, por tan­to, que expe­ri­men­tar las mis­mas fluc­tua­cio­nes, para obte­ner el pre­cio medio que corres­pon­de a su valor. Sería un absur­do con­si­de­rar­lo, por una par­te, como una mer­can­cía, y que­rer excep­tuar­lo, por otra, de las leyes que rigen los pre­cios de las mer­can­cías. El escla­vo obtie­ne una can­ti­dad cons­tan­te y fija de medios para su sus­ten­to; el obre­ro asa­la­ria­do, no. Este debe inten­tar con­se­guir en unos casos la subi­da de sala­rios, aun­que sólo sea para com­pen­sar su baja en otros casos. Si se resig­na­se a aca­tar la volun­tad, los dic­ta­dos del capi­ta­lis­ta, como una ley eco­nó­mi­ca per­ma­nen­te, com­par­ti­ría toda la mise­ria del escla­vo, sin com­par­tir, en cam­bio, la segu­ri­dad de éste.

Karl Marx

En Méxi­co, casi 11 millo­nes de tra­ba­ja­do­res reci­ben un ingre­so equi­va­len­te a un sala­rio míni­mo.

El 17 de diciem­bre el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor anun­ció el aumen­to de 123.22 a 141.70 pesos al sala­rio míni­mo dia­rio y en la fron­te­ra nor­te de 185.56 a 213.39 dia­rios. Aña­dió: “Es insen­sa­to hablar de que esto va a afec­tar la eco­no­mía, enton­ces, ¿en la eco­no­mía no cuen­tan los tra­ba­ja­do­res? ¿qué es la eco­no­mía? pues es la con­jun­ción de las inver­sio­nes, de la acti­vi­dad empre­sa­rial y del tra­ba­jo. Esa es la eco­no­mía. Los tra­ba­ja­do­res van a tener un incre­men­to que a esca­la mun­dial toda­vía da ver­güen­za, cómo vamos a estar en el gru­po del G20, de los paí­ses con más rique­za en el mun­do (y con el incre­men­to) vamos a ocu­par el lugar 76 en cuan­to al pago del salario”.

Ante esta decla­ra­ción, de inme­dia­to hubo recha­zo empre­sa­rial: “Al sec­tor pri­va­do le preo­cu­pa que deri­va­do del incre­men­to de 15 por cien­to que la Comi­sión Nacio­nal de Sala­rios Míni­mos (Cona­sa­mi) hizo al sala­rio míni­mo gene­ral y a los pro­fe­sio­na­les se cree un efec­to faro o tras­pa­so del aumen­to sala­rial en las revi­sio­nes con­trac­tua­les de las empre­sas, dijo el Con­se­jo Coor­di­na­dor Empre­sa­rial (CCE). En con­fe­ren­cia de pren­sa, Car­los Sala­zar Lome­lín, pre­si­den­te del orga­nis­mo cúpu­la, comen­tó que a dife­ren­cia de otros años, el aumen­to no sólo se dio al mini­sa­la­rio que pasó de 123.22 a 141.70 pesos dia­rios, sino que la Cona­sa­mi apli­có el 15 por cien­to a todos los sala­rios que con­si­de­ra den­tro de su estruc­tu­ra de acti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les, así como a los suel­dos en la fron­te­ra nor­te. Comen­tó que el aumen­to dado en 2018 fue usa­do como pre­tex­to para que tam­bién se apli­ca­ra a los tra­ba­ja­do­res de maqui­la­do­ras en Mata­mo­ros, Tamau­li­pas, por lo que pue­de ocu­rrir nue­va­men­te… el sec­tor empre­sa­rial siem­pre ha cui­da­do que no suce­da un efec­to faro, pues en el pasa­do algu­nas deci­sio­nes que se hicie­ron sin tomar en cuen­ta la estruc­tu­ra de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va del país pro­vo­ca­ron este impac­to.” La nega­ti­va empre­sa­rial en ese enton­ces de apli­car el aumen­to sala­rial ori­gi­nó una ola huel­gas obre­ras en algu­nas maqui­la­do­ras fron­te­ri­zas. El 12 de enero de 2019 los obre­ros denun­cia­ron que no se apli­có el aumen­to del 100 por cien­to al sala­rio míni­mo anun­cia­do por el pre­si­den­te. Ese día las pro­tes­tas subie­ron de tono y unos 45 mil obre­ros de empre­sas maqui­la­do­ras se fue­ron a huel­ga en Mata­mo­ros, Tamau­li­pas, colo­can­do ban­de­ras roji­ne­gras en 44 de las 45 empre­sas empla­za­das, las cua­les aban­do­na­ron masi­va­men­te. Ante el esta­lla­mien­to de huel­ga, la secre­ta­ria del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión Social, Lui­sa María Alcal­de Luján, lla­mó a las par­tes a dia­lo­gar para encon­trar solu­ción a este con­flic­to obre­ro patro­nal, pero no pasó de ser una lla­ma­da con­ci­lia­to­ria débil y sin res­pal­do polí­ti­co guber­na­men­tal a la lucha fabril.

Tal y como están las cosas con la cri­sis eco­nó­mi­ca nacio­nal y la terri­ble pre­ca­rie­dad sala­rial en gene­ral, un aumen­to, por peque­ño que sea, es con­ve­nien­te. Una polí­ti­ca que bus­ca recu­pe­rar, míni­ma­men­te, el poder adqui­si­ti­vo del ingre­so de los tra­ba­ja­do­res es favo­ra­ble pero abso­lu­ta­men­te insu­fi­cien­te. En este caso es un aumen­to por­cen­tual del 13 por cien­to, por arri­ba de la tasa de infla­ción media de casi 4 por cien­to, deri­va­do de el incre­men­to en pre­cios del gas domés­ti­co, el sumi­nis­tro de agua y pro­duc­tos agrí­co­las, entre otros bie­nes; aun­que es posi­ble que la tasa de infla­ción sea mucho mayor, pues depen­de de que mer­can­cías se estén ana­li­zan­do. Duran­te 2019 el incre­men­to pro­me­dio a los sala­rios con­trac­tua­les se man­tu­vo por arri­ba de la infla­ción, suman­do así 14 meses de recu­pe­ra­ción. De esta mane­ra, ese año fue el de mayor mejo­ra del poder adqui­si­ti­vo en casi dos déca­das, según cifras ofi­cia­les. Como sea, algo es algo con un raquí­ti­co aumen­to sala­rial, pero no hay que echar las cam­pa­nas a vuelo.

AMLO como es muy estu­dio­so de la teo­ría eco­nó­mi­ca nos dice, según él, en que con­sis­te la eco­no­mía y ade­más toma en cuen­ta a los tra­ba­ja­do­res. Cla­ro, para él, los tra­ba­ja­do­res no gene­ran la rique­za social sino que son algo mera­men­te par­ti­ci­pa­ti­vo jun­to con las inver­sio­nes y la bue­na volun­tad empre­sa­rial que da empleo. Cier­to es que para él vivi­mos ya casi en el mejor de los mun­dos posi­bles y los tra­ba­ja­do­res del cam­po y la ciu­dad no son obje­to de explo­ta­ción por el capi­tal. El pro­ble­ma de la pobre­za social, de las malas con­di­cio­nes labo­ra­les y de la pre­ca­rie­dad sala­rial son con­se­cuen­cia de la corrup­ción impe­ran­te en el medio empre­sa­rial pero nun­ca de nin­gu­na explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. En un mitin en el 2018, AMLO “expli­ca” que en Méxi­co el pro­ble­ma de la des­igual­dad social es con­se­cuen­cia no de la explo­ta­ción del patrón al obre­ro sino por la corrup­ción de la “mafia” que gobier­na. Tam­bién afir­mó que “muchos teó­ri­cos socia­les” están equi­vo­ca­dos por­que “en Méxi­co, esas leyes (las del capi­tal y la explo­ta­ción del tra­ba­ja­dor) no apli­can”. Enton­ces, los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, sus con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos cla­sis­tas, se redu­cen úni­ca­men­te a un pro­ble­ma de mora­li­dad. La cues­tión sala­rial habría que ver­la ya no des­de de la crí­ti­ca cien­tí­fi­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca sino des­de una pers­pec­ti­va mora­li­na y, por supues­to, no es que la corrup­ción no for­me par­te de la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca y de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas pero no es la corrup­ción la que deter­mi­na la natu­ra­le­za del capi­tal sino su lógi­ca férrea de la obten­ción la ganan­cia máxi­ma posible.

Hace un año AMLO afir­mó que con­ti­nua­rá su polí­ti­ca de aumen­tar los sala­rios por enci­ma de la infla­ción anual, aun­que sin afec­tar las fuen­tes de tra­ba­jo. “Si no, sería con­tra­pro­du­cen­te, sería des­atar la infla­ción y repre­sen­ta­ría mor­tan­dad de nego­cios y empre­sas”. Hoy dice que “es insen­sa­to hablar de que esto (el incre­men­to sala­rial) va a afec­tar la eco­no­mía… Tam­bién se me hace una exa­ge­ra­ción que van a que­brar las empre­sas si pagan este aumen­to sala­rial.” Es decir, hay que aumen­tar el sala­rio pero poqui­to para que no afec­te la ganan­cia empre­sa­rial. Es muy cier­to lo que dice cuan­do afir­ma que “el des­plo­me del poder adqui­si­ti­vo duran­te el perio­do neo­li­be­ral lle­vó a Méxi­co a los más bajos del mun­do”, pero ¿ya sali­mos del neoliberalismo?

La terri­ble situa­ción actual para los tra­ba­ja­do­res no se ali­via con un peque­ñí­si­mo incre­men­to sala­rial, se requie­re medi­das polí­ti­cas más pro­fun­das e inte­gra­les que la 4T ni pue­de ni quie­re rea­li­zar. El mun­do del tra­ba­jo en Méxi­co es opri­men­te y devas­ta­dor. La cri­sis eco­nó­mi­ca cau­sa estra­gos por doquier a las fami­lias tra­ba­ja­do­ras gene­ran­do des­em­pleo y pobre­za, agu­di­za­da por la pan­de­mia; el tra­ba­jo “infor­mal” sigue cre­cien­do de mane­ra alar­man­te. La pre­va­len­cia del outsour­cing con todo y “Refor­ma Labo­ral” segui­rá fun­cio­nan­do de mane­ra dis­fra­za­do y AMLO sigue pro­te­gien­do a los líde­res cha­rros y neo­cha­rros sin­di­ca­les priistas.

Según el ana­lis­ta Andrés Peña­lo­za Mén­dez “Si bien las accio­nes del gobierno de Méxi­co han amor­ti­gua­do los impac­tos pro­vo­ca­dos por la cri­sis y la pan­de­mia del COVID-19, lo cier­to es que el empo­bre­ci­mien­to se ha pro­fun­di­za­do ponien­do en vilo lo avan­za­do… Que 56 millo­nes 364 mil com­pa­trio­tas estén en con­di­ción de pobre­za labo­ral, a cau­sa de reci­bir ingre­sos labo­ra­les por deba­jo del valor de la canas­ta ali­men­ta­ria, es un fuer­te lla­ma­do para con­ti­nuar con la recu­pe­ra­ción del poder adqui­si­ti­vo de las remu­ne­ra­cio­nes, par­ti­cu­lar­men­te, de los que menos ganan. Más de 3 millo­nes 546 mil per­so­nas habían logra­do salir de esa con­di­ción, debi­do bási­ca­men­te, por las alzas a los sala­rios míni­mos del 16 y 20% decre­ta­dos en 2018 y 2019.” Para AMLO, “Duran­te todo este tiem­po (lo que él con­si­de­ra el perio­do neo­li­be­ral), de estar en el lugar 12 en el mun­do en cuan­to a el sala­rio míni­mo, nos caí­mos a los últi­mos sitios. Lle­va­mos dos años aumen­tan­do el sala­rio y toda­vía no se avan­za, por­que fue una pér­di­da de 75 por cien­to del poder de com­pra duran­te el perio­do neo­li­be­ral y los neo­li­be­ra­les y tec­nó­cra­tas enga­ña­ron de que iba a haber infla­ción.” Duran­te las cua­tro déca­das per­di­das, de 1980 a la fecha, la caí­da del poder adqui­si­ti­vo del tra­ba­ja­dor fue bru­tal; la implan­ta­ción de topes sala­ria­les, toda­vía impe­ran­te, fue y es devas­ta­dor. Según el INEGI, los sala­rios repre­sen­tan sólo la cuar­ta par­te de la rique­za nacio­nal: “Uno de cada cua­tro pesos en la gene­ra­ción de rique­za en el país pro­vie­ne de las remu­ne­ra­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res, mien­tras el res­to son ganan­cias del capi­tal… En 16 años, la masa sala­rial –es decir, la suma de las remu­ne­ra­cio­nes que se pagan a los tra­ba­ja­do­res– se ha redu­ci­do en 3.7 por cien­to como pro­por­ción del pro­duc­to interno bru­to (PIB). En 2018 –los datos más recien­tes que son públi­cos– alcan­zó 26.2 por cien­to de toda la gene­ra­ción de rique­za en el país”. La des­igual­dad y la pobre­za social en ascen­so duran­te este neo­li­be­ra­lis­mo fino. 

AMLO dice tam­bién que deci­dió ofre­cer un sala­rio espe­cial para las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas y para los jor­na­le­ros agrí­co­las que son muy mal paga­dos. Eso sue­na muy bien den­tro de la dema­go­gia popu­lis­ta, pero hace fal­ta más que bue­na volun­tad, pues de bue­nas inten­cio­nes está empe­dra­do el camino al infierno. El mis­mo día que AMLO anun­ció el aumen­to sala­rial, jor­na­le­ros agrí­co­las seña­lan que el sala­rio míni­mo de $160.19 es insu­fi­cien­te. “Des­de el cam­po mexi­cano, las orga­ni­za­cio­nes de jor­na­le­ras y jor­na­le­ros segui­rán luchan­do has­ta que la Cona­sa­mi los escu­che e incre­men­te el míni­mo de su remu­ne­ra­ción, el cual cal­cu­lan en 300 pesos dia­rios. Hace cin­co años, en el valle de San Quin­tín, Baja Cali­for­nia, más de 70,000 jor­na­le­ros y jor­na­le­ras agrí­co­las esta­lla­ron una huel­ga. Entre sus deman­das, exi­gían un suel­do de 300 pesos dia­rios. Des­de otras par­tes del país, sus cole­gas apo­ya­ron esa pro­pues­ta. La Cona­sa­mi fijó un suel­do para ese sec­tor de 160.19 pesos por jor­na­da para el 2021… Es un paso impor­tan­te el que por fin se les haya inclui­do en la lis­ta de sala­rios míni­mos pro­fe­sio­na­les, dice en entre­vis­ta Mar­ga­ri­ta Neme­cio, coor­di­na­do­ra de la Red Nacio­nal de Jor­na­le­ros y Jor­na­le­ras Agrí­co­las. Pero defi­ni­ti­va­men­te es insu­fi­cien­te, agre­ga. La Cona­sa­mi ha seña­la­do que fijó el mon­to con­tem­plan­do el cos­to de la canas­ta bási­ca. ‘Pero una fami­lia jor­na­le­ra, en pro­me­dio, se com­po­ne de cua­tro inte­gran­tes. Con esa can­ti­dad qui­zá pue­den cubrir lo más ele­men­tal, pero a muchas per­so­nas ni para eso les alcan­za­rá”. https://​fac​tor​ca​pi​tal​hu​mano​.com/​l​e​y​e​s​-​y​-​g​o​b​i​e​r​n​o​/​j​o​r​n​a​l​e​r​o​s​-​a​g​r​i​c​o​l​a​s​-​s​e​n​a​l​a​n​-​q​u​e​-​e​l​-​s​a​l​a​r​i​o​-​m​i​n​i​m​o​-​d​e​-​160 – 19-es-insu­fi­cien­te/2020/12/

Para recu­pe­rar efec­ti­va­men­te el poder sala­rial se nece­si­ta un aumen­to de 200 por cien­to. Héc­tor de la Cue­va, coor­di­na­dor del Cen­tro de Inves­ti­ga­ción Labo­ral y Ase­so­ría Sin­di­cal (CILAS), dijo que duran­te los últi­mos años el sala­rio míni­mo en Méxi­co per­dió 70 por cien­to de su valor, por lo que para recu­pe­rar­lo se nece­si­ta­ría un aumen­to de 200 por cien­to y el sec­tor empre­sa­rial se que­ja de un 15 por cien­to. https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​-​6​x​m​1​2​a​M​G​Z​Y​&​f​e​a​t​u​r​e​=​e​m​b​_​l​ogo Cier­to es que AMLO no se atre­ve­rá a decre­tar un aumen­to sala­rial siquie­ra del 30 por cien­to, y nun­ca jamás un incre­men­to de mayor mag­ni­tud. No se pue­de pedir­le peras al olmo. Para tener un ver­da­de­ro sala­rio digno se requie­re de la lucha orga­ni­za­da de los tra­ba­ja­do­res y jor­na­le­ros del país con una real demo­cra­ti­za­ción sin­di­cal don­de los gre­mios estén en manos de los pro­pios tra­ba­ja­do­res y sus intere­ses de cla­se; se requie­re de una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción demo­crá­ti­ca del país: Un gobierno de los trabajadores.

FUENTE. Rebe­lion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *