Méxi­co. EZLN: «La liber­tad es hacer­se res­pon­sa­ble de lo que se hace y de la deci­sión tomada”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de diciem­bre de 2020

¿Calen­da­rio? El actual. ¿Geo­gra­fía? Cual­quier rin­cón del mundo.

Usted no sabe bien a bien por qué, pero cami­na de la mano de una niña. Está a pun­to de pre­gun­tar­le a dón­de se diri­gen, cuan­do pasan fren­te a una gran can­ti­na. Un gran letre­ro lumi­no­so, como la mar­que­si­na de un cine, decla­ra: “LA HISTORIA CON MAYÚSCULAS. Can­ti­na-bar”, y más aba­jo “No se admi­ten muje­res, infan­tes, indí­ge­nas, des­em­plea­dos, otroas, [email protected], migran­tes y demás dese­cha­bles”. Algu­na mano blan­ca ha agre­ga­do “In this pla­ce, Black Lives does not mat­ter”. Y otra mano varo­nil sumó: “Muje­res pue­den entrar si se com­por­tan como hom­bres”. A los lados del esta­ble­ci­mien­to, se amon­to­nan cadá­ve­res de muje­res de todas las eda­des y, a juz­gar por las ropas hechas jiro­nes, de todas las cla­ses socia­les. Usted se detie­ne y, resig­na­da, la niña tam­bién. Se aso­man por la puer­ta y ven un des­or­den de hom­bres y muje­res con modos mas­cu­li­nos. Sobre la barra o mos­tra­dor, un varón esgri­me un bate de béis­bol y con él ame­na­za a dies­tra y sinies­tra. La muche­dum­bre está cla­ra­men­te divi­di­da: en un lado quie­nes aplau­den y en el otro quie­nes abu­chean. Todos están como embria­ga­dos: la mira­da furio­sa, la baba escu­rrién­do­les por la bar­bi­lla, el ros­tro enrojecido.

Se acer­ca a usted quien debe ser el por­te­ro o algo así y le pregunta:

“¿Quie­re pasar? Pue­de ele­gir el ban­do que gus­te. ¿Quie­re aplau­dir o cri­ti­car? No impor­ta cuál eli­ja, le garan­ti­za­mos que ten­drá muchos segui­do­res, likes, pul­ga­res arri­ba y más aplau­sos. Usted será famo­so si se le ocu­rre algo inge­nio­so, sea a favor o en con­tra. Y aun­que no sea muy inte­li­gen­te, bas­ta con que haga rui­do. Tam­po­co impor­ta si es cier­to o fal­so lo que gri­te, siem­pre y cuan­do gri­te fuerte”.

Usted valo­ra la ofer­ta. Le sue­na atrac­ti­va, sobre todo aho­ra que a usted no le sigue ni el perro.

“¿Es peli­gro­so?”, aven­tu­ra usted con timidez.

El cade­ne­ro lo tran­qui­li­za: “De nin­gu­na mane­ra, aquí rei­na la impu­ni­dad. Vea usted a quien está en turno al bate. Dice cual­quier ton­te­ría y unos le aplau­den y otros lo cri­ti­can con otras ton­te­rías. Cuan­do esa per­so­na ter­mi­ne su turno, otra subirá. Ya le dije antes que no nece­si­ta ser inte­li­gen­te. Es más, la inte­li­gen­cia aquí es un estor­bo. Aní­me­se. Así se olvi­da de las enfer­me­da­des, de las catás­tro­fes, de las mise­rias, de las men­ti­ras hechas gobierno, del maña­na. Aquí la reali­dad no impor­ta en reali­dad. Lo que vale es la moda en turno”.

Usted: “¿Y de qué discuten?”.

“Ah, de cual­quier cosa. Ambos lados se empe­ñan en fri­vo­li­da­des y estu­pi­de­ces. Como que la crea­ti­vi­dad no es lo suyo. Y así.”, res­pon­de el guar­dia mien­tras ojea, teme­ro­so, a lo alto de la edificación.

La niña sigue la direc­ción de la mira­da y, seña­lan­do a lo más alto del edi­fi­cio, don­de se alcan­za a ver un piso com­ple­to ‑todo vidrio espejo‑, pregunta:

“¿Y ésos de allá arri­ba están a favor o en contra?”

“Ah, no”, res­pon­de el hom­bre y agre­ga en un susu­rro: “Ésos son los due­ños de la can­ti­na. No nece­si­tan mani­fes­tar­se por nada, sim­ple­men­te se hace lo que ellos mandan”.

Afue­ra, más allá en el camino, se mira un gru­po de per­so­nas que, supo­ne usted, no tuvo inte­rés en entrar a la can­ti­na y siguió su camino. Otro tan­to sale del esta­ble­ci­mien­to con moles­tia, mur­mu­ran­do: “es impo­si­ble razo­nar ahí den­tro” y “en lugar de “La His­to­ria”, debe­ría lla­mar­se “La His­te­ria””. Ríen, se alejan.

La niña se le que­da miran­do. Usted duda…

Ella le dice: “Pue­des que­dar o seguir. Sólo haz­te res­pon­sa­ble de tu deci­sión. La liber­tad no es sólo poder deci­dir qué hacer y hacer­lo. Es tam­bién hacer­se res­pon­sa­ble de lo que se hace y de la deci­sión tomada”.

Sin deci­dir­se aún, usted le pre­gun­ta a la niña: “¿Y tú a dón­de vas?”

“A mi pue­blo”, dice la niña, y extien­de sus mani­tas al hori­zon­te como dicien­do “al mundo”.

Des­de las mon­ta­ñas del Sur­es­te Mexicano.

El Sup­Ga­leano.
Es Méxi­co, es 2020, es diciem­bre, es madru­ga­da, hace frío y una luna lle­na mira, asom­bra­da, cómo las mon­ta­ñas se incor­po­ran, se arre­man­gan un poco las naguas y des­pa­cio, muy des­pa­cio, se echan a andar.

-*-

Del Cua­derno de Apun­tes del Gato-Perro: Espe­ran­za le cuen­ta a Defen­sa un sue­ño que tuvo.

“De ahí que estoy dor­mi­da y estoy soñan­do. Cla­ro lo sé que estoy soñan­do por­que estoy dor­mi­da. Enton­ces, de ahí que lo miro que estoy muy lejos. Que hay hom­bres y muje­res y otroas muy otros. Que sea que no los conoz­co. Que sea que hablan una len­gua que no entien­do. Y tie­nen muchos colo­res y modos muy dis­tin­tos. Hacen mucha bulla. Can­tan y bai­lan, hablan, dis­cu­ten, llo­ran, ríen. Y no conoz­co nada de lo que miro. Hay cons­truc­cio­nes gran­des y peque­ñas. Hay árbo­les y plan­tas como los de acá, pero dife­ren­tes. Muy otra la comi­da. O sea que todo muy raro. Pero lo más extra­ño es que, no sé por qué ni cómo, pero lo sé que estoy en mi casa”.

Espe­ran­za que­da en silen­cio. Defen­sa Zapa­tis­ta ter­mi­na de tomar apun­te en un su cua­derno, se le que­da miran­do y, des­pués de unos segun­dos, le pregunta:

“¿Sabes nadar?”.

Doy fe.
Guau-Miau.

Dibu­jos Zapatistas

FUENTE: Pozol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *