Libros. Denun­cia, diver­sión y provocación

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 diciem­bre 2020.- 

Jakue Pas­cual publi­ca Movi­mien­to de Resis­ten­cia. Años 80 en Eus­kal Herria. Con­tex­to, cri­sis y punk (Txa­la­par­ta).

El gru­po Escom­bro, del muni­ci­pio de Por­tu­ga­le­te (Biz­kaia), actua­ba en 1977 y fue una de las ban­das pio­ne­ras del punk en Eus­ka­di. Un año des­pués en San Sebas­tián sur­gen Nega­ti­vo y La Ban­da sin Futu­ro; Zara­ma en San­tur­ce, Ten­sión en Pam­plo­na y La Polla Records en Agurain/​Salvatierra (Ara­ba); La Polla, que lle­ga­ría a ser un refe­ren­te del punk latinoamericano,lanzó en 1983 su pri­mer dis­co EP –“Y aho­ra qué?”- edi­ta­do por una impor­tan­te dis­co­grá­fi­ca inde­pen­dien­te vas­ca, Soñua. “Es evi­den­te que esto no es Pica­dilly Cir­cus, ni que se les denun­cia des­de la BBC, ni es el gobierno con­ser­va­dor de That­cher quien les nie­ga el tra­ba­jo”; sin embar­go, “el futu­ro tam­po­co exis­te en la socie­dad vas­ca para los jóve­nes y esto lo van a cons­ta­tar los pun­kis autóc­to­nos”, escri­be Jakue Pascual.

En los años 80 del siglo XX pro­li­fe­ran las asam­bleas, los gaz­tetxes auto­ges­tio­na­dos –como el de Bil­bao y el de Andoain, los fan­zi­nes (el pri­me­ro de los punks vas­cos, titu­la­do Des­tru­ye!!!, nace en julio de 1981 con una tira­da de 100 ejemplares)y las radios libres como Eguz­ki Irra­tia de Pam­plo­na. En un con­tex­to de cri­sis capi­ta­lis­ta, repre­sión (“mucha poli­cía poca diver­sión” can­ta­ba Eskor­bu­to en 1983; y “barrio con­flic­ti­vo”, Barri­ca­da), ano­mia y des­arrai­go, de recha­zo a las estruc­tu­ras de van­guar­dia y cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co, los jóve­nes punk coin­ci­den con otros que pro­vie­nen de colec­ti­vos anti­nu­clea­res (con­tra pro­yec­tos como la cen­tral nuclear de Lemó­niz), veci­na­les, Jarrai, autó­no­mos, liber­ta­rios y de comi­tés eco­lo­gis­tas, femi­nis­tas y anti­mi­li­ta­ris­tas (es la épo­ca de la Cri­sis de los Euro­mi­si­les entre la OTAN y la Unión Sovié­ti­ca; ade­más el esta­do espa­ñol ingre­só en la OTAN en 1982 y en 1986 se cele­bró el refe­rén­dum sobre la per­ma­nen­cia de Espa­ña en la alian­za militar).

El soció­lo­go Jakue Pas­cual (Donos­tia, 1961) es autor de Movi­mien­to de Resis­ten­cia. Años 80 en Eus­kal Herria. Con­tex­to, cri­sis y punk, cuya segun­da edi­ción publi­có Txa­la­par­ta en 2019. El volu­men, de 376 pági­nas, for­ma par­te de una tesis doc­to­ral. Ade­más el autor dedi­có otro volu­men ‑tam­bién edi­ta­do por Txa­la­par­ta- a las radios libres, los fan­zi­nes y las oku­pa­cio­nes de hace cua­tro déca­das en Eus­kal Herria; y jun­to al acti­vis­ta Marc Legas­se, el inves­ti­ga­dor publi­có Anarkhe­rria (2011) en la edi­to­rial navarra.

Con las influen­cias, entre otras, de The Clash, The Jam, The Stoo­ges, Sex Pis­tols o Ramo­nes, los gru­pos de punk en Eus­ka­di empe­za­ron a tocar con equi­pos muy defi­cien­tes y áni­mo de trans­gre­sión en gara­jes, fies­tas y salas. Uno de los hitos ini­cia­les es el con­cier­to cele­bra­do por The Clash el 2 de mayo de 1981 en el Veló­dro­mo de Anoe­ta en San Sebas­tián. Ese año tam­bién se estre­na la ban­da de rock eus­kal­dun Her­tzai­nak. “En 1982 el punk vas­co ya es una reali­dad, como lo demues­tran los cen­te­na­res de gru­pos que van apa­re­cien­do y des­apa­re­cien­do, así como la diver­si­dad de las ten­den­cias (hard­co­re, after­punk, oi!, las líneas más polí­ti­cas del punk de com­ba­te autó­no­mo…)”, recuer­da Jakue Pascual.

El caos, los gri­tos, la rebel­día, las con­vul­sio­nes y las cres­tas se enfren­ta­ron, a modo de pro­vo­ca­ción, a la nor­ma­li­dad bur­gue­sa. Una pro­ble­má­ti­ca aña­di­da fue­ron las dro­gas y, en con­cre­to, la heroí­na. “El punk da la voz de aler­ta con­tra esta sus­tan­cia quí­mi­ca que pen­de como una espa­da afi­la­da sobre la juven­tud más acti­va y, tras un dolo­ro­so apren­di­za­je que se cobra­rá un alto cos­te en vidas, se vuel­ve muy beli­ge­ran­te con­tra ella”, expli­ca el inves­ti­ga­dor donos­tia­rra. El gru­po No decía en una de sus letras: “Jimmy Jimmy se va a chu­tar /​se va a matar /​no lo hagas Jimmy”. Las can­cio­nes tam­bién apun­tan con­tra el tra­ba­jo alie­nan­te en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y el tedio coti­diano: “Mon­dra­gón es una mier­da”, de Cirro­sis. Y fren­te a los diri­gen­tes polí­ti­cos: “Minis­tros a barrer /​y a sacar bri­llo a las calles”, según Los Nas­ka. Gru­pos como Eskor­bu­to, Pota­to, Barri­ca­da o Kor­ta­tu actua­ron para los presos.

Uno de los escán­da­los sona­dos fue pro­ta­go­ni­za­do por Las Vul­pes, gru­po de punk rock inte­gra­do por cua­tro muje­res jóve­nes de Bil­bao; la emi­sión en TVE, en abril de 1983, de una de sus can­cio­nes -“Me gus­ta ser una zorra”- indig­nó a la opi­nión públi­ca con­ser­va­do­ra, des­pués que perió­di­cos como el ABC se hicie­ran eco. Ade­más en 1983 se mul­ti­pli­ca­ron los con­cier­tos; con la asis­ten­cia de 2.000 jóve­nes, en el Fes­ti­val Punk del muni­ci­pio de Oña­ti (Gipuz­koa) actua­ron ‑en home­na­je a Sid Vicious- Odio, Basu­ra, Cirro­sis, Vul­pes, Últi­mo Resor­te, Cica­triz en la Matriz y RIP. Es, asi­mis­mo, el año de la pri­me­ra ola expan­si­va del punk en Bil­bao, con Radio Kala­ña entre los núcleos promotores.

Movi­mien­to de Resis­ten­cia apun­ta otro hecho de rele­van­cia ocu­rri­do en octu­bre: la con­vo­ca­to­ria en Tude­la de una jor­na­da anti-OTAN y con­tra el plan Zona Espe­cial Nor­te (ZEN), dise­ña­do por el Minis­te­rio del Inte­rior (en 1983 sur­gió el GAL); el con­cier­to con­tra la OTAN reu­nió en el muni­ci­pio nava­rro a Barri­ca­da, La Polla Records, RIP, Basu­ra, Eskor­bu­to, Zara­ma y Her­tzai­nak. El suple­men­to musi­cal del dia­rio Egin –Pla­ka-Klik– difun­dió el fes­ti­val y publi­có un mani­fies­to, con­si­de­ra­do el acta fun­da­cio­nal del Rock Radi­cal Vas­co (RRV) en 1983. El perió­di­co aber­tza­le tam­bién pro­mo­vió de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va este esti­lo musi­cal con el con­cur­so Egin­rock, cuyos gru­pos selec­cio­na­dos –RIP, Zara­ma, Barri­ca­da y Her­tai­nak- toca­ron en Vito­ria en enero de 1984. El papel de Egin, sub­ra­ya Jakue Pas­cual, “tuvo la vir­tud de crear una alian­za indi­rec­ta entre dis­tin­tos sec­to­res punk y aber­tza­les de izquierda”. 

En 1984 La Polla Records estre­nó el pri­mer LP, “Sal­ve”; y vio la luz el dis­co com­par­ti­do “Zona Espe­cial Nor­te” de Eskor­bu­to y RIP. En julio debu­ta sobre un esce­na­rio, con los her­ma­nos Mugu­ru­za y 280 con­cier­tos en cua­tro años, Kor­ta­tu; este gru­po señe­ro de Irún “ofre­ce la iden­ti­fi­ca­ción de afi­ni­dad entre el RRV y la izquier­da aber­tza­le, sin olvi­dar los fun­da­men­tos liber­ta­rios, anti­mi­li­ta­ris­tas y anti­es­ta­tis­tas del punk de com­ba­te”, resu­me el ensa­yo de Txa­la­par­ta; “los Kor­ta­tu nos acer­can a otra con­sig­na –aña­de Jakue Pas­cual- que, aun par­tien­do del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co (MLNV), sí es acep­ta­da por gran par­te de la juven­tud disi­den­te: ‘Jaiak bai, borro­ka ere bai“(‘Fiestas sí, lucha también’)”. 

El punk con­ti­nua­ba en cre­ci­mien­to. Si Kor­ta­tu incor­po­ra el ska, el pri­mer dis­co de Her­tzai­nak (“Her­tzai­nak) mez­cla el punk con el reg­gae y los rit­mos del Cari­be, una línea –la Eus­ka­di Tro­pi­kal- en la que con­ti­nua­rá Pota­to. Mien­tras, gru­pos como Tor­tu­ra Sis­te­má­ti­ka, de Tolo­sa, abra­zan el Hard­co­re y dan el paso del “No futu­re” a la bús­que­da de alter­na­ti­vas polí­ti­cas y vita­les. A este agre­ga­do de corrien­tes se suma otra ten­den­cia den­tro del punk, la anar­ko-aber­tza­le. Otro ejem­plo de esta evo­lu­ción es BAP!!!, gru­po de Hard­co­re que se recla­ma eco­lo­gis­ta, está inte­gra­do en la asam­blea de jóve­nes de Andoain y edi­ta un fan­zi­ne, Pes­te.

Pro­mo­vi­da por Herri Bata­su­na (HB), en febre­ro de 1985 se ini­cia la cam­pa­ña Martxa eta Borro­ka; se tra­ta de una vein­te­na de con­cier­tos que con­clu­yen el 23 de mar­zo con un macro­ac­to en la Feria de Mues­tras de Bil­bao, en el que par­ti­ci­pan Her­tzai­nak, La Polla Records, Kor­ta­tu, Jota­kie, Ruper Ordo­ri­ka, Altos Hor­nos de Viz­ka­ya y Pilin­dra­jos; en este pun­to, remar­ca Jakue Pas­cual, “comien­za el deba­te entre quie­nes afir­man la mani­pu­la­ción del RRV por par­te del MLNV y entre quie­nes creen en la impor­tan­cia de espa­cios de comu­ni­ca­ción común” (mues­tra de la com­ple­ji­dad en estas rela­cio­nes es el des­en­cuen­tro con la ban­da Eskorbuto).

El tam­bién autor de Telú­ri­ca vas­ca de libe­ra­ciónMovi­mien­tos socia­les y juve­ni­les en Eus­kal Herria sos­tie­ne que en 1985 “las dimen­sio­nes del punk vas­co son ya impre­sio­nan­tes, de ahí el alar­mis­mo des­ata­do por los medios de comu­ni­ca­ción y el ner­vio­sis­mo de las auto­ri­da­des”. En el verano, duran­te la Sema­na Gran­de de Bil­bao, la poli­cía local gol­peó, sul­fa­tó, cor­tó las cres­tas y expul­só a los punk que pro­ce­dían de fue­ra de la ciu­dad (“Lim­pie­za cor­po­ral obli­ga­da para los ‘punks’ en Bil­bao”, titu­ló el perió­di­co El País). Se repro­du­cían asi­mis­mo los con­cier­tos a favor de las radios libres, la ense­ñan­za del eus­ke­ra, las Ges­to­ras Pro Amnis­tía o las pri­me­ras Fies­tas Alter­na­ti­vas y Ateas de Vito­ria, y los gru­pos avan­za­ban en la pro­duc­ción de videoclips.

El año 1986 es de con­su­ma­ción y madu­rez del RRV. Eskor­bu­to edi­ta su segun­do dis­co, “Anti Todo”; Barri­ca­da, el ter­ce­ro, “No hay tre­gua”; y Kor­ta­tu com­po­ne el álbum “El esta­do de las cosas”, con una can­ción –“Hotel Mon­bar”- sobre este alo­ja­mien­to de Bayo­na don­de el GAL ase­si­nó a cua­tro per­so­nas. Una cons­tan­te de la épo­ca es la dis­tri­bu­ción alter­na­ti­va y la auto­pro­duc­ción de mate­ria­les al mar­gen del mer­ca­do, con ejem­plos como Basa­ti Dis­kak, DDT o Beti Erne.

El 8 de mar­zo de 1986, en la clau­su­ra de la cam­pa­ña “OTAN ez” (“OTAN no”), Jota­kie, Kor­ta­tu, Pota­to, Barri­ca­da y Bella­do­na con­gre­gan a 10.000 per­so­nas en Bil­bao. Y en mayo, La Polla Records tocó en las fies­tas de San Isi­dro en Madrid ante 60.000 per­so­nas; en el con­cier­to se pro­du­je­ron inci­den­tes (“El Ayun­ta­mien­to de Madrid cul­pa al gru­po ‘punk’ La Polla Records de no apla­car al públi­co”, fue el titu­lar de El País). En agos­to los enfren­ta­mien­tos y la repre­sión –por par­te de la Ertzain­tza y la Poli­cía Nacio­nal- mar­ca­ron la Sema­na Gran­de de Vitoria.

En 1987 el punk y el RRV con­ti­núan en fase de ascen­so. “Deta­llar la can­ti­dad de con­cier­tos que ese año se cele­bra­ron en Eus­kal Herria es una tarea impo­si­ble; no hubo fin de sema­na, pub, sala, fies­ta popu­lar, alter­na­ti­va o gaz­tetxe que no los pro­gra­ma­ra”, expli­ca Jakue Pas­cual. El gru­po RIP, de Mon­dra­gón, edi­ta su pri­mer dis­co de lar­ga dura­ción en 1987, al igual que la ban­da de Bil­bao MCD, acró­ni­mo de Me Cago en Dios. La Polla Records pre­sen­ta el álbum “No somos nada”. En abril se con­me­mo­ró el 50 ani­ver­sa­rio del bom­bar­deo de Ger­ni­ka por la avia­ción nazi-fas­cis­ta; al mar­gen de los actos ofi­cia­les, la comi­sión popu­lar pro­gra­mó una acam­pa­da, acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y una serie de con­cier­tos; actua­ron en el muni­ci­pio viz­caíno –el día del Abe­rri Egu­na– M‑ak, Peio eta Pantxo, Itoiz, Osko­rri, Ruper Ordo­ri­ka y Kor­ta­tu. La jor­na­da ter­mi­nó con car­gas vio­len­tas por par­te de la Ertzain­tza y heri­dos de gravedad.

“En 1988 la aven­tu­ra toca a su fin, una déca­da des­pués hay sig­nos evi­den­tes de ago­ta­mien­to”, resu­me el inves­ti­ga­dor gui­puz­coano; “esta­mos en el barro­co del punk”, sub­ra­ya ante la eta­pa de mez­clas en for­ma de trash­co­re, trash­me­tal, speed­me­tal o green­co­re, entre otros rit­mos; se bus­ca en los déca­das de los 60, 70 y 80 apor­ta­cio­nes de la músi­ca heavy, pop, mod, roc­ka­billy, sin­fó­ni­ca o soul. El gru­po Pota­to estre­na “Rula” y con­ti­núa con el mes­ti­za­je entre el punk y el reg­gae. En 1988 Kor­ta­tu edi­ta “Kol­pez Kol­pe”, LP total­men­te en eus­ke­ra y con influen­cias del heavy metal y el soul (este año se disuel­ve el gru­po irun­da­rra). “Sal­da bada­go”, de Her­tzai­nak, incur­sio­na en el rock, el pop, el funky y el géne­ro de la bala­da. Ade­más con­ti­núan los con­cier­tos por la cau­sa: en el gaz­tetxe del cas­co vie­jo de Bil­bao RIP, Esco­riatza y Potro­taino toca­ron en el cuar­to ani­ver­sa­rio de la muer­te, duran­te una embos­ca­da poli­cial, de cua­tro miem­bros de los Coman­dos Autó­no­mos Capi­ta­lis­tas en el puer­to de Pasajes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *